Aerolíneas y ‘data’, aliados de altos vuelos | Compañías

En un sector tan competitivo como la aviación comercial, la información es una ventaja y la gestión y análisis adecuado de cantidades ingentes de datos puede marcar la diferencia tanto en tierra como en la experiencia de vuelo.

“A nadie le debe extrañar que esta industria haya sido de las primeras en incorporar las tecnologías de big data –programas que permiten almacenar datos de todo tipo para su posterior estudio–, hasta hacerlas imprescindibles para ser líderes en un negocio que mueve más de 3.400 millones de pasajeros anuales, según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Cada día, más de 11.000 aviones surcan el cielo; hay unas 1.400 aerolíneas comerciales que hacen alrededor de 49.900 rutas, aterrizan en más de 3.800 aeropuertos en todo el mundo y gastan unos 273.000 millones de litros de combustible, de acuerdo con el informe de Air Transport Action Group (ATAG).

Mejora eficiencia, atenúa riesgo y reduce costes de mantenimiento y combustible

Y un dato más apabullante: “Se ha calculado que durante todo el recorrido de un avión se pueden generar en torno a unos 500-700 GB de datos”, apunta Luis Pérez, técnico de sistemas en Aertec Solutions, multinacional de ingeniería y consultoría especializada en aeronáutica.

Entre estos datos “se pueden mencionar la temperatura registrada en sensores repartidos por toda la aeronave, el nivel de combustible, humedad, altitud, velocidad, posición, imágenes de cabina, condiciones climáticas externas y un largo etcétera. Todos estos datos se están recogiendo en muchos vuelos, pero no se descargan hasta que el avión aterriza. No son datos en línea, pero ya es un avance disponer de ellos, listos para su utilización en caso de necesidad”, explica el experto.

Las cajas negras están obsoletas y el gran reto para el sector es lograr que “toda esa información recopilada que genera el avión en vuelo se pueda monitorizar online, en tiempo real, lo cual sería una gran ventaja”, por ejemplo, para prevenir accidentes o modificar rutas ante un empeoramiento de las condiciones climáticas, añade Pérez.

Controlar y analizar de forma inteligente la gran cantidad de datos a los que las líneas aéreas tienen acceso les ayuda a minimizar riesgos, mejorar la eficiencia y a reducir costes de mantenimiento y combustible.

Lufthansa, Etihad Airways, Delta, Air Asia , Ryanair o IAG, el holding que lideran Iberia y British Airways, aplican ya tecnologías digitales inteligentes para mejorar la comunicación con sus clientes, analizar el perfil de los mismos, mejorar su experiencia de vuelo, ofrecer recomendaciones y personalizar ofertas en tiempo real.

También les permite dar información de los vuelos o seguir la situación del equipaje e incluso gestionar la reclamación en caso de pérdida, y estas grandes bases de datos hacen posible que las compañías optimicen la ocupación de sus vuelos, aumentando el número de trayectos o reforzando aquellos que les reporten más beneficios.

Source link