Iberdrola, la eléctrica con más atractivo | Mercados

 

Utilities no es el primer sector que le viene a la mente a un analista cuando le preguntan por sus recomendaciones de inversión a medio plazo. Sin embargo dentro del universo de las empresas energéticas, Iberdrola llama la atención de las casas de análisis y logra colarse entre los valores más recomendados de Bolsa española, según el consenso de analistas de Reuters.

Uno de los últimos en incluir a Iberdrola en su cartera ha sido Bankinter. La mejora en resultados de cara a la segunda mitad del año, el arranque de los trámites para sacar a Bolsa su filial brasileña y la atractiva remuneración al accionista junto con su perfil defensivo son algunas de las razones que llevan a la casa de análisis a apostar por el valor, para el que tiene un precio objetivo de 7,30 euros.

La compañía, que preside Ignacio Galán, avanza un 8% en Bolsa en lo que va de año siendo la única empresa del sector que registra rentabilidades en 2017. La publicación, la pasada semana, de un demoledor informe de Goldman Sachs con el sector provocó una oleada de ventas en los valores eléctricos. Tras reunirse con representantes del ministerio de Industria, los analistas de Goldman rebajaron las valoraciones de las utilities debido, a su juicio, a los riesgos de que entraña el marco regulatorio previsto para el periodo 2020-2025. Según la firma estos pueden provocar una caída de la rentabilidad de hasta el 40%. Asimismo, encuentran riesgos adicionales en una futura revisión regulatoria de las energías renovables (vigente hasta 2020). Iberdrola es la compañía que sale mejor parada en el informe de Goldman Sachs –con recomendación de neutral– y, por tanto, la menos castigada en Bolsa –en la sesión en que se publicó el informe perdió un 1,75%–.

Morgan Stanley, que asigna a Iberdrola un precio objetivo de 8 euros por acción, asegura que “en los próximos meses, varios catalizadores impulsarán el precio de sus acciones: recorte de costes, nuevos proyectos y reestructuración”. Desde la perspectiva de Morgan Stanley, el mercado “infravalora la habilidad de Iberdrola para superar sus objetivos de crecimiento” y señala que las acciones de la empresa española merecen una prima de valoración ya que no reflejan actualmente su potencial de crecimiento”. Y es que tal y como recuerda Álvaro Navarro, analista de Intermoney Valores, “ni brexit, ni Trump han conseguido limitar el crecimiento de Iberdrola”. De hecho, la compañía volvió a “revisar al alza sus planes de crecimiento, actualizando su plan estratégico para 2020”, recuerda el experto en un informe.

El analista de Intermoney Valores resta importancia a los posibles riesgos macroeconómicos (tipos de interés e inflación) y el riesgo regulatorio ya que, a pesar de “resultar impredecibles están bien gestionados gracias al crecimiento en negocios regulados en países con necesidades de inversión y calidad crediticia. También el negocio liberalizado está protegido de las variaciones de precios gracias a unos activos de generación muy competitivos en España (bajo coste variable)”.

La salida a Bolsa de Neoenergía, su filial brasileña, es otro de los factores que pueden impulsar la cotización de la compañía en el medio plazo, según los expertos. Iberdrola ya ha comenzado los trámites para la salida a Bolsa de esta compañía de la que es propietario del 52% tras la fusión de Neoenergía y Elektro. La salida a Bolsa que combina venta de acciones existentes y ampliación de capital permitiría a Iberdrola cristalizar el valor de sus inversiones en Brasil y acelerar su crecimiento en el país. El objetivo de Iberdrola es mantener la posición de control en la compañía.

La atractiva rentabilidad por dividendo es otro de los puntos fuertes con los que cuenta el valor. El objetivo incluido en el plan estratégico de 2020 supone un dividendo por acción estimado para ese ejercicio de entre 0,37 y 0,40 euros por acción. Tal y como recuerdan los expertos, esto supondría elevar el dividendo entre un 20% y un 30% en los próximos cuatro años respecto al dividendo actual. Aunque el pago se mantenga en scrip dividend –opción para elegir el cobro en acciones o en metálico–, la compañía mantendrá el número de acciones constantes (6.240 millones) para evitar la dilución de los accionistas que opten por el cobro del dividendo en efectivo.

Desde Intermoney Valores consideran que cabe la posibilidad de eliminar el scrip aunque no lo contemplan a corto plazo puesto que el 68% del accionariado total y el 85% de los minoristas ha acudido al pago en acciones.

Las claves

  •  Dividendo creciente. El objetivo incluído en el plan estratégico de 2020 supone un DPA estimado de entre 0,37 y 0,4 euros por acción. Esto supondría elevar el dividendo entre un 20% y un 30% en los próximos cuatro años respecto al dividendo actual.
  •  OPV de Neoenergía. La eléctrica ha comenzado con los trámites de la salida a Bolsa de Neoenergía. Tras la fusión de Neoenergía y Elektro, Iberdrola controla el 52% del nuevo grupo fusionado. La nueva compañía es la mayor eléctrica del país y de Latinoamérica.
  • Buenas previsiones. Algunos de los factores que pesaron en los resultados en la primera mitad de año, se mitigarán en la segunda, según los expertos. Entre ellos está el que el recurso eólico e hidraúlico se irá normalizando y el impacto del cierre de Longannet en Reino Unido. Además, el impacto de la depreciación de la libra se irá suavizando.

Source link

Las grandes compañías, por fin, estrenan furgoneta | Compañías

Los empleados de las grandes empresas españolas tienen motivos para estar contentos. Aunque cada una a su ritmo, las compañías están actualizando las flotas de vehículos comerciales, que cuentan con una antigüedad media de 12 años.

Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones) revela que en los primeros ocho meses del año las empresas fueron las que compraron el mayor número de automóviles para reparto y desplazar a sus empleados, 69.756 (el 18% más), de un total de 132.309 matriculaciones.

Las saludables expectativas de negocio es lo que las ha impulsado a renovar esta herramienta de trabajo, uno de los gastos más elevados para las compañías.

El miedo al parón de la actividad, debido a las restricciones de acceso a las ciudades de los vehículos más contaminantes en los momentos de máxima polución, también las ha hecho más preventivas. “Muchas compañías están comprando, en paralelo, vehículos de pocas o cero emisiones junto a los de combustible”, comentan en la asociación de concesionarios, Faconauto.

En los ocho primeros meses del año, las sociedades compraron 69.756 coches, un 18% más que el año pasado

Era cuestión de tiempo, porque a estas alturas la mayoría de las compañías han echado cuentas y ya tienen en marcha planes de movilidad sostenible para ahorrar. “Los clientes han empezado a demandar modelos de menor consumo de combustible y gastos de mantenimiento”, afirman en el grupo PSA.

“La selección de vehículos de empresa se ha profesionalizado mucho y esto se ha traducido en la elección con unos criterios más económicos”, añaden.

Coches más baratos, más pequeños, utilitarios, compactos, de menor potencia, dotados de geolocalizador (para controlar las rutas) y dispositivos de medición de consumos es ahora el prototipo preferido por las más grandes, donde de momento el diésel sigue siendo la estrella.

En los primeros ocho meses de año, los vehículos comerciales ligeros (microvan, pickup, derivados del turismo) han sido los grandes protagonistas, destacan en Faconauto. Suponen el 57% de las matriculaciones, seguida de las furgonetas de menos de 3.500 kilos de peso, con un 24%. Las más demandadas por las empresas son las de la marcas Peugeot, Citroën, Renault y Ford.

Iberdrola es una de las compañías que tiene entre sus objetivos prioritarios crear una flota integrada por vehículos eléctricos e híbridos enchufables, aunque de momento predominan los de combustible .

Con un parque de 2.033 vehículos, tiene 28 eléctricos y cuenta con un servicio de carsharing eléctrico, gracias al cual casi 350 empleados pueden realizar gestiones en Madrid, Bilbao, Valencia y Barcelona con autos más limpios.

En la eléctrica, donde prima la evaluación técnica (emisiones de CO2, consumo, etc.) sobre el precio a la hora de elegir, se inclina por los modelos: pickup, Ford Ranger, por su capacidad técnica, Clio, Kangoo y Kadjar, de Renault; y Partner 208 y 308 de Peugeot, entre otros.

En cifras

• Ventas. En 2018, las empresas comprarán 113.487 vehículos comerciales, de acuerdo con la estadística de Faconauto (agrupación de concesionarios de coches).

• Precio. El precio medio en 2016 de los vehículos para trabajar se situó en los 24.869 euros, lo que supone un crecimiento de un 6,4%, según Faconauto.

• Seguridad. El dispositivo manos libres es el más extendido entre los comerciales, presente en el 50% de los autos.

• Diésel. Pese a la demonización del diésel, estos son los preferidos para las flotas de las empresas acaparando el 90% de las matriculaciones, aseguran en Faconauto.

• Gasolina. Hay un cierto desplazamiento hacia los vehículos de gasolina, explican en Ganvam (asociación de vendedores) . En lo que va de año, las matriculaciones crecieron un 75%, aunque aún está lejos del trono del diésel.

En Calidad Pascual el dieselgate ha marcado un antes y un después. Cuenta José Carlos Espeso, coordinador de movilidad sostenible, que “hablar actualmente de coches híbridos es más corriente, pero hace seis años era más atrevido”.

En 2011, esta compañía sustituyó 600 vehículos diésel por tecnología híbrida y en estos momentos es un mix de eléctricos, híbridos y gas licuado. Utilitarios, 4×4, berlinas y, principalmente, los compactos representan el 70%, son los modelos más utilizados.

El auge de la compra de productos online ha impulsado la venta de furgonetas de reparto y prueba de ello es que “son los comerciales que más crecen, casi un 27% frente a 2016”, asegura Herrera. “Ahora hay mucha paquetería pequeña y esto implica tener vehículos más pequeños y compactos”, dicen en Seur.

Las restricciones de acceso al casco urbano por la contaminación también ha sido un hándicap para estas empresas. En Seur, el 73% de sus vehículos cumplen con la normativa europea medioambiental (Euro 5 y 6). Además, su flota ya cuenta con furgonetas y motos eléctricas y vehículos de gas licuado y natural, presentes en 20 ciudades.

Seur, que realiza 120.000 envíos mensuales con transporte alternativo, presume de haber reducido las emisiones un 16% el pasado año.

Más tecnología y conductores más controlados

Iberdrola
Iberdrola cuenta con vehículos eléctricos para sus empleados.

Paloma García Moreno

El GPS, que permite el posicionamiento del vehículo en todo momento, y el navegador incorporado son habitualmente los elementos más solicitados por las grandes empresas para sus flotas en busca de la eficiencia.

La implantación de los dispositivos telemáticos permite construir una tarifa más ajustada y obtener mayor valor añadido, es un privilegio de las más grandes. Prueba de ello es que únicamente lo incorpora algo más del 14% de los comerciales, recoge Faconauto.

Las más pequeñas se sirven del móvil, donde pueden acceder a aplicaciones como Google Maps o Waze. Es más, según el Observatorio del vehículo de empresa de Arval, el 48,3% de los coches comerciales hacen la planificación de rutas con el móvil.

“Ambas brindan la oportunidad de mejorar la eficiencia y los costes de la compañía”, dicen en la aseguradora Axa, pero el navegador, que puede ir oculto, permite al gestor de flotas controlar y administrar en tiempo real las horas de conducción del empleado; regular los descansos; proporcionar el historial del conductor, así como ejercer un efecto psicológico en el conductor.

Por otra a parte, la compañía puede optimizar las rutas ahorrando tiempo y consumo; localizar el vehículo en caso de robo; reducir las multas; prevenir el mantenimiento del coche y las averías, y controlar la velocidad, entre otros.

“El precio es lo que más pesa para elegir modelo”

Alfonso Nogueiro
Alfonso Nogueiro, director general de Faconauto.

Paloma García Moreno

Alfonso Nogueiro es el director general de la asociación de concesionarios de automoción Faconauto. Con estudios de Psicología en la Universidad de Santiago de Compostela, Nogueiro lleva muchos años vinculado a la automoción. Tras pasar por Citroën y Alfa Romeo, lleva siete años en Faconauto.

¿Qué pesa más en las grandes empresas al comprar, el precio o el compromiso con el medio ambiente?

El precio, no solo del vehículo, sino también de todo lo que lo rodea: seguro, impuestos, combustible, etc. Pero cada vez tiene más importancia el componente medioambiental. El sector de la automoción está muy comprometido.

Entonces, ¿por qué prima el diésel y la gasolina?

Son ya muchas las empresas que apuestan por flotas de bajas o cero emisiones. Esta tendencia irá cada vez a más, pero todavía tenemos años por delante en los que convivirán todas las tecnologías.

¿Cómo va a influir en la venta las restricciones al centro de las ciudades?

El vehículo no es un problema para la movilidad, sino parte de la solución porque complementa al transporte público. La Administración tiene que comprender que buscar mejoras en la movilidad pasa por una óptica integral.

¿Tanto ha tenido que ver en el crecimiento el comercio electrónico?

Varias situaciones explican esta explosión. La mejora económica ha permitido que muchas empresas hayan podido renovar sus flotas. Y esto ha coincidido con el bum del comercio electrónico. La renovación no podía esperar más. La crisis disparó su envejecimiento.

¿Puede hacer una fotografía del parque en los próximos años?

Se irá hacia modelos con bajas o cero emisiones, eléctricos e híbridos (gasolina y gas). Respecto a la tecnología, habrá que ver a largo plazo cómo impacta la llegada del coche autónomo al reparto de mercancías.

Source link

Becas, un empujón para tu economía | Fortuna

Tras la implantación del Plan Bolonia y del sistema de grados en 2010 apareció también la enseñanza superior de posgrados, dividida en másteres y doctorados. No es obligatorio cursarlos, a excepción de los habilitantes, aquellos másteres necesarios para poder ejercer algunas profesiones como abogado, profesor de secundaria, psicólogo, capitán y jefe de máquinas de marina mercante, arquitecto e ingeniero. Aportan un conocimiento especializado que dentro de los grados universitarios no llega a impartirse y que muchas empresas exigen en sus ofertas de empleo.

Poder cursarlos implica un desem­bolso económico que varía según la comunidad autónoma. El informe ¿Por qué precios tan distintos?, elaborado por el Observatorio del Sistema Universitario (OSU), recoge que los costes pueden variar de uno a otro en más de 1.000 euros. Los másteres habilitantes suelen ser más económicos, pero aun así encontramos universidades públicas en las que la matrícula anual ronda los 5.000 euros. Es el caso del máster en Abogacía de la Universidad Carlos III de Madrid.

Por regla general, Cataluña y Madrid son las comunidades más caras para todo tipo de posgrados. Con un precio fijo, todos los habilitantes públicos en Cataluña tienen un coste de 2.470 euros, y de 3.952 euros para el resto. Al otro lado, los másteres habilitantes de Castilla-La Mancha, Cantabria y la Comunidad Valenciana no alcanzan los 1.000 euros. Unos precios que suben en los centros privados.

Con el fin de dotar a todos los estudiantes de las mismas posibilidades y poner a su alcance una especialización, empresas y organismos ofrecen anualmente su concurso de becas. Aunque actualmente casi todas están cerradas, es bueno conocerlas para acceder a ellas en la próxima edición.

Iberdrola lleva desde 2010 entregando becas para másteres en Energía y Medio Ambiente en Estados Unidos, Reino Unido y España. Algunas de las universidades en las que se pueden cursar son la Politécnica de Madrid, la de Valencia, la Autónoma de Madrid y Barcelona, ICAI, la Complutense, Cambridge, Maine, Oregón o Rochester. Para el curso 2017-2018 se ha becado a 147 alumnos, de los que unos 70 son españoles. Entre los requisitos de solicitud se exige como mínimo haber obtenido un 7 sobre 10 de media en el grado. Las dotaciones económicas varían según el país. Todas incluyen el coste íntegro de los estudios y una dotación mensual de 1.200 durante nueve meses en el caso de España, y de 1.580 euros y 2.000 euros en Reino Unido y Estados Unidos, respectivamente, durante 12 meses. Además, para Estados Unidos también se incluyen 1.500 euros de gastos del viaje.

El coste del curso se puede cubrir en parte o en su totalidad, y también hay aportaciones para desplazamientos

Las propias universidades o escuelas de negocios también suelen ofertar plazas becadas o ayudas a la matrícula. Así, a través de su programa Impulsa, ESIC facilita el estudio de los programas de su centro con ayudas económicas que pueden llegar al 20% de la cuantía, según el colectivo al que pertenezca el estudiante. Los antiguos alumnos se pueden beneficiar de hasta un 10%; los desempleados de más de 27 años y los recién titulados de menos de 25, de un 20%, y el público en general, de hasta un 15%. Por su parte, la Universidad San Francisco de Vitoria llega al 50% del coste de sus posgrados para aquellos alumnos que hayan conseguido un nueve de media en los estudios de acceso al máster y al 10% para el resto.

Salir al extranjero

Estudiar un posgrado en el extranjero en un centro de prestigio es de gran valor para la formación del estudiante y para su futuro currículo, pero conlleva unos 40.000 euros anuales de media, y a este coste se deben sumar los gastos de traslado, alojamiento y manutención. Para ello, existen becas específicas de movilidad. La Caixa oferta una de las de mayor cuantía económica al cubrir los gastos académicos al completo y una dotación económica extra mensual dependiendo del país de origen, además de dotación para los costes del traslado e instalación en el país, aplicación a las universidades, visados, seguros de enfermedad y accidentes, entre otros gastos. Anualmente concede 55 becas para estudios en Estados Unidos y Canadá y para la zona de Asia-Pacífico. Su convocatoria se terminó en abril.

Además, para el curso 2017-2018 cerró en febrero la convocatoria de 65 becas para estudios de posgrado en las universidades del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). Contempla todas las áreas de conocimiento y consiste en el pago íntegro del programa, con una dotación económica mensual diferente según el país de destino. Dentro del mundo bancario, el Grupo Santander también cuenta con diferentes ayudas y becas. Solo en la pasada edición se concedieron 1.586 a estudios de posgrado en España.

Desde hace 12 años, Mutua Madrileña lleva ofreciendo a los hijos de sus mutualistas, con al menos 20 años de antigüedad, la posibilidad de optar a un plan de becas dotado de 12.000 euros anuales, por un periodo máximo de dos años, para estudiar un máster o un doctorado fuera de España. En esta edición, uno de cada tres candidatos ha elegido Reino Unido, mientras que Alemania y Holanda, con un 12,5% de las solicitudes, han sido los siguientes países más populares. Los posgrados que estudiarán los becados cubren todas las ramas, desde la Historia, hasta la Biotecnología o la Administración de Empresas.

Ayudas a la inclusión

Fundación ONCE, en su objetivo por integrar en puestos cualificados a personas con discapacidad, ha puesto en marcha su cuarta edición de Oportunidades al Talento, un programa de becas por el que se concederán 20 ayudas de 3.000 euros a estudiantes que quieran cursar un posgrado. Además, también concederá 20 ayudas de 6.000 euros para la movilidad, con el fin de fomentar la presencia de alumnos con discapacidad en universidades extranjeras. El plazo de inscripción cierra el 3 de octubre.

Por su parte, Banco Santander ha puesto en marcha una iniciativa para accionistas y familiares de accionistas, hasta segundo grado, mediante la concesión de ayudas económicas a estudiantes universitarios con discapacidad para que puedan acceder y progresar en su formación académica universitaria. La convocatoria se cerrará el 23 de octubre y tendrá una dotación económica total de 35.000 euros.

Source link

Los seis valores del Ibex más recomendados por las firmas de inversión | Mercados

La delicada situación geopolítica actual mantiene a las Bolsas mundiales operando en un ambiente de incertidumbre y volatilidad.

Concluido agosto, que tradicionalmente se traduce en una planicie para los mercados y una reducción del volumen de actividad bursátil, las Bolsas a uno y otro lado del Atlántico enfilan el último cuatrimestre del año con un ojo puesto en las tensiones generadas por el régimen de Corea del Norte, en las decisiones en materia de política monetaria de los bancos centrales y en el fortalecimiento del euro.

El Ibex 35 no ha logrado escapar de la incertidumbre provocada por las tensiones entre Pyongyang y Washigton y del impacto de la subida del euro y cerró agosto con un recorte del 1,93% que le ha hecho perder los 10.600 puntos tras tocar los mínimos desde marzo por debajo de los 10.200. La volatilidad experimentada por las entidades financieras y por aquellas más sensibles al efecto divisa contrasta con los valores más ligados al ciclo económico y al crecimiento del consumo. De esta forma, en el selectivo español hay una selección de valores sólidos que se mantienen indemnes a los vaivenes bursátiles y que se presentan como buenas opciones a la hora de invertir.

Entre los 35 miembros del Ibex, el consenso de las casas de análisis recopilado por Reuters apuesta por un grupo selecto de valores, aquellos a los que otorgan la mejor valoración (un 1 es la mejor y un 5, la peor) de cara a recomendar incluirlos en una potencial cartera de inversión. Aquí están reunidos los que mejores notas obtienen por parte del mercado.

Empresas que operan en el sector de las energías renovables, así como las compañías dedicadas a las infraestructuras se posicionan según los analistas como valores seguros sobre los que apostar tras el parón estival dentro de la Bolsa española.

  • Ferrovial. La firma del sector que mejor aguantó la crisis

La empresa de infraestructuras, con una puntuación de 2 sobre 5, es la cotizada con mejor recomendación media (siendo 1 fuerte compra y 5 fuerte venta), según el consenso recopilado por Reuters. Las acciones de la compañía, que cotizan en torno a los 19 euros, tienen un precio objetivo medio de 21,50 euros, un 13% más. En el año, las acciones han avanzado un 14,05%.

Según apunta Rafael Fernández Heredia, analista de GVC Gaesco Beka, los activos de gran calidad de la compañía son la clave de su recomendación de acumular. Entre estos destaca la evolución de autopistas y aeropuertos, como la ET 407, autopista de Toronto que muestra crecimientos constantes de ingresos. Con todo, desde Renta 4 advierten que en el área de construcción “continúa la presión en los márgenes por la mayor presencia de proyectos en fases iniciales y el menor peso de infraestructuras en la cartera”.

  • Acciona. La apuesta por las renovables sigue vigente 4,05%

La compañía, que obtiene en torno al 70% de su facturación de las energías renovables, también cuenta con una recomendación otorgada por los expertos de 2 sobre 5. Los títulos de Acciona, que cotizan alrededor de los 72 euros, tiene un precio objetivo medio de un 18% por encima, de 85 euros. A lo largo del año sus acciones han experimentado una revalorización del 3,25%.

Gracias a la mejora del precio de la electricidad en España, se prevé que la compañía crezca e incremente la producción eólica en EE UU. “Acciona cotiza a 7,8 veces el beneficio operativo bruto (ebitda) estimado para 2017, lo que no nos parece exigente si tenemos en cuenta el peso de las renovables – supondrán 68% del ebitda este año– y que el 20% del valor de empresa (capitalización más deuda) es de negocios patrimoniales (concesiones e inmobiliario)”, señalan en Sabadell, que le da un objetivo de 89 euros por acción.

  • ACS. La constructora más premiada por el mercado

El grupo dedicado a la construcción y desarrollo de infraestructuras tiene una recomendación de compra, con una puntuación de 2,1 sobre 5. Las acciones de ACS, que cotizan actualmente cerca de los 32 euros, tienen un precio objetivo medio de 36,49 euros, un 14% superior a su actual precio. Durante 2017, sus títulos han subido un 8,56%.

El final feliz de su refinanciación, la positiva marcha de la cartera y los apoyos con los que cuenta la compañía en los mercados estadounidenses y australianos son los puntos esenciales que señala Rafael Fernández de Heredia, de GVC Gaesco Beka como razones por las que la constructora recibe estas positivas recomendaciones.

Citi destaca como uno de sus puntos fuertes la reducción de la deuda hasta los 1.695 millones de euros a cierre de junio, un 55,9% inferior a la de hace un año, gracias a la fuerte generación de caja y a la venta de Urbaser.

  • ArcelorMittal. La siderúrgica continúa su expansión global 

La compañía siderúrgica, también con un 2,1 de valoración por parte de los expertos, continúa como un valor que debe tenerse en cuenta. Sus acciones cotizan a 23 euros y su precio medio objetivo está en 23,69 euros. En el año se revaloriza un 9,12%. Iván San Félix, analista de Renta 4, destaca el aumento de la demanda de acero, que se prevé que dará lugar a un volumen superior al previsto en un principio durante el segundo semestre del año. Francisco Rodríguez, de Sabadell, también es positivo con la compañía, gracias al esperado tirón de los mercados chino, ruso y brasileño.

Citi le ha subido recientemente el precio objetivo hasta los 30 euros por acción desde los 28 anteriores. El banco estadounidense prevé que mejore el ebitda más de lo previsto, que pague menos impuestos los próximos 18 meses y de una mayor aportación de las empresas en las que participa con otros socios.

  • Iberdrola. Morgan Stanley ve una joya en la energética

Iberdrola se consolida como una de las empresas con recomendaciones más positivas según el consenso recopilado por Reuters: alcanza una puntuación de 2,3 sobre 5. Sus títulos, que suben un 11,9% en el año en curso, deberían valer 7,17 euros, según los analistas. El viernes, cerraron a 6,87 euros.

Ángel Pérez, de Renta 4, señala que la firma tiene “numerosos proyectos en fase de construcción, cuyas puestas en marcha están previstas para el corto y medio plazo, en distintos países y negocios”. Morgan Stanley, que asigna a Iberdrola un precio objetivo de 8 euros por acción, asegura que “en los próximos meses, varios catalizadores impulsarán el precio de sus acciones: recorte de costes, nuevos proyectos y reestructuración”. El banco destaca el margen de crecimiento que Iberdrola tiene en el negocio de generación regulada y renovables en México y Estados Unidos, así como en el área de redes, también en EE UU.

  • Inditex. La ventas online, factor clave del crecimiento 

El gigante textil continúa expandiendo sus mercados y consolida su posición en el negocio online. Con una puntuación de 2,3 según el consenso de Reuters, sus títulos cerraron el viernes a 31,85 euros con un objetivo de 38.

Sara Herrando, analista de Norbolsa, destaca que la compañía tiene una estimación de crecimiento a largo plazo del 5%. Ignacio Romero, de Sabadell, refuerza la previsión de crecimiento de las ventas comparables a 10 años vista al 5,5% desde el 5% previo, ante la buena evolución de la plataforma online, que supone entre el 7% y el 9% de las ventas.

El experto de Sabadell le subió en junio el precio objetivo un 12%, hasta los 43,1 euros por acción: “La compañía cotiza ahora por encima de la su banda histórica de valoración pero confiamos en que puede sostenerla, por los resultados, por el entorno de crecimiento con tipos bajos y por las dudas (positivas) sobre su crecimiento a largo”, explicó en una nota.

Source link

La fusión de las filiales brasileñas aportará 480 millones de beneficio a Iberdrola | Compañías

Iberdrola ha completado la fusión de sus participadas Elektro y Neoenergia, creando así la mayor empresa eléctrica de Brasil y la primera de Latinoamérica por clientes. Ha recibido para la operación el visto bueno de las juntas de ambas sociedades. La compañía estima que esta fusión tendrá un impacto positivo en sus cuentas de 480 millones de euros, según ha informado a la CNMV.

A través de esta operación, Neoenergia, participada por Iberdrola (39%), Caixa de Previdência dos Funcionários do Banco de Brasil (Previ) (49%) y BB Banco de Investimentos (Banco de Brasil) (12%), incorporará la actividad y los negocios de Elektro, filial brasileña 100% del grupo español.

La sociedad resultante aglutina los activos de distribución, transporte, generación y comercialización de electricidad de Neoenergia y Elektro. Tendrá el siguiente reparto accionarial: un 52,45% estará controlado por Iberdrola; un 38,21% corresponderá a Previ y un 9,35% a Banco de Brasil. El grupo español se ha comprometido con el resto de socios a sacar a Bolsa la nueva compañía.

En un plazo inferior al habitual en este tipo de transacciones, Iberdrola, que ha calificado de “histórica” esta operación, ya había obtenido el visto bueno de las autoridades brasileñas: el Conselho Administrativo de Defesa Econômica (CADE), la Agência Nacional de Energia Elétrica (Aneel) y el Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social (Bndes).

La integración de estas dos filiales, anunciada el pasado 8 de junio, se realizará bajo la fórmula conocida como incorporação, a través de la cual Neoenergia ejecutará una ampliación de capital que será suscrita en su totalidad por Iberdrola. El aumento de la participación de la energética española en la sociedad tendrá como contraprestación los activos de Elektro.

Los tres propietarios de Neoenergia han suscrito, además, un nuevo pacto de accionistas que sustituye al anterior, de 2005, y fija, entre otros, los siguientes aspectos: la aprobación de determinadas materias reservadas por mayorías reforzadas; la existencia de limitaciones para transmisión de acciones de la sociedad; el derecho de Iberdrola de nombrar a la mayoría de los miembros del consejo de administración de Neoenergia y la obligación, por parte de la energética española, de canalizar todas sus inversiones en Brasil a través de la compañía.

Con esta fusión, nace a la mayor compañía eléctrica de Brasil y a la primera de Latinoamérica por número de clientes, con 13,4 millones. Prestará servicio en un territorio con una población superior a los 43 millones de personas, frente a los 18 millones de población del área de influencia de Iberdrola en España. El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha expresado el compromiso de la compañía con Brasil, donde el grupo lleva operando dos décadas, en las que ha invertido más de 52.500 millones de reales.

La compañía regulada también estará presente en el negocio de generación eólica e hidráulica.

Source link

Iberdrola alcanzará los 1.000 megavatios en México en 2019 | Compañías

La empresa de energía eléctrica Iberdrola está construyendo en estos meses varias plantas eólicas y fotovoltaicas en distintos estados de México, que sumarán 600 megavatios (MW) de generación de energías renovables.

De este modo, la eléctrica alcanzará en 2019 casi los 1.000 megavatios (MW) de potencia instalada en el país azteca, según los datos facilitados por la compañía.

La inversión destinada a estas instalaciones de generación de energías renovables asciende a 780 millones de dólares (661 millones de euros). Supone “la mayor suma destinada hasta la fecha por Iberdrola al sector de las renovables en América Latina”, afirmaron.

En concreto, está construyendo 325 MW eólicos en los estados de Puebla y Guanajuato y otros 275 MW fotovoltaicos en los de San Luis de Potosí y Sonora. Los parques eólicos en construcción son los de PIER, de 220 MW de capacidad y ubicado en el estado de Puebla. Será la siguiente fase del proyecto actualmente en operación de PIER II. Por otro lado, también desarrolla la instalación denominada Santiago Eólico, de 105 MW de capacidad, situado en el estado de Guanajuato. Está previsto que la entrada en funcionamiento de ambos proyectos se produzca en 2019.

En cuanto a las plantas fotovoltaicas, Iberdrola va a construir la de Hermosillo, de 105 MW de capacidad y que estará ubicada en el estado de Sonora, y la de Santiago, de 170 MW de capacidad, en San Luís de Potosí. Se espera que ambas puedan estar operativas a finales de 2018, según detallan desde la compañía.

Estas instalaciones van a suponer “la primera incursión de Iberdrola en el ámbito de la energía fotovoltaica a gran escala”, dada la capacidad instalada con la que contarán, explicaron. Iberdrola ha elegido a México para esta apuesta renovable por sus “excelentes condiciones regulatorias y de recurso solar”, detallaron.

Iberdrola desarrolla estos cuatro proyectos eólicos y solares en el marco de contratos a largo plazo (PPA) “con clientes industriales privados, a los que la empresa suministrará la energía eléctrica generada y los Certificados de Energía Limpia asociados”, afirmaron.
Iberdrola tiene ya 366 MW eólicos instalados repartidos entre los parques de La Ventosa (102 MW), La Venta III (102 MW), Bii Nee Stipa (26 MW), Pier II (66 MW) y Dos Arbolitos (70 MW).

Source link

Las viejas centrales de energía se resisten a morir | Compañías

Sobre el papel, los cambios tecnológicos en la generación de electricidad, forzados por la inevitable lucha contra el cambio climático, parecen sencillos y consensuados. Una apariencia a la que contribuye el que la mayoría de los ciudadanos se declare mayoritariamente partidaria de lo sostenible, verde o eficiente. Eso sí, siempre que esta posición no suponga ningún coste para quien la mantiene.

En una encuesta realizada hace pocos años por una asociación española de renovables, el 97% de los encuestados se definía partidario de este tipo de energías (lo extraño, en realidad, era que un 3% las rechazara, cuando opinar favorablemente era gratuita y políticamente correcto). La posición cambió radicalmente cuando a los supuestos defensores de las renovables se les preguntó si estarían dispuestos a pagar una prima en la factura de la luz para el desarrollo de dichas tecnologías. Pagar, eso no, vino a decir la mayoría.

Este es el quid (se puede sustituir “la prima en el recibo” por cualquier otro coste) de un debate que se precie sobre la renovación de los viejos parques de generación contaminantes (de carbón o gas) por los de energías renovables que se van imponiendo en todo el mundo.

Capítulo aparte merecen las centrales nucleares que, aunque no emiten CO2 y, por tanto, no se las considera enemigas del clima, forman parte del debate por su nulo futuro: tienen ya una edad avanzada y el capitalismo (léase, bancos y eléctricas)les ha dado la espalda. También las rechazan las nuevas generaciones de políticos, a la vista de la herencia envenenada que supone su desmantelamiento y la gestión durante siglos de los residuos radiactivos que no pueden ser reciclados. Según calcula la UE, el desguace de los más de 200 reactores europeos (90 ya parados) superará la friolera de medio billón de euros.

Como en cualquier crisis (o “cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación, o en la manera en que estos son apreciados”, en definición de la RAE), la llamada transición energética hacia un modelo de generación libre de emisiones puede resultar traumática y contradictoria.

Un claro ejemplo es el protagonizado por el actual Gobierno, cuyo presidente, Mariano Rajoy, negó no hace tanto tiempo el cambio climático y cuyo ministro de Energía, Álvaro Nadal, hasta ahora claro partidario del mercado y reconocido pronuclear, protege ahora las centrales de carbón y acaba de dar carpetazo a Garoña.

Bien podría parecer que el mundo se ha vuelto del revés: mientras las grandes compañías eléctricas, como Endesa e Iberdrola, promueven el cierre de centrales de carbón y nucleares, el Gobierno liberal del PP quiere protegerlas. Otra falsa apariencia, pues son solo las térmicas de carbón nacional ubicadas principalmente en zona popular, como es Castilla y León, las que se pretenden desahuciar. Y las nucleares, salvo que se les descargue de la actual fiscalidad.

Sin que se conozcan claramente las razones ni los objetivos, el ministro de Energía quiere potestad sobre el cierre de las viejas centrales. Para ello, ha sometido a audiencia pública una propuesta (genérica y sin articular) de real decreto por el que se regulará el procedimiento de cierre de las instalaciones de generación eléctrica. A saber, Nadal desea ampliar el motivo por el que su ministerio y REE pueden vetar actualmente el cierre de una central (garantizar el suministro eléctrico) a otros dos supuestos tan vagos como “el impacto sobre el precio de la energía para usuarios domésticos e industriales y la competitividad de la economía española” y “cambio climático”.

Los más críticos creen que con la excusa de la planificación el Gobierno quiere frenar el cierre de plantas por razones políticas, como es el caso de las de carbón (una de las amenazadas por el cierre es la central de Compostilla de Endesa, propiedad de la italiana Enel), e ideológicas, como la nuclear.

Copiar a Alemania

Podría creerse que el Ejecutivo de Rajoy estaría intentando emular el modelo alemán, en el que los operadores de las redes han denegado parte las solicitudes de cierre de capacidad (casi 4.000 MW que consideran “críticos”, sobre los más de 19.000 MW) tramitadas desde 2012, equivalentes a 90 centrales.

Nada más lejos de la realidad, pues las razones de seguridad de suministro que alegan los TSO (operadores y transportistas) germanos ya están reguladas en España. Esto es, si una central se considera necesaria, REE y el propio ministerio tienen potestad para impedir su cierre. Sirvan como ejemplo los casos relativamente recientes de la petición de cierre de varios ciclos combinados de gas por parte de Endesa e Iberdrola: a la primera se le denegó el cierre de su central de Colón (Huelva), mientras la segunda recibió la autorización para clausurar una de las unidades de su ciclo de Castellón, aunque luego se echó para atrás. 

El mercado alemán no solo no tiene la sobrecapacidad que el español (con un importante parque ocioso de gas que se levantó durante los años de la burbuja), sino que se enfrenta al cierre por decreto de sus 18 centrales nucleares, cuya clausura definitiva está prevista en 2022.

Esta decisión, y la declaración de intenciones del Gobierno de Macron de cerrar 17 centrales nucleares francesas en los próximos años, choca con el empecinamiento de España de defender las viejas térmicas de carbón y las nucleares. En ambos casos, las eléctricas quieren ser compensadas con una regulación favorable, un chantaje que el Gobierno considera inadmisible y que podría estar tras la decisión del Ejecutivo de controlar los cierres de plantas.

Respecto a la intención de Nadal de subastar o hibernar las centrales intervenidas, resulta un tanto inverosímil. ¿Quién va a explotar unas plantas aparentemente no rentables y con fecha de caducidad? El ministro, en línea con Endesa, esgrime que sin la actual producción nuclear el precio de la electricidad se incrementaría un 26%. Un motivo este que impedirá cualquier cierre si prospera el real decreto en trámite. Una norma, por cierto, recurrible por las empresas ante los tribunales.

Source link

Garoña: Cronología: Así han sido los 46 años de la central nuclear | Compañías

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha comunicado esta mañana el cierre definitivo de la central nuclear de Garoña. La planta burgalesa con una potencia instalada de 460 megavatios y propiedad al 50% por Endesa e Iberdrola, ha sido durante años fuente de grandes polémicas. Abierta en 1971, cesó su actividad en 2012 pese a contar con la aprobación de la Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para continuar con su labor hasta 2019.

Hasta ahora, el reactor nuclear de Santa María de Garoña, en Burgos, era el más antiguo de las ocho centrales nucleares en territorio español. Actualmente hay cinco centrales nucleares en operación, Almaraz en Cáceres, con dos reactores, Trillo en Guadalajara, Vandellos II y Ascó en Tarragona y Cofrentes en Valencia. La central de Garoña se une a Vandellos I en Tarragona y Zorita en Guadalajara que ya se encuentran en proceso de desmantelación.

Apertura de la central nuclear

El 17 de agosto de 1963, Nuclenor, la empresa con un 50% de participación de Endesa y un 50% de Iberdrola, obtiene la autorización para construir la central nuclear de Garoña. 8 años después, el 2 de marzo de 1971 comienza su actividad.

Durante sus primeras décadas el reactor funcionó sin apenas incidentes. En 1990 tras estar parada tres meses para proceder a la recarga del reactor, se produjo un incendio considerado por la CSN como incidente de nivel tres.

Con la llegada del nuevo siglo comenzaron a ser más habituales los incidentes en la central. El 4 de marzo de 2001 hubo un escape interno de 6.000 litros de agua con contaminación radioactiva.

Promesas de cierre

Una de las propuestas electorales de José Luís Rodríguez Zapatero era el cierre de la central nuclear programado para 2011, hasta el momento, Garoña continuaba su funcionamiento con apenas incidencias. Sin embargo, en 2009 el gobierno socialista pide al Consejo de Seguridad Nuclear un informe para posponer el cierre de la planta. En el informe, el CSN da el visto bueno a continuar con la actividad hasta 2019, siempre y cuando Nuclenor cumpla 15 condiciones, entre ellas instalar antes de 2013 un sistema de tratamiento de gases radiactivos en caso de accidente, así como mejorar la protección contra incendios de equipos y sistemas de seguridad.

Este mismo año, Zapatero prorroga el permiso de explotación por cuatro años y fija el cierre para el 6 de julio de 2013, en lugar de los 10 años aprobados por el Consejo de Seguridad Nuclear.

En 2011 con el accidente nuclear de Fukushima en Japón, vuelven con más fuerza las peticiones para el cierre definitivo de Garoña, al tener unas características muy similares a la del país asiático.

En 2012, Nuclenor pide al Gobierno presidido por Mariano Rajoy reabrir Garoña. El Ejecutivo encarga un informe al CSN que aprueba esta apertura. A pesar de tener la aprobación gubernamental, Nuclenor decide no presentar la solicitud por motivos económicos al considerar que las inversiones son demasiados elevadas para seguir operando y el incremento de los impuestos para el combustible gastado. En diciembre, la central nuclear de Santa María de Garoña se desconecta de la red eléctrica.

Iberdrola y Endesa piden en 2013 la revocación parcial de la orden ministerial que fijaba el fin de su licencia de explotación ese mismo año por orden del Ejecutivo presidido por Zapatero.

Un año más tarde, el Gobierno popular aprueba un real decreto que permite reabrir la central cuyo cierre se debía a problemas económicos y no de seguridad. En 2014, Nuclenor pide renovar el permiso de explotación hasta 2031, decisión que dependerá del CSN.

Cierre definitivo

El 3 de febrero en 2016, tras las primeras elecciones, la mayoría de los grupos parlamentos piden detener el proceso de evaluación hasta la formación de un nuevo Gobierno. El 19 de octubre, el presidente del CSN, Fernando Martí, comunica en el Congreso que siguen a la espera de que Garoña cumpla las condiciones para su reapertura, exigidas en 2009.

El informe del Consejo de Seguridad Nuclear no llega hasta principios de 2017.  El 8 de febrero aprueba la reapertura de la central nuclear de Garoña, siempre y cuando cumpla las inversiones en seguridad exigidas.

En marzo de este mismo año, el presidente de Iberdrola confirma que su compañía, a diferencia de Endesa, no tiene intención en reabrir Garoña. El 1 de agosto, Álvaro Nadal, ministro de Energía, confirma el cierre definitivo de la central.

Source link

Iberdrola avanza en la integración de sus energéticas de Brasil | Compañías

Iberdrola ha recibido el visto bueno de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (ANEEL), a la operación de integración de Elektro en Neoenergia, que fue anunciada en junio. Se trata del segundo de los tres permisos que el grupo energético español necesita para cerrar una operación que la convertirá en la mayor empresa eléctrica de Brasil y la primera de Latinoamérica por número de clientes (13,4 millones) y con gran peso de los negocios regulados.

 Así, el pasado 5 de julio, recibió la autorización del la autoridad de la Competencia brasileña, CADE. de esta manera, solo le falta el plácet del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes), que “llegará previsiblemente en agosto”, según indican en Iberdrola.

Los accionistas de Neoenergia (Iberdrola, con un 39%; Caixa de Previdência dos Funcionários do Banco de Brasil o Previ, con el 49% y BB Banco de Investimentos, de Banco de Brasil, con el 12% restante) alcanzaron el 8 de junio un acuerdo por el que la compañía integraría las actividades de Elektro, filial brasileña de Iberdrola, en línea con su plan estratégico que apuesta por los negocios estables y regulados.

La fusión dará lugar a la mayor eléctrica de brasil por número de clietes

El accionariado del grupo resultante, que aglutinará los activos de distribución, transporte, generación y comercialización de ambas compañías, se repartirá entre Iberdrola (con un 52,45%); Previ (un 38,21%) Banco de Brasil (9,35%). El acuerdo incluye el compromiso de Iberdrola de sacar a Bolsa la compañía cuando Previ y Banco de Brasil lo consideren oportuno.

Neoenergia ejecutará una ampliación de capital que será suscrita en su totalidad por Iberdrola. El aumento de su participación tendrá como contraprestación los activos de Elektro. Los tres propietarios de Neoenergia han suscrito, además, un nuevo pacto de accionistas que sustituye al de 2005, y fija, entre otros, los siguientes aspectos: la aprobación de determinadas materias reservadas por mayorías reforzadas; la existencia de limitaciones para transmisión de acciones de la sociedad; el derecho de Iberdrola de nombrar a la mayoría de los miembros del consejo de administración de Neoenergia y la obligación de Iberdrola, de canalizar todas sus inversiones en Brasil a través del nuevo grupo.

Este prestará servicio en un territorio con una población superior a los 43 millones de personas, frente a los 18 millones del área de influencia de Iberdrola en España. Su área de concesión comprenderá 836.000 kilómetros cuadrados, frente a los 190.000 kilómetros cuadrados en España, mientras que su red de distribución se extenderá 585.000 kilómetros -268.000 kilómetros en el caso de España-.

La compañía tiene activos de generación eólica e hidráulica, con una capacidad atribuible de 2.080 MW operativos y 1.460 MW en desarrollo, así como en el negocio de generación termoeléctrica, con 530 MW.

Source link

Endesa considera que no presentar alegaciones sobre Garoña les crea indefensión | Compañías

La negativa de Iberdrola a presentar alegaciones en el marco de la consulta pública abierta por el Ministerio de Energía antes de tomar una decisión sobre Garoña, ha provocado la ruptura con Endesa, con la que comparte al 50% el capital de la central nuclear. La eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán ha insistido en presentar el desistimiento de la autorización de reapertura de la planta, mientras que Endesa presentó una propuesta de alegaciones en el consejo de Nuclenor celebrado el miércoles, según adelantó ayer CincoDías.

 En ella, esta compañía solicitaba un incentivo (a aprobar mediante un cambio regulatorio a aprobar antes de la fecha que se ha fijado el Gobierno, el 8 de agosto) para compensar las pérdidas de la planta burgalesa. Una propuesta que Iberdrola, empecinada en acelerar el cierre, no aceptó. Fuentes de Endesa dicen no entender la posición de Iberdrola en contra de presentar alegaciones, lo que “deja a las empresas en una situación de indefensión ante cualquier decisión del ministerio”. En cualquier caso, el desacuerdo en el seno de Nuclenor, ha impedido a cada una ejecutar su deseo: ni Iberdrola puede renunciar unilateralmente a la autorización ni Endesa puede presentar sus alegaciones, pues solo Nuclenor como tal puede participar en una consulta, cuyo plazo terminaba ayer.

Sí han alegado, sin embargo, las 10 instituciones restantes que se habían personado en el caso, según la resolución aprobada el 11 de julio por el departamento que dirige Álvaro Nadal: el Parlamento Vasco; el Gobierno Vasco; el Gobierno de Navarra; la Diputación de Álava ; el Gobierno de La Rioja; la Asociación de Municipios de Áreas con Centrales Nucleares (AMAC); Nuclenor y los grupos ecologistas Greenpeace; Acción de Burgos y Ecologista Centaurea.

El Parlamento Vasco ha alegado en contra de la continuidad de la central burgalesa y, de igual manera, se han pronunciado el Gobierno Vasco, la Diputación de Álava y el Ejecutivo de Navarra. No en vano, dicho parlamento aprobó el pasado 6 de abril una proposición no de ley sobre la necesidad de interponer un recurso contra la resolución del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) del 8 de febrero que posibilita la reapertura de Garoña con una serie de condiciones. Un trámite que sigue su curso.

En el extremo contrario se ha posicionado el Gobierno de Castilla y León y los municipios nucleares. Según declaró el viernes la consejera de Economía de esa comunidad, Pilar del Olmo, el Gobierno castellanoleonés se ha manifestado a favor de la explotación de la central, pues, de no ser así, “la merma en la actividad económica y el empleo serían inasumibles”. Unos de los argumentos esgrimido es la ausencia de un plan alternativo a la central, que da empleo a 600 personas, según del Olmo, y su área de influencia. En este sentido, recordó que el CSN garantiza la seguridad siempre que se hagan inversiones adicionales que, según los cálculos de la Consejería, estarían amortizadas en 2031. Por ello, pide autorización para Garoña hasta esa fecha.

Asimismo, Castilla y León ha aprovechado estas alegaciones para defender también la producción eléctrica con carbón autóctono, alternativa energética “más barata” junto a la nuclear, con lo que la supresión de ambas supondría un “gran lastre para la economía nacional”.

Ecologistas y sindicatos

Greenpeace presentó sus alegaciones sobre Garoña el viernes sin ninguna sorpresa. Tanto esta organización, como Acción de Burgos y Ecologistas Centaurea, se oponen a la reapertura. Greenpeace pide al Gobierno que “acabe con el espectáculo” en torno a la central.

Su posición se basa en “las decisiones contradictorias, deficiencias en el informe del CSN, alteraciones en el procedimiento, los elevados costes y los incumplimientos medioambientales. Greenpeace criticó el comportamiento de los socios de Nuclenor:“Iberdrola no quiere la reapertura y Endesa quiere sacar tajada”.

Aunque los sindicatos no se han personado, estos se han manifestado en contra de la planta. Especialmente, el vasco ELA.

Source link