El Ibex ‘olvida’ Cataluña propulsado por la banca y se lanza a por los 10.400 puntos: ¿qué está pasando? | Mercados

El miedo a perderse las subidas ha vuelto de golpe a la Bolsa. El descalabro de la semana pasada de CaixaBank y Sabadell, para el que se tomó como excusa el ruido en Cataluña, se ha revertido de una sola vez, con subidas hoy del 6,9% y del 4,4%, que han permitido que el Ibex rozara los 10.400 puntos en el día y que haya finalizado en 10.368,9, tras sumar un 1,76%. Barclays ha contribuido a la tranquilidad tras asegurar que el impacto del reférendum del 1-O será mínimo.

Mapfre, también castigada en los últimos tiempos tras admitir que los huracanes caribeños y el  terremoto le pasaran factura a sus beneficios, ha escalado un 4,4%. Bankinter, Santander y Bankia, BBVA también han cerrado en las primeras posiciones del selectivo con revalorizaciones entre el 2,1% y el 3,1%. Los perdedores han sido Viscofan (–0,52%), Iberdrola (–0,50%) y Endesa (–0,26%). Estas dos últimas son utilities que se ven dañadas por el incremento del coste de la deuda. 

Se han movido 2.442 millones de euros en la Bolsa, por encima de los 1.936 de la media diaria de septiembre. Se ha negociado más dinero, lo que da fuerza al movimiento alcista, de acuerdo a los análisis técnicos. Su próxima resistencia está en los 10.500 puntos, según Noesis. 

“El mercado se pasó de frenada, con un castigo injustificado para los dos bancos con sede en Cataluña. Son los que mejor se comportan en el año, con alzas del 38% para el que preside Josep Oliu, y del 35% para el que tiene como presidente a Jordi Gual. El tema del reférendum ha sido una coartada para la recogida de beneficios y ahora son los que más recuperan”, explica Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4.

El Ibex, que avanza un 10,87% en 2017, se sacude de las últimas sesiones, en las que ha sido el colista del Viejo Continente: sus colegas han subido mucho menos hoy. El Dax alemán ha avanzado un 0,41%; el FTSE británico, un 0,38%; el Cac francés, un 0,25%; y el Mib italiano, un 0,85%.

Los tipos a largo plazo vuelven a subir en Europa, lo que es una varita mágica para las entidades financieras en Bolsa.Esto les permitirá mejorar los beneficios, al obtener más margen entre el coste al que ellos consiguen la liquidez y el interés que cobran por prestarla. Los bancos más beneficiados de subidas de tipos en sus cuentas de resultados serán Liberbank, Caixabank y Bankia.

La emperatriz del precio del dinero en Estados Unidos, Janet Yellen, ha asegurado que la normalización monetaria debe continuar en el futuro inmediato, y el mercado da una probabilidad del 71% a que el tipo de intervención a corto plazo suba otros 0,25 puntos porcentuales en diciembre, hasta situarlo entre el 1,25% y el 1,5%. La reducción del balance de la Rerserva Federal, que se sitúa en unos 4,5 billones de euros, debido a que no comprará más deuda una vez que vayan venciendo los bonos que tiene en cartera, es además inminente: arrancará la próxima semana. 

Como dicen los manuales de teoría económica, el mercado de divisas también reacciona a esta renovada creencia en que subirán los tipos más pronto que tarde al otro lado del Atlántico. Así, el dólar sube un 0,4%, hasta las 1,174 unidades del billete verde. La moneda europea se apea definitivamente de sus máximos desde enero de 2015 que alcanzó al superar los 1,20 dólares a inicios de mes. 

La tercera derivada de la corrección de la divisa única es que Draghi carece de argumentos para mantener el actual nivel de compra de activos de 60.000 millones de euros mensuales. El mercado espera que en la reunión del 26 de octubre dé el pistoletazo a la reducción.

Las esperanzas depositadas en el fin de las medidas ultralaxas impulsan las rentabilidades de la deuda y con ello al sector bancario. El bono español a 10 años ofrece una rentabilidad del 1,64% frente al 1,39% de comienzos de septiembre; el bund alemán paga un 0,466%, frente al 0,3%

El petróleo, por su parte,  está estable en los 58, con una pérdida inferior al 1%, tras conocerse datos mixtos de inventarios en Estados Unidos la semana pasada. Las reservas de diésel cayeron por primera vez desde que el huracán Harvey golpeara Texas, hace ya más de un mes, pero los de gasolina y de petróleo volvieron a subir. 



Source link

“Si la inflación sigue baja mucho más tiempo, es posible que el BCE pierda credibilidad” | Mercados

Las divisas no han tenido precisamente un verano tranquilo y la escalada del euro frente al dólar cuando hace unos pocos meses se auguraba justo lo contrario mantiene alerta a los inversores. A Enrique Díaz-Alvarez, director de riesgos de Ebury, la institución financiera especializada en intercambio de divisas, le llama la atención la ausencia en los últimos tiempos de quejas sobre los mercados de divisas por parte de los bancos centrales del mundo, lo que considera “muy positivo”.

El euro supera los 1,20 dólares, máximos desde 2015, y acumula un alza del 14% este año. ¿A qué obedece este repunte?

Se debe sobre todo a la brecha que hay entre el precio que pone el mercado al alza de tipos en Estados Unidos, que ha revisado a la baja, y lo que la Fed está diciendo. El mercado ahora mismo está poniendo en precio que se acabó el ciclo de subidas de tipos en EE UU, mientras que en Europa pasa lo contrario. Con todo, pensamos que la del euro es una reacción un poco exagerada y a la que ha ayudado el hecho de que en agosto los mercados perdieran algo de liquidez. Somos un poco escépticos sobre que los niveles por encima de 1,20 dólares sean sostenibles. Y los comentarios de Draghi nos confirman este punto.

Mario Draghi ha preparado el terreno para el repliegue de los estímulos. ¿Cree que la evolución del euro puede llegar a trastocar sus planes?

No trastocar, pero desde luego sí retrasar. Para empezar a retirar los estímulos monetarios, el BCE tiene que ver la inflación cerca de su objetivo, que es justo por debajo del 2%. Ahora mismo la inflación subyacente, que es la que realmente importa, está alrededor del 1,2% y no está mostrando síntomas de subida sostenida. Lo que dirige la política monetaria del BCE son los precios y pensamos que los riesgos a corto plazo no son simétricos sino que están más bien a la baja en el euro.

La economía de la eurozona muestra solidez, con los índices de confianza en niveles máximos. ¿En qué medida es peligrosa una apreciación del euro?

El impacto de la balanza comercial sobre la economía no es tan grande porque la mayor parte del comercio exterior de los países de la eurozona son con el resto de países miembros de la Unión. Más que en el crecimiento, que en la eurozona depende sobre todo de las decisiones de inversión de las empresas, el impacto lo veremos en la inflación. La situación actual con un crecimiento relativamente fuerte entre el 2-2,5% y de creación de empleo sin que la inflación se mueva puede durar mucho tiempo. Tendríamos que ver un euro por encima de 1,30 dólares para que quizás fuera peligroso para la economía.

 Además de la pérdida de competitividad de las exportaciones, ¿qué sectores en España se verían más perjudicados?

En España, el turismo, con un especial efecto sobre el viajero británico. Pero el euro fuerte sobre todo dificulta que el BCE consiga que la economía de la zona euro llegue a los objetivos de inflación, y ya llevamos seis o siete años con la inflación subyacente muy por debajo de las metas, y si continúa así mucho más tiempo es posible que la institución llegue a perder credibilidad. Si tienes una meta y durante siete años estás muy lejos de ella, los mercados podrían cuestionar hasta qué punto Draghi se toma esa meta en serio.

¿Y qué pros destacaría?

Es un voto de confianza para el futuro de la zona euro. Parte del motivo de la subida del euro es que se han disipado las dudas que podrían quedar sobre la viabilidad de la moneda única. Las divisas en niveles cercanos a los actuales son casi un punto óptimo para el crecimiento y para la estabilidad financiera a nivel global.

¿Qué previsiones maneja para el tipo de cambio euro-dólar?

A medio plazo esperamos una caída hacia niveles de 1,15-1,14 dólares y a largo plazo pensamos que el 1,10 es su nivel de equilibrio.

¿En qué cree que han fallado los analistas que no hace tanto apostaban por la paridad del euro con el billete verde?

En nuestro caso ha sido sobrestimar la capacidad de la Administración Trump para llevar a cabo los programas de gastos de infraestructuras y recorte de impuestos que habían causado la inicial subida del dólar. No esperábamos, por decirlo de forma diplomática, el nivel de desorganización y falta de capacidad de ejecución que hemos visto por parte de los republicanos en EE UU. No esperábamos esa parálisis casi total legislativa.

El euro también ha ganado valor frente a la libra, que cotiza en mínimos de ocho años. ¿Piensa que podrían alcanzar la paridad en los próximos meses?

Lo vemos difícil. Reino Unido es casi la única zona económica grande donde la inflación está por encima de lo que desea su banco central y si continúa la caída de la libra frente al euro, o simplemente que se mantengan estos niveles bajos actuales veremos una reacción verbal del Banco de Inglaterra en su próxima reunión. Y, de no producirse un repunte, una subida de tipos incluso antes de final de año.

¿Cómo ve las valoraciones de los mercados de renta variable?

No tenemos previsiones oficiales de Bolsa, pero en general no vemos a los mercados sobrevalorados.

Las dividas en niveles cercanos a los actuales son un punto óptimo para el crecimiento y la estabilidad financiera a nivel global… Un euro ya por encima de los 1,30 dólares quizás empezaría a ser peligroso

Source link

Aparece bitcoin cash, la criptomoneda del futuro: las claves | Compañías

Esta madrugada ha nacido una nueva moneda virtual llamada bitcoin cash. Los creadores de esta nueva divisa virtual son un grupo de “mineros chinos”, como explicó Retina el pasado 31 de julio, miembros de una comunidad de bitcoin que lanzaron una propuesta con el objetivo de acelerar las transacciones realizadas con esta criptomoneda.

El objetivo de esta división es liberar la moneda, lo que permitirá un mayor número de transacciones que agilizarán el mercado y además ralentizará la revalorización de la criptomonedaLa principal diferencia que tiene frente a su “hermana” es su capacidad de almacenamiento, bitcoin cash acumula 8MB de datos lo que permite realizar más transacciones en un tiempo menor.

Como cuenta Jorge Ordovás, director del posgrado sobre bitcoin y blockchain de la Universidad Europea de Madrid a El País, “hice una transferencia de prueba, con bitcoin, para mis alumnos la semana pasada. Un artículo de 1,50 euros comprado en la tienda de mis hijas con una comisión de 50 céntimos. Y tardó tres días en confirmarse“. Tiempos que con la nueva criptomoneda deberían acortarse.

Desde que se creó, bitcoin cash tardó seis horas en comenzar a funcionar; este lento inicio está causado, según los expertos en esta criptomoneda, por los pocos “mineros” que se han sumado a este nueva divisa virtual.

A pesar de este anuncio, bitcoin se ha mantenido con un valor de 2.729 dólares, mientras que la nueva criptomoneda se encontraba en los 146,37 dólares. Un mercado que continúa en alza, principalmente por su valor como producto refugio al no depender de ningún banco central. Por lo tanto, no puede intervenir en su cotización, como sí han hecho la Reserva Federal con el dólar y el BCE con el euro y sus respectivos programas de estímulos. El primero finalizó en noviembre de 2014, mientras que Mario Draghi todavía no ha anunciado el final de las compras de deuda. 

El bitcoin no se puede duplicar ni falsificar, las criptomonedas emitidas son las que hay: es imposible inventarse bitcoins. Estas características unidas a la inestabilidad política, provocada principalmente por la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos y el brexit, han impulsado la escalada de esta divisa.

Para los poseedores de bitcoins, la aparición del bitcoin cash no tendrá ningún efecto, pues a partir del mes que viene serán dueños de la misma cantidad en bitcoins cash si así lo desean. Sus actuales bitcoins se canjearán por su versión cash en caso de que así lo soliciten. 

Cómo funciona bitcoin

Satoshi Nakamoto creó esta moneda basada en un planteamiento muy sencillo, El bitcoin se sustenta en la existencia de un gran y único libro contable. Cuando se produce una transacción queda automáticamente registrada en ese libro. Además, cuando se alcancen los 21 millones de bitcoins en circulación, dejarán de emitirse más criptomonedas.

Esta divisa virtual ofrece la posibilidad de llevar a cabo transacciones sin intermediarios, lo que ofrece un mayor anonimato; esta es la razón por la que en casos como el “hackeo” a Telefónica el dinero para acabar con el secuestro de los ordenadores se pedía en bitcoins.

Además, esta moneda nunca se detiene, las transacciones están en funcionamiento las 24 horas del día y los siete días de la semana. Esto permite que cualquier operación supere barreras geográficas y políticas. Es transparente: aunque nadie está forzado a revelar su identidad, todas las transacciones quedan grabadas en un registro de libre acceso.

Los encargados de supervisar estas operaciones son los llamados “mineros” que son los que realizan en sí las operaciones, las que vigilan los nodos de forma más pasiva. Trabajan 24 horas al día, siete días a la semana, para resolver problemas informáticos a cambio de una retribución en bitcoins. El ritmo de emisión de la criptomoneda es el determinado por el creador de esta divisa virtual, Satoshi Nakamoto.

Como explican en bitcoin.org, este proceso se denomina “minería”, como analogía a la minería del oro, ya que también es un mecanismo temporal utilizado para emitir nuevas criptomonedas. No obstante, a diferencia de la minería del oro, la minería de bitcoin ofrece una recompensa a cambio de servicios útiles que son necesarios para que la red de pagos funcione de manera segura. La minería de bitcoin seguirá siendo necesaria hasta que se haya emitido el último bitcoin.

Al ser una moneda virtual, puede guardarse simultáneamente en múltiples localizaciones y no requiere confianza en un tercero ni en un determinado sistema legal para preservar su valor.

Inconvenientes del bitcoin

La minería, mencionada anteriormente, aunque se creó para ser una organización descentralizada en la que cualquier persona podía llevar a cabo esta función ha sido desnaturalizada. La mayoría de los mineros se encuentra en China, lo que ha provocado que un cártel de mineros suficientemente grande, como los que podemos encontrar en este país asiático, pueda decidir lo que ocurre con esta criptomoneda.

De esta situación se han aprovechado estos carteles que han comenzado a cobrar comisiones a cambio de acelerar las transacciones entre usuarios. Una de las razones por las que ha aparecido bitcoin cash,

Además, pese a crearse con la intención de convertirse en una divisa para el día a día, esta idea ha pasado a un segundo plano, principalmente porque ni compradores ni vendedores utilizan con frecuencia la criptomoneda como método de pago y se ha convertido al igual que el oro en un producto refugio.

Source link

De 1,05 dólares por euro hasta 1,3:las dispares previsiones de los expertos | Mercados

El mercado de divisas es uno de los más complicados a la hora de hacer pronósticos, recuerdan siempre los expertos antes de lanzar sus previsiones, en lo que pudiera parecer una especie de justificación por si se equivocan. Pero es cierto que si hay un mercado volatil y sin tregua ese es el de las divisas, cuyo comportamiento depende en gran medida de las decisiones de los bancos centrales, pero también del ruido político. Es por eso que de rozar la paridad a comienzos de año, el euro ha pasado a superar hace unos días los 1,14 dólares y después ya no está muy claro si continuará su tendencia alcista en 2017 o bien plegará velas frente a un billete verde que podría retormar su fortaleza. No hay precisamente quorum entre los analistas.

En su informe de perspectivas para el segundo semestre de 2017, Andbank prevé que el dólar volverá a ganarle terreno al euro, por lo que mantiene su pronóstico de seis a doce meses vista en 1,05. El euro cotiza por encima de 1,13 dólares tras revalorizarse un 8% en lo que va de ejercicio. Pero según el economista jefe de la firma, Álex Fusté, hay varios factores que apoyarán la apreciación del billete verde frente a la divisa europea. Por un lado, cree que un posible impleachment a Donald Trump no prosperaría porque el presidente de Estados Unidos tiene un amplio control tanto del Senado como de la Cámara de Representantes. Por otro, aunque el mercado ve que Trump ha reducido su capacidad de llevar a cabo las reformas prometidas, lo que ha pesado en el dólar, “a nada que al final haga algo, y lo hará, los inversores recuperarán la confianza en la capacidad reformadora de Trump y, por ende, en el dólar, lo que hará que suba”.

En cuanto a la Reserva Federal (Fed), Fusté sostiene que la reducción del tamaño del balance, quepodría iniciarse en septiembre, no será tan agresiva como lo fue la ampliación hasta los actuales 4,5 billones de dólares, y “será de unos 1,5 billones de dólares por un periodo de 3,5 años”. Mientras, el Banco Central Europeo (BCE) “avisará desde septiembre que a partir de 2018 empezará con un tapering gradual”, estima Marian Fernández, responsable de estrategia de Andbank España.

Precisamente, para el banco privado suizo Lombard Odier, la divergencia entre las políticas monetarias europea y americana “llegará a su pico en algún momento de los próximos seis meses”, lo que tendrá su reflejo en las divisas con el euro creciendo frente al dólar. “El ‘valor justo’ del euro frente al dólar en paridad de poder adquisitivo se encuentra alrededor del euro en 1,21. Sin embargo, el euro podría alcanzar los 1,3 dólares en los próximos 12-18 meses”, augura, dado que mientras la Fed está en “modo activo” revirtiendo las medidas extraordinarias y subiendo los tipos, el BCE es más “cauteloso y tiene un retraso de cuatro o cinco años en comparación a su equivalente americano”.

Por su parte, Athanasios Vamvakidis, de Bank of America Merril Lynch opina que el reciente tono más hawkish del BCE “esperando una inflación baja para mantener políticas monetarias flojas apoya al euro”, que según sus estimaciones caminará hacia su”equilibiro a largo plazo” en 1,25 dólares.

Desde Bankinter estiman que el euro-dólar “seguirá moviéndose más cerca de 1,10 en los próximos meses alejándose del escenario de la paridad”, y Saxo Bank cree que un cierre por encima de 1,15 dólares puede llevar al euro a 1,20.

Claves del baile de monedas

Europa. La amplia mayoría lograda por Macron en Francia “podría dar un impulso a corto plazo al euro”, dice Ebury, mientras que en Andbank creen que Italia es la “principal amenaza dentro de la zona euro”.

Brexit. Los movimientos de la libra esterlina responden más al ruido político que a los fundamentales. Y ahora se prevé un ‘brexit’ más blando de lo inicialmente esperado. Aemás, el Banco de Inglaterra se ha mostrado a favor de un alza de tipos, lo que está apoyando a la libra.

Emergentes. En China, su banco central señala que los aumentos de las tasas de la Fed no ejercerán una presión significativa sobre el renminbi, que en el último mes y medio se ha apreciado en torno a

Source link

El euro marca máximos de más de un año: claves de la escalada | Mercados

El euro ha cogido impulso frente al dólar y ya supera la barrera de los 1,14 dólares, situándose en máximos de más de un año. El detonante de la escalada de la moneda única, que en lo va de semana ha subido casi un 3%, fueron las palabras del presidente del BCE, Mario Draghi, el pasado martes en Sintra (Portugal). El siempre influyente banquero italiano se mostró optimista sobre el crecimiento de la economía y la inflación de la zona euro, y con frases como “el BCE va a acompañar la recuperación ajustando sus políticas” o “las cosas han cambiado y los vientos políticos se han convertido en vientos de cola”, los mercados entendieron que ha llegado el momento de la normalización de la política monetaria. Los inversores se pusieron nerviosos al pensar en la retirada de los estímulos del banco central (de los que se han vuelto absolutamente dependientes) y el euro salió disparado. Pese a que el BCE intentó matizar las declaraciones de Draghi aclarando que las políticas acomodaticias seguirán por un largo periodo de tiempo, el euro parece haber hecho oídos sordos y ha alcanzado un máximo de 1,1419 dólares, tocando niveles de mayo de 2016.

Los expertos de Saxo Bank sostienen que tras superar la barrera de los 1,13 dólares, el cambio euro-dólar se está moviendo hacia la resistencia marcada por la parte superior del rango de precios comprendido entre 1,05-1,17 dólares. Así, estiman que un cierre por encima de los 1,15 dólares, máximos de 2015 y 2016, podría llevar al euro a 1,20 dólares. Sin embargo, consideran que si en las Bolsas continúa movimiento de aversión al riesgo, el dólar funcionará como activo refugio frenando el avance del euro.

Pero para Manuel Domínguez-Blanco, de Moneycorp Spain, “la inercia del euro es alcista”, como demuestra que en el año se ha apreciado contra todo pronóstico un 10%, debido a que “cada vez se alimentan más rumores acerca de lo rápido que podría el BCE retirar su programa de estímulos” y también a otras cuestiones, como unos datos económicos mejores de lo esperado.

Las claves


  • La mayor desventaja para la zona euro de un euro alto consiste en que encarece los productos de aquellas empresas que exportan a los países con divisas vinculadas al dólar, como Estados Unidos o Asia.

  • Un euro fuerte reduce la competitividad de los productos europeos y puede afectar al crecimiento de la zona euro.

  • Las empresas dependientes de las exportaciones verán reducidos sus beneficios si el dólar continúa debilitándose frente al euro durante varios meses.

Y es que detrás de la fortaleza del euro no solo está el mensaje de Draghi del otro día, que fue interpretado en clave hawkish, con los mercados cada vez más incrédulos y proclives a pensar que por mucho que lo niegue el BCE se prepara para ser más restrictivo. Subyacen otros factores, como los comentarios de la presidenta de la Fed, Janet Yellen, sobre las elevadas valoraciones de los activos norteamericanos, la contundente victoria de Emmanuel Macron en Francia y la normalización de la situación macro en la zona euro.

Manuel Ortiz-Olave, jefe análisis de Monex Europe para España, explica que hasta ahora había cuatro factores que estaban lastrando al euro: el riesgo de Le Pen en Francia, las elecciones en Alemania, la deuda griega y la crisis bancaria italiana. “Y de estos cuatro focos de riesgo prácticamente tres han desaparecido”, asegura. “Macron ha frenado el auge populista en Europa, Merkel va mejor en las encuestas y lo único es que Italia sigue siendo el elefante en la habitación y puede tener consecuencias para el euro, pero en general el retorno de la confianza en la zona euro se está notando”.

Tomás García-Purriños, gestor de Morabanc AM, viene defendiendo que desde el pasado año el euro está infravaloraedo frente al dólar. “La incrtidumbre política se ha rebajado, especialmente en relación con Estados Unidos. La macro no cesa de dar señales de mejora, sorprendiendo además al alza”. Y añade que la agenda de la Fed parece descontada y el BCE, de sorprender, parece que sería con tapering antes de lo esperado”. Así, mantiene un sesgo bajista del dólar y aumenta su rango objetivo hasta 1,10-1,15. “En el euro, tanto valoración como flujos como evolución de la política monetaria nos permiten ser más optimistas”.

Por su parte, el director de riesgos de Ebury, Enrique Díaz-Alvarez, comenta que “la cotización del tipo euro-dólar en los próximos meses seguirá dependiendo en gran medida de las expectativas sobre política monetaria”, pero sin perder de vista la macro. Los últimos índices PMI’s mantienen la consistencia apoyando el crecimiento de la zona euro. “Con la eurozona mostrando claros signos de recuperación de la actividad económica, el foco se sitúa en cuándo se podrán retirar los estímulos dependiendo de si se alcanzan los niveles de inflación esperados”, según un reciente informe de la firma de intermediación de divisas.

Por lo pronto, el índice de precios de consumo (IPC) en España se situó en junio en el 1,5% interanual, lo que supone una moderación de cuatro décimas respecto al mes de mayo. Y la inflación de la zona euro también se ha moderado a 1,4%. Fue en los primeros meses de este año cuando la inflación alcanzó la cota del 2% que el BCE tiene marcado como principal objetivo de su mandato, elevando la presión sobre el BCE y su estrategia de continuar con la política más expansiva de la historia de la zona euro.

Con todo, en su informe de perspectivas del tercer trimestre, Bankinter ya auguraba un euro fuerte frente al resto de divisas. “En un contexto en el que la eurozona sorprende positivamente estimamos un euro más bien fuerte con respecto al dólar y el yen”. Así, los analistas de la entidad ven “difícil” que el dólar se aprecie más allá de 1,02, pero también que el euro traspase la barrera de los 1,15 dólares.

Y en un reciente informe, Lombard Odier ya aconsejaba posicionar las carteras para prepararse ante un euro fuerte. “El foco de los mercados está cambiando hacia la actividad de los bancos centrales a medida que probablemente las posiciones de la FED y del BCE van a ser más restrictivas”, apunta el banco privado suizo, que opina que en los próximos 12 a 18 meses se puede esperar un rebote del euro-dólar en la zona de 1,20.

Source link