Las tres tendencias del mercado que los inversores no deben perder de vista, según Fidelity | Mercados

En el cuarto trimestre del año, los mercados financieros en general atraviesan un momento dulce, con la Bolsa de Nueva York y el Dax en niveles máximos superando adversidades. Es la Bolsa española la que está a la zaga, afectada por el problema local del independentismo en Cataluña. Pero a uno y otro lado del Atlántico, los inversores parecen tomar velocidad, pese a algunas advertencias de sobrevaloración de algunos activos. En este punto, desde Fidelity International se preguntan cuánto más pueden durar “los buenos tiempos” al detectar que sí hay cierta inquietud ante la segunda racha alcista del mercado más larga desde la Segunda Guerra Mundial.

Las últimas perspectivas de inversión de la firma ponen de relieve que las valoraciones de algunas áreas se mueven en niveles ciertamente elevados pero, en general, se mantienen alejadas de los máximos del 2000. “Desde un punto de vista fundamental, seguimos estando en el entorno ideal de crecimiento e inflación bajos que ha creado la positiva coyuntura en que se mueven los mercados desde hace algún tiempo”, asegura. Así, identifican tres grandes tendencias a tener en cuenta durante el próximo trimestre.

“El mercado alcista está en su recta final, pero por ahora solo se puede esperar”, sostiene la firma, que señala que “algunos de los factores que han sostenido el actual mercado alcista “empiezan a agotarse, aunque la historia sugiere que la situación actual podría prolongarse algún tiempo”. Cree que salir del mercado antes de tiempo supondría dejar escapar potenciales de rentabilidad, dado que el crecimiento mundial todavía es sólido y los resultados empresariales siguen dando apoyo. “Las rentabilidades por dividendo del S&P 500 son superiores a los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE UU a 10 años, por lo que las acciones siguen teniendo cierto apoyo atendiendo a las valoraciones relativas”, señala. Así, recomienda “aguantar” por el momento al tiempo que pensar en protegerse frente al riesgo de caídas.

Sobre Estados Unidos, sostiene que si el crecimiento no registra una aceleración o una ralentización, los valores tecnológicos deberían seguir siendo protagonistas. En cuanto a Europa, recalca que las inquietudes políticas se han disipado (salvo en España) y las bolsas se han beneficiado de un efecto de equiparación tanto en beneficios como en valoraciones. Es por eso que aconseja ser selectivos con los valores, dado que “las ganancias fáciles se han acabado”.

Los bancos centrales son omnipresentes en los mercados. Que si la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos subirá otra vez tipos en diciembre (o no) y que si el Banco Central Europeo (BCE) va a anunciar el inicio de la retirada de estímulos (o todavía no). Sea cuando sea, lo que hagan o piensan hacer marca el paso de los mercados continuamente. Es por eso que nunca deben obviarse sus reuniones y palabras. Para Fidelity, actualmente, los bancos centrales tienen ante sí la difícil tarea de separar los factores cíclicos de los estructurales y se pregunta si “estamos viendo una recuperación sostenible o simplemente un rebote cíclico dentro de un entorno de estancamiento a largo plazo”.

En su opinión, “la recuperación cíclica actual no es suficiente para justificar unos rendimientos significativamente más altos a tenor de problemas estructurales como el exceso de deuda, el envejecimiento de la población y la baja productividad, que dan a los inversores y a los bancos centrales muchas razones para prever que el crecimiento y la inflación seguirán siendo bajos durante algún tiempo”.

Y la inflación es la que principalmente está detrás de las políticas monetarias de los bancos centrales. Fidelity piensa que “a la vista de las bajas tasas de paro, cabría esperar que hubiera presiones inflacionistas derivadas de las subidas salariales, pero no están dándose”.

La inflación estadounidense ha sido inusualmente baja durante seis meses consecutivos. La presidenta Yellen cree que la debilidad de la inflación será temporal, a pesar de recortar las propias previsiones sobre esta variable de la Fed. Sus proyecciones siguen indicando una subida de tipos en diciembre y tres subidas “dependientes de los datos” en 2018. De continuar la debilidad de la inflación, se plantearían dudas sobre el verdadero estado de la economía estadounidense, por lo que esta variable es el dato a seguir, comenta la firma.

“Creemos que la Fed podría verse obligada a pecar de cautela, lo que limitaría los ascensos de los rendimiento”, según la visión general de Fidelity en renta fija.

Inversiones alternativas

– Inmuebles comerciales:

Europa continental. El mercado se beneficiará de una aceleración del crecimiento económico sumada a una política monetaria sin cambios. Así, la estrategia preferida de Fidelity es centrarse en productos Core Plus/Valor añadido.

Reino Unido: Las pobres perspectivas económicas a causa del Brexit siguen siendo la principal dificultad. Centrarse en la seguridad de los alquileres y los inquilinos debería generar resultados superiores, dice la firma.

Materias primas: Los fundamentales de la energía son positivos a corto plazo, pero la flexibilidad que demuestra la oferta en la industria estadounidense del esquisto limita las perspectivas a medio plazo.

– Infraestructuras: Apoya especialmente el sector de energías renovables dado que opina que esta clase de activos sigue siendo útil por sus rentabilidades diversificadoras y suele generar mayores rendimientos y conlleva menor apalancamiento en los proyectos.

Source link

Un estudio revela que Cataluña pierde el liderazgo de PIB en España por la fuga de empresas | Mercados

Cataluña ha perdido el liderazgo en Producto Interior Bruto (PIB) de las regiones españolas como consecuencia de la fuga de empresas de los últimos días, según los cálculos realizados por la escuela de negocios Vlerick de Bruselas. La Comunidad de Madrid, según esos datos, pasa a encabezar un clasificación históricamente liderado por la comunidad catalana.

“En base a los últimos datos disponibles, Cataluña ha perdido como mínimo 3.770 milones de euros o 0,33% de PIB en favor de otras regiones”, señala David Veredas, profesor de Mercados financieros en  Vlerick Business School y autor de los cálculos.

Veredas ha tomado en cuenta el impacto de la veintena de empresas que han anunciado hasta ahora el traslado de su sede social fuera de Cataluña (CaixaBank, Banco Sabadell o Gas Natural Fenosa, entre ellas). Pero este economista calcula que la pérdida podría casi doblarse, hasta 6.580 millones, si empresas como Freixenet confirmaran su intención de marcharse. Por ahora ya ha anunciado también su salida firmas como Planeta, Abertis o Cellnex.

El profesor de Vlerick basa sus cálculos en el resultado financiero ante de impuestos de cada empresa, un dato, según explica a CincoDías, que “puede tomarse como el equivalente a la creación de riqueza que suponen esas compañías para la región donde están domiciliadas”.

“Tras la fuga de empresas, la contribución de Cataluña al PIB de España ha bajado del 19,025% al 18,687%”, calcula Veredas. “Madrid ha subido del de 18,926% al 19,036% y se corona como motor económico del país en detrimento de Cataluña”, concluye el economista.

Fuentes de la Comisión Europea señalan que la metodología de Eurostat para calcular el PIB es más compleja, pero reconocen que las cifras de Veredas apuntan en la dirección correcta.

Los últimos datos de Eurostat (de 2015) colocaban a Cataluña a la cabeza económica de España con un PIB de 204.189 millones de euros, seguida muy de cerca por la Comunidad de Madrid con 202.965 millones.

La brecha entre las dos comunidades se ha ido estrechando en la última década. En 2007, el PIB de Cataluña aventaja en 10.000 millones de euros al de Madrid en términos de paridad de poder adquisitivo. Tras la crisis financiera se estrechó a menos de 1.000 millones e incluso Madrid se colocó ligeramente por delante en 2012, según las cifras de Eurostat.

En PIB per cápita, Madrid ya ocupaba la primera posición, con 31.700 euros, seguida por País Vasco (30.800), Navarra (29.100) y Cataluña (27.600), según Eurostat.

Sin independencia

El profesor de Vlerick utiliza los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que dan a Cataluña un PIB de 211.915 millones, por encima de los 210.0812 millones de Madrid. Veredas calcula que tras la salida de empresas ya confirmada el PIB catalán se queda en 208.141 millones, por debajo de Madrid, con 212.029 millones.

Veredas aclara que el impacto en el PIB regional se mantendrá mientras continúe la situación actual, es decir, con Cataluña como parte de España y las compañías de origen catalán instaladas en otra zona del país. “En caso de independencia, es probable que esa compañías deberían crear una filial en Cataluña para gestionar su negocio en ese territorio y, en tal caso, esa nueva empresa contribuiría al PIB catalán”, añade el economista de Vlerick.

En la situación actual, el profesor calcula que Valencia ha sido la principal beneficiada con un incremento del PIB de 2.500 millones de euros, mientras que Madrid registra una subida de 1.200 millones de euros.

Las empresas que más impacto han causado son CaixaBank (1.538 millones de euros), Sabadell (1.019 millones) y Gas Natural Fenosa (983 millones). Entre las que amenazan con salir destacan Abertis (1.316 millones), Colonial (664 millones) y Planeta (355 millones).

El análisis de Veredas no toma en cuenta las posibles consecuencias negativas para el PIB catalán de una potencial caída del turismo en la región o de la cancelación de eventos y conferencias internacionales en Barcelona. “La pérdida, en todo caso, sería mayor y la contribución catalana al PIB español, por tanto, menor”, señala el economista.

Source link

La inestabilidad en Cataluña pasa factura a la confianza empresarial | Mi dinero

El Índice de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA) disminuyó un 1,1% en el cuarto trimestre de 2017 respecto al tercer trimestre después de llevar seis trimestres consecutivos de tasas positivas. Tal y como ha publicado este martes el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 21,1% de los gestores de establecimientos empresariales considera que la marcha de su negocio será favorable en el cuarto trimestre de 2017, mientras que el 15,9% opina que será desfavorable. El 63,0% restante considera que será normal.

Además, la diferencia entre el porcentaje de respuestas positivas y desfavorables, denominada Balance de Expectativas, se situó en 5,2 puntos para el total de España, frente a los 7,7 del trimestre anterior.

Aunque el INE no entra a valorar en su nota las causas de esta merma de la confianza, lo cierto es que la situación de inestabilidad por la que está atravesando Cataluña desde este verano pasado ha pasado factura a la confianza de las empresas, sobre todo en esta comunidad autónoma, donde la caída del índice duplica la merma promedio del país, al alcanzar el -2,2%.

Respecto a lo que ya ha acontecido, el 22,4% de los gestores de establecimientos empresariales ha tenido una opinión favorable sobre la marcha de su negocio en el tercer trimestre de 2017. Por su parte, el 17,1% ha opinado de forma desfavorable.

La diferencia entre los porcentajes de respuestas favorables y desfavorables referidas al trimestre finalizado se situó en 5,3 puntos. Una cifra que no alcanza la relativa a las Expectativas manifestadas previamente para ese trimestre, que fue de 7,7 puntos.

Todos los sectores analizados presentaron una reducción de la confianza respecto al trimestre anterior, liderada por transporte y hostelería, con una merma del 2%, e industria, donde la confianza descendió un 1,4%. En el comercio disminuyó un 1,2% y en otros servicios lo hizo un 1%. La construcción cerró la clasificación con un retroceso mínimo del 0,3%.

También la caída fue generalizada si se analizan las respuestas de las empresas atendiendo al tamaño de la compañía. Las pymes y micropymes, aquellas con menos de 10 asalariados, fueron las que registraron un mayor deterioro de la confianza, con una caída del 2,1%, seguidas de las compañías con plantillas de 200 a 999 asalariados.

Por territorios, la confianza solo registró tasas positivas en cuatro comunidades autónomas: Canarias (3,1%), Comunidad Valenciana (0,8%), Extremadura (0,7%) y Murcia (0,7%). En el resto se contabilizaron disminuciones. La mayor en Baleares, con un retroceso del 5,6%, seguida de Cantabria, con un -4,0%, País Vasco, con -2,5% y Cataluña, donde la confianza descendió un 2,2%.

Source link

Los expertos comienzan a cuestionar las previsiones de crecimiento por el conflicto catalán | Mi dinero

Al Banco de España no le quedó más remedio hace una semana que reconocer por primera vez que la tensión política a propósito del desafío independentista era ya un riesgo para la economía. Casi siete días después y después de lo acontecido el domingo, hoy en todos los grandes servicios de estudios del país se trabaja contrarreloj en el diseño de los escenarios posibles que se abren ahora para la economía.

Así, a la pregunta de si el conflicto abierto entre la Generalitat y el Gobierno tendrá efectos sobre la actividad, la respuesta es: “depende”. El presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, recuerda cómo España ha sido tradicionalmente un ejemplo a seguir por la estabilidad institucional de la que ha hecho gala en más de 40 años. “Las tensiones nunca son buenas para la economía, no tanto por lo que se deja de crecer, sino por las oportunidades que se pierden. Para continuar con este ciclo de crecimiento económico lo que necesita nuestro país es que las empresas crezcan y atraer más inversión y para conseguirlo, lo deseable es la estabilidad”, argumenta Pich.

Sobre los llamamientos al diálogo que han proliferado en las últimas semanas y la posición que han mantenido las grandes empresas ante la crisis, Pich explica que primero se ha tratado de evitar el pánico y la sociedad ha confiado en la política, “pero si la tensión sigue aumentando a corto y medio plazo, esto puede ser terrible; sobre todo por la desconfianza que genera en términos económicos y por la desafección de la población hacia las instituciones”. Desde el Consejo General de Economistas recuerdan que dado el peso que tiene Cataluña por población y PIB, un recrudecimiento de la crisis política castigará sin duda a la actividad.

Si la tensión sigue aumentando a corto y medio plazo, esto puede ser terrible; sobre todo por la desconfianza que genera

Cualquier decisión que acote la incertidumbre, como un proceso de diálogo o convocar elecciones, hará ceder la tensión

Por su parte, el director de Coyuntura y Estadística de Funcas, Raymond Torres, advierte que las proyecciones macro van a ser revisadas a la baja en los próximos días sin tener en cuenta el conflicto catalán.

“Todos los indicadores que manejamos relativos a julio, agosto y septiembre confirman que el consumo continúa creciendo, pero afloja, se aceleran las importaciones, lo que hace que la aportación positiva del sector exterior sea inferior y el aumento del empleo se desacelera”, enumera Torres.

Más sobre el desafío independentista

Esta situación llevará con toda probabilidad a una revisión de las proyecciones que elaboran Funcas y el panel de expertos, con información de hasta 17 entidades distintas. Todo apunta a que las nuevas cifras reducirán el crecimiento previsto para este año entre una y dos décimas (ahora en el 3,1%) y entre cuatro y cinco el avance del PIB del año que viene (2,7% es la última estimación) y todo ello sin tener en cuenta el desafío soberanista. Ahora bien, “si la incertidumbre se prolonga, se pone en cuestión quién asume el cargo de la deuda, se produce una reubicación masiva de empresas o hay dudas sobre el posible impacto sobre los bancos, la desaceleración podría ser más brusca, aunque es difícil de cuantificar en estos momentos”, alerta Torres.

El director de Coyuntura y Estadística de Funcas insiste en que el peor escenario es que se prolongue la incertidumbre, pero si se anuncia cualquier decisión que acote la misma, como iniciar un proceso de diálogo o convocar elecciones, es probable que la tensión ceda y de paso “se evite el efecto contagio y el posible impacto en otros países”.

Cualquier decisión que acote la incertidumbre, como un proceso de diálogo o convocar elecciones, hará ceder la tensión

Desde CEOE quieren enfatizar el protagonismo que tiene la economía catalana sobre el total de la española. El principal destino de las ventas catalanas por comunidades es Aragón, con un 27,5%, seguido por la Comunidad Valenciana (12,7%) y Madrid (10,8%). El ranking de sus proveedores está encabezado por Madrid (18,2%), Aragón (17,1%) y Andalucía (15,4%). Según el Instituto de Estadística de Cataluña con datos de Aduanas, más del 65% de sus exportaciones se concentran en la UE-28. Sus principales sectores exportadores son la industria química (24%), vehículos y otro material de transporte (19%), alimentación y bebidas (12%) y textil, confección, cuero y calzado (8%).

Fuentes de la patronal señalan que como es lógico, toda relación económica y comercial, para ser fructífera y próspera, necesita un marco jurídico estable que conlleve la seguridad jurídica de las inversiones. “Por tanto, toda decisión diametralmente opuesta a dar estabilidad, tiene efecto económico. Cualquier actividad empresarial, implica una asunción de riesgo y si quien ha de asumir ese riesgo, se encuentra con un marco jurídico que ni es estable, ni le protege contra arbitrariedades, lógicamente no invertirá”, insisten dichas fuentes.

Más optimista se mostró la firma de análisis estadounidense KBW que aseguró que a pesar del actual entorno político incierto y de las posibles implicaciones negativas para el crecimiento, “creemos que la magnitud de cualquier desaceleración será manejable”.

Source link

El optimismo empresarial toca máximos desde la crisis | Compañías

Frente a la incertidumbre política generada tras el 1-0 en Cataluña, que puede derivar en una declaración unilateral de independencia de España, los empresarios presentan un contexto económico idílico. El PIB y el empleo llevan creciendo tres años seguidos por encima del 3% y la demanda externa, especialmente desde la zona euro, se está recuperando tras varios años de debilidad. Un escenario macroeconómico muy favorable que ha dado lustre a las cuentas de resultados de las compañías y a sus expectativas para los próximos tres ejercicios.

Esa es la principal conclusión de la encuesta interactiva que se ha realizado esta mañana a los 500 empresarios familiares que han acudido a la inauguración del XX Congreso Nacional de la Empresa Familiar en Toledo. Preguntados sobre la actual situación económica, los empresarios la han puntuado con 6,22 puntos, lo que supone el nivel más elevado desde que estalló la crisis económica en España y casi un punto por encima de lo registrado en 2015 y 2016. Tradicionalmente, esta encuesta incluía también una pregunta sobre la situación política actual, que mostraba la divergencia entre ambas expectativas y que este año no ha sido formulada.

Ocho de cada diez empresas elevará su inversión en los próximos tres ejercicios

El optimismo empresarial no solo se ciñe al próximo ejercicio, sino que se amplía hasta 2020. En concreto, el 73% de los encuestados prevé un aumento de la cifra de ventas para 2018 (14 puntos más que en la encuesta del ejercicio anterior), un 24% espera resultados similares y tan solo un 3% prevé peores resultados. Estos porcentajes son incluso superiores si el período se extiende a 2020. En este caso, el 84% de las empresas prevé una mayor facturación para ese trienio y solo un 2% augura caídas de ventas.

La euforia de las empresas se modera a la hora de valorar cómo será la creación de empleo. De hecho, el 82% considera que la evolución de la economía española en el corto y medio plazo se traducirá en “un moderado aumento de la actividad con una limitada creación neta de empleo”, a lo que hay que sumar un 11% que apunta a un crecimiento frágil de la actividad sin creación neta de empleo y un 7% que prevé un aumento rápido de la actividad con una intensa generación de puestos de trabajo. Preguntados por las perspectivas de empleo para los tres próximos años, el 68% prevé incrementar la plantilla, el 25% augura que no cambiará y solo el 7% augura destrucción de puestos de trabajo.

El 25% de los encuestados reconoce que no ha tenido que recurrir a financiación bancaria para seguir creciendo

En este contexto de crecimiento de la actividad y el empleo, las empresas están dispuestas a seguir creciendo mediante inversiones en 2018 y en los dos siguientes ejercicios. Ocho de cada diez empresas encuestadas aseguran que van a seguir invirtiendo en el próximo trienio y muchas de ellas van a probar otras vías alternativas para financiar las inversiones a la de la banca. Uno de cada cuatro empresas familiares consultadas asegura que no ha recurrido al endeudamiento bancario, ocho puntos por encima de lo registrado en la pasada edición.

Source link

Guindos: “La zona euro vive el mejor momento económico en diez años” | Mercados

El ministro de Economía, Luis de Guindos, considera que la zona euro vive su mejor momento económico desde que se inició la crisis y que es el momento de estrechar lazos comerciales con los países latinoamericanos. “Desde España son una prioridad las relaciones bilaterales y los consideramos socios estratégicos”, apuntó durante la inauguración del I Congreso Iberoamericano para Presidentes de Compañías y Familias Empresarias (CEAPI).

En su discurso, Guindos aseguró que las previsiones de otoño del Fondo Monetario Internacional, que se harán públicas la próxima semana, reafirmarán que la coyuntura mundial es favorable y que está afectando tanto a países desarrollados como emergentes. “Crece Japón, EE UU y las emergentes y eso es un elemento de esperanza. El índice que mejor ilustra esta tendencia es el comercio internacional, que crece por encima de la economía mundial”, remarcó.

Entre los principales ganadores de este ciclo de recuperación económica, el ministro de Economía citó a España y a la zona euro. “La a zona euro vive el mejor momento en diez años, está creciendo más que EE UU después de haber pasado una crisis de deuda y competitividad. España ha crecido por encima del 3% durante tres años, lo que significa una modificación del patrón de crecimiento, ahora impulsado por la evolución de la exportación y de la inversión en bienes de equipo”, precisó.

El paro, el déficit y la deuda pública son los tres principales retos que debe acometer la economía española en el corto plazo para corregir sus desequilibrios económicos. “Tenemos una tasa de paro del 17%. La hemos conseguido recortar en diez puntos, pero sigue siendo una lacra política, económica y social. Tenemos que continuar con la consolidación de las cuentas públicas, ya que prevemos que el déficit estará por debajo del 3% en 2018 y también tenemos un endeudamiento del sector público que hay que seguir reduciendo”, señaló.

Source link

El PSOE propone un pacto que devuelva 40.000 millones de euros a los asalariados | Mi dinero

El Partido Socialista plantea una serie de medidas de política salarial para superar la precariedad contractual y remunerativa que se ha generado en la salida de la crisis. A su juicio, desde el año 2008 los asalariados han perdido unos 40.000 millones de euros de riqueza nacional, que con la “devaluación salarial han ido a parar a manos de los beneficios empresariales”. Los responsables económicos del nuevo PSOE que lidera Pedro Sánchez recuerdan que este año, tras cuatro de crecimiento, se recuperará el PIB de 2008, pero con dos millones de trabajadores menos, y con una recuperación muy fuerte de la productividad aparente del factor trabajo.

Para recuperar los 40.000 millones de euros de riqueza perdida por los asalariados, el Partido Socialista propone acabar con la reforma laboral que “ha consagrado la devaluación salarial como mecanismo de recuperación de la economía”, y un golpe de timón en la negociación colectiva que reequilibre el poder de decisión en las relaciones industriales y devuelva el protagonismo a los convenios sectoriales. Considera también que debe firmarse un compromiso de rentas para los próximos cuatro años con subidas del 2% al 3% para 2018 y que oscilen entre el 2,5% y el 3,5% para cada uno de los tres años siguientes (2019, 2020 y 2021).

Esta propuesta, que tiene un parecido elevado con la defendida por los sindicatos en la negociación fracasada con la patronal, ha sido presentada ya al ministro de Economía, Luis de Guindos, y a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en una reunión reciente en la que, según el PSOE, no descalificaron los términos de la propuesta. Eso sí: el PSOE insiste en que no quiere suplantar las funciones de los sindicatos y la patronal, y que deberían ser ellos quienes negociasen su contenido.

Un SMI de 1.000 euros

Con carácter general, consideran los responsables de economía del PSOE que la negociación de los salarios debe respetar siempre la generación de productividad, de tal manera que las subidas de sueldos sean superiores a la inflación, pero inferiores a la productividad esperada.

La propuesta de los socialistas lleva aparejadas también medidas para la remuneración de la función pública y la revisión del salario mínimo interprofesional. En este asunto plantean pactar con los sindicatos y los empresarios una subida gradual para los tres próximos años que lleve la remuneración mínima interprofesional hasta los 1.000 euros mensuales desde los 707 euros actuales. Tal avance supondría un incremento agregado del 41,44% y una subida de unos 98 euros más al mes cada uno de los tres próximos ejercicios.

Para los nuevas contrataciones en cada uno de los sectores económicos, el Partido Socialista estima que en el ámbito de la negociación colectiva se establezcan salarios mínimos de entrada para atajar desde el inicio la precariedad retributiva.

Para los funcionarios proponen que para 2018 la subida sea igual a la inflación y que se incorpore tanto en 2018 como en los ejercicios siguientes un complemento que permita recuperar lo que consideran que se ha perdido en los años de la crisis. Estiman que también debería proseguir la reducción de la jornada laboral de los trabajadores del sector público hasta llegar a las 35 horas semanales sin disminución de las retribuciones económicas.

Source link

El coste laboral por trabajador acumula año y medio a la baja | Mi dinero

El coste laboral medio por trabajador y mes (que incluye las remuneraciones y las cotizaciones sociales) ascendió a 2.584,58 euros en el segundo trimestre de 2017, lo que supone un descenso del 0,2% respecto al mismo periodo de 2016, según informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De esta forma, el coste laboral acumula ya año y medio o seis trimestres en terreno negativo, si bien durante el primero de este ejercicio se mantuvo invariable. Tal y como recuerda el INE en su nota, el coste laboral se compone del coste salarial y otros como son las cotizaciones a la Seguridad Social, atrasos o indemnizaciones por despido.

Así, en el segundo trimestre, el coste salarial (que comprende todas las remuneraciones, tanto en metálico como en especie) bajó un 0,1% respecto al mismo trimestre de 2016, situándose en una media de 1.942,01 euros por trabajador y mes.

Los otros costes (no salariales) alcanzaron en el segundo trimestre de este año los 642,57 euros, lo que representa un descenso interanual del 0,5%. El componente más importante de esos otros costes son las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social, que totalizaron 590,47 euros, un 0,8% más que en el segundo trimestre de 2016.

El segundo elemento importante de los otros costes son las percepciones no salariales, que cayeron un 12,6% en tasa interanual, debido al descenso de las prestaciones sociales directas, especialmente las indemnizaciones por despido, y de las otras percepciones no salariales. Por su parte, las subvenciones y bonificaciones, también incluidas en los otros costes, descendieron un 9,4% en tasa interanual.

Otra de las variables que mide esta estadística es la de la jornada media pactada. En el segundo trimestre fue de un promedio de 34,3 horas a la semana. De estas, se perdieron 4,3 horas a la semana, de las cuales 2,7 horas fue por vacaciones y fiestas disfrutadas.

El coste laboral por hora efectiva subió un 3,8% en el segundo trimestre, situándose en 19,67 euros, como consecuencia del menor número de horas trabajadas, debido a que la Semana Santa tuvo lugar este año en el segundo trimestre mientras que en 2016 se celebró en el primero.

El análisis por sectores reveló que mientras la industria elevó su coste laboral en el segundo trimestre un 0,4% interanual, hasta un promedio de 3.105,82 euros; por contra, éste se redujo un 1,2% en la construcción, hasta los 2.712,11 euros, y un 0,2% en los servicios, hasta los 2.479,93 euros.

Algunas claves

Fuertes diferencias. El suministro de energía, gas vapor y aire acondicionado y las actividades financieras fueron las que presentaron los costes laborales más elevados, con 6.315 y 4.905 euros por trabajador y mes, respectivamente, mientras que los menores correspondieron a los otros servicios (1.682 euros) y la hostelería (1.567 euros).

 Dispersión territorial. Por comunidades, los costes laborales más altos los registraron Madrid (3.021 euros por trabajador y mes), País Vasco (2.920), Cataluña (2.773) y Navarra (2.756), mientras que los más bajos se dieron en Extremadura (2.116) y Canarias (2.201).

Source link

Por qué la eurozona crece a buen ritmo | Mercados

En los últimos meses, la economía de la eurozona ha continuado expandiéndose de forma constante. El PMI manufacturero de agosto se ha situado en 57,4 puntos, la cifra más alta desde abril de 2011, lo que indica un crecimiento sostenido en la región durante 50 meses consecutivos. Toda la zona euro ha experimentado un crecimiento importante, aunque cabe destacar el repunte del sector manufacturero alemán, que ha conseguido alcanzar niveles similares a los de 2011. Asimismo, las exportaciones en la eurozona han aumentado al ritmo más alto de los últimos seis años. Con estos datos sobre la mesa la economía europea demuestra que está yendo por buen camino, aunque hay varios factores que influirán directamente en su evolución los próximos meses como el posible fin del QE.

¿Cuáles han sido los principales condicionantes de este crecimiento de la zona euro? El empleo es el principal motivo junto con la demanda interna, que va en aumento. En julio, la tasa de desempleo fue la más baja en la zona euro desde febrero de 2009, de un 9,1%. España, en cambio, se mantiene como el segundo país con una mayor tasa de desempleo –por delante de Grecia– con un 17,1%.

Tras haber analizado las cifras mencionadas, se puede afirmar que la eurozona se está expandiendo al mayor ritmo de los últimos años. La recuperación está consolidada con una disminución progresiva de la tasa de desempleo y con la confianza empresarial más alta de la última década. También es interesante resaltar que, en términos generales, la publicación de los indicadores macroeconómicos continúa sorprendiendo positivamente, lo que contribuye a que la opinión de inversores y analistas se mantenga optimista respecto a la evolución de la eurozona.

En Reino Unido, país que está en el punto de mira y mantiene en vilo a la UE por los próximos pasos que se llevarán a cabo tras la aprobación del brexit, el PIB ha crecido un 0,3% durante el segundo trimestre del año en comparación con el trimestre anterior. El consumo, motor de la economía de la zona durante décadas, ha decepcionado por su debilidad. Da la impresión de que los consumidores se han apretado el cinturón ante la subida de los precios y la falta de aumento real de los salarios. Asimismo, dado que las empresas están retrasando las inversiones y el comercio neto no ha conseguido aportar ninguna contribución sustancial, la de Reino Unido es la economía del G7 que crece al ritmo más lento este año.

En el terreno político, el Gobierno de Theresa May publicó una serie de documentos sobre su postura respecto al brexit. Los últimos fueron sobre el papel del Tribunal de Justicia europeo, apuntando que Londres pondría fin a la jurisdicción de esta institución en Reino Unido aunque dejaba la puerta abierta a una vinculación indirecta. En documentos previos se proponía una unión aduanera con la UE durante dos años tras el brexit y una “frontera invisible” entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte. Aunque pudiera ser tentador evaluar estos documentos como indicadores de un brexit suave, el camino parece tener obstáculos y la UE no está por la labor de tirar hacia delante los pasos propuestos por May. Además, la UE no se ha manifestado respecto a los progresos que ha habido hasta el día de hoy sobre el brexit y parece que no se haya avanzado lo suficiente en tres aspectos muy importantes: la factura a pagar por la salida, los derechos de los ciudadanos de la UE en Reino Unido y la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

En resumen, los datos económicos publicados recientemente refuerzan la opinión positiva sobre la evolución económica de la zona euro. En los últimos meses hemos podido comprobar cómo las expectativas sobre determinados países como Alemania o España se han revisado al alza ayudando a que el sentimiento general sobre toda la zona euro haya mejorado sustancialmente. El pasado mes de julio el FMI elevó la previsión de crecimiento para España hasta el 3,1% para 2017 y aseguró que el país será la economía desarrollada con mayor ritmo de crecimiento este año y el siguiente, aspectos que ratifican que nuestra economía va por buen camino.

Álvaro Soldevilla es gestor de inversiones en Deutsche Bank

Source link

Por qué Venezuela recurre a una empresa de EE UU para imprimir sus billetes | Mercados

Venezuela no tiene capacidad para imprimir las ingentes cantidades de billetes que necesita su economía, sumida en una espiral inflacionista. Por eso subcontrata parte de la producción a empresas especializadas. Las últimas remesas de billetes de 100 bolívares llegaron al país caribeño procedentes de una fábrica sueca, propiedad del grupo norteamericano Crane Currency (con sede en Boston).

El encarecimiento imparable de precios ha obligado a Venezuela a requerir la impresión de millones de billetes de diferentes denominaciones, unas necesidades que sobrepasaban la capacidad de producción de la Casa de la Moneda de Venezuela (CMV).

Crane Currency no es la única empresa contratada por el Gobierno de Nicolás Maduro para fabricar moneda. Desde 2015 ha recurrido también a De la Rue (de Reino Unido), Oberthur Fiduciaire (Francia) y Giesecke & Devrient, G&D (Alemania). También han negociado con la rusa Goznak y parte de la producción fue subcontratada a Canadian Bank Note Company.

El caso de Venezuela no es único. Se calcula que la mitad de los 200 países soberanos recurren a compañías especializadas para fabricar su moneda.

Un puñado de firmas, la mayor parte de ellas centenarias, se ha encargado de elaborar entre el 10% y el 20% de los billetes en circulación en todo el planeta. Incluso los países más poderosos, como Estados Unidos, recurren en ocasiones puntuales a estas compañías. Crane Currency lleva desde 1879 fabricando dólares para el Departamento del Tesoro. Y G&D fabrica euros por encargo del Bundesbank.

Eficiencia y especialización

Además de una cuestión de hiperinflación o de demandas puntuales, las razones para que muchos países opten por contratar a Crane, De la Rue u Oberthur son puramente económicas. Imprimir billetes es caro, requiere de maquinaria muy especializada y una capacidad de renovación tecnológica importante para combatir a los falsificadores.

Los especialistas en impresión de billetes tienen una gran experiencia en el procesado de diferentes tipos de papel, en la creación de marcas de agua, en aplicar tintes que cambien de color según la luz y en la introducción de hologramas y bandas de seguridad.

Los países más pequeños son los que suelen recurrir más a empresas como Crane. Sus presupuestos son limitados y no necesitan imprimir demasiados billetes, por lo que comprar la sofisticada maquinaria de producción de billetes no es asumible. Así, Crane ha fabricado guaraníes para Paraguay, dólares para Liberia y chelines para Tanzania.

Aunque lo más habitual es que las autoridades monetarias del país opten por diversificar sus proveedores de billetes. Por ejemplo, los laris de Georgia son elaborados por De la Rue, Giesecke & Devrient y Oberthur Fiduciaire.

Euros de ricos y euros de pobres

Sede del Banco Central Europeo (BCE), en Fráncort.
Sede del Banco Central Europeo (BCE), en Fráncort.

En la zona euro es un comité del Banco Central Europeo (BCE) el que decide cuánto dinero debe imprimirse cada año y dónde se imprimirá. Todos los países de la eurozona producen una parte, en función del tamaño de su economía. Curiosamente, los billetes de mayor denominación son fabricados sobre todo por países ricos, mientras que los de cinco euros son producidos por las economías más modestas.

Billetes de 500 euros. Aunque el BCE ya ha acordado dejar de fabricar billetes de la mayor denominación (en un intento de luchar contra la economía sumergida), desde 2012 este tipo de billete se ha producido únicamente en tres países: Austria, Alemania y Luxemburgo, tres de los Estados más ricos de la Unión Europea. Los de 5 euros son producidos por España, Portugal, Grecia, Irlanda…

Source link