Las tres tendencias del mercado que los inversores no deben perder de vista, según Fidelity | Mercados

En el cuarto trimestre del año, los mercados financieros en general atraviesan un momento dulce, con la Bolsa de Nueva York y el Dax en niveles máximos superando adversidades. Es la Bolsa española la que está a la zaga, afectada por el problema local del independentismo en Cataluña. Pero a uno y otro lado del Atlántico, los inversores parecen tomar velocidad, pese a algunas advertencias de sobrevaloración de algunos activos. En este punto, desde Fidelity International se preguntan cuánto más pueden durar “los buenos tiempos” al detectar que sí hay cierta inquietud ante la segunda racha alcista del mercado más larga desde la Segunda Guerra Mundial.

Las últimas perspectivas de inversión de la firma ponen de relieve que las valoraciones de algunas áreas se mueven en niveles ciertamente elevados pero, en general, se mantienen alejadas de los máximos del 2000. “Desde un punto de vista fundamental, seguimos estando en el entorno ideal de crecimiento e inflación bajos que ha creado la positiva coyuntura en que se mueven los mercados desde hace algún tiempo”, asegura. Así, identifican tres grandes tendencias a tener en cuenta durante el próximo trimestre.

“El mercado alcista está en su recta final, pero por ahora solo se puede esperar”, sostiene la firma, que señala que “algunos de los factores que han sostenido el actual mercado alcista “empiezan a agotarse, aunque la historia sugiere que la situación actual podría prolongarse algún tiempo”. Cree que salir del mercado antes de tiempo supondría dejar escapar potenciales de rentabilidad, dado que el crecimiento mundial todavía es sólido y los resultados empresariales siguen dando apoyo. “Las rentabilidades por dividendo del S&P 500 son superiores a los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE UU a 10 años, por lo que las acciones siguen teniendo cierto apoyo atendiendo a las valoraciones relativas”, señala. Así, recomienda “aguantar” por el momento al tiempo que pensar en protegerse frente al riesgo de caídas.

Sobre Estados Unidos, sostiene que si el crecimiento no registra una aceleración o una ralentización, los valores tecnológicos deberían seguir siendo protagonistas. En cuanto a Europa, recalca que las inquietudes políticas se han disipado (salvo en España) y las bolsas se han beneficiado de un efecto de equiparación tanto en beneficios como en valoraciones. Es por eso que aconseja ser selectivos con los valores, dado que “las ganancias fáciles se han acabado”.

Los bancos centrales son omnipresentes en los mercados. Que si la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos subirá otra vez tipos en diciembre (o no) y que si el Banco Central Europeo (BCE) va a anunciar el inicio de la retirada de estímulos (o todavía no). Sea cuando sea, lo que hagan o piensan hacer marca el paso de los mercados continuamente. Es por eso que nunca deben obviarse sus reuniones y palabras. Para Fidelity, actualmente, los bancos centrales tienen ante sí la difícil tarea de separar los factores cíclicos de los estructurales y se pregunta si “estamos viendo una recuperación sostenible o simplemente un rebote cíclico dentro de un entorno de estancamiento a largo plazo”.

En su opinión, “la recuperación cíclica actual no es suficiente para justificar unos rendimientos significativamente más altos a tenor de problemas estructurales como el exceso de deuda, el envejecimiento de la población y la baja productividad, que dan a los inversores y a los bancos centrales muchas razones para prever que el crecimiento y la inflación seguirán siendo bajos durante algún tiempo”.

Y la inflación es la que principalmente está detrás de las políticas monetarias de los bancos centrales. Fidelity piensa que “a la vista de las bajas tasas de paro, cabría esperar que hubiera presiones inflacionistas derivadas de las subidas salariales, pero no están dándose”.

La inflación estadounidense ha sido inusualmente baja durante seis meses consecutivos. La presidenta Yellen cree que la debilidad de la inflación será temporal, a pesar de recortar las propias previsiones sobre esta variable de la Fed. Sus proyecciones siguen indicando una subida de tipos en diciembre y tres subidas “dependientes de los datos” en 2018. De continuar la debilidad de la inflación, se plantearían dudas sobre el verdadero estado de la economía estadounidense, por lo que esta variable es el dato a seguir, comenta la firma.

“Creemos que la Fed podría verse obligada a pecar de cautela, lo que limitaría los ascensos de los rendimiento”, según la visión general de Fidelity en renta fija.

Inversiones alternativas

– Inmuebles comerciales:

Europa continental. El mercado se beneficiará de una aceleración del crecimiento económico sumada a una política monetaria sin cambios. Así, la estrategia preferida de Fidelity es centrarse en productos Core Plus/Valor añadido.

Reino Unido: Las pobres perspectivas económicas a causa del Brexit siguen siendo la principal dificultad. Centrarse en la seguridad de los alquileres y los inquilinos debería generar resultados superiores, dice la firma.

Materias primas: Los fundamentales de la energía son positivos a corto plazo, pero la flexibilidad que demuestra la oferta en la industria estadounidense del esquisto limita las perspectivas a medio plazo.

– Infraestructuras: Apoya especialmente el sector de energías renovables dado que opina que esta clase de activos sigue siendo útil por sus rentabilidades diversificadoras y suele generar mayores rendimientos y conlleva menor apalancamiento en los proyectos.

Source link

El PSOE propone un pacto que devuelva 40.000 millones de euros a los asalariados | Mi dinero

El Partido Socialista plantea una serie de medidas de política salarial para superar la precariedad contractual y remunerativa que se ha generado en la salida de la crisis. A su juicio, desde el año 2008 los asalariados han perdido unos 40.000 millones de euros de riqueza nacional, que con la “devaluación salarial han ido a parar a manos de los beneficios empresariales”. Los responsables económicos del nuevo PSOE que lidera Pedro Sánchez recuerdan que este año, tras cuatro de crecimiento, se recuperará el PIB de 2008, pero con dos millones de trabajadores menos, y con una recuperación muy fuerte de la productividad aparente del factor trabajo.

Para recuperar los 40.000 millones de euros de riqueza perdida por los asalariados, el Partido Socialista propone acabar con la reforma laboral que “ha consagrado la devaluación salarial como mecanismo de recuperación de la economía”, y un golpe de timón en la negociación colectiva que reequilibre el poder de decisión en las relaciones industriales y devuelva el protagonismo a los convenios sectoriales. Considera también que debe firmarse un compromiso de rentas para los próximos cuatro años con subidas del 2% al 3% para 2018 y que oscilen entre el 2,5% y el 3,5% para cada uno de los tres años siguientes (2019, 2020 y 2021).

Esta propuesta, que tiene un parecido elevado con la defendida por los sindicatos en la negociación fracasada con la patronal, ha sido presentada ya al ministro de Economía, Luis de Guindos, y a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en una reunión reciente en la que, según el PSOE, no descalificaron los términos de la propuesta. Eso sí: el PSOE insiste en que no quiere suplantar las funciones de los sindicatos y la patronal, y que deberían ser ellos quienes negociasen su contenido.

Un SMI de 1.000 euros

Con carácter general, consideran los responsables de economía del PSOE que la negociación de los salarios debe respetar siempre la generación de productividad, de tal manera que las subidas de sueldos sean superiores a la inflación, pero inferiores a la productividad esperada.

La propuesta de los socialistas lleva aparejadas también medidas para la remuneración de la función pública y la revisión del salario mínimo interprofesional. En este asunto plantean pactar con los sindicatos y los empresarios una subida gradual para los tres próximos años que lleve la remuneración mínima interprofesional hasta los 1.000 euros mensuales desde los 707 euros actuales. Tal avance supondría un incremento agregado del 41,44% y una subida de unos 98 euros más al mes cada uno de los tres próximos ejercicios.

Para los nuevas contrataciones en cada uno de los sectores económicos, el Partido Socialista estima que en el ámbito de la negociación colectiva se establezcan salarios mínimos de entrada para atajar desde el inicio la precariedad retributiva.

Para los funcionarios proponen que para 2018 la subida sea igual a la inflación y que se incorpore tanto en 2018 como en los ejercicios siguientes un complemento que permita recuperar lo que consideran que se ha perdido en los años de la crisis. Estiman que también debería proseguir la reducción de la jornada laboral de los trabajadores del sector público hasta llegar a las 35 horas semanales sin disminución de las retribuciones económicas.

Source link

Por qué Venezuela recurre a una empresa de EE UU para imprimir sus billetes | Mercados

Venezuela no tiene capacidad para imprimir las ingentes cantidades de billetes que necesita su economía, sumida en una espiral inflacionista. Por eso subcontrata parte de la producción a empresas especializadas. Las últimas remesas de billetes de 100 bolívares llegaron al país caribeño procedentes de una fábrica sueca, propiedad del grupo norteamericano Crane Currency (con sede en Boston).

El encarecimiento imparable de precios ha obligado a Venezuela a requerir la impresión de millones de billetes de diferentes denominaciones, unas necesidades que sobrepasaban la capacidad de producción de la Casa de la Moneda de Venezuela (CMV).

Crane Currency no es la única empresa contratada por el Gobierno de Nicolás Maduro para fabricar moneda. Desde 2015 ha recurrido también a De la Rue (de Reino Unido), Oberthur Fiduciaire (Francia) y Giesecke & Devrient, G&D (Alemania). También han negociado con la rusa Goznak y parte de la producción fue subcontratada a Canadian Bank Note Company.

El caso de Venezuela no es único. Se calcula que la mitad de los 200 países soberanos recurren a compañías especializadas para fabricar su moneda.

Un puñado de firmas, la mayor parte de ellas centenarias, se ha encargado de elaborar entre el 10% y el 20% de los billetes en circulación en todo el planeta. Incluso los países más poderosos, como Estados Unidos, recurren en ocasiones puntuales a estas compañías. Crane Currency lleva desde 1879 fabricando dólares para el Departamento del Tesoro. Y G&D fabrica euros por encargo del Bundesbank.

Eficiencia y especialización

Además de una cuestión de hiperinflación o de demandas puntuales, las razones para que muchos países opten por contratar a Crane, De la Rue u Oberthur son puramente económicas. Imprimir billetes es caro, requiere de maquinaria muy especializada y una capacidad de renovación tecnológica importante para combatir a los falsificadores.

Los especialistas en impresión de billetes tienen una gran experiencia en el procesado de diferentes tipos de papel, en la creación de marcas de agua, en aplicar tintes que cambien de color según la luz y en la introducción de hologramas y bandas de seguridad.

Los países más pequeños son los que suelen recurrir más a empresas como Crane. Sus presupuestos son limitados y no necesitan imprimir demasiados billetes, por lo que comprar la sofisticada maquinaria de producción de billetes no es asumible. Así, Crane ha fabricado guaraníes para Paraguay, dólares para Liberia y chelines para Tanzania.

Aunque lo más habitual es que las autoridades monetarias del país opten por diversificar sus proveedores de billetes. Por ejemplo, los laris de Georgia son elaborados por De la Rue, Giesecke & Devrient y Oberthur Fiduciaire.

Euros de ricos y euros de pobres

Sede del Banco Central Europeo (BCE), en Fráncort.
Sede del Banco Central Europeo (BCE), en Fráncort.

En la zona euro es un comité del Banco Central Europeo (BCE) el que decide cuánto dinero debe imprimirse cada año y dónde se imprimirá. Todos los países de la eurozona producen una parte, en función del tamaño de su economía. Curiosamente, los billetes de mayor denominación son fabricados sobre todo por países ricos, mientras que los de cinco euros son producidos por las economías más modestas.

Billetes de 500 euros. Aunque el BCE ya ha acordado dejar de fabricar billetes de la mayor denominación (en un intento de luchar contra la economía sumergida), desde 2012 este tipo de billete se ha producido únicamente en tres países: Austria, Alemania y Luxemburgo, tres de los Estados más ricos de la Unión Europea. Los de 5 euros son producidos por España, Portugal, Grecia, Irlanda…

Source link

La inflación sube al 1,6% en agosto por los carburantes | Mi dinero

Los precios volvieron a subir en España durante el mes de agosto, y a mayor ritmo. En concreto, el Índice de Precios de Consumo (IPC) situó su variación anual en el 1,6% este mes, lo que supone una décima por encima de la marca registrada en julio, según avanza el indicador adelantado publicado este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El organismo apuntó que el crecimiento de la tasa interanual del IPC se ha debido fundamentalmente a la subida de los precios de los carburantes, dado el encarecimiento del gasoil y la gasolina.

El IPC interanual arrancó el año en el 3%, su tasa más alta desde octubre de 2012. En febrero se repitió el mismo porcentaje, pero en marzo, por primera vez en siete meses, la inflación recortó su tasa interanual hasta el 2,3%.

En abril el IPC volvió a subir, hasta el 2,6%, y en mayo cayó hasta el 1,9%. En junio volvió a bajar, hasta el 1,5%, y en julio se repitió esta tasa. La de agosto es la duodécima tasa positiva que encadena el IPC interanual tras ocho meses en negativo.

En paralelo, el indicador adelantado del índice de precios de consumo armonizado (IPCA) –que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona euro– se situó en agosto en el 2 % interanual, tres décimas más que en julio. En términos mensuales, este indicador sube un 0,2 %.

En todo caso, el l INE publicará datos definitivos de la inflación correspondientes al mes de agosto el próximo 13 de septiembre.

Por su parte, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) avanzó este miércoles que su previsión es que el IPC cerrará el año por debajo del 1%. Su presidente, Lorenzo Amor, cree que si se cumple esta expectativa se favorecería el mantenimiento de la competitividad de la economía española, recoge Europa Press.

Además, con un IPC cercano al 1% a finales de año, los autónomos no van a ver incrementados de manera extraordinaria sus costes de producción, según Amor, que achaca a la fluctuación del precio de los carburantes el incremento registrado en el mes de agosto.

Source link

José Antonio Tamayo: “Vemos potencial en Telefónica, Acerinox, Técnicas y Bankia” | Mercados

En un entorno marcado por la fortaleza del euro y el revuelo causado por las la tensiones entre EE UU y Corea del Norte, José Antonio Tamayo, director general de mercado de GVC Gaesco Beka, analiza el devenir de la Bolsa. Con unas valoraciones cada vez más ajustadas, las posibilidades de encontrar rentabilidades se ven limitadas, pero sigue existiendo un puñado de compañías con potencial.

En los últimos tiempos se habla del apetito de los inversores por la Bolsa española. ¿A qué se debe?

El interés no se limita a España. La economía está creciendo sólidamente y se está creando empleo, mientras activos como el bund solo cotizan en el entorno del 0,4%. El apetito tiene que ver con lo poco que pagan los tipos de interés sin riesgo como consecuencia del crecimiento sin inflación y las políticas de los bancos centrales. La inflación ni está ni se la espera.

La tensión verbal entre EE UU y Corea del Norte ha protagonizado la semana. ¿Las caídas registradas ponen en peligro la tendencia alcista de los últimos meses?

La incertidumbre política la vemos como una excusa que está sirviendo para la toma de beneficios, especialmente, en el mercado americano. Además, esto se produce en un mes de escasos volúmenes en los que cualquier movimiento acaba teniendo una mayor repercusión. Lo más significativo de las últimas sesiones ha sido el aumento de la volatilidad.

¿Sigue teniendo recorrido la Bolsa?

Nos gusta más Europa que Estados Unidos, donde el S&P 500 cotiza a 25 veces beneficio.Y dentro de la renta variable diferenciamos por países. Al Ibex 35 le vemos potencial hasta los 12.000 puntos a 12 meses vista. En general, la renta variable europea no está cara, lo que pasa es que las rentabilidades grandes se han producido desde el año 2011 hasta ahora.Hemos entrado en una fase de ciclo de beneficios maduro.

¿En qué consiste ese ciclo?

Los resultados están creciendo, pero gran parte de este crecimiento tiene que ver con que los salarios no han subido, los gastos financieros han caído a mínimos y la reestructuración en las empresas se ha hecho. A partir de ahora hay que ver cuánto crecen las ventas y qué posibilidades hay de que los beneficios suban por encima de los ingresos.

Por sectores, ¿cuáles conservan los mayores potenciales?

Vemos potencial en las empresas de telecomunicaciones como Telefónica, Orange oTelecom Italia.Se trata de cotizadas que están baratas y tras las subidas del precio de sus tarifas verán incrementados los flujos de caja. Otro de los sectores atractivos es el industrial, que últimamente ha registrado fuertes caídas.Es un buen momento para bucear en un sector con firmas como Acerinox y Técnicas Reunidas, que cotizan a unos niveles atractivos. Para completar la lista incluimos algunos valores financieros con estrategias muy definidas, como es el caso de Bankia, BNP Paribas y Unicredit.

Y fuera del Ibex, por ejemplo en el MAB, ¿ven potencial a alguna empresa?

El principal problema del MAB no es de regulación, sino de cumplimiento del plan de negocio. Pero las empresas que cumplen con el plan de negocio tienen su reconocimiento en el mercado. Un ejemplo es NBI Bearing, que en lo que va de año acumula una revalorización del 18,3%.

En el apartado de los riesgos, ¿cuáles son las principales amenazas a las que tienen que hacer frente los inversores?

El principal riesgo son las valoraciones, que empiezan a ser mucho más ajustadas. Los tipos deberán ir normalizándose, algo que se dejará sentir en la renta fija. Cualquier corrección en los bonos suele afectar a las Bolsas. No obstante, no vemos correcciones del 20% ni en la Bolsa americana ni en la europea.

Y desde el punto de vista de los resultados empresariales, ¿qué esperan para la segunda mitad del año?

Para el segundo semestre, sin ser negativo, esperamos un menor aumento de los beneficios, algo que ya se ha observado en las cuentas del segundo trimestre respecto a los tres primeros meses del año.

El euro ha pasado de los 1,04 dólares a los 1,18, ¿a qué se debe? ¿Cuáles son sus pronósticos para los próximos meses?

Con una economía americana por delante de la europea y donde la Fed ha empezado a subir los tipos de interés, lo lógico es que el movimiento del dólar-euro se hubiera producido más lento y más tarde. Sin embargo, el nivel de confianza tras el triunfo de Emmanuel Macron en Francia ha aumentado y un crecimiento por encima de lo esperado justifican la cotización actual del euro. Lo lógico es esperar una reversión a la media y que retroceda al entorno de los 1,12-1,10 dólares.

Ahora que muchos cuestionan la subida de tipos en EE UU este año, ¿prevén que la Fed eleve el precio del dinero de nuevo?

Debería.Se tendría que ir normalizando poco a poco la política monetaria porque los tipos de interés cercanos a cero llevan a una mala diversificación del capital y los riesgos. Los banqueros centrales están muy preocupados por subir los tipos de forma rápida y que esto perjudique a algunas economías o sectores que continúan muy endeudados.

Source link

Cinco millones de salarios no esperan al pacto y tienen ya subidas del 1,3% | Mi dinero

Algo más de la mitad de los trabajadores por cuenta ajena están a la espera de un pacto entre las cúpulas patronales y sindicales que regule las relaciones económicas en las empresas para este año. Pero la otra mitad no ha esperado y ha cerrado las condiciones remunerativas, en la mayoría de los casos, ajustadas a las condiciones económicas de cada empresa o cada sector. Consideran que la vida de las empresas en las que trabajan no puede esperar hasta agosto para disponer de unas pautas sobre las subidas salariales o la duración de la jornada. Por ello, 4,8 millones de trabajadores han firmado ya alzas de sueldo de una media del 1,3%, mientras que poco más de cinco millones de trabajadores están a la espera.

Las cúpulas de la CEOE y los sindicatos CC OO y UGT están enredadas en una discusión de propuestas salariales muy estrechas desde el mes de enero, y ahora ya se han comprometido a que el resultado final estará disponible, si lo está, en julio.

Tras muchos tiras y aflojas, la patronal empresarial, que ha defendido en los últimos años un sistema de negociación más asimétrico para que cada empresa adapte las condiciones laborales a su verdadera situación financiera, ha establecido por fin una horquilla de subidas salariales que oscila entre el 1% y el 2,5%, cuya parte alta solo puede aplicarse si existe un crecimiento apreciable de la productividad en la empresa y su plantilla.

Los sindicatos manejan otra horquilla monetariamente más exigente, que oscila entre el 1,8% y el 3%, y son partidarios de un mecanismo de aplicación general para que dé cobertura a plantillas de empresas más pequeñas que no tienen capacidad de negociación. Por ello, creen que es imprescindible un acuerdo nacional salarial, y en su defecto la aplicación aguas abajo de acuerdos sectoriales o de grupos de empresas.

La cláusula de revisión

Bajo la excusa de la irrupción de la inflación, que ha vuelto en pequeñas dosis tras varios años de desinflación generalizada, los sindicatos han planteado la resurrección de una especie de seguro para las alzas salariales que estaba muerto y supuestamente bien enterrado desde hace varios años: la cláusula de revisión salarial. La práctica de la negociación y la intencionalidad de los empresarios en los últimos años, los de la crisis, habían impuesto la desaparición de esta figura, que contribuía, además de a mantener el poder de compra de los asalariados, a cebar la propia inflación. Tal mecanismo, junto con los deslizamientos por antigüedad, suponían un apreciable sobrecoste laboral que en los últimos años se ha desconectado de la política retributiva en las empresas.

Pues bien, los sindicatos insisten ahora en recuperar una cláusula de revisión que asegure que los salarios subirán al menos lo que lo haga la inflación, aunque el alza nominal inicial de las tablas salariales en los convenios se establezca en valores inferiores. Así, para este año, con una inflación media esperada del 1,5%, UGT y CCOO plantean que en caso de aplicar la horquilla de la CEOE, debe acompañarse con una cláusula de revisión que garantice que si el IPC supera el 1,5%, todos los salarios suban con carácter retroactivo al menos en la misma cuantía.

La patronal descarta todo pacto con la resurrección de tal cláusula. Y los sindicatos contraatacan con una petición de alza por parte de la patronal de la parte baja de la banda (del 1% al 1,5%), de tal forma que funciona como si se tratase de una cláusula.

La negociación sigue, y no es aceptable un desacuerdo; pero las posiciones de la CEOE no se moverán mucho más allá de donde están, hasta el punto de quizás mover la parte baja de la horquilla una o dos décimas, según fuentes conocedoras de la negociación.

La marcha de la negociación salarial a espaldas del pacto ha regulado las condiciones para 4,79 millones de asalariados. La subida salarial media es del 1,3%, con 1,32% para los 4,44 millones de trabajadores acogidos a convenios de sector, y de un 1,1% para los 345.000 empleados con convenio de empresa. Hay que recordar que en el año 2016 para un poco menos de 10 millones de trabajadores la subida media pactada fue del 1,06%, y del 0,69% en 2015. La subida pactada para los salarios de este año es muy similar a la de 2012.

El número de empresas acogidas a convenios firmados es ahora de 659.000, y solo 1.858 tienen convenios particulares. La jornada media pactada es de 1.757,6 horas anuales, ligeramente superior a la del año pasado.

Los convenios firmados este año suben un 1,64%

Divergencia salarial. Los acuerdos retributivos firmados en los años pasados (anteriores a 2017), pero con efectos sobre las nóminas de los trabajadores de este año, recogen una subida media del 1,23%, mientras que los ratificados en este año natural (2017) contienen un alza superior: 1,64%.

La mayoría del colectivo, entre el 1% y el 2%. Del total de asalariados con convenio cerrado para este año, 3,72 millones tienen pactada una subida que se encuentra entre el 1% y el 2%. Un millón adicional de trabajadores tienen una subida firmada inferior al 1%, y solo 142.000 disfrutarán de alzas superiores al 2%; por encima del 3%, apenas 18.500 empleados por cuenta ajena.

Subidas homogéneas. No hay prácticamente diferencia alguna entre el tratamiento salarial en los convenios de empresa entre el sector público y el privado. En este la subida salarial es del 1,12% para este año, mientras que en la empresa pública es del 0,9%, aunque solo afecta a 18.000 empleados.

Source link

Pedro Coelho: “Los ETF son todo ventajas para el inversor final” | Mercados

UBS ETF ha llegado a España hace unos meses, en septiembre, un mercado que, según su responsable, Pedro Coelho, “es de expansión rápida y muy interesante”. Ante el actual debate sobre qué tipo de gestión es mejor, activa o pasiva, tira por la calle de en medio y su propuesta es hacer gestión activa mediante la elección de ETF.

Aquí, los ETF no tienen la acogida que reciben en mercados anglosajones, por ejemplo; ¿han notado interés?

Muchísimo interés, tanto por parte de clientes privados como institucionales. Si miras las principales ventajas de este vehículo, ves que son fondos Ucits que cumplen todas las normativas europeas, pero además son mucho más transparentes. Hablamos de un vehículo que todos los días publica su cartera, de forma que el inversor o interesado puede consultar en nuestra web de qué valores está compuesto en cada momento. Además, es un producto muy líquido, un fondo cotizado que permite al inversor entrar y salir en cualquier momento que la Bolsa esté funcionando. Y en cuanto al coste, una característica importante, aunque no la única: son más bajos que otros fondos.

Tras años en NN Investment Partners, primero en la oficina de Lisboa y luego en Madrid, UBS ETF lo fichó para su desembarco en España

¿También se dirigen al inversor individual?

Por supuesto. Liquidez, transparencia, bajo coste, etc.; son todo ventajas para el inversor final. Pese a ello, es cierto que a día de hoy en España, al contrario que en otros países, los ETF todavía no están incluidos entre los productos que no tienen traspaso fiscal.

Se han planteado algunas dudas sobre ese tratamiento fiscal, ¿en qué fase estamos?

Ha habido una consulta a la Agencia Tributaria que dice que si los ETF cumplen los mismos requisitos que los fondos, podrían traspasarse sin tributar. Sin embargo, los intermediarios de mercado, mediante los cuales los inversores finales ponen sus órdenes de compraventa, preparan aún sus sistemas para que esa ventaja sea efectiva.

Se ha reavivado el debate sobre si la gestión pasiva es mejor que la activa, ¿qué opina?

No sé si es el único debate. La gestión activa te ofrece herramientas muy precisas a la hora de elegir clases de activos con el objetivo de obtener una rentabilidad. Y el ETF aparece como un vehículo que de forma muy precisa te va a dar la rentabilidad del mercado. Eso permite al gestor poder seleccionar de forma activa los ETF adecuados para su cartera y saber que van a cumplir con su objetivo de rentabilidad.

Pedro Coelho: “Los ETF son todo ventajas para el inversor final”

Entonces, ¿su propuesta es hacer gestión activa mediante gestión pasiva?

Eso es lo que está pasando en España. Es por donde empieza a surgir la demanda de los gestores profesionales. Los usan como un instrumento preciso de rentabilidad.

Pero, a largo plazo, ¿qué es más rentable?

Hay muchos estudios académicos, pero no soy académico. Nosotros mantenemos las dos estrategias. Gestionamos 250.000 millones de euros en gestión pasiva y 400.000 en activa, y lo hacemos desde hace muchísimo tiempo, con gestores muy buenos. Ambos instrumentos se pueden usar y el inversor tiene mucho donde elegir.

Dentro de los ETF, ¿cuáles son sus preferidos?

Trabajamos con MSCI para índices de renta variable y Blooomberg para renta fija. La estructura de la industria en Europa dice que más de dos tercios de los activos bajo gestión son de las acciones y nuestra oferta sigue esa proporción, ya sea Bolsa euro como Estados Unidos o Japón o emergentes. Además, somos líderes de mercado en fondos con filtro socialmente responsable (ISR) y dentro de renta fija y renta variable, en clases con cobertura de divisa, algo que nuestros clientes demandan mucho.

Nosotros mantenemos las dos estrategias: gestionamos 250.000 millones de euros en gestión pasiva y 400.000 en activa, y lo hacemos desde hace muchísimo tiempo, con gestores muy buenos

¿Y en renta fija?

Tenemos una oferta que está creciendo ya que ahí vemos este año estrategias muy interesantes, como el crédito americano o europeo, con gran diversificación; TIPS americanos, que son bonos protegidos ligados a la inflación, o bonos emergentes… Estrategias que tienen mucha demanda este año, pese a que la renta fija esté creciendo a un ritmo muy inferior al de la renta variable.

¿Prefieren la réplica física o sintética?

En la física se compran directamente todos los valores que componen un índice o una muestra representativa y proporcional y eficiente. Y en la sintética es a través de derivados. En nuestro caso, el 85% son de réplica física. El resto son, sobre todo, ETF de materias primas, que son muy difíciles de replicar de forma física porque, si compras esa materia, ¿dónde la guardas? En ETF es muy importante conocer muy bien la calidad de la réplica, cómo se hace y mirar el resultado final, que es lo que hace la diferencia entre la rentabilidad del fondo y del índice.

¿Qué objetivos se han marcado en España?

Lo que queremos es no solo traer nuestros productos, también ayudar al inversor a elegir el ETF que más se adecua a sus necesidades. De hecho, creamos fondos con base también en sus necesidades: hemos lanzado un fondo de inflación a petición de un cliente. Otro ejemplo es que en inversión socialmente responsable no hacemos préstamo de valores porque nuestros inversores nos han pedido fondos 100% ISR.

Source link