Europa quiere que bancos y fondos den más créditos para el ahorro energético | Compañías

Mejorar la eficacia de los fondos públicos, elevar la demanda de proyectos y rebajar el riesgo son los objetivos comunitarios a 2030 en eficiencia energética. La meta final es movilizar a las entidades financieras, atraer inversión privada, para reducir el derroche de luz en edificios, industrias, servicios y llegar a sectores aún no cubiertos.

¿Por qué este interés? Europa estudia si las subvenciones son el mecanismo más adecuado para financiar esta actividad, clave para atajar las emisiones de CO2. O bien, si es preferible contar solo con instrumentos financieros –préstamos o garantías– en ramos concretos o utilizarlos como complemento al apoyo estatal.

España evalúa, por mandato europeo, si las ayudas son el sistema idóneo para sufragar el recorte del consumo de luz

Portugal ya efectuó esta “evaluación ex ante”, una exigencia de la Comisión Europea (CE), y España la está llevando a cabo. Su conclusión está prevista para final de año, informó a mediados dejunio Francisca Rivero, portavoz del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), en un encuentro regional en Madrid.

En esta evaluación se estudia la oferta y demanda de proyectos, necesidades de crédito –el foco es el área residencial–, si hay un déficit al respecto y si sustituirá o no a las líneas que emanan del Fondo Nacional de Eficiencia Energética –cuyo aporte obligatorio proviene de empresas eléctricas, petróleo y gas–, y del europeo de desarrollo regional, Feder. Pero el IDAE quiere aprovechar esta oportunidad para valorar la inclusión de ramos como la biomasa, que están excluidos hoy de estas ayudas. De aprobarse, estos recursos convivirán con los existentes.

Europa quiere que bancos y fondos den más créditos para el ahorro energético

Y es que las inversiones son pequeñas, escasas, a largo plazo y es difícil determinar su rentabilidad porque el mercado carece de parámetros estandarizados que le permitan establecer los plazos de retorno y el riesgo, critican desde la banca. Por eso, la CE ha creado Deep, una plataforma abierta que mide el riesgo de las operaciones y que busca crear un marco consensuado para potenciar las inversiones. Incluye a 120 expertos: representantes políticos, bancos, empresas, fondos de inversión e instituciones financieras.

La eficiencia energética ( 30% en 2030) es una de las medidas vinculantes del paquete de energía limpia europeo –en negociación– frente al cambio climático. Europa necesita 1,3 billones de inversión a 2035 para el ahorro de luz en edificios y 154.000 millones en la industria, según Martin Schoenberg, consultor de la CE en este tema.

El Gobierno español acaba anunciar una línea de 336 millones para municipios de menos de 20.000 habitantes que deseen disminuir el carbono, y que concederá el IDAE desde el 18 de julio. En general, las actuaciones contemplan reformas en el alumbrado público, industria, edificios, desaladoras y ayuntamientos.

Source link