Ikea se alía con ‘startups’ para adaptarse a los nuevos hábitos de consumo | Innovación

Las cabezas pensantes de Ikea parecen estar siempre a la altura de las necesidades de sus clientes. Desde un amplio catálogo de productos para casa hasta el diseño de muebles hackeables que pueden tunearse al gusto del consumidor y cambiar de tamaño o de utilidad. Pero los hábitos de consumo cambian incluso más rápido de lo que un mastodonte como Ikea puede asumir, por eso el gigante sueco ha decidido apostar por la tecnología y la colaboración con startups con las que retroalimentarse para conseguir mantenerse líder en innovación en su sector.

Los muebles desmontables —la seña de identidad de la compañía— fueron también una forma de innovación y tienen su razón de ser: al transportar piezas en paquetes planos se puede optimizar el espacio y esto hace que los muebles puedan ser más baratos y que se contamine menos. Con la colaboración de las startups la compañía quiere mantenerse en esta misma línea: el objetivo es que les ayuden a encontrar soluciones para lo que ellos llaman sus grandes problemas. Es decir, construir productos a un precio asequible, que sean accesibles para la mayoría de la población y que además respeten el medio ambiente. Parece el proceso de producción ideal, pero no es fácil de conseguir.

Para alcanzar y mantener este objetivo tienen que continuar a la cabeza de la innovación y ahora uno de los vehículos para conseguirlo es trabajar junto a las startups, el nuevo jugador del mercado en el que ya muchas multinacionales han visto una vía de aire fresco para sus negocios. En mayo de este año Ikea lanzó Bootcamp, un proyecto de trabajo en colaboración con emprendedores de campos como la sostenibilidad, la experiencia de usuario, la logística, el análisis de sistemas e incluso la cocina innovadora. “Queremos conocer a jóvenes emprendedores con quienes coincidamos en cómo nos gustaría trabajar con los desafíos que percibimos”, explican desde Ikea.

Las diez startups que están trabajando desde septiembre mano a mano con los expertos proponen soluciones como aplicaciones para decorar la casa, adaptadores para hogares inteligentes, una bolsa de la compra también inteligente y una aplicación que adapta vídeos para personas con discapacidad. Entre ellas se encuentra la española Niwa, que ha encontrado la forma de hacer que podamos cultivar dentro de casa utilizando software inteligente y análisis de datos. Este software viene con una biblioteca de programas de crecimiento que crean el entorno óptimo para lo que sea que estés cultivando. Ikea busca una colaboración entre iguales con estas empresas que están empezando, pero también ayuda a acelerarlas.

  • Lo que aportan las ‘startups’ a las grandes empresas

¿Qué necesita una multinacional de una empresa que está empezando? Principalmente consiguen ideas nuevas, lo que se conoce habitualmente como innovación abierta. Estas colaboraciones también amplían la network de ambas partes: las compañías grandes tienen acceso a nuevos talentos y mercados y las pequeñas consiguen que su marca se asocie a la de una multinacional reconocida. Parece un buen empuje para las startups, que así tienen más fácil conseguir contratos como proveedores, acceso a canales de venta masivos, captación de inversión y reconocimiento en el mercado. 

En algunos casos también empujan el proceso de transformación digital. La capacidad de reacción y la cultura de una empresa que acaba de empezar ayudan a acelerar procesos, entender el comportamiento de los seres digitales y pensar sobre la realidad como lo harían ellos. Esta retroalimentación continua permite retener el nuevo talento, renovar el pensamiento estratégico de la compañía e instaurar un flujo de innovación continuo.

Source link

Da del Troll: nueve tipos de ‘trolls’ que puedes encontrar en redes sociales | F5

Source link

Icex y Correos, unidas para promover la internacionalización | Compañías

Las cifras son claras. El 86% de las pymes exportadoras españolas ya generan ingresos a través del comercio electrónico, un porcentaje superior al de la media europea que se sitúa en el 80%. Así lo demuestra el informe de la compañía de transporte, FedEx Express, sobre la exportación de las pymes europeas.

De igual modo, la encuesta Future of Business sobre comercio internacional, realizada por el Banco Mundial, la OCDE y Facebook, afirma que el 46% de las pymes españolas que exportan a otros países han incrementado sus ingresos gracias al uso de herramientas online para vender internacionalmente y que, además, el 44% asegura que el 75% de sus ventas internacionales depende de estas herramientas.

Sin embargo, según la misma encuesta, España, a pesar de su alto volumen de pequeñas y medianas empresas, es uno de los países con menos pymes exportadoras. Con un 10% solo se sitúa por delante de Grecia, un porcentaje muy lejano al 27% de las pymes belgas o al 26% de las portuguesas.

Ante esta realidad, Icex y Correos han firmado un acuerdo por el que ambas entidades se han comprometido a facilitar y promover la internacionalización de las empresas españolas a través del comercio electrónico, su adaptación a las nuevas tecnologías y su expansión en China, uno de los mercados con mayor potencial de crecimiento en el panorama internacional, gracias al acuerdo que Correos mantiene con la china Alibaba desde principios de 2016.

En concreto, el convenio, que ha sido aprobado por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, se centrará en tres puntos de actuación. Por un lado, se realizarán diferentes acciones formativas sobre comercio electrónico y exportaciones, acceso a plataformas de venta online en diferentes países y el uso de nuevas tecnologías para la expansión comercial. Otra de las vías se centrará en la difusión de contenidos en China sobre productos españoles a través del canal digital. Y por último, el acuerdo servirá para fomentar el intercambio de información y tendencias de las principales plataformas de comercio electrónico del panorama internacional.

Además, el Icex facilitará contenidos sobre la oferta productiva española en gastronomía y alimentación, moda y bienes de consumo, para darla a conocer entre los potenciales usuarios extranjeros de la tienda online que está creando Correos en la plataforma Tmall de Alibaba, a través del acuerdo firmado entre la compañía de transportes y el gigante chino.

Pymes poco exportadoras

España, con un 10% de pequeñas y medianas empresas exportadoras, es uno de los países europeos con menor presencia internacional, según la encuesta Future of Business sobre comercio electrónico, elaborada por el Banco Mundial, la OCDE y Facebook.

Source link

Nace One Business Place, una plataforma que da visibilidad al comercio tradicional en internet | Compañías

El Ayuntamiento de Madrid presentó ayer la plataforma gratuita One Business Place (OBP) diseñada para dar más visibilidad al comercio tradicional en internet y dinamizar la vida de los barrios, pues según contó la empresa detrás del proyecto –la española DataCentric–, a pesar del incremento exponencial del número de dispositivos móviles y de la utilización de internet, en la actualidad el 40% de las empresas registradas en España carece de huella digital. Un hecho que las hace “invisibles para un elevado porcentaje de clientes potenciales, aun teniéndolas a la vuelta de la esquina”, señaló Antonio Romero de la Llana, consejero delegado de DataCentric y OBP. Otro hándicap para la localización de las microempresas está en la obsolescencia de los registros existentes.

El proyecto dio sus primeros pasos en 2016, tras ser seleccionado por la Comisión Europa dentro del programa Horizonte 2020 y recibir una financiación ligeramente superior al millón de euros. Su objetivo a medio-largo plazo es generar un buscador de contactos que permita dotar de una “presencia online real” a las pequeñas empresas de todo el continente.

Según Romero, Madrid es la primera ciudad europea en desplegar la plataforma, que persigue reducir la desventaja competitiva de estas empresas frente a las grandes cadenas y multinacionales. La iniciativa se presentó en el mercado de Chamberí con el apoyo de la Dirección General de Comercio y Emprendimiento del Ayuntamiento. El consistorio integrará el buscador de One Business Place en su propia página web. En España hay registrados tres millones de microempresas, de las que 500.000 están en la Comunidad de Madrid. Tras la capital española, Lisboa y Berlín serán las siguientes ciudades en incorporarse a OBP.

Los comerciantes que lo deseen deberán acceder al sitio web madrid.onebusiness.place y rellenar sus datos básicos de contacto y localización. A través de una herramienta llamad a crowd-sourcing, los datos, autogestionados por los empresarios y las entidades locales, se compartirán para atraer a nuevos clientes y crear un mapa comercial madrileño de calidad y preciso.

Los hábitos de compra han cambiado con las ventas por internet, y hay que recordar a la gente que el mercado de barrio sigue existiendo”, señaló la directora general de Comercio y Emprendimiento del Ayuntamiento, María Concepción de Villegas, quien resaltó lo sencillo que es el proceso de inscripción para que cualquier micropyme pueda acceder a la plataforma sin conocimientos informáticos.

Romero de la Llana apuntó que la renovación del tejido ciudadano ha modificado considerablemente las necesidades y demandas de los nuevos habitantes de los barrios, así como sus pautas de búsqueda de información. Una situación que “pone en peligro”, dijo, “la supervivencia del tejido comercial más tradicional que pierde clientes a un ritmo mayor del que los gana”.

Con el respaldo a este herramienta, el Ayuntamiento de Madrid ha querido mostrar su apoyo a la digitalización del comercio madrileño, que ya arrancó con el proyecto mercado 47, una plataforma de comercio online para que pymes y autónomos de la ciudad puedan incorporar su oferta de productos y servicios en un único mercado virtual.

Devolver la vida a los barrios

Para Romero de la Llana, el proyecto no solo aporta beneficios al pequeño comercio; también a sus clientes potenciales, pues “se trata de poder un punto de encuentro que ayude a devolver la vida a los barrios y dar continuidad a sus señas de identidad”. En este contexto, destacó que OBP es la mayor base de datos de pequeñas empresas y negocios locales. “Y al ciudadano le permite descubrir todos los comercios, artesanos y servicios que hay cerca de el”.

DataCentric, la compañía que está detrás del proyecto, es una empresa familiar creada en 1994 especializada en gestionar grandes cantidades de datos. La firma, que cuenta entre sus clientes con múltiples empresas del Ibex 35 y multinacionales estadounidenses (muchas reconocidas de Silicon Valley), suministra bases de datos tanto para B2B como para B2C para usos de adquisición y captación de clientes principalmente. La compañía cuenta con más de 60 profesionales de siete nacionalidades, repartidos entre la oficina central de Madrid y Barcelona.

Romero de la Llana recuerda que con la crisis se destruyó mucho empleo de pymes, pero ahora “se está viendo resurgir mucha pequeña y mediana empresa y hay que darles armas para generar tráfico a sus establecimientos o a sus páginas web para que impulsen sus negocios”. Al pequeño empresario, destaca el directivo, le sale gratis que le encuentren. “Nuestra rentabilidad esta en DataCentric, no la buscamos en One Business Place”.

Source link

La gran liquidez infla una burbuja de financiación con monedas virtuales | Mercados

Adoradas por unos y denostadas por otros, las criptodivisas se han hecho un hueco entre los inversores. Una disparidad que provoca que mientras que el consejero delegado de JP Morgan califica de “fraude” al bitcoin y lo compara con la burbuja de los tulipanes del siglo XVII, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, pide a los bancos centrales que se tomen en serio las divisas virtuales.

En medio del debate sobre las divisas virtuales, con el bitcoin y el ethereum a la cabeza, y con la fuerte acogida que está teniendo el blockchain, la tecnología de registro distribuido sobre la que se construyen las divisas digitales, una nueva forma de financiación ha entrado en plena ebullición.

Los expertos en la materia no descartan hablar de un boom o burbuja de las Initial Coin Offering (ICO), un sistema de financiación que, simplificando mucho, sería un paso más del crowdfunding mediante el que distintos proyectos habrían levantado más de 2.300 millones de dólares de capital desde 2014. De ellos, algo más de 1.200 millones desde julio. “Hay mucha gente que quiere acceder a la inmensa liquidez de dinero que hay en el mercado”, explican fuentes conocedoras del fenómeno y que muestran cautela por el momento: “En los últimos meses hay mucha especulación. El 99% de los proyectos es inviable”, aseguran.

En las ICO los inversores no reciben acciones ni derechos, sino tokens. Hay que decir que no ponen dinero contante y sonante sino que para participar en las ICO se utilizan también criptodivisas. Estas, en unos casos les dan acceso a una futura aplicación o servicio, y en otros, derecho a recibir un dividendo sobre los beneficios futuros del proyecto. Unos tokens que cotizan en plataformas de intercambio o casas de cambio, por lo que son activos líquidos, que pueden revalorizarse –el ethereum acumula una subida de casi el 4.000% en el año (véase gráfico)–, o que pueden caer.

La CNMV está analizando el fenómeno de las ICO al tratarse de un mecanismo de captación de ahorro

“Las ICO no son buenas ni malas, son una herramienta para crear aplicaciones (proyectos) descentralizadas”, asegura Carlos Kuchkovsky, CTO de Nuevos Negocios Digitales en BBVA, entidad financiera que ha puesto el objetivo en analizar el potencial de la tecnología blockchain y en las utilidades que puede tener, tanto en eficiencia como en transformación.

Kuchkovsky destaca la “poca madurez” de este negocio y el momento de “especulación” que se está produciendo. Si bien, Xavier Foz, socio de Derecho Mercantil de Roca Junyent, asegura que “es una nueva clase de activo de inversión que ha venido para quedarse”. Eso sí, reconoce que “se va a levantar mucho dinero sin tener proyectos concretos”, de ahí que pida “aplicar el sentido común, al igual que en otras inversiones”.

Lo cierto es que el número de esta especie de salidas a Bolsa en mercados no regulados ha pasado de “una al mes a más de 200”, según explica Adrián Calvo, cofundador de Icofunding. El experto afirma que cada uno de estos proyectos suele captar entre cinco y diez millones de euros, si bien en casos concretos se han levantado más de 200 millones de dólares. En otros casos, la no exigencia de una cuantía máxima –y los posteriores problemas con el uso del capital recaudado– han llevado al uso de un código de buenas prácticas, según Calvo. Un problema es que las ICO no están reguladas, salvo en Suiza –donde se ha creado un ecosistema alrededor de las criptodivisas– y en Gibraltar. En China, el Gobierno las ha prohibido, así como a las plataformas de intercambio, por entre otros motivos, la salida de capitales del país.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) reconoce que está analizando el fenómeno y que tiene una aproximación muy cautelosa al tema. Fuentes del regulador explican que “en la medida en que son un posible mecanismo de captación de ahorro, la normativa tiene que proteger a los ahorradores con independencia del medio en que se produzca esa captación”.

En el caso de Estados Unidos, la SEC ha reconocido que las ofertas iniciales de moneda deben ser analizadas caso por caso y ha expresado que, cuando den pie a una retribución vía dividendos futuros, deben ser tratadas como un instrumento financiero. Xavier Foz las compara con las empresas que surgieron al calor de la burbuja tecnológica y cree que “solo una minoría serán rentables” “Mucha gente perderá dinero, bien porque el proyecto sea un fraude o porque no sea viable”, sentencia.

Un fenómeno incipiente en España

Climatecoin. Es la primera ICO de origen español; eso sí, tiene la sede en Suiza. Pretende obtener dinero para luchar contra el cambio climático. “La única forma que hay, a parte de la compraventa de derechos de C02, es la creación de una criptomoneda”, afirma Juan Boluda, su director financiero. Su misión es captar un máximo de 255 millones de tokens, referenciados al ethereum.

La ICO se lanzará en noviembre y prevé retornar, vía dividendos, a los tenedores de su moneda el 25% de los beneficios anuales que tengan las firmas en las que inviertan. Antes de apostar por proyectos concretos, realizarán due diligence para verificar su viabilidad a través de una de las big four de las auditoras. Está cerrando acuerdos con inversores “muy importantes”, tanto de Estados Unidos como de Europa.

La gran liquidez que hay en el mercado ha llevado a la creación de fondos y hedge funds especializados en criptodivisas.

Source link

Objetivo: que tu nevera fabrique bitcoins para ahorrar energía | Tendencias

El fabricante de chips Intel quiere revolucionar la producción de bitcoins reduciendo drásticamente la energía que cuesta fabricarlos, pero manteniendo un nivel similar de seguridad. Su objetivo es poder utilizar para su producción los chips de los aparatos de los hogares, como un módem o un ordenador, que no estén siendo utilizados en ese momento para los procesos propios de los dispositivos.

La producción de bitcoins requiere un gasto importante de energía; en realidad no es muy grande, pero visto desde fuera, por gente ajena a este mercado monetario paralelo, hay quien puede considerar que es excesivo para un objetivo superfluo. La energía para producir bitcoins se emplea en realizar tareas criptográficas (resolver problemas matemáticos muy complejos) que garantizan la seguridad de la moneda y la fiabilidad de las transacciones.

“Cuando los bitcoins no tenían éxito el consumo era menor, y en contexto no es tan grande, teniendo en cuenta lo que ahorra respecto a lo que gastan por ejemplo las empresas en contabilidad y lucha contra el fraude. En mi opinión es un dinero bien tirado”, explica Víctor Escudero, ingeniero informático y manager global de integración de productos de ciberseguridad de S21sec.

En alguna ocasión se ha planteado que las tareas matemáticas que realizan los mineros se destinen a objetivos más “sociales”, como descubrir nuevos fármacos plegando moléculas, proceso que también requiere de procesos computacionales complejos. Pero esos proyectos no han salido adelante, porque los usuarios y mineros de bitcoins prefieren dedicar el esfuerzo al proyecto mismo. “No tendría sentido poner otro objetivo, solo unas pocas empresas estarían interesadas”.

Otra opción sería dedicar el minado, por ejemplo, a buscar nuevos números primos. “El problema es que con ese tipo de objetivos se pierde seguridad, porque es más fácil volver atrás a partir del resultado sabiendo que los criterios tienen cierta lógica”. En la práctica, lo que hacen los mineros es producir números al azar, que son premiados según criterios arbitrarios (por ejemplo, acabar en cinco ceros seguidos). Estos procesos requieren menos energía que los que tienen un fin más elaborado, y garantizan mejor la seguridad.

Además, los avances del hardware también han permitido producir los bitcoins de forma más eficiente (desde 2011 con el uso de tarjetas gráficas y desde 2013 utilizando circuitos integrados específicos). Intel quiere llevar ese objetivo mucho más allá: es la primera gran empresa que quiere cambiar el protocolo de producción de la criptomoneda más conocida, y producir microprocesadores (chips) adecuados a gran escala.

“Si consigues el 80% de seguridad con el 10% de gasto, es más que razonable”, señala Escudero. La idea de Intel es vender chips para cámaras de televisión, controladores de temperatura con termostato, routers domésticos… todo tipo de aparatos en los que el consumo de energía es fundamental. Los microprocesadores que en un momento dado no se estén utilizando para las funciones normales del aparato podrían usarse para minar bitcoins. El usuario podría beneficiarse de ello mediante diversos modelos: repartiendo el beneficio, u obteniendo financiación al comprar el dispositivo.

El software de blockchain Hyperledger Sawtooth, en el que está trabajando Intel, selecciona aleatoriamente qué usuarios podrán escribir cada bloque, es decir cuáles pueden minar en cada momento. De ese modo se evita el enorme gasto que supone que un número ilimitado de mineros pongan sus ordenadores a funcionar. La seguridad se basa en un sistema incorporado a las CPU (la caja de procesos del ordenador) de la marca, denominado Software Guard Extensions, que se puede controlar a distancia.

Algunos desarrolladores de aplicaciones de blockchain ya se han apuntado al proyecto de Intel, como PokitDok, proveedor de plataformas para compartir datos de salud. Y la Universidad Cornell (Ítaca, Nueva York, EE UU) está intentando mejorar por su cuenta la tecnología del fabricante de chips.

Source link

Facebook lanza Oculus Go, un casco de realidad virtual por 199 dólares | Compañías

Facebook ha vuelto a dejar claro este miércoles su ambición en el terreno de la realidad virtual. La compañía de Mark Zuckerberg aseguró que quiere que 1.000 millones de personas utilicen esta tecnología, aunque no precisó en qué plazo. Con este objetivo, la red social ha presentado en un evento en EE UU su nuevo casco Oculus Go, totalmente independiente, pues no necesita para funcionar conectarse a un ordenador ni introducir en el un smartphone, como sí ocurre con los cascos de otros fabricantes y con el Oculus Rift, el buque insignia de la compañía. Este avance evita los molestos cables. También, a diferencia de Rift, tendrá un solo mando para controlar las acciones de las experiencias virtuales en lugar de dos.

El dispositivo saldrá a la venta en el primer cuatrimestre de 2018 y costará 199 dólares, menos de la mitad de los 499 dólares que costaba hasta ahora Oculus Rift, pues la compañía lo ha reducido hasta los 399 dólares. Se trata del tercer recorte de precio que la compañía aplica al equipo desde que se lanzó.

Hugo Barra, responsable de Hardware de Facebook, aseguró que Oculus Go “es la realidad virtual más accesible”. El directivo destacó durante la conferencia de desarrolladores de Oculus Connect el potencial de esta tecnología para cambiar nuestras vidas, desde la medicina al entretenimiento, pasando por la oportunidad que brinda para llevar a cabo reuniones en salas virtuales. El kit para desarrolladores estará disponible para el próximo noviembre.

El nuevo casco lleva una pantalla LCD con resolución de 2560×1440 píxeles y dos pequeños altavoces en la correa que sustituirán a los auriculares. El dispositivo reproducirá algunos títulos de la biblioteca del Samsung Gear VR, ya que Facebook es aliada del fabricante surcoreano en este negocio. 

Facebook espera con Oculus Go captar la atención de los usuarios hacia la realidad virtual, una tecnología que no acaba de despegar. La compañía, al igual que sus rivales en este negocio (HTC, Microsoft o Sony, entre otros), no ha logrado popularizarla, pese a sus esfuerzos. Según diferentes fuentes, la red social habría vendido en torno a un millón de Oculus hasta la fecha, y ello pese a la bajada repetida de precios.  

Aunque las Oculus Go ha sido el principal protagonista de este anuncio, la multinacional estadounidense ha desvelado también sus planes para llevar la realidad virtual a las oficinas, gracias al paquete Oculus for Business, que incluye un casco Oculus Rift, un par de mandos, tres sensores espaciales y tres interface faciales.

“Estamos legítimamente entusiasmados con el futuro y estamos comprometidos a hacerlo realidad”, insistió Barra, convencido de que más personas utilizarán la realidad virtual con un dispositivo como el Oculus Go, que ha sido diseñado para ser más cómodo de utilizar, con correas elásticas para sostener el dispositivo en la cabeza y un tejido más transpirable. Facebook también desveló durante el evento que ha registrado 100 millones de descargas de aplicaciones para sus cascos de realidad virtual, y señaló que está trabajando en una versión menos voluminosa.

Caída de Facebook e Instagram

Por otro lado, este miércoles por la tarde tanto Facebook como Instagram han sufrido problemas de conexión y muchos usuarios no podían acceder a sus plataformas sociales. La caída de Facebook ha sido generalizada, como han corroborado Down Detector yOutrage Report, dos webs especializadas en analizar los problemas de conexión de grandes servicios online. La incidencia habría tenido especial impacto en países como EE UU y Reino Unido. En España, su efecto ha sido mucho menor.

Source link

La náutica innova en conectividad y diseño | Compañías

Digitalizar el mar suena a utopía, pero es lo que se han propuesto en SmartSea Technologies, una startup de Barcelona. La compañía, que comparte espacio con otros proyectos de negocios en el centro de emprendimiento Pier 01, en el Palau de Mar, está innovando en un sector que apenas comienza a recuperarse de la crisis y que no ha conseguido tener una presencia internacional significativa, a pesar de la popularidad de la náutica deportiva en su mercado base, España.

SmartSea, resultado de la fusión de la aplicación para puertos deportivos Smart Port y la red social para navegantes BlooSea, empezó en 2012 con un listado móvil de los servicios que ofrecía cada terminal portuaria. Pero en 2016 sus fundadores convinieron en que necesitaban desarrollar un producto verdaderamente disruptivo que les ayudase a crecer y marcar la diferencia.

SmartSea trabaja para llevar al mar tecnologías como el big data y el internet de las cosas

“Habíamos empezando conectando a los navegantes con los puertos, pero nos dimos cuenta de que a lo mejor, lo que teníamos que hacer era conectar a los barcos, porque sin estos no hay navegantes ni puertos”, afirma Alejandro Martínez, director general de la empresa.

En el sector automoción se lleva muchos años hablando del big data, del internet de las cosas y del coche conectado como un primer paso hacia el vehículo autónomo. Martínez y su equipo decidieron que era el momento de trasladar todos esos conceptos a la industria náutica. En esos días Seat prestó un ejemplar de su modelo conectado a BeMobile, startup con la que comparten oficinas en Pier 01, a fin de que esta trabajara en el desarrollo de aplicaciones para el auto; cercanía que en SmartSea aprovecharon para detectar posibles innovaciones extrapolables a su sector.

Fue así como surgió SmartBoat, una plataforma que permite a los propietarios de embarcaciones disponer de información de todas las constantes del barco en tiempo real. El sistema consta de un hardware que se instala de manera muy sencilla en el yate –“son dos cables”, dice Martínez– y una aplicación móvil. El dispositivo recoge los datos y los transmite a un servidor para que luego puedan consultarse en la app.

Dado que un barco pasa la mayor parte del tiempo atado al muelle, ¿qué tipo de información puede interesarle consultar a todas horas a un marinero en tierra? “Hay una gran cantidad de parámetros que conviene monitorizar como, por ejemplo, que las bombas de achique, que sacan el agua que se acumula en la sentina, la parte más baja del casco, funcionan correctamente, porque de lo contrario, al día siguiente puedes encontrar el barco hundido en el pantalán”, explica Martínez. En caso de detectar una anomalía de este tipo, un golpe, un fallo en las baterías o la entrada de una pequeña vía de agua, el sistema envía una alerta al usuario.

La aplicación SmartBoat.
La aplicación SmartBoat.

La app es capaz también de entender el contexto en el que este se encuentra (si está a bordo o en tierra) para mostrarle una información u otra dependiendo de cada situación. Si se trata del primer caso, da la posiblidad de comprobar si el yate cumple cuatro condiciones básicas para salir a navegar:si hay aceite de motor, si los grifos de fondo están abiertos (fundamental para refrigerar el motor y evitar que se recaliente), el nivel de combustible y si se llevan chalecos salvavidas.

Hacer esta lista de comprobación es clave para la seguridad del pasaje porque “el 55% de los accidentes que asiste Salvamento Marítimo es de embarcaciones de recreo, lo cual es una barbaridad”, señala Martínez. En una fase más avanzada, SmartSea aspira a incorporar funciones de mantenimiento predictivo e incluso de barco autónomo.

Alejandro Martínez (segundo por la derecha) junto con el equipo de SmartSea, en el Port Vell de Barcelona.
Alejandro Martínez (segundo por la derecha) junto con el equipo de SmartSea, en el Port Vell de Barcelona.

“Para eso necesitamos generar un historial de millas marinas recorridas”, indica. El prototipo, que ha concluido la fase de pruebas, se presentará en el Salón Náutico que se inaugura hoy en Barcelona. El evento, en el que participarán 275 empresas y en el que se expondrán cerca de 700 barcos, ha continuado adelante a pesar de las crecientes tensiones políticas en Cataluña, el principal mercado de barcos nacional junto con Baleares.

La afición por la náutica en España empezó a crecer en los años sesenta, cuando aparecieron los primeros astilleros, escuelas de navegación y empresas de alquiler. El sector prosperó hasta 2008 cuando la crisis obligó a las familias a recortar el gasto en actividades de ocio. “La recesión hizo mucho daño, con caídas de ventas espectaculares”, dice Ramón Girbau, un experto en reparación y mantenimiento de barcos que empezó a fabricar sus propias embarcaciones en 2010.

Yate Astondoa 100 Century, de Astilleros Astondoa.
Yate Astondoa 100 Century, de Astilleros Astondoa.

A diferencia de otras industrias, como la automoción, la mayoría de fabricantes de yates y veleros en España son pequeñas empresas que no están internacionalizadas, lo que les ha impedido compensar la caída del mercado doméstico con un aumento de las exportaciones. “Quedamos pocos. Si no quebraron, muchos astilleros han tenido su actividad en letargo”, señala el fundador de Girbau Boats, que construye barcos de entre 8,5 y 9,16 metros de eslora en el cabo de Creus, en la Costa Brava.

Si bien las ventas todavía están lejos de los picos de 8.400 unidades alcanzadas en 2008, el mercado se recupera. Las matriculaciones de embarcaciones de recreo crecen al mes de septiembre un 9%, hasta las 4.732 unidades. La asignatura pendiente sigue siendo la internacionalización. En los siete primeros meses de este año, la balanza comercial de España en yates y embarcaciones acumula un déficit de 104 millones de euros, casi tantos como los 107 millones de todo 2016, según estadísticas oficiales.

“Nuestra balanza comercial está claramente condicionada por la pérdida de tejido productivo en este segmento”, comenta Jaime Cortecero, director de ventas de Astondoa, empresa familiar que tiene cuatro astilleros en Santa Pola, Alicante, donde construye yates de hasta 37 metros de eslora.

Las cifras

4.732 embarcaciones se matricularon entre enero y septiembre de este año, lo que supone un aumento del 9,23%, según ANEN, la Asociación Nacional de Empresas Náuticas.

1.475 del total de barcos matriculados se destinaron al alquiler, un segmento que crece en lo que va de año un 25%.

104 millones de euros es el déficit comercial del sector a julio, según el Ministerio de Comercio Exterior.

Junto con Sasga Yachts y Rodman, Astondoa es uno de los pocos constructores nacionales que está vendiendo al exterior. “En este momento, las exportaciones suponen más del 75% de nuestras ventas, destacando América y Europa como mercados más grandes”, indica Cortecero, quien precisa que Italia es el principal competidor de España en la gama de yates superiores a 16 metros de eslora.

Sasga Yachts fabrica en Menorca, mientras que Rodman, la empresa más grande del sector, tiene tres factorías en Galicia y dos en Portugal que exportan a más de 50 países de Europa, Sudamérica, África, Oriente Medio y Asia.

Estos tres astilleros “están haciendo un buen trabajo y sus barcos están reconocidos fuera”, destaca Javier Sáez, responsable de operaciones de Disvent Ingenieros, distribuidora de material electrónico y sistemas de comunicación para embarcaciones, con sede en Barcelona.
La situación es parecida en componentes. “No hay marcas nacionales de prestigio en electrónica ni electricidad. No obstante, entre nuestros productos contamos con paneles eléctricos modulares de la empresa de Badalona Pros by Ditel que nos planteamos exportar”, refiere Sáez.

En motores marinos, Solé Diesel, empresa con sede en Martorell, lleva exportando desde los años setenta. “De lo contrario, habríamos cerrado durante la crisis”, expresa Enric Solé, presidente de la compañía que fundó su abuelo en 1912 y que obtiene en el exterior el 65% de sus ingresos, que el año pasado ascendieron a 8 millones de euros. “Tenemos distribuidores en todas partes, excepto en Estados Unidos, donde hay muchas trabas normativas”, indica.

Según datos de la Fira, organizadora del Salón, el 15% de los expositores serán empresas extranjeras procedentes de 14 países, entre los que figuran las francesas Zodiac, Jeanneau y Beneteau (junto con su filial de catamaranes Lagoon), la británica Sunseeker y la japonesa Yamaha.

“Exportar es caro, pero es uno de mis objetivos a medio plazo”, dice Ramón Girbau, para quien la única forma que tiene un astillero pequeño como el suyo de internacionalizarse con éxito es ofrecer un producto diferente en diseño y acabados. “La estética es importante, pero también hay que darle valor a la utilidad: espacios abiertos, bañera en popa con sombra para proteger del sol, un buen solárium… Hay barcos muy bonitos, pero que no se pueden disfrutar”.

Source link

Microsoft cambia su estructura de canal para crecer en la nube | Compañías

Microsoft quiere extender la adopción del modelo de cloud computing en España y dinamizar así su negocio en la nube, un terreno donde la compañía libra una dura batalla con Amazon, Google e IBM. El gigante del software aseguró hace unas semanas en un evento en Washington que su objetivo es alcanzar unos ingresos de 20.000 millones de dólares en cloud para 2018, en torno a un 20% del total de su negocio. Y para ello, ha visto necesario reorganizar su estructura de canal. También en España.

Así lo explicó ayer Rafael Sanz, director de Empresas y Partners de Microsoft Ibérica, quien señaló que la nueva organización persigue habilitar a sus socios tecnológicos con las capacidades que les permitan capturar la oportunidad que representa la transformación digital de la economía. “Hablamos de un mercado que va a duplicar su tamaño en los próximos cinco años hasta superar los 6.000 millones de dólares [5.100 millones de euros] en nuestro país”, dijo Sanz, que aclaró que el 49% de las grandes empresas ha empezado procesos de transformación digital en España, frente al 19% en el caso de las pymes. “Sigue habiendo una gran oportunidad de negocio”.

El directivo detalló que lo que han hecho es unificar en una única división todos los recursos vinculados con el canal que tenían ahora repartidos por toda la subsidiaria. “Buscamos agilidad, flexibilidad y especialización. Queremos ser más ágiles y flexibles en nuestra relación con nuestros socios y tener recursos especializados que den valor al partner”.

La nueva organización de canal de Microsoft se articula alrededor de cuatro áreas de soluciones (puesto de trabajo moderno, aplicaciones de negocio, aplicaciones e infraestructuras y datos e inteligencia artificial) y una especialización por industrias verticales, basada en la experiencia de sus socios en los diferentes sectores. “Los clientes nos piden especialización por soluciones y por industrias, y queremos que nuestros partners tengan una estrategia en el mercado basada en esta aproximación”, dijo el directivo. Adicionalmente, habrá una estrategia específica ligada a la oferta de tecnología y soluciones de seguridad, un área transversal, que hoy supone una prioridad para todas las organizaciones.

Prevé duplicar la inversión en el canal este año, con foco especial en la formación y generación de demanda

El ejecutivo destacó que la nueva estructura unificada de canal va a permitirles ayudar a sus partners en tres ejes: identificando sus fortalezas, ayudándoles a completar su oferta de soluciones y facilitando el establecimiento de alianzas con otras empresas. También planteando estrategias conjuntas de aproximación al mercado para generar oportunidades de negocio, y acompañándoles en todo el ciclo de venta y puesta en marcha de las soluciones.

“Queremos maximizar las sinergias entre los diferentes tipos de partners que tenemos”, añadió Sanz, que apuntó que Microsoft prevé duplicar su inversión en el canal este año, con un foco especial en formación y generación de demanda. La firma, que tiene actualmente 5.900 partners registrados oficialmente, quiere multiplicar por dos en un año el número de partners CSP (proveedores de soluciones cloud), que hoy suman 1.500. Un modelo que permite a los partners convertirse en proveedores de soluciones, de servicios gestionados,y donde el cliente y el partner pagan por uso; “por minuto, en el caso de Azure”, aclaró Sanz.

El objetivo que persigue Microsoft “abriendo más” su organización a los partners, “dándole acceso a recursos más especializados; a lo que necesite en cada momento” es plantar cara a sus rivales, y con este movimiento persigue elevar la capilaridad de su fuerza de ventas utilizando nuevos canales y multiplicar el número de expertos en su tecnología. Según señalaron los responsables del gigante tecnológico, el ecosistema de partners de Microsoft genera más de 180.000 empleos (el 65% del 65% del empleo del sector del software de nuestro país) y estos socios generan 11 euros de facturación por cada euro de negocio de la compañía en España.

Source link

Euskadi invertirá 295 millones en fomentar el emprendimiento | Compañías

Posicionar al País Vasco como un territorio atractivo para emprender. Ese es el objetivo básico del Plan Interinstitucional de Emprendimiento de Euskadi 2020 (PIE 2020), explica Aitor Urzelai, director de Emprendimiento del Gobierno vasco, a CincoDías . El programa, que se presentó esta semana en el Parlamento, recoge más de 300 acciones con un marco común y un repositorio único, y cuenta con una previsión presupuestaria de 295 millones hasta 2020.

“El plan es muy ambicioso. País Vasco siempre ha sido pionero en políticas públicas de emprendimiento, ahora se pretende que sea el mejor sitio para situar una startup”, explica Iñaki Ortega, director de Deusto Business School. El programa incluye medidas de formación, eliminación de barreras burocráticas o revisión de la fiscalidad. “Es amplio y apunta en la buena dirección. Involucra a todas las Administraciones –Gobierno vasco, diputaciones y ayuntamientos–”, indica Lander Beloki, decano de la facultad de empresariales de Mondragon Unibersitatea.

El ecosistema emprendedor vasco destaca por su carácter industrial

Otro de los objetivos de la iniciativa es fomentar la cultura emprendedora entre los ciudadanos vascos. “Hay todavía mucho camino por recorrer. Ahora mucha gente emprende porque no encuentra hueco en el mercado laboral”, lamenta Beloki.

El último informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM) señala a Euskadi como una de las comunidades donde menos personas prevén iniciar un negocio. “Se detectó que se estaba perdiendo fuelle emprendedor, porque implica un riesgo. Las oportunidades de empleo hacen que la gente opte por la cuenta ajena”, dice Ortega.

Todos los actores destacan la importancia de la constancia en el apoyo al emprendimiento. “No son políticas a corto plazo, sino programas de lluvia fina, de generar un ecosistema”, afirma Ortega. “El ecosistema emprendedor destaca por su carácter industrial. Las startups tecnológicas que tengan una aplicación industrial tienen un encaje perfecto en Euskadi”, cuenta Urzelai.

La aventura de emprender

Euskadi invertirá 295 millones en fomentar el emprendimiento

Perfil. El emprendedor en Euskadi suele ser un profesional con formación universitaria que ronda los 40 años. Destaca el papel de las mujeres emprendedoras, que llega casi al 50%.

Nuevo perfil. Los expertos señalan un cambio. “Hay una nueva generación que emprende en industria 4.0, big data o intenet de las cosas”, cuenta Iñaki Ortega. La universidad de Mondragón imparte desde 2009 un grado centrado en el emprendimiento –LEINN–, donde los alumnos crean su propia empresa.

Reconocimiento. “Falta una labor de reconocimiento social del empresario. Aquí era algo que estaba mal visto. En otras culturas consideran que genera empleo y crea riqueza”, señala Gonzalo Artiach.

Abrir una empresa en España requiere 13 días de media, según el informe Doing Business del Banco Mundial. “Crear una compañía es fácil, pero lo más complicado es conseguir un primer cliente”, apunta Gonzalo Artiach, fundador de Decidata, una startup de Getxo (Bizkaia) que se dedica a la ayuda a otras empresas en la toma de decisiones mediante análisis de datos.

Esta compañía resultó elegida en uno de los programas de emprendimiento más conocidos, el BIND 4.0, una aceleradora que ofrece la posibilidad de firmar un contrato con una gran empresa industrial, explica Urzelai. “Para nosotros fue decisivo ser uno de los ganadores”, cuenta Artiach. Con esta iniciativa, Decidata logró un contrato con Euskaltel y este año prevé alcanzar una facturación de 175.000 euros.

Source link