La nueva regulación pone en jaque a las firmas de asesoramiento financiero | Mercados

Las Empresas de Asesoramiento Financiero (EAFI) tienen los días contados. La nueva regulación que se va a aprobar sobre instrumentos financieros restringe severamente la principal vía de facturación de este tipo de sociedades y va a abocar a la desaparición o reconversión de esta figura jurídica.

La primera directiva de instrumentos financieros (Mifid I) creó en España la figura de las Eafis hace 10 años. En la actualidad hay 170 Eafis operando. En conjunto asesoran a un patrimonio que roza los 30.000 millones de euros, según los datos facilitados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Si Mifid I creó la figura, Mifid II parece que va a acabar con ella. El borrador de real decreto que traspondrá la mayor parte de esta directiva fue aprobado el 4 de agosto. En el texto se establece tal cantidad de exigencias regulatorias para que una firma de asesoramiento pueda ser considerada como une Eafi, que la mayoría optará por buscar otras fórmulas jurídicas, de acuerdo con varios despachos especializados en derecho financiero.

“La figura de las Eafis está muerta si se mantiene el texto del borrador, como parece que va a ser”, explica Juan Manuel Vicente Casadevall, socio de la firma Kessler & Casadevall Asesores de Inversión.

Cambio en la fórmula de facturar

Hasta ahora, la formula más habitual que tenían las Eafis para cobrar era a través del “neteo”. En lugar de cobrar unos honorarios por prestar sus servicios (como hacen los abogados o los auditores), pasaban una factura que en la práctica se reducía a 0, porque compensaban el coste del asesoramiento con los ingresos cobrados en forma de comisión por la comercialización de fondos de inversión.

La nueva regulación no contempla que se pueda seguir con esta práctica, así que las Eafis se verían abocadas a cobrar directamente al cliente. Sin embargo, la falta de costumbre por este tipo de práctica financiera en España hace que ninguna empresa de asesoramiento se plantee optar por esta fórmula de cobro directo.

El texto normativo también desoye la insistente petición de las Eafi de poder contar con redes agenciales, ya que su reducido tamaño no les permite tener muchos empleados en nómina y limita su crecimiento. El texto indica explícitamente que este tipo de entidades no podrá tener agentes.

La Asociación de Empresas de Asesoramiento Financiero (Aseafi) cree que la negativa de poder contar con agentes “perjudica tremendamente” a este tipo de empresas, frente a otro tipo de firmas que ofrecen servicios de inversión, como las sociedades de valores y las agencias de valores.

“Con la redacción propuesta, las Eafis veríamos como queda muy limitada nuestra capacidad de crecimiento”, se queja Carlos García Ciriza, presidente de la asociación y propietario de la firma C2 Asesores.

Otro aspecto de la nueva regulación que inquieta al sector tiene que ver con la propia denominación legal de la figura. El borrador prevé que estas firmas pasen a llamarse EAF, sin incluir la “i” final. En teoría, para que no haya malentendidos y que el cliente no piense que esa “i” de las siglas implica un asesoramiento “independiente”.

Desde Aseafi consideran que el acrónimo actual no genera ninguna confusión respecto a si el asesoramiento que se presta es independiente o no, puesto que la “i” es de financiero.

La asociación va presentar una serie de alegaciones al Ministerio de Economía en las que pedirá que se mantenga la denominación actual. A su juicio, un cambio de nombre les supondría “un grave perjuicio económico con importante gastos legales, corporativos y de gestión, que son totalmente innecesarios”.

Este cambio obligaría a todas las Eafi a solicitar nuevas denominaciones al Registro Mercantil, redacción de los acuerdos societarios oportunos, elevación a público e inscripción en el Registro Mercantil y en CNMV, cambio en la documentación legal, papelería, marketing, materiales corporativos… Unos gastos inasumibles para muchas firmas de pequeño tamaño.

Source link

¿Hasta cuándo durarán los tipos tan bajos? | Mercados

Alberto Espelosín, gestor de Abante, considera que se dan las condiciones para que los tipos de interés se mantengan bajos en los próximos años. El experto asegura que solo se podrán subir los tipos cuando haya “un aumento de los sueldos, de la productividad y de la población, mientras tanto los intereses pueden durar así 20 años”. El ponente explicó que es totalmente viable que se mantengan estos tipos por razones demográficas o robóticas durante los próximos 20 años.

Pese a que como siempre dicen los expertos, los análisis para detectar burbujas son muy subjetivos y generalmente se conocen cuando explotan, el ponente remarcó el cambio de paradigma que estamos viviendo. “Actualmente existe un riesgo de burbuja y son los bonos, hay un nuevo modelo, el bono alemán está al 0,55% y debería estar, al menos, al 3%”.

Sin embargo, el gestor de Abante quiso advertir de cómo ha cambiado por completo la manera de medir lo caro o barato que está un activo, “el PER (número de veces que el beneficio está contenido en el precio de la acción) no es relevante para ver si la bolsa está cara o no, quien diga que estamos caros se equivoca, porque este sistema se puede aguantar”.

“Antiguamente el PER por el BPA (beneficio por acción) era un buen medidor para saber el precio de la acción. Esto valía cuando los tipos de intereses se encontraban en niveles normales, pero con los intereses tan bajos, esta operación ha perdido el valor”, así explicó Alberto Espelosín, el cambio que vive en la actualidad el sector financiero.

Además de estas advertencias, durante la conferencia, mostró las razones para que Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, adquiera bonos pese al tipo de interés tan bajo, “compra a sabiendas de que no es una buena operación pero lo hacen para mantener el sistema social actual”

Durante la conferencia, quiso aconsejar a aquellas personas que se plantean invertir durante una burbuja. “La clave de estas situaciones es ver si compras pronto y eres capaz de aguantar para vender el activo en el mejor momento, o por el contrario, si vendes pronto, tarde o no eres capaz de desprenderte y te quedas con el activo con un valor muy inferior al que lo adquiriste”.

Para concluir la comparecencia, Alberto Espelosín si avisó de lo que, en su opinión, son burbujas. “Tesla y Netflix son los ejemplos perfectos de burbuja. La empresa de Elon Musk pasó en seis años de 20 dólares por acción a 386 dólares y todo basado en expectativas, no en datos reales de ventas. Del mismo modo que Netflix, para justificar su valor en Bolsa, debería tener 290 millones de usuarios no 100, y cobrar de media 14 euros no 9”.

“Otro ejemplo de burbuja clara es China, la mayor de todos los tiempos, nadie la pincha porque es propiedad del Estado y si la pinchan explota el sistema social. Esa es la única razón que explica porque dura la burbuja durante tantos años” concluyó Alberto Espelosín.

Source link

La plataforma de BME de fondos de inversión arranca hoy a medio gas | Mercados

Bolsas y Mercados Españoles (BME) estrena hoy una plataforma desde la que se podrán contratar directamente fondos de inversión. El proyecto empezará a medio gas, ya que ninguna de las 11 gestoras que se mostraron dispuestas a participar va a incluir desde el primer día ningún fondo de inversión.

La inclusión de fondos se irá produciendo a lo largo de las próximas semanas puesto que aún quedan algunos aspectos operativos y comerciales por definirse.

Las gestoras que se habían mostrado dispuestas a participar en el proyecto son Abante, Alpha Plus, Buy and Hold, Cartesio, Fonditel, Gesconsult, Gesiuris, Gestifonsa, Merchbanc, Metagestión y Mutuactivo. Todas ellas independientes, y sin la capacidad comercial que tienen las gestoras propiedad de grupos bancarios.

Desde Metagestión explican que, aunque siguen “muy interesados en entrar en la plataforma”, por el momento sus fondos no estarán disponibles en ella. La gestora está estudiando los requisitos necesarios para entrar y cómo hacerlo de la mejor manera posible. Una de las exigencias de BME es la emisión de una nueva clase de acciones específica para la plataforma, lo que encarece todo el proceso.

En Gesconsult tienen intención subir a la plataforma tres fondos en una primera fase: Gesconsult Renta Variable, Gesconsult León Valores y Gesconsult Crecimiento. Después subirían el resto de sus vehículos de inversión.

“Estamos en una fase de prueba, ya que operativamente hay que hacer ajustes pues es necesario lanzar clases específicas para BME con características técnicas distintas”, apuntan. Para la negociación donde deberá canalizarse la orden a través de un miembro del mercado, en nuestro caso será Link Securities.

Promoción inicial

Para tratar de animar a las gestoras de fondos, desde BME se ha realizado una promoción por la que, aquellas que se incorporen a la plataforma durante los primeros 12 meses de funcionamiento se ahorraran 3.000 euros por cada producto listado.

El proyecto de crear una plataforma para la contratación directa de fondos comenzó a barajarse en BME hace ya ocho años. De hecho, en marzo de 2010 se llegó a comunicar oficialmente que la empresa tenía preparada esta herramienta y que estaría disponible para ese verano. Siete veranos después, la compañía presidida por Antonio Zoido ha logrado al fin poner en marcha el proyecto.

Quienes más se han resistido han sido los grandes bancos españoles, que hasta hace unos años participaban directamente en el accionariado de BME. Entre CaixaBank, Santander, BBVA, Sabadell y Bankia controlan cerca del 80% del mercado de los fondos de inversión en España y nunca han visto con buenos ojos la posibilidad de que se creara una plataforma desde la que los particulares pudieran comprar con facilidad fondos de inversión de gestoras independientes.

Con la pérdida de ingresos por el negocio tradicional bancario (prestar dinero), las entidades financieras se han vuelto cada vez más dependientes de los ingresos que les genera la venta de otros productos, como seguros y fondos de inversión.

Además, la estructura de mercado oligopolística y basada en la venta al cliente final a través de la sucursal bancaria han provocado que haya poca competencia en comisiones. De hecho, cerca del 70% de las comisiones que pagan los propietarios de fondos de inversión se destina a la red comercial, y solo una pequeña parte va a los gestores que se dedican a comprar y vender acciones y bonos para el fondo.

Los fondos que se estrenen en la plataforma de BME tendrán comisiones de gestión reducidas gracias a que no deberán ceder nada a BME por la comercialización, a diferencia de lo que ocurre con otros distribuidores.

Gestoras independiente

  • Producto de calidad. Las gestoras de fondos de inversión que más interés tienen porque funcione la plataforma de fondos de BME son aquellas que tienen productos de gran calidad pero que tienen poca capacidad de distribución.
  • Incentivos. Las grandes gestoras, propiedad de bancos, tienen pocos incentivos a vender fondos de inversión de alta calidad, puesto que tienen un público muy cautivo. El inversor español suele ser muy fiel a su banco y no compara que otras alternativas tiene.
  • Traspasos. Una de las características que tienen los fondos de inversión es que se puede traspasar el dinero de un fondo a otro sin pagar ningún tipo de peaje fiscal. Esto debería fomentar la competencia entre gestoras, pero la mayor parte de los traspasos que se produce cada año es dentro de los fondos de una misma gestora.

Source link

Personal Trainer, Personal Shopper. ¿Es la hora del Personal Financial Advisor? | Mercados

Y mi padre me diría…Pero ¿de qué me estás hablando?

En este egocentrismo y anglicismo que invade la sociedad actual, lo más es tener un entrenador personal (Personal Trainer) y un estilista o asesor de imagen (Personal Shopper). Hasta a los niños al nacer ya se les compra la canastilla con su nombre bordado en todos lados… ¿Dónde quedó lo de heredar de los hermanos mayores? Pero ¿por qué no se hace lo mismo con las finanzas?, ¿con las decisiones de inversiones?Aunque sea por postureo… 

En este sector lo habitual es acudir a su entidad bancaria a ver qué me dan. ¿Dónde va la gente? Donde va Vicente… O con el desarrollo de las tecnologías, de la globalización y de la inmediatez de la información el do it yourself (ya estamos otra vez con los anglicismos), “el hazlo tú mismo” está a la orden del día.

El sector de las finanzas personales está evolucionando y más va evolucionar también con la entrada de Mifid 2 el 3 de enero 2018, pero ¿los inversores están preparados para este cambio? ¿Esta nueva regulación realmente será un cambio? 

Los años de la crisis financiera destaparon debilidades que existían en el ámbito financiero, y falta de seguridad jurídica de las inversiones con el destape de los llamados “chiringuitos financieros”. Consecuencia de ello, y queriendo armonizar los servicios y desarrollo de los mercados financieros a lo que ocurre en los países de nuestro entorno, se instauró en el 2009 la figura jurídica del asesoramiento personal con las Empresas de Asesoramiento Financiero (en adelante (eafi). Esta figura está regulada y supervisada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Así en ese año entró en vigor la ley que reconoce al asesoramiento financiero como un servicio de inversión de primer nivel y no como un servicio auxiliar.

Según la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la eafi lleva a cabo recomendaciones relacionadas con la inversión de instrumentos financieros y lo hace mediante un asesoramiento personal. Este servicio será realizado por petición del cliente o por iniciativa de la empresa. 

Ocho años después de su nacimiento el desarrollo del asesoramiento personal no se ha avanzado apenas, o por lo menos en las expectativas que se tenían, y es que el número de eafis  activas parece haberse estancado en torno a 150, según los informes del desarrollo del sector que se realizan a petición del Consejo de Economistas. 

¿Cuáles parecen ser los obstáculos en su implantación?

Poco o nulo conocimiento de esta figura por el público en general

Creo que es el principal obstáculo, el desconocimiento. Una labor didáctica importante, no sólo para dar a conocer la figura sino para instruir al inversor particular sobre la necesidad de recibir asesoramiento, más en un entorno como el español dónde las recomendaciones desde las entidades financieras a los clientes ha sido “poco acertadas”.

Además de acostumbrar a la sociedad a pagar por un servicio. Parece que con la entrada en vigor de Mifid 2 los gastos de asesoramiento por parte de las entidades financieras deberán estar especificados y reportados al cliente… Veremos…

 Al desconocimiento se le une el intrusismo en el sector

Luchar contra el intrusismo, no solo porque los pseudoasesores se lleven parte del negocio, sino ya por el propio cliente, que no tiene la seguridad jurídica de estar respaldado por una entidad regulada por CNMV para la defensa de sus intereses. Esto crea desconfianza en la figura, desconocida, de la eafi. Es labor de todos, desde la propia CNMV a los clientes pasando por las eafis, el alertar de la existencia de actores no regulados.

Un asesor financiero REGULADO, una eafi, no vende nada tangible, lo que se vende en el asesoramiento principalmente es confianza en que con los conocimientos que tiene llevará a las mejores decisiones de inversión para cada cliente. 

Comúnmente se tiene la idea de que la recomendación de una inversión se realiza sobre la base de “cuánto me da”, y, aunque la rentabilidad esperada es una variable a considerar, no es la única.

Ante esta pregunta, lo primero que se tiene que venir a la mente, y no solo al asesor sino al inversor, es el refranero popular. Refranes como “la avaricia rompe el saco” pueden aplicarse cuando nos ciega la rentabilidad de un valor y creemos que nunca caerá o el antiguo “nadie da duros a pesetas”, podría saltar a las mentes cada vez que una entidad nos ofrece una gran rentabilidad en alguno de sus productos.

Y es que al final en el asesoramiento de las inversiones el sentido común es una parte importante.

Así para empezar lo primero que tiene que primar es el sentido común, y partiendo de ahí se tiene que tener como objetivo primordial el no perder dinero, es decir, lo que quiere el cliente es no perder. De nada sirve que se haya caído menos que por ejemplo, el Ibex si se ha perdido dinero. Por supuesto, nadie tiene una bola de cristal y existen circunstancias que escapan al control del asesor pero el objetivo es preservar el capital.

Para ello hay combinar dos variables que están íntimamente unidas de manera inversa, esto es, la rentabilidad y el riesgo

Sentido común, diversificar, saber cuánto se está dispuesto a arriesgar para conseguir un objetivo deseado, a la vez de saber en que no invertir y confiar en tu “Personal Finance Advisor”, ahorrarían muchos disgustos como los innumerables casos que siempre están de actualidad desde Madoff, al Popular, pasando por Lehman o las Preferentes.

Así, apúntate a la moda y pon un Financial Advisor en tu vida.

Araceli de Frutos es socia directora de la eafi 107 y asesora de los fondos Talento Presea Selección y Alhaja Inversiones.

Source link