El sector manufacturero tira de la zona euro | Mercados

La actividad económica de la zona euro está creciendo en agosto gracias principalmente al importante impulso que aporta el tirón del sector manufacturero, según refleja el primer avance del índice PMI publicado este miércoles. Por el contrario, resta velocidad al empuje económico europeo el sector servicios, obtiene en el principal mes del verano los peores resultados de los últimos siete meses.

La actividad total de la eurozona viene representada en el índice PMI Compuesto, que muestra un significativo crecimiento del sector privado y la tasa de expansión más alta de los últimos seis años. El índice marca un 55,8, frente al 55,7 registrado en julio y se sitúa en su cota máxima de los dos últimos meses.

Lideró el crecimiento el sector manufacturero, cuyo índice alcanzó en el mes de agosto el 57,4, una décima más que en julio. Tres condiciones explican este crecimiento: el aumento de la producción, la demanda de nuevos pedidos y los mejores resultados en exportaciones desde hace seis años y medio. Por otro lado, el sector terciario ha caído hasta el 54,9, las peores cifras desde el pasado mes de enero.

“El aumento de las tarifas fue modesto y más débil que los observados hacia principios de año, y por tanto no causará mayor inquietud al BCE”, señala Andrew Harker, director asociado de IHS Markit, firma que elabora el índice PMI, en un contexto de preocupación del banco central por la inflación en la zona euro.

Alemania y Francia, las economías más fuertes de la eurozona, mantienen buenos resultados en el total de su actividad. Alemania se sitúa en un 55,7; mientras que en julio obtuvo un 54,7. Por otro lado, Francia se mantuvo estable en 55,6, aunque aumentó su producción manufacturera a un ritmo más alto.

Los datos definitivos del resto de países del cómputo no se publicarán hasta el 1 de septiembre. En el caso de España, los últimos datos disponibles corresponden al mes de julio, cuando obtuvo un 54. En junio se situaba en 54,7; y en mayo, en 55,4; enlazando dos meses de ralentización.

Según Harker, el incremento de los pedidos “es un buen indicio para el mercado laboral, puesto que es probable que las firmas busquen contratar personal adicional para ocuparse de los trabajos pendientes”.

Sin embargo, en lo que respecta a la representatividad del PMI, el economista José Carlos Díez advierte de que el PMI no representa los estándares de vida de la población, “refleja la situación del sector industrial y de la actividad económica. El indicador que estamos viendo de las familias no es bueno.”

Source link