Cuatro opciones ‘low cost’ para ahorrar de cara a la jubilación | Mercados

Las comisiones son un factor clave en el ahorro para la jubilación. Al tratarse de una inversión a muy largo plazo, tener un producto que genere pocos gastos es muy importante. Tanto como escoger bien en qué tipo de activo financiero va a invertir el plan de pensiones o quién se va a encargar de la gestión.

La firma pionera en España en los planes de pensiones de bajo coste fue ING. El banco holandés siempre ha hecho bandera de cobrar las comisiones más bajas del mercado en todos sus productos. Cuando lanzó sus Planes Naranjas no fue una excepción. Los gastos que aplica para planes de pensiones que invierten en Bolsa son un 50% inferiores a los que aplican otras entidades.

¿Cómo puede ser? Primero, porque se trata de productos de gestión pasiva. Esto es, que invierten en fondos que replican la evolución de los principales índices bursátiles. No tiene gestores de fondos que seleccionen determinadas compañías, sino que el plan se mueve al compás del Ibex 35, el S&P500 y el Eurostoxx 50. Además, ING no tiene oficinas, con lo que ahorra mucho dinero de comercialización.

Ahora, con el auge de la gestión pasiva en todo el mundo, han surgido varias iniciativas en España que están plantando cara a los planes de pensiones de ING. En concreto, se trata de dos nuevas compañías de tecnología financiera (fintech) –Indexa Capital y Finizens– que han cerrado una alianza con Caser. Y esta misma semana se ha sumado un cuarto competidor: la aseguradora francesa CNP en alianza con Morningstar.

 

1. ING: pioneros con sus Planes Naranja 

El banco holandés ING fue la primera entidad financiera en comercializar en España planes de pensiones con comisiones de bajo coste. Este ahorro ‘low cost’ para la jubilación casaba perfectamente con la estrategia del grupo, que siempre ha hecho bandera de no aplicar comisiones ni en sus cuentas, ni en sus tarjetas de crédito. Los Planes Naranja se empezaron a comercializar en 2003. La entidad vende 9 planes de pensiones, gestionados por Renta 4, y que acumulan 2.380 millones de euros de activos gestionados.

“Siempre hemos apostado por ofrecer a nuestros clientes unos productos muy sencillos, transparentes y con bajas comisiones, y esta filosofía es la que trasladamos a nuestros planes de pensiones”, explica Luis González Soto, director de cuentas e inversiones de ING en España.

La comisión media aplicada en los planes de pensiones de ING es del 1,26%, mientras que hoy por hoy la comisión media de los planes de Bolsa supera el 1,6%. Hace años la diferencia era aún mayor, pero ING ha subido tarifas y el resto de entidades las han ido reduciendo.

El producto principal de ING son los planes dinámicos. “Se trata de productos en los que el trabajador establece cuál será la fecha más probable de su jubilación. Partiendo de esa premisa, buscamos la mejor combinación de activos para que maximice su inversión, con más peso de la Bolsa en los primeros años, y más de los bonos cuando se acerca la fecha de retiro”, apunta González Soto. La cesta de activos va cambiando su peso poco a poco, año a año. ING tiene un Plan 2020, otro 2025, otro 2030… También cuenta con tres planes que replican directamente índices (Plan Ibex 35, Plan Eurostoxx 50 y Plan S&P 500) y dos que invierten solo en deuda.

2. Indexa Capital: la punta de lanza de la gestión pasiva

Indexa Capital fue la primera compañía fundada en España para tratar de plantar cara a los bancos y a las aseguradoras en el segmento de los fondos de inversión y los planes de pensiones. La entidad defiende la importancia de aplicar comisiones baratas cuando se trata de ahorrar a largo plazo. Primero lanzó fondos de inversión ‘low cost’ y después se alió con la gestora de planes de pensiones de Caser para ofrecer este tipo de productos. La comisión total que aplica Indexa es del 0,78%.

“El negocio de los fondos y los planes de pensiones es un oligopolio completamente dominado por los bancos, lo que acaba perjudicando al cliente final, a quien se cobran altas comisiones sin lograr buenas rentabilidades”, apunta François Derbaix, fundador y consejero delegado de Indexa Capital. Su propuesta de negocio pasa por ofrecer productos de inversión que cobran una comisión que es menos de la mitad de la que cobra el mercado. El particular contrata un plan de pensiones que invierte en productos de gestión pasiva. En concreto, cuenta con el fondo de pensiones Indexa Más Rentabilidad Acciones, que tiene en cartera una cesta de fondos cotizados, ETF, de las principales Bolsas del mundo (Estados Unidos, Europa, países emergentes, Japón…) y el fondo de pensiones Indexa Más Rentabilidad Bonos (que invierte en ETF que representan a un amplio abanico de deuda pública y privada).

En función del perfil inversor, Indexa Capital otorga un mayor peso al fondo de acciones o al de bonos. El más arriesgado tendría casi el 100% del fondo Indexa Acciones y el más conservador tendría casi todo el dinero en Indexa Más Rentabilidad Bonos. Este tipo de estrategia de inversión permite al propietario del plan de pensiones estar invertido a través de un único producto en más de 10.000 bonos y 2.000 compañías de todo el mundo. Un nivel de diversificación difícilmente replicable por un plan de pensiones tradicional.

3. Finizens: una contratación 100% ‘online’

Finizens lanzó hace unos meses un plan de pensiones de gestión pasiva 100% digital y con comisiones muy bajas, gestionado de manera automatizada mediante algoritmos. Los gastos que aplica al plan de pensiones Finizens son un 85% inferiores a los que suelen aplicar los bancos. Una de las grandes apuesta de esta fintech es la tecnología. Ha invertido muchos recursos para que la experiencia de usuario sea muy sencilla. Todo el proceso de contratación se puede realizar desde el teléfono móvil. La firma se ha aliado con Caser como gestora del plan de pensiones.

“Hacían falta en nuestro país alternativas a los planes de pensiones tradicionales que sufren el mismo problema del que llevamos hablando hace mucho tiempo en cuanto a los déficits de la gestión activa: altas comisiones y falta de retornos”, explica Giorgio Semenzato, consejero delegado de Finizens . Los impulsores de esta herramienta de inversión a través del móvil han recurrido a Caser como aliado para la figura del plan de pensiones. También cuentan con esta aseguradora para gestionar su plan de ahorro.

El plan de pensiones de Finizens se basa en una gestión pasiva y sistemática de las inversiones. Quienes contratan este producto, además de invertir en una amplísima variedad de acciones y bonos, también tienen una parte de su cartera en activos reales, como propiedades inmobiliarias y oro.

Finizens cuenta con cinco carteras diferentes según el nivel de riesgo que quiere asumir el cliente. Se puede acceder al plan de pensiones de Finizens desde 50€ y es sencillo configurar aportaciones mensuales automáticas al plan. “De esta forma se consigue que los ahorros vayan incrementándose mes a mes de manera más constante y sin esfuerzos”, explica Semenzato. 

Desde la aplicación para el móvil se puede realizar cualquier tipo de consulta y operativa.

4. CNP-Morningstar: una alianza estratégica

CNP y Morningstar anunciaron esta misma semana una nueva propuesta para ahorrar de cara a la jubilación con comisiones baratas. Las comisiones serán del 0,72%, menos de la mitad de las que suele aplicar el mercado. La aseguradora francesa quiere dar un salto cualitativo en su propuesta de negocio, con una alianza con el líder mundial en análisis de productos de inversión.

La oferta inicial consistirá en tres planes de pensiones de las categorías de renta fija mixta (CNP Partners Morningstar Conservador), renta variable mixta (CNP Partners Morningstar Moderado) y renta variable (CNP Partners Morningstar Dinámico) que serán administrados por CNP Partners, como gestora de pensiones, y asesorados por Morningstar, que asignará los activos. Los planes invertirán en fondos cotizados o ETF y fondos indexados con el objetivo de abaratar el coste. La comisión de gestión (0,65%) más la de depósito (0,07%) sumarán un 0,72%, muy por debajo de la media del mercado. Ahí se incluye el coste ETF o fondo en el que inviertan, que no superará el 0,25%.

“Queremos ser uno de los proveedores financieros de referencia para nuevos clientes de planes de pensiones”, explica Jean Christophe Mérer, director general de CNP Partners, la filial española de CNP Assurances. El perfil de cliente que buscan captar es el de un ahorrador de mediana edad, entre los 40 y los 45 años, con cultura financiera, usuario habitual de la página de Morningstar (que ofrece comparativas de fondos y planes de pensiones) y que ya cuenta con otra entidad financiera de referencia. Así, no habrá un servicio de asesoramiento en la inversión como tal, ni tampoco incentivos por los traspasos desde otras entidades. El comportamiento de las carteras será supervisado por los profesionales de Morningstar y CNP Partners. Trimestralmente, habrá un comité de inversiones conjunto.

Source link

Billin, el ‘dropbox’ español de las facturas, capta 1,5 millones de euros para crecer | Compañías

La startup española Billin, fundada en abril de 2014 y que ofrece de forma gratuita una plataforma tecnológica para que pymes y autónomos gestionen todo el ciclo de su facturación (creación, envío, tracking y cobro de facturas), ha obtenido una nueva ronda de inversión de un millón y medio de euros. La compañía ha conseguido el apoyo económico de los grupos inversores Kibo Ventures (con más de 30 compañías en cartera y fondos gestionados por valor de 130 millones de dólares), K Fund (fondo de venture capital de 50 millones) y del business angel Carlos González Cadenas, actual

La solución de Billin también permite a pymes y autónomos recibir y almacenar facturas de clientes y proveedores en un único sitio y da la posibilidad de conectar toda esa información con sus gestores.

La plataforma cuenta en la actualidad con más de 10.000 empresas y profesionales registrados, así como 100 millones de euros en facturas tramitadas a través de ella, según los datos facilitados por la propia compañía. Billin utilizará los fondos captados para seguir impulsando su negocio en España y dar el salto internacional. Su plan es abrir mercado en Europa y Latinoamérica para 2018.

Billin, la fintech fundada por Marcos de la Cueva y Diego Goya, ya ha sido bautizada como el dropbox de las facturas, debido a su interfaz (muy sencillo de manejar) y a que ofrece un modelo de negocio freemium. La firma ofrece un servicio 100% gratuito, que el usuario puede mejorar opcionalmente mediante un plan premium, que permite la personalización de la herramienta.

Los impulsores de Bill in defienden que su plataforma ahorra tiempo en la gestión de la facturación y “permite agilizar el cobro de facturas hasta 10 veces más rápido”. Además, explican, ofrece un sistema de mensajería instantánea “innovador” para cada factura, “con el que se mejora la comunicación entre el cliente y el proveedor”, agilizando con ello procesos de corrección o resolución de incidencias”.

Billin fue una de las empresas escogidas para participar en South Summit de Madrid, uno de los eventos más importantes en España relacionados con las startups, al que se presentan más de 1.800 candidaturas.

Source link

Bancos y ‘fintech’ pelean por cómo acceder a los datos del cliente | Mi dinero

La banca vive estos días una cuenta atrás hacia el inicio de la que promete ser la mayor revolución de su historia reciente. La entrada en vigor de la segunda directiva europea de pagos (la PSD2) a comienzos del próximo mes de enero devolverá a los particulares el control de sus datos financieros, obligando a los bancos tradicionales que les dan servicio a compartir su información con las nuevas firmas financieras tecnológicas, las fintech, que el cliente elija. Unos y otros se preparan actualmente para sumarse a un salto tecnológico y cultural cuyos últimos detalles regulatorios siguen siendo objeto de un apasionado debate.

“PSD2 es el mayor cambio para la banca comercial de toda su historia”, asevera Arturo González, responsable de Infraestructura Financiera de la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI), y una de las voces que interviene en la negociación europea por parte del nuevo sector emergente. “La directiva lo que dice es que las credenciales y toda la información que una entidad tiene de un usuario es suya, y que el usuario tiene derecho a cederla a un tercero”, apunta.

Es decir, que si un particular decide utilizar una aplicación para hacer transferencias, o con la que recibir consejos sobre sus hábitos de ahorro, podrá autorizar el acceso a sus datos bancarios y su entidad de referencia no podrá negarse a facilitar la información.

“El objetivo último de la directiva es generar mayor competencia y mayor transparencia en los servicios financieros en beneficio del usuario final”, resume González, que también es consejero delegado de la fintech Eurobits, que recopila datos bancarios para aplicaciones financieras.

“Sin duda, esta directiva va a cambiar el status quo del mercado financiero en España”, avanza Alberto Cerrada, director de procesos financieros en Worldline Iberia, consultora que asesora a la banca en este proceso de transformación. “Va a obligar a las entidades a tomar posición y a desarrollar estrategias”, expone, porque “los bancos van a tener que abrir sus plataformas, compartir su información con los nuevos actores” y hacerlo “sin cobrar”. “PSD2 implica para la banca lo que ocurrió hace unos años en el mercado de las telecomunicaciones, una liberaliación del merado que propició la aparición de nuevos actores”, ilustra.

“El ánimo de la directiva es avanzar en la protección del consumidor, ahondar en la transparencia de los servicios relacionados con instrumentos de pago y regular de forma efectiva la entrada de estos nuevos jugadores, que hasta ahora no estaban regulados de una manera detallada”, explica Roser Martí Basomba , responsable de proyectos de tarjetas de Banco Sabadell.

Semejante transformación se llevará a cabo en dos fases. Una primera, que arranca el 13 de enero de 2018, en la que se obligará a todas las firmas de iniciación de pagos y a las que ofrecen servicios de información sobre cuentas a solicitar autorización para poder operar. Las que obtengan el permiso se verán libres de ataduras para acceder a los datos bancarios de sus clientes, pues las entidades financieras tradicionales que les pongan trabas serán investigadas y podrán ser sancionadas.

La siguiente etapa depende de la regulación que se está negociando todavía pero se espera que se apruebe en otoño de 2018 para entrar en vigor en abril de 2019. A partir ahí, la banca deberá contar con una suerte de interfaz específica (el conocido como sistema de APIs) a través del que las fintech podrán acceder a sus datos.

Este modelo de acceso está siendo actualmente el más enconado asunto de debate entre los representantes de la industria financiera tradicional y las firmas emergentes. Incluso la Autoridad Bancaria Europea (EBA) tomó cartas en el asunto en los últimos meses cuando se opuso a que si el canal que ofrece el banco no es suficientemente bueno, la fintech pueda elegir seguir accediendo como ahora, a través de su canal de banca electrónica (por screen-scraping).

La postura encendió los ánimos de los nuevos competidores digitales del sector bancario. “Una entidad financiera va a tener que desarrollar, publicar, mantener y medir un API para un tercero, gratis, y ese tercero puede competir con sus servicios. El incentivo para hacerlo bien es muy reducido”, asume el representante de la asociación de fintech española. “Cuestionamos abiertamente la parcialidad de la EBA”, denuncia, celebrando que la Comisión Europea esté más en la tesis de que si el ascensor no funciona, la fintech podrá seguir accediendo al banco por la escalera.

 Retos para todos

“Cada actor involucrado dentro de PSD2 tiene sus retos. El de los bancos es abrir sus plataformas a terceros. Y, otro muy importante, garantizar la seguridad”, detalla el consultor de Worldline, añadiendo que el principal reto de “las fintech es idear, inventar servicios de valor en base a la información a la que van a poder acceder” que les haga más competitivos que a los propios bancos.

“Es un reto, pero también es una oportunidad”, aseguran en Banco Sabadell. “Desde el banco se ve desde este punto de vista. Es un reto porque pueden surgir incertidumbres de desintermediación con el cliente, pero también como una oportunidad de explorar las nuevas posibilidades de negocio que hay. Y creo que todo el sector lo hará”, vaticina la representante de la entidad.

“Lo que hace PSD2 es dividir un banco en dos trozos, la trastienda y el frontal de la tienda, o la fábrica y la red de distribución de productos, de forma que la red de distribución del banco compita con terceros por los productos con el objetivo de que haya más competencia y más transparencia con las mismas reglas para todos”, aduce González. “A lo que lleva es a que los bancos sean fábricas de producto que compiten con otras fábricas de producto”, resume el representante de AEFI.

“Los bancos entran en competencia con las fintech” y, a partir de ahí, detalla el experto de Worldline, puede ser que a la entidad le resulte interesante llegar a acuerdos con terceros, “aumentando sus canales de distribución”, que opten por poner su plataforma a disposición de terceros que quieran ofrecer sus servicios en ella o que se especialicen en ofrecer nuevos servicios a partir de los datos de la clientela.

“El banco quiere mantener su relación con el cliente y mejorar esos servicios que le ofrecen ahora. Estamos estudiando posibilidades para ver cómo se enfocan esos servicios y productos que puedan ser interesantes para el cliente”, avanzan desde Banco Sabadell, que se encuentra en una situación similar a la del resto de entidades del sector.

Así, los bancos tradicionales se preparan tecnológicamente, para impulsar plataformas digitales que aúnen sus servicios con los de los nuevos competidores, y estratégicamente para no perder combo frente a la clientela en el nuevo pulso. Las fintech, por su parte, afrontan el reto de cumplir con una nueva regulación, lo que comporta novedosas exigencias específicas, pero también les da la oportunidad de ofrecer más garantías y confianza a los potenciales usuarios. Después de todo, según la EBA, un tercio de las nuevas compañías financieras digitales no están sujetas todavía a ninguna regulación. La directiva de pagos rige a un 20%_de las nuevas firmas.

Source link

PSD2 o la paradoja del ascensor y la escalera | Mi dinero

Enero de 2018 marcará un antes y un después en la banca comercial con la entrada en vigor de PSD2 (acrónimo inglés de Segunda Directiva de Medios de Pago). Es una estupenda directiva cuyo objetivo es regular la Información de Cuentas e Iniciación de Pagos prestados en Europa desde hace más de una década por Terceras Partes Independientes de bancos tradicionales. Con el objetivo de fomentar la competencia y transparencia en servicios financieros y aumentar garantías y la seguridad de los consumidores y con los principios de ser neutral tecnológicamente y respecto de modelos de negocio y garantizar unas reglas del juego equilibradas entre bancos y terceras partes.

Vamos a ilustrar con una pequeña historia cómo esta gran directiva le puede afectar a usted y cómo puede ver incumplidos sus objetivos por el empeño en imponer el acceso indirecto (mediante la estupenda tecnología de las APIs) sin mantener la posibilidad del acceso directo como respaldo para los casos en los que un banco no quiera o no sepa proporcionar un buen acceso indirecto.

Vivo en un pueblo llamado Villa Arriba, cercano a Villa Abajo, pero comunicados a través de carreteras de montaña, por lo que no hay mucho negocio entre ellos. A pesar de que en la reciente crisis financiera muchos bancos de Villa Arriba se fusionaron, todavía quedan unos cuantos, aunque casi todos ofrecen productos y servicios similares y hay poca competencia. Casi todos tienen sus oficinas en una planta alta, normalmente sin ascensor. Cada vez que quiero actualizar la información de mis bancos, tengo que subir las escaleras de cuatro bancos.

Hace unos años, un tipo llamado Bautista tuvo la idea de ofrecer un servicio de Mayordomo Financiero. Contratando sus servicios, él subía todas esas plantas por ti y te entregaba todos tus movimientos bancarios en un único sitio, en una planta baja en el centro del pueblo. Más tarde, empezó a ofrecer servicios adicionales: en vez de dar cuatro lotes de movimientos bancarios, me daba una posición financiera integrada. Después, empezó a ofrecer servicios de asesoría sobre cómo distribuir mejor el dinero entre distintos bancos y productos, incluyendo algunos que no eran de mis bancos.

Luego empezó a alertarme cuando había una comisión sospechosa o un movimiento duplicado, y cuando el saldo de mis cuentas era negativo o estaba por debajo de cierto umbral. Lo último que empezó a ofrecer eran transferencias. Ya no era necesario que me desplazase a la sucursal o extendiese un talón. ¡Él lo hacía por mí! El boca oreja hizo crecer rápidamente el servicio de Bautista y otros comenzaron a ofrecer servicios similares en Villa Abajo.

Algunos bancos le ponían dificultades. Cuando le reconocían subiendo las escaleras, le ponían problemas para subir. Le decían que no podía acceder en deportivas, que usaba para ir más rápido. Otras veces le decían que estaban limpiando. Eso hacía que a veces llegara tarde con mis extractos.

Años después, el Ayuntamiento de Villa Arriba decidió regular los servicios de los Mayordomos para dar mayor seguridad al consumidor. No era suficiente con cumplir las leyes de protección de datos. Bautista tendría que sacar una licencia para conseguir los extractos financieros y hacer transferencias. Además, sólo podría acceder a las cuentas a las que yo le diese permiso.

El Ayuntamiento le inspeccionaría regularmente y decidió que los bancos podrían escoger dos caminos para Bautista. Podrían dejarle subir por escalera como siempre, o podían montar un ascensor para que pudiese subir a la sucursal más rápido, prohibiendo en este caso el acceso por las escaleras. En ambos casos, Bautista tendría que enseñar su carnet de Mayordomo antes de subir.

Sorprendentemente las cosas empeoraron. La mayoría de veces el ascensor no funcionaba y, como ya no le dejaban subir por las escaleras, no podía conseguir extractos todos los días. El servicio se degradó tanto que dejé de utilizarlo. Bautista y la mayoría de los Mayordomos Financieros de Villa Arriba tuvieron que cerrar.

Hace poco coincidí con mi primo de Villa Abajo. Su Ayuntamiento también reguló los servicios de los Mayordomos Financieros, con la diferencia de que podían usar las escaleras cuando los ascensores no funcionaban. El negocio ha florecido y sus ciudadanos están más contentos con la optimización de sus finanzas.

Si el objetivo es poder subir y bajar entre plantas libremente, a nadie en su sano juicio se le ocurriría prohibir el uso de las escaleras cuando no funciona el ascensor. Lo mismo sucede con PSD2: si el objetivo es el libre acceso a las cuentas por parte de terceros autorizados, nadie en su sano juicio prohibiría el acceso directo cuando el acceso indirecto no funciona.

Arturo González es responsable de Infraestructura Financiera de la Asociación Española de FinTech e InsurTech.

Source link

Mi banco es ahora un robot | Innovación

La irrupción en el sector financiero de compañías fintech y los cambios en los hábitos de consumo de los clientes ha puesto patas arriba un negocio tan tradicional como el de la banca. “La noche es oscura y alberga terrores”, afirmaba Melisandre en Juego de Tronos. No es que los banqueros estén en medio de una lucha fratricida por el poder, como en la serie, pero quedarse rezagados en el uso de las nuevas tecnologías puede sumirlos en la oscuridad. A este entorno de cambios constantes hay que añadirle el aterrizaje de gigantes tecnológicos como Amazon, Google y Facebook, que compiten por quedarse con un trozo del pastel. Repasamos a continuación cómo están innovando las firmas tradicionales para evitar estos miedos.

  • Reconocimiento biométrico para verificar la identidad

Ni contraseñas de cuatro dígitos ni huellas digitales. La última apuesta de los bancos como mecanismo de verificación de identidad es el reconocimiento facial. El Banco Sabadell, a través de TSB, su marca en el Reino Unido, pondrá en marcha a partir de septiembre el reconocimiento de iris en su app como forma de autentificación. “Es el método más seguro que existe hoy en día. Tiene 266 características únicas frente a las 40 de las huellas. Además, con un simple vistazo podrás desbloquear la aplicación”, aseguran desde el Sabadell.

El BBVA y Bankia también se han sumado a la biometría. En el caso del BBVA para facilitar la apertura de una cuenta. El servicio de Alta Inmediata permite al futuro cliente darse de alta solo con la foto del DNI y un autorretrato. Terminado este trámite –y tras una videoconferencia con la entidad–, el usuario comienza a operar con el banco al instante gracias al sistema de verificación de identidad biométrico. Es decir, hacerse un selfie con el teléfono se convierte en el nuevo PIN y en el acceso a todos los servicios contratados.

  • De ir a la sucursal a hablar con una máquina

La inteligencia artificial ha encontrado también un hueco en el sector financiero. La robótica no se ha limitado a la mera construcción de máquinas. EVO Banco ha incorporado en su plataforma móvil una tecnología que posibilita a los usuarios operar directamente con la voz. “¿Cuánto he gastado en alimentación este año?” o “¿cuáles son mis movimientos de entre 20 y 50 euros en Carrefour este mes con mis tarjetas?” son algunas de las preguntas que responderá directamente el bot.

ImaginBank, lanzado en 2015 por CaixaBank, ha encontrado en la inteligencia artificial un motor de cambio. Los clientes pueden hablar con un robot para saber cuáles son las ofertas y promociones a su alcance. Este les guiará a través de aquellas que se adapten mejor a sus intereses y a su lugar de residencia debido a que tiene a su disposición todos los datos del usuario, desde las operaciones más frecuentes hasta cómo suele gastar el dinero.

  • El móvil, un pasaporte bancario

El 81% de los españoles utiliza un smartphone diariamente, según el último informe de Google Consumer Barometer Report de 2017. Con esta penetración de los móviles en la sociedad, los bancos han abierto un nuevo campo de batalla con las fintech y otro tipo de empresas para enarbolar la bandera de la innovación. El Santander, por ejemplo, permite el pago con el móvil –tanto con Wallet como con Apple Pay– en comercios que admitan este medio de transacción.

Las aplicaciones juegan también un papel central en el desarrollo de las nuevas tecnologías en el sector financiero. El BBVA, para evitar que sus clientes tengan que desplazarse a una oficina, permite activar y suspender temporalmente las tarjetas de débito y crédito. Bankia también ofrece este servicio al que le añade la posibilidad de un bloqueo sin necesidad de contactar directamente con la entidad.

  • Adiós al plástico, hola smartphone

Las tarjetas se están quedando rezagadas como objeto indispensable para retirar dinero de un cajero. El Santander, que ha comenzado a instalar 2.000 cajeros contacless, permite sacar efectivo y realizar otro tipo de operaciones tan solo con acercar el teléfono móvil. ImaginBank ha seguido una estrategia parecida, aunque con ciertos matices. El cliente puede duplicar su tarjeta tradicional, la de plástico, en pulseras wearable o contar con un sticker Visa contacless, que se adhiere, por ejemplo, a un dispositivo móvil. Este sticker también lo ofrece Cajamar y funciona exactamente igual que cualquier tarjeta.

Los denostados mensajes de texto son un aliado para los bancos. Ante su desuso, el BBVA o el Sabadell le han encontrado una gran utilidad en los cajeros automáticos. Solo con un SMS, el cliente puede enviar dinero a otro teléfono y retirarlo en cualquiera de los cajeros con el código que se incluye en el mensaje. De igual forma, gracias a la colaboración con la app de Bizum, ambas entidades permiten el pago desde otros servicios de mensajería, como WhatsApp.

‘Open data’ al servicio del sector financiero

El Banco Sabadell, de la mano de su venture builder, Innocells, ha puesto en marcha Kelvin Atlas, el portal público de open data más amplio del sector financiero español. Desde el banco aseguran que permitirá a cualquier usuario conocer en detalle dinámicas económicas, comerciales y turísticas mediante un mapa interactivo. “Gracias al uso de datos totalmente anónimos y protegidos se puede conocer la evolución del consumo en cualquier territorio”, detallan. La intención de la entidad es ofrecer una herramienta que aporte una fotografía actualizada que permita conocer cuáles son los sectores más activos en una región o en qué áreas de una ciudad se concentra la mayor actividad empresarial.

Source link

La comercialización digital de la hipoteca reducirá a la mitad el plazo de concesión | Mi dinero

Consultar el saldo de la cuenta bancaria, realizar transferencias, solicitar un préstamo personal, contratar un depósito o invertir en un fondo… Cada día que pasa es posible realizar digitalmente operaciones financieras más complejas. La fuerte implantación de los teléfonos inteligentes, la reducción de red de oficinas acometida por la banca desde el estallido de la crisis o la competencia que imponen las nuevas firmas financieras tecnológicas (fintech) son factores que prometen ampliar el ya extenso catálogo de transacciones virtuales disponibles.

De hecho, un estudio de la consultora tecnológica Indra, realizado para el Anuario de Banca Digital 2017 publicado por el Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), indica que la tecnología actual ya permitiría comercializar digitalmente la hipoteca, la más trascedente de las operaciones financieras del ciudadano medio. Y hacerlo, avanza, rebajando a la mitad el plazo de concesión del crédito.

El análisis de Indra subraya que la “obtención del préstamo hipotecario es uno de los procesos bancarios que genera mayor fricción” entre el cliente y su banco “debido a la cantidad de tiempo, papeleo, coste y falta de transparencia que genera”.

“Sin embargo, hoy en día hay tecnologías que podrían mejorar significativamente la experiencia de cliente, desde la fase inicial de la prospección de la compra, pasando por el proceso de solicitud y firma del préstamo, hasta la eventual tramitación de la escritura de la hipoteca”, avanza el estudio.

Para ello, expone, la banca podría servirse de tecnologías que van desde las videoconferencias para asesorar al cliente hasta del uso de la realidad virtual para acelerar la selección del inmueble pasando por tasaciones automatizadas para valorar la vivienda; la autenticación a distancia de la identidad del comprador; la captación automatizada de sus datos fiscales; el uso de algoritmos que midan su riesgo financiero y capacidad de pago o la comprobación automática de cargas del piso.

La aplicación de estos avances permitirá agilizar con fuerza los tiempos de contratación de un crédito para la compra de vivienda, “pasando de las habituales cuatro a ocho semanas a dos o tres semanas”, según reza el análisis publicado por el IEB. La banca, explican, podrá “tener adelantado la mayor parte del trabajo que suele actuar como cuello de botella en el proceso”: la valoración del inmueble, con tasaciones automáticas, y la evaluación de riesgos del cliente, captando sus datos.

El informe considera capital para la banca ir adoptando estos avances tecnológicos por varios factores. En primer lugar porque, aunque “la hipoteca no es el producto que arroja mayor rentabilidad” para las entidades financieras, “sí es el que permite una mayor vinculación” con el cliente, garantizando una relación a largo plazo.

“La rapidez en la respuesta del banco sobre si concederá o no la financiación y en qué condiciones, resulta diferencial para que la entidad gane la operación que vinculará al cliente de por vida”, apuntan en Indra. Máxime en una situación en que los consumidores buscan interacciones cada vez más ágiles, como las que ofrecen las aplicaciones de fintech.

En paralelo, “mejorar la experiencia de cliente”, desarrolla el estudio, “protege los márgenes, evitando la competencia en base a puro precio”. Y, aunque no se cita expresamente, utilizar estas tecnologías para mejorar la comunicación con el cliente y la transparencia del proceso podría ayudar a desjudicializar las hipotecas, que hoy son ya asunto habitual de los juzgados españoles.

Finalmente, recuerda el estudio, la crisis ha cargado a la banca con una losa de ladrillo “que debe seguir desaguando”, lo que incentiva que acelere la venta de sus pisos.

El informe celebra que “algunas entidades, las más innovadoras, han comenzado a incorporar tecnología en algunas fases del proceso” pero ve recorrido pendiente. Además, asume que el uso de tecnologías como la realidad virtual se generalizará con fuerza pero tardará uno o dos años más en implantarse en el mercado de consumo.

Con todo, es de prever que la digitalización de la hipoteca sea paulatina pues la banca debe asegurar el control de riesgos antes de acelerar la concesión y la clientela difícilmente renunciará a la negociación que facilita la tramitación cara a cara.

Nuevas técnicas

  • Realidad Virtual: Da una experiencia envolvente al cliente en la visita virtual de la vivienda, con información adicional de esta y del barrio (año de construcción, superficie, servicios cercanos…).
  • Tasación automática: Aunque la mayoría de países aún exigen la visita física del tasador al inmueble, las valoraciones con algoritmos AVM no difieren más del 10% o 15% del valor, lo que adelanta una referencia a bajo coste.
  • ‘Big data’: Recopilar y analizar datos del cliente permite analizar su capacidad de pago y darle una proyección de las cuotas que pagará.

Source link

¿Quién gestiona mejor, un robot o un gurú bursátil? | Mercados

No hay debate intelectual más vibrante en la industria de fondos de inversión que el que enfrenta a la gestión pasiva con la gestión activa. ¿Qué es mejor, tener una cartera diversificada que invierta en fondos de bajo coste o apostar por los mejores gestores del mundo? ¿Dejar nuestros ahorros en manos de una herramienta automatizada o de un gurú bursátil?

En Estados Unidos la batalla se va decantando por la gestión pasiva. Solo en el primer semestre, 500.000 millones de dólares pasaron de fondos de inversión tradicionales a fondos dedicados a replicar índices de acciones o bonos (como el S&P500). La industria calcula que ya hay más de seis billones de dólares en este tipo de fondos. En Estados Unidos representan el 40% del total y pronto controlarán más de la mitad de los activos bajo gestión.

La firma pionera en ETF (fondos índices cotizados) fue Vanguard. Hoy ya maneja tres billones de dólares en fondos de gestión pasiva (fondos de inversión y ETF) y está cerca de superar a BlackRock como la mayor gestora de fondos de todo el planeta.

¿Por qué están atrayendo tanto dinero los fondos de gestión pasiva? “Fundamentalmente porque funcionan”, explica Unai Ansejo, consejero delegado de Indexa Capital, la firma pionera en España en este tipo de propuestas de inversión. “Todos los artículos académicos han demostrado que la mejor opción de inversión es una cartera bien diversificada que invierta en fondos indexados de bonos y acciones, con unos costes muy bajos”, apunta Ansejo. La clave es la dificultad que tienen los gestores de fondos para batir sistemáticamente a sus índices de referencia. “Hay gestores que son buenos dos años, cuatro años… pero cuando se analizan periodos de 10 años, el 90% de los gestores lo hace peor que el índice con el que se comparan”, recuerda.

Si nuestro gestor de fondos no logra mejores resultados que la Bolsa, ¿por qué pagarle una alta comisión? ¿Por qué no invertir en un fondo que replique directamente el comportamiento del índice?

En España, pese al tirón de la gestión pasiva en Estados Unidos y en Reino Unido, su desarrollo está siendo muy lento. El mercado está fuertemente controlado por los bancos, que prefieren la distribución de supuestos fondos de gestión activa, que generan mayores comisiones.

Además de Indexa Capital, en los últimos meses han surgido otras tres iniciativas de gestión automatizada, cada una con sus matices: Finizens (aliada a la aseguradora Caser), Finanbest (que incluye algunos fondos de gestión activa) e inbestMe (basada en invertir por medio de ETF).

La buena gestión activa

A medida que la gestión pasiva va ganando terreno, surgen más voces de gestores de fondos que reivindican su profesión. “Creo que es normal el auge de la gestión indexada”, explicaba en un reciente encuentro Beltrán de la Lastra”, presidente de Bestinver. “Hay muchas entidades que están comercializando fondos de inversión muy caros que no son capaces de desmarcarse de los índices. Es lo que yo llamo la falsa gestión activa, que cobra como tal, pero que no lo es. Esos son nuestros enemigos. Con la gestión pasiva creo que podremos colaborar”, apunta.

Para nosotros es una bendición que haya tanto dinero fluyendo hacia fondos indexados porque son inversiones que no discrimina por precio

El concepto de falsa gestión activa se conoce en el mundo anglosajón como closet indexers. En Reino Unido, hasta el regulador de los mercados, la FSA, ha lanzado una cruzada contra este tipo de fondos. En un reciente informe advertía de las comisiones injustificadamente altas que cobran muchos fondos de inversión, y reclamaba a los asesores que ofrecieran a sus clientes la opción de invertir a través de fondos indexados.

En el caso de España, se pueden encontrar muchos fondos de inversión que tienen como referencia al Ibex 35, que llevan años sin lograr un resultado mejor que el selectivo, a pesar de que cobran unas comisiones que van del 2% al 2,5%.

Uno de los mejores termómetros sobre el mal momento que pasa la gestión activa es lo que está ocurriendo con los fondos alternativos (hedge funds, en la jerga). Este tipo de vehículos tiene plena libertad de movimientos para invertir (con apalancamiento, con fuerte concentración de los valores adquiridos, apostando contra la evolución de compañías…). Sin embargo, los hedge funds han encadenado su peor racha desde 2009, siendo incapaces de sacar provecho del prolongado ciclo alcista.

A pesar del buen momento que vive la gestión pasiva, empiezan a surgir voces que aseguran que su buena racha tiene mucho que ver con el largo ciclo alcista que ha vivido la Bolsa de Estados Unidos. Las políticas monetarias expansivas habrían provocado que mucho dinero conservador haya ido recalando en Bolsa, a través de fondos de inversión. Además, con la fuerte llegada de dinero a los fondos indexados, la tendencia gana inercia, porque las compañías que están en índices bursátiles importantes atraen inversiones, independientemente de sus valoraciones bursátiles.

“Cuando comience a haber correcciones bursátiles severas, bajará la marea, y se empezará a ver qué gestores han hecho una buena labor en la selección de compañías solventes, capaces de aguantar entornos de mercado complicados”, explica un veterano gestor de fondos.

En lo que todo el mundo coincide es que en los últimos cinco años, la mejor solución para los pequeños inversores ha sido poner el dinero en fondos de gestión pasiva. Estos vehículos han sido la mejor alternativa para recoger el larguísimo ciclo alcista de Wall Street. Pero, ¿qué pasará cuando lleguen las curvas?

Los gurús bursátiles, como Álvaro de Guzmán, de azValor, creen que los futuros mercados bajistas demostrarán que los buenos gestores activos tienen mucho que aportar. “Para nosotros es una bendición que haya tanto dinero fluyendo hacia fondos indexados, porque es una inversión que no discrimina, que compra acciones estén caras o baratas, mientras que nuestra especialidad es adquirir compañías que estén infravaloradas”, apuntaba en un reciente encuentro.

De la misma opinión es Juan Carlos Ureta, presidente de Renta 4 Banco, una entidad financiera que tiene una de las mejores gestoras de fondos españolas. “Siempre harán falta gestores que analicen compañías, que les pongan precio, que compran y vendan. No es intelectualmente sostenible un mercado en el que todo el poder lo tengan las empresas que crean índices”, explica.

Ante el avance de la gestión pasiva, algunas de las grandes gestoras intentan reaccionar. Un buen ejemplo es Pimco, el mayor inversor en el mundo de los bonos. Su fondo de gestión activa en deuda ha atraído 50.000 millones de euros en solo seis meses. Muchos inversores quieren que cuando llegue el momento del desmantelamiento de las políticas monetarias ultraexpansivas haya un humano pilotando el futuro de sus ahorros.

Source link

¿Cuáles son las mejores firmas españolas de gestión indexada? | Mercados

Indexa Capital va a celebrar en breve sus dos años de vida. Fue la primera entidad española que apostó firmemente por la gestión automatizada. Hoy ya administra 45 millones de euros. Para demostrar la confianza en el proyecto, los directivos y fundadores han invertido 5,4 millones de su patrimonio en carteras de fondos de inversión y planes de pensiones de la firma.

Bajas comisiones

El gran atractivo del proyecto son las bajísimas comisiones que tienen los productos de Indexa Capital, un 79% más baratas que la media del mercado. Inversis Banco es quien ejerce de banco custodio de los fondos. Para los planes de pensiones, la entidad gestora es la aseguradora Caser. Como subyacente manejan fondos cotizados de las principales gestoras internacionales, como Vanguard, BlackRock, Société Générale… que replican la evolución de índices bursátiles y de bonos.

Estudios

El consejero delegado de Indexa, Unai Ansejo, ha publicado varios estudios que demuestran la baja rentabilidad que han obtenido en la última década los fondos de inversión y planes de pensiones españoles.

Source link

‘Fintech’: tras el boom, viene la regulación | Compañías

“Este año promete ser el de las fintech. Primero estas empresas sorprendieron al mercado con su innovación y ahora se espera la regulación”, declara contundente Rodrigo García de la Cruz, profesor de IEB y vicepresidente de la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI).

A datos de junio, en España este sector cuenta ya con unas 300 empresas que emplean a más de 3.000 personas. El mapa se distribuye entre compañías dedicadas a la inversión, el capital riesgo, divisas, finanzas personales, pagos, préstamos e infraestructura financiera. Las perspectivas auguran doblar las cifras en 2018.

Aunque España está viajando a velocidad de crucero (en 2015 solo existían unas 80 empresas, según Mooverang, el gestor de economía personal respaldado por la OCU), en comparación con Europa todavía le queda un gran camino por recorrer. En nuestro país se recaudaron 250 millones de euros en inversiones durante 2016, una cifra modesta comparada con Reino Unido, que levantó fondos por valor de más de 3.300 millones y ofrece 135.000 empleos.

Sin embargo, España sí destaca en la penetración de este sector en el hábito del consumidor. El estudio World Fintech Report, elaborado por Capgemini, LinkedIn y EFMA, señala que nuestro país, con un 53%, es el quinto del mundo y el primero de Europa en el que más se utilizan estos proveedores de servicios financieros. La primera posición del ranking, con un 84%, la ocupa China, seguido de India (77%) y de Emiratos Árabes (70%).

España es el quinto
país del mundo por
penetración de las tecnofinancieras en consumo

Pero como admiten desde AEFI, el punto de mira ahora está en la regulación. Incluso Mario Draghi recientemente declaró que las fintech pueden contribuir a aumentar la eficiencia del sector financiero y de la economía en general, aunque para ello ve necesaria la regulación del sector.

En este sentido, Jesús Pérez, presidente de AEFI, comenta: “Desde la asociación estamos en conversaciones con la CNMV, DGT y DGS y abiertos a trabajar con otros organismos reguladores para aunar esfuerzos que permitan a España tener una legislación y evitar que se hable de riesgos en torno a las fintech”.

En esta línea, la asociación presentó en febrero un libro blanco con propuestas legislativas para ir estableciendo unas bases normativas que ayuden a impulsar el crecimiento del sector. A su vez, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha puesto en marcha un banco de pruebas regulatorio para controlar el desarrollo de estas empresas.

Unión bancaria

Cooperación. Un informe de Capgemini indica que dos tercios de los directivos de banca consideran que es necesario entender a las fintech como aliadas. Ejemplos de asociación son el caso del Santander y Funding Circle, por el que el banco ofrece a sus clientes acceso a la financiación entre particulares; o la gestión de carteras de Evo Banco por parte de Finizens.

Source link

Los fondos de la gran banca rentan un 30% menos que los fondos indexados | Mercados

Si los inversores hubieran invertido en fondos indexados en lugar de en los fondos gestionados por las mayores gestoras españolas hubieran obtenido en términos acumulados a 10 años un 30% más de rentabilidad, unos 15.000 millones de euros.

Así se refleja en el primer estudio realizado por la firma de gestión pasiva Indexa Capital sobre rentabilidades de las principales gestoras de fondos en España, presentado hoy, que tiene el objetivo de ver si los inversores tienen en cuenta la rentabilidad a la hora de seleccionar los fondos de inversión.

Tan solo el 6,7% de los fondos de las grandes gestoras ha logrado batir a su índice de referencia durante los últimos 10 años

El análisis desvela, además, que los inversores hubieran obtenido una rentabilidad adicional media anual del 2,8% si hubieran invertido en fondos indexados en vez de en fondos gestionados por estas cinco grandes gestoras (Bankia, BBVA, CaixaBank, Banco Sabadell y Santander).

Esto significa que el importe total estimado que han dejado de ganar por no haber invertido en fondos indexados asciende a más de 15.000 millones de euros. “El factor diferencial es, sin lugar a dudas, las comisiones“, explica Unai Ansejo, consejero delegado de Indexa Capital y profesor de la Universidad del País Vasco. “Con los niveles de comisiones tan altos que aplican las grandes gestoras, es muy difícil que consigan un rendimiento en el fondo de inversión que lo compense”.

Ninguna de las cinco mayores gestoras españolas por volumen ha sido capaz de tener un rendimiento similar o superior al de sus índices de referencia (el Ibex 35, el Eurostoxx 50, el S&P 500…) en el periodo 2006 – 2015. Tan sólo un 6,7% de los fondos tienen una rentabilidad superior a su índice.

 

Source link