Sector seguros: renovarse o dejarse morir | Compañías

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, recomendó Albert Einstein, y precisamente embarcado en esta tarea se encuentra en la actualidad el sector asegurador. La disrupción que han causado las nuevas tecnologías a su negocio es comparable con muy pocos. No hay ningún ramo que logre escapar a este tsunami: hogar, salud y autos se transforman empujados por el big data, la tecnología móvil y el internet de las cosas, entre otros factores.

Estas conversiones, “desde la perspectiva del asegurado suponen una vía para ofrecerle más calidad, mejor atención, así como servicios más completos y diferenciadores. Suponen una verdadera revolución en su experiencia como cliente, donde la forma de interactuar con él se transforma y sus necesidades se satisfacen casi en tiempo real”, explica Francisco Valencia, director de gobierno corporativo de Línea Directa.

La integración del internet de las cosas y la analítica de datos en el modelo asegurador está derivando en la personalización del servicio. “Los avances tecnológicos ayudarán a implantar seguros de pago por uso”, dicen desde Allianz. Una realidad ya patente en el mundo de la economía colaborativa.

“Los seguros para los nuevos negocios colaborativos suelen cubrir el tiempo determinado de uso, por ejemplo, en un automóvil. Así, mientras que una póliza tradicional de auto tiene una cobertura de un año, estos productos tienen coberturas limitadas al periodo de alquiler, que pueden llegar a minutos”, prosiguen en la multinacional alemana.

Conceptos como ‘asegurar momentos’ o ‘micropólizas’ formarán parte de nuestro día a día

“Gracias al uso del big data, hemos personalizado la oferta y dirigido cada producto al público que realmente lo necesita, reduciendo un 20% los costes de captación por póliza”, destaca Aitor del Coso, director de transformación digital de Mutua Madrileña. “Nos hemos convertido en pioneros en el sector en aprovechar las posibilidades que ofrece esta tecnología para calcular el precio y el tipo de seguro que mejor se adapta a cada cliente”, continúa Del Coso.

En el negocio de autos, Mapfre fue el grupo más innovador, al lanzar hace ya 10 años YCAR, un dispositivo capaz de informar a la compañía de cuánto y cómo conducía el cliente. Se trataba de la primera experiencia que daba pie a las aseguradoras a cobrar a sus clientes según su modo de conducción, evitando así hacerlo en relación a otros parámetros como edad, años de carné o lugar geográfico.

En la actualidad ya es posible premiar a los buenos conductores con rebajas y penalizar a los desobedientes con incrementos en sus primas. Generali afirma llegar al 40% de descuento del precio de su prima estándar.

Es en este ramo donde ha surgido la tecnología que más potencia transformadora acarrea: el coche autónomo. El bróker Autonomous prevé que entre 2015 y 2060 el número de seguros a todo riesgo se reduzca en Reino Unido un 63% a consecuencia de la disminución del número de accidentes que producirán los vehículos autónomos.

Sin embargo, las principales compañías no consideran que el seguro a todo riesgo tienda a desaparecer, aunque de lo que sí están convencidas es de que el precio de las primas disminuirá, por lo que tendrán que encontrar nuevas fuentes de ingresos.

La cifra

130% crecieron los ciberataques en 2016 frente a 2015, hasta los 115.000. El bróker Autonomous prevé que entre 2015 y 2060 el número de seguros a todo riesgo se reduzca en Reino Unido un 63%.

Pero donde una puerta se entrecierra, otra se abre. Con la tecnología, un nuevo riesgo se hace patente: el ciberriesgo. El Instituto Nacional de Ciberseguridad contabilizó 115.000 ciberataques en 2016, un 130% más que los 50.000 registrados durante 2015. Las principales víctimas son las empresas, pero también se producen a nivel individual.

Mapfre, por ejemplo, ya cuenta con productos que personalizan adecuándose a las necesidades de cada cliente. Además, la aseguradora, dentro de su póliza de hogar, incluye asistencia informática para ordenadores, smartphones y tabletas. También la instalación de sistemas de antivirus, copias de seguridad de los archivos del cliente o la restauración de datos y contenidos.

Los seguros de hogar evolucionan al son del internet de las cosas y del big data. Allianz ofrece la posibilidad de hacer la peritación tras un siniestro a distancia, lo que elimina de la agenda del cliente el tener que esperar al perito en casa. Los dispositivos domóticos puestos al servicio de las aseguradoras permiten detectar fugas de gas o agua, a intrusos inesperados e incluso ayudan a reducir los gastos de agua y luz.

En cuanto a salud, Generali y Axa son las compañías más avanzadas. Ambas buscan fomentar los hábitos saludables de sus asegurados a través de la utilización de aplicaciones móviles. Vitality y Health Keeper, respectivamente, ofrecen descuentos en marcas deportivas, servicios médicos y de bienestar, incluso en el caso de la segunda rebaja en el precio de los seguros de salud y vida.

En definitiva, “no cabe duda de que el sector seguirá siendo un pilar fundamental para la economía de nuestro país, aunque el modelo de negocio se habrá transformado totalmente de aquí a diez años. La distribución de los seguros será totalmente digital y multicanal, la tecnología y los productos estarán completamente integrados y el seguro será algo flexible e incorporado a la vida de las personas, donde conceptos como microseguros o asegurar momentos formarán parte de nuestro día a día”, concluye Francisco Valencia, de Línea Directa.

Ventajas tecnológicas

La nube, el big data y los dispositivos móviles están al servicio de las empresas y sus clientes.

Big data. Reducir costes de riesgos y abandono, recoger y retener a los mejores clientes en función de los perfiles idóneos, detectar el fraude de manera prematura y aumentar su capacidad de innovación para la creación de nuevos productos y servicios que desde la transparencia garanticen la satisfacción del cliente son las ventajas que, según la firma especializada en gestión de datos PowerData, ofrece el big data a las compañías aseguradoras.

Nube. Se convierte en un elemento imprescindible en la vida diaria de las aseguradoras, ya que permite digitalizar su negocio creando entornos más ágiles.

Dispositivos móviles. El 37% de los participantes en el estudio Youbiquity Finance, elaborado por BY y Avaya, afirma haber realizado a través de internet un cambio de su póliza y un 28% reconoce haber efectuado reclamaciones en su seguro de hogar y autos. En 2016, el número de mutualistas que utilizaron la app de Mutua Madrileña se incrementó un 48% respecto a 2015.

Source link

¿Cuánto cuesta asegurar un Tesla? ¿Y un coche autónomo? | Mi dinero

La nueva era del coche ya está aquí. Automóviles eléctricos, vehículos compartidos, conducción semiautónoma… Estas tecnologías ya son una realidad en algunas ciudades españolas. La nueva forma de desplazarse es una revolución para los fabricantes y para los conductores.

“La industria del automóvil ha cambiado más en los últimos cinco años que en los últimos 50”, explica Alfonso Poveda, responsable en España de Solera, una firma que trabaja como intermediaria entre talleres, conductores y aseguradoras. “Para las aseguradoras, los cambios que están llegando son un gran reto”.

Un buen ejemplo de lo que supone la llegada de estas tendencias para las compañías de seguros tradicionales es lo que ocurre con los deseados modelos de Tesla Motors, que ya se pueden ver en las calles de Madrid o Barcelona. Los vehículos eléctricos creados por esta compañía californiana (fundada por visionario Elon Musk) se han convertido en un objeto de deseo, con larguísimas listas de espera.

Los Tesla Model S van llegando a España con cuentagotas. Fueron las primeras berlinas eléctricas de lujo, con una autonomía de más de 600 kilómetros. El gran problema es que tienen una tecnología que es completamente ajena a lo que puede solucionar un taller de reparación convencional. De hecho, para la mayor parte de los problemas mecánicos los vehículos tienen que enviarse a un centro de reparación en Francia o en Holanda.

En el caso de un contrato de seguro para un Tesla, ¿cómo ponerle precio a un vehículo que tiene una tecnología rompedora y que apenas se ha utilizado en España? ¿Cómo saber cuánto costarán las reparaciones? ¿Cómo evaluar cada cuanto puede tener una avería? 

“La industria del automóvil ha cambiado más en los últimos cinco años que en los últimos 50”

Generali es una de las primeras compañías que ha asegurado automóviles Tesla en España, de acuerdo con fuentes de la industria. En la aseguradora italiana prefieren no comentar esta información por cuestiones de confidencialidad, pero sí que confirman que su seguro de autos “ya incluye la posibilidad de asegurar este tipo de coches”.

El precio de la póliza de un vehículo Tesla está entre los 1.500 y los 3.000 euros al año, en función de las coberturas elegidas. Hay que tener en cuenta que la tecnología de las baterías, además de los sensores para la conducción semiautomática, tienen unos costes de reparación muy altos.

De hecho, en Estados Unidos, el país donde hay más Tesla circulando, la compañía AAA ha tenido que revisar al alza el precio que les aplicaba porque hay más siniestralidad de la esperada.

Coche compartido

Otra de las tendencias que está revolucionando el sector asegurador es el coche compartido. Miles de vehículos Smart (de Car2Go) o Citröen C-Zero (de Emov) son utilizados cada día en Madrid y Barcelona. Este sistema quiebra por completo el paradigma de vehículo conducido por el propietario, que ha dominado siempre el seguro de autos. Aquí, un solo coche es utilizado diariamente por decenas de conductores.

Car2Go, controlada por el grupo Daimler, ha cerrado un acuerdo con la aseguradora alemana Allianz para que dé coberturas a toda su flota. La compañía espera llegar 1,25 millones de coches, en 14 países de Europa.

La fórmula para que estas pólizas sean rentables para la compañía es establecer una franquicia alta. Así, los daños que sufra el vehículo correrán a cargo del conductor, hasta un límite de 500 euros. La póliza sí cubre todos los daños ocasionados a terceros. El sistema es el mismo que utiliza Car2Go.

Los desafíos del nuevo coche

  • Eléctricos. La tecnología que incorporan es completamente distinta a los coches de combustión. La reparación de las baterías de litio obliga a acudir a centros especializados. Ya hay compañías, como AXA, que incluyen coberturas específicas para los siniestros que puedan suceder mientras el coche está en la estación de recarga.
  • Coche compartido. En este caso, más que un problema tecnológico, el seguro afronta un problema de modelo de negocio. Ya no puede hacer una tarifa identificando claramente qué riesgos asume un perfil concreto de conductor. Las compañías saben que el futuro de la movilidad tiene que ir por este camino y comienzan a tomar posiciones con los nuevos jugadores.
  • Coche autónomo. Aquí aparece un problema casi filosófico. Si se generaliza el vehículo que pilota solo, ¿habrá accidentes de tráfico? ¿Quién se rozará con la columna al aparcar? ¿Habrá siniestros que cubrir? Además, las compañías entienden que en caso de producirse un evento tendrán que lidiar con el fabricante y no con el conductor para delimitar la responsabilidad.

“Las grandes aseguradoras están buscando asociarse con nuevos jugadores que les permitan entrar en nuevos nichos del mercado de la automoción, pero muchas veces son contratos que no salen muy rentables. Se da el paso por una decisión estratégica”, explica Carlos Ordóñez, director de tecnología digital de Mapfre.

Otro de los gigantes europeos del seguro, AXA, cerró hace dos años una alianza con Blablacar, la plataforma que pone en contacto a desconocidos que quieren hacer un mismo trayecto en coche. La aseguradora ofrece la cobertura de asistencia de viaje y garantía de llegada a destino, accidentes, protección jurídica y objetos olvidados.

Si los coches eléctricos o compartidos obligan a la industria aseguradora a reinventarse, la conducción autónoma amenaza el pilar esencial del seguro para el coche:el siniestro. “Dentro de 10 años, cuando la mayor parte de los coches de los vehículos sean autónomos, los accidentes van a reducirse drásticamente”, explica Alfonso Poveda.

Coches más seguros, pero también más caros y más utilizados. Un hecho a asegurar cada vez más indefinido… Los vectores que afectan al sector son múltiples. “Puede que en unos años hasta desaparezcan los siniestros de automóvil”, reconocía recientemente el presidente de Mapfre, Antonio Huertas. “Si así fuera, tocará reinventarnos, pero siempre surgirán nuevos riesgos que asegurar”.

Source link

Generali: “Los fabricantes de coches acabarán entrando en el seguro” | Compañías

Santiago Villa Ramos (Sevilla, 1968) es un firme defensor de la solidez del sector asegurador español, al que califica como un “mercado singular dentro de Europa”, por su eficiencia y rentabilidad. El directivo accedió al cargo de consejero delegado de Generali España en febrero de 2014. El grupo que dirige ganó el año pasado 232 millones de euros, tras ingresar 2.546 millones con la venta de primas.

El seguro está embarcado en la transformación digital. ¿Qué medidas está poniendo en marcha Generali?

La compañía esta imbuida en una dinámica de innovación constante. Tenemos proyectos de robotización, de automatización… Pero lo más importante es la creación de un contexto digital que permita mejorar la colaboración entre los clientes, los mediadores y la compañía. 

¿El cambio digital no acabará con el negocio de los mediadores?

Algunos agoreros pensaban eso. Pero no ha sido así. Nosotros hemos demostrado que dotándonos de unas herramientas digitales adecuadas podemos hacer que el mediador gane en posición y en valor aportado al cliente. Su tarea de asesoramiento es fundamental.

¿Son una amenaza las nuevas firmas de seguros tecnológicas, las insurtech?

Creo que no. Tal vez acaben entrando en algunas partes de la cadena de valor del
seguro, pero no veo a una nueva compañía capaz de quedarse con una cuota importante del mercado.
La regulación es una barrera de entrada muy importante. Tal vez afecte más al ramo de mediadores.

¿El coche autónomo transformará la industria aseguradora?

Creo que el modelo que se impondrá es el de conducción híbrida, que permita tomar el control cuando el conductor lo desee. Además, siempre habrá siniestros y riesgos que cubrir, por lo que siempre habrá seguros.

¿Cambiará el papel de los fabricantes?

Las compañías automovilísticas están siendo capaces de recabar una cantidad ingente de datos sobre el estado del coche y la forma de conducir. Por eso creo que ganarán protagonismo y acabarán entrando de alguna  forma en la cadena de valor del sector asegurador. Puede que incluso tengan un papel disruptivo. Más que el de las insurtech, desde luego.

¿Creando sus propias aseguradoras?

No creo. Pero sí estableciendo determinadas alianzas. Por ejemplo, ya estamos viendo cómo algunos fabricantes empiezan a asumir el servicio de asistencia en carretera, que era algo reservado tradicionalmente a las aseguradoras.

¿Y los gigantes tecnológicos entrarán en el seguro?

Ya hemos visto algunos escarceos, pero no creo que acaben dando ese paso. La complejidad
regulatoria les acabará echando para atrás. Su valor diferencial es en la recopilación y uso de datos para ofrecer soluciones personalizadas.

¿Cómo está yendo la evolución del seguro durante los primeros meses de 2017?

El mercado evoluciona según las expectativas, con tasas de crecimiento de entre el 3% y el 4% en seguros de no vida. Se nota la reactivación de la actividad industrial, lo que comporta mayor contratación pero también más siniestralidad.

¿Los ratios de rentabilidad siguen tan ajustados como hace un año?

El seguro español es muy competitivo, con primas muy ajustadas, y para las cuentas técnicas hay una situación dura. En los primeros meses del año ha habido varios eventos meteorológicos que han afectado a las cuentas de resultados, pero parte del as indemnizaciones las asumirá el Consorcio de Compensación de Seguros.

Siempre ha defendido la importancia del Consorcio…

Es una institución diferencial del mercado español, que permite reducir la volatilidad en el seguro de no vida. En otros países, la climatología acaba condicionando mucho los resultados.

La cooperación entre aseguradoras es frecuente en varios ámbitos…

Así es. El mercado español se caracteriza por combinar muy bien una feroz competencia, con una colaboración para asuntos estratégicos. Otro buen ejemplo es Tirea, una compañía en la que participan 130 aseguradoras que trabaja para impulsar proyectos de colaboración para mejorar la eficiencia del sector.

El nuevo baremo de indemnización a víctimas de accidentes de tráfico lleva ya 18 meses en vigor. ¿Qué valoración hace?

Está funcionando tal y como habíamos previsto. Aumentan las indemnizaciones a los accidentados más graves y disminuyen ligeramente en las lesiones leves. El efecto agregado va a estar cerca del 9% de incremento en las indemnizaciones por daños corporales, tal y como estaba calculado.

¿Van a poner en marcha algún proyecto específico para la venta de seguros de vida-ahorro que comporten cierto riesgo?

Ya lo estamos haciendo, sobre todo mejorando la formación de los mediadiores y dotándoles de herramientas adecuadas para la venta, y de buenos productos. Con los tipos de interés en niveles tan bajos, se impone la necesidad de contratar productos que conlleven la asunción de un cierto riesgo. En nuestro caso, se está disparando la venta de seguros unit linked, donde el tomador asume parte del riesgo.

¿La red de mediadores está preparada?

Hemos invertido mucho en formación y en diseñar procesos que garanticen que la cotización
y emisión cumple con los más estrictos estándares regulatorios. No queremos vender productos que no sean los adecuados para el cliente.

¿Cómo evoluciona la alianza con Cajamar?

Muy satisfactoriamente. Creemos que el canal de bancaseguros es uno de los que más va a seguir creciendo en los próximos años. Nosotros estamos muy cómodos con este socio, que tiene una importante red de oficinas. Estamos creciendo por encima de la media del mercado.

Cuando Santander absorba Popular deberá dar alguna salida al acuerdo que mantiene con Allianz. ¿Podrán aprovechar esta circunstancia para crecer?

Santander y Allianz son dos grandes entidades. Es verdad que tienen que reconfigurar su relación, pero creo que si ganamos tamaño será por las oportunidades de crecimiento orgánico que presenta el mercado y no por esta situación concreta.

Hace unos meses se postularon para vender seguros de auto con Santander…

Sí, pero esta propuesta ha quedado en modo de espera, hasta que Santander redefina su estrategia. Es lo normal.

Source link