OHL vende por 2.235 millones todas sus concesiones a IFM | Compañías

OHL vendió ayer todas sus concesiones (salvo las que están en proceso de liquidación) al fondo australiano IFM Investors por 2.775 millones, de los que OHL ingresará únicamente 2.235, por los ajustes de precios de deuda, de tipo de cambio y de caja aportada a proyectos.

La constructora española comunicó anoche a la CNMV el cierre de la operación, firmado en el día de ayer, por el 100% de sus concesiones, con la exclusión de las que están en proceso de liquidación. Quedan excluidas de la compraventa, por tanto, Ferrocarril de Móstoles-Navalcarnero, y el Eje Aeropuerto-Acceso a la T4.

La empresa que dirigen Juan Villar-Mir y Tomás García Madrid tendrá derecho al cobro de todas las compensaciones, incluidos todos los intereses, que reciba OHL Concesiones de dichos procesos de liquidación.

Se pone en cuarentena el anuncio del pasado 22 de junio ante la CNMV, cuando OHL informó de la búsqueda de un socio minoritario para la división de autopistas

La compañía española y el fondo IFM Investors han convenido un periodo de exclusividad con el objeto de llevar a cabo la due diligence confirmatoria, finalizar la documentación de la operación y preparar la convocatoria de la Junta General de OHL para someter a sus accionistas la aprobación de la operación.

Según el comunicado, ambas partes han convenido el pago de sendos break fees en caso de respectivo incumplimiento de determinados términos de la operación. Además, OHL suspende el proceso prospectivo que estaba desarrollando para buscar inversores interesados en tomar una participación no mayoritaria de OHLConcesiones.

El primer accionista de OHL, el Grupo Villar Mir, respalda la operación, después de haberla analizado y haber concluido que representa la mejor opción para el grupo, y la defensa de su interés social, y ha señalado que ejercerá sus derechos de voto en sentido favorable a su aprobación. La operación, según el texto enviado a la CNMV, implica una valoración muy atractiva para la compañía española, y proporcionará importantes ingresos a OHL, que permitirán no solo situar a la empresa sin deuda neta con recurso, sino con posición positiva de tesorería.

IFM, aliado en el capital de OHL México, cuya filial agrupa 15 autopistas (1.088 kilómetros), el aeropuerto mexicano de Toluca y diversas terminales portuarias (Tenerife, Alicante y en el puerto chileno de Valparaíso). Aportó 520 millones en ingresos y 800 millones de ebitda (542 millones por rendimientos garantizados) en 2016, frente al ebitda total de 223 millones cosechado por OHL.

Una prioridad para OHL Construcción es seguir trabajando para OHL Concesiones, con la que tiene firmada el 26% de su cartera de obras.

Siete de las concesionarias de autopistas se encuentran en México, tres están en Chile, OHL Concesiones mantiene dos autopistas en España, otras tantas en Perú y una en Colombia. Su crecimiento exponencial se dio entre 2004 y 2011, cuando se hizo con autopistas en Brasil y México, haciendo cotizar las filiales de ambos países. Posteriormente OHL Brasil, hoy Arteris, fue vendida a Abertis y OHL México ha estado a punto de ser excluida de Bolsa el pasado verano tras la entrada de IFM en el capital. El plazo medio concesional de la cesta de activos de OHL Concesiones es de 29 años.

Socio financiero

Las preferencias marcadas por la familia Villar Mir para abrir el capital de OHL Concesiones pasaban por captar un socio de perfil financiero, para entregarle entre un 25% y un 40%. Según explicó en junio ante la CNMV, “los recursos procedentes de la operación se destinarían por parte de OHL a acelerar el plan de reducción de deuda con recurso [814 millones al cierre del primer semestre], permitiendo además reducir las necesidades de aportación futura de capital de OHL en los nuevos proyectos concesionales”.

La cotización del grupo se disparó ayer un 10,8% ante esta posibilidad de hacer caja. El cambio de manos de OHL Concesiones podría producirse en paralelo a a la batalla de opas por Abertis, con la posible variación del control en dos referencias españolas del negocio concesional. Además, OHL dice contar con el interés del gigante chino CSCE por entrar en la matriz cotizada. La china ha tenido acceso a los libros de la constructora, con una capitalización bursátil actual de 980 millones de euros. Su interés parece centrarse en la pata de construcción.

Al cierre de 2016, el equipo del CEO García Madrid tenía avanzado un plan de desinversiones por 2.300 millones, en el que se incluyó la venta de un 13,9% de Abertis (1.659 millones), distintas concesiones en construcción (160 millones), una participación en el desarrollo turístico de Mayakoba (218 millones), 28% de Metro Ligero Oeste (101 millones), una porción en el proyecto Canalejas (79 millones) y la filial de obra ferroviaria ZPSV (50 millones). La práctica totalidad de los fondos recaudados tenían como destino la reducción de deuda.

Source link

¿Hay alternativa a los ‘hedge funds’? | Mercados

La Bolsa americana encadena máximos, la Bolsa emergente y la japonesa son muy volátiles y Europa sigue con problemas políticos (brexit y Cataluña). Por otro lado, los bonos apenas pagan y los que pagan tienen más riesgo que rentabilidad a ganar. ¿Invertimos en hedge funds o en fondos Ucits de gestión alternativa?

Siempre que pienso en hedge funds me acuerdo de la apuesta ganada por Buffett: apostó 500.000 dólares contra hedge funds. Pidió hacerlo contra una cartera que al menos tuviera cinco fondos y a nueve años. El requisito de mínimo cinco hedge funds no es baladí pues Buffett reconoce que hay algunos gestores muy buenos, pero él cree que, en general, los hedge funds no aportan valor y mucho menos para las comisiones que cobran. El largo plazo de la apuesta también es importante. Cualquier fondo e incluso cualquier aficionado puede ganar al mercado un año e incluso dos. Pero a nueve o diez años, batir un índice bien diversificado por compañías y sectores es muy difícil, la media de los gestores activos no lo hace. La situación de mercado cuando se realizó la apuesta no era muy diferente de la de ahora, 2007 era un año de máximos. El resultado de la apuesta ya es conocido: los hedge funds elegidos dieron un 22% desde 2008 a 2016 y el fondo que replicaba al S&P 500 un 85%.

No voy a defender a ultranza los hedge funds, pero sí me gustaría llamar la atención sobre el comportamiento de los inversores tras pérdidas importantes. La apuesta la ganaba el que obtuviera la mayor rentabilidad final suponiendo que no se tocaban las inversiones y eso no tiene en cuenta el comportamiento de la mayoría de los inversores ante caídas importantes como la de 2008. Justo en 2008, primer año de la apuesta, la cartera de los hedge funds cayó un 24% que es mucho, pero el mercado sufrió una pérdida del 37% y eso es más de lo que soportan muchos inversores.

Como prueba de que el inversor huye de los mercados tras pérdidas abultadas solo hay que mirar las salidas de fondos pasivos de Bolsa en octubre de 2008 y las entradas en hedge funds en septiembre y octubre de ese año (su patrimonio tocó máximos). Desgraciadamente, a pesar de que los datos también demuestran el error que supone vender en malos momentos, los inversores, en general, siguen persiguiendo el producto que el año anterior fue mejor. Y eso que los inversores americanos ya están aprendiendo a no hacerlo.

El mal resultado de la industria de hedge funds de los últimos años se ha traducido en un descenso importante en su patrimonio. El patrimonio en gestión alternativa se está yendo a fondos líquidos y regulados. Dentro de los fondos de gestión alternativa accesibles a cualquier inversor hay muchos tipos: los hay que buscan el mismo resultado que la Bolsa pero intentando evitar fuertes caídas, y los que tienen objetivos más moderados, como batir la inflación.

Por muy alta que sea la valoración de la Bolsa mundial, dentro de 30 años su nivel será mayor. Muy probablemente también veremos el mercado más arriba dentro de 10. Por eso, si su horizonte temporal se lo permite, siga invirtiendo una parte de su cartera en fondos de Bolsa, con diversificación entre acciones, sectores y países y con la adecuada exposición a otras divisas.

No sabemos si un fondo de gestión alternativa existirá dentro de 30 años. Incluso aunque tenga 900 posiciones dependemos totalmente del gestor. Si es muy agresivo y se apalanca, el riesgo de que cierre es mayor.

Los inversores conservadores, o que necesiten el dinero antes de cinco años, no pueden invertir todo su patrimonio financiero en Bolsa. Otra parte limitada de su patrimonio se puede invertir en bonos. Los que pagan algo que compense gastos tienen riesgo, aunque no todo el mundo en el sector opina lo mismo, para mí, comparado con invertir en Bolsa, los bonos tienen un riesgo menor.

Además del high yield o bonos de alto rendimiento (ahora no es alto) ya hay fondos accesibles al inversor particular de bonos subordinados, bonos híbridos y convertibles contingentes. Con todo lo mal que suena la inversión en CoCos, invertir en fondos alternativos con bonitos nombres sin control puede resultar peor. Un inversor conservador con amplio horizonte temporal no puede dejar de invertir porque se acaba por descapitalizar. Diversifique entre fondos de Bolsa, de renta fija y de gestión alternativa, con control de volatilidad.

Marta Díaz Bajo es directora de Análisis de Fondos de atl Capital.

Source link

El auditor expresa “incertidumbre” sobre la viabilidad de Duro Felguera | Compañías

La auditora de las cuentas de Duro Felguera, EY, vuelve a expresar dudas sobre el futuro de la compañía. Al cierre del primer semestre la ingeniería con raíces asturianas presenta unas pérdidas de 3 millones, que bajan a 1,9 millones de euros después de intereses minoritarios. Esta última cifra empeora desde los 1,8 millones de hace un año. Las ventas han caído un 4,5%, hasta los 319 millones, y el ebitda se desploma un 51%, hasta 7,8 millones.

En pleno proceso de negociación de deuda y abierta a la entrada de inversores, Duro Felguera ha sido capaz de disparar su contratación un 90% respecto a la primera mitad de 2016, sumando contratos por 413 millones, para una cartera total de 2.264 millones.

Sin embargo, EY señala en un párrafo de énfasis “la existencia de una incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad del grupo para continuar como empresa en funcionamiento, de forma que pueda realizar sus activos y liquidar sus pasivos”. Una afirmación que recuerda a pasadas auditorías en Isolux o Abengoa.

Duro Felguera ha sido capaz de disparar su contratación un 90% respecto a la primera mitad de 2016, sumando contratos por 413 millones

El informe de auditoría resalta el incremento del riesgo de liquidez y del propio endeudamiento del grupo. Duro Felguera firmó un acuerdo de espera (standstill) con sus bancos acreedores (Bankia, BBVA, Caixabank, Sabadell y Santander) el pasado 3 de julio, cuando tenía 20,7 millones de deuda vencida y no atendida. La conclusión de esta tregua estaba marcada mañana 30 de septiembre, pero la ingeniería que preside Ángel del Valle ha obtenido un nuevo aplazamiento firmado por Santander, La Caixa y Sabadell.

El pacto alcanza hasta el 15 de enero de 2018, periodo durante el que se seguirán negociando créditos por 295 millones. Pero la banca ha supeditado este balón de oxígeno a que Bankia y BBVA se adhieran antes del 6 de octubre, y que Banco Cooperativo Español y Liberbank hagan lo propio antes del día 26.

Retraso en el arranque de proyectos

Duro Felguera ha explicado a través de un comunicado que la caída en sus ingresos se debe al retraso en el inicio de distintos contratos en cartera. En cuanto a la rebaja en el ebitda, los argumentos son que se ha producido un ajuste de márgenes en la división de Servicios; se acusa una menor actividad en el área de Mining & Handling; afectan los tipos de cambio y los propios costes de reestructuración.

La empresa dispone de una tesorería bruta de 122 millones y una deuda neta de 229 millones. En el informe presentando ante la CNMV la compañía resalta que ha amortizado deuda financiera entre enero y junio por 25,8 millones.

Se espera que el ‘standstill’ otorgado por Bankia, BBVA, Caixabank, Sabadell y Santander se amplíe hasta el 15 de enero. Las tres últimas ya han aceptado con condiciones

Rothschild está trabajando en la búsqueda de un “inversor estratégico” que reflote la compañía. Dos de las firmas que han estudiado a fondo el balance y los activos, Acciona y Elecnor, han descartado la adquisición.

La entrada de un socio de la relevancia de Acciona sería un espaldarazo para el grupo que lidera Ángel del Valle. La familia política de este último, Álvarez Arrojo, juega el papel de primer accionista de Duro Felguera con el 24% del capital. Los otros partícipes de referencia son Inversiones Río Magdalena, instrumental de la familia leonesa Arias, con un 10%, y la familia vizcaina Ybarra Careaga, que cuenta con un 5% utilizando su sociedad Onchena. Otro 10% figura como autocartera y el capital flotante tiene un peso del 50%.

Source link

Los fondos de inversión españoles rozan los 10 millones de partícipes | Mi dinero

Los fondos de inversión españoles no dejan de atraer gente y dinero. El número de partícipes –propietarios de participaciones en fondos– roza ya los 10 millones de personas, tras sumarse 1,6 millones de inversores a este tipo de fórmula de inversión.

De acuerdo con las cifras provisionales de cierre de agosto, divulgadas por Inverco (la asociación del sector), ya hay 9,9 millones de partícipes en fondos de inversión españoles. Al cierre de 2016 había 8,28 millones.

Desde el comienzo de la recuperación económica, el regreso del dinero hacia fondos de inversión ha sido imparable. El peor año de la recesión en España, 2012, la cifra global de inversores en fondos bajó de 4,5 millones de personas.

Fondos extranjeros

Si se toma en cuenta también el dinero invertido desde España en fondos de inversión que están domiciliados en otros países, la cifra de partícipes es aún superior. De acuerdo con los últimos datos facilitados por Inverco, al cierre de 2016 ya había más de 1,7 millones de residentes en España que eran propietarios de fondos de inversión domiciliados en otros países, especialmente en Luxemburgo.

Parte de estas dos cifras (los 9,9 millones de partícipes de fondos de inversión españolas y los más de 1,7 millones de propietarios de fondos extranjeros) están solapadas, ya que cada vez hay más fondos que además de invertir en acciones o bonos de empresas y países, invierten en otros fondos de inversión internacionales.

En cualquier caso, el auge de este instrumento de inversión parece imparable. En agosto, un mes flojo en las series históricas, se registraron 699 millones de euros de suscripciones netas de fondos de inversión. Se trata del decimoctavo mes consecutivo en que ha entrado en fondos de inversión más dinero del que ha salido.

Durante 2017, los fondos de inversión españoles acumulan 14.646 millones de euros de entradas netas en el año, casi el doble que la cantidad registrada en el mismo periodo del año anterior.

Las nuevas suscripciones y la revalorización de los mercados financieros ha disparado el patrimonio bajo gestión en este tipo de vehículos de inversión. Al cierre de agosto el volumen de activos en fondos quedó en 253.325 millones de euros.

Los fondos de inversión ya acumulan más del doble de patrimonio que el registrado en diciembre de 2012 cuando cayeron a 122.322 millones de euros.

Durante el mes de agosto continuó la tendencia de la menor aversión al riesgo del partícipe nacional en fondos de inversión con incremento patrimoniales de categorías con mayor exposición a acciones.

Los fondos globales protagonizaron el interés inversor del partícipe nacional, y registraron el mayor incremento patrimonial del mes con 688 millones de euros más que en julio. En lo que llevamos de 2017, acumulan un crecimiento superior al 46%, casi 9.587 millones de euros. Dentro de esta categoría se incluyen los fondos perfilados, una de las modalidades por las que más están apostando las grandes gestoras de fondos (CaixaBank AM, BBVA AM y Santander AM).

Source link

CaixaBank sigue a BBVA y emite 1.250 millones en deuda anticrisis | Mi dinero

CaixaBank y BBVA han decidido adelantarse a septiembre y cerrar el mes de agosto con parte de los deberes solicitados por el Banco Central Europeo hechos. Un día después de que BBVA colocara 1.500 millones de euros en deuda anticrisis, CaixaBank se sumó a las emisiones de deuda sénior no preferente. La entidad colocó 1.250 millones de euros pero a un precio más elevado, si bien, la de BBVA fue a cinco años y esta a cinco años y cuatro meses –vence en enero de 2023–.

La entidad financiera contó con los servicios de Citi, HSBC, Nomura y Société Générale, además de ella misma, como bancos coordinadores de la operación, que se cerró a un precio de 95 puntos básicos más midswap a cinco años y cuatro meses –tipo de interés del dinero libre de riesgo en la zona euro– lo que implica un cupón anual del 1,125%. La emisión contó con una calificación a a largo plazo de BBB por parte de Fitch.

La operación fue bien recibida por el mercado, por lo que CaixaBank decidió ampliar su objetivo inicial de 1.000 millones de euros, hasta los 1.250 millones, y pudo bajar precio desde el diferencial de 110 puntos básicos iniciales. La emisión recibió una demanda superior a los 3.500 millones de euros. En concreto, ha recibido órdenes de 200 inversores institucionales. Los extranjeros han cubierto un 84% de la emisión y el libro ha sido colocado en un 89% entre fondos soberanos, fondos de inversión y aseguradoras.

CaixaBank y BBVA han esperado a estrenarse en el mercado con este tipo de emisiones una vez ha quedado aclarado su marco legal. El Gobierno dio luz verde en junio a la banca para poder emitir deuda sénior no preferente y cumplir así con las exigencias del BCE, que requiere a las entidades que tengan un colchón que proteja a los dueños de deuda tradicional y a los depositantes.

Sexta emisión en el año de CaixaBank

  • Variedad. La entidad catalana ha realizado hasta la fecha seis emisiones de deuda institucional en el año y de todos los tipos. Así, ha colocado cédulas hipotecarias, deuda sénior, subordinada (Tier 2), cocos y non preferred, aprovechando el entorno de tipos de interés bajos.
  • Más de 6.000 millones. Todas las emisiones de este año suman un total de 6.750 millones de euros. Con la de ayer, CaixaBank da por cerrado el calendario de emisiones para este año.
  • Previsiones para 2019. La entidad tiene previsto emitir un total de 11.000 millones de euros en deuda sénior no preferente antes de finales de 2018, incluida esta colocación.

En caso de problemas, los dueños de los bonos no preferentes se colocaran en el ranking de absorción de pérdidas por detrás de los accionistas, de los propietarios de los cocos y de los de la deuda subordinada. Aunque asumirán los eventuales quebrantos antes que los bonistas de la deuda sénior clásica de la banca.

BBVA emitió este miércoles 1.500 millones en deuda anticrisis a un plazo de cinco años a un precio de 70 puntos básicos sobre midswap (tipo de interés libre de riesgo), lo que implica un cupón anual del 0,75%. La entidad, que recibió demanda por 5.000 millones, quiere finalizar el ejercicio 2018 con entre 3.500 y 4.500 millones de euros en este tipo de deuda.

La única entidad española que había emitido deuda sénior non preferred antes de que el Ejecutivo aprobara la normativa era Santander. El banco presidido por Ana Botín ha colocado en lo que va de año cerca de 4.300 millones de euros en este tipo de pasivo. En concreto, ha se estrenó en enero con una emisión de 1.500 millones en euros y desde entonces ha colocado este tipo de pasivo en dólares, francos suizos y dólares australianos.

Tras las emisiones de BBVA y CaixaBank, fuentes conocedoras del mercado apuntan a que será Bankia la siguiente entidad en emitir deuda anticrisis, si bien, aún está pendiente de conocerse cuál será el requerimiento de capital que precisará el BCE a cada una de las entidades.

Source link

BBVA pulveriza el mercado de deuda anticrisis con 1.500 millones a tipos ultrabajos | Mercados

BBVA se ha estrenado en las emisiones de deuda sénior no preferente (non preferred, en la jerga) con capacidad para absorber pérdidas. Sigue los pasos de Santander que desde enero ha realizado ya cuatro emisiones de este tipo en lo que va de año.

El ejército de colocadores contratados para la operación, formado por Barclays, Citi, Natixis, UBS y la propia entidad, ha vendido 1.500 millones, por encima de las expectativas iniciales, según explican fuentes de BBVA.

La emisión, con un vencimiento a cinco años, se lanzó a un precio inicial de 85 puntos básicos sobre midswap (tipo de interés libre de riesgo) a ese plazo, que se rebajó hasta los 70 puntos básicos ante la gran acogida en el mercado, lo que implica un cupón anual del 0,75%. Un precio que se sitúa como el más bajo en Europa a cinco años en este tipo de deuda.

La colocación, que ha recibido además una demanda de aproximadamente 5.000 millones de euros, será destinada a refinanciar vencimientos de instrumentos mayoristas que no son computables bajo la nueva normativa europea. BBVA ya desveló su intención de emitir este tipo de deuda en la presentación de las cuentas del segundo trimestre, cuando su director financiero, Jaime Sáenz de Tejada, avanzó que se emitirían hasta 2.000 millones de euros en la segunda mitad de año, una vez aclarado el marco legal.

Fuerte interés de las gestoras y diversificación

El libro de órdenes de la emisión de deuda non preferred de BBVA recibió más de 300 peticiones por parte de inversores. Entre ellos, las gestoras fueron las más interesadas, con un 73% del total, seguidas por bancos (13%) y aseguradoras y fondos de pensiones (12%).

La emisión contó con una fuerte diversificación geográfica. Los inversores de España y Reino Unido acapararon un 21% de las órdenes, seguidos por Francia (19%), Alemania y Austria (18%), Reino Unido e Irlanda (17%), países nórdicos (7%), Suiza (5%) e Italia (2%).

La banca española recibió el espaldarazo del Gobierno el pasado 24 de junio para colocar este tipo de pasivo. El Ejecutivo dio luz verde a las entidades para emitir deuda sénior no preferente y cumplir así con los requerimientos del Banco Central Europeo, que exige ala banca construir un colchón que proteja a los dueños de la deuda clásica y a los depositantes.

En caso de problemas, los dueños de los bonos no preferentes se colocaran en el ranking de absorción de pérdidas por detrás de los propietarios de los cocos y de la deuda subordinada. Aunque asumirán los eventuales quebrantos antes que los bonistas de la deuda sénior clásica. La entidad quiere finalizar el ejercicio 2018 con entre 3.500 y 4.500 millones de euros en deuda non preferred, por lo que en el calendario del año de emisiones de deuda estaría contemplada la colocación de entre 2.500 y 3.500 millones.

Hasta la fecha, la única entidad española que había emitido este tipo de pasivo era Santander, que suma cerca de 4.300 millones de euros. El banco presidido por Ana Botín ha recurrido a colocaciones en varias divisas. Así, Santander estrenó 2017 con la emisión de 1.500 millones en euros –antes de que se aprobara la normativa–, a la que siguieron 2.500 millones en dólares, 400 millones en francos suizos y 800 millones en dólares australianos.

Source link

Los ‘cocos’ de la banca española se aprecian el 8% desde el rescate de Popular | Mercados

La resolución de Banco Popular el pasado 7 de junio se llevó por delante la inversión de los tenedores de bonos subordinados y de bonos contingentes convertibles (cocos) emitidos por la entidad. Fue la primera vez que estos instrumentos de deuda servían para contribuir a reflotar un banco en crisis, sin recurrir a ayudas públicas, y esas pérdidas hicieron mella por unos días en la deuda corporativa de las entidades financieras.

Los tenedores de bonos subordinados y cocos podían llegar a perderlo todo, una seria advertencia para los inversores pero de la que las emisiones bancarias se repusieron poco después. De hecho, las emisiones de cocos lanzadas por los bancos españoles este año se han revalorizado más del 8% en poco más de dos meses, desde los mínimos que marcó su precio el 9 de junio, dos días después del rescate de Popular.

La banca española ha aprovechado este año el buen momento del mercado de capitales para lanzar cocos, un instrumento de deuda con el que ir cumplimentando los requisitos de capital y cuyo coste de emisión se ha abaratado considerablemente desde la primera emisión de una entidad española, la realizada por BBVA en abril de 2013.

Entidades que no habían lanzado hasta ahora este instrumento se han estrenado con emisiones en los últimos meses, como es el caso de Sabadell, CaixaBank y Bankia. En todas ellas se hizo notar el impacto de la caída de Popular, para iniciar la remontada de precios después. La ganancia entorno al 8% que arrojan estas emisiones desde los mínimos del 9 de junio supera con creces los rendimientos de la gran mayoría de activos de renta fija en ese período, en un mercado en el que los tipos cero y las perspectivas de alza de tipos de interés han minimizado las expectativas de rentabilidad.

El bono español a diez años cotiza plano respecto al nivel de hace dos meses y medio, mientras que el precio del bono alemán apenas ha variado su precio desde principios de junio. “Un 8% en poco más de dos meses es una rentabilidad muy atractiva”, apunta Gonzalo Ramírez, director de renta fija y estructurados de Tressis, que ve especialmente interesantes las emisiones de grandes entidades.

Santander fue el primer banco español en emitir cocos este año: 750 millones de euros al 6,25%, el pasado 25 de abril. Desde entonces, la emisión se ha revalorizado el 8,74% y cotiza cerca de máximos, incluida la remontada del 6,17% desde los mínimos del 9 de junio. Más discreta es la evolución registrada por la emisión de cocos lanzada por BBVA en mayo, por 500 millones de euros al 5,875%. Desde su debut, considerando que fue un mes posterior a la de Santander, su precio se ha encarecido el 6,5%, y remonta el 8,3% desde los mínimos del 9 de junio.

CaixaBank se estrenó en el mercado de cocos solo unos días antes de la caída de Popular, con una emisión de 1.000 millones de euros –la más voluminosa de las lanzadas este año por la banca española–. Este activo se ha revalorizado el 6,4% desde su début y su precio despunta el 8,4% desde los mínimos.

Los cocos que lanzó Sabadell en mayo también remontan desde esa fecha, el 7,8%, pero a diferencia de los anteriores, cotizan solo ligeramente por encima del nominal. Su emisión se ha resentido un poco más por su condición de banco mediano. No en vano, Popular no llegó a sacudir el mercado pero sí puso de evidencia el riesgo de caer no ya por problemas de solvencia sino de liquidez, lo que puso en jaque en el mercado a entidades como Liberbank, y reveló que el actual esquema de resolución hace más vulnerables a las entidades de menor tamaño.

Source link

Las familias destinan el 7% de su renta a intereses frente al 11,5% de 2007 | Mi dinero

Cuando la crisis económica golpeó a España a partir de 2007, una de sus principales debilidades era el elevado endeudamiento privado. Empresas y hogares tiraron en exceso del crédito en los años de bonanza y ello les dejó en una situación de indefensión cuando las turbulencias financieras echaron por tierras las bases sobre las que se sustentaba la economía española. Las familias y los hogares han tenido que hacer frente a una corrección sin precedentes, que ha sido dolorosa y que se ha llevado por delante a muchas empresas y empleos.

En el último número de Cuadernos de Información Económica, editado por Funcas, el catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia, Joaquín Maudos, analiza la magnitud del ajuste en el sector privado. Pone el foco en el desapalancamiento y también en la reducción del coste de la deuda. Recogiendo datos del Banco de Pagos Internacionales (BIS), Maudos señala que las empresas destinan hoy el 36,3% de su renta bruta disponible a pagar intereses y en amortizar el principal frente al 71,7% registrado en 2007. En el caso de los hogares, los intereses se llevan el 6,9% de su renta bruta, un importe inferior al 11,5% de 2007.

Maudos señala que esta ratio es relevante para “analizar la interacción entre los problemas reales y financieros de la economía” y supone también un “indicador adelantado de la crisis sistémica”. Un porcentaje elevado refleja el riesgo de elevar la morosidad o, incluso, generar una crisis bancaria. “De forma paralela, cuanto mayor sea el porcentaje de la renta que empresas y familias destinan a hacer frente a la carga de la deuda, menor será la inversión y el consumo, y, por tanto, el crecimiento económico”, señala Maudos en su artículo.

La caída del coste de financiación y el desapalancamiento está detrás de la mejora de la solvencia de las familias. El 6,9% de la renta que destinan las familias a intereses y amortizaciones es similar al nivel registrado en Alemania o Francia. Está por encima de Italia y muy por detrás del Reino Unido.

Maudos destaca que solo en intereses pagados, las empresas y familias han reducido en 83.000 millones la carga financiera desde 2008 y concluye que para que “siga cayendo, es necesario que continúe el desapalancamiento y que el coste de financiación se mantenga en niveles razonables”. Advierte de que, en caso contrario, aumentará nuevamente la vulnerabilidad en el sector privado.

En este sentido, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, mantuvo ayer los tipos de interés en el 0% y la organización trasladó el mensaje de que los tipos tardarán en subir.

Respecto al stock de deuda, los datos oficiales reflejan cómo los hogares y las familias han ido acercándose hacia la media europea. En el caso de las familias, la deuda llegó a suponer el 134% de su renta bruta, una cifra que ha ido mejorando hasta situarse en el 107,2% registrado en 2015. El porcentaje sigue siendo superior a la media europea, cuyo pasivo supone el 94% de la renta. En porcentaje sobre el PIB, la deuda de las familias se sitúa en torno al 65%, por encima de Italia (41,7%), Alemania (53,3%) y Francia (57,2%).

El artículo publicado por Funcas destaca que las empresas y familias españolas han reducido su deuda en 482.000 millones desde 2010, lo que suponen 50 puntos porcentuales de PIB.

El proceso de desapalancamiento del sector privado ha ido acompañado de un incremento exponencial del endeudamiento público. El conjunto de la Administración presentaba un nivel de deuda muy bajo cuando se inició la crisis, lo que ofreció un colchón vital que permitió a España evitar el rescate total de su economía. En 2007, la deuda pública en España era del 35,6% del PIB y hoy se mueve en torno al 100%. El elevado déficit público, el rescate bancario y los mecanismos de financiación para los entes territoriales están detrás del incremento del pasivo público. El Gobierno prevé que la ratio de deuda irá bajando, sin embargo, el proceso será lento. Harían falta superávits primarios relevantes para lograr una reducción vigorosa. El FMI ya alertó esta semana que la elevada deuda pública deja a España en una posición de debilidad ante hipotéticas turbulencias financieras.

Source link

Santander lanza una emisión de deuda anticrisis en dólares australianos | Mercados

Santander continúa con su programa de emisión de deuda anticrisis. La entidad, inmersa en plena ampliación de capital por importe de 7.072 millones para integrar a Popular, dio mandato a ANZy Nomura como joint bookrunners para colocar deuda en dólares australianos con vencimiento en cinco años y medio.Además, está estudiando la posibilidad de emitir deuda senior non preferred a diez años.

De momento se desconocen el importe.Fuentes del mercado indican que las colocaciones se estarían realizando a 175 puntos básicos por encima del tipo swap (tipo de interés libre de riesgo) para el caso de la deuda con vencimiento en 2022 y más 215 puntos básicos para la referencia a diez años.

Desde que en enero Santander se estrenara con esta clase de deuda, destinada a absorber pérdidas, el banco que preside Ana Botín ha repetido la experiencia en otras dos ocasiones. A los 1.500 millones que colocó a comienzos de años se suman los 2.500 millones dólares (2.14 millones de euros) que emitió en abril y otros 400 millones de francos suizos (364 millones de euros) un mes después.

Las colocaciones de este mes son las primeras que se efectúan desde que el Gobierno aprobara en el Consejo de Ministros del pasado 23 de junio un Real Decreto-Ley de medidas urgentes en materia financiera que permite a todas las entidades de crédito emitir deuda senior non preferred para facilitar el cumplimiento del requerimiento mínimo de fondos propios y pasivos admisibles.
La norma exige a las entidades de crédito y empresas de servicios financieros, tanto a nivel internacional como de la Unión Europea, contar con un número de pasivos que puedan absorber pérdidas. Asimismo, deberá contar con plazo de vencimiento igual o superior a un año, no tener características de instrumentos derivados e incluir una cláusula en la que se establezca que tienen una prelación concursal inferior frente al resto de créditos ordinarios.

En referencia al orden de prelación, y en caso de resolución o concurso, la deuda sénior non preferred se sitúa por debajo al resto de créditos ordinarios pero un escaló por encima de la deuda subordinada. Es decir, sufrirá pérdidas en caso de resolución o insolvencia antes que la deuda senior y que los depósitos superiores a 100.000 euros.

El objetivo que se persigue con este tipo de emisiones es ampliar el colchón anticrisis de las entidades en el supuesto de que tuvieran que rescatarse a sí mismas. A fin de cuentas lo que pretende el regulador europeo es evitar que el contribuyente tenga que asumir la factura del rescate. Y más ahora que el proceso de concentración bancaria está dando consigo a bancos cada vez más grandes con lo que aumenta el número de entidades sistémicas.

Hasta la fecha Santander es la única entidad española que ha recurrido a esta clase de activos.A nivel europeo, Cédit Agricle y Société Génerale realizaron sus primeras incursiones en este tipo de deuda a finales de 2016.

Dentro del marco de financiación destinada a a cumplir los requerimientos de absorción de pérdidas, Santander informó que tiene previsto prevé emitir entre 28.000 y 35.500 millones de euros en deuda senior non-preferred entre los ejercicios 2017 y 2018.

Source link

La banca europea emite deuda anticrisis por más de 60.000 millones | Mercados

La banca europea está acelerando la emisión de deuda con la que ir construyendo un colchón para crisis futuras, después de que la intervención de Popular y de dos bancos italianos del Veneto haya marcado el camino de cómo han de hacerse los rescates bancarios. La regulación establece que en 2022 las entidades deberán contar con un volumen considerable de activos capaces de absorber pérdidas, que en el caso de los bancos sistémicos será el 18% de sus activos ponderados por riesgo.

Pero el esfuerzo, en mayor o menor medida es común para todos, de modo que sea cual sea el tamaño del banco, cada entidad deberá ir rellenando esos colchones de capital anticrisis: un 1,5% de sus activos de riesgo con bonos contingentes convertibles (cocos) y el 2% con deuda subordinada, a lo que se añade la senior no preferente, una nueva modalidad que en España solo ha estrenado de momento Santander.

En lo que va de año, la banca europea –considerando zona euro, Reino Unido y Suiza– ha emitido 10.395 millones de euros en bonos contingentes convertibles (cocos), 16.710 millones de euros en deuda subordinada y otros 33.700 millones en senior no preferente, según datos recopilados por BNP Paribas. En total, 60.805 millones de euros que en caso de que la entidad fuera inviable, dejarían pérdidas para sus tenedores, tal y como se ha visto recientemente en Popular, donde los tenedores de cocos y deuda subordinada lo han perdido todo con la intervención del banco.

De la cuantía emitida en Europa, las emisiones de la banca española suponen alrededor del 20%, con 3.000 millones de euros en cocos -a los que se suman los 750 millones de la emisión de hoy de Bankia-, 5.600 millones en deuda subordinada y 3.712 millones de euros en senior no preferente. La última emisión, cerrada ayer mismo, ha sido la realizada por Caixabank, de 1.000 millones de euros en deuda subordinada en la que ha sido la primera colocación de una entidad española después de la crisis de Popular. Esta emisión, a once años de plazo, ha recibido una demanda de 2.800 millones de euros, lo que ha permitido rebajar el tipo de interés inicial en 25 puntos básicos, hasta fijar un diferencial de 235 puntos sobre midswap, la referencia habitual para estas colocaciones.

Bankia se estrena hoy en el mercado con su primera emisión de cocos y después de que se hayan estrenado también recientemente con este instrumento CaixaBank y Sabadell. La entidad pretende captar 750 millones de euros y está recibiendo una demanda de 3.500 millones de euros que va a permitir cerrar la colocación con un interés cercano al 6%. “Esperamos un gran éxito, y razonablemente debería alcanzar un nivel de cupón en el entorno del 6%”, explica Javier González, de BNP Paribas. La referencia más reciente es la emisión de 1.000 millones en cocos de CaixaBank del pasado 1 de junio, con un cupón del 6,75% anual y que en lo que va de mes se ha revalorizado en el mercado más del 4%.

La deuda corporativa de la banca, lejos de resentirse por el rescate de Popular y las pérdidas sufridas por sus bonistas, está en efervescencia y atrae la atención de los inversores, que muestran una notable demanda en cada emisión. La banca por su parte, está obligada a emitir por exigencias regulatorias y aprovecha a hacerlo antes de que suban los tipos de interés.

En la memoria del mercado va a quedar la intervención de Popular, la primera vez en que se pone en práctica la normativa europea de rescates bancarios, por la que son accionistas y acreedores quienes primero asumen el coste del rescate, no el contribuyente. Ha quedado a salvo el ahorro de los depositantes y de los bonistas senior, los propietarios de la deuda más segura, lo que ha servido de cortafuegos y de garantía para el conjunto del mercado de deuda. De hecho, fuentes financieras señalan que la aplicación de pérdidas también a la deuda senior sí habría sido un elemento desestabilizador para el mercado. “Si Popular hubiese tenido deuda senior no preferente, también habría sufrido pérdidas”, señalan en un banco.

La nueva deuda senior no preferente es la que acumula mayor volumen de emisiones en Europa en lo que va de año, con 33.700 millones de euros. Dentro del tipo de emisiones que permitirían absorber pérdidas en caso de rescate, la deuda senior no preferente es la más segura. En primer lugar, y solo detrás de los accionistas, estarían condenados a perder su dinero los tenedores de cocos y a continuación los de deuda subordinada.

“La nueva clase de deuda sénior no preferente es positiva para el crédito de los tenedores de estos instrumentos porque absorberá pérdidas antes que los depósitos y otros tipos de deuda sénior en caso de una resolución o una insolvencia” destacan desde Moody’s.

En espera de las primeras emisiones de senior no preferente

La banca española recibió luz verde del Gobierno el 23 de junio para emitir deuda senior no preferente, un nuevo instrumento capaz de absorber pérdidas y con el que responder a las exigencias regulatorias. Desde el punto de vista del inversor, tendrá el atractivo de ser más segura que los cocos o la deuda subordinada y tendrá menor coste de emisión por tanto para el banco.

Hasta el momento, solo Santander ha emitido deuda de este tipo, por su condición de banco sistémico. El resto de bancos estaba a la espera de que el Gobierno traspusiera la normativa europea que las regula. El país más activo y pionero en estas emisiones es Francia: BNP Paribas ha emitido este año 7.000 millones en deuda senior no preferente. También han emitido los holandeses ING y KBC.

En España, el sector aún espera para poder emitir esta deuda a que el decreto del Gobierno sea convalidado en el Congreso, lo que se prevé para la semana que viene. Esta luz verde definitiva coincidirá con las jornadas previas a las presentaciones de resultados del primer trimestre, lo que obligará a retrasar las emisiones de senior no preferente como mínimo a finales de mes o principios de agosto o, más probablemente, ya al mes de septiembre.

Source link