Cultura: La arquitectura, la estrella de Hay Festival en Segovia | Fortuna

Grandes nombres de la literatura, el arte y la arquitectura se dan cita desde este fin de semana, y hasta el próximo domingo 24, en Segovia. El Hay Festival, bajo el lema Imagina el mundo, da el pistoletazo de salida, consolidándose en su duodécima edición como una de las citas culturales más importantes del año, en la que también pondrán su voz representantes del mundo de la empresa, la ciencia, la política y la Administración Pública.

En la inauguración participarán el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, el embajador del Reino Unido en España, Simon Manley, el presidente de IE University, Santiago Iñiguez, así como la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, y el director general de Renfe Viajeros, Ramón Azuara. A partir de ahí, una semana repleta de actividades culturales que situarán a la ciudad castellana en el punto de mira cultural de España.

El festival comenzará con el debate Voces Libres: ¿Qué esperar del futuro?, que reunirá en IE University a expertos del ámbito de la ciencia, la geopolítica y la gestión del cambio, tales como la directora de Es Global, Cristina Manzano, o el científico Manuel Menéndez. A continuación, se inaugurará la muestra Escuchar también es leer, pensada para descubrir el nuevo mundo de los audiolibros de la mano de Storytel, la principal plataforma de estas herramientas en Europa, que sumergirá a los asistentes entre pasajes, citas y capítulos de autores, como Richard Ford, Manuel Vilas y Ray Loriga, también presentes en otras actividades del encuentro. El viernes 22 les tocará el turno a la escritora Dolores Redondo, autora de la trilogía del Baztán y ganadora del Premio Planeta 2016 por la novela Todo esto te daré, y a la escritora franco-marroquí, Leila Slimani, premio Goncourt 2016 y uno de los máximos exponentes del feminismo literario.

Las escritoras Dolores Redondo y Leila Slimani son los platos fuertes del viernes

No serán los únicos nombres conocidos. Lorenzo de Medici, descendiente directo de los familia de mecenas renacentista, y escritor y periodista, conversará el día 23 con Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. Los escritores Antonio Muñoz Molina, Javier Marías y el poeta Jay Bernard también participarán en las sesiones posteriores; así como el historiador Paul Preston, junto al editor Miguel Aguilar, de la editorial Debate.

Fernando Aramburu, autor de 'Patria'.
Fernando Aramburu, autor de ‘Patria’.

Pero el festival ha querido reservar a otros grandes nombres para cerrar la presente edición por todo lo alto. El simposio centrado en torno a La lengua de los dioses: Nueve razones para amar el griego, el éxito de ventas firmado por Andrea Marcolongo, a la que acompañarán Sergio del Molino y Toño Fraguas, es otra de las apuestas de los organizadores. No menos que la jornada en la que intervendrá el escritor de uno de los títulos del año, Patria, Fernando Aramburu, al que acompañará Ben Okri, autor de El camino hambriento.

En esta edición, el festival se ha propuesto abordar el futuro de las ciudades, y el protagonismo también se lo lleva la arquitectura. Uno de los platos fuertes será el debate entre Richard Rogers, barón de Riverside, arquitecto inglés, premio Pritzker en 2007 y autor de la Terminal 4 de Barajas, y Marta Thorne, directora ejecutiva de los Pritzker y decana de IE School of Architecture & Design, en el que abordarán su particular visión de las urbes contemporáneas. Sobre ello también hablarán Deyan Sudjic, director del Design Museum de Londres, y los arquitectos Laszlo Baan y Sou Fujimoto, que disertarán sobre la convivencia de la cultura con su entorno, centrándose en el caso concreto de Budapest.

Source link

Fotorrelato: 10 obras que hay que ver en la Bienal de Venecia | Cinco Días


Normas

Source link

Jazzaldia: Miguel Martín: “Un festival debe ser popular, abierto, cercano… y prudente” | Fortuna

De un tiempo a esta parte, cada verano se vive un nuevo boom de festivales de música. Pero, desde 1966, se mantiene fijo en el calendario el Festival de Jazz de San Sebastián, hoy Heineken Jazzaldia, el más antiguo de este estilo en España y uno de los más prestigiosos de Europa. Este jueves alcanza su 52ª edición. En 38 de ellas, Miguel Martín (San Sebastián, 1956) ha sido su director. Una trayectoria dedicada a la música por alguien que estudió ciencias Físicas, y que ha tenido su reconocimiento con la Medalla de Oro al mérito a las Bellas Artes, que concede el Ministerio de Educación y que recogerá a finales de este año. Un espectáculo de música e imágenes del alemán Stefan Winter abrirá este jueves, en la playa de la Zurriola, un Jazzaldia con nombres como Bryan Ferry, Macy Gray, The Pretenders, Wayne Shorter, Kamasi Washington, Gregory Porte o Herbie Hancock.

¿Este premio hace que esta edición de Jazzaldia sea más especial para usted?

Lo es, como la fue la 48, la 49, la 50… Cada edición es distinta, especial, no le voy a decir que es una cuestión de vida o muerte, pero siempre hay que afrontarla como la primera, no hay otra esta estrategia que intentar hacerlo lo mejor posible, con la mejor programación, que satisfaga a todos los asistentes. Entiendo que la medalla se concede ex aequo a un festival que lleva 52 ediciones y a una persona, que soy yo, que lleva 38 dirigiéndolo. Pero no nos cambia la forma de plantearnos el festival, ni la disposición frente al trabajo, ni al contacto con el público. Se agradece, emociona, y al festival le viene muy bien, pero más allá de eso, todo sigue igual.

¿Cómo llega un físico especializado en electromagnetismo al mundo del jazz?

Por afición, porque me interesaba mucho, y por casualidad. Asistí a un evento en el cual me tocó sentarme al lado de quien era entonces el director del festival, y ahí empezó todo. Y también por suerte, porque es un puesto de trabajo que no cambiaría por nada, y que, sin duda, es el que más ilusión y satisfacciones me ha podido dar jamás.

¿Se parece en algo el Jazzaldia de hoy al de sus inicios?

Se parece en la implicación y en la relación con la ciudad, y en ese entusiasmo que tiene el público que viene. Cuando se abren las puertas de la Plaza de la Trinidad, ese murmullo, esa excitación por entrar, las expectativas, siguen siendo las mismas después de 52 años. Es algo importante y es una de las características de la ciudad y del festival. Este ha crecido, ahora hay otras 17 sedes más. Parece muy diferente, pero cuando se abre la puerta de la Plaza de la Trinidad, veo lo mismo que cuando tenía 22 años y vivía mi primera experiencia en el festival.

El Jazzaldia de hoy se parece al primero en el entusiasmo del público y la implicación de la ciudad

¿El enfoque del festival ha cambiado hacia unos estilos más contemporáneos?

Desde hace muchos años advierto de que este no es un festival donde se pueda encontrar jazz tradicional o Nueva Orleans. Creo que el tiempo de estos estilos ha pasado, y hay otras propuestas que nos interesan más. No quiere decir que lo rechacemos, tenemos este año al saxofonista Houston Person. Pero la idea de recurrir a ese jazz para animar al público nos queda un poco lejos. Tampoco vamos a renunciar a otros estilos, pero acotándolos entre los escenarios que tenemos.

¿Qué significa Jazzaldia para San Sebastián?

Fue la demostración de que esta era una ciudad a la que le interesaba buscar horizontes y propuestas culturales nuevas, y lo sigue siendo. También fue una puerta a una música que no era popular. Hablar de jazz en España era aventurado, azaroso e improbable, pero se dieron las circunstancias, y el público abrió a San Sebastián el camino del jazz.

¿El éxito está en hacer partícipe a toda la ciudad?

Este modelo es importante, nos ha funcionado muy bien, pero no es la panacea. Hay que saber gestionarlo y tener, sobre todo, prudencia. Hay gente que toma ejemplo de los festivales de pop y piensan en ir a por todas, y eso les puede llevar a querer abarcar cosas para las que su público quizá no esté preparado. Los festivales deben ser populares, abiertos y cercanos al público, y sobre todo prudentes al programar.

¿Qué espera de esta edición?

Sobre el papel, pocas ediciones han conseguido sus objetivos como en esta. Tenemos nuevas figuras, leyendas, músicos pop que son cabezas de cartel, grupos locales y europeos, propuestas de gran valor artístico… Se cumple todo lo que queremos que tenga: pasado, futuro, diversión, calidad y compromiso artístico. Puede ser la edición más brillante, pero eso habrá que verlo.

¿Suelen cumplirse sus expectativas?

Me gustaría que se cumpliesen en un porcentaje mayor. Nosotros trabajamos durante todo el año para ofrecer la mejor oferta posible. Uno, a veces, se siente frustrado de que el músico, que es un profesional, no tenga la misma entrega. Y cuando sucede lo digo porque es importante que el público tenga una idea clara del nivel de exigencia del festival. A mi me gustaría que todo saliese bien al 100%. Si no, no me quedo tranquilo.

Somos el festival con mayor aportación privada. No todo tiene que cargarse al erario público

Heineken les patrocinará hasta 2019. ¿Cuánto les supone la aportación privada?

El presupuesto se divide en tercios: ingresos públicos; merchandising, taquilla y bares; y la financiación privada. Heineken soporta la mayoría de ese concepto. El lado público es casi todo del ayuntamiento de San Sebastián. En 2008 hubo un recorte importante, lo que hizo replantearnos la estructura económica del festival. Esa partida se ha recuperado un poco, no estamos al nivel previo a la crisis, pero es suficiente para hacer lo que hacemos, aunque me gustaría hacer más. Los privados, empezando por Heineken, no retrocedieron ni un ápice en esos años.

¿Echa en falta más aportación pública?

Es mi trabajo luchar por tener ayudas a todos los niveles. Estoy moderadamente satisfecho con lo que hay. Aún así, no sé si todo debe fiarse a las instituciones públicas. Somos el festival con un mayor nivel de ayuda privada. Así nos va bien, nos han puesto como ejemplo de cómo captar financiación. Creo que se equivoca quien piense que todo el dinero debe venir sí o sí de la administración. No todo se puede cargar al erario público.

Source link

Propuestas culturales para vivir un verano a la romana | Fortuna

No nos acomodemos, vayamos más allá. Ya tenemos reservadas nuestras ansiadas (y merecidas) vacaciones y, en la mayoría de los casos, nuestro único propósito es no hacer absolutamente nada.

Sin embargo, como de todo se cansa uno, incluso del placer de disfrutar de la vida contemplativa en la playa o piscina del hotel, le vamos a seducir con los mejores planes culturales en los mejores escenarios posibles, los de la Antigua Roma.

Anfiteatros, palacios, foros o teatros, desde Marruecos hasta Croacia, pasando por España, Italia o Francia, acogen este verano la crème de la crème de los espectáculos para ponerle en bandeja un verano a la romana.

Si el emperador Diocleciano levantara la cabeza

Eclipsada queda ahora la opulenta y lúdica oferta de bares, pubs y discotecas de Split, la más descarada ciudad (221.000 habitantes) de Croacia, en su día capricho del emperador romano Diocleciano.

El puerto dálmata por excelencia acoge desde 1954 y por un mes, uno de los mejores festivales de verano celebrados al aire libre, el Festival Splitskp Iljeto.

Ópera, teatro, ballet, conciertos de música tradicional y vanguardista, exposiciones de arte y fotografía, presentaciones de libros o recitales de poesía coparán desde el 14 de julio al 14 de agosto la 63ª edición del festival, a cargo de prestigiosos artistas locales e internacionales.

Si el majestuoso Palacio romano de Diocleciano, del siglo IV d. C., no le termina de impresionar (que ya es raro), espere a escuchar los conciertos al atardecer en su antiguo peristilo. La antigua urbe romana esconde otros escenarios de lujo como la galería Mestrovic, la plaza Carrara o la catedral de la Virgen María.

La ópera El barbero de Sevilla, de Rossini (14 y 16 de julio), inaugurará el festival, seguida por otras clásicas como Aida, de Verdi (27 de julio), o Turandot, de Puccini (del 29 al 31 de julio), entre un sinfín de representaciones artísticas. ¿Qué más se puede pedir para un tarde-noche dálmata? Más información del festival: www.splitsko-ljeto.hr.

De los gladiadores a los tenores en Verona

Imagíneselo. Acaba de recorrer con su pareja las calles del barrio histórico de Verona (265.000 habitantes), acunado sobre el meandro del río Adigio y patrimonio de la humanidad desde 2000. La ciudad de Romeo y Julieta presume de pasado romano. De hecho, es el segundo lugar de Italia (después de la capital) con más vestigios de esta civilización.

Ahora se encuentra en su anfiteatro, conocido como la Arena. Quizás no sea el más grande del mundo romano, pero sí el que mejor aspecto luce. Cae la noche y las velas de los 15.000 espectadores que le acompañan iluminan esta grandiosa edificación romana del siglo I d. C. asentada en la céntrica plaza Bra. La orquesta toca, empieza la ópera.

Desde 1913, este anfiteatro acoge la Arena de Verona, un festival de ópera de verano con obras tan trascendentes como Nabucco, Aida, Rigoletto o Madama Butterfly, además de diferentes conciertos y ballets. Cada año, más de 500.000 personas acuden a las puestas en escena de las obras que aquí se representan desde junio hasta agosto. Y usted no puede faltar.

Artistas como Maria Callas, Giuseppe di Stefano o Renata Tebaldi han dado desde sus inicios prestigio a este festival, que cuenta este año con la actuación de Plácido Domingo con su obra Antología de la zarzuela, el 21 de julio. Más información de tarifas y programa: www.arena.it.

Un teatro impecable para dominarlos a todos

“Es el muro más bello de mi reino”. Así reaccionó el rey Luis XIV al contemplar la fachada del teatro de Orange, en el valle del Ródano. La ciudad, o más bien gran pueblo, de la Provenza francesa está encomendada a su tremendo teatro romano, levantado en el siglo I d. C. y también Patrimonio de la Humanidad por preservar el muro del escenario, de 37 metros de altura, prácticamente intacto. Usted también pensará que es el teatro más bello que haya visto. No en vano ha sido declarado como el coliseo romano mejor conservado de Europa, con un aforo de 8.200 personas.

En un lugar como este solo pueden acontecer grandes eventos y es lo que sucede con Les Chorégies d’Orange, el festival más antiguo de Francia, que se remonta a 1869.

Desde el 19 de junio al 5 de agosto se celebran multitud de conciertos de música clásica, recitales como el del barítono Florien Sempey, óperas y performances como El fantasma de la ópera, una serie de imágenes acompañada por la música del pianista Jean François Zygel (25 de julio).

Pero no todo en Orange va a ser teatro, aunque casi. La ciudad, de tan solo 30.000 habitantes, es un remanso de paz a 21 km al norte de Aviñón, perfecta para una escapada. Conserva otros elementos de su pasado romano, como el Arco del Triunfo del siglo I d. C., también Patrimonio de la Humanidad. Para más información del festival: www.choregies.fr.

Un encuentro para el diálogo, la tolerancia y el mestizaje cultural

Pero ¿qué es Volúbilis? Se preguntará. La sierra de Zerhum, a 25 km al norte de Mequínez, esconde entre sus montes de olivos las mejores ruinas romanas de todo Marruecos, las de Volúbilis. Justo al lado de la ciudad santa de Mulay Idris se levantó este emplazamiento cartaginés en el siglo III a. C. que pasaría a manos romanas en el 40 d. C. Antes de hablar del Festival de Músicas del Mundo que se celebra aquí cada julio desde 1999, exploremos los restos arqueológicos de esta urbe romana, que bien valen la pena.

De su patrimonio se conservan las murallas, con bastiones y puertas como la de Tánger. En la plaza del mercado se sitúan el capitolio y la basílica y, en la parte sur, las termas de Galien y la casa de Orfeo. Pero sobre todos estos vestigios impera la vía principal Decumanus Máximus, que termina en el Arco del Triunfo de Caracalla del 217 d. C.

El Festival Internacional de Volúbilis (del 14 al 16 de julio) se proclama desde sus inicios como un foro de encuentro cultural y artístico, un espacio para el diálogo, el mestizaje musical y como un llamamiento a la tolerancia. En la 18ª edición de este festival, promovido por el Ministerio de Cultura marroquí, participan todo tipo de artistas de diferentes estilos folclóricos y procedentes de todas las partes del globo.

Volúbilis no cuenta con hoteles, así que el alojamiento más cercano lo encontrará en Mulay Idris o en Mequínez.

Tarragona se convierte en Tarraco Nova

Muchos cometen el error de pensar en Tarragona y trasladarse inconscientemente a Salou: sol, playa y fiesta. Craso error. La urbe vive a la sombra de sus hermanas catalanas del norte y está ansiosa por salir del armario de una vez por todas, y buenos motivos tiene para ello.

Toda la ciudad mediterránea es un museo romano al aire libre. Podrá cenar bajo la bóveda del circo romano o perderse por los callejones de su casco antiguo, donde lo romano conjuga elegantemente con lo medieval, modernista o moderno. Podrá también tomar el vermú en una terraza de la plaza de la Representación del Fórum Provincial o asistir a un concierto en el Pretorio Romano. Tarragona se enorgullece enormemente de sus raíces latinas y, por ello, cada año vuelve a convertirse en la poderosa Tarraco Nova.

Tendrá que esperar hasta el próximo mes de mayo para vivirlo, pero el festival Tarraco Viva merece una mención especial. Sangrientas luchas de gladiadores en el anfiteatro, conciertos de música y danza romana, mercados y representaciones de la vida cotidiana hace 2.000 años tienen lugar en estas jornadas internacionales de divulgación histórica.

Si no puede esperar, no se preocupe. Tarraco, historia viva es una serie de jornadas que tienen lugar los fines de semana de julio a septiembre, con espectáculos de tradición romana en los principales focos arqueológicos de la urbe.

Source link

¿Debió cancelarse el MadCool? No era tan fácil | Fortuna

El festival de música MadCool, celebrado en Madrid este pasado fin de semana, se vio tocado por la tragedia. El bailarín Pedro Aunión falleció tras caer de una altura de 30 metros cuando llevaba a cabo su espectáculo, previo al concierto de Green Day, momento estelar de la noche. Una actuación, como el resto del festival, que no se canceló a pesar del siniestro, decisión que ha sido criticada desde distintos ámbitos y por redes sociales. La organización del evento explicó que la resolución fue “coordinada entre los responsables de seguridad y los cuerpos de seguridad del Estado”, con el fin de “prevenir un movimiento incontrolado de gente, ante una posible conducta reactiva por una cancelación con 45.000 personas en el recinto”.

Uno de los grandes promotores de la industria musical de los últimos 40 años en España, Gay Mercader, ve lógica la decisión tomada, la cual no depende en última instancia de los organizadores. “Con masas de gente tan elevadas toda decisión es muy delicada. El promotor está implicado pero no es la autoridad competente”. Como explica Mercader, promotor de la última gira de AC/DC en España, que movió a 240.000 personas en cuatro conciertos, organizadores y el máximo responsable policial deben analizar la situación y las consecuencias de una u otra decisión. “No se puede suspender un evento sin dar un motivo a las autoridades”, añade Mercader.

El director del festival Portamérica, Kin Martínez, que esta semana reunirá a cerca de 20.000 personas en la localidad gallega de Caldas de Reis, señala tres prioridades al organizar un evento: seguridad, legalidad y calidad. Explica que un mes antes del evento se celebra una junta de seguridad con todas las partes implicadas: organización, protección civil, fuerzas de seguridad, administraciones… “Se analiza todo el proyecto y se crea un protocolo que contemple el máximo de situaciones posibles, y cómo actuar ante ellas”. Y la evacuación es una opción excepcional: “Es una medida extrema y debe implicar menos riesgo que continuar el espectáculo. Cancelar no siempre es lo más recomendable”, apunta Martínez.

Conciertos y festivales están regulados por el Reglamento de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, un decreto de 1982. En él se explica que las autoridades pueden suspender un evento en marcha ante situaciones como desórdenes públicos o exceso de ocupación. Si el promotor observa otra causa que pueda suponer un peligro, como una tormenta eléctrica, deberá consultarlo siempre con las fuerzas de seguridad.

Pero si difícil es cancelar, más aún comunicarlo a los asistentes. “De cada ocho palabras que se dicen por megafonía, la gente atiende a las primeras cuatro. ¿Cómo comunicas que se ha muerto una persona?”, se pregunta Mercader. En estas situaciones la anticipación es uno de los ases con los que los organizadores de los eventos deben contar. “El fallecimiento de un trabajador, de una forma u otra, es una crisis, y como tal es vital la comunicación”, prosigue el director general en España de la agencia publicitaria y de imagen Shackleton Buzz&Press, Elvis Santos.

La comunicación con el público es un momento trascendente y delicado durante una situación de crisis

En todos estos casos, cuenta, suele existir un manual de crisis y un protocolo a seguir. “La muerte de un trabajador, en todos los planes de comunicación, suele estar incluida porque es una casuística que puede llegar a suceder”, reconoce Santos. Se debe tener preparada la respuesta, y en el caso de que la situación no se haya supuesto previamente, debe haber establecido un equipo de crisis que se encargue de esta tarea.

“En estos grupos suelen estar perfiles importantes del evento, entre directores generales, perfiles del departamento legal, alguien del equipo de comunicación o de recursos humanos”. Este comité debe tener un número controlable de miembros para que la decisión sea rápida y consecutiva. Esto, en opinión de Santos, es medianamente fácil de elaborar: “El MadCool se celebra una vez al año, tienes tiempo para prepararlo. El problema es que la comunicación se enfoca a lo comercial y no siempre a estas situaciones”. Para Kin Martínez, es clave “transmitir tranquilidad al comunicar algún percance, ser prudente, y evitar detalles hasta que estén claros. Lo peor es la contradicción”.

Una vez superado el primer lance, es importante mostrar desde el minuto uno, en el primer comunicado, las condolencias por el fallecimiento, ponerse a disposición de amigos y familiares y, en el caso de que la decisión de no cancelar el evento sea de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, hacerlo público, como hizo la organización de MadCool. Elvis Santos coincide con Gay Mercader: “Yo conozco a gente que acudió el viernes por la noche y no supo del fallecimiento del artista hasta que cogió el taxi para volver a casa, ¿cómo se explica durante un festival un suceso así?”, ilustra. Lo que sí habría sido necesario, cuenta el experto, es mostrar humanidad con el fallecido y, en el primer comunicado, mencionar su nombre, algo que MadCool no hizo y que ha sido muy criticado en las redes sociales. “También hay que informar a todas las partes implicadas”, recalca Santos. El propio líder de Green Day, Billie Joe Armstrong, reconoció que a ellos tampoco se les informó del suceso hasta que finalizó su actuación, y que de haberlo sabido, no habrían tocado.

El cantante y guitarrista de la banda estadounidense Green Day, Billie Joe Armstrong, durante su actuación en el Festival Mad Cool.
El cantante y guitarrista de la banda estadounidense Green Day, Billie Joe Armstrong, durante su actuación en el Festival Mad Cool. EFE

Toda esta labor de seguridad lleva “meses” de trabajo, como reconoce Iván Méndez, uno de los fundadores del Resurrection Fest, que el pasado fin de semana congregó a 30.000 personas diarias en el recinto ubicado en Viveiro (Lugo), cuya población es de 16.000. “Tenemos estudiados los tráficos de gente, por dónde se mueven más y menos. Hay que tener esto muy controlado”. Y reconoce que el nivel cuatro de alerta terrorista está influyendo en la organización de estos eventos, como cortar las calles “con los problemas que conlleva para los vecinos”.

¿Y si se produce la cancelación? El promotor debe haber asegurado debidamente el evento, “desde inclemencias meteorológicas hasta accidentes, desde el recinto al público, a la incomparecencia del artista. Son fundamentales en esta industria”, comenta Gay Mercader, quien también reconoce que blindar eventos de masas al 100% es imposible. Y, además, como dice Kin Martínez, “hacer las cosas bien es muy caro”.

Lo que dice la ley sobre la devolución de las entradas

El Reglamento de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de 1982, que regula eventos como los festivales, explica en su artículo 58 los derechos de los asistentes. Entre ellos, dice el texto, “la devolución del importe de las localidades adquiridas, caso de no hallarse conforme con la variación del espectáculo o actividad o de sus condiciones o requisitos (…) salvo que hubiese ya comenzado y la variación obedeciese a causas de fuerza mayor”. Es decir, si el evento sufre una variación, por ejemplo, de localización, el usuario sí podrá reclamar el importe, no así cuando haya comenzado, aunque cada festival tiene su política. Kim Martínez, de Portamérica, recomienda a los usuarios, en todo caso, revisar las condiciones de su entrada. “Es su contrato con el evento. Tiene un texto que te avisa de cuáles son las situaciones y las condiciones de compra, que nunca pueden ser abusivas”.

Source link

Música en vivo: Diez festivales, también con zona VIP, para este verano | Fortuna

Cuánto más aprieta el calor más suena la música en España. El país se convierte en verano en un gran festival musical. De hecho, 2017 se ha convertido en el gran año de este tipo de espectáculos masivos. No hay ciudad o rincón de la geografía nacional que no celebre un macroconcierto. En la mayoría, las entradas están agotadas, aunque todavía existe la posibilidad de asistir a un evento de este tipo, al aire libre.

En el caso de Madrid, Mad Cool, que celebrará su segunda edición del 6 al 8 de julio en la Caja Mágica, tiene agotadas sus entradas desde el mes de abril: 45.000 tickets diarios para cada uno de los tres días. Una de las bazas ha sido la programación del festival, pensada para todos los públicos: desde Green Day, Kings of Leon y Foo Fighters, que ofrecerán su único concierto en España. Sobre el escenario también estarán Quique González & Los Detectives, Boys Noize, Star Sunger, Savages Fuel Fandango y Moderat, entre otros. El año pasado la facturación alcanzó los 23,2 millones de euros y la previsión de la consultora PwC, es que supere la anterior cifra. Los precios del abono para los tres días ascendía a 170 euros, y la entrada suelta, 75 euros.

A la vista de estas cifras, al igual que sucede con las carreras de runners y maratones, los festivales se están convirtiendo en un gran negocio. Algunos hablan incluso de burbuja del sector. Lo cierto es que todos compiten por tener a las mejores bandas sobre el escenario y atraer a un gran número de asistentes a los macrofestivales de verano. Los promotores incluso están apostando por ofrecer todo tipo de servicios extra, como son las zonas VIP y los accesos exclusivos para evitar aglomeraciones, así como la combinación de música y gastronomía, como en el caso de Portámerica, en Caldas de Reis (Pontevedra).

Aunque no están todos los que son, seleccionamos diez festivales a los que todavía se puede asistir.

1. Bilbao BBK Live (Bilbao)

La primera edición se celebró en 2006, en el Monte Cobetas, a la que asistieron más de 50.000 personas. Se celebra del 6 al 8 de julio, y hasta Bilbao acudirán grupos como Depeche Mode, The Killers, Phoenix, The 1975, Justice, Royal Blood, Primal Screen y Die Antwoord, entre otros. El precio del abono de tres días es de 115 euros, con acceso a la zona de acampada, 10 euros adicionales por día. Para los que quieran tienda de campaña ya montada, el servicio por los tres días es de 75 euros. La entrada por día es de 53 euros, más gastos de gestión. www.bilbaobbklive.com

2. Portamérica (Pontevedra)

En la localidad de Caldas de Reis, del 13 al 15 de julio, combina música, gastronomía, a cargo de cocineros con estrella Michelin, como el gallego Pepe Solla, el mexicano Roberto Ruiz, de Punto MX. De caldear el ambiente con la música se encargarán Iván Ferreño, Aterciopelados, Leiva, Orkesta Mendoza, Fizzy Soup, Carlos Jean, entre otros. Los precios del abono para el festival es de 50 euros, y la entrada es de 25 euros. www.portamerica.es

3. FIB Benicàssim (Castellón)

Fue uno de los pioneros en 1995, y su éxito radica en ser introductor de tendencias musicales. En esta edición, del 13 al 16 de julio, actuarán The Weeknd, Stormzy, Foals, Deadmau5, Los Planetas, Red Hot Chili Peppers, Kasabian o Love of Lesbian. El bono para los cuatro días cuesta 140 euros, la entrada VIP asciende a 300 euros, y una entrada cuesta 50 euros. www.fiberfib.com

4. Cruïlla (Barcelona)

Del 7 al 9 de julio, recibe en el Parc del Fòrum a Pet Shop Boys, Morat, Little Steven, Two Door Cinema Club, The Lumineers, Ani DiFranco, Kase. y a Los Fabulosos Cadillacs, entre otros. El abono de tres días cuesta 119 euros, más gastos de gestión, y las entradas, 73 euros; la del domingo cuesta 23 euros. www.cruillabarcelona.com

5. Jazzaldía (San Sebastián)

Es el decano de los festivales de verano. El Festival de Jazz de San Sebastián (actualmente, Heineken Jazzaldia) comenzó en septiembre de 1966, por lo que es el festival de jazz más antiguo de España y uno de los más veteranos de toda Europa. Ha recibido a los grandes músicos internacionales de esta disciplina. Del 20 al 25 de julio, contará con las actuaciones de Wayne Shorter Quartet feat, Danilo Pérez, John Patitucci, Brian Blade, Herbie Hancock Quintet, The Pretenders, Bryan Ferry, Charles Lloyd , New Quartet Feat. Gerald Clayton, Reuben Rogers, Eric Harland, Chano Domínguez y Brian Ferry, entre otros. El festival cuenta con distintos escenarios, como el Museo San Telmo, el audotorío del Kursaal, el Teatro Victoria Eugenia. Precios, a partir de 20 euros. www.heinekenjazzaldia.eus.es

6. Sonorama Ribera (Aranda de Duero, Burgos)

Desde 2011 se ha convertido en una cita obligada para los amantes del vino, ya que la zona se encuentra rodeada de bodegas y de viñedos, y la música. Se celebra del 10 al 13 de agosto, en el corazón de la localidad de Aranda de Duero. Entre los artistas confirmados en esta edición se encuentran, entre otros, A por ella Ray!, Nacho Vegas, Loquillo, Alpargata, Lichis, La Habitación Roja, Fangoria, Leiva, Coque Malla e Ilegales. Los precios de las entradas: el abono sale por 65 euros, con acampada incluida; y la entrada diaria, por 30 euros. www.sonorama-aranda.com

7. Contemporánea (Alburquerque, Badajoz)

Festival musical de la escena indie, en esta ocasión rinde homenaje a una las formaciones más influyentes de los últimos veinte años en la historia de la música independiente nacional, los granadinos Los Planetas, que han actuado en este escenario en cinco ocasiones. También lo harán La casa azul, Automatics, Maga o La bien querida. Del 10 al 13 de agosto. Entradas, 30 euros. www.contempopranea.com.

8. Santander Music

Se celebra en la Península de la Magdalena, uno de los lugares emblemáticos de la ciudad, el Teatro Principal y distintas localizaciones repartidas por el centro de la urbe. Del 3 al 5 de agosto, en la capital cántabra se podrá ver a Los Planetas, Delorean, The Vaccines, Triángulo de amor bizarro o Lori Meyers. El precio del abono es de 65 euros, con acceso a la zona de acampada, 80 euros;el abono premium, 150 euros, y la entrada, 35 euros. www.santandermusic.es

9. Aquasella (Arriondas, Asturias)

Del 21 al 23 de julio, llega la 21ª edición de este festival de música electrónica se ha convertido en una cita obligada en el norte de España. Contará con las intervenciones de Adam Beyer, Coyu, Carlos Chaparro, Óscar Mulero, Fernanda Martins, Paco Osuna, entre otros. El precio del abono es de 69 euros, más gastos de gestión, con acceso a la zona de acampada, 84 euros, y el abono VIP, 99 euros. www.aquasella.com

10. Starlite Festival (Marbella)

Pretende recuperar los grandes años de Marbella. Música, espectáculo y experiencia, además de exclusividad, gastronomía, estrenos, lujo… Llega a su sexta edición, de la mano de sus fundadores, Sandra García-Sanjuán y su marido Ignacio Maluquer, quienes descubrieron la cantera de Nagüeles en el corazón de la sierra malagueña, y convirtieron este espacio en un anfiteatro natural. Hasta el 26 de agosto, contará con las actuaciones de Elton John, Anastacia, The Pretenders, Art Garfunkel, Luis Fonsi o Andrea Bocelli. Entradas, a partir de 60 euros. www.starlitemarbella.com

Source link

De festival en festival | Fortuna

La capital española se convierte desde hoy y hasta el 2 de julio en la capital mundial del Orgullo LGTB, ya que este año acoge el WorldPride 2017, que culminará con el tradicional desfile el sábado, 1 de julio. Esta gran marcha reivindicativa arrancará en Atocha y llegará hasta Colón. Más de dos millones de turistas se espera que acudan a Madrid para disfrutar de conciertos, exposiciones y foros.

En las icónicas Puerta del Sol y de Alcalá y las plazas del Rey, de Pedro Zerolo y de España o en el barrio de Chueca tendrán lugar los principales eventos. Información en Worldpridemadrid2017.com.

Cinco Jotas lanza un menú de jamón para un verano saludable

No engorda, reduce el colesterol malo, es bajo en calorías y rico en proteínas y vitaminas. El jamón de bellota 100% ibérico es un aliado para la salud. De la mano de Basque Culinary Center, Cinco Jotas propone un menú saludable ideal para verano y para acompañar verduras como espárragos, pasta o arroz e incluso frutos rojos.

La Gloria y Ledger’s Tonic, sabores refrescantes bajos en azúcar

Los refrescos La Gloria y las tónicas Ledger’s Tonic se adaptan a la moda saludable de que menos azúcar es más, sin renunciar al sabor. Las dos marcas premium de The Water Company incorporan la estevia a su receta en todas sus variedades de sabor, tanto en tónicas como en refrescos. La Gloria estrena este verano formato familiar de 1 litro.

Una ciudad de cuento para melómanos exquisitos

De festival en festival

El festival de verano (Summer Festival) de Lucerna es uno de los eventos culturales del año en Europa. Música clásica y contemporánea, orquestas y directores internacionales actúan en el moderno Centro de Culturas y Congresos entre el 10 de agosto y el 11 de septiembre en esta coqueta ciudad, con un cuidado casco histórico lleno de placitas e iglesias, cuyo puente medieval de la Capilla (Kapellbrücke) es uno de los sitios más fotografiados.

Al compás de la música en el corazón de Europa

El verano en la República Checa se vive a ritmo de música. Una buena ocasión para conocer el país y sus festivales. El más conocido es Colours of Ostrava, que se celebra en el espectacular entorno de Dolní Vítkovice, una antigua fábrica siderúrgica conocida como la ciudad de acero. Del 19 al 22 de julio, más de 150 grupos de música electrónica, rock, pop, jazz o flamenco y DJs actuarán en hasta 10 escenarios. Más información en Czechtourism.com.

De festival en festival en el país del sol naciente

De festival en festival

Fuegos artificiales, danzas folclóricas, originales vestimentas, coloridas esculturas de papel y antiguas tradiciones samuráis son algunas de las propuestas que podrán disfrutar en Japón durante alguno de sus más famosos festivales de verano. Kioto revive en julio una de sus fiestas más antiguas con el festival Gion Matsuri, que se celebra desde hace más de 1.100 años. Su origen se remonta al siglo IX, cuando se construyeron 66 carrozas para realizar un ritual de purificación después del fin de una peste. En el desfile del 17 de julio se pueden ver incluso algunos carros de la época Edo.

Un fin de semana a ritmo de jazz

Entre el 29 y el 31 de julio, en Suma, Fukushima, el festival Soma-Nomaoi recrea las antiguas batallas samuráis. Del 2 al 7 de agosto, Hirosaki y Aomori celebran los Nebuta Matsuri y Neputa Matsuri, donde grandes estructuras iluminadas de papel evocan a guerreros, animales o escenas y recorren las calles en un singular espectáculo nocturno.

De festival en festival

Escocia celebra durante 2017 el año de la historia, el patrimonio y la arqueología. Temáticas que inundan todas las actividades del país, desde el sector MICE a la música. Su capital, Glasgow, una ciudad moderna y vibrante, es famosa por sus castillos, su arte y cultura y también por su festival de jazz, que se celebra hasta el domingo 25 de junio y que se ha convertido en una de las citas ineludibles de los amantes de este género musical.

Source link