Ibercaja aleja su salida a Bolsa a 2020, pese al estreno de Unicaja | Compañías

Ibercaja no ha conseguido su propósito para de ampliar el plazo para salir a Bolsa hasta 2024. La entidad que preside José Luis Aguirre tenía la intención de ganar tiempo para cotizar con un mercado que valorase más positivamente a las entidades financieras en general y a Ibercaja en particular.

La entidad aragonesa había encontrado en el Real Decreto 536/2017 que modificaba, entre otras cosas, el fondo de reserva de las fundaciones bancarias, una vía para poder ampliar en siete años su salida a Bolsa.

Esta norma amplía el plazo para constituir un fondo de reserva para las fundaciones de las antiguas cajas de ahorros que no quieran perder el control de su banco por su salida a Bolsa hasta el año 2022, periodo que podrá extenderse a 2024 si el Banco de España lo autoriza. Hasta entonces, la fecha límite era 2020.

La institución aragonesa tras analizar la nueva normativa solicitó a Economía la posibilidad de alargar el plazo para salir a Bolsa hasta 2024, tras tomar como referencia la fecha límite del decreto aprobado. Planea apuntarse a la opción de constituir este fondo durante los primeros años para acabar saliendo a Bolsa en el momento en el que considerase que el mercado valoraba a Ibercaja al precio que su cúpula considera el real de sus activos y negocio.

Pero Economía ha rechazado su petición tras argumentar que este decreto solo afecta a las entidades que quieran crear un fondo de reserva en vez de perder el control de su banco tras la venta de parte de la entidad en el mercado o a terceros. Esta norma así solo tiene un destinatario, Kutxabank, una de las antiguas cajas de ahorros cuyas fundaciones, entre las que destaca BBK, con el 57% de su capital, han optado por pagar una penalización antes que perder el control de la entidad financiera.

Ibercaja vuelve así a su hoja de ruta original que fija también agotar cualquier plazo para cotizar, que en este caso se limita al año 2020. Solo si el mercado sube considerablemente su valoración estaría dispuesta a cambiar su hoja de ruta, aunque defiende que las entidades financieras deben exponerse al escrutinio del mercado.

De nada ha servido tampoco que Unicaja, el banco también origen de una antigua caja de ahorros, y que tenía hasta su cotización una situación similar al controlar su fundación el 86,7% de su capital –la de Ibercaja posee el 87,8% de su banco–, se haya estrenado en Bolsa el pasado 30 de junio.

La entidad que preside Manuel Azuaga inició su andadura en Bolsa pocos días después de que los supervisores europeos intervinieran y vendieran Banco Popular a Santander, lo que influyó negativamente en la valoración del banco de origen malagueño, pese a ello, su estreno en los mercados no ha sido tan negativo, según apuntan varios analistas.

Ibercaja, sin embargo, está convencida de que su precio es superior al que aún le otorgan los bancos de inversión. A finales del pasado año, de hecho, rechazó una oferta encabeza por Apollo y otros fondos para venderles el 20% de su capital. Las negociaciones llevaban meses gestándose, pero Ibercaja consideró al final muy baja su valoración realizada por JPMorgan de menos de 1.700 millones, entonces ligeramente por debajo de 0,7 veces su valor en libros.

Ibercaja, que cuenta con unos activos de 57.176 millones de euros, tiene una ventaja sobre Unicaja. Ya ha devuelto gran parte de las ayudas, 223,6 millones de euros, recibidas por Caja 3 (resultado de la fusión de CAI, Caja Badejoz y Caja Círculo) tras su absorción 223,6 millones de las ayudas públicas que otorgó el Estado a Caja 3 Unicaja tenía que devolver los 604 millones de dinero público inyectado por el FROB a Caja España Dueros (Banco Ceiss) antes de abril de 2018, factura que con su salida a Bolsa solventará.

Otras claves

Beneficio. Ibercaja logró un beneficio neto de 41,7 millones de euros en el primer semestre, debido al impulso que los proyectos de banca personal, banca privada y empresas están proporcionando a la gestión de activos y seguro. Pese a ello, este resultado es un 42,3% inferior al del primer semestre de 2016 por el impacto de 71,6 millones de euros de gastos extraordinarios, motivado por el ERE que tiene en marcha.

Puntos fuertes. Ibercaja destaca como uno de sus puntos fuertes su grupo financiero, que representa más del 30% de sus ingresos, sobre todo vía comisiones. Otro punto fuerte es su gran presencia en Madrid con 200 oficinas especializadas sobre todo en fondos de inversión y planes de pensiones

Source link

Ibercaja vende un paquete de créditos dudosos por 490 millones | Compañías

Ibercaja ha cerrado la operación de venta de la cartera de préstamos promotor ‘Fleta’, que será traspasada a la sociedad Fleta Issuer Holdings Designated Activity Company, mediante un proceso competitivo al que han concurrido diferentes inversores nacionales e internacionales de primer orden.

La cartera, compuesta por 505 préstamos y créditos, en su mayoría de promotores inmobiliarios y en situación de dudosidad, tiene un importe global nominal de deuda de unos 489 millones de euros. Este volumen representa una disminución del 36% del stock total de préstamos promotor dudosos de la entidad a fecha de marzo de 2017.

Desde finales de 2014, cuando se lanzó el actual plan estratégico, este stock se ha visto reducido en 1.013 millones, lo que supone un 57% del volumen inicial, según ha señalado Ibercaja en una nota.

Los préstamos que financian la compra de suelo constituyen un 43% de la cartera traspasada, lo que, según la entidad, supone el mayor porcentaje que hasta ahora se ha llevado a cabo en España en una operación de estas características.

La transacción permite situar la tasa de morosidad del banco por debajo del 8%, algo que se enmarca en la estrategia de optimización del balance e impulso comercial que está ejecutando en su Plan Estratégico 2015-2017.

Por otro lado, Ibercaja está incrementando la financiación en nuevos proyectos inmobiliarios, triplicando en 2016 el número de viviendas financiadas respecto a 2014.

En este trienio, se han financiado 150 nuevos proyectos, localizados en su mayor parte en Madrid, Barcelona y Zaragoza. El impacto de la operación en la cuenta de resultados está ya cubierto con provisiones existentes a 30 de junio.

Source link

¿‘Prêt-à-porter’ o a medida? Nuevos modelos de planes de pensiones | Mi dinero

Los modelos tradicionales de planes de pensiones en España no se adecúan al perfil del cliente que los necesita”. Así de tajante describe Alejandro Santelices, ejecutivo financiero de Aspain 11 Eafi, la situación de la industria. Aunque luego valora muy positivamente los nuevos tipos de productos que están apareciendo en el mercado español, desde los planes indexados o de autor, en los que se replican estrategias probadas en fondos de inversión de pequeñas gestoras, hasta los denominados de ciclo de vida, que “consiguen dotar de un dinamismo positivo a la estrategia de inversión del plan de pensiones” y que es el modelo por el que están apostando las grandes entidades.

Los planes de ciclo de vida son un vehículo de ahorro a largo plazo que adaptan su nivel de riesgo a las distintas fases del ahorro para la jubilación, “ya que no es lo mismo ahorrar si te faltan 10 años para jubilarte que si te faltan 25”, explica Alberto Vizcaya, responsable de planes de pensiones del sistema individual de Santander AM España, quien admite que al sector “tradicionalmente le ha costado incorporar nuevas ideas o nuevos productos, quizás por su carácter más conservador o de largo plazo”.

No obstante, más que una renovación en los instrumentos de ahorro tradicionales, Vizcaya reclama una reforma del modelo de pensiones español en el que los planes de pensiones privados adquieran un mayor protagonismo.

En cuanto a los indexados, las bajas comisiones son la gran baza de los gestores automatizados. Indexa, por ejemplo, aplica unos costes del 0,78% en total, “incluyendo la comisión de gestión, de custodia y de los ETF en los que invierten los planes. En total es un 80% menos que la media del sector” que, según los cálculos de Unai Ansejo, cofundador y consejero delegado de Indexa Capital, ascienden a un 3,47%.

Los ‘robo advisors’ denuncian que los planes de pensiones están monopolizados por el sector financiero español

Finizens, por su parte, hace hincapié en que su plan de pensiones es “un producto transparente, 100% digital, totalmente automatizado, más eficiente en retornos y hecho a medida por y para los clientes con comisiones muy bajas, un 0,85% anual”, asegura Giorgio Semenzato, director general de la compañía de gestión automática. Además, para diferenciarse de las comercializadoras tradicionales, ofrecen realizar cualquier tipo de operación de forma online, desde cualquier dispositivo y desde 100 euros.

Desde los robo advisors se coincide en que los planes de pensiones son una inversión monopolizada por el sector financiero español. “La razón es la distribución: las bancas privadas de las entidades financieras han accedido a distribuir fondos de gestoras internacionales a cambio de que no entren en el negocio de las pensiones”, opina Ansejo.

“Respecto a los nuevos actores de gestión pasiva a bajo coste, y desde un punto de vista cliente, será positivo porque va a diferenciar con nitidez a los buenos gestores de los malos, expulsando a estos últimos poco a poco del mercado”, cree Juan José Cotorruelo, director de vida y pensiones de Caser. En este sentido, está convencido de que “las gestoras de gestión activa van a tener que explicar mejor y con mayor transparencia los beneficios de su trabajo respecto a la gestión pasiva”.

Entre las entidades de ahorro, quizás han sido las aseguradoras las que están innovando más en sus ofertas. Raúl León Dorado, subdirector general de desarrollo de negocio de Mapfre Vida, indica que “en el contexto actual de mercado y con el nivel de tipos de interés existentes, hemos focalizado el desarrollo de unit linked, donde el riesgo de la inversión lo asume el tomador de la póliza”.

¿Hay que ser conservador para el futuro?

Prêt-à-porter

Hoy tenemos que asumir más riesgo para obtener el mismo objetivo de rentabilidad que tenían nuestros padres. Ante ese panorama, ¿nos podemos permitir ser conservadores?

Belén Alarcón, socia y directora de planificación patrimonial de Abante, llama la atención sobre los planes ahorro 5, los PPA y los PIAS con rentabilidad garantizada, que son alternativas de ahorro para la jubilación, y que en el escenario de tipos de interés actual difícilmente nos darán una rentabilidad superior al 1% neta de gastos.

En su opinión, “lo que debería hacer el regulador no es aumentar la oferta de productos conservadores, que difícilmente nos ayudarán a jubilarnos como queremos, sino fomentar desde el mismo colegio una mejor formación financiera que ayude a los ciudadanos a tomar mejores decisiones de inversión por ser más coherentes con su plazo y sus necesidades de gasto futuras”.

Pero una de las más activas en los últimos meses ha sido Caser, que ha presentado un PIAS con unit linked, otro unit linked con subyacente de fondos Bestinver, o planes de pensiones con Magallanes, Finizens o Indexa. Efectivamente, las alianzas entre aseguradoras y gestoras independientes, sobre todo las de filosofía value, que replican sus estrategias de éxito de fondos de autor en planes de pensiones, parece que se han puesto de moda. Otros ejemplos son el acuerdo entre CNP y Tressis o Mapfre y la francesa Carmignac.

Pero también hay sitio para otras estrategias. GVC Gaesco lleva a gala haber sido una de las entidades pioneras en introducir el retorno absoluto en la industria de los fondos de pensiones. “Con el FP Patrimonialista se ocupa un nicho de mercado que no puede ser alcanzado por la renta fija en las circunstancias actuales, ni por la renta variable”, argumenta José Antonio Cortés, director general de GVC Gaesco Pensiones.

Cortés cree que el problema no es la falta de innovación en cuanto a productos o estrategias: “Es una cuestión de carácter legislativo; el actual marco regulatorio dificulta el desarrollo de la industria”.

También Ibercaja se ha animado con los planes de autor y ha lanzado el Plan Ibercaja Alpha, “que replica el fondo de inversión del mismo nombre que ha tenido un excelente resultado en los últimos años”. En la entidad han detectado una “evolución” y creen que otra tendencia que se observa en el mercado es el diseño de productos destinados a un perfil concreto de cliente. “Se pone el foco en él y luego se adapta la inversión a ese objetivo y no al revés, como venía pasando en algunos casos en el pasado”, explican.

En cuanto a estos planes de autor, “si la industria es capaz de adaptar o copiar la estrategia en un mundo tan competitivo y exigente como los fondos de inversión, veremos en un futuro un verdadero valor en la gestión de los planes de pensiones”, augura Sonsoles Santamaría, directora general de negocio de Tressis, quien lamenta que “así como en el mundo de las IIC (instituciones de inversión colectiva) existe un número elevadísimo de alternativas, con una granularidad elevadísima por tipo de activos, zonas geográficas, etc., en planes de pensiones las alternativas son muy limitadas y poquísimas entidades ofrecen planes más allá de los de su casa”.

Los asesores financieros automáticos reavivan la gestión pasiva

Vera Castelló

Los planes de pensiones nunca han sobresalido por contar con una gestión especialmente activa. De hecho, una crítica bastante recurrente era que sus gestores solo tenían que tomar unas decisiones generales de vez en cuando y echarse a dormir.

Sin embargo, una cosa es poca actividad y otra apostar todas las fichas a la gestión pasiva, es decir, a la réplica de índices de mercado. Esta última es la carta de presentación de los principales robo advisors que han surgido últimamente en nuestro país y que publicitan comisiones exiguas que permitirán al ahorrador mejorar los resultados de sus inversiones, al no restar apenas gastos al beneficio del plan.

“La rentabilidad histórica de los planes de pensiones ha sido muy baja y en ciertos periodos ni siquiera han conseguido cubrir la inflación”, según el estudio Rendimiento de los planes de pensiones españoles 2016-2015 de Indexa Capital. Una mayor competencia y una mayor oferta serán muy beneficiosos para los clientes”, asegura Unai Ansejo, cofundador y consejero delegado de Indexa Capital.

“El mercado de referencia mundial es EE UU, donde existen plataformas de robo advisors enfocadas únicamente en planes de pensiones de gestión pasiva. En el mercado europeo, el país más avanzado en este sentido es Reino Unido, donde ya se puede observar cómo el segmento de los gestores automatizados van ganando cada día más importancia competitiva en el sector de los planes de pensiones frente a las entidades tradicionales, señala Giorgio Semenzato, director general de Finizens.

De momento, según sus datos, la cuota de mercado global de gestión pasiva se acerca al 40% del total en EE UU, mientras que en Europa equivale al 15%-20%.

Source link

Los clientes de la banca española poseen 3.600 millones en deuda subordinada | Mercados

El rescate de Banco Popular ha abierto la caja de los truenos de las pérdidas que pueden llegar a asumir bonistas y tenedores de deuda cuando una entidad financiera es inviable. El manual europeo de rescates bancarios establece que, en caso de que un banco necesite ayuda, serán accionistas y bonistas –empezando por tenedores de bonos convertibles (cocos) y deuda subordinada– quienes primero contribuyan con sus activos a capitalizar la entidad, lo que en el caso de Popular ha supuesto la pérdida total de la inversión. También para los pequeños clientes que suscribieron emisiones de deuda subordinada por 450 millones de euros.

El final abrupto de Popular ha puesto de evidencia por tanto que no solo se puede perder dinero en Bolsa, hacia la que los inversores suelen estar prevenidos del riesgo, sino también en deuda, aunque no toda tenga el mismo grado de peligro. De hecho, la deuda sénior, la considerada como más segura, ha quedado a salvo en Popular, al igual que los depósitos, también los superiores a los 100.000 euros. En la liquidación de los italianos Veneto Banca y Banca Popolare di Vicenza también se ha obligado a asumir pérdidas a accionistas y titulares de deuda subordinada, aunque con la diferencia respecto a Popular de que los pequeños clientes que suscribieron esta última –por apenas 60 millones de euros– serán compensados.

Los recientes precedentes de Popular y los bancos italianos son por tanto una clara advertencia para el conjunto de clientes que poseen deuda subordinada de bancos españoles. No porque estas entidades emisoras tengan problemas de solvencia en la actualidad sino por el riesgo hipotético que pueden llegar a asumir. De hecho, los minoristas poseen un total de 3.664,6 millones de euros en deuda subordinada y convertible de entidades españolas, según datos recogidos en el mercado de renta fija AIAF, derivada en su inmensa mayoría de emisiones ofrecidas a los antiguos tenedores de preferentes.

Es el caso de CaixaBank, que tiene las dos emisiones más voluminosas en circulación, que ofreció a sus clientes en febrero de 2011 en un canje de sus participaciones preferentes por deuda subordinada. En concreto, por una emisión por 2.072 millones de euros y otra por 1.300 millones de euros, ambas con vencimiento en febrero de 2022. CaixaBank no ha procedido a su amortización anticipada, según explican fuentes de la entidad, de modo que sus titulares vienen cobrando un cupón anual del 4% en la primera emisión y el 5% en la segunda.

Se trata de emisiones que llegan a pagar el 7% anual, aunque a riesgo de perderlo todo en caso de resolución

El resto de entidades que en su día colocaron subordinada entre la clientela sí ha ido reduciendo el saldo vivo de estas emisiones a través de recompras y amortizaciones anticipadas. Así, el volumen total emitido supera los 4.300 millones de euros, de los que queda aún en circulación el 84%, una cifra determinada por las emisiones de CaixaBank.

Ibercaja lanzó en 2006 una emisión de subordinada por 200 millones, de la que solo quedan vivos 45,4, y en 2007 otra por 350 millones y un saldo vivo actual por 77,8 millones. Fuentes de la entidad explican que se lanzaron con anterioridad a la crisis, sin la premura de reforzar capital, también destinadas a institucionales pero con derecho de suscripción preferente para los minoristas, una práctica que tras la crisis de las preferentes ahora sería impensable.

El caso de los bonos convertibles de Liberbank en manos de particulares sí tiene en cambio que ver con la crisis bancaria. Fueron ofrecidos –bajo la exigencia del FROB– a los titulares de preferentes de las antiguas cajas que dieron lugar a la entidad, con sus correspondientes quitas. En la emisión más voluminosa, de 245 millones, ha habido ocho ventanas de conversión en acciones desde su emisión en marzo de 2013.

Las claves de un producto en apariencia ‘inofensivo’

En caso de rescate bancario, quienes primero están obligados por la normativa europea a asumir pérdidas son los accionistas, seguidos de los tenedores de bonos convertibles en acciones, deuda subordinada, deuda sénior y finalmente, depósitos superiores a los 100.000 euros.

Tanto en Popular como en la reciente liquidación de los italianos Veneto Banca y Banca Popolare di Vicenza, los tenedores de deuda subordinada lo han perdido todo. Aunque a los pequeños clientes con deuda subordinada de los italianos, por apenas 60 millones de euros, se les compensará, según ha reconocido Banca Intesa, que se hace cargo del negocio sano de ambos bancos.

Las emisiones para minoristas de deuda subordinada lanzada por la banca española pueden negociarse en el mercado Send de AIAF, aunque su liquidez es mínima y no tienen atractivo para los inversores institucionales, apuntan fuentes de mercado.

Source link