El presidente no ejecutivo de NH anuncia la compra de 50.000 acciones | Compañías

Cambios en el accionariado de NH. El presidente no ejecutivo de NH Hotel Group, Alfredo Fernández Agras, adquirió el viernes un paquete de 50.000 acciones de su compañía, en el que ha invertido 271.863 euros, a un precio medio de 5,437 euros por acción, en línea con el cierre de los títulos en esa sesión.

Fernández Agras era el titular de 100.000 acciones desde julio de 2016, con lo que tenía unos derechos de voto atribuidos del 0,029%. Con la nueva inversión, el presidente no ejecutivo de NH dispone de 150.000 euros en títulos y de unos derechos del 0,043% del accionariado.Con esta operación, que fue registrada a última hora de la tarde del viernes ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Fernández Agras quiso explicitar, según fuentes de la compañía hotelera, “ su confianza y compromiso personal con la evolución de NH”, que a finales de septiembre presentará nuevo plan estratégico en el curso de su primer Investor Day.

En la última Junta General de Accionistas de NH, celebrada el pasado 29 de junio, Fernández Agras destacó la importancia de alinear los intereses de los accionistas con los del equipo directivo, tal y como se concretó en ese momento en el nuevo plan de incentivos a largo plazo para los cien principales directivos del Grupo. “Mediante este anuncio también ha querido implicarse como inversor en el desarrollo corporativo del negocio”, destacan esas mismas fuentes. El presidente no ejecutivo de NH es también consejero independiente de Merlin Properties Socimi, donde cuenta con 165.000 acciones.

Fue precisamente Fernández Agras el que mandó un mensaje de tranquilidad a los accionistas en la última junta tras las disputas con el grupo chino HNA, principal accionista de NH (con un 29,5% del capital), que provocaron la salida de los consejeros del grupo chino y del anterior consejero delegado, Federico González Tejera. “Su presencia no ha condicionado, ni condicionará las actuaciones del consejo de administración que vela por los intereses de todos los accionistas”, apuntó ante la preocupación expresada porque la política de compras de HNA pudiera suponer un riesgo para la compañía, como la compra en 2016 de Carlson-Rezidor, competidora directa de NH en algunos mercados. El presidente no ejecutivo también confirmó en esa junta que la compañía no había indemnizado a González Tejera, ante el enfado de un gran número de accionistas, incapaces de entender que se pagara una compensación a un directivo que se había ido directamente a la competencia.

El negocio en el primer semestre

Ingresos. “Estoy orgulloso de presentar otros excelentes resultados trimestrales”. Con estas palabras, el consejero delegado de NH Hotel Group, Ramón Aragonés, inició la presentación de resultados del primer semestre, en el que los ingresos crecieron un 7% y el ebitda subió un 41% respecto al mismo período de 2016.

Pasivo. La hotelera prosiguió con su proceso de desendeudamiento. La deuda neta bajó desde los 747 registrados a finales de 2016 hasta los 726 de finales de junio. Y seguirá a la baja ya que el único compromiso pendiente de pago este año es la devolución de 16 millones.

Dividendo. Tras nueve años sin abonar dividendo, la compañía repartió 0,05 euros por título, abonado el 27 de julio. El coste para la hotelera fue de 17,1 millones.

Source link

Meliá y Barceló resisten a la colonización china del mercado hotelero mundial | Compañías

Un primer vistazo al ranking anual que elabora la revista Hotels desde 1973 refleja que apenas se han producido cambios significativos entre las grandes cadenas hoteleras del mundo. Las siete que más establecimientos y habitaciones tenían en el mundo a 31 de diciembre de 2016 han conservado su posición y quizá la novedad más importante es que Marriot, la más grande por tamaño, ha superado por primera vez el millón de habitaciones. En concreto tiene 1,16 millones tras incorporar 1.528 hoteles en el último ejercicio.

Un análisis más profundo, sin embargo, revela un terremoto en la clasificación con la irrupción de las grandes corporaciones chinas, favorecidas por la ingente liquidez de la que disponen. Cuatro cadenas chinas se sitúan entre las diez más grandes del mundo, seis entre las veinte de mayor tamaño y doce entre las cincuenta mayores, algo que no había sucedido nunca hasta ahora en los 45 años de historia que tiene la citada clasificaciones. Los principales responsables de ese vuelco son la cadena BTG, que en un solo año ha multiplicado por veinte sus hoteles (al pasar de 170 a 3.420 en un año) y por diez el número de habitaciones (al pasar de 35.428 a 373. 560) y HNA, que ha multiplicado por quince sus hoteles (de 90 a 1.385) y por ocho el número de habitaciones (de 30.000 a 228.948).

Barceló prevé que en 2017 llegará al top 30 tras la compra de Crestline y la adquisición de nuevos hoteles

Esos incrementos tan exponenciales están muy marcados por las operaciones empresariales de ambas cadenas para adquirir establecimientos de la competencia. En el caso de BTG, el crecimiento se produjo con la adquisición de la cadena HomeInns por 1.440 millones de euros, mediante la que incorporó 2.800 establecimientos a su cartera, mientras que en el de HNA, se produjo tras la compra de Carlson Rezidor, que en la fecha de la adquisición sumaba cerca de 1.400 hoteles. Ambas operaciones han provocado un terremoto en la clasificación: BTG ha pasado del puesto 38 al 8 en solo un año, mientras que en el de HNA ha subido 36 posiciones (del 47 al 11) en el mismo período de tiempo.

Pese a ello, EE UU sigue siendo la sede de las principales cadenas del mundo, ya que tiene a tres compañías entre las cuatro más grandes del mundo. Al margen de Marriot, Hilton conserva la segunda posición, con 4.875 hoteles y 796.440 habitaciones, y Windham, la cuarta, rozando las 700.000 plazas. En el duopolio de EE UU y China se cuelan Reino Unido con IHG, que conserva la tercera posición con 767.135 habitaciones, y Francia con Accor Hoteles y 583.161 habitaciones.

La fotografía en el caso de España muestra fuertes contrastes. La más importante por tamaño es Meliá, que gana un puesto y se sitúa en la decimosexta posición, con el mismo número de hoteles que doce meses antes (376) y menos habitaciones (un descenso de 2.982), que está relacionado con la reforma de muchos de sus establecimientos. La segunda en la clasificación es NH, que incorpora un hotel y pierde 183 habitaciones, lo que le coloca en la vigésima octava posición, cuatro por debajo de la registrada el 31 de diciembre de 2015.

El proceso de desinversión realizado por RIU también le ha llevado a perder ocho hoteles y 981 habitaciones, pasando de la posición 29 a la 34. La mejor parada ha sido Barceló, que gana dos puestos (pasa del 44 al 42) tras incorporar nueve hoteles y ganar 946 habitaciones. A lo largo de este año, la cadena adquirió la totalidad de su filial americana Crestline y ha incorporado nuevos establecimientos a su cartera, lo que arroja una cartera de 230 hoteles y 50.000 habitaciones en 21 países. “Es de esperar que en el próximo ranking la cadena se acerque al top 30 internacional”, apunta la cadena en un comunicado. Entre las cien mayores cadenas también aparece Hotusa, que gana nueve posiciones, al pasar del puesto 90 al 81 e incorporar 41 establecimientos y 2.607 habitaciones, e irrumpe el grupo Piñero, que gana quince posiciones (del 114 al 99), pese a perder un hotel.

Source link