Coca Cola: Coca-Cola paga un millón de euros a quien descubra un sustitutivo natural del azúcar | Compañías

Coca-Cola ha lanzado el reto ‘The sweetener challenge’ a nivel mundial en el que ofrece hasta un millón de dólares (837.538 euros) a los científicos que descubran nuevos edulcorantes, de origen natural y seguros para la alimentación, que permitan endulzar bebidas y alimentos.

En concreto, la multinacional de bebidas refrescantes, que se ha marcado en su hoja de ruta reducir el uso de azúcares, tiene como objetivo atraer la innovación al entorno de los edulcorantes, según ha informado en un comunicado.

De esta forma, la compañía ha lanzando dos campañas en la plataforma HeroX, que buscan apoyar el compromiso de la multinacional con la innovación y con la renovación de su catálogo de bebidas, mientras sigue buscando ingredientes que satisfagan los nuevos gustos de los consumidores.

“Buscamos mejorar y renovar nuestros ingredientes, y somos conscientes de que las ideas más increíbles pueden estar en cualquier rincón. Estos desafíos están ligados a nuestro deseo de seguir elaborando bebidas que nuestros consumidores quieran beber y a nuestra apuesta por ir siempre
más allá para seguir creando ese sabor que le gusta a la gente, pero con menos o sin azúcar”, ha explicado el jefe de innovación de Coca-Cola, Robert Long.

Coca-Cola ha anunciado este año su estrategia para convertirse en una compañía total de bebidas modificando su modelo operativo y de crecimiento para alinearlo con los nuevos hábitos de consumo y las preferencias de la gente, para lo que ha apostado por reformular sus recetas,
reducir el contenido de azúcar y apostar por nuevos productos para ampliar su portafolio.

Source link

Los mejores tomates, en Huerta de Carabaña | Fortuna

Hace unos meses que abrió en pleno meollo gastronómico de la madrileña calle de Jorge Juan. Sin embargo, Huerta de Carabaña no pretende ser uno de esos lugares de encuentro en los que se dejan ver algunos, sino ser uno de esos locales a los que la clientela va a comer bien.

La base de la cocina del propietario, Roberto Cabrera, son las hortalizas y verduras, procedentes de la propia huerta ubicada a 50 kilómetros de Madrid, en Carabaña, tierra de aceite y manantiales que desde tiempos inmemoriales estuvo poblada por romanos y visigodos. Conocida como la huerta de Madrid, hoy es un espectáculo entrar en el restaurante, en el que exhiben cestos de tomates, que preparan de una manera sencilla. Un toque de aceite, de sal, un poco de cebolla y nada más.

Merece la pena probar, en la zona del bistró, este tomate moruno (10 euros). Como también la indispensable ensaladilla rusa (9 euros) o el hummus de garbanzos (10 euros).

Tomate moruno.
Tomate moruno.

Entre los entrantes calientes ofrecen unas cremosas croquetas de jamón, elaboradas con ibérico Joselito (9 euros), una parrillada de verduras (10 euros) o un calamar de potera a la brasa (18 euros).

Tampoco falta un guiso, como el de callos, morro y pata (12 euros), aunque los platos fuertes son los arroces, entre los que destacan el de verduras (18 euros), el de gamba roja (24 euros) o el de calamar (22 euros). Tampoco faltan los mar y montaña. Entre los primeros, inevitablemente, es temporada alta, el bonito del Cantábrico, que sirven acompañado de verduras y de unos tomates ligeramente escalfados (20 euros), o el mero a la brasa (24 euros). Para los carnívoros, un pollito de grano (20 euros), lomo bajo de vaca (24 euros) o solomillo también a la brasa (22 euros).

Las opciones de postres pasan por una tarta de queso (5 euros) o un surtido de helados (6 euros). Este verano, Huerta de Carabaña ha decidido apostar por la coctelería, elaborando combinados a base de frutas y de verduras. Entre ellos, el de la huerta, hecho con apio, pepino, albahaca y ron blanco; el Bloody Mary, con vodka y zumo de tomate natural de la variedad moruno, etcétera.

Huerta de Carabaña: Bistró y terraza: calle Jorge Juan, 18. Madrid. Teléfono: 910 830 007.

Source link

El embutido, el Ferrero Rocher de la montaña leonesa | Compañías

Todo comenzó en los años cincuenta, en Geras de Gordón [León]. Mis abuelos tenían una tienda de ultramarinos muy conocida en la zona, en la que podías encontrar desde herraduras de caballo hasta legumbres. Atraía a mucha gente de la provincia porque regentaban también una posada con mesón, heredado de mi bisabuela paterna”, cuenta Natalia Ordóñez Gutiérrez (1979), nieta de doña Jacoba, hoy responsable de calidad y exportaciones de este negocio familiar, situado entre montañas en la reserva de la biosfera del Alto Bernesga.

Es la tercera generación al mando de Entrepeñas, una empresa leonesa dedicada a la elaboración de embutidos artesanos, con más de 60 años de tradición. “Comenzaron a hacer matanzas pequeñas para la casa y después empezaron a venderlo en su tienda de ultramarinos y el mesón. Como la gente venía de tantos sitios [era y es un lugar de pastoreo por excelencia], nos dimos a conocer. Todo el mundo hablaba de los embutidos de Geras, y poco a poco aumentó la demanda y las matanzas”, prosigue Ordóñez.

Este negocio familiar factura cerca de dos millones, el 20% proviene del exterior, con siete tiendas en León
y Asturias

El producto estrella típico de la región es la cecina de León IGP (indicación geográfica protegida). Fabrican 150.000 kilos anuales de carne de babilla, contra y tapa tras un proceso de salazón, curado mínimo de siete meses y cinco horas de humo, el toque distintivo que hace a la vez de antioxidante y conservante natural. O el chorizo (150.000 kilos), picante y normal, con solo un mes de curación y cinco horas de humo.

“Mi abuela enviudó muy pronto y se quedó a cargo de todo, con tres niños pequeños, pero lo sacaron adelante. Cuando sus hijos se hicieron mayores [entre ellos su madre, Rosa María Gutiérrez, dedicada a la cocina], se encargaron del negocio y empezaron a hacer reformas y a profesionalizarlo. En los ochenta y a finales de los noventa se ampliaron las instalaciones: se construyó un restaurante y una fábrica más grande, ampliada [esta última] dos veces”, reseña.

Chorizo ya curado.
Chorizo ya curado.

En total, Entrepeñas fabrica al año 500.000 kilos de embutidos y salazones, entre los que destacan el jamón, el lomo y el salchichón. Y como últimas novedades incorporadas están la lengua de vacuno curada; las conservas de embutidos o untables (en botes de 400 gramos, desde 2,50 euros) de chorizo, salchichón y cecina; la morcilla en conserva, hecha a la plancha y lista para calentar, y la esencia de cecina (caldo en botella de un litro concentrado desde 2,90 euros), un extracto de cocido que en vez de jamón utiliza este tipo de carne con verduras y garbanzos. “Un boom el año pasado”, según la compañía, porque tiene mucho sabor y se consume sobre todo en invierno para bases de arroces, legumbres y guisos.

Fuera de la IGP, comercializan una marca propia, la Suprema de cecina, que se elabora con el corazón de la contra de la vaca, más jugosa por sus mayores vetas de grasa.“Hoy estamos al mando la tercera generación, somos los nietos de doña Jacoba, que era mi abuela; están mis hermanos (soy la mayor) y primos. Pero seguimos casi todos en el negocio”, señala Natalia Ordóñez.

La magia del entorno

La fabricación es estacional, como la del Ferrero Rocher, solo en invierno (octubre-marzo o abril, depende del año). Es que para conservar estas técnicas ancestrales de curación y evitar el uso de conservantes se necesita una temperatura inferior a 15 grados, explica. “En cuanto suben de 15, paramos la producción”, recalca.

Por eso la importancia de la montaña. Geras de Gordón está a 1.200 metros de altitud, con heladas frecuentes. Los inviernos suelen ser largos, con mucho frío, y secos. Aquí no hay humedad, como sucede en Asturias, donde imperan los chorizos de León por esta razón.

La cecina de León recién cortada, el producto típico de la región.
La cecina de León recién cortada, el producto típico de la región.

“En la montaña es donde mejor se cura el embutido de manera natural. Las condiciones son ideales para elaborarlos sin utilizar químicos ni ingredientes artificiales. Solo frío, humo de roble y encina, ajo y pimentón. No necesitamos nada más; es una de nuestras ventajas competitivas”, insiste.

La empresa factura casi dos millones de euros, el 20% proviene de las exportaciones, con una plantilla de 31 empleados, la mayoría de la zona. Sus principales mercados son Francia (chorizo específicamente), Italia, Suiza (donde curiosamente gusta más la cecina magra de la parte de la babilla, sin vetas, a diferencia de España), Bélgica, Holanda, Suecia, Dinamarca y Andorra. Mientras que fuera de la Unión Europea llegan a Hong Kong y Macao (China), República Dominicana, Islas Turcas y Caicos, las Antillas francesas, Birmania y Tailandia.

“Cada día tenemos nuevos adictos, nuevos clientes que nos demandan por correo el producto”, dice. Aunque, en ocasiones, tienen que afrontar algunas barreras comerciales. “En muchos casos, los problemas son las restricciones aduaneras. A veces, es tanto el follón de papeleos que se cansan y no siguen”, lamenta.

Entrepeñas quiere ahora conquistar el sur de España, “el norte lo tenemos más controlado”, admite Ordóñez. De ahí que contemplen abrir una tienda propia en Madrid, sin fecha prevista. “Estamos buscando local; nuestra idea es una expansión vertical”, apunta. Y consolidar su presencia en Alemania vía distribuidores, donde ya venden su producto pero aún con poca penetración.

Además, está en proceso la adquisición de la certificación halal, que avala a la comunidad musulmana que el animal ha sido sacrificado mirando a La Meca, y para lo que construirán otra sala. Un nicho atractivo para este mercado es Francia. Y ha solicitado una ayuda al CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial) para la creación de tres productos, “todavía secretos pero que sorprenderán”, augura.

Más inversión en telecomunicaciones

La sede de Entrepeñas, en la localidad de Geras de Gordón, perteneciente al municipio de La Pola de Gordón (León).
La sede de Entrepeñas, en la localidad de Geras de Gordón, perteneciente al municipio de La Pola de Gordón (León).

Las deficiencias en telecomunicaciones son uno de los principales obstáculos que impiden un mayor desarrollo en la reserva del Alto Bernesga, denuncian desde Entrepeñas. Al ser un territorio entre picos se dificulta la cobertura de móviles o el acceso a la red.

“Nadie se preocupa por instalar antenas ni banda ancha que mejoren el funcionamiento de las comunicaciones móviles y de internet. Es un problema muy grande para nosotros, se nos dificulta el trabajo”, se queja Natalia Ordóñez, responsable de calidad y exportaciones de Entrepeñas.

En el Alto Bernesga operan cinco fábricas de embutidos, y es un referente en este tipo de actividad tradicional precisamente por sus buenas condiciones climatológicas. Sin embargo, su avance económico ha sido limitado –pese a que también se dedican a la ganadería extensiva y agroalimentación– fundamentalmente por la despoblación. Hoy, tras la caída de la minería, apuestan por el turismo rural. “Si quieren que se cuide a la población y se desarrolle, hay que dar facilidades”, reitera. A esto se suma la falta de colegios, transporte o que “cuando nieva nos quedamos aislados”.

Por esta razón, Entrepeñas es miembro de diversas asociaciones que buscan impulsar el entorno a través del esfuerzo conjunto. Resaltan la Asociación de Empresarios de la Reserva de la Biosfera Alto Bernesga; la autonómica de mujeres Entretantas, que reivindica el papel de las cocineras en un contexto de moda gastronómica en el que imperan los hombres, o para la Promoción del Chorizo de León, cuyos socios quieren que su producto pase de ser marca de garantía a IGP (indicación geográfica protegida). De hecho, el 20 de agosto celebrarán una feria en Geras de Gordón con este fin.

Source link

Borges debuta en Bolsa el lunes para ampliar capital a partir de septiembre | Mercados

El productor y vendedor de frutos secos Borges, propiedad de la familia Pont, protagonizará el quinto estreno de la Bolsa española el próximo lunes, después de Prosegur Cash, Neinor, Gestamp y Unicaja. Será una rara avis no solo en España sino en toda Europa, pues es la única empresa cotizada de su sector en el Viejo Continente.

La de Borges será una puesta de largo peculiar; la empresa ya cotiza desde 1987 en el segundo mercado de la Bolsa. Es un segmento casi desconocido y acceder a él por el común de los inversores es misión imposible; la mayoría de los intermediarios no permiten operar en él.

No habrá ampliación de capital ni colocación de acciones en el estreno. Pero Borges, que ya intentó sin éxito dar su salto a la Bolsa clásica en marzo del año pasado a través con una ampliación de capital por 23,5 millones de euros, ha ejecutado una reorganización societaria para la ocasión.

La empresa cotizada, Bain, ha absorbido cuatro filiales –Frusesa, Frusansa, Palacitos y Almendras De Altura–, de manera que los minoritarios de estas compañías se han convertido en accionistas del holding. Así, el capital libre en Bolsa (free float, en la jerga) pasará del 5,5% a cerca del 11%.

Deberes y otras claves de la compañía

  • La marca está más que consolidada, con su conocido logotipo formado por el nombre sobre un fondo rojo junto a un dibujo de una almendra y una nuez en todos los supermercados. En los tres primeros trimestres de su ejercicio fiscal, que concluyó el 31 de mayo, facturó 148 millones, con un beneficio operativo bruto (ebitda) de 6,3 y un resultado neto de 3,3. Uno de los retos de la compañía es reducir su deuda financiera neta, de 44,6 millones a cierre de febrero, lo que supone una ratio de apalancamiento frente al ebitda de 7,1 veces. Es cierto que este nivel bajará al computar el ebitda de todo el ejercicio fiscal. Borges presentará sus cuentas anuales, salvo sorpresa, la próxima semana.
  • Borges suspendió el dividendo en 2010, tras entregar 0,06 euros por acción en diciembre de 2009. Desde entonces no ha pagado a sus socios. En la ampliación programada en 2016 la empresa planteó repartir el 30% del beneficio, pero siempre que su ratio de endeudamiento financiero neto ajustado fuera inferior a 2 veces y hubiera ejecutado las inversiones proyectadas.

La familia Pont controla el 89% del capital, pero abre la puerta a vender una parte de su participación para elevar su liquidez

A su vez, Bain ha ejecutado una fusión inversa con su filial Borges SA, la marca visible del grupo, que se ocupa de la comercialización de los frutos secos y que concentra el 97% de las ventas del grupo. Era titular además de las autorizaciones y licencias necesarias para operar en los 60 países en los que está presente

La ecuación de canje será de una acción existente por una nueva, y los títulos se estrenarán en la Bolsa el día 24. Bankinter ha sido la entidad agente de la operación. La capitalización no variará, por tanto, respecto a los 55 millones de euros que vale ahora. La última vez que cotizó fue el 6 de julio, cuando cerró a 16,65 euros por acción. Marcó su máximo histórico de casi 21 euros a finales de febrero del año pasado.

El número de accionistas previo a la reestructuración societaria era de unos 150 y subirá hasta el entorno de los 180. Además, el paso al mercado sénior facilitará que la base de socios continúe creciendo. La compañía prepara una ampliación de capital a partir de septiembre para elevar el free float al 25% que exige la CNMV para cotizar en la Bolsa tradicional. El plazo para alcanzar ese porcentaje es de 12 meses, y Borges ya está en contacto con varios intermediarios para elevar su capital.

Tras el fallido intento de 2016, el contexto actual es más favorable, y la cantidad previsiblemente cambiará. Borges abre la puerta además a que la familia Pont venda una parte de su actual participación para elevar el free float de la compañía.

Source link

Maille, el paraíso de la mostaza de Dijon | Fortuna

Hay lugares que son conocidos mundialmente por un producto singular, por su tradición y por su calidad, y con el que son asociados de forma casi automática. Si a Santoña se la reconoce por sus anchoas, a Denia por su gamba roja o a Burdeos por sus vinos, cuando alguien habla de Dijon, lo primero que se le pasará por la cabeza a quien lo escuche será la mostaza.

Y es así porque esta localidad de 150.000 habitantes, capital de la región de la Borgoña, se especializó en el cultivo de semillas para su elaboración alrededor del siglo XIV, y su particular sabor y sus métodos de elaboración la convirtieron en un motor económico de la zona y en un producto muy apreciado. Hoy se sigue hablando de “mostaza de Dijon”, pese a que gran parte de la producción ha sido deslocalizada en los últimos años, fruto de la absorción de sus empresas por parte de las grandes multinacionales de la alimentación, y pese a que cerca del 80% del grano de mostaza utilizado, que debe ser negro, procede de Canadá. Es su elaboración la que le hace mantener su nombre. Consiste en, primero, limpiar las semillas, después dejar humedecer en una mezcla de vinagre, agua, sal y cítricos, tras lo cual se muele, se tamiza y se deja reposar, hasta adquirir su textura y sabor característicos.

De entre todas las casas de mostaza de Dijon, Maille es considerada la número uno. Su tienda permanece en la misma ubicación, en la principal calle de la localidad, desde 1845, aunque fue fundada en 1747, hace 270 años, con París como primera localización. Su nombre se lo dio Antoine-Claude Maille, un reputado experto en vinagres. Su padre, del mismo nombre, descubrió que el vinagre tenía propiedades médicas, y lo utilizó para combatir la peste a principios de aquel siglo.

El interior de la tienda, donde hay más de 35 variedades de mostazas.
El interior de la tienda, donde hay más de 35 variedades de mostazas.

Este local es el establecimiento comercial más longevo de Dijon, y en él se venden 35 tipos diferentes de mostaza envasada, además de otras cinco servidas a través de grifos, como si de una cerveza se tratara. Mostazas con sabor a parmesano y nueces o a tomate seco conviven con ediciones especiales como la del 270 aniversario, elaborada con trufa blanca y que es la más cara de las que tienen en la tienda: 49,50 euros el tarro de 250 gramos. Las variedades envasadas parten desde 5,5 euros el frasco de 108 gramos, y también se despachan encurtidos, vinagres, salsas… Aunque nada vende tanto como la mostaza original de esta casa, que no utiliza vinagre, sino vino blanco, lo que aumenta la potencia de su sabor. Todas pueden probarse en una tienda donde destaca un documento que acredita que esta casa fue proveedora en exclusiva de mostaza del emperador Napoleón III, como antes lo fue de Luis XVIII o de la emperatriz Catalina II de Rusia.

Un local que intenta guardar las esencias de lo que en su día fue la gran industria de la región. Al menos, todo lo que se puede siendo un reclamo turístico. Como cuenta Benjamin, uno de sus trabajadores, “por aquí pasan clientes de Reino Unido, EEUU, Australia, China, Corea del Sur… de todo el mundo”. También cuentan con una tienda en París, Burdeos o Londres.

Source link

Paloma Oliva: pasión por la gastronomía y el oro líquido | Fortuna

Lo lleva en los genes y, casualmente o no, en su propio apellido. Paloma Oliva (Plasencia, 1989) es, junto a su hermano Fernando, la tercera generación familiar al mando de La Chinata, empresa dedicada en cuerpo y alma al aceite de oliva virgen extra, el “oro líquido”, en sus diferentes formas y variedades:desde productos gourmet para su uso gastronómico hasta una línea de cosméticos para el cuidado facial, corporal y capilar tanto para mujeres como para hombres. Una empresa radicada en Plasencia (Cáceres) que factura unos 17 millones de euros al año y en la que Paloma Oliva estaba predestinada para trabajar.

“Tengo relación con el negocio desde que tengo uso de razón. Mi padre siempre nos ha transmitido su pasión por el aceite de oliva virgen extra y por el negocio, tanto a mi hermano y a mí”, afirma la empresaria. “Mi casa y mi familia no se entendería sin el aceite, es algo que nos ha marcado a todos, sin duda”.

Oliva estudió Derecho y Empresariales. Reconoce que tuvo dudas sobre si finalmente vincularse al negocio familiar. Ahora, con mayor perspectiva, afirma que tomó la decisión correcta. “Soy feliz, es un trabajo muy divertido y satisfactorio”, siempre ligada a uno de los productos más apreciados en la cocina. “Es la grasa vegetal con más virtudes que existe. Cada vez se usará más tanto en gastronomía como en el cuidado de la piel. Está generando un gran interés en todo el mundo”.

Un perfume

La fragancia predilecta de Paloma Oliva tiene mucho que ver con la alta costura. El modisto libanés Elie Saab fue uno de los más destacados en la última semana de la moda de París y da nombre al perfume que la empresaria utiliza siempre. Un básico en su día a día, al igual que su receta para cuidar cuerpo y mente: comer de manera muy saludable y descansar lo máximo posible. Aunque, reconoce, su tarea pendiente es el deporte.

Cocina desenfadada

Además de todo lo relacionado con el aceite de oliva, que no deja de ser su trabajo diario, la otra gran pasión de la directora general de La Chinata es la gastronomía. Paloma Oliva dice que son muchos sus restaurantes preferidos, algo lógico en una época donde la oferta es cada vez mayor y más completa. “Pero siempre que puedo voy con mi marido a Sala de Despiece (Ponzano 11, Madrid), uno de mis favoritos”.

Próximo destino…

La Chinata lleva meses acometiendo una ambiciosa expansión internacional. El negocio exterior ya supone el 15 % de su facturación, y entre las distintas aperturas hay que destacar la de París, un espacio de 35 metros cuadrados a tres minutos a pie de las Galerías Lafayette. La capital francesa es la ciudad favorita de Oliva, aunque el sitio aún desconocido para ella y que desea visitar es San Francisco. ¿Irá de la mano de una boutique de La Chinata?

Su aceite favorito

Elegir uno predilecto podría resultar complicado para una experta en aceites. Pero Paloma Oliva lo tiene claro y elige la variedad manzanilla cacereña, elaborada con aceitunas del inicio de campaña con una corta maduración. “Tiene un sabor con personalidad y un equilibrio perfecto entre el picante, dulce y amargo. Además, tiene un aroma a fruta madura muy denso que lo hace perfecto para disfrutar en crudo”.

Sus tiendas

El estilo de Oliva es sencillo. Afirma que lo que nunca le falta en el armario son unos vaqueros y una blusa. A la hora de irse de compras, sus tiendas preferidas para adquirir alguna prenda son Zara y Mango. Aunque si se presenta una ocasión especial por delante, las preferencias de Paloma Oliva van hacia otros establecimientos:“”Para alguna celebración me encantan Sandro y Maje”, reconoce.

Caprichos viajeros

Siguiendo con su afición por la restauración, explica que sus caprichos suelen ser, básicamente, gastronómicos y turísticos, en lugar de objetos materiales. Principalmente destaca las salidas de fin de semana con su familia, en las que conjuga ambas aficiones. La última de este tipo la hizo a Comporta, una pequeña localidad costera de Portugal, al sur de Lisboa. “Me encanta Portugal y disfrutar de su gastronomía”, afirma.

Source link

Coca-Cola reducirá en España un 12% el contenido de azúcar hasta 2020 | Compañías

Juan José Litrán, responsable de relaciones corporativas de Coca-Cola Iberia, ha asegurado que “pagaremos todos los impuestos”, en referencia al gravamen a las bebidas azucaradas en Cataluña, aunque añadió que “no están de acuerdo” con esta medida que ha tildado de “discriminatoria”.

El directivo ha añadido que todavía es temprano para medir el impacto que haya podido tener este impuesto en las ventas, puesto que lleva dos meses en vigor. Sin embargo, ha asegurado que “si se tiene de verdad un objetivo sanitario de reducción de la obesidad, se tendría que gravar también a otros ingredientes y nutrientes que sean causantes”.

Source link