Cuatro dcadas de Informtica en Espaa | F5

Source link

Universidades: Las carreras preferidas por los alumnos más brillantes | Fortuna

Las carreras tecnológicas se resisten para los universitarios españoles. A pesar de que todas las alarmas están encendidas ante la falta de perfiles cualificados en ingenierías técnicas para atender la demanda del mercado laboral actual y de cara a los próximos años, las tes titulaciones más demandadas del sistema universitario español son Administración de empresas, Derecho y Psicología. Por género, las mujeres prefieren mayoritariamente estudiar Educación infantil, Enfermería, Psicología, Medicina, Turismo, Educación primaria y Derecho. Los hombres continúan siendo muy mayoritarios en los estudios de informática y en las ingenierías, opción que apenas elige poco más del 10% de mujeres en España.

Todas estas conclusiones se incluyen en el informe La universidad española en cifras, elaborado con datos del curso académico 2015-2016 por la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), en colaboración con Santander Universidades, en el que también se pone de manifiesto que las titulaciones de Ciencias de la salud son las que atraen a los alumnos con mejores notas de acceso. De hecho, en los campus públicos el 88,54% de los estudiantes que estudian esta rama tienen una nota de 7,5 o superior a esta calificación, mientras que en los centros privados este porcentaje se sitúa en el 30,2%. Hay 11 titulaciones en las que los alumnos con nota de acceso superior a esta nota superan el 90% de los de nuevo ingreso: cuatro de estás carreras son de la rama de Ciencias de la salud, dos de Ingeniería y una de Ciencias sociales y jurídicas.

El encabezamiento de esta clasificación por la titulación de Relaciones internacionales constata, dice el informe, la atracción que el dominio de idiomas y la actividad internacional tienen para las expectativas de empleo de los nuevos estudiantes. A este le siguen en cuanto a preferencia, por parte de los expedientes más brillantes, Nanociencia y nanotecnología, Biotecnología, Ingeniería matemática, Microbiología, Bioquímica, Biología humana, Odontologia, Medicina, Ciencias biomédicas y Farmacia.

También en el acceso de los estudiantes con mejores calificaciones en los sistemas universitarios regionales existen diferencias de atracción. Así, por ejemplo, este colectivo supuso, en el curso 2015-2016, el 75,94% de los nuevos ingresos de las universidades del País Vasco, el 71,31% de la Comunidad de Madrid, el 70,40% de Cataluña, el 70,08% de Murcia, el 67,59% de Aragón y el 63,69% de la comunidad valenciana. Por universidades, el grado de atracción de estudiantes con diferentes notas de acceso presenta un abanico amplio, siendo dos universidades las que encabecen el ranking: la Carlos III de Madrid, con el 87,88%, y la Universidad Autónoma de Madrid, con el 81,70%. Les siguen la Universitat de Valencia, con el 79,04%, la de Barcelona, con el 77,43%, la Pompeu Fabra, con el 76,46%, la del País Vasco, con el 75,94% y la Politécnica de Madrid, con el 74,31%. De hecho, 33 de las 60 universidades presenciales que han participado en el estudio atraen a la mitad de sus estudiantes con nota de acceso superior a 7,5.

 

Tasas elevadas

En cuanto al precio de las matrículas, España sigue teniendo, así se asegura en el estudio de la CRUE, uno de los niveles de tasas públicas más elevadas de la Unión Europea, que es de cuotas muy bajas o gratuitas en el ámbito geográfico continental. El importe medio de matrículas en estudios de grado en una universidad española es de 1.110 euros, y de 1.991 euros la de un máster. Según recoge el estudio de la Comisión Europea, National student fede and support systems 2016-2017, solo Irlanda (3.000 euros el grado y 6.000 el master), Reino Unido-Escocia (2.137 el grado y 4.818 el máster), Holanda (1.984 euros en ambos casos), e Italia (1.262 euros) tienen precios públicos de grado más elevados que España.

Por comunidades autónomas también hay diferencias. De hecho, hay algunas regiones que se acercan a Reino Unido y Holanda en cuanto al nivel de tasas universitarias públicas. En Madrid el precio medio es de 1.556 euros, un 85,8% más si se compara el dato con 2008. Otras subidas clamorosas son las de la Comunidad Valenciana, con un 93,9% de aumento y una media de 1.223 euros por matrícula; Cataluña, con un 93,8% de incremento y una media de 1.509 euros; y Castilla La Mancha, con un 90,4% más y unas tasas de 1.400 euros. Por el contrario, se registró una mayor contención en Galicia, con un 5,1% y 713 euros de matrícula media, y en Andalucía, con un 9,7% y 757 euros.

El informe también hace hincapié en la urgencia de una reforma del sistema español de becas y ayudas al estudio, que ha pasado en los últimos años de 943,29 millones de euros a 838,80 millones, un 11,08% menos. La dotación per cápita también se redujo un 23,48%, pasando de 2.331 euros a 1.748 euros. “La equidad que debe darse en el acceso a un servicio educativo prestado por instituciones de carácter público y financiado muy mayoritariamente con recursos fiscales, demanda de actuaciones que corrijan las diferencias de esfuerzo que supone para las familias en función de la comunidad en la que vivan, y que pone en cuestión el principio de igualdad de oportunidades, al tiempo que encubren ineficiencias institucionales”, explican los autores del estudio. A su vez, añaden que los precios universitarios deberían operar como compensación de un coste estándar por titulación impartida en un centro universitario público y su pago, en todo caso, debería realizarse atendiendo el nivel de renta de cada uno de los demandantes del citado servicio educativo.

Source link

Arantza Tapia: “Apoyamos industrias con un fondo de 250 millones” | Compañías

Arantza Tapia (Astigarraga, 1963) desgrana desde el Parque Tecnológico de Miramón las ventajas de contar con infraestructuras del conocimiento para captar inversión empresarial. Dirige un departamento que movilizará 2.225 millones hasta 2020 para que la industria aporte un 25% al PIB vasco. Ahora está en el 24,6%, sin contabilizar los servicios al sector secundario.

Euskadi sigue en busca de proyectos de alta tecnología. ¿Cuál es la apuesta?

Cuidamos al sector de biociencias porque es estratégico. Euskadi cuenta con centros punteros de investigación, dentro de una cadena de conocimiento en la que también participan los hospitales públicos. Y con una base empresarial consolidada, donde conviven compañías como Progenika y startups. El País Vasco necesitaba otro grupo tractor para sacarle más rendimiento a su red tecnológica y ha llegado Viralgen [10 millones en un centro en San Sebastián de terapia genética, el único de Europa], que aporta una nueva actividad en el negocio de productos farmacéuticos.

¿Más proyectos como este?

El fondo de inversión Columbus, que impulsó Viralgen, estudia otras posibilidades, para aprovechar ese ecosistema, que tiene una trayectoria de 15 años en investigación. Pero hay mucha competencia en Europa.

Graphenea contará más adelante con una planta industrial centrada en el grafeno y el fondo Columbus busca proyectos en el sector vasco de biociencias

El nuevo centro de Graphenea, ¿facilitará que surja un subsector ligado al grafeno?

Esta empresa arrancó hace 10 años con apoyo del Gobierno vasco y está muy bien posicionada, con una cuota del 15% en el sector mundial del grafeno. Ha captado a accionistas como Repsol para su nuevo centro en Miramón, con 25 trabajadores. Quiere seguir corriendo, aprovechar la ventaja que le saca a la competencia. Contará con una planta industrial para el tratamiento de grafeno.

Mercedes-Benz bate récords de producción en Vitoria. ¿Se nota en el sector de componentes de automoción?

Crece a casi dos dígitos. Aparte, Mercedes-Benz ha apostado en Vitoria por la industria 4.0 y ejerce de elemento tractor entre sus suministradores. En un año ha generado el empleo que tenía previsto para dos.

¿Cómo se puede atraer talento e inversión?

En Euskadi, los costes laborales no son bajos. Ofrece además infraestructuras y un tejido empresarial con altos niveles de tecnología y conocimiento. Son factores que atraen a gente de otros países, porque el empleo es de calidad y hay oportunidades profesionales para los trabajadores cualificados. Y se vive bien. A veces nos centramos demasiado en los factores tecnológicos y menos en los humanos.

¿Qué instrumentos financieros barajan para apoyar el plan industrial que movilizará 2.225 millones?

La creación de un fondo de inversión dotado con 250 millones, según el planteamiento inicial, y para tomar participaciones empresariales que sean estratégicas. Será mixto, con participación pública y privada. Habrá grupos locales en su capital, pero también inversores internacionales.

¿Cuál es el nivel de digitalización de la industria vasca?

Queda mucho camino por recorrer, sobre todo para las pymes, pero la pasada feria de máquina-herramienta EMO de Hannover (Alemania), una de las más importantes de su sector, ha constatado que las empresas punteras del mundo tienen el mismo nivel tecnológico que las de Euskadi, que están bien posicionadas, ganando contratos y recuperando parte del empleo perdido durante la pasada crisis económica.

El cambio de tarifa para la industria vasca está recogido en los Presupuestos del Estado de 2018. Tras la denuncia de Cataluña, la Unión Europea ha abierto una investigación

¿Hay profesionales suficientes en este ámbito?

Las empresas se quejan de su déficit. Hay que impulsar la formación. El modelo dual es el óptimo y tiene que ampliarse a las universidades, como las de ingeniería y ciencias, para no limitarse al circuito de Formación Profesional (FP). Por los buenos profesionales siempre se van a pelear las empresas, así que hay que formar a los jóvenes y no tan jóvenes.

¿Cómo marcha el proyecto del nuevo centro público de ciberseguridad?

Su director será Javier Diéguez, que procede de Indra. Ya está en marcha el teléfono de urgencias para responder a cualquier amenaza contra la seguridad informática que denuncien las empresas. Contará también con un sistema de alerta temprana sobre los posibles ataques de hackers en el mundo. El centro se ubicará en el Parque Tecnológico de Álava y estará en contacto permanente con la Ertzaina. Tendrá un equipo de 20 personas, entre investigadores y becarios.

¿Es suficiente el actual nivel de cooperación entre las empresas?

No. El Gobierno vasco creó en junio del año pasado una plataforma para impulsar la creación de consorcios que puedan pujar con más oportunidades por contratos internacionales. Hacen falta este tipo de asociaciones, que no entran en estructuras corporativas y permiten que las empresas trabajen juntas.

Arantza Tapia: “Apoyamos industrias con un fondo de 250 millones”

¿Cómo marcha el plan para conseguir un ahorro de la factura de la luz del 25% en la Administración vasca?

Hay mucho margen en el ámbito de la eficiencia energética y la Administración puede conseguir grandes ahorros en polígonos y edificios públicos. Es factible ese objetivo, con mejoras en el alumbrado, recubrimiento de fachadas y otros aislamientos, etcétera. Y la inversión en eficiencia siempre tiene retorno, en un plazo de cinco años.

¿Le ha sorprendido la denuncia de la Generalitat de Cataluña a la UE por la rebaja en la tarifa eléctrica vasca pactada con el Gobierno de Mariano Rajoy?

Primero, hay que aclarar que no es una ventaja. Sí una reversión del coste más alto que ha estado pagando la industria de Euskadi [solo conectada a la red de alta tensión, que es más cara que la de territorio común]. Lo que no se puede hacer es atacar a otros para defender lo tuyo.

¿Ha hablado de este tema con Madrid?

Hay comunicación, porque Bruselas ha abierto una investigación. Y la voluntad del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad es la de mantener el compromiso de aplicar la nueva tarifa en 2018. Ya está recogido en los presupuestos del próximo año, según me dicen.
Se cumplen 25 años de alta velocidad ferroviaria en España. ¿Le da envidia?
Sana. Pese a estar en la esquina de Europa y con la barrera de los Pirineos, se comenzó por la línea Madrid-Sevilla. Una visión centralista. A Euskadi llegará en cinco años como mínimo.

¿Cómo ve la crisis de La Naval?

Cumplimos con la norma de la UE de no entrar en una empresa en dificultades. Veremos si es posible más adelante, tras una buena gestión del concurso de acreedores que facilite la llegada de inversores.

Source link

Euskadi invertirá 295 millones en fomentar el emprendimiento | Compañías

Posicionar al País Vasco como un territorio atractivo para emprender. Ese es el objetivo básico del Plan Interinstitucional de Emprendimiento de Euskadi 2020 (PIE 2020), explica Aitor Urzelai, director de Emprendimiento del Gobierno vasco, a CincoDías . El programa, que se presentó esta semana en el Parlamento, recoge más de 300 acciones con un marco común y un repositorio único, y cuenta con una previsión presupuestaria de 295 millones hasta 2020.

“El plan es muy ambicioso. País Vasco siempre ha sido pionero en políticas públicas de emprendimiento, ahora se pretende que sea el mejor sitio para situar una startup”, explica Iñaki Ortega, director de Deusto Business School. El programa incluye medidas de formación, eliminación de barreras burocráticas o revisión de la fiscalidad. “Es amplio y apunta en la buena dirección. Involucra a todas las Administraciones –Gobierno vasco, diputaciones y ayuntamientos–”, indica Lander Beloki, decano de la facultad de empresariales de Mondragon Unibersitatea.

El ecosistema emprendedor vasco destaca por su carácter industrial

Otro de los objetivos de la iniciativa es fomentar la cultura emprendedora entre los ciudadanos vascos. “Hay todavía mucho camino por recorrer. Ahora mucha gente emprende porque no encuentra hueco en el mercado laboral”, lamenta Beloki.

El último informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM) señala a Euskadi como una de las comunidades donde menos personas prevén iniciar un negocio. “Se detectó que se estaba perdiendo fuelle emprendedor, porque implica un riesgo. Las oportunidades de empleo hacen que la gente opte por la cuenta ajena”, dice Ortega.

Todos los actores destacan la importancia de la constancia en el apoyo al emprendimiento. “No son políticas a corto plazo, sino programas de lluvia fina, de generar un ecosistema”, afirma Ortega. “El ecosistema emprendedor destaca por su carácter industrial. Las startups tecnológicas que tengan una aplicación industrial tienen un encaje perfecto en Euskadi”, cuenta Urzelai.

La aventura de emprender

Euskadi invertirá 295 millones en fomentar el emprendimiento

Perfil. El emprendedor en Euskadi suele ser un profesional con formación universitaria que ronda los 40 años. Destaca el papel de las mujeres emprendedoras, que llega casi al 50%.

Nuevo perfil. Los expertos señalan un cambio. “Hay una nueva generación que emprende en industria 4.0, big data o intenet de las cosas”, cuenta Iñaki Ortega. La universidad de Mondragón imparte desde 2009 un grado centrado en el emprendimiento –LEINN–, donde los alumnos crean su propia empresa.

Reconocimiento. “Falta una labor de reconocimiento social del empresario. Aquí era algo que estaba mal visto. En otras culturas consideran que genera empleo y crea riqueza”, señala Gonzalo Artiach.

Abrir una empresa en España requiere 13 días de media, según el informe Doing Business del Banco Mundial. “Crear una compañía es fácil, pero lo más complicado es conseguir un primer cliente”, apunta Gonzalo Artiach, fundador de Decidata, una startup de Getxo (Bizkaia) que se dedica a la ayuda a otras empresas en la toma de decisiones mediante análisis de datos.

Esta compañía resultó elegida en uno de los programas de emprendimiento más conocidos, el BIND 4.0, una aceleradora que ofrece la posibilidad de firmar un contrato con una gran empresa industrial, explica Urzelai. “Para nosotros fue decisivo ser uno de los ganadores”, cuenta Artiach. Con esta iniciativa, Decidata logró un contrato con Euskaltel y este año prevé alcanzar una facturación de 175.000 euros.

Source link

Recetas para implantar la FP dual en España | Fortuna

Por un lado, una elevada tasa de paro juvenil. Por otro, un panorama en el que a las empresas les cuesta dar con los perfiles que necesitan. Una dualidad complicada de abordar, pero con soluciones que están realmente al alcance de la mano, al menos para conseguir equilibrarla un poco. La herramienta principal, según los expertos, para luchar contra esto tiene un nombre: la Formación Profesional, y más en concreto, la Formación Profesional Dual. O lo que es lo mismo, aquella que combina la teoría en los centros formativos con las prácticas y el día a día en las empresas. “Es una modalidad que aúna academia y acción, pero que lamentablemente en España sigue siendo una gran desconocida”, explicó el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, durante el III Foro de la Alianza para la FP Dual, celebrado esta semana en Valencia. Durante el evento, organizado por la Fundación Bertelsmann y Dualiza Bankia, se abordaron los métodos para implantar este sistema en España y darle una utilidad real como técnica de inserción laboral, así como conocer de primera mano los testimonios de los principales agentes implicados: la Administración, los centros formativos, las empresas, los estudiantes y profesores.

La principal barrera que encuentra esta modalidad educativa en España es la falta de centralización, ya que es cada comunidad autónoma la encargada de implantar sus sistemas y sus propios métodos, haciendo que, en muchas ocasiones, lo que un alumno aprende en un lugar no sea extensible al resto de regiones. “No podemos permitirnos el lujo de tener 17 modelos de Formación Profesional Dual, hay que respetar las características de cada zona, pero debe implantarse un parámetro común que agilice, por ejemplo, todo lo que atañe a los temas de movilidad“, prosiguió el presidente de la Fundación Princesa de Girona y vicepresidente de la Fundación Bertelsmann, Francisco Belil. Pero este no es el único aspecto que merece atención urgente.

Es indispensable hacer de la Formación Profesional Dual una herramienta flexible, debido a la idiosincrasia del mercado laboral actual, especialmente cambiante y en constante transformación. A ello se refirió el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, aludiendo a las previsiones que aseguran que en los próximos 20 años, más de 700 profesiones que hoy en día se conocen van a desaparecer. “Es la razón por la que nosotros constituimos nuestra Fundación Bankia para la Formación Profesional Dual. Tenemos una gran relación con el tejido empresarial español, y podemos servir de puente y de palanca entre los profesionales y las compañías”, aseguró. Todos estos cambios, además de ser urgentes por la lógica mejora que supondría para el sistema educativo, tienen que llegar cuanto antes también por otras razones. Como recordó Goirigolzarri, en el curso 2016-2017 había inscritos 24.000 alumnos en Formación Profesional, que se relacionaban con unas 10.000 empresas. “Son números bajos si los relacionamos con experiencias de fuera de nuestro entorno, pero que son realmente altas si las comparamos con las de hace cuatro o cinco años. En 2012-2013, el número de alumnos fue de 4.200, por lo que en muy poco tiempo hemos multiplicado la cifra por seis”. La tendencia, por tanto, es creciente, y cuanto antes se mejoren todos estos puntos, a más profesionales se ayudará.

Impulsar este tipo de formación de calidad es obligatorio para lograr un mercado laboral a la altura de las expectativas

También es importante adaptar la formación que se imparte en todos centros con los requerimientos reales de las empresas. “La competitividad de un país va ligada al talento y la tecnología, y los centros de Formación Profesional han de ser difusores de estos avances. Ese talento que tienen los centros es claramente digital, por eso necesitamos agendas tecnológicas, en las que no se explique a los alumnos cosas que ya saben”, continuó el presidente ejecutivo de La Salle Technova Barcelona, Josep Miquel Piqué. En este sentido, aseguró, los centros de Formación Profesional han de ser lugares de prototipo de cosas que no existen, para que las compañías ya asentadas vean las novedades y puedan ir más allá, o simplemente cierren una idea si ven que no funciona. “Han de ser incubadoras de empresas, ya que un buen porcentaje de los chicos y chicas de Formación Profesional no van a trabajar en organizaciones tradicionales y prestablecidas, sino que montarán sus propias firmas para que las grandes las compren”.

En todo este periplo, no obstante, no hay que tener en cuenta únicamente aquello que requieren las organizaciones, sino también todo lo que piden y necesitan los alumnos, que, en última instancia, se convertirán en la mano de obra de sus empleadores. “Los jóvenes que se enfrentan al mercado de trabajo buscan una especialización profesional, es decir, una conjunción entre los conocimientos y competencias adquiridos que se trasvasen a la práctica real”, explicó la investigadora predoctoral de la Universidad de Oviedo, Marta Virgós. Solo de esta forma se sentirán satisfechos, verán que su esfuerzo ha valido la pena y podrán sentirse parte de un equipo. Al mismo tiempo, podrán estabilizarse dentro de la empresa y crecer profesionalmente. “Cuando el joven entra en la compañía busca una solidez y una seguridad. También busca una flexibilidad con la que pueda conciliar su vida privada y laboral. La juventud aporta un aire fresco a la empresa, y los jóvenes aportan un valor añadido a la compañía, y eso es algo que motiva realmente a los nuevos profesionales”. Y esto es difícil de lograr. Hay una separación muy grande entre el sistema educativo y el mercado laboral, y cruzar ese puente a veces produce miedo e inseguridad en los alumnos.

La elección de este tipo de formación se reduce a un 3% de los estudiantes de FP, mientras que su éxito una vez se superan los estudios es mayor

Para ello, y hacer más fácil todo este recorrido, “es indispensable dotar a los jóvenes de competencias que ayuden a dar el paso, así como establecer una coordinación real entre los centros y las empresas para ajustar mucho mejor la oferta a la demanda”, insistió Virgós. Pero donde realmente pueden hacer mucho bien los centros de formación es a la hora de preparar a sus perfiles para este periplo. “Por ejemplo, darles iniciativa, facilidad en la toma de decisiones, competencias como la autonomía, el trabajo en equipo o la comunicación… aspectos todos ellos que quizá en la empresa no pueden enseñarse como tal pero que en los centros formativos pueden tener un papel primordial”.

En este sentido, el responsable dual de informática de La Salle Gràcia, Jordi Grau, dio otros consejos que él mismo aplica con sus alumnos: “Ayudarles a preparar un buen currículum es importante, ya que en muchos casos estos estudiantes se enfrentan al mercado laboral por primera vez y no lo tienen todo claro. También se preparan simulacros de entrevistas y se emulan procesos de selección en grupo, para que vean cómo suelen desarrollarse todas estas situaciones”. La Formación Profesional siempre ha sido vista en España como aquel lugar al que iban quienes no podrían seguir estudiando tras la educación obligatoria, pero se está viendo cómo la tendencia va cambiando, y cada vez más futuros profesionales optan por esta opción. Impulsar una Formación Profesional Dual de calidad es obligatorio para lograr un mercado laboral a la altura de las expectativas.

La falta de información entre el mundo empresarial español sobre este sistema educarivo es una de las barreras más importantes para su correcta implantación en España, según se desprende del estudio La FP Dual en los centros educativos: visiones del profesorado, presentado en el citado evento y coordinado por la Universidad Autónoma de Barcelona, con el apoyo de Nestlé y la Fundación Bertelsmann. A esto se le añade que esta modalidad formativa, que ha resultado ser una solución a los problemas de inserción laboral y desempleo juvenil en muchos países de Europa, en España está poco implantada.

La elección de la dual se reduce a un 3% de los estudiantes de Formación Profesional, mientras que su éxito, una vez se superan los estudios, es mucho mayor. Un 70% de los que eligen esta opción se incorporan de forma directa a las plantillas de las empresas en las que han hecho prácticas, mientras que este porcentaje se reduce en 20 puntos para los alumnos de la formación profesional tradicional.

Source link

Así ha logrado Harvard que su fondo de inversión rentara un 8,1% | Mercados

Harvard tiene un potente vehículo para ayudar a sus estudiantes a pagar algo menos de matrícula. Se trata de un fondo de inversión ligado a su fundación (una figura conocida en Estados Unidos como endowment) que cuenta con un patrimonio de 37.000 millones de dólares (32.000 millones de euros). Durante el último año fiscal ha logrado una rentabilidad del 8,1%.

El endowment de Harvard es el mayor de Estados Unidos, pero hay otros muchos. El de la Universidad de Yale tiene 25.600 millones de dólares, el de la Universidad de Texas 24.1000 millones, la de Princetown 22.700 millones y la de Standford otros 22.200 millones

A pesar del buen resultado obtenido por el endowment de Harvard para el curso 2016/2017 sus gestores no están satisfechos. “Es un resultado decepcionante”, explica en una carta N.P. “Narv” Narvekar el consejero delegado de Harvard Managment Company, encargada de administrar el fondo. Uno de sus grandes rivales, el endowment del Machassusetts Institute of Technology (MIT) rentó un 14,3%.

‘Endowments’ una ‘rara avis’ en España

  • Las universidades estadounidenses utilizan fondos de inversión ligados a sus fundaciones (endowments) para financiarse, pero en España esta figura a penas se utiliza.
  • La Universidad de Navarra tiene un endowment con un patrimonio de 21 millones de euros. Los rendimientos que genera se utilizan para los gastos de la institución. El último ejercicio fiscal tuvo una rentabilidad muy baja (+0,4%), pero la rentabilidad anualizada de los últimos ejercicios es del 4,85%. Un 25% de su cartera se invierte en Bolsa, un 35% en bonos y un 36% en activos más líquidos (como depósitos).
  • La escuela de negocios IESE también tiene su propio endowment, con patrimonio de 32 millones. El último año publicado rentó un 8,6%.

“La clave de este tipo de vehículos es la filosofía de inversión, que busca generar valor pero siempre mirando el muy largo plazo”, explica María Vázquez, gestora del fondo GFED Aequitas, especializado en este estilo de administrar activos.

A diferencia de los fondos más tradicionales, los endowments mantienen una importante inversión en activos no financieros, especialmente en fondos de capital riesgo (que se dedican a invertir en compañías que no cotizan en Bolsa), así como en inmuebles.

En el caso del fondo de Harvard, su “decepcionante” año fiscal (cerrado el 30 de junio) viene precedido de un ejercicio aún peor, cuando registró una rendimiento negativo del -2%.

El nuevo responsable, que se hizo cargo en enero de este año, ha puesto en marcha una profunda reorganización de la gestora de Harvard. Para empezar, anunció que despediría a la mitad de los 230 empleados de la firma. Además, optó por prescindir o externalizar algunos departamentos, como el dedicado a realizar inversiones inmobilarias directas.

Otra medida que adoptó Narvekar ha sido alinear la remuneración de los empleados con la evolución a largo plazo del endowment, y no únicamente con la evolución de su propio departamento (Bolsa, bonos, deuda corporativa, etc).

El último dato hecho público sobre la asignación de activos del fondo de Harvard revelaba una amplia diversificación:20% en compañías no cotizadas (capital riesgo); 14% en inmuebles; 14% en fondos de rentabilidad absoluta; 11,5% en Bolsa de países emergentes;10,5% en Bolsa de Estados Unidos; 10% en recursos naturales;9% en bonos estadounidense; 7% en renta variable internacional; y 2% de bonos ligados a la inflación.

Source link

El ansia por titulaciones diferenciadas | Fortuna

Cuestión de zoom. Las preferencias al elegir estudios universitarios se mueven entre extremos: ampliar horizontes y conocimientos mediante un doble grado, o bien enfocar más y especializarse mucho optando por los denominados minigrados (de unos tres años de duración). La gama se abre y no solo en los tiempos lectivos. Los contenidos también combinan opuestos, la demanda de carreras tradicionales se afianza mientras, a la par, crecen las solicitudes para cursar lo último ofertado. Cada estudiante diseña su estrategia. Buscan una titulación y “algo más”, todo aquello que les aporte ventaja competitiva. Dominio de idiomas —al menos del inglés— y manejo de nuevas tecnologías ayudan a subir el listón. Las universidades se esmeran en pulir sus programas para darles respuesta. ¿Un cambio real o solo apariencia por obra y gracia del marketing?

“Hay un poco de todo”, afirma Joan Rodón, profesor de Operaciones, Innovación y Data Sciences en Esade. “Existe un ajuste claro, aunque también hay mucho de mimetismo, y no se tienen en cuenta aspectos esenciales, como que un doble grado debe diseñarse desde cero y no picoteando de asignaturas sin conexión, o que una formación en otro idioma se queda coja sin una verdadera dimensión internacional, medio año de estudios fuera como mínimo. Aparte, las prácticas antes de acabar los estudios también son indispensables. Centros y estudiantes quieren rodearse de los expedientes más brillantes y esto a veces crea confusión. Estudiar un grado y luego hacer un máster sigue siendo muy interesante para conseguir empleo”.

Grados abiertos

O bien, como plantean en la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), los programas de doble máster, además de la opción de los grados abiertos, “en los que los indecisos pasan dos años cursando las asignaturas que elijan entre todas las ofrecidas en la facultad, para familiarizarse con las distintas áreas de conocimiento antes de pasar al grado que seleccionen para titularse”, comenta Isabel Gutiérrez, la vicerrectora de Estudios.

Esta modalidad también la están planificando en estos momentos en la Universidad Autónoma de Madrid, en concreto para un grado abierto en ciencias experimentales.

Y si se buscan sinergias entre asignaturas, también entre universidades. Ambas instituciones UAM y UC3M junto a la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona imparten un grado en Filosofía, Política y Economía, que se caracteriza por un estudiante en movilidad que pasa cada curso en una de estas ciudades.

La orientación, crucial

En la UNED descartan los dobles grados, mientras refuerzan los títulos propios y los másteres. “Se busca lo polivalente, por eso en el futuro propondremos ofertas multidisciplinares, que incluyan y cuiden las especialidades con más tradición”, explica Alejandro Tiana, su rector. En su catálogo destacan, por recientes, la lengua de signos, y los grados combinados, “dos titulaciones distintas, no una doble, que optimizan asignaturas incluso de ámbitos o canales diferentes, como el de Trabajo Social y Educación Social”. Son fórmulas novedosas, reconoce Tiana: “Lo importante es mejorar la orientación al estudiante”.

“Son otros tiempos, no hay duda. Una generación de profesores menos continuista y más abierta junto a unos alumnos mucho más críticos y analíticos, ya capaces de hacer estudios completos en inglés, y por tanto, en posición de presionar a la Universidad para que se actualice. Nunca antes ha habido tanta creatividad al diseñar la oferta, los nuevos canales y soportes también obligan. Y, sin embargo, todo esto no arrincona los estudios de siempre. Médicos, profesores, abogados nunca dejarán de existir, pero se irán reciclando. Estos últimos, por ejemplo, a través de optativas como las relacionadas con derecho digital, privacidad y normativa transmedia”, opina Carlos Rey, socio director de Gradomania.com, web de la empresa Formazion. Esta página en Internet reproduce el último informe de la herramienta digital Degree Advisor, app desarrollada por el observatorio de empleo Job Lab CEU-Santander para ayudar a los jóvenes a escoger sus estudios universitarios, según el cual Psicología y Administración/Dirección de Empresas (ADE) son ahora los dos más solicitados, y como consecuencia, el doble grado en Derecho y ADE y el de Criminología y Psicología.

Precisamente este último tándem es el que Alba L. G. pensaba estudiar, “por ser un enfoque novedoso y con menos peso de lo jurídico”, pero su nota de Selectividad ha recortado sus expectativas y le ha hecho reconducir sus planes: “Primero cursaré Psicología y luego, o a la vez, el otro grado, según pueda ir convalidando. No me queda otra. Tampoco esperaba que estos estudios despertaran tanto interés ni que se impartieran en tan pocos centros”.

El caso de Diego Zarza es el contrario. El 12,25 (sobre 14) obtenido en la evaluación de acceso a la Universidad le basta y sobra para estudiar Periodismo y Humanidades, como quería. “Mis dudas sobre qué escoger me animaron a una doble titulación para abarcar más conocimientos sin cerrar puertas. No lo hago pensando que con ello me vaya a ir mejor en el futuro, sino porque se ajusta a mis necesidades. Considero absurda la titulitis que existe”.

Source link

Referéndum: Cómo Cataluña lideró los recortes sociales | Mi dinero

Que el gasto social ha sido una de las grandes víctimas de la crisis en España puede parecer una obviedad. Pero el detalle de lo que han gastado las administraciones públicas en políticas y, sobre todo, lo que han dejado de gastar en sanidad, educación y servicios sociales arroja un escenario no tan obvio y muy desigual entre las distintas regiones españolas.

Partiendo de que han sido las administraciones autonómicas las que han tenido que adoptar más ajustes de gasto, lo cierto es que el sitio concreto dónde aplicar el bisturí ha sido decisión última de cada Gobierno regional.

Tal y como han explicado los economistas José Ignacio Conde-Ruiz y Juan Rubio-Ramírez en un artículo titulado El déficit o cómo asfixiar a las CC AA, el recorte del gasto que ha permitido a España realizar el proceso de consolidación fiscal “más importante de su historia” no se ha repartido por igual entre todas las administraciones. En su opinión “la estrategia de consolidación diseñada por el Ejecutivo del PP parece clara: limitar los ingresos y el déficit a las comunidades autónomas de forma que los gobiernos autonómicos se vean obligados a reducir el gasto irremediablemente”.

Las cifras presupuestarias durante los años de la crisis e incluso en los primeros ejercicios de la recuperación certifican que los recortes se han centrado en el dinero que gestionan las regiones:fundamentalmente en las partidas de educación, sanidad y servicios sociales.

Según un informe sobre gasto social comparado por comunidades autónomas de la Asociación Estatal de directores y gerentes en servicios sociales, entre 2009 y 2015 el total del presupuesto de las comunidades autónomas ha caído un 5%; de 174.694 a 166.104 millones de euros. Mientras que en este mismo periodo solo el gasto social en el conjunto de las comunidades se ha reducido el triple.

Cataluña ha liderado los recortes en sanidad: un 31%

En concreto, el gasto autonómico conjunto en sanidad, educación y servicios sociales ha pasado de 116.851 millones de euros a 99.874 millones, lo que ha supuesto un fuerte descenso del 14,5%. Ahora bien no todas las comunidades han sacrificado las mismas partidas. Este informe evidencia que, Cataluña –junto con Castilla-La Mancha– ha capitaneado los ajustes sociales en España, con una disminución del gasto social superior al 26% entre 2009 y 2015.

Es más, solo en sanidad, los catalanes han visto disminuir la inversión pública un 31% en este periodo. De esta forma, Cataluña ocupa el denostado primer puesto en el ranking de comunidades que más han recortado en el capítulo sanitario. De los 10.000 millones que se redujo la inversión en la sanidad pública en toda España durante en el periodo analizado, la mitad se perdieron en Cataluña.

Si se analiza lo que ha ocurrido con la educación en Cataluña, en esta ocasión es la segunda comunidad de toda España con mayores ajustes.

Aunque, dicho todo esto, desde el sindicato Comisiones Obreras (CC OO) inciden en que se deben diferenciar distintos momentos e intensidades de los tijeretazos en Cataluña. “Partiendo de que ningún Gobierno es soberano del todo; porque el Ejecutivo catalán está condicionado por el estatal, pero este también está maniatado por Bruselas, hay que destacar los recortes no han sido los mismos con todos los Gobiernos”, explica Ricard Bellera, secretario de Trabajo y Economía de CC OO de Catalunya.

Hubo un descenso de ingresos impuesto desde Madrid, pero a CiU los recortes le cuadraban con su ideología

“Durante el tripartito, hasta 2010, había políticas anticíclicas tanto en Cataluña como en el Estado”, y los recortes no se dejaron sentir tanto. Pero, con la llegada de Artur Mas a la presidencia de la Generalitat en octubre de 2010, “es cierto que hubo un recorte de ingresos, marcado también desde Madrid, pero también es cierto que a CiU le dieron la excusa perfecta, porque los recortes sociales cuadraban con su ideología, como con la del Partido Popular”, asegura Bellera.

Un ejemplo de esta coincidencia ideológica entre el Gobierno de Mas y los ejecutivos del PP podría encontrarse en la apuesta por la gestión privada en la sanidad.

Al mismo tiempo que el Gobierno catalán disminuía sus presupuestos para sanidad, la privatización de estos servicios se abría paso rápidamente. Así, Cataluña es también la región de España con más privatización sanitaria. Según el último informe anual de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública y atendiendo al dinero que los gobiernos regionales destinan a los conciertos con la sanidad privada, Cataluña lidera los procesos de privatización, ya que uno de cada cuatro euros del presupuesto público va al sector sanitario privado (el 25% del total). En segunda y tercera posición, pero a mucha distancia, están Madrid y Baleares con casi el 12% de su dinero para estos conciertos.

Recortes sociales
Protesta de empleados públicos contra los recortes

Así, durante los cinco años en los que Mas estuvo al frente del Ejecutivo catalán, los recortes se hicieron especialmente visibles, al menos mediáticamente, a través de dos realidades que probablemente son las que más ilustran el descontento de los ciudadanos y que consiguieron sacar a la calle a miles de personas en numerosas manifestaciones. Se trata de las protestas por los recortes educativos y la lucha contra los afectados por los desahucios.

Las cifras detrás de estas movilizaciones están claras: entre 2008 y 2014, Cataluña fue la comunidad que más subió el precio de las matrículas universitarias, con un aumento del 158%, a mucha distancia del 117% de Madrid y el 93% de la Comunidad Valenciana, que son las otras dos regiones donde el coste de matricularse subió muy por encima de la media, según el estudio La universidad española en cifras 2014-2015 de la Conferencia de rectores de las universidades españolas (CRUE).

Asimismo, Cataluña también ha liderado, por ejemplo, el ranking de desahucios, con casi medio centenar diarios. En este escenario, los ciudadanos catalanes, y en especial los de Barcelona, fueron pioneros y lideraron la lucha contra los desahucios hipotecarios, que tampoco eran compensados con un aumento de las ayudas sociales para la vivienda. El activismo social adquirió tal protagonismo que, en el caso de lactual alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, fue su papel al frente de la Plataforma de afectados por la hipoteca (PAH), el que la catapultó al cargo que hoy tiene.

A todo esto, los economistas recuerdan el elevado gasto de financiación de la deuda que abordan también las comunidades y que es un gasto no productivo. En el caso catalán, entre 2009 y 2015 la autonomía ha llegado a tener la mayor deuda por habitante, rozando los 1.500 euros por cada ciudadano en 2013. Actualmente, es la tercera comunidad más endeudada, en porcentaje de PIB, solo superada por Castilla-La Mancha y Valencia.

No obstante, a pesar de que las partidas donde aplicar la tijera han sido elección de cada Gobierno autonómico, no son pocos los que en Cataluña consideran que ha sido el Ejecutivo central, con el actual diseño del sistema de financiación y su elección de centrar los ajustes en las cuentas autonómicas, el culpable de estos recortes. Y de ello ha hecho bandera el movimiento independentista. En cualquier caso, revertir estos recortes dependerá de todas las partes, independientemente de lo que pase después del 1-O.

Source link

Llega el vino que evita el dolor de cabeza | Fortuna

Un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid ha conseguido elaborar, gracias a la utilización de bacterias lácticas procedentes de los viñedos de la bodega Pago de Carraovejas (Ribera del Duero), un vino libre de histamina, lo que evita a los consumidores reacciones alérgicas no deseadas como el dolor de cabeza y el malestar general.

Y es que, las bacterias autóctonas seleccionadas consiguen desplazar competitivamente y de forma natural a aquellas poblaciones de bacterias productoras de histamina. De esta forma, se consigue que durante la fermentación no se genere este compuesto y el consumo de estos vinos produzca muchas menos reacciones alérgicas.

Durante la elaboración del vino se generan aminas biógenas resultado de la transformación de los aminoácidos por la acción de bacterias lácticas (Oenococcus oeni), ligadas a la fermentación maloláctica. Esta fermentación sucede de manera natural en la mayor parte de los vinos tintos de calidad y aporta estabilidad y mejora sensorial al transformar el ácido málico en láctico, mucho más elegante a los sentidos.

De entre todas las aminas biógenas, la histamina es responsable de reacciones alérgicas tales como vasodilatación de capilares, bajada de la tensión arterial, aceleración de los latidos del corazón, enrojecimiento de la piel, estimulación de la secreción gástrica, dificultades respiratorias, así como su efecto más conocido, el dolor de cabeza tras la ingesta de vino.

AUMENTO DE HISTAMINA POR EL CAMBIO CLIMÁTICO

Durante los últimos años se ha observado un incremento de la presencia de histamina en los vinos debido, en parte, a que su producción se ve indirectamente afectada por los fenómenos asociados al cambio climático. Algunas de estas consecuencias son, por ejemplo, el incremento del pH y la disminución de la acidez de los vinos, siendo este un factor favorable para el crecimiento de bacterias lácticas y la síntesis de histamina.

Sin embargo, no todas las bacterias lácticas tienen la misma capacidad de síntesis de estos compuestos, existen importantes variaciones en función de la especie y, sobre todo, de la cepa. Por este motivo, la bodega Pago de Carraovejas ha realizado una identificación de los microorganismos responsables de la producción de histamina en sus vinos, seleccionando aquellas cepas incapaces de formar histamina para, posteriormente, favorecer la presencia de estas cepas no productoras de histamina en sus vinos. Estas cepas, por desplazamiento competitivo, impiden el crecimiento de las que sí son productoras, reduciendo e incluso eliminando la producción de histamina en sus fermentaciones.

Tras los “esperanzadores” resultados obtenidos en el trabajo, y que han sido publicados en ‘International Journal of Food Microbiology’, en las sucesivas vendimias se ha ido extendiendo este procedimiento biológico de desplazamiento natural de bacterias productoras de aminas biógenas, de tal forma que en la añada 2016 la totalidad del vino producido en Pago de Carraovejas se ha realizado de esta forma. “Esta reducción drástica de los niveles de histamina en toda la bodega supone un paso más hacia la inocuidad y seguridad alimentaria del vino”, ha zanjado Navascués.

Source link