El reto demográfico para la banca | Compañías

Se ha escrito mucho sobre todos los retos a los que se enfrentan los bancos. Ha sido un debate recurrente desde el estallido de la crisis, pues muchos de los desafíos se centran precisamente en sus consecuencias. Como la compleja e interminable regulación y estricta supervisión desde las autoridades. Otros retos, como la elevada competencia y la digitalización del negocio financiero, suponen una nueva prueba de la resiliencia del sector. No cabe la menor duda de que los bancos superarán todos estos desafíos. Sin embargo, es cierto que hay otros factores de tipo estructural que merecen una reflexión. Y quizás uno de los más relevante es el factor demográfico.

La mayoría de países desarrollados se enfrentan a un doble riesgo en su población, de descenso a futuro y más envejecida. Este fenómeno tendrá grandes consecuencias para la sociedad y repercutirá, a su vez, en las finanzas públicas y en la sostenibilidad del sistema de pensiones. Del mismo modo los bancos, como parte de la sociedad, también se pueden ver muy afectados.

El factor demográfico conlleva, por ejemplo, tipos de interés más bajos y un aplanamiento de la curva de tipos. Es cierto que la situación actual extrema es excepcional, pero la normalización del nivel de tipos y de la pendiente de la curva probablemente quedará muy lejos de los niveles que existían antes de la crisis.

El sector bancario es consciente y busca soluciones. Por eso mira a Japón, donde el problema demográfico es ya más una realidad que una amenaza. La pérdida de peso de los bancos sobre el conjunto del sector financiero japonés, los problemas que sufren las pequeñas entidades –centradas en negocios locales– y la caída de la ratio préstamos sobre depósitos, son consecuencias directas o indirectas del efecto demográfico. En el país del Sol Naciente, el sector bancario ha asumido más riesgos, en buena parte internacionales, y ha reducido costes al mismo tiempo que ha llevado a cabo su consolidación. Todo ello con buenos resultados a corto plazo, aunque sin resolver del todo las dudas sobre el futuro.

En Europa, la debilidad estructural de los ingresos bancarios también se contempla como un verdadero reto para superar en el futuro. Sin embargo, se sigue discutiendo sobre los modelos de negocio a corto plazo y sobre la elevada morosidad acumulada durante crisis. Pero ¿y el desafío que supone la demografía para el sector? El propio presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, pasó de puntillas sobre el tema durante su conferencia en Jackson Hole: “sin la ayuda de la demografía, la única forma de aumentar el crecimiento económico potencial pasa por una mejora de la productividad”. El crecimiento es clave para el negocio de los bancos.

Los datos económicos más recientes muestran una mejora inesperada del crecimiento a nivel mundial. Y Europa es su mejor exponente, tal y como muestran los indicadores adelantados que apuntan a que la recuperación es más sólida de lo esperado.

Aun así, el propio BCE duda de su sostenibilidad a medio y largo plazo. La sociedad requiere de un crecimiento potencial mayor, un crecimiento inclusivo que se reparta de forma ecuánime. Los bancos europeos, sin duda, hacen su parte para lograrlo y apuestan por fomentar una mayor inclusión financiera. El riesgo es que un exceso de regulación o una regulación mal enfocada puede dificultar este objetivo implícito que tienen las entidades de crédito europeas.

Las autoridades económicas son las que deben tomar un mayor protagonismo para aumentar el crecimiento económico potencial, favoreciendo la inversión productiva, apostando por una mayor competencia productiva y también mejorando los mecanismos para resolver insolvencias.

Tampoco deben olvidarse de fomentar una mayor apertura comercial, basada en normas comunes, tal y como defendió el presidente del BCE en Jackson Hole. Todo ello acompañado de una mayor apertura financiera y bajo una regulación adecuada. Por eso es también importante que las autoridades ponderen el riesgo de un exceso de la regulación sobre los bancos y el resto del sistema financiero.

Superada la crisis, sus consecuencias aún nos acompañan. Los bancos ahora son más resistentes y han llevado a cabo cambios importantes en su gobierno, siempre bajo un enfoque de responsabilidad social. Todo esto se ha traducido en la importante aportación que están teniendo en la recuperación económica cíclica actual. Las autoridades deben mirar a más largo plazo y tratar de combatir los riesgos estructurales, como la elevada deuda pública y el envejecimiento de la población. La clave pasa por aumentar el crecimiento potencial, el verdadero objetivo para la sociedad.

José Luis Martínez Campuzano es portavoz de la Asociación Española de Banca.

Source link

La reforma del sistema de financiación autonómica requiere 11.200 millones | Mi dinero

A finales de julio la Comisión de expertos nombrada por el Gobierno y las comunidades para la reforma del sistema de financiación autonómica entregaron sus conclusiones a Hacienda. Del documento, además de las recomendaciones planteadas, destaca la fuerte división que ha suscitado el debate de cómo mejorar el actual sistema. De hecho, el 40% del escrito lo forman votos particulares.

Uno de los especialistas elegido por el Ejecutivo, el director de Fedea, Ángel de la Fuente, denunció entonces el funcionamiento de la comisión y la elección de “expertos con bandera”. Pues bien, ayer De la Fuente presentó los cálculos que ha realizado teniendo en cuenta el núcleo del nuevo modelo que plantean los expertos, es decir, aplicando los dos nuevos instrumentos, el Fondo Básico de Financiación (FBF) y el Fondo de Nivelación Vertical (FNV).

El primero estaría formado por la recaudación de recursos propios y cedidos de las comunidades; mientras que el segundo se nutriría con el dinero aportado por el Estado que sería repartido entre las 15 comunidades de régimen común (todas menos País Vasco y Navarra) para reducir la desigualdad.

De la Fuente recuerda que el FBF funcionaría como el actual Fondo de Garantía, “absorbiendo una parte sustancial de los ingresos tributarios de las comunidades y se distribuiría en proporción a la población ajustada”. Y el FNV se repartiría para reducir las diferencias de financiación que persistieran tras la aplicación del FBF sin alterar la ordenación de las regiones en términos de financiación por habitante ajustado. Asimismo, el actual sistema contempla la llamada cláusula de statu quo, que implica que ninguna comunidad puede recibir menos recursos de los que obtendría con el sistema anterior. Los expertos abogan por eliminar este precepto, pero de forma paulatina.

El profesor De la Fuente realiza una simulación sobre cómo quedaría la nueva financiación con la aplicación de esos dos nuevos fondos teniendo en cuenta un escenario de corte continuista con el modelo actual en cuanto al peso que tendrían parámetros como la superficie, la dispersión de la población o la insularidad. Con sus cálculos y el nuevo FBF la comunidad que mejor financiación obtendría sería Madrid e intentar la nivelación total del resto con esta sería imposible, ya que se requerirían 11.242 millones.

“Puesto que solo se dispone de 4.217 millones, el último escalón completo que se podrá financiar nos lleva a la igualación de Cantabria y todas las regiones por debajo de ella con Aragón, con un coste de 1.934 millones”, asegura. Así, aunque crítico, cree que la aplicación del principio de que nadie pierda reducirá la diferencia entre la mejor y la peor financiada de 29,2 a 11,0 puntos, dependiendo de los criterios de reparto del FNV. Eso sí, aboga por una desaparición gradual del statu quo porque de lo contrario tendría “un impacto dramático”.

Source link

La trilogía de la inmigración | Mercados

Las políticas vigentes en materia de inmigración a nivel global son incapaces de responder a la dramática situación que vivimos. Asistimos a una polarización en la redistribución de la riqueza sin precedentes: las diferencias importantes en los niveles de desarrollo entre las diferentes zonas económicas conllevan movimientos de población de los países menos desarrollados hacia los más prósperos, de tal modo que la inequidad socioeconómica se erige como el único filtro que da valor a nuestras vidas. Ni siquiera el acceso a una economía de subsistencia está garantizado para una proporción cada vez mayor de la población mundial que lo necesita. Todo esto se ve agravado en ocasiones por los numerosos conflictos cuyas consecuencias son siempre el sufrimiento humano.

A nivel internacional, 2015 constituye un año récord para las migraciones internacionales con un máximo histórico, pues más de 250 millones de personas han abandonado su país de origen (incluidos los demandantes de asilo), y han transferido más de 600.000 millones de dólares a sus familias, sobre todo, a países en desarrollo.

El problema de la inmigración así como la gestión de la política migratoria debe ser tratado desde una triple dimensión.

En primer lugar, la dimensión económica. El capital humano foráneo debe formar parte de los activos del país de destino como lo es el capital financiero o el conocimiento y ser conscientes de su contribución potencial al crecimiento económico. Debemos utilizar los flujos migratorios para compensar desequilibrios económicos y añadirlo a la cadena de valor como uno de los motores del desarrollo. Así, los beneficios de unas políticas expansivas son innumerables: ayudan al sostenimiento del sector primario y secundario, contribuyen al crecimiento económico, incentivan la demanda, fomentan la internacionalización empresarial, reducen las diferencias salariales en los países de recepción entre los trabajadores que más ganan y los que menos, aumentan el número de emprendedores, aportan conocimiento para la investigación en el caso de la mano de obra cualificada y contribuyen a la sostenibilidad financiera de las pensiones.

Numerosos estudios concluyen que las migraciones de trabajadores cualificados o poco cualificados tienen efectos positivos sobre el crecimiento y la economía en su conjunto, tanto para los países de origen como para los países de acogida. En Alemania, por ejemplo, la acogida de 1,1 millones de emigrantes en 2015 y 2016 ha tenido sobre la economía el efecto de un verdadero plan de relanzamiento, según el Instituto Federal de Estadísticas. El alza de los gastos del Estado y el aumento del consumo ha tenido efectos positivos sobre el crecimiento económico.

Abrimos las fronteras a diario para que circulen con total libertad materias primas, petróleo, minerales y energía provenientes de países pobres o en vías de desarrollo, pero en cambio cercenamos el tránsito de aquellas personas que con su esfuerzo los han creado. Podemos afirmar que los muros pueden matar pero la indiferencia ayuda a morir.

La segunda dimensión es la política. Se requiere un firme compromiso por parte de las autoridades para poner en práctica las actuaciones vinculantes entre los Estados miembros mediante medidas proactivas de alcance global. Es necesaria una profunda modificación de los planes vigentes a largo plazo que permita el establecimiento de objetivos claros y cuantificables para su posterior medición; así como la aplicación de políticas orientadas a su consecución a un nivel táctico; y, por último, que garanticen su viabilidad mediante los fondos financieros necesarios a un nivel operativo, pues pretender que el actual mercado de trabajo se autorregule resulta un tanto anacrónico e ineficiente.

Por otra parte, es fundamental una coordinación más estrecha entre las políticas generales de la Unión Europea, por un lado, y las actuaciones a nivel nacional y autonómico, por otro. Sin olvidar la necesidad de delimitar los diferentes niveles estratégicos y de minimizar sus costes, así como la aplicación de indicadores específicos de integración que nos devuelvan la información que necesitamos para evaluar el éxito de estas políticas.

La tercera y última dimensión se refiere a la ética y es la que nos debe permitir modificar todos aquellos parámetros que nos impidan concebir y mantener un sistema social equilibrado y digno para todos, fundamentado en valores universales y en donde impere la solidaridad y el respeto a la dignidad humana. Debemos de apelar a la responsabilidad ciudadana y establecer programas educativos desde las edades más tempranas que combatan las desigualdades, respeten la diversidad y toleren la diferencia.

Resulta paradójico que aquellos países que con más vehemencia defendieron a ultranza la globalización se erijan ahora en adalides de una cruzada internacional contra la circulación regulada de las personas. Los prejuicios sociales, la intolerancia y el miedo levantan barreras, al igual que la libertad, la educación y el conocimiento las destruyen.

En nuestra opinión, el modelo actual está obsoleto y la gestión eficaz de los flujos migratorios requerirá compromiso, visión estratégica y un enfoque global que permita afrontar uno de los desafíos más importantes del siglo XXI. Las migraciones no tienen solamente consecuencias económicas. Los emigrantes aportan diversidad y dinamismo, y enriquecen los valores presentes y futuros de cualquier nación, así como su manera de apreciar a los extranjeros.

Vicente Castelló es profesor de la Universidad Jaume Iy miembro del InstitutoInteruniversitario de Desarrollo Local. José Manuel Vicent es profesor de la Universidad Jaume I.

Source link

Los laboratorios, líderes en I+D y empleo de calidad | Compañías

El sida hoy ya no es mortal por la eficacia de los antirretrovirales. Las muertes por cáncer han bajado un 20% en el último cuarto de siglo debido a las nuevas terapias, incluso el 70% de estos pacientes sobrevive cinco años tras el diagnóstico. Y la hepatitis C, hasta hace poco una patología incurable, remite gracias a los tratamientos recientes.

¿Cuál es el pilar común de estos avances?La investigación, la principal baza de la industria farmacéutica, que ha transformado la asistencia sanitaria y aumentado la esperanza de vida. En Europa, este sector invierte cada año el 17% de su facturación en I+D , equivalente a 33.737 millones de euros, un área en el que participan cerca de 114.000 profesionales, el 16% de la plantilla total de los laboratorios, según la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (Efpia, por sus siglas inglesas).

En España ese gasto es de 900 millones, lo que supone el 20% del total de la industria (ver gráfico), convirtiéndola en líder indiscutible por delante de ramos tan innovadores como motor, transporte y química. “Solo así se puede impulsar un modelo capaz de hacer frente a los entre 12 y 14 años que necesita el proceso de I+D de un medicamento, con una inversión de más de 2.400 millones y un alto riesgo: apenas 1 de cada 10 moléculas se convierte en fármaco”, señalan desde la patronal española Farmaindustria.

El reto para los expertos es cómo la sanidad pública en déficit asumirá la necesidad de nuevos fármacos que son más caros

Manel Peiró Posadas, profesor del departamento de Dirección de Personas y Organización de la escuela de negocios Esade y asesor de instituciones sanitarias público-privadas, afirma que las compañías farmacéuticas son las que más han financiado la investigación en los últimos 15 años de manera continua. “Es el primer sector en I+D en España. No solo para la obtención de fármacos, sino que genera unos beneficios adicionales, al activar a una industria auxiliar (desde hospitales, donde se hacen los ensayos clínicos, hasta la creación de empresas y startups)”, añade.

Peso internacional

De hecho, en el mundo se percibe como la segunda industria más importante después de la alimentación, la tercera en España tras alimentación y energía, superando a la electrónica y de telecomunicaciones en ambos casos, de acuerdo con un informe de 2016 sobre la imagen del sector que publica Teva Foro Social y el Instituto DYM. Su contribución a la mejora de la salud, el bienestar social y la calidad de vida son los atributos que influyeron en la escalada de posición. 

España es el quinto mercado farmacéutico de Europa por volumen de ventas y generación de empleo, por detrás de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido, y el sexto en cuanto a producción. “Es modesto, pero importante. El hecho de que se plantee que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) venga a Barcelona [debido al brexit, aunque el referéndum catalán amenaza dicha candidatura] es porque hay un sustrato que tiene su relevancia”, opina Peiró.

Antiinfecciosos y cosmética elevan las ventas en farmacias

Los laboratorios, líderes en I+D y empleo de calidad

El mercado farmacéutico español sigue en alza, a juzgar por los últimos datos publicados en mayo. Las farmacias facturaron 19,3 millones de euros, un 4,8% más que en el mismo periodo de 2016, según datos de la consultora hmR (Health Market ResearchEspaña). Estas cifras equivalen a la venta de 1.700 millones de unidades de productos, lo que representa un aumento del 1,5%.

Por un lado, la mayor compra de medicamentos antiinfecciosos y para el sistema nervioso están detrás de este crecimiento. El segmento de la prescripción registró una subida del 5,1%, recoge el informe.

Por el otro, la adquisición de productos sin receta para el cuidado de la salud, como la dermocosmética unisex y femenina, alimentación, sistema respiratorio, digestivo, artículos dermatológicos, higiene bucal, alimentación infantil o vitaminas, experimentaron un incremento del 3,9%.

Los fármacos para el sistema nervioso, los del sistema cardiovascular, aparato digestivo, metabolismo y respiratorio se mantienen aún en el top de ventas mediante recetas.

En tanto crece un 6% la adquisición de marcas (sobre todo en la compra de antiinfecciosos) frente al 1,6% de genéricos (preferidos para la compra de antitumorales en las terapias contra el cáncer), indica hmR.

Contribución laboral

Esa vocación innovadora hace que los laboratorios demanden más profesionales cualificados. En 2016, la industria sumaba 39.392 puestos de trabajo, un 1,1% más que el año anterior. El 93% de este monto es indefinido, el 59% es titulado y el 51%, mujer, recoge la última Encuesta de empleo de Farmaindustria, que agrupa 185 compañías que suman el 87,5% del mercado español.

Solo en el departamento de I+D, el empleo femenino representa el 65%, el dato más alto del tejido productivo, asegura la patronal. Mientras los contratos a jóvenes menores de 29, un colectivo con elevado paro a escala nacional, son los que más crecen en los últimos años.La subida fue del 13,9% el año pasado.

“La industria se alinea así con una de las necesidades más importantes del país: la calidad en el empleo, y uno de los retos, junto a la contratación indefinida, que subraya la ComisiónEuropea”, resalta Farmaindustria, que prevé superar este año los 40.000 puestos por el alza de la actividad (en 2016 el aumento fue del 3,3%).

“Cada vez más, desde las redes de ventas hasta la parte de investigación, es un sector con personas muy formadas y donde puede haber una concentración mayor de titulados superiores”, apunta Peiró.

Para el experto de Esade, cómo generar productos de real valor añadido y que pueda ser asumido por el sistema es el principal desafío. “La sanidad pública tiene una dificultad de financiación enorme y los nuevos fármacos son más complejos y más caros.

El ejemplo más claro es el tratamiento de la hepatitis C, el precio era prácticamente inasumible para cualquier economía, hasta que se ha negociado para rebajarlo. El mayor reto que tenemos es cómo vamos a pagarlo. Hay que jugar con un cierto equilibrio para garantizar la I+D y medicamentos menos costosos”, explica.

Y pese a los recortes, el envejecimiento de la población y las innovaciones en áreas terapéuticas serán sus motores de crecimiento futuro.

Las cifras de una actividad estratégica

Los laboratorios, líderes en I+D y empleo de calidad

Crecimiento. Pese a ser un sector regulado y dependiente de los presupuestos públicos, el envejecimiento y las innovaciones terapéuticas en áreas oncológicas, por ejemplo, impulsarán su crecimiento, cita la memoria anual 2016 de Farmaindustria. La previsión media anual es de entre el 1% y el 4% a 2021, según la consultora IMS Health y que cita dicho documento.

Relación comercial. La UE es el principal socio comercial de la industria, a la que se destina el 52% de las ventas y de donde procede el 58% de las importaciones. Alemania, Bélgica, Francia y Holanda son los mercados clave, mientras Suiza, Estados Unidos, Japón y China son los cuatro extracomunitarios relevantes.

Nuevos fármacos. El año pasado se introdujeron al mercado 97 nuevos medicamentos, de los cuales 40 son genéricos, dos son biosimilares, 30 corresponden a nuevos principios activos y los 25 restantes incluyen principios activos o combinaciones de los mismos ya existentes en el mercado.

Otros retos. Para Farmaindustria, los desafíos se centran en la transparencia, la sostenibilidad del sistema y la inversión en I+D. El primero implica la publicación, desde 2016, de las colaboraciones de las compañías con el sector médico (pagos de viajes o formación). El segundo y tercero, combina el control presupuestario y el acceso a los medicamentos. El Gobierno y la patronal renovaron el año pasado un convenio de colaboración en este sentido.

Source link

Solo la inmigración permite que la población europea aumente ligeramente | Mi dinero

La Unión Europea sumaba 511,8 millones de habitantes el 1 de enero de 2017, un 0,3% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Un ligero incremento que mantiene los registros de los últimos años en los que el avance de la población se mueve entre el 0,2% y el 0,4%.

Según una primera estimación de la oficina europea de estadística, Eurostat, en 2016 se registraron tantos nacimientos como fallecimientos de ciudadanos comunitarios (5,1 millones), por lo que el movimiento natural de población fue neutro y el aumento respecto al año anterior se atribuye a la migración neta. Este avance poblacional supone un millón y medio más de ciudadanos comunitarios a principios de 2017 frente a las cifras de principios de 2016.

Los mayores incrementos de la población se registraron en Luxemburgo, cuyo censo se incrementó un 2,5%. Le siguió Suecia (1,5%) y Malta (1,4%). En el lado opuesto, Lituania perdió un 1,4% de población, Letonia bajó un 1% y Croacia, un 0,9%. España se situó por debajo dela media. Lapoblación española aumentó un 0,2%, hasta sumar 46,5 millones.

En términos absolutos, Alemania continúa copando la mayor porción de ciudadanos comunitarios, con 82,8 millones (16,2% del total), por delante de Francia (67 millones, 13% del total), Reino Unido (65,8 millones, 12,9%), Italia (60,6 millones, 11,8%) o España (46,5 millones, 9,1%).

La tasa bruta de natalidad fue más elevada en países como Irlanda (13,5 nacimientos por cada mil habitantes) o Suecia (11,8 por cada mil), mientras que los Estados miembros del sur registraron datos más reducidos, con Italia (7,8), Portugal (8,4), Grecia (8,6) y España (8,7) marcando los datos más bajos de la UE en este aspecto.

Un total de 5,1 millones de bebés nacieron en los Veintiocho en 2016, 11.000 más que en el año anterior, con una tasa bruta de natalidad a nivel europeo de diez nacimientos por cada mil habitantes.

Por el contrario, la tasa bruta de mortalidad fue más reducida en Irlanda, Chipre (ambos con 6,4 muertes por cada mil habitantes) y Luxemburgo (6,8) y registró cotas más altas en Bulgaria (15,1), Letonia (14,6) y Lituania (14,3).

La UE registró 5,1 millones de fallecimientos en 2016, 91.000 menos que en el año anterior, lo cual supone una tasa bruta de mortalidad de diez fallecimientos por cada mil habitantes.

Así, Irlanda se mantuvo como el Estado miembro en el que los nacimientos superaron en mayor medida a los fallecimientos, con un aumento natural de población (sin contar con la inmigración) del 7,1%.

Por el contrario, los fallecimientos superaron en mayor medida a los nacimientos en Bulgaria, que registró un descenso poblacional natural del 6%.

España, con 406.600 nacimientos y 406.800 muertes, registró un ­descenso natural de su ­población de unos 200 habitantes.

El envejecimiento demográfico es el principal problema que debe afrontar Europa y que supone una amenaza para la estabilidad de sus economías y para mantener un Estado social relevante.

Source link

La tasa de natalidad baja a su menor nivel desde que hay datos | Mercados

Los datos reflejan el constante e imparable proceso de envejecimiento demográfico. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha informado hoy de que en 2016 nacieron 408.384 niños, un 2,8% menos que el ejercicio anterior y la menor cifra desde 2001.Y la tasa bruta de natalidad, que refleja el número de nacimientos por cada 1.000 habitantes, cayó hasta 8,8. Es la menor cifra registrada de la serie histórica que se inicia en 1975. Es lógico que la tasa bruta de natalidad caiga en la medida en que el número de mujeres entre 15 y 49 años (en edad de ser madre) sigue reduciéndose y se sitúa hoy en 10,61 millones. “Se mantiene así la tendencia a la baja iniciada en 2009 y que se debe a que ese rango de edades está formado por generaciones menos numerosas nacidas durante la crisis de natalidad de los 80 y primera mitad de los 90”.

Y, al mismo tiempo, el número de hijos por madre se mantiene estable en 1,33. Las mujeres españolas tienen 1,27 hijos de media frente a 1,70 de las mujeres extranjeras residentes en España.  La edad media de la maternidad sigue creciendo y en 2016 se situó en 32 años, la cifra más elevada de la serie histórica.

El envejecimiento de la población presiona al alza el gasto en pensiones, dependencia y sanidad

Por segundo año consecutivo, el número de muertes ha superado el de nacimientos. Fallecieron 259 más de las que nacieron. Las muertes descendieron un 3,2%. Según los datos del INE, una persona que cumpliera los 65 años el año pasado vivirá otros 21,3 años. La esperanza de vida al nacimiento se sitúa en 83,2 años frente a los 82,7 años del ejercicio anterior. En el caso de las mujeres, la esperanza de vida alcanza los 85,9 años frente a los 80,4 años de los hombres.

Los datos del INE reflejan que el principal reto al que se enfrenta España y el conjunto de Europa es el envejecimiento demográfico, que reduce el colectivo de personas en edad de trabajar e incrementa el número de jubilados. Ello se traduce en una presión al alza del gasto en pensiones, dependencia y sanidad, servicios que se deben mantener con una menor población activa. La reforma del sistema de pensiones figura en un lugar destacado de la agenda política.

Las mujeres son madres a los 32 años, la cifra más elevada de la historia

Por comunidades autónomas, la mayor caída del número de nacimientos se produjo en Castilla y León, Aragón y Comunidad Valenciana. En cambio, en Canarias se produjeron los mismos nacimientos que el ejercicio anterior y el descenso fue de solo el 0,3% y el 1,6% en Baleares y Extremadura. Melilla y Ceuta son, con diferencia, los territorios que presentan un mayor índice de fecundidad. El número de hijos por mujer se sitúa en 2,5 en Melilla y 1,8 en Ceuta. En el lado opuesto destaca Asturias con 1,04 hijos por mujer.

Madrid es la comunidad que presenta una mayor esperanza de vida al nacer con 84,7 años, seguida por Castilla y León y Navarra con 83,9 años. Melilla, Ceuta, Andalucía y Canarias son, por este orden, las que cuentan con una menor esperanza de vida que se mueve entre los 80,6 y los 82,3 años. 

Los datos del INE también reflejan que el número de matrimonios aumentó un 2% en 2016 hasta alcanzar las 172.243 uniones. Se mantiene así la tendencia al alza que se inició en 2012. La edad media al matrimonio sigue creciendo y se sitúa en 37,5 años para los hombres y 34,7 años para las mujeres.

Source link