Calendario laboral de 2018: estos son los días festivos de la Comunidad de Madrid | Mi dinero

Ya hay calendario laboral para 2018. El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid lo ha aprobado. El próximo año contará con 12 días festivos. A esto se añaden dos fiestas de carácter local que deberán fijar los ayuntamientos de la región, de acuerdo a lo señalado por el portavoz de gobierno de la comunidad, Ángel Garrido.

La comunidades autónomas pueden sustituir por fiestas propias las fiestas nacionales cuya celebración se traslade a lunes por coincidir en domingo, circunstancia que no se da en 2018. También pueden sustituir por fiestas propias las festividades de la Epifanía (6 de enero), del Jueves Santo (que el año que viene coincide con el 29 de marzo) o las de San José (19 de marzo) o Santiago Apóstol (25 de julio). En el caso de San José y Santiago, se debe optar por una de las dos. El gobierno regional ha decidido sustituir el año que viene la fiesta de San José para poder declarar festivo el 2 de mayo, Día de la Comunidad de Madrid.

De esta forma, en 2018 serán festivos en la Comunidad de Madrid:

– 1 de enero (lunes): Año Nuevo

– 6 de enero (sábado): Epifanía del Señor.

– 29 de marzo: Jueves Santo.

-30 de marzo: Viernes Santo.

-1 de mayo (martes): Fiesta del Trabajo.

-2 de mayo (miércoles): Fiesta de la Comunidad de Madrid.

-15 de agosto (miércoles): Asunción de la Virgen.

-12 de octubre (viernes): Fiesta de la Hispanidad.

-1 de noviembre (jueves): Todos los Santos.

– 6 de diciembre (jueves): Día de la Constitución Española.

– 8 de diciembre (sábado): Día de la Inmaculada Concepción.

– 25 de diciembre (martes): Natividad del Señor.

Source link

Báñez quiere aprobar ya el contrato temporal con indemnización creciente | Mi dinero

El Gobierno no quiere perder la iniciativa en materia laboral. Y mucho menos dejar esta iniciativa a Ciudadanos para que la capitalice en el Parlamento. Por ello, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, convocó hoy a los máximos líderes sindicales de CC OO y UGTy de las patronales CEOE-Cepyme, para acelerar los trabajos de las cuatro mesas de diálogo social abiertas y retomar el protagonismo de las propuestas laborales.

Báñez y los agentes sociales –que valoraron muy positivamente el encuentro– se propusieron tener cerrados acuerdos en la mayoría de todas estas materias antes de fin de año.

La ministra presentó a patronal y sindicatos un documento de propuestas; muchas de ellas están incluidas en el acuerdo de 150 medidas que el Gobierno pactó con Ciudadanos para la investidura, tal y como reconoció la propia Báñez. Si bien, aunque no citó a la formación naranja, la titular de Empleo sí dijo que la propuesta del Gobierno está “abierta a todos para introducir mejoras”.

Estas son las principales medidas que quiere sacar adelante Báñez en la negociación con patronal y sindicatos en los próximos tres meses:

Penalizar el abuso de la temporalidad y la rotación. Dentro de la mesa de negociación para la calidad del empleo, Báñez ha propuesto reducir a tres las modalidades de contrato. Uno sería fijo; otro temporal “de protección creciente” y un tercero de formación.

La ministra confirmó tras el encuentro que dicho contrato temporal consistiría en el consensuado con Ciudadanos en el pacto de investidura. Tendría una duración máxima de dos años, ampliable a un tercero por convenio. Y contaría con una indemnización de 12 días al término del primer año (actual indemnización de todos los contratos temporales);de 16 días al finalizar el segundo año y 20 días a partir del tercero (esta es la indemnización de los despidos objetivos procedentes).

Esto, en la práctica, ya supondría una primera penalización de la contratación temporal porque encarecería sus indemnizaciones al término del contrato.

En esta misma línea, Empleo quiere crear un sistema de bonus malus, que incremente las cotizaciones por desempleo que pagan las empresas a aquellas compañías que abusen de la temporalidad y de la rotación, y las rebaje a las que actúen correctamente en esta materia.

Asimismo, Báñez instó a que en la negociación colectiva empresas y trabajadores fijen límites sectoriales o en las empresas al volumen de contratación temporal que se pueda hacer.

Finalmente, en este capítulo, Báñez anunció que reforzará las actuaciones de la Inspección de Trabajo en materia de fraude en la contratación. Para ello, “potenciará” la conversión de contratos temporales sin causa en indefinidos y “revisará” el régimen sancionador.

Plan de choque por el Empleo Juvenil. Estas medidas para los más jóvenes propuestas ayer por Báñez incluirían un nuevo contrato de relevo asociado a la jubilación parcial, para formar a los trabajadores inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil, que se incorporen a una empresa sin cualificación ni experiencia para ese puesto. Además, Empleo quiere sacar adelante la “ayuda de acompañamiento” de 430 euros a los jóvenes inscritos en el sistema de Garantía Juvenil que consigan un contrato de formación.

Se trata, también en este caso, de una ayuda similar al complemento salarial pactado por el Gobierno y Ciudadanos, para el que Empleo cuenta con 3.200 millones de Bruselas, según dijo ayer Báñez. El Gobierno quiere también ampliar hasta 3.000 euros la bonificación de los contratos de formación que se conviertan en fijos.

Formación. La ministra anunció la publicación “inminente” de dos convocatorias de subvenciones: una para formar a trabajadores en economía digital y tecnologías de la información; y otra, para programas transversales (idiomas, por ejemplo) de carácter sectorial.

Los líderes de CC OO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez se mostraron satisfechos y optimistas tras el encuentro con Báñez. Consideraron que la reunión de ayer y las propuestas del Gobierno, son “un buen punto de partida”. Si bien insistieron en que Báñez no les propuso medidas cerradas, sino que todas serán negociables.

Por su parte, el presidente de CEOE, Juan Rosell dijo que los empresarios están dispuestos a hablar de todo, salvo del incremento de cotizaciones sociales. Con ello, ya rechazó, al menos la propuesta subir las cuotas a las empresas que abusen de la temporalidad.

Otras propuestas

La agenda de temas planteada hoy por Báñez a los agentes sociales incluyó estas otras iniciativas:

Salario Mínimo. Los responsables de Empleo quieren “iniciar ya” el análisis con empresarios y sindicatos de los efectos de la última subida del 8% del salario mínimo en 2017; y, en función a ello y a las disponibilidades presupuestarias, negociar la subida para el próximo año.

Igualdad. El Gobierno propone negociar con los interlocutores sociales “medidas de transparencia que cuantifiquen la retribución por género, según una tabla de clasificación profesional”.

Conciliación. El Ejecutivo quiere sacar adelante en los próximos tres meses un plan de racionalización de horarios.

Ayudas a parados. Tras prorrogar el plan Prepara, solo hay un capítulo para el que el diálogo social se da más tiempo; hasta finales de abril. Se trata de la reorganización de todos los programas de ayudas a parados de larga duración. Báñez anunció la puesta en marcha en este tiempo de la tarjeta social, donde figurarán las ayudas de cada Administración a los ciudadanos.

Source link

El coste laboral por trabajador acumula año y medio a la baja | Mi dinero

El coste laboral medio por trabajador y mes (que incluye las remuneraciones y las cotizaciones sociales) ascendió a 2.584,58 euros en el segundo trimestre de 2017, lo que supone un descenso del 0,2% respecto al mismo periodo de 2016, según informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De esta forma, el coste laboral acumula ya año y medio o seis trimestres en terreno negativo, si bien durante el primero de este ejercicio se mantuvo invariable. Tal y como recuerda el INE en su nota, el coste laboral se compone del coste salarial y otros como son las cotizaciones a la Seguridad Social, atrasos o indemnizaciones por despido.

Así, en el segundo trimestre, el coste salarial (que comprende todas las remuneraciones, tanto en metálico como en especie) bajó un 0,1% respecto al mismo trimestre de 2016, situándose en una media de 1.942,01 euros por trabajador y mes.

Los otros costes (no salariales) alcanzaron en el segundo trimestre de este año los 642,57 euros, lo que representa un descenso interanual del 0,5%. El componente más importante de esos otros costes son las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social, que totalizaron 590,47 euros, un 0,8% más que en el segundo trimestre de 2016.

El segundo elemento importante de los otros costes son las percepciones no salariales, que cayeron un 12,6% en tasa interanual, debido al descenso de las prestaciones sociales directas, especialmente las indemnizaciones por despido, y de las otras percepciones no salariales. Por su parte, las subvenciones y bonificaciones, también incluidas en los otros costes, descendieron un 9,4% en tasa interanual.

Otra de las variables que mide esta estadística es la de la jornada media pactada. En el segundo trimestre fue de un promedio de 34,3 horas a la semana. De estas, se perdieron 4,3 horas a la semana, de las cuales 2,7 horas fue por vacaciones y fiestas disfrutadas.

El coste laboral por hora efectiva subió un 3,8% en el segundo trimestre, situándose en 19,67 euros, como consecuencia del menor número de horas trabajadas, debido a que la Semana Santa tuvo lugar este año en el segundo trimestre mientras que en 2016 se celebró en el primero.

El análisis por sectores reveló que mientras la industria elevó su coste laboral en el segundo trimestre un 0,4% interanual, hasta un promedio de 3.105,82 euros; por contra, éste se redujo un 1,2% en la construcción, hasta los 2.712,11 euros, y un 0,2% en los servicios, hasta los 2.479,93 euros.

Algunas claves

Fuertes diferencias. El suministro de energía, gas vapor y aire acondicionado y las actividades financieras fueron las que presentaron los costes laborales más elevados, con 6.315 y 4.905 euros por trabajador y mes, respectivamente, mientras que los menores correspondieron a los otros servicios (1.682 euros) y la hostelería (1.567 euros).

 Dispersión territorial. Por comunidades, los costes laborales más altos los registraron Madrid (3.021 euros por trabajador y mes), País Vasco (2.920), Cataluña (2.773) y Navarra (2.756), mientras que los más bajos se dieron en Extremadura (2.116) y Canarias (2.201).

Source link

Los 10 valores del Ibex con más potencial para ‘la vuelta al cole’ | Mercados

Tras el parón de las vacaciones toca ‘la vuelta al cole’, y en la Bolsa española destacan un puñado de valores con un potencial de revalorización del 15% o más. La mayoría de analistas sigue viendo atractiva la renta variable europea con la sólida mejora económica como telón de fondo y el sustento que todavía proporciona el Banco Central Europeo (BCE). Además, la mayor parte de los riesgos políticos de 2017 se han disipado (con permiso de las preocupaciones geopolíticas por la posible escalada del conflicto entre Corea del Norte y Estados Unidos). Las elecciones en Alemania, que se celebran el próximo 24 de septiembre, no arrojan demasiada incertidumbre, dado que los sondeos dan por ganadora a la canciller Angela Merkel.

“Mirando hacia adelante, tenemos una perspectiva más positiva en cuanto a la renta variable europea, manteniendo una visión positiva de los mercados emergentes puesto que consideramos que ambas zonas se encuentran en una posición para dar relevo a EE UU como motores del crecimiento económico a nivel global”, señala Christian Nolting, director de inversiones global para Deutsche Bank Wealth Management en un reciente informe.

Por su parte, Steen Jakobsen, economista jefe de Saxo Bank, espera que las bolsas europeas mantengan la tendencia alcista con nuevas entradas de dinero y que el alza del euro se desvanezca cuando la volatilidad del mercado se acelere. Desde AXA IM, no obstante, creen que aunque la temporada de ganancias del segundo trimestre fue robusta, ya que la mayoría de las principales regiones y sectores registraron crecimiento y superaron las expectativas consensuadas, el impulso de las ganancias parece haber alcanzado su punto máximo y ahora se está deteriorando ligeramente en las principales regiones”. Con todo, esperan que “las ganancias sean el motor clave del desempeño del mercado de acciones”.

En este contexto, diez son los valores del Ibex 35 con un potencial en torno al 15%.

SIEMENS GAMESA

Es el valor del Ibex que tiene más potencial, del 44% respecto a los precios actuales, según el consenso de FactSet facilitado por Link Securities. El fabricante de aerogeneradores, que sube hoy más del 2%, forma parte de la cartera modelo de Bankinter. La firma explica que tras el ajuste sufrido por la cotización, los riesgos a la baja son “reducidos”. Añade que el parón del mercado indio debería ser pasajero. “Dicho esto, la visibilidad sobre la compañía es reducida hasta la presentación del plan estratégico el próximo 15 de noviembre”, agrega Bankinter.

TÉCNICAS REUNIDAS

Con un precio en torno a 29 euros por acción, su potencial alcista es de más del 27%. “Es un valor muy atractivo en términos de análisis fundamental. Una vez que su cotización se ha estabilizado tras el desplome que ha sufrido en los últimos meses, consideramos que es una apuesta interesante para el largo plazo”, apunta Felipe López-Gálvez, de SelfBank, y añade que muchos fondos value están apostando por el valor.

Cuenta con uno de los ratios PER más bajos de la bolsa europea (11,5x) y una rentabilidad por dividendo de más del 4,5%. Ha conseguido elevar su cifra de negocio durante el desplome del crudo en 2015 y 2016, por lo que saldrá reforzada cuando el barril se estabilice y las petroleras retomen sus planes de inversión (CAPEX).

ACS

El grupo constructor y de servicios que preside Florentino Pérez se cuela en la lista de los valores con mejores precios objetivos. Concretamente, el potencial con el que cotizan sus acciones es del 25%. Es un valor habitual entre los más recomendados del parqué español. “Es una apuesta a medio/largo plazo pensando en el momento en el que la política fiscal tome el relevo de la política monetaria expansiva que están aplicando los bancos centrales”, explican fuentes de mercado. Las acciones de ACS suben alrededor del 10% en el año y ofrecen una rentabilidad por dividendo del 3,5%.

ACCIONA

La compañía de la familia Entrecanales tiene un potencial en Bolsa del 20%. Su cada vez mayor apuesta por las energías renovables es uno de los aspectos que jugarán un peso más importante en la cotización de Acciona. “Debería ser uno claro ganador de la progresiva mejora en la reducción del coste en instalación de las tecnologías renovables frente a las convencionales como el petróleo y el carbón”, explican en Bankinter. Esta casa de análisis espera una “mejora en el apalancamiento financiero del grupo en 2017 por la actualización de la regulación de las renovables y la posible materialización del proceso de venta de activos”.

MELIÁ HOTELES

Su excelente racha en Bolsa se vio truncada a raíz de los atentados de Barcelona del 17 de agosto. Es uno de los diez valores del selectivo que ofrece más potencial, concretamente del 16%. La compañía destacó en la presentación de sus resultados la evolución de los hoteles del segmento del lujo de Sevilla, Madrid, Barcelona, Mallorca y Sancti Petri y confirmó que lidera la oferta en el nicho del bleisure, hoteles premium para clientes que viajan por razones de trabajo pero que también dedican una parte de su estancia a hacer turismo. La marca con la que operan es Innside by Meliá.

INDITEX

Las acciones del gigante textil se sitúan algo por encima de los 31 euros, siendo hoy el valor más castigado del Ibex 35 después de un recorte de su precio objetivo por parte de Raymond James, desde 38 euros a 36. Tras tocar máximos de más de 34 euros en agosto, los títulos parecen haberse tomado un respiro. Así, su potencial alcanza el 16,9% con un precio objetivo de 37,24 euros según el consenso de FactSet. La compañía presenta resultados el próximo 20 de septiembre.

TELEFÓNICA

Los buenos resultados correspondientes a la primera mitad del año, con una mejora de los márgenes en todas las áreas geográficas, respaldan a la operadora, con un potencial de retorno estimado del 17% al otorgarle el consenso de FactSet un precio objetivo de 10,58 euros por título. Pese a que a las acciones les está costando superar la resistencia de 9,5 euros, los analistas tienen una visión positiva sobre el valor dado el cambio de tendencia en sus cuentas y la menor presión por la deuda.

ARCELORMITTAL

Con un 15% de potencial, el departamento de análisis de Bankinter confía en que “la demanda de acero crecerá este año más de lo previsto inicialmente gracias a la evolución de China, lo que beneficiará a la compañía que soporta, además, un mejor peso de la deuda gracias a los esfuerzos de fortalecimiento del balance realizados”. En el año, las acciones del gigante de la siderurgia sube un 9%.

FERROVIAL

“A diferencia de otras constructoras, apenas tiene presencia en mercados emergentes, lo que le hace perder oportunidades, pero por contraparte le dota de una mayor estabilidad y visibilidad de sus cuentas”, destaca Felipe López-Gálvez, de SelfBank.

Ferrovial, que cotiza actualmente en 19,2 euros por acción, guarda un potencial de revalorización del 15,1%. “A la espera de la resolución de las políticas de infraestructuras de Donald Trump, hace poco conocíamos que forma parte del consorcio que se encargará de la remodelación y explotación comercial del aeropuerto de Denver por 650 millones de euros”, recuerda el experto.

IAG

Con a unas condiciones de mercado desafiantes, al ser IAG uno de los valores con más exposición al Reino Unido, que se encuentra en plena negociación del Brexit, IAG cuenta con un potencial del 14,9% desde los 6,65 euros actuales. Su precio objetivo está fijado en 7,64 euros por título. Desde Renta 4 comentan que los últimos datos de tráfico de julio apuntan que el crecimiento se ralentiza, con una débil evolución de la demanda. El número de pasajeros transportados aumentó un 0,9% respecto a julio de 2016. En Link Securities destacan que el hecho de que Iberia y los sindicatos cerraran ayer con acuerdo la negociación del nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) voluntario, para un máximo de 955 trabajadores es una noticia positiva para el valor. “Elimina una de las incertidumbres que afectaba a IAG”, dice la firma.

Source link

Cómo motivarse para trabajar cuando todo el mundo está de vacaciones | Talento

Durante la temporada de vacaciones todo se ralentiza. Los plazos para completar tareas se alargan y dependen de la fecha de vuelta de algunos compañeros. Hay menos reuniones o son menos productivas porque no están todos los responsables clave para tomar decisiones definitivas. Agosto se alarga como un domingo eterno y estar en el trabajo puede parecer frustrante cuando tienes que adaptarte a la escasa disponibilidad de clientes y jefes. En estos momentos es fácil sentirse desmotivado, no solo por las dificultades en el trabajo, sino por pensar que eres el único pringado trabajando

Para paliar esa sensación y aprovechar el tiempo lo máximo posible, los expertos recomiendan centrarse en tres tareas importantes para las que habitualmente no encontramos tiempo. Así lo explica la speaker Dorie Clark en Harvard Business Review, “obviamente, es más divertido si eres el que está de vacaciones. Pero incluso si no es así, todavía puedes aprovecharte de los beneficios de que otros disfruten de su tiempo libre”.

  • Aprovecha que recibes menos correos para concentrarte mejor

Las distracciones en el trabajo reducen la productividad: hay estudios que aseguran que cuando algo interrumpe tu momento de concentración tardas hasta 22 minutos en volver a estar plenamente centrado en la labor que abandonaste. Y recibir correos electrónicos urgentes tiene mucho que ver con esto porque te obliga a desconectar de lo que estabas haciendo y contestar.

Alternar tu atención entre estas tareas que haces casi sin pensar y aquellas en las que tienes que centrarte con una atención dirigida hace difícil separar los espacios y trabajar en las tareas significativas. Pero cuando todo el mundo está de vacaciones, el nivel de mensajes entrantes cae drásticamente. Tienes más libertad para programar bloques ininterrumpidos de tiempo para hacer frente a los proyectos importantes que has estado postergando y que podrían beneficiar significativamente tu carrera.

  • Quítate de encima las tareas menores

Si aun así esa idea no te convence, puedes complementarla con todo lo contrario y dedicar unos días para hacer tareas menores que te hayan estado impidiendo ser productivo durante el resto del año. Las tareas pendientes que nunca acabamos de cumplir se acumulan en la parte de atrás de tu cerebro y de vez en cuando aparecen recordándote que deberías prestarles atención. Esas tareas no son tan imprescindibles como tus objetivos principales, pero tienen que hacerse igualmente. “Si te sientes desmotivado, te darán una sensación de logro al final del día”, explica Clark. Son cosas como contestar emails antiguos o devolver llamadas, revisar proyectos, crear un sistema para organizarte…

  • Haz contactos. Los que están trabajando están tan solos como tú

Hacer networking es otra de las tareas que más descuidamos en el día a día, cuando el volumen de trabajo no nos deja pensar en otra cosa. Pero es cierto que crear relaciones laborales nuevas y dedicar tiempo a mantener las ya iniciadas es algo que puede marcar el desarrollo de tu carrera profesional. Según Steve Cadigan, vicepresidente de talento de Linkedin, “el 80% de la gente encuentra su segundo trabajo a través de alguien a quien conoció en su primer puesto”. Durante las vacaciones de verano, las personas que siguen trabajando pueden ser más receptivas y aceptar con más facilidad una invitación para reunirse.

“Es posible que te sientas desanimado si a cada correo que envías te devuelven una respuesta automática que te recuerda que eres el único que no está de vacaciones”, cuenta Clark. “Pero a cambio consigues tiempo ininterrumpido para concentrarte, para limpiar las telarañas que han obstaculizado tu productividad y para conectar con colegas y mejorar tus relaciones”.

A estos consejos se pueden añadir otras opciones que tienen que ver con la distribución del trabajo en la empresa y los horarios laborales. Diana Navarro, psicóloga laboral, habla de la opción del teletrabajo y los horarios flexibles, “que te hacen sentir menos esclavo de la oficina” y la posibilidad de tener viernes libres o jornada reducida para poder aprovechar los fines de semana. Ánimo, septiembre ya está aquí.

Source link

Por qué en España se trabajan más horas que en el resto de Europa | Mi dinero

Borrón y cuenta nueva. Ante la soledad parlamentaria, el Gobierno rectifica su posición y se muestra dispuesto a que los funcionarios recuperen la jornada de 35 horas semanales. El Ejecutivo de Mariano Rajoy se ha comprometido con los sindicatos a incluir esta medida en los Presupuestos Generales del Estado de 2018, lo que supone una enmienda al decreto 20/2012 que estableció una jornada de 37,5 horas semanales como medida para fomentar la competitividad y garantizar la estabilidad presupuestaria.

Este cambio de rumbo llega tras haber decretado el Tribunal Constitucional la suspensión cautelar de la reducción de la jornada de los funcionarios andaluces impulsada por la Junta de Andalucía, al admitir a trámite el recurso presentado por el Gobierno. Los sindicatos andaluces de la función pública defendieron la vuelta a la jornada de 35 horas como una medida “de creación de empleo y que redundaría en la calidad de los servicios que se prestan a los ciudadanos”, asegura el sindicato CSIF.

El caso andaluz no es el único en el que se tumba una iniciativa para que los trabajadores públicos recuperen los horarios anteriores a la crisis. Los tribunales también frenaron antes iniciativas similares que beneficiban a los funcionarios de Castilla-La Mancha, Euskadi y del Ayuntamiento de Madrid.

El giro del Ejecutivo respecto a la anterior legislatura se debe a la presión de las Comunidades Autónomas, incluidos algunos de los feudos tradicionales del Partido Popular. La Junta de Castilla y León, que preside el conservador Juan Vicente Herrera, envió en enero una carta al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, donde pedía la recuperación de la jornada de 35 horas.
La jornada laboral española no puede superar las 40 horas semanales, según establece el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores, aunque sí puede ser inferior. “La negociación colectiva está capacitada para determinar la duración de la jornada de trabajo, sin rebasar las 40 horas”, explica el informe Los convenios de empresa de nueva creación tras la reforma laboral de 2012, realizado por el Observatorio de la Negociación Colectiva de CCOO.

Pero lo cierto es que los españoles pasan mucho tiempo en la oficina en comparación con otros países europeos. Si a las ocho horas diarias se le suman los descansos, que algunas veces rondan las dos horas para comer, el trabajador español puede salir de la oficina alrededor de las siete de la tarde. La tendencia de los países de nuestro entorno que nos superan en productividad es muy distinta, ya que poco a poco han ido implementando jornadas laborales cada vez más cortas que permiten una mayor conciliación.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) asegura que a lo largo de 2015 los españoles trabajaron una media de 1.701 horas al año. Muy por encima de los empleados de Alemania, el país donde se pasan menos horas en la oficina, con un total de 1.368 horas, y Francia que acerca a las 1.500 horas. Por detrás de España se sitúan otros países europeos como Grecia (2.033 horas) o Polonia (1.963).

La Encuesta de población activa (EPA), que realiza el Instituo Nacional de Estadística (INE), también recoge datos sobre la jornada laboral. Los trabajadores han reducido su tiempo de trabajo en dos horas de media en comparación con las horas que realizaban antes de la crisis. La media de horas trabajadas ha pasado de las 39,2 en la encuesta de la EPA del primer trimestre de 2008 a 37,6 en el último sondeo, correspondiente al segundo trimestre de 2017.
A pesar de esta reducción, los sindicatos señalan que, a diferencia de otros países del entorno, donde durante la crisis se redujeron las jornadas de los trabajadores como medida para reducir los costes, en España las empresas optaron por los despidos. Rita Moreno, Secretaría de Acción Sindical de CCOO, explica en el informe El impacto de la reforma laboral de 2012 en la negociación colectiva que durante la crisis fue muy difícil negociar las reducciones de jornada pactadas en los convenios, algo fundamental para aliviar la necesidad de flexibilidad impuesta por la crisis y que era “bastante habitual en los años previos al inicio de la crisis”. Según el Ministerio de Empleo, la jornada media pactada para los 4.529 convenios colectivos es de 1.743,81 horas anuales.

Durante la crisis también se redujeron las horas extra que hacían los trabajadores. En el primer trimestre de 2008 un 7,3% de los asalariados realizaba horas extra, según la EPA. Sin embargo, en la actualidad únicamente un 4,7% de los empleados las realiza.

Las diferencias con el entorno también se aprecian en la encuesta Labour Force Survey, que elabora Eurostat. España registró una jornada semanal de 37,7 horas, superior a la media europea.

Francia constituye un ejemplo cercano de una jornada laboral más corta. En 1998, Martine Aubry, exministra socialista de Empleo, implementó la jornada de 35 horas semanales obligatoria para empresas públicas y privadas. Sin embargo, muchos consideran que no funcionó. “Es una ficción. Lo que se hizo fue computar las horas de trabajo anualmente, por lo que la mayoría de la gente sigue haciendo 39 horas pero tiene más vacaciones”, explica Mathieu de Taillac, corresponsal de Le Figaro en España. Este periodista recuerda que el expresidente francés Nicolás Sarkozy atacó esta regulación al facilitar las horas extra bajo el eslogan electoral Trabajar más para ganar más. “Se ha convertido en una cuestión política. Algunos lo ven como una reforma para dar más tiempo libre; otros, como una forma de combatir el desempleo; y los críticos consideran que es un ataque a las pequeñas empresas, que son quienes más sufren el coste”. A pesar de estos intentos de Sarkozt, los franceses trabajan 200 horas menos que los españoles, según la OCDE.

Dinamarca es uno de los países donde menos horas se trabaja. La jornada laboral no debe superar las 48 horas. A excepción de este límite, no existe una norma sobre las horas que tiene que durar la jornada. Sin embargo, la mayoría de los convenios colectivos establecen 37 horas a la semana.

La dificultad de conciliar la vida personal con la laboral cuando se tienen horarios como los españoles es evidente. Alfonso Merino, profesor de recursos humanos en Udima, considera que las desventajas de una jornada laboral larga van más allá. “España es de los países que tiene menos tiempo de descanso entre jornadas. Esto provoca cansancio y problemas de salud a medio plazo, como insomnio, ansiedad o problemas musculares. La conciliación se vuelve imposible y a la larga las familias se cogen más excedencias y reducciones de jornada, que normalmente minan la carrera profesional de las mujeres”, comenta.

La consecuencia es el descenso de la productividad, ya que el trabajador no está motivado y es consciente de que tiene muchas horas para realizar una sola tarea. Esto provoca presentismo, aquella conducta por la que el trabajador permanece en su puesto pero realiza actividades que no son productivas. Merino considera que una jornada más corta reduciría esta costumbre y mejoraría el carácter de los trabajadores.

Algo que comparte Fernando Botella, consejero delegado de la consultora de desarrollo de talento Think&Action: “En las empresas en las que está muy arraigada la cultura de hacer más horas para adquirir un mayor reconocimiento es muy complicado hacer transformaciones estratégicas y las transiciones digitales cuestan más”. También Merino considera que trabajar muchas horas no mejora la productividad. “Está demostrado que una jornada laboral extensa disminuye la productividad, cuanto más larga es la jornada menos productivos somos”, señala.

Trabajar menos de 30 horas a la semana, ¿utopía o realidad?

Una jornada laboral de 15 horas. Por radical que parezca, el historiador Rutger Bregman (Westerschouwen, País Bajos, 1988) incluyó esta propuesta en su libro Utopía para realistas, editado en España por Salamadra, en el que se defienden propuestas como la renta básica universal y la disminución del tiempo de trabajo a menos de la mitad de las horas que hacemos ahora. “Trabajar menos proporciona espacio mental para otras cosas que también son importantes como la familia, la implicación en la comunidad y la recreación”, señala Bregman en esta obra.
“Se entiende el trabajo como algo con lo que gano un dinero, pago impuestos y tengo una relación de jerarquía con otras personas. Yo defiendo que cambiemos la idea del trabajo a aquello que es de interés, útil e innovador. Hay empleos muy cualificados que no son útiles. Y peores que son imprescindibles”, comentó en una entrevista a CincoDías con motivo del lanzamiento del libro.

Pero Bregman no está solo en este movimiento a favor de la reducción de la jornada laboral. El think-tank británico New Economics Foundation lanzó hace unos años una campaña para realizar una transición gradual hacia la media jornada. En su informe 21 horas, una semana laboral más corta para prosperar en el s. XXI, editado por Icaria, la fundación destaca las ventajas de acortar la jornada laboral para vivir de forma más sostenible y plena. Además, defienden que reduciría el desempleo y permitiría una mayor conciliación.

Florent Marcellesi, eurodiputado de Equo que se encargó de adaptar la obra al castellano, cree que una jornada laboral más corta es una medida de justicia social. “Esta medida distribuiría el trabajo remunerado de forma más homogénea entre las personas que no tienen empleo y las que acumulan demasiadas horas de trabajo diario”, explica. Asimismo, considera que se disminuiría la desigualdad de género en el mercado laboral. “Es la mejor forma de crear empleo sin crecimiento, es decir generar empleo sin nuevos impactos sobre el clima y el medioambiente. En lugar de perseguir siempre trabajar más para consumir más, y por tanto presionar aún más nuestros limitados recursos naturales, permitiría liberar tiempo para llevar vidas más sostenibles”, afirma.

Así lo han corroborado experimentos que se han realizado para comprobar los efectos de una reducción del tiempo de trabajo. Una residencia de ancianos en Gotemburgo (Suecia), que contaba con 68 enfermeros, redujo la jornada a seis horas diarias, con el mismo sueldo. El resultado fue positivo, ya que los trabajadores cogieron menos permisos por enfermedad y aumentaron la productividad. El ayuntamiento tuvo que contratar a 17 empleados adicionales para cubrir la reducción. A pesar de los beneficios, la reducción de jornada se terminó, tras dos años de prueba, debido a los costes.

Source link

Si es tu jefe, no lo cojas: la importancia de desconectar | Tendencias

El ser humano necesita desconectar y la sociedad digital se resiste a concederle este derecho. La disponibilidad eterna que reconocemos implícitamente con la llegada del smartphone a nuestros bolsillos nos dificulta limpiar la mente cuando salimos del trabajo y borra las fronteras entre la vida personal y la profesional. Un email, una llamada, un whatsapp… Cualquier medio es válido para que el jefe nos consulte una duda de última hora cuando estamos de camino a casa o un cliente nos importune durante las vacaciones.

Internet nos ha puesto el mundo a un click, pero también nos ha puesto a un click del mundo y cada vez somos más conscientes de esta realidad. En enero de 2017, Francia reconocía el derecho a la desconexión laboral y, hace unas semanas, AXA se convirtió en la primera empresa en España en defenderlo por escrito.

¿Qué es el derecho a la desconexión laboral?

Martín Godino, presidente de la Asociación Nacional de Abogados Laboralistas, vincula este derecho al desarrollo intensivo de tecnologías de la comunicación y defiende que ha de garantizar que durante los tiempos de descanso el trabajador no puede estar obligado a recibir o emitir comunicaciones por ningún medio tecnológico.

“Lo recomendable es que ese desarrollo se realice a través de la negociación colectiva, para adaptarlo a las distintas particularidades de sectores y empresas, de manera que la ley no debería ir más allá de impulsarlo, pero no regularlo, como ha ocurrido de hecho en Francia”, aclara.

Pero, ¿de qué sirve reconocerlo? Al fin y al cabo, estas iniciativas hacen explícito un derecho que, en principio, ya tienen los trabajadores. “Cada vez se ven más sentencias con reclamaciones de horas extras de personas que han pasado el fin de semana enviando correos o llamando que el juez ha reconocido como jornada de trabajo”, reconoce Aurora Sanz, abogada laboral en Grant Thornton. “Además, la ley de prevención de riesgos laborales cada vez se centra más en temas psicosociales como estrés, o burnout (síndrome del trabajador quemado). Cuando la gente no desconecta, hay más bajas médicas”.

Tu derecho a desconectar ya viene firmado por convenio desde el momento en que aceptas un horario y 30 días de vacaciones”, aclara Enrique García, psicólogo laboral. “Pero en el día a día, una cosa son los convenios y otra la realidad”.

La salud mental en este ámbito se basa en saber focalizar, concentrarse en el momento presente para evitar que tu mente esté en dos sitios a la vez. “El equilibrio personal se conforma como una mezcla entre diferentes áreas: la familia de origen, la familia creada, el ocio, las relaciones sociales y el ámbito laboral”, enumera el experto. “El problema está cuando no puedo fijar mi atención en alguna de ellas porque tengo la cabeza en otra”.

Uno de cada tres trabajadores no consigue desconectar durante sus vacaciones, según un estudio de Randstad publicado en julio, y la mitad de ellos afirma que se debe a la dificultad para desvincularse de temas laborales. García considera que el principal problema es cultural. “Es una cuestión de actitud: en muchos trabajos está bien visto ser el primero que llega y el último que se va”.

La edad es uno de los factores que más influye en la capacidad para dejar el trabajo de lado una vez terminada la jornada. El salto generacional cibernético divide a jóvenes y mayores por unos hábitos y costumbres cada vez más polarizados. “Los nativos digitales, por ejemplo, tienen el móvil todo el día en la mano y, por tanto, son más susceptibles de responder a cosas de trabajo”, comenta el psicólogo. “Al fin y al cabo, para llamar a tu madre tienes el mismo móvil que para llamar a tu jefe”.

El descanso aporta motivación y nos permite ser más creativos

Elisa Sánchez, psicóloga laboral

El estudio Los mártires del trabajo, publicado por la organización Project: Time Off, exponía que más de la mitad de los millennials necesita que sus jefes y compañeros sean conscientes de su esfuerzo y compromiso hacia la empresa, hasta el punto de considerarse culpables si se van de vacaciones.

García expone que un ejecutivo joven busca demostrar su eficiencia y eficacia y para ello no suele olvidar el trabajo cuando llega a casa, pero que lo hace por motivación personal y no por una exigencia de la empresa. Su compañera de profesión Elisa Sánchez lo achaca a que al inicio de la carrera profesional, se suelen experimentar más inseguridades y miedos que llevan a centrarse en mayor medida en la actividad laboral. “Cuando tenemos más edad priorizamos otros aspectos de la vida personal y familiar por encima del trabajo”.

La desconexión libera espacio mental y ayuda a reparar el estrés que origina el día a día en la oficina. En otras palabras: si al salir hoy te olvidas del trabajo, mañana serás más productivo. “El descanso aporta motivación y nos permite ser más creativos, por lo que ayuda a que rindamos mejor en nuestra actividad profesional”, aclara Sánchez, quien opina, sin embargo, que tener un control de la jornada laboral con la flexibilidad que ofrecen las nuevas tecnologías, es “Tener que fichar casa poco con la realidad del siglo XXI”.

Como la mayoría de cuestiones de esta índole, el problema no parece tener una solución universal. A no ser que las empresas obliguen a sus empleados a desconectar o la regulación gubernamental sea preceptiva, es difícil alcanzar un nivel de control efectivo al respecto. Pero la desconexión laboral es un derecho, por lo que no podemos contemplarla como una obligación, por muy necesaria que sea. Al final, la decisión de apagar el móvil está en manos del empleado.

Source link

El 72% de los españoles planea sus vacaciones a última hora y vía ‘smartphone’ | Tendencias

A mitad de verano, todavía hay gente que, o bien no ha planificado sus vacaciones, o espera al último momento para encontrar ofertas especiales. Los destinos varían, pero el canal no, un 88% de las vacaciones se planean online, y el 72% se lleva a cabo con el móvil, según datos del estudio realizado entre la agencia de investigación TNS y Google que refleja las tendencias sobre el comportamiento de búsqueda y reserva de viajes en España.

 

Leer más.

Source link

Lo que cuesta ir del aeropuerto a las ciudades más visitadas | Fortuna

El 49% de los españoles ha optado este verano por pasar sus vacaciones de verano en el extranjero, un 10% con respecto al mismo periodo del año pasado. Una vez aterrizado en la ciudad de destino, la mayoría se hace la siguiente pregunta: ¿cuál es la forma más rápida y económica de acceder a ella? Muchos aeropuertos, salvo Dubái, que se encuentra a 4,5 kilómetros de distancia de las pistas de aterrizaje, se encuentran alejados del centro de las ciudades. Para evitar sobresaltos de última hora o que se descuadren presupuestos, la agencia de viajes online Rumbo ha analizado diferentes opciones (tren, autobús, taxi y Uber) para desplazarse desde varios aeropuertos.

1. Londres. Desde el aeropuerto de Heathrow, la solución más económica es el autobús, aunque para ahorrar tiempo y evitar los atascos de la capital británica, se recomienda el tren. Es cinco veces más rápido, aunque el precio se multiplica por cuatro con respecto al del autobús.

2. París. Desde el aeropuerto de Charles de Gaulle el tren es la forma más rápida y cómoda de llegar, aunque hay que tener siempre en cuenta el horario del vuelo. A partir de la una de la madrugada, los únicos medios de transporte disponibles son el coche y el taxi, y estos últimos pueden aplicar un recargo de hasta un 15% en su tarifa.

3. Ámsterdam. El trayecto entre el aeropuerto y el centro dura 15 minutos con Uber. Con un taxi el precio sale 10 euros más caro de media. Además, conviene saber que en la ciudad holandesa existen diferentes compañías de taxis, cada una con una tarifa diferente, por lo que se recomienda pactar el precio para evitar sorpresas.

4. Roma. La forma más rápida y económica de llegar desde y hacia el aeropuerto de Fiumicino es el tren, cuyo trayecto dura unos 30 minutos, y el billete se puede adquirir desde ocho euros. El autobús invierte más del doble de tiempo en llegar al centro. A la hora de elegir entre un taxi y Uber, en la capital italiana sale más barata la primera opción, ya que los taxis (los oficiales son de color blanco), tienen una tarifa única de 40 euros.

5. Nueva York. Desde el aeropuerto John F. Kennedy la opción más rápida y barata es el tren, 6,60 euros. Cuesta menos de la mitad que el autobús, 15,34 euros, y tarda 40 minutos menos. Aquellos que prefieran el coche, Uber cobra a partir de 60 euros, dependiendo de la demanda y del tráfico de ese día; y los taxis, 52 euros más el peaje de acceso a Manhattan.

6. Bangkok. Desde el aeropuerto, el tren es la opción más económica y rápida para llegar al centro de la ciudad. Tarda 30 minutos y cuesta cinco euros.

7. Hong Kong. De todos los aeropuertos analizados es el más alejado del centro de la ciudad, 34 kilómetros. La opción más rápida es el tren: tarda 25 minutos y cuesta 15 euros. En coche serían 45 minutos, a partir de 40 euros, y en autobús, el doble: hasta 90 minutos y el trayecto sale por 34 euros.

8. Singapur. Los medios más económicos para desplazarse desde Changi son el autobús y el tren. En ambos casos, el trayecto dura una hora y el precio del billete no supera los tres euros. El taxi, a partir de 12 euros, con suplementos dependiendo del tráfico;y Uber, por 20 euros.

9. Dubái. Desde el aeropuerto hasta el centro, la forma más rápida de desplazarse es en coche, con un taxi o con Uber. El trayecto dura 10 minutos, ya que la distancia es de poco más de cuatro kilómetros. Un taxi oficial, de color beige, cobra unos 10 euros. Uber sale por cinco euros, el autobús, por menos de un euro y el tren por menos de dos.

10. Los Ángeles. El tren y el autobús son los medios de transporte más económicos para desplazarse desde y hacia el aeropuerto Internacional de Los Ángeles. El precio del billete, en ambos casos no llega a cinco euros. Eso sí, conviene tener en cuenta que no hay estación de tren oficial en el aeropuerto: una lanzadera gratuita te llevará a la estación más cercana, Aviation Green line station, y allí hay que hacer un transbordo para llegar al distrito financiero. El medio de transporte más cómodo es el coche, ya que tarda poco más de media hora en llegar, frente a los 45 minutos del autobús y los más de 55 minutos del tren. Y entre un Uber y un taxi, Rumbo recomienda el primero, ya que el coste suele ser menor en esta ciudad que en el caso de los taxis oficiales:alrededor de 35 euros.

11. Sidney. Para desplazarse, desde y hacia el Aeropuerto de Kingsford Smith, la opción más recomendada tanto por tiempo como por precio es el tren. Tarda poco más de 10 minutos en cubrir el trayecto, apenas una decena de kilómetros, con el centro de la ciudad, y el precio del billete es de 13 euros. Algo más barato sale el ticket del autobús (dos euros), pero tarda casi una hora y media, ya que no es directo y exige comprar una tarjeta Opal Card y realizar al menos un transbordo. Para los que prefieran optar por el coche, entre Uber y taxi se recomienda el primero, ya que la tarifa en esta ciudad es, por lo general, más barata:a partir de 25 euros frente a los más de 40 euros que cuesta la segunda opción.

 

Source link

Las mejores ofertas para financiar los viajes de las vacaciones | Mercados

En verano las vacaciones deberían ser sagradas. Todo un año de trabajo bien merece unos días de descanso para desconectar y recargar las pilas cuando el calor aprieta. No importa el destino para salir de la rutina, pero desgraciadamente para la mayoría de los ciudadanos sí que importa el presupuesto. El desembolso económico para hacer frente a los gastos (transporte, alojamiento, comida…) suele ser importante y a veces no basta con los ahorros. Los españoles tienen previsto dedicar 1.249 euros para las vacaciones de verano, según el Observatorio Cetelem.

Los ahorros suelen ser la forma más habitual de financiar las vacaciones, pero la falta de liquidez puede truncar el ansiado descanso. Es por eso que a menudo, aunque no es lo ideal, se recurre a vías de financiación alternativas, desde el aplazamiento con tarjetas de crédito hasta la solicitud de un préstamo o de un crédito rápido. En los últimos años se ha reducido la oferta bancaria de préstamos específicos para los viajes, y las entidades han optado por personalizar los créditos al consumo en función del perfil del cliente.

La clave para que un préstamo de este tipo no se convierta luego en un quebradero de cabeza está en comparar la oferta disponible, dadas las grandes diferencias que puede haber entre ellos y elegir el que más convenga, prestando especial atención a los plazos de amortización, las comisiones y los intereses, que llegan a alcanzar el 18%. El principal consejo es evitar endeudarse en exceso.

No solo los bancos ofrecen financiación para las vacaciones. También lo hacen entidades especializadas en crédito, como Cetelem, Cofidis y Bigbank, e incluso las agencias de viajes, que ofrecen tarjetas de crédito y préstamos. Las opciones son variadas, pero los expertos aconsejan sobre todo tener cuidado con los créditos rápidos, ya que generalmente prestan cantidades pequeñas, con un plazo de devolución corto e intereses altos.

Los grandes bancos

Las principales entidades siempre fueron la primera puerta a la que llamar en caso de buscar financiación. La horquilla de cantidades ofrecida va desde los 500 euros del Préstamo Exprés de CaixaBank hasta los 90.000 del Préstamo 1,2,3 de Santander.

La tasa anual equivalente (TAE) que ofrecen se sitúa en torno al 10%, aunque el perfil del cliente, la vinculación con la entidad, el plazo de devolución y el importe son factores determinantes para que mejore la oferta. Por ejemplo, el Préstamo Personal de Bankinter cobra unos intereses desde el 5,06% y el Préstamo Inmediato de BBVA desde el 7,73%.

En este último caso, así como en el Préstamo Expansión Puntual, de Sabadell, existe el compromiso de que, una vez aprobado, el importe se abone inmediatamente, al estar preconcedidos.

Las agencias de viaje

En su afán por mejorar la experiencia de los clientes, los operadores de turismo comenzaron a ofrecer vías de financiación para los viajes. B the Travel Brand (antigua Viajes Barceló) cuenta con una tarjeta que permite pagar en tres meses sin intereses. En el caso de que se opte por plazos mayores, de 7 o 11 meses, sí que se cobrarán intereses. Por ejemplo, para una compra de 1.500 euros a pagar en 7 meses, el importe total será de 1.550,85 euros en seis cuotas mensuales de 256,60 euros y otra inicial de 11,25 euros. La TAE resultante es de 9,38%.

La financiación a tres meses sin intereses no es exclusiva de Barceló, también la tarjeta de El Corte Inglés, la Visa Halcón y la Carrefour Pass lo ofrecen . Además, Viajes El Corte Inglés cuenta con una modalidad especial de financiación llamada Fórmula Personal, que permite fraccionar las compras superiores a 90 euros en plazos de hasta 36 meses. El importe mínimo de la cuota mensual será de 30 euros, a los que se les sumarán los intereses del 17,23% TAE.

Especializadas

Cetelem o Cofidis son algunas de las entidades que ofrecen préstamos al consumo para viajes. Por ejemplo, el Crédito Proyecto Viajes de Cofidis financia hasta 15.000 euros a devolver en un máximo de 6 años, con una TAE que va del 9,33% al 18,35%.

Algunas cuestiones clave


  • Cuidado con los créditos rápido. Las organizaciones de consumidores alertan del riesgo que puede suponer recurrir a financiación a través de servicios de créditos rápidos, ya que pueden agravar aún más los problemas económicos. La OCU señala que a través de páginas de créditos rápidos como Vivus, Quebueno, Cashper, Kredito24, Twinero, Ferratum, Moneyman, Pepedinero u OkMoney se puede conseguir dinero de manera inmediata y sin requisitos, ya que basta con tener una cuenta corriente y disponer de un teléfono móvil. Sin embargo, advierten de que detrás de tantas facilidades se esconden condiciones “absolutamente desaconsejables”. La organización utiliza el siguiente ejemplo: por disponer de 300 euros durante 30 días, las comisiones que cobran estos servicios superan los 90 euros, lo que supone pagar una TAE que ronda el 3.000%.

  • Cambio de divisas. El periodo estival es uno de los más comunes para realizar un viaje a un destino internacional, frente a la Semana Santa donde los trayectos son por mayoría abrumadora nacionales. Entre los aspectos a tener en cuenta antes de poner rumbo al extranjero se encuentra realizar un cambio de divisas si el destino no pertenece a la eurozona. Esta operación puede realizarse a través de bancos tradicionales, empresas de giro y, más recientemente, mediante fintech como TransferZero que ofrecen este servicio de manera más barata. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las divisas están en constante fluctuación y la tasa de cambio puede variar de un día a otro. Por su parte, Evo Banco lanzó el pasado mes de junio el servicio Evo Travel Cash que permite adquirir más de 80 divisas sin importe mínimo, ni costes de envío, gracias a un acuerdo con Exact Change. Los clientes podrán realizar la operación en apenas unos minutos eligiendo la moneda, el importe deseado, la fecha y la dirección de entrega. El pago se realiza a través de las tarjetas de la entidad e incluye un seguro de robo en viaje con cobertura máxima de 900 euros.

  • Sacar dinero en el extranjero. Algunas entidades como Evo Banco, Abanca, Banco Mediolanum y el servicio ImaginBank de CaixaBank permiten a los clientes realizar de manera gratuita retiradas de efectivo en cajeros situados en el extranjero. Debido a la disparidad de la oferta, lo mejor es preguntar en el banco antes de viajar cuál es la comisión en cada caso.

El 80% de los españoles viaja sin asegurarse

Cuando se planifican las vacaciones de verano, el hotel, el vuelo y las visitas suelen ocupar gran parte de nuestra planificación. Sin embargo, los turistas españoles no se acuerdan de contratar un seguro de asistencia en viajes. Únicamente el 21% de los españoles contrata un seguro para sus viajes, aunque este porcentaje aumenta al 25% en el caso de los destinos internacionales, según el informe Uso del seguro de viaje en España, elaborado por la Fundación InterMundial Seguros.

El destino del viaje es uno de los factores determinantes a la hora de comprar un seguro de viaje. “Es directamente proporcional la compra de seguros con la lejanía del destino”, asegura el informe. Cuando se realizan viajes por España, únicamente el 8,61% de los turistas compra un seguro de viaje. Lo que significa que nueve que cada diez viaja sin seguro. En el caso de que se viaje fuera de Europa, la cifra de asegurados se eleva al 31,89%.

La principal razón que alegan los turistas españoles para no contratar el seguro es el precio. El 19,10% de los viajeros considera que este producto es caro.

Por países, tras Cuba y Rusia, Estados Unidos es el destino donde más se viaja con seguro, señala el informe de la Fundación InterMundial. A pesar de que los turistas suelen viajar por España sin seguro, la patronal de seguros Unespa señala que es el lugar desde donde se cursaron más peticiones de ayuda para el seguro de asistencia en viajes, debido a la gran importancia del turismo nacional.

Según los datos de Unespa la causa más común que lleva a un asegurado a pedir ayuda es la enfermedad durante la estancia fuera de casa. Cinco de cada diez percances de asistencia en viaje se producen por este motivo. A continuación están los accidentes y los robos.
Andorra, México y Estados Unidos aparecen como los países donde se producen más peticiones de asistencia sanitaria. La patronal explica que la presencia del principado en esa lista se debe a los accidentes y lesiones que se producen durante la temporada de esquí.

Source link