Arantza Tapia: “Apoyamos industrias con un fondo de 250 millones” | Compañías

Arantza Tapia (Astigarraga, 1963) desgrana desde el Parque Tecnológico de Miramón las ventajas de contar con infraestructuras del conocimiento para captar inversión empresarial. Dirige un departamento que movilizará 2.225 millones hasta 2020 para que la industria aporte un 25% al PIB vasco. Ahora está en el 24,6%, sin contabilizar los servicios al sector secundario.

Euskadi sigue en busca de proyectos de alta tecnología. ¿Cuál es la apuesta?

Cuidamos al sector de biociencias porque es estratégico. Euskadi cuenta con centros punteros de investigación, dentro de una cadena de conocimiento en la que también participan los hospitales públicos. Y con una base empresarial consolidada, donde conviven compañías como Progenika y startups. El País Vasco necesitaba otro grupo tractor para sacarle más rendimiento a su red tecnológica y ha llegado Viralgen [10 millones en un centro en San Sebastián de terapia genética, el único de Europa], que aporta una nueva actividad en el negocio de productos farmacéuticos.

¿Más proyectos como este?

El fondo de inversión Columbus, que impulsó Viralgen, estudia otras posibilidades, para aprovechar ese ecosistema, que tiene una trayectoria de 15 años en investigación. Pero hay mucha competencia en Europa.

Graphenea contará más adelante con una planta industrial centrada en el grafeno y el fondo Columbus busca proyectos en el sector vasco de biociencias

El nuevo centro de Graphenea, ¿facilitará que surja un subsector ligado al grafeno?

Esta empresa arrancó hace 10 años con apoyo del Gobierno vasco y está muy bien posicionada, con una cuota del 15% en el sector mundial del grafeno. Ha captado a accionistas como Repsol para su nuevo centro en Miramón, con 25 trabajadores. Quiere seguir corriendo, aprovechar la ventaja que le saca a la competencia. Contará con una planta industrial para el tratamiento de grafeno.

Mercedes-Benz bate récords de producción en Vitoria. ¿Se nota en el sector de componentes de automoción?

Crece a casi dos dígitos. Aparte, Mercedes-Benz ha apostado en Vitoria por la industria 4.0 y ejerce de elemento tractor entre sus suministradores. En un año ha generado el empleo que tenía previsto para dos.

¿Cómo se puede atraer talento e inversión?

En Euskadi, los costes laborales no son bajos. Ofrece además infraestructuras y un tejido empresarial con altos niveles de tecnología y conocimiento. Son factores que atraen a gente de otros países, porque el empleo es de calidad y hay oportunidades profesionales para los trabajadores cualificados. Y se vive bien. A veces nos centramos demasiado en los factores tecnológicos y menos en los humanos.

¿Qué instrumentos financieros barajan para apoyar el plan industrial que movilizará 2.225 millones?

La creación de un fondo de inversión dotado con 250 millones, según el planteamiento inicial, y para tomar participaciones empresariales que sean estratégicas. Será mixto, con participación pública y privada. Habrá grupos locales en su capital, pero también inversores internacionales.

¿Cuál es el nivel de digitalización de la industria vasca?

Queda mucho camino por recorrer, sobre todo para las pymes, pero la pasada feria de máquina-herramienta EMO de Hannover (Alemania), una de las más importantes de su sector, ha constatado que las empresas punteras del mundo tienen el mismo nivel tecnológico que las de Euskadi, que están bien posicionadas, ganando contratos y recuperando parte del empleo perdido durante la pasada crisis económica.

El cambio de tarifa para la industria vasca está recogido en los Presupuestos del Estado de 2018. Tras la denuncia de Cataluña, la Unión Europea ha abierto una investigación

¿Hay profesionales suficientes en este ámbito?

Las empresas se quejan de su déficit. Hay que impulsar la formación. El modelo dual es el óptimo y tiene que ampliarse a las universidades, como las de ingeniería y ciencias, para no limitarse al circuito de Formación Profesional (FP). Por los buenos profesionales siempre se van a pelear las empresas, así que hay que formar a los jóvenes y no tan jóvenes.

¿Cómo marcha el proyecto del nuevo centro público de ciberseguridad?

Su director será Javier Diéguez, que procede de Indra. Ya está en marcha el teléfono de urgencias para responder a cualquier amenaza contra la seguridad informática que denuncien las empresas. Contará también con un sistema de alerta temprana sobre los posibles ataques de hackers en el mundo. El centro se ubicará en el Parque Tecnológico de Álava y estará en contacto permanente con la Ertzaina. Tendrá un equipo de 20 personas, entre investigadores y becarios.

¿Es suficiente el actual nivel de cooperación entre las empresas?

No. El Gobierno vasco creó en junio del año pasado una plataforma para impulsar la creación de consorcios que puedan pujar con más oportunidades por contratos internacionales. Hacen falta este tipo de asociaciones, que no entran en estructuras corporativas y permiten que las empresas trabajen juntas.

Arantza Tapia: “Apoyamos industrias con un fondo de 250 millones”

¿Cómo marcha el plan para conseguir un ahorro de la factura de la luz del 25% en la Administración vasca?

Hay mucho margen en el ámbito de la eficiencia energética y la Administración puede conseguir grandes ahorros en polígonos y edificios públicos. Es factible ese objetivo, con mejoras en el alumbrado, recubrimiento de fachadas y otros aislamientos, etcétera. Y la inversión en eficiencia siempre tiene retorno, en un plazo de cinco años.

¿Le ha sorprendido la denuncia de la Generalitat de Cataluña a la UE por la rebaja en la tarifa eléctrica vasca pactada con el Gobierno de Mariano Rajoy?

Primero, hay que aclarar que no es una ventaja. Sí una reversión del coste más alto que ha estado pagando la industria de Euskadi [solo conectada a la red de alta tensión, que es más cara que la de territorio común]. Lo que no se puede hacer es atacar a otros para defender lo tuyo.

¿Ha hablado de este tema con Madrid?

Hay comunicación, porque Bruselas ha abierto una investigación. Y la voluntad del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad es la de mantener el compromiso de aplicar la nueva tarifa en 2018. Ya está recogido en los presupuestos del próximo año, según me dicen.
Se cumplen 25 años de alta velocidad ferroviaria en España. ¿Le da envidia?
Sana. Pese a estar en la esquina de Europa y con la barrera de los Pirineos, se comenzó por la línea Madrid-Sevilla. Una visión centralista. A Euskadi llegará en cinco años como mínimo.

¿Cómo ve la crisis de La Naval?

Cumplimos con la norma de la UE de no entrar en una empresa en dificultades. Veremos si es posible más adelante, tras una buena gestión del concurso de acreedores que facilite la llegada de inversores.

Source link

Recetas para implantar la FP dual en España | Fortuna

Por un lado, una elevada tasa de paro juvenil. Por otro, un panorama en el que a las empresas les cuesta dar con los perfiles que necesitan. Una dualidad complicada de abordar, pero con soluciones que están realmente al alcance de la mano, al menos para conseguir equilibrarla un poco. La herramienta principal, según los expertos, para luchar contra esto tiene un nombre: la Formación Profesional, y más en concreto, la Formación Profesional Dual. O lo que es lo mismo, aquella que combina la teoría en los centros formativos con las prácticas y el día a día en las empresas. “Es una modalidad que aúna academia y acción, pero que lamentablemente en España sigue siendo una gran desconocida”, explicó el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, durante el III Foro de la Alianza para la FP Dual, celebrado esta semana en Valencia. Durante el evento, organizado por la Fundación Bertelsmann y Dualiza Bankia, se abordaron los métodos para implantar este sistema en España y darle una utilidad real como técnica de inserción laboral, así como conocer de primera mano los testimonios de los principales agentes implicados: la Administración, los centros formativos, las empresas, los estudiantes y profesores.

La principal barrera que encuentra esta modalidad educativa en España es la falta de centralización, ya que es cada comunidad autónoma la encargada de implantar sus sistemas y sus propios métodos, haciendo que, en muchas ocasiones, lo que un alumno aprende en un lugar no sea extensible al resto de regiones. “No podemos permitirnos el lujo de tener 17 modelos de Formación Profesional Dual, hay que respetar las características de cada zona, pero debe implantarse un parámetro común que agilice, por ejemplo, todo lo que atañe a los temas de movilidad“, prosiguió el presidente de la Fundación Princesa de Girona y vicepresidente de la Fundación Bertelsmann, Francisco Belil. Pero este no es el único aspecto que merece atención urgente.

Es indispensable hacer de la Formación Profesional Dual una herramienta flexible, debido a la idiosincrasia del mercado laboral actual, especialmente cambiante y en constante transformación. A ello se refirió el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, aludiendo a las previsiones que aseguran que en los próximos 20 años, más de 700 profesiones que hoy en día se conocen van a desaparecer. “Es la razón por la que nosotros constituimos nuestra Fundación Bankia para la Formación Profesional Dual. Tenemos una gran relación con el tejido empresarial español, y podemos servir de puente y de palanca entre los profesionales y las compañías”, aseguró. Todos estos cambios, además de ser urgentes por la lógica mejora que supondría para el sistema educativo, tienen que llegar cuanto antes también por otras razones. Como recordó Goirigolzarri, en el curso 2016-2017 había inscritos 24.000 alumnos en Formación Profesional, que se relacionaban con unas 10.000 empresas. “Son números bajos si los relacionamos con experiencias de fuera de nuestro entorno, pero que son realmente altas si las comparamos con las de hace cuatro o cinco años. En 2012-2013, el número de alumnos fue de 4.200, por lo que en muy poco tiempo hemos multiplicado la cifra por seis”. La tendencia, por tanto, es creciente, y cuanto antes se mejoren todos estos puntos, a más profesionales se ayudará.

Impulsar este tipo de formación de calidad es obligatorio para lograr un mercado laboral a la altura de las expectativas

También es importante adaptar la formación que se imparte en todos centros con los requerimientos reales de las empresas. “La competitividad de un país va ligada al talento y la tecnología, y los centros de Formación Profesional han de ser difusores de estos avances. Ese talento que tienen los centros es claramente digital, por eso necesitamos agendas tecnológicas, en las que no se explique a los alumnos cosas que ya saben”, continuó el presidente ejecutivo de La Salle Technova Barcelona, Josep Miquel Piqué. En este sentido, aseguró, los centros de Formación Profesional han de ser lugares de prototipo de cosas que no existen, para que las compañías ya asentadas vean las novedades y puedan ir más allá, o simplemente cierren una idea si ven que no funciona. “Han de ser incubadoras de empresas, ya que un buen porcentaje de los chicos y chicas de Formación Profesional no van a trabajar en organizaciones tradicionales y prestablecidas, sino que montarán sus propias firmas para que las grandes las compren”.

En todo este periplo, no obstante, no hay que tener en cuenta únicamente aquello que requieren las organizaciones, sino también todo lo que piden y necesitan los alumnos, que, en última instancia, se convertirán en la mano de obra de sus empleadores. “Los jóvenes que se enfrentan al mercado de trabajo buscan una especialización profesional, es decir, una conjunción entre los conocimientos y competencias adquiridos que se trasvasen a la práctica real”, explicó la investigadora predoctoral de la Universidad de Oviedo, Marta Virgós. Solo de esta forma se sentirán satisfechos, verán que su esfuerzo ha valido la pena y podrán sentirse parte de un equipo. Al mismo tiempo, podrán estabilizarse dentro de la empresa y crecer profesionalmente. “Cuando el joven entra en la compañía busca una solidez y una seguridad. También busca una flexibilidad con la que pueda conciliar su vida privada y laboral. La juventud aporta un aire fresco a la empresa, y los jóvenes aportan un valor añadido a la compañía, y eso es algo que motiva realmente a los nuevos profesionales”. Y esto es difícil de lograr. Hay una separación muy grande entre el sistema educativo y el mercado laboral, y cruzar ese puente a veces produce miedo e inseguridad en los alumnos.

La elección de este tipo de formación se reduce a un 3% de los estudiantes de FP, mientras que su éxito una vez se superan los estudios es mayor

Para ello, y hacer más fácil todo este recorrido, “es indispensable dotar a los jóvenes de competencias que ayuden a dar el paso, así como establecer una coordinación real entre los centros y las empresas para ajustar mucho mejor la oferta a la demanda”, insistió Virgós. Pero donde realmente pueden hacer mucho bien los centros de formación es a la hora de preparar a sus perfiles para este periplo. “Por ejemplo, darles iniciativa, facilidad en la toma de decisiones, competencias como la autonomía, el trabajo en equipo o la comunicación… aspectos todos ellos que quizá en la empresa no pueden enseñarse como tal pero que en los centros formativos pueden tener un papel primordial”.

En este sentido, el responsable dual de informática de La Salle Gràcia, Jordi Grau, dio otros consejos que él mismo aplica con sus alumnos: “Ayudarles a preparar un buen currículum es importante, ya que en muchos casos estos estudiantes se enfrentan al mercado laboral por primera vez y no lo tienen todo claro. También se preparan simulacros de entrevistas y se emulan procesos de selección en grupo, para que vean cómo suelen desarrollarse todas estas situaciones”. La Formación Profesional siempre ha sido vista en España como aquel lugar al que iban quienes no podrían seguir estudiando tras la educación obligatoria, pero se está viendo cómo la tendencia va cambiando, y cada vez más futuros profesionales optan por esta opción. Impulsar una Formación Profesional Dual de calidad es obligatorio para lograr un mercado laboral a la altura de las expectativas.

La falta de información entre el mundo empresarial español sobre este sistema educarivo es una de las barreras más importantes para su correcta implantación en España, según se desprende del estudio La FP Dual en los centros educativos: visiones del profesorado, presentado en el citado evento y coordinado por la Universidad Autónoma de Barcelona, con el apoyo de Nestlé y la Fundación Bertelsmann. A esto se le añade que esta modalidad formativa, que ha resultado ser una solución a los problemas de inserción laboral y desempleo juvenil en muchos países de Europa, en España está poco implantada.

La elección de la dual se reduce a un 3% de los estudiantes de Formación Profesional, mientras que su éxito, una vez se superan los estudios, es mucho mayor. Un 70% de los que eligen esta opción se incorporan de forma directa a las plantillas de las empresas en las que han hecho prácticas, mientras que este porcentaje se reduce en 20 puntos para los alumnos de la formación profesional tradicional.

Source link

La familia Entrecanales invierte en Ironhack para construir una “alternativa a la universidad” | Compañías

En plena revolución digital, la oferta de profesionales procedente del sistema educativo español no se corresponde con la demanda de talento de las empresas, según criticó hace unos días el Manifiesto por el liderazgo de la transformación digital de la economía española mediante el desarrollo del talento elaborado por la patronal tecnológica Ametic y los sindicatos UGT y CC OO. En este contexto, la startup española Ironhack, fundada en 2013 con el objetivo de formar a personas lo más rápido posible para cambiar de carrera y entrar al mundo de la tecnología, ha cerrado su primera ronda de financiación.

La inversión, de tres millones de dólares, ha sido liderada por la familia Entrecanales, a través de su gestora de fondos de capital riesgo JME Venture Capital, aunque también han participado los fundadores de Ticketbis. Ninguno ha revelado qué participación toma en la startup y la valoración de la misma para cerrar la operación. Lo que sí detalla Gonzalo Manrique, cofundador de Ironhack, es que la meta es abrir con los fondos captados nuevos campus en América Latina y Europa.

La compañía, especializada en ofrecer cursos intensivos de programación y diseño web de nueve semanas (conocidos como bootcamps), ya cuenta con campus en Madrid, Barcelona, París y Miami. “Ahora, con el dinero obtenido, abriremos un campus en México DF, donde prevemos lanzar el primer bootcamp a principios de 2018, y después en Berlín, uno de los principales hubs de startups del mundo. Así podremos colocar a estudiantes españoles también en las dos mayores capitales de startups de Europa continental”, cuenta a CincoDías Gonzalo Manrique, cofundador de Ironhack.

Además de las aperturas, la firma usará los fondos para seguir invirtiendo en su plataforma de aprendizaje y afianzarse como “alternativa a la universidad tradicional”. “Ya estamos siendo una alternativa para mucha gente que ha hecho algún grado de formación profesional, militares o gente sin carrera que se siente más motivado por nuestro modelo educativo. También tenemos muchos alumnos que usan Ironhack como complemento a la universidad. Nuestro objetivo es dar opciones”, dice.

Este emprendedor defiende que existe más de una forma de aprender. “En cuanto a colocación, los titulados de informática salen con un conocimiento muy amplio del campo de informática, pero no saben programar (a no ser que hayan aprendido por su cuenta) en lo que las empresas están demandando. De hecho, muchos de nuestros alumnos son ingenieros informáticos”.

Manrique aclara que ellos se centran en enseñar “lo imprescindible” de programación y diseño web para que sus alumnos encuentren trabajo como programadores o diseñadores UX/UI júniors. “Hay mucho trabajo y nuestros alumnos lo están encontrando sin problema”. Ironchak presume de que en cuatro años han graduado a más de 800 alumnos y logrado una tasa de empleo del 90%. Sus alumnos forman parte ya de empresas como Google, Telefónica, Cabify, Accenture o Wallapop. Según Coursereport, son el tercer bootcamp mejor valorado de programación y diseño a nivel mundial. “Estamos en continuo contacto con las empresas para actualizar nuestro temario según sus necesidades. Y nos encargamos de organizar entrevistas a nuestros alumnos durante su hiring week. Una media de 10 por persona, aunque han llegado a pasar 21 empresas para 15 alumnos”.

Según el directivo, Madrid es actualmente su campus más grande, Miami el que más factura y Barcelona el más internacional. Por último, prevén que el de París (el último en abrirse, el pasado mes de junio) será el mayor en un par de años. “Estamos impresionados del ecosistema parisino de startups y de la cantidad de talento que está buscando entrar en el mundo digital”, subraya manrique, quien asegura que por ahora no planean llevar a cabo otra ronda de financiación. “Tenemos suficiente para llegar a nuestros objetivos de los próximos dos años sin problema”.

Esade, Uber y Wallapop, socios

Origen. Ironhack, creada por Ariel Quirones y Gonzalo Manrique, exalumnos de Harvard y Wharton respectivamente, nació en Silicon Valley debido a que las empresas allí situadas a menudo no hallaban los perfiles que necesitaban salidos de las universidades. En sus campus tienen un alto porcentaje de estudiantes internacionales (más de 40 nacionalidades solo en el último año).

Socios. La startup ha sellado acuerdos con Esade, con los que colaboran para ayudar a estudiantes de ADE a comprender mejor el mundo digital. Y con Uber en EE UU y con Wallapop, con la que ofrecieron 200.000 euros en becas a mujeres.

Profesores. Los profesores de Ironhack “son o han sido profesionales de la industria y siguen conectados a ella y a las últimas tecnologías”, dice Manrique, que señala que imparten alrededor del 50% de la formación con profesores que tienen en plantilla. “Además contamos con un pool de colaboradores (expertos en diferentes áreas) y de exalumnos que aportan muchísimo a la experiencia de clase. En la actualidad, son una plantilla con unos 40 empleados. La previsión es ir aumentándola según vayan incrementando el número de países en los que estarán presentes, con el consiguiente aumento de alumnos.

Campus. El cofundador de Ironhack cuenta que los campus de la compañía son espacios casi abiertos, colaborativos y diseñados para “aprender y generar comunidad”. El 90% de la formación que ofrecen es presencial. “Antes de que los programas empiecen tenemos el prework, que es un trabajo previo que los alumnos hacen online y que sirve para equiparar el nivel de todos nuestros alumnos y para que cuando vengan sepan unos mínimos y podamos así avanzar más rápido”, relata Manrique.

Source link

Una FP con un pie en la empresa como solución contra el paro juvenil | Mi dinero

Cuando en 2012 España reguló la FP dual – una modalidad que combina formación teórica en un centro con formación práctica en una empresa– lo hizo construyendo el modelo a imagen y semejanza del alemán. Una fórmula que lleva funcionando más de 150 años y cuyo éxito resulta innegable, hasta el punto de que las autoridades germanas lo consideran la clave de la baja tasa de paro juvenil del país, por debajo del 7%. Desde su implantación en España en 2012, las comunidades autónomas han lanzado diversos proyectos relacionados con la formación dual que han ido aumentando durante los últimos años. Para ello han contado con la participación de numerosas empresas y el asesoramiento, entre otros, de la Cámara de Comercio Alemana.

Un vistazo a las cifras germanas revela lo arraigado de un sistema que forma cada año a 1,4 millones de aprendices en unos estudios que duran entre 2 y 3,5 años, dos tercios de los cuales se desarrollan en las empresas. Casi la mitad de los jóvenes alemanes que termina la ESO elige la FP dual, lo que les permite cobrar un salario de entre 400 y 1000 euros y les proporciona fácilmente un puesto de trabajo al terminar la formación. La financiación corre en un 70% por parte de la empresa y solo un 30% a cargo del Estado. Las compañías no reciben incentivos, salvo el que supone incorporar de media casi un 70% de sus aprendices a la plantilla.

Los dígitos españoles, incomparablemente más modestos, no son el fruto de siglo y medio de arraigo, pero revelan el potencial de crecimiento que tiene este tipo de formación en un mercado con una tasa de paro juvenil por encima del 40% y una seria distancia entre la formación teórica y las necesidades del mercado. Desde 2013, el número de alumnos de FP dual en España se ha multiplicado por cuatro, hasta más de 16.000, el número de centros lo ha hecho por cinco y el de empresas por diez. Es pronto para hacer un balance de resultados, pero no de monitorizar y mejorar el funcionamiento de un modelo que –si funciona con éxito– puede cambiar para bien el pobre panorama del empleo juvenil.

Source link