Sepa si es usted uno de los madrileños que pagará menos IBI | Mi dinero

Este año será el primero en el que los madrileños paguen el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI), el principal tributo municipal que grava la propiedad de una vivienda o cualquier otra clase de inmueble, una vez que se han revisado los valores catastrales de algunos barrios de la ciudad.

Actualmente, los valores catastrales vigentes en la capital son los resultantes del último procedimiento de valoración colectiva de carácter general que comenzó a aplicarse en enero de 2012. Entonces, dicha revisión supuso un incremento de los recibos que para que su impacto fuera menor se decidió prorratear a lo largo de 10 años. Sin embargo, en junio de 2016 el Estado aprobó una revisión parcial, derivada de un estudio realizado por la Dirección General del Catastro del Ayuntamiento de Madrid.

Tal y como aseguran fuentes del equipo de Manuela Carmena, si bien la ponencia de valores vigente se ajusta de manera generalizada a la evolución de precios y valores (el valor catastral de las casas en Madrid se sitúa de promedio en el 55% del valor de mercado), el Consistorio detectó que en 22 barrios las diferencias eran demasiado acusadas. Todas esas zonas tenían en común que en ellas los precios de la vivienda y el suelo habían caído, mientras sus recibos de IBI no habían dejado de aumentar en relación a los valores catastrales de 2012.

Por este motivo, el Ayuntamiento impulsó este proceso de revisión, con el objetivo de paliar el gran desequilibrio detectado. La actualización de esos valores con lo que realmente ha pasado en esas barriadas con el precio de los pisos ha supuesto un descenso de entre el 20% y el 40% del valor catastral para 370.888 inmuebles (275.441 residenciales y el resto de otros usos) del total de 2.139.807 de toda la ciudad. De esta forma, los titulares del 17,3% de las casas de Madrid verán este año cómo su recibo de IBI se reduce de promedio un 7%, una rebaja que aumentará los tres próximos años hasta alcanzar incluso en algunos casos el 40%.

Los beneficiados por la rebaja son los barrios de Comillas, Opañel, San Isidro, Vista Alegre, Puerta Bonita, Buenavista y Abrantes (Carabanchel); Entrevías, San Diego, Palomeras Bajas, Palomeras Sureste, Portazgo y Numancia (Puente de Vallecas); Orcasitas, Orcasur, San Fermín, Almendrales, Moscardó, Zofío y Pradolongo (Usera); Santa Eugenia (Villa de Vallecas); y San Cristóbal, en Villaverde.

Con los ejemplos ofrecidos por el Consistorio se entiende mejor la magnitud de esta medida. Una casa de tipo medio en Almendrales tributará este año por IBI 275 euros, frente a los 290 previstos inicialmente, lo que supone un ahorro para el contribuyente del 5,17%. La diferencia irá subiendo hasta 2021, año en el que se pagarán 289 euros frente a los 361 previstos antes de la revisión. En este caso, el descuento para el propietario es ya del 20% frente a lo que tendría que haber pagado si no se hubiera actualizado el valor catastral.

En el caso de San Cristóbal, la diferencia es aún más elevada. Un piso ubicado en ese barrio de Villaverde tendrá que pagar en concepto de IBI este año 117 euros, frente a los 153 previstos, un 23,5% menos y en el año 2021, volverá a tributar 117 euros en vez de los 195 inicialmente calculados. Ese año el ahorro se dispara hasta el 40%.

Preguntado por el coste que tendrá esta rebaja en la recaudación tributaria del Consistorio, lo que dejará de ingresar asciende a 12,10 millones de euros, una cantidad perfectamente asumible teniendo en cuenta que Madrid recauda al año por IBI más de 1.200 millones de euros.

Si usted no reside en uno de esos barrios donde la revisión catastral permite la reducción del recibo del IBI, sepa que también puede obtener descuentos o bien por domiciliar el pago del impuesto o por fraccionarlo.

En el caso de que el contribuyente decida únicamente domiciliar el pago del tributo, le será descontado de la cuenta bancaria el último día del plazo voluntario de abono, es decir, el 30 de noviembre. En este supuesto sin descuento.

Pero existe además la modalidad de fraccionamiento y domiciliación, el denominado sistema especial de pago que reparte el abono del impuesto en dos plazos, con una bonificación del 3,25% de la cuota del tributo y un límite de 70 euros. Por último, se encuentra disponible la modalidad de pago a la carta, que permite fraccionar e pago del IBI en dos, tres, cinco o nueve plazos. La adhesión a este sistema permite beneficiarse de una bonificación de hasta el 5% de la cuota del recibo.

La estimación que hace la Agencia Tributaria madrileña de lo que dejará de recaudar por la aplicación de estas bonificaciones es de 7,3 millones en el caso del plan de pago a la carta y otros 5,8 millones por la domiciliación y fraccionamiento.

Claves de la iniciativa

La Dirección General del Catastro envió cartas a los 270.314 titulares de los 370.888 inmuebles afectados por la rebaja del valor catastral. En lo que va de año ya habrán pagado los primeros plazos de la cuota quienes se acojan a alguna de las modalidades de pago fraccionado disponibles.

La rebaja del valor catastral de cualquier inmueble es relevante en la medida que también implica un descuento del recibo a pagar de otros tributos que utilizan ese valor como referencia. Es el caso, por ejemplo, del impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana, la popularmente conocida como plusvalía.

Para poder acogerse a las distintas modalidades de pago fraccionado y domiciliación bancaria de los recibos del IBI, los constribuyentes madrileños pueden solicitarlo a través de internet, en la página web: www.madrid.es/fraccionamientos a partir de octubre de cada ejercicio y antes del 10 de diciembre para que los cambios sean efectivos antes del 1 de enero del año siguiente.

Source link