Cifuentes vuelve a vetar el macrocomplejo de Cordish | Compañías

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha rechazado por segunda vez el proyecto de la empresa estadounidense Cordish para construir un macrocomplejo hotelero y de ocio en Torres de la Alameda (Madrid) al alegar, entre otras cuestiones, que no presenta un “impacto relevante” en el desarrollo de la región.

“No tiene la relevancia desde el punto de vista económico, de ocio y cultural, y no tiene el suficiente impacto”, ha explicado a los medios la consejera de Economía, Empleo y Hacienda, Engracia Hidalgo.

En marzo pasado, el Gobierno madrileño anunció por primera vez su negativa a tramitar el proyecto de Cordish para crear el complejo ‘Live! Resorts Madrid’ al cuestionar su encaje en la categoría de centro integrado de desarrollo (CID) y no ver acreditada su viabilidad económica.

Cuando presentó originalmente el proyecto en diciembre de 2016, la empresa estadounidense anunció que preveía invertir 2.200 millones de dólares (unos 2.000 millones de euros) para construir un “megacomplejo” de ocio de 134 hectáreas en Torres de la Alameda que generaría 56.433 empleos.

Para ello, planteó la construcción de hoteles, restaurantes, oficinas, cines, un teatro, un centro de convenciones y una zona de juego.

Source link

Sra. Cifuentes, es bueno cogerse vacaciones | Fortuna

Tres años sin vacaciones, por voluntad propia, es una equivocación. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, lejos de generar ningún tipo de envidia por el lugar dónde va a pasar el verano, su despacho de la Puerta del Sol, lo que ha levantado ha sido polémica y críticas, la mayoría entre los partidos políticos y diversos colectivos. Su decisión de renunciar de forma voluntaria a las vacaciones es difícil de entender. Cifuentes alega que “no son obligatorias”, y que no encuentra mejor plan que pasar el resto del mes de julio y de agosto trabajando. El hecho es que la determinación de la presidenta, que no entiende la polémica generada en un asunto que cree que no tiene importancia, puede ocasionar el efecto dominó en su equipo, que ve cómo la jefa renuncia al descanso mientras que el resto decide disfrutar de su derecho a las vacaciones. Al final es contraproducente.

Cualquier directivo, empresario o profesional que renuncie a sus días de asueto “es un mal ejemplo, ya que no hay nada peor que seguir en la misma rueda y no tomarse un descanso, que no es lo mismo que desconectar”, opina el director general de la consultora de búsqueda de alta dirección Odgers Berndtson, José Medina. En su opinión, lo que la presidenta madrileña está ejerciendo en la época estival es lo que él denomina “micromanagement”, y de esta forma está invitando al resto de sus colaboradores a hacer lo mismo. “Es como el empresario que dice que él es el último en apagar las luces de la empresa, lo que consigue es que nada más que se marche se vayan todos”, añade Medina.

Porque quedarse sin vacaciones no lleva implícito un aumento de la productividad. Todo lo contrario. La consecución de resultados está ligada al descanso y a los momentos de esparcimiento. “Es importante tener la mente clara para poder pensar y producir, no rindes igual si acumulas cansancio, tanto físico como mental. Tenemos momentos en los que necesitamos un respiro y despejar la mente”, opina Belén Díaz, socia responsable del área de personas de KPMG, quien está a favor de la flexibilidad en la elección de los momentos en los que hay que parar. “Hay veces que se necesita un respiro, y cada uno tiene que saber cuándo debe cogerse vacaciones. Para ello es importante saber autodiagnosticarse, y olvidarse de que hacer una parada no tiene que estar mal visto en una empresa”, añade esta ejecutiva, quien cree que la gente motivada siempre está orientada a resultados.

De esta misma opinión es Elisa Sánchez, experta en salud laboral del Colegio de Psicólogos de Madrid, firme defensora de las vacaciones. “Es necesario descansar físicamente, ya que en el verano con las altas temperaturas se duerme peor, y se incrementa el volumen de trabajo, ya que muchas veces hay que atender las tareas de otras personas que están de vacaciones”. Pero tan importante como la forma física, es tomarse un respiro mental, “cambiar de rutinas, de costumbres, el hecho de planificar un viaje con la familia o con los amigos ya es un estímulo, es motivante”, añade Sánchez, que excusa de la obligación de tener que parar en verano a un colectivo de profesionales, como son los autónomos, los artistas o los creativos, “a los que se les puede cortar el ritmo de trabajo”. Entre sus recomendaciones para un óptimo descanso, señala: olvidarse de los teléfonos móviles y de las redes sociales. “Se puede acotar el tiempo de uso de las nuevas tecnologías, por ejemplo a una hora al día; y avisar con un mensaje de que vamos a estar ausentes del trabajo durante un tiempo para que nadie moleste en el móvil, y los clientes puedan estar atendidos”, añade.

Es importante distinguir entre la recuperación y la desconexión. “Es más necesario lo primero que lo segundo. Hoy día, en un mundo tan dinámico, en el que es tan frecuente la interpenetración de la vida laboral en la personal, se puede atender cuestiones de trabajo mientras que se está en la playa”, señala Medina, a quién no le molesta que un cliente le llame por teléfono, mientras que disfruta de sus días de ocio, para encargarle un trabajo de selección de un alto directivo. “Atiendo la llamada y después sigo tomándome una cerveza, no pasa nada”, advierte Medina, poco propenso a la desconexión.

Es un derecho de la gente, que necesita buscar una válvula de escape y huir del estrés del día a día, advierte Luis Blas, director de recursos humanos de Altadis, quien relaciona la obsesión de muchos profesionales con el trabajo con el padecimiento de muchas de las enfermedades mentales, entre ellas la depresión. “El desempeño laboral genera hoy día una gran presión intelectual de la que hay que descansar”, opina.

En cuanto a la cantidad de días que se requieren para alcanzar un nivel de relax óptimo, los expertos consultados coinciden en que como mínimo se requieren dos semanas. “Los 15 primeros días se logra un buen descanso físico y desconectar. Unas vacaciones demasiado largas pueden generar un síndrome posvacacional, pensar demasiado en el regreso, y de lo que se trata es de volver con energía renovada, reseteado de cuerpo y mente”, señala la psicóloga Sánchez. Más de tres semanas seguidas de asueto a José Medina, por ejemplo, le parece excesivo, “y menos de dos me parece poco”. Lo ideal, según Belén Díaz, es la flexibilidad para disfrutarlas. También lo cree Luis Blas: “debe haber libertar de elección, pero hay que cogerlas, sino mal ejemplo se está dando al resto”. Tome nota, señora Cifuentes.

 

 

 

 

Días libres por países

 España no es el país en el que sus trabajadores cuentan con más días de vacaciones pagados, tal. Según datos del informe Labor Market Regulation 2017, elaborado por el Banco Mundial: Finlandia y Francia son los que ofrecen más días libres, laborables y pagados, a sus trabajadores:_30 al año. Reino Unido ocupa la segunda posición, con 28 días, seguido por Italia con 26. Un día menos ofrecen Austria, Dinamarca, Luxemburgo, Eslovaquia y Suecia; y con 24, Alemania e Islandia.

 En el siguiente tramo se sitúa España, con 22 días laborables, los mismos que disfrutan los trabajadores de Rusia y Portugal. Un día menos, 21, tiene Noruega, mientras que Países Bajos, Suiza, Irlanda y Grecia cuentan con 20. Países latinoamericanos, como Colombia, Venezuela y Chile disfrutan de 15 días, mientras que en México cuentan con solo seis días, China con cinco. En Estados Unidos no se concibe el modelo de vacaciones remuneradas tal y como está planteado en el resto de los países.

Source link

Las comunidades de vecinos podrán vetar los pisos de Airbnb en Madrid | Compañías

Solo un día después de que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunciara que no parará de sancionar a Airbnb hasta que cumpla con la ley y no publique anuncios de viviendas turísticas que no estén censadas en el registro oficial de la Generalitat de Cataluña, la presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, hizo pública la modificación del decreto que regula la gestión de las viviendas turísticas con el mismo objetivo: controlar un fenómeno que amenaza a las dos grandes capitales.

Entre las nuevas medidas destaca la potestad que se le otorga a las comunidades de vecinos para vetar pisos turísticos. Así establece la posibilidad de prohibir la implantación de viviendas de uso turístico en las comunidades de propietarios cuando sus estatutos así lo recojan de forma expresa. Es un paso más medido que el llevado a cabo por Baleares, que en su nueva legislación estableció que las comunidades de vecinos pudieran prohibirlo con mayoría simple en una votación.

Del nuevo texto se ha eliminado la obligatoriedad de un mínimo de cinco días de alquiler (que fue rechazada en sentencia por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid) y el plazo mínimo de tres meses para ejercer actividades turísticas que figuraban en el anterior decreto. A cambio se endurece las obligaciones para los propietarios con la creación de un certificado de idoneidad de para vivienda de uso turístico, un documento técnico cuya finalidad es garantizar al usuario de la vivienda en la que va a alojarse que esta cumple con unos parámetros determinados: deberán tener agua caliente y fría, calefacción, señalización básica de emergencia, un extintor manual a no menos de quince metros y un plano de evacuación.

“No estamos en contra de viviendas de uso turístico. Queremos que haya más seguridad sobre todo para los usuarios. Ni mucho menos queremos prohibirlas. Es una actividad perfectamente legal”, ha remarcado la presidenta, quien se ha diferenciado del Ayuntamiento de Madrid diciendo que no son “prohibicionistas”. El consistorio presidido por Carmena ha iniciado conversaciones con las distintas plataformas para tratar de acotar ese fenómeno y dos de las primeras propuestas fueron acotar a 60 días el período máximo de alquiler en un año y el pago de una tasa turística como la que se paga en Barcelona. ““La referencia de 60 días de otras ciudades me parece bien”, señala Calvo. Además estarían obligadas a pagar una tasa de un euro al día, tal y como sucede en otras ciudades turísticas como Amsterdam. “Los hoteles y apartamentos turísticos pagan muchos impuestos, están muy regulados y fiscalizados pero la vivienda turística no está pagando impuestos aunque obtiene rendimiento económico, por lo que parece razonable que parte de ese rendimiento revierta en la Administración para cubrir la sobredemanda de servicios de limpieza, equipamientos, transporte e incluso para ejercer la disciplina urbanística”, señaló el delegado de Desarrollo Urbano y Sostenible, José Manuel Calvo, en una reciente entrevista con Europa Press.

 

Source link