ETF: Una pieza clave (y no tan sencilla) en las carteras | Mercados

Todos los días leemos noticias que nos dicen que los fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés) van a ser los vehículos que más patrimonio capten en los próximos años. Y continuamente vemos titulares que magnifican lo que se ha dado por concluir como una “lucha entre la gestión activa y la pasiva”.

Creo firmemente que la inversión en ETF es perfectamente complementaria con la inversión en fondos activos tradicionales. Me cuesta ver que se hable de una lucha entre ambos tipos de gestión y que una tenga que ganar a la otra. Es más, considero que los fondos cotizados son una herramienta fundamental en la construcción de carteras y que hay que ser muy activo usando la inversión pasiva.

La evolución de la industria de ETF ha sido espectacular en los últimos años. Los activos superan los 4 billones de dólares a nivel global. Solo en ETF domiciliados en Europa, los activos bajo gestión alcanzaron a finales de 2016 los 550.000 millones de euros (como referencia, el PIB de España ese año fue de 1 billón). Claramente, la industria va a continuar creciendo en tamaño y en número de vehículos y veremos movimientos en el número de proveedores (en Europa tres casas acumulan más del 60% de los activos). Además, es probable que acabemos viendo cómo las casas que se dedican a la gestión activa tradicional se adentran, poco a poco, en este mercado de gestión pasiva.

Hace unos años nos encontrábamos con que el mercado de ETF replicaba unos pocos índices bursátiles de renta variable y de renta fija, pero, en la actualidad, la evolución ha sido espectacular y muchas van un paso más allá, con un claro componente activo en renta variable, dado que en renta fija no es fácil. 

Hoy en día, a través de los fondos cotizados podemos diversificar nuestras inversiones a nivel de activos, de regiones y de estrategias, de forma que añadimos exposición a sectores, temáticas y factores -los smart beta, muy de moda en estos momentos-.

Claramente, para el inversor, tanto particular como institucional, es muy positivo el crecimiento de los ETF, pero, al igual que sucede con otros instrumentos financieros, el número y la complejidad creciente nos hace ser muy minuciosos a la hora de elegir en cuáles invertir.

Este fuerte crecimiento de la industria en número, y especialmente en estrategias, hace que el proceso de selección de los productos haya crecido enormemente en complejidad, exigiendo un importante proceso de due diligence antes de tomar las decisiones de inversión. Así, en Europa tenemos una oferta de más de 2.500 ETF.

¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir un ETF?

Una comisión de gestión baja, aunque es importante, realmente no nos dice todo. Y, cuando analizamos la rentabilidad, vemos que los más baratos no son los que mejor lo hacen. Hay que mirar con lupa el tracking error, la diferencia de rentabilidad con su índice y ver todos sus costes.
La forma en que el ETF replica el índice es muy importante; tendremos que saber si es de réplica física o sintética (ahora denominadas directa o indirecta).

Las sintéticas normalmente suelen tener un tracking error menor y aunque consiguen una mejor eficiencia replicando al índice, debemos tener en cuenta otros factores y ver cuál es el modelo de construcción, funded o unfunded swap. Centrándonos en los ETF que cumplen con UCITS, el riesgo de contrapartida está limitado al 10% y es interesante analizar si diversifican en distintas contrapartidas y cómo manejan este riesgo y los colaterales. También es relevante la cesta de activos sustitutivos que tiene en cartera.

En las de réplica física hay tres modelos principales, los de replicación completa, el sampling y los optimizados. El primero funciona muy bien replicando índices no muy largos y muy líquidos. El sampling consiste solamente en invertir en los nombres que más pesan y más líquidos, de forma que mejora la eficiencia y los costes de replicación. Y el tercero se sirve de distintos modelos de riesgos para minimizar el tracking error.

Además, tendremos que ver qué técnicas activas utilizan para rebalancear la cartera, cómo minimizan los costes de trading, o qué uso hacen de los derivados. También hay que vigilar si realizan préstamos de valores, cuál es su gestión de la liquidez, cómo gestionan los eventos corporativos, cupones y dividendos, entre otras cuestiones. Por todo ello, elegir el ETF correcto no es tan sencillo.

Creo que los ETF son instrumentos muy complementarios a los fondos activos. Y, lo que es más importante, debemos reflexionar bien la decisión de seleccionar los instrumentos financieros en los que invertir nuestro patrimonio. Mejor si es con la ayuda de profesionales, ya que, el primer paso antes de hacer una inversión es conocer bien nuestros objetivos y determinar cómo alcanzarlos.

Javier Alonso es asset manager de Abante

Source link

¿Quién gestiona mejor, un robot o un gurú bursátil? | Mercados

No hay debate intelectual más vibrante en la industria de fondos de inversión que el que enfrenta a la gestión pasiva con la gestión activa. ¿Qué es mejor, tener una cartera diversificada que invierta en fondos de bajo coste o apostar por los mejores gestores del mundo? ¿Dejar nuestros ahorros en manos de una herramienta automatizada o de un gurú bursátil?

En Estados Unidos la batalla se va decantando por la gestión pasiva. Solo en el primer semestre, 500.000 millones de dólares pasaron de fondos de inversión tradicionales a fondos dedicados a replicar índices de acciones o bonos (como el S&P500). La industria calcula que ya hay más de seis billones de dólares en este tipo de fondos. En Estados Unidos representan el 40% del total y pronto controlarán más de la mitad de los activos bajo gestión.

La firma pionera en ETF (fondos índices cotizados) fue Vanguard. Hoy ya maneja tres billones de dólares en fondos de gestión pasiva (fondos de inversión y ETF) y está cerca de superar a BlackRock como la mayor gestora de fondos de todo el planeta.

¿Por qué están atrayendo tanto dinero los fondos de gestión pasiva? “Fundamentalmente porque funcionan”, explica Unai Ansejo, consejero delegado de Indexa Capital, la firma pionera en España en este tipo de propuestas de inversión. “Todos los artículos académicos han demostrado que la mejor opción de inversión es una cartera bien diversificada que invierta en fondos indexados de bonos y acciones, con unos costes muy bajos”, apunta Ansejo. La clave es la dificultad que tienen los gestores de fondos para batir sistemáticamente a sus índices de referencia. “Hay gestores que son buenos dos años, cuatro años… pero cuando se analizan periodos de 10 años, el 90% de los gestores lo hace peor que el índice con el que se comparan”, recuerda.

Si nuestro gestor de fondos no logra mejores resultados que la Bolsa, ¿por qué pagarle una alta comisión? ¿Por qué no invertir en un fondo que replique directamente el comportamiento del índice?

En España, pese al tirón de la gestión pasiva en Estados Unidos y en Reino Unido, su desarrollo está siendo muy lento. El mercado está fuertemente controlado por los bancos, que prefieren la distribución de supuestos fondos de gestión activa, que generan mayores comisiones.

Además de Indexa Capital, en los últimos meses han surgido otras tres iniciativas de gestión automatizada, cada una con sus matices: Finizens (aliada a la aseguradora Caser), Finanbest (que incluye algunos fondos de gestión activa) e inbestMe (basada en invertir por medio de ETF).

La buena gestión activa

A medida que la gestión pasiva va ganando terreno, surgen más voces de gestores de fondos que reivindican su profesión. “Creo que es normal el auge de la gestión indexada”, explicaba en un reciente encuentro Beltrán de la Lastra”, presidente de Bestinver. “Hay muchas entidades que están comercializando fondos de inversión muy caros que no son capaces de desmarcarse de los índices. Es lo que yo llamo la falsa gestión activa, que cobra como tal, pero que no lo es. Esos son nuestros enemigos. Con la gestión pasiva creo que podremos colaborar”, apunta.

Para nosotros es una bendición que haya tanto dinero fluyendo hacia fondos indexados porque son inversiones que no discrimina por precio

El concepto de falsa gestión activa se conoce en el mundo anglosajón como closet indexers. En Reino Unido, hasta el regulador de los mercados, la FSA, ha lanzado una cruzada contra este tipo de fondos. En un reciente informe advertía de las comisiones injustificadamente altas que cobran muchos fondos de inversión, y reclamaba a los asesores que ofrecieran a sus clientes la opción de invertir a través de fondos indexados.

En el caso de España, se pueden encontrar muchos fondos de inversión que tienen como referencia al Ibex 35, que llevan años sin lograr un resultado mejor que el selectivo, a pesar de que cobran unas comisiones que van del 2% al 2,5%.

Uno de los mejores termómetros sobre el mal momento que pasa la gestión activa es lo que está ocurriendo con los fondos alternativos (hedge funds, en la jerga). Este tipo de vehículos tiene plena libertad de movimientos para invertir (con apalancamiento, con fuerte concentración de los valores adquiridos, apostando contra la evolución de compañías…). Sin embargo, los hedge funds han encadenado su peor racha desde 2009, siendo incapaces de sacar provecho del prolongado ciclo alcista.

A pesar del buen momento que vive la gestión pasiva, empiezan a surgir voces que aseguran que su buena racha tiene mucho que ver con el largo ciclo alcista que ha vivido la Bolsa de Estados Unidos. Las políticas monetarias expansivas habrían provocado que mucho dinero conservador haya ido recalando en Bolsa, a través de fondos de inversión. Además, con la fuerte llegada de dinero a los fondos indexados, la tendencia gana inercia, porque las compañías que están en índices bursátiles importantes atraen inversiones, independientemente de sus valoraciones bursátiles.

“Cuando comience a haber correcciones bursátiles severas, bajará la marea, y se empezará a ver qué gestores han hecho una buena labor en la selección de compañías solventes, capaces de aguantar entornos de mercado complicados”, explica un veterano gestor de fondos.

En lo que todo el mundo coincide es que en los últimos cinco años, la mejor solución para los pequeños inversores ha sido poner el dinero en fondos de gestión pasiva. Estos vehículos han sido la mejor alternativa para recoger el larguísimo ciclo alcista de Wall Street. Pero, ¿qué pasará cuando lleguen las curvas?

Los gurús bursátiles, como Álvaro de Guzmán, de azValor, creen que los futuros mercados bajistas demostrarán que los buenos gestores activos tienen mucho que aportar. “Para nosotros es una bendición que haya tanto dinero fluyendo hacia fondos indexados, porque es una inversión que no discrimina, que compra acciones estén caras o baratas, mientras que nuestra especialidad es adquirir compañías que estén infravaloradas”, apuntaba en un reciente encuentro.

De la misma opinión es Juan Carlos Ureta, presidente de Renta 4 Banco, una entidad financiera que tiene una de las mejores gestoras de fondos españolas. “Siempre harán falta gestores que analicen compañías, que les pongan precio, que compran y vendan. No es intelectualmente sostenible un mercado en el que todo el poder lo tengan las empresas que crean índices”, explica.

Ante el avance de la gestión pasiva, algunas de las grandes gestoras intentan reaccionar. Un buen ejemplo es Pimco, el mayor inversor en el mundo de los bonos. Su fondo de gestión activa en deuda ha atraído 50.000 millones de euros en solo seis meses. Muchos inversores quieren que cuando llegue el momento del desmantelamiento de las políticas monetarias ultraexpansivas haya un humano pilotando el futuro de sus ahorros.

Source link

BlackRock abre un nuevo frente en la inversión pasiva | Compañías

Larry Fink está abriendo un nuevo frente en la guerra de la inversión pasiva en la gestión de fondos. Su firma, BlackRock, venderá fondos cotizados usando sus propios índices de renta fija personalizados y recortará las tarifas. Ya ha usado esa fórmula en el mercado de acciones. Para una industria con poco crecimiento, las bajas de este nuevo asalto pueden ser generalizadas.

El bajo coste y la amplia liquidez han vuelto populares los ETF para todos, desde inversores minoristas hasta hedge funds. Pero las acciones representan casi el 80% de los de 3 billones de dólares en activos de la industria en EEUU, en comparación con algo menos del 18% de la renta fija.

Las razones son estructurales. Los ETF siguen todo, desde índices generales como el S&P 500, hasta los llamados productos beta inteligentes que siguen sectores específicos o factores como la baja volatilidad. Por el contrario, el mercado de bonos está muy fragmentado. Compañías como Apple y General Electric tienen decenas de emisiones de bonos pendientes pero normalmente sólo una acción ordinaria.. Hay un puñado de índices de bonos ampliamente seguidos, como el Barclays Capital U. S. Aggregate. La subsidiaria iShares de BlackRock utiliza ese índice para su mayor ETF de bonos.

BlackRock ofrecerá ahora dos ETF de bonos que siguen sus propios índices personalizados: uno centrado en bonos de alto rating con rendimientos superiores a la media y otro en bonos de alto rendimiento con bajo riesgo de default. La apuesta es que productos como estos sacudirán la inversión de bonos como han hecho con la de acciones. Además, la empresa está recortando las tarifas de ETF respaldados por títulos hipotecarios en dos tercios, esperando beneficiarse cuando la Fed comience a vender sus enormes reservas a finales de año.

Esta innovación es una mala noticia para sus rivales. La falta de crecimiento y la competencia de los vehículos pasivos ha reducido los márgenes de ingresos de la industria en cerca de un cuarto en la última década. Fidelity Investment acaba de anunciar el despido de varios cientos de empleados. Habrá más víctimas activas antes de que el ataque del pasivo siga su curso.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Source link

Pedro Coelho: “Los ETF son todo ventajas para el inversor final” | Mercados

UBS ETF ha llegado a España hace unos meses, en septiembre, un mercado que, según su responsable, Pedro Coelho, “es de expansión rápida y muy interesante”. Ante el actual debate sobre qué tipo de gestión es mejor, activa o pasiva, tira por la calle de en medio y su propuesta es hacer gestión activa mediante la elección de ETF.

Aquí, los ETF no tienen la acogida que reciben en mercados anglosajones, por ejemplo; ¿han notado interés?

Muchísimo interés, tanto por parte de clientes privados como institucionales. Si miras las principales ventajas de este vehículo, ves que son fondos Ucits que cumplen todas las normativas europeas, pero además son mucho más transparentes. Hablamos de un vehículo que todos los días publica su cartera, de forma que el inversor o interesado puede consultar en nuestra web de qué valores está compuesto en cada momento. Además, es un producto muy líquido, un fondo cotizado que permite al inversor entrar y salir en cualquier momento que la Bolsa esté funcionando. Y en cuanto al coste, una característica importante, aunque no la única: son más bajos que otros fondos.

Tras años en NN Investment Partners, primero en la oficina de Lisboa y luego en Madrid, UBS ETF lo fichó para su desembarco en España

¿También se dirigen al inversor individual?

Por supuesto. Liquidez, transparencia, bajo coste, etc.; son todo ventajas para el inversor final. Pese a ello, es cierto que a día de hoy en España, al contrario que en otros países, los ETF todavía no están incluidos entre los productos que no tienen traspaso fiscal.

Se han planteado algunas dudas sobre ese tratamiento fiscal, ¿en qué fase estamos?

Ha habido una consulta a la Agencia Tributaria que dice que si los ETF cumplen los mismos requisitos que los fondos, podrían traspasarse sin tributar. Sin embargo, los intermediarios de mercado, mediante los cuales los inversores finales ponen sus órdenes de compraventa, preparan aún sus sistemas para que esa ventaja sea efectiva.

Se ha reavivado el debate sobre si la gestión pasiva es mejor que la activa, ¿qué opina?

No sé si es el único debate. La gestión activa te ofrece herramientas muy precisas a la hora de elegir clases de activos con el objetivo de obtener una rentabilidad. Y el ETF aparece como un vehículo que de forma muy precisa te va a dar la rentabilidad del mercado. Eso permite al gestor poder seleccionar de forma activa los ETF adecuados para su cartera y saber que van a cumplir con su objetivo de rentabilidad.

Pedro Coelho: “Los ETF son todo ventajas para el inversor final”

Entonces, ¿su propuesta es hacer gestión activa mediante gestión pasiva?

Eso es lo que está pasando en España. Es por donde empieza a surgir la demanda de los gestores profesionales. Los usan como un instrumento preciso de rentabilidad.

Pero, a largo plazo, ¿qué es más rentable?

Hay muchos estudios académicos, pero no soy académico. Nosotros mantenemos las dos estrategias. Gestionamos 250.000 millones de euros en gestión pasiva y 400.000 en activa, y lo hacemos desde hace muchísimo tiempo, con gestores muy buenos. Ambos instrumentos se pueden usar y el inversor tiene mucho donde elegir.

Dentro de los ETF, ¿cuáles son sus preferidos?

Trabajamos con MSCI para índices de renta variable y Blooomberg para renta fija. La estructura de la industria en Europa dice que más de dos tercios de los activos bajo gestión son de las acciones y nuestra oferta sigue esa proporción, ya sea Bolsa euro como Estados Unidos o Japón o emergentes. Además, somos líderes de mercado en fondos con filtro socialmente responsable (ISR) y dentro de renta fija y renta variable, en clases con cobertura de divisa, algo que nuestros clientes demandan mucho.

Nosotros mantenemos las dos estrategias: gestionamos 250.000 millones de euros en gestión pasiva y 400.000 en activa, y lo hacemos desde hace muchísimo tiempo, con gestores muy buenos

¿Y en renta fija?

Tenemos una oferta que está creciendo ya que ahí vemos este año estrategias muy interesantes, como el crédito americano o europeo, con gran diversificación; TIPS americanos, que son bonos protegidos ligados a la inflación, o bonos emergentes… Estrategias que tienen mucha demanda este año, pese a que la renta fija esté creciendo a un ritmo muy inferior al de la renta variable.

¿Prefieren la réplica física o sintética?

En la física se compran directamente todos los valores que componen un índice o una muestra representativa y proporcional y eficiente. Y en la sintética es a través de derivados. En nuestro caso, el 85% son de réplica física. El resto son, sobre todo, ETF de materias primas, que son muy difíciles de replicar de forma física porque, si compras esa materia, ¿dónde la guardas? En ETF es muy importante conocer muy bien la calidad de la réplica, cómo se hace y mirar el resultado final, que es lo que hace la diferencia entre la rentabilidad del fondo y del índice.

¿Qué objetivos se han marcado en España?

Lo que queremos es no solo traer nuestros productos, también ayudar al inversor a elegir el ETF que más se adecua a sus necesidades. De hecho, creamos fondos con base también en sus necesidades: hemos lanzado un fondo de inflación a petición de un cliente. Otro ejemplo es que en inversión socialmente responsable no hacemos préstamo de valores porque nuestros inversores nos han pedido fondos 100% ISR.

Source link

¿‘Prêt-à-porter’ o a medida? Nuevos modelos de planes de pensiones | Mi dinero

Los modelos tradicionales de planes de pensiones en España no se adecúan al perfil del cliente que los necesita”. Así de tajante describe Alejandro Santelices, ejecutivo financiero de Aspain 11 Eafi, la situación de la industria. Aunque luego valora muy positivamente los nuevos tipos de productos que están apareciendo en el mercado español, desde los planes indexados o de autor, en los que se replican estrategias probadas en fondos de inversión de pequeñas gestoras, hasta los denominados de ciclo de vida, que “consiguen dotar de un dinamismo positivo a la estrategia de inversión del plan de pensiones” y que es el modelo por el que están apostando las grandes entidades.

Los planes de ciclo de vida son un vehículo de ahorro a largo plazo que adaptan su nivel de riesgo a las distintas fases del ahorro para la jubilación, “ya que no es lo mismo ahorrar si te faltan 10 años para jubilarte que si te faltan 25”, explica Alberto Vizcaya, responsable de planes de pensiones del sistema individual de Santander AM España, quien admite que al sector “tradicionalmente le ha costado incorporar nuevas ideas o nuevos productos, quizás por su carácter más conservador o de largo plazo”.

No obstante, más que una renovación en los instrumentos de ahorro tradicionales, Vizcaya reclama una reforma del modelo de pensiones español en el que los planes de pensiones privados adquieran un mayor protagonismo.

En cuanto a los indexados, las bajas comisiones son la gran baza de los gestores automatizados. Indexa, por ejemplo, aplica unos costes del 0,78% en total, “incluyendo la comisión de gestión, de custodia y de los ETF en los que invierten los planes. En total es un 80% menos que la media del sector” que, según los cálculos de Unai Ansejo, cofundador y consejero delegado de Indexa Capital, ascienden a un 3,47%.

Los ‘robo advisors’ denuncian que los planes de pensiones están monopolizados por el sector financiero español

Finizens, por su parte, hace hincapié en que su plan de pensiones es “un producto transparente, 100% digital, totalmente automatizado, más eficiente en retornos y hecho a medida por y para los clientes con comisiones muy bajas, un 0,85% anual”, asegura Giorgio Semenzato, director general de la compañía de gestión automática. Además, para diferenciarse de las comercializadoras tradicionales, ofrecen realizar cualquier tipo de operación de forma online, desde cualquier dispositivo y desde 100 euros.

Desde los robo advisors se coincide en que los planes de pensiones son una inversión monopolizada por el sector financiero español. “La razón es la distribución: las bancas privadas de las entidades financieras han accedido a distribuir fondos de gestoras internacionales a cambio de que no entren en el negocio de las pensiones”, opina Ansejo.

“Respecto a los nuevos actores de gestión pasiva a bajo coste, y desde un punto de vista cliente, será positivo porque va a diferenciar con nitidez a los buenos gestores de los malos, expulsando a estos últimos poco a poco del mercado”, cree Juan José Cotorruelo, director de vida y pensiones de Caser. En este sentido, está convencido de que “las gestoras de gestión activa van a tener que explicar mejor y con mayor transparencia los beneficios de su trabajo respecto a la gestión pasiva”.

Entre las entidades de ahorro, quizás han sido las aseguradoras las que están innovando más en sus ofertas. Raúl León Dorado, subdirector general de desarrollo de negocio de Mapfre Vida, indica que “en el contexto actual de mercado y con el nivel de tipos de interés existentes, hemos focalizado el desarrollo de unit linked, donde el riesgo de la inversión lo asume el tomador de la póliza”.

¿Hay que ser conservador para el futuro?

Prêt-à-porter

Hoy tenemos que asumir más riesgo para obtener el mismo objetivo de rentabilidad que tenían nuestros padres. Ante ese panorama, ¿nos podemos permitir ser conservadores?

Belén Alarcón, socia y directora de planificación patrimonial de Abante, llama la atención sobre los planes ahorro 5, los PPA y los PIAS con rentabilidad garantizada, que son alternativas de ahorro para la jubilación, y que en el escenario de tipos de interés actual difícilmente nos darán una rentabilidad superior al 1% neta de gastos.

En su opinión, “lo que debería hacer el regulador no es aumentar la oferta de productos conservadores, que difícilmente nos ayudarán a jubilarnos como queremos, sino fomentar desde el mismo colegio una mejor formación financiera que ayude a los ciudadanos a tomar mejores decisiones de inversión por ser más coherentes con su plazo y sus necesidades de gasto futuras”.

Pero una de las más activas en los últimos meses ha sido Caser, que ha presentado un PIAS con unit linked, otro unit linked con subyacente de fondos Bestinver, o planes de pensiones con Magallanes, Finizens o Indexa. Efectivamente, las alianzas entre aseguradoras y gestoras independientes, sobre todo las de filosofía value, que replican sus estrategias de éxito de fondos de autor en planes de pensiones, parece que se han puesto de moda. Otros ejemplos son el acuerdo entre CNP y Tressis o Mapfre y la francesa Carmignac.

Pero también hay sitio para otras estrategias. GVC Gaesco lleva a gala haber sido una de las entidades pioneras en introducir el retorno absoluto en la industria de los fondos de pensiones. “Con el FP Patrimonialista se ocupa un nicho de mercado que no puede ser alcanzado por la renta fija en las circunstancias actuales, ni por la renta variable”, argumenta José Antonio Cortés, director general de GVC Gaesco Pensiones.

Cortés cree que el problema no es la falta de innovación en cuanto a productos o estrategias: “Es una cuestión de carácter legislativo; el actual marco regulatorio dificulta el desarrollo de la industria”.

También Ibercaja se ha animado con los planes de autor y ha lanzado el Plan Ibercaja Alpha, “que replica el fondo de inversión del mismo nombre que ha tenido un excelente resultado en los últimos años”. En la entidad han detectado una “evolución” y creen que otra tendencia que se observa en el mercado es el diseño de productos destinados a un perfil concreto de cliente. “Se pone el foco en él y luego se adapta la inversión a ese objetivo y no al revés, como venía pasando en algunos casos en el pasado”, explican.

En cuanto a estos planes de autor, “si la industria es capaz de adaptar o copiar la estrategia en un mundo tan competitivo y exigente como los fondos de inversión, veremos en un futuro un verdadero valor en la gestión de los planes de pensiones”, augura Sonsoles Santamaría, directora general de negocio de Tressis, quien lamenta que “así como en el mundo de las IIC (instituciones de inversión colectiva) existe un número elevadísimo de alternativas, con una granularidad elevadísima por tipo de activos, zonas geográficas, etc., en planes de pensiones las alternativas son muy limitadas y poquísimas entidades ofrecen planes más allá de los de su casa”.

Los asesores financieros automáticos reavivan la gestión pasiva

Vera Castelló

Los planes de pensiones nunca han sobresalido por contar con una gestión especialmente activa. De hecho, una crítica bastante recurrente era que sus gestores solo tenían que tomar unas decisiones generales de vez en cuando y echarse a dormir.

Sin embargo, una cosa es poca actividad y otra apostar todas las fichas a la gestión pasiva, es decir, a la réplica de índices de mercado. Esta última es la carta de presentación de los principales robo advisors que han surgido últimamente en nuestro país y que publicitan comisiones exiguas que permitirán al ahorrador mejorar los resultados de sus inversiones, al no restar apenas gastos al beneficio del plan.

“La rentabilidad histórica de los planes de pensiones ha sido muy baja y en ciertos periodos ni siquiera han conseguido cubrir la inflación”, según el estudio Rendimiento de los planes de pensiones españoles 2016-2015 de Indexa Capital. Una mayor competencia y una mayor oferta serán muy beneficiosos para los clientes”, asegura Unai Ansejo, cofundador y consejero delegado de Indexa Capital.

“El mercado de referencia mundial es EE UU, donde existen plataformas de robo advisors enfocadas únicamente en planes de pensiones de gestión pasiva. En el mercado europeo, el país más avanzado en este sentido es Reino Unido, donde ya se puede observar cómo el segmento de los gestores automatizados van ganando cada día más importancia competitiva en el sector de los planes de pensiones frente a las entidades tradicionales, señala Giorgio Semenzato, director general de Finizens.

De momento, según sus datos, la cuota de mercado global de gestión pasiva se acerca al 40% del total en EE UU, mientras que en Europa equivale al 15%-20%.

Source link