Cuestiones legales a tener en cuenta al lanzar una startup | Emprendedores

Una startup es una empresa con base tecnológica de reciente creación. El entorno de estas compañías es muy cambiante, y, como ocurre con cualquier empresa, deben tener en cuenta una serie de aspectos legales para poder operar. Estos afectan principalmente a la relación entre los socios, la forma jurídica, la fiscalidad y la financiación, según los expertos consultados por Territorio Pyme.

Para Mercedes de Prada, profesora titular de Derecho Procesal y directora del Grado en Derecho en el Centro Universitario Villanueva; y Julián Plaza, abogado y director del Curso Superior de Especialización en Derecho y Empresa Digital, en el mismo centro educativo; el pacto de socios es una de las cuestiones más complejas, debido a la desigual participación que puede tener cada uno de ellos en el negocio.

Según subrayan los especialistas en la materia, es necesario “disponer de un contrato que regule el funcionamiento de su empresa. Resultará imprescindible en determinados momentos de la vida de la startup. Debe contener claramente la estructura, funciones y objetivos de los socios, pactos de no competencia y confidencialidad, salida de socios y porcentaje de participación de cada uno de ellos”. El objetivo de este pacto de socios es proteger el posible bloqueo de una startup en situaciones de conflicto.

La protección de datos es otra cuestión legal básica en estas empresas. Tanto la protección de los datos de clientes, proveedores, empleados, etc., como las propias creaciones de la empresa. Por ello, se deben indicar los derechos y responsabilidades por escrito, a través de contratos.

Forma jurídica y obligaciones fiscales

Una startup es una empresa, por lo que deberá escoger la forma jurídica bajo la que operar, ya que dependerá de ello, el capital necesario para empezar, la responsabilidad con respecto al patrimonio, etc. Eso sí, sea cual sea la forma escogida es necesario hacer frente a las obligaciones fiscales pertinentes:

  • Firma electrónica.
  • Liquidación periódica del IVA.
  • Presentación del Impuesto de Sociedades.
  • Legalización de los libros empresariales.
  • Alta en Actividades económicas.
  • Presentación de las cuentas anuales.
  • Alta en la Seguridad Social.

Por último se debe prestar atención a las diversas fórmulas de financiación disponibles, para asegurar la información relativa a los ingresos, los activos, los gastos, etc., Esta información es fundamental para los posibles inversores. Además, es posible acceder a ayudas públicas que facilitarán el inicio del proyecto, por lo que es recomendable realizar un estudio previo para verificar la viabilidad económica y que contaremos con los recursos necesarios para la empresa.

Source link