La CE someterá a control la inversión extranjera en sectores estratégicos | Compañías

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha anunciado este miércoles la instauración de un sistema de “escrutinio” de las inversiones internacionales en Europa que someterá a una especial vigilancia la entrada de capital de extranjero en infraestructuras esenciales o en empresas relacionadas con los sectores de defensa, energía y tecnología.

“No somos unos cándidos defensores del libre comercio, Europa va a defender sus intereses estratégicos”, ha señalado Juncker durante su discurso anual sobre el Estado de la Unión, pronunciado este miércoles ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo. Juncker ha señalado a puertos, aeropuertos, empresas de defensa, tecnología y energía, como las áreas en las que se someterá a un escrutinio especial la presencia de capital extracomunitario.

El nuevo marco nace impulsado por Alemania, Francia e Italia, que temen la transferencia de tecnología hacia empresas chinas o el dominio de empresas extracomunitarias en infraestructuras neurálgicas en transporte o energía. El presidente francés, Emmanuel Macron, dio de inmediato la bienvenida a la propuesta de Juncker a través de Twitter.

La iniciativa surgió tras el aumento de las inversiones chinas en la UE, que en 2016 alcanzaron los 35.000 millones de euros, un 77% más que en el ejercicio anterior. La presencia de capital chino en empresas con importante tecnología disparó las alarmas en Berlín y París, aunque Bruselas recuerda que la inversión china solo es el 2% de la inversión exterior en la UE.

España se resistió en la última cumbre europea a la introducción de un mecanismo duro de escrutinio como el reclamado por Macron. La CE ha optado por una vía intermedia pero envía una clara señal política hacia China y otros países emergentes sobre la vigilancia especial a la que serán sometidas sus inversiones.

El proyecto de Reglamento aprobado este miércoles por la Comisión establece por primera vez normas a nivel europeo sobre los mecanismos nacionales de revisión de inversiones extranjeras y confiere al organismo comunitario la posibilidad de revisar numerosas inversiones.

Casi la mitad de los socios europeos (incluidos Alemania, Francia, Italia y España) disponen de mecanismos de revisión de las inversiones internacionales. Pero la falta de coordinación, según Bruselas, hace poco efectivos y predecibles esos sistemas.

El nuevo Reglamento, cuya aprobación se augura complicada, exigirá la notificación a Bruselas de los mecanismos de escrutinio; regulará la transparencia y calendario del mecanismo; y permitirá a la CE o a otros Estados miembros pronunciarse sobre los riesgos que puede suponer una inversión en cualquier país de la UE.

La última palabra la tendrá siempre el país de destino de la inversión. Pero la presión política de Bruselas o de otras capitales podría obligar al país en cuestión a frenar la inversión o disuadir al inversor.

La norma, además, otorga a la CE la posibilidad de pronunciarse sobre las inversiones relacionadas con proyectos o programas de la UE siempre que detecte un riesgo de seguridad pública. El listado incluye desde el sistema de satélites Galileo a los programas de investigación de Horizon y a las redes de interés europeo en transporte, energía y telecomunicaciones.

En todos esos casos, la CE podrá requerir a un Estado información sobre las inversiones que considere sensibles. Y Bruselas dispondrá de un plazo de 25 días para emitir un dictamen que el Estado deberá acatar o justificar adecuadamente su resistencia a cumplirlo.

El sistema europeo nace también inspirado en el Comité sobre Inversión Extranjera de EE. UU., que permite al presidente de ese país vetar la inversión extranjera en ciertos sectores. Entre 2008 y 2012, ese Comité ha revisado 538 operaciones, de las que 70 se abortaron durante el proceso. China es el principal país de origen de las inversiones escrutadas.

El modelo estadounidense se endureció en 2007 tras el revuelo por la venta de varios puertos a Dubai Ports World. Y la actividad del Comité aumenta año tras año. Entre 2012 y 2014 se notificaron 358 operaciones, 68 de ellas correspondientes a capital procedente de China.

La UE tiene uno de los regímenes de inversión más abiertos del mundo

 

Varios países de la UE (Alemania, Francia, Italia, Portugal…) también han endurecido los controles en los últimos años, aunque fuentes comunitarias reconocen que la aplicación de los controles ha sido “moderada”.

“La UE tiene uno de los regímenes de inversión más abiertos del mundo”, señala la CE en una Comunicación aprobada el miércoles. El documento subraya que la inversión extranjera en la UE ascendía en 2015 a 5,7 billones de euros frente a 5,1 billones en EE UU.

La inversión extranjera anual en la UE alcanzó en 2015 los 470.000 millones de euros, cifra que supera el máximo de 2007 previo a la crisis, según el documento de la CE.

El organismo comunitario recuerda que el capital extranjero solo controla el 0,4% de las empresas europeas. Pero admite que se concentra en grandes compañías, que suponen el 11% de la facturación comunitaria y el 6% del empleo de todo el continente.

La preocupación en algunos países también ha aumentado por el cambio en la procedencia del capital extranjero. EE UU ha pasado de ser el origen del 51,3% de la inversión internacional en Europa en 1995 al 41,4% en 2015, según la Comunicación de la CE. En el mismo período el capital japonés ha pasado de representar el 7,7% de la inversión extracomunitaria a menos de la mitad. En cambio, Rusia y China han pasado de representar el 0,2% y 0,3% a convertirse en el quinto y sexto inversor en la UE, respectivamente, con el 2% y el 2,2%.

Superministro de Economía


  • Juncker también anunció durante su discurso del Estado de la Unión su intención de presentar en diciembre una propuesta para fusionar los cargos de comisario europeo de Economía (Pierre Moscovici, en la actualidad) y de presidente del Eurogrupo (Jeroen Dijsselbloem). La nueva figura ejercería como una suerte de “superministro” de Economía, aunque sin poderes reales para vetar los Presupuestos nacionales como desearía Berlín.

  • El presidente de la CE también propone reconvertir el actual Mecanismo Europeo de Estabilidad o fondo de rescate en un Fondo Monetario Europeo, que gestionaría los rescates de países en dificultades sin necesidad del FMI, organismo que se encuentra en proceso de salida de la troika.

  • El discurso sobre el Estado de la Unión de Juncker también intenta zanjar el debate sobre la Europa de dos velocidades, alentado por él mismo con su Libro blanco del pasado mes de febrero e impulsado con entusiasmo por Berlín, París, Roma y Madrid. Juncker, con su sarcasmo habitual, se desmarcó este miércoles de los escenarios que planteó hace seis meses y se decantó por uno nuevo, consistente en una Europa de una sola velocidad en la que todos los países avancen a ritmo similar dentro de la UE, la zona euro y Schengen. Un gesto de buena voluntad hacia los países de Europa Central y del Este, que temían quedarse atrás, pero que parece incompatible con la disgregación política, económica y social que sufre el club desde la crisis de 2008.

Source link

La industria española prepara una ofensiva comercial a EE UU | Compañías

Las amenazas de Donald Trump de implantar aranceles a las exportaciones con el fin de impulsar la producción local no han calado en la industria española. Las cifras del Ministerio de Economía reflejan que las ventas de bienes a EE UU crecieron un 12,5% anual en el primer cuatrimestre, casi tres puntos más que la media nacional. “Las ventas de la industria a EE UU incluso han crecido más, con tasas cercanas al 20%”, subraya Joan Tristany, presidente de la Asociación Española de Empresas Industriales Internacionalizadas (AMEC), que engloba a 350 compañías, la gran mayoría de tamaño medio, con una facturación global de 8.500 millones de euros. Entre ellas destacan Fluidra, Cosentino, Omron o Roca. “No hay una excesiva preocupación de las empresas hacia las consecuencias de la política de Trump. Hay consenso entre las compañías y los expertos que uno de los principales perjudicados de un mayor proteccionismo sería EE UU, ya que vería incrementarse los precios de muchos de sus productos”, apuntó en un encuentro con medio para presentar un índice de solidez de la internacionalización.

Esta patronal ultima los detalles del primer plan de mercado que van a diseñar, específicamente dirigido a EE UU, ante el incremento de oportunidades comerciales que han detectado en suelo norteamericano. “En la actualidad tenemos 46 compañías con filiales en EE UU y ya hay otras tres asociadas que han confirmado que abrirán sede este año”. Tristany apunta que los sectores que más oportunidades tienen son la industria agroalimentaria, “fundamentalmente la relacionada con el embalaje y la transformación de alimentos” y las infraestructuras. En este segundo apartado, Tristany subraya que, al margen de las constructoras, otras pequeñas y medianas cuentan con un importante margen para crecer, “especialmente aquellas especializadas en la gestión de las infraestructuras o del tráfico en las grandes ciudades, por el elevado número de contratos que están ganando”.

Las exportaciones de la empresas industriales han crecido un 20% en el primer cuatrimestre

Este interés de las medianas empresas se une al expresado por las grandes constructoras a través de Seopan por el plan de infraestructuras anunciado por Donald Trump. Esta patronal ha identificado una importante cartera de obras dentro del plan que contaba con una dotación inicial de un billón de dólares y que se ha visto rebajado a la mitad. Entre ellas destacan la extensión del metro de Nueva York, valorada en 14.000 millones de dólares; la reconstrucción del corredor ferroviario Noreste entre Newark y la ciudad de Nueva York, o la línea de alta velocidad ferroviaria entre las ciudades de Houston y Dallas/Fort Worth (Texas), las dos últimas obras presupuestadas en 12.000 millones de dólares. Otras actuaciones esperadas son la reconstrucción de 15 puentes de la autopista I-95, en Filadelfia, por 8.000 millones de dólares; el programa NextGen para modernizar el control aéreo, valorado en 10.000 millones de dólares; el gasoducto Costa Atlántica, de 4.500 millones, o la ampliación del aeropuerto de Seattle, con obras por 2.000 millones de dólares. Tres de ellas (ACS, Ferrovial y OHL) parten con ventaja. La primera es el mayor contratista privado en EEUU, la segunda tiene una fuerte presencia en concesiones y la tercera está muy implantada en Nueva York y Miami.

Source link

La UE se rebela contra el bloqueo a la inversión extranjera en China | Compañías

La voz de alarma la dio Bruselas antes de la última cumbre UE-China. La inversión extranjera en China cayó un 23% en 2016, lo que le relegó a la tercera posición del ranking mundial de las naciones más atractivas para invertir. Fue superada por EE UU y Reino Unido y Hong Kong y Holanda ya le pisan los talones, según Naciones Unidas. Las empresas europeas expresaron sus protestas por las barreras que persisten en el mercado chino para la entrada de capital extranjero. Y eso ha llevado al nuevo líder francés Emmanuel Macron a pedir en el último Consejo Europeo endurecer el control de las inversiones que vengan de fuera de la UE en sectores estratégicos, en respuesta a China. Una propuesta avalada por Berlín y Roma.

El problema de fondo, sin embargo, es mucho mayor. Rubén García-Quismondo, socio-director de Quabbala Abogados y Economistas, con sede en Hong Kong y uno de los consultores con mayor conocimiento del mercado asiático, apunta a que la caída de los flujos obedece a que China ya se ha convertido en un mercado maduro. “Ellos se abrieron hace 40 años porque necesitaban inversión extranjera para transformar su economía y hacerla crecer. Ahora ya son líderes industriales en el mundo y lo que necesitan es valor añadido”, remarca en una entrevista con CincoDías. En su opinión, el mercado chino se va cerrando porque las oportunidades cada vez son menores. “O eres capaz de probar que tienes algo que yo no tenga o no tengo ningún interés en ti. Pero es que además las barreras de entrada cada vez van a ser más altas, hay algunas naturales (cultura, idioma…) y otras que ellos crean, como la cesión de tecnología”.

García-Quismondo explica que esa es la clave que justifica el proteccionismo chino. “Un modelo chino muy habitual ha sido decirle a Siemens que para entrar tiene que hacer una joint venture con una empresa china de fabricación de trenes. Y le tienes que ceder la tecnología porque si no, no vas a entrar en el mercado. La empresa china desarrolla su producto y luego acaba compitiendo en el exterior con Siemens para posteriormente ganarle contratos”.

“Para entrar tienes que ceder la tecnología, porque de otra maneras no vas a tener acceso al mercado”

Las empresas europeas han aprendido la lección y no están dispuestas a seguir cediendo su tecnología y conocimiento para que el socio local le acabe robando el mercado que le prometía. Desde la Comisión Europea también han expresado sus reticencias ante el proceso de apertura de la economía china, ya que consideran que el acceso está vetado a una serie de sectores estratégicos en manos del Estado. “No hay bancos privados. Detrás de la siderurgia, las navieras o los seguros, siempre está el Estado. Nunca te encuentras con empresas privadas, excepto Alibaba”, subraya García-Quismondo. Algo que sí sucede en el caso de Europa, en el que las empresas chinas han cerrado grandes operaciones en sectores estratégicos. Han comprado la automovilística sueca Volvo, la germana de maquinaria Putzsmeister, la italiana Pirelli o la holandesa Phillips. El intento frustrado de compra de la firma alemana de semiconductores Aixtrom, frenado por riesgos en la seguridad a finales de 2016, ha llevado al Ejecutivo chino a pedir “un trato equitativo” para sus empresas en el acceso a la UE.

Source link