La CE analizará la tasa contra la fuga fiscal de las tecnológicas | Compañías

Bruselas ha decidido analizar el plan propuesto por España, Alemania, Italia y Francia para crear una nueva tasa que grave a las compañías tecnológicas. Los cuatro grandes países de la zona euro abrirán esta semana un nuevo frente fiscal contra las multinacionales del sector tecnológico, acusadas de eludir miles de millones de euros en impuestos mediante el traslado de sus beneficios a los socios de la UE con una imposición más baja.

España, Alemania, Francia e Italia han instado por escrito a la Comisión Europea a introducir un nuevo impuesto “igualador” que garantice la tributación de esas compañías en el territorio donde se generan los ingresos. Bruselas se ha mostrado este lunes dispuesta a estudiar la iniciativa.

El plan, que lleva la firma de los ministros de Economía de los cuatro países, aspira a elevar de manera sustancialmente la factura impositiva de compañías como Apple, Google o Amazon y a garantizar un reparto de los ingresos fiscales generados por esas empresas.

“Nos gustaría presentar la iniciativa en lareunión de ministros de economía y finanzas que se celebrará en Tallin el 15 y 16 de septiembre”, señalan los ministros Luis de Guindos, Bruno Le Maire (Francia), Wolfgang Schäuble (Alemania) y Pier-Carlo Padoan (Italia), en unacarta dirigida a su colega de Estonia, país que preside durante este semestre la UE.

No podemos permitir que estas empresas hagan negocio en Europa sin apenas pagar impuestos

 

La misiva va acompañada de una “declaración política” en la que los cuatro grandes socios europeos aseguran que “no debemos seguir permitiendo que estas compañías [del sector digital] hagan negocio en Europa mientras pagan una mínima cantidad en impuestos”. Los cuatro ministros advierten que esa distorsión ponen en riesgo la eficiencia económica así como “la justicia fiscal y la soberanía”.

El tono de la declaración y el conjunto del plan revelan una clara inspiración francesa y refleja la beligerancia del nuevo gobierno de Enmanuel Macron en asuntos tradicionalmente estancados o aparcados como la armonización de la fiscalidad de las grandes empresas.

La Comisión Europea propuso en 2011 una directiva para armonizar y consolidar el cálculo del impuesto de sociedades, pero la inicaitiva fue retirada en 2016 por falta de acuerdo entre los socios de la UE.

El actual comisario europeo de Fiscalidad, Pierre Moscovici, ha retomado la prouesta con el objetivo dinicial de armonizar sólo el cálculo del impuesto y dejar para una segunda fase la consolidación y reparto de los ingresos fiscales. Guindos y sus colegas europeos aseguran en la declaración que su propuesta no interfiere con el plan Moscovici. Fuentes comunitarias valoraron este lunes la propuesta de los cuatro países y el “debate político” que se está generando al respecto.

Impuesto “igualador”


  • Cálculo. El nuevo gravamen “igualador” se calcularía en base a los ingresos obtenidos por las compañías tecnológicas en cada país europeo.

  • Más ingresos. La tasa “igualadora” equivaldría al impuesto de sociedades que esas compañías deberían pagar en el país de facturación si no trasladaran sus beneficios a oasis fiscales como Irlanda y Holanda.

  • Elusión. Bruselas calcula que, gracias a esa ingeniería fiscal, Apple dejó de pagar 13.000 millones de euros en impuestos en Europa entre 2003 y 2014.

Source link

Bruselas entierra la idea de un ‘banco malo’ europeo para zanjar la crisis | Compañías

La propuesta de crear un banco malo paneuropeo de un cuarto de billón de euros, lanzada a principios de año por la Autoridad Bancaria Europea, se ha estrellado contra la resistencia de Berlín y del Banco Central Europeo (BCE) y será abandonada definitivamente el próximo martes.

El 11 de julio, los ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) tienen previsto aprobar en Bruselas un plan de mínimos contra el tremendo lastre de activos tóxicos dejado por la crisis, cifrado en más de un billón de euros. Pero el plan del Ecofin ni siquiera contempla la iniciativa del banco malo continental. 

El Ecofin, según el borrador de conclusiones, reconocerá que el problema de la morosidad bancaria constituye un riesgo transfronterizo para toda la zona euro aunque el grueso de los activos se encuentre en un reducido número de países, en Italia en particular. Pero los ministros descartan una solución paneuroepa y optan por reformas en materia de supervisión para redoblar la presión sobre las entidades más dañadas para obligarlas a limpiar sus balances.

La Comisión Europea ya ha advertido que, si no se adoptan medidas, podría tardarse otra década en limpiar los activos tóxicos acumulados desde el comienzo de la crisis en 2007. En total, veinte años con una banca lastrada y sin capacidad de operar con toda su fuerza en la financiación de la economía, con una decena de países con una morosidad por encima del 10%.

“El BCE le ha dado la puntilla”

 

El plan de la EBA sugería zanjar el problema con la creación de una Compañía de Gestión de Activos (AMC, en sus siglas en inglés) a la que se podría transferir entre 200.000 millones y 250.000 milones en activos tóxicos. La transferencia implicaría una pérdida inicial para los accionistas de las entidades. Pero la AMC titulizaría y vendería los créditos con la garantía del sector público, que cubriría las posibles pérdidas adicionales.

El presidente de la EBA, el italiano Andrea Enria, se cuidó mucho de dejar claro que la propuesta no incluía ninguna mutualización, porque cada Estado debería asumir las pérdidas derivadas de sus entidades financieras. Pero la iniciativa se interpretó rápidamente como “una solución europea para un problema italiano“. Y el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, expresó de inmediato su resistencia, aunque, según fuentes financieras, “el BCE ha sido el encargado de dar la puntilla al plan”.

Ejemplo español

El debate de los ministros tendrá lugar en base al informe definitivo de un grupo de expertos nacionales liderado por el francés Corso Bavagnoli. A falta de un banco malo europeo, el grupo propone que la Comisión Europea establezca un marco común para el diseño de bancos malos nacionales similares al creado en España (SAREB) o Irlanda (NAMA).

Pero, tal vez, la propuesta de mayor alcance sea la de facultar a los supervisores (el MUS en el caso de la zona euro) a prevenir la formación de carteras tóxicas y a imponer ajustes a las entidades cuando ya se han acumulado. El grupo Bavagnoli pone como ejemplo la potestad del Banco de España, que tiene potestad para imponer ajustes contables a las entidades cuando lo considere necesario.

Los expertos reconocen que trasladar la experiencia española a los supervisores europeos implicaría “un cambio radical”, que permitiría al MUS exigir más provisiones a las entidades más lastradas por la morosidad.

Mercado secundario

El grupo de expertos también recomienda el desarrollo de un mercado europeo de activos tóxicos, similar al de EE UU. La propuesta, que saldrá adelante en la reunión del martes, requerirá mejorar la transparencia de los bancos sobre sus préstamos dudosos y estandarizar la información que facilitan al mercado.

En la actualidad, los inversores europeos apenas entran en el mercado de activos deteriorado porque disponen de poca información sobre su situación real o no se fían del todo de la información facilitada por las entidades. Como consecuencia, las ofertas son escasas y muy bajas en relación con el precio real del activo, lo que retrasa la descarga de los balances.

 

 

Diseño europeo para los bancos malos nacionales


  • El informe del Ecofin del próximo martes (11 de julio) incluye la propuesta de crear un marco europeo al que deberían sujetarse los bancos malos creados en cada país.

  • El plan, según la propuesta del grupo de expertos liderado por Corso Bavagnolo, debería ser elaborado por la Comisión Europea y establecer principios comunes para el futuro.

  • Entre los elemenos a armonizar figura el perímetro del banco malo, es decir, qué tipos de activo podrán transferirse a la entidad.

  • El marco también debería regular qué bancos pueden participar, el tamaño de los activos a transferir y las normas sobre su valoración.

Source link