David Villa: ¿Encaja un veterano en la renovación de un equipo? | Fortuna

El delantero David Villa, el máximo goleador de la historia de la selección española, ha vuelto al combinado nacional por primera vez desde el Mundial de 2014. A sus 35 años, cerca de cumplir 36, es el jugador más veterano de la última convocatoria, en un equipo que, según se analizó después del fracaso de la última Eurocopa, necesitaba caras nuevas, y cuya media de edad se sitúa ahora mismo en los 27 años.

Recurrir a perfiles veteranos dentro de un proceso de renovación en un equipo de trabajo puede sonar contradictorio. Pero no lo es si, claro está, esta presencia de personas de mayor edad no sea la regla general. De hecho, el papel que deberán jugar los trabajadores séniors en las empresas españolas es un reto que estas deben encarar, como describe el profesor del departamento de Dirección y Organización de Personas de Esade, Ricard Serlavós: “Ante el progresivo retraso de la edad de jubilación y la mayor esperanza de vida de la población, seguir contando con gente veterana y no excluirlos del mercado de trabajo es un desafío para todos: qué hacemos con esas personas de más de 55 años que están en plenas facultades, que podrían ser cotizantes para la seguridad social y que hemos sacado del mercado”.

Como describe Serlavós, recurrir a un profesional experimentado dentro un equipo de trabajo que atraviesa una regeneración, como puede ser el caso de Villa con la selección, tiene una serie de ventajas. La principal, la experiencia: “Puede ser muy útil en momentos especialmente difíciles y complicadas, donde alguien que ha pasado antes por problemas parecidos o que tiene un conocimiento acumulado puede ser de una gran ayuda”. En el ejemplo de Villa, su presencia en la selección coincide con un partido decisivo, el que le enfrentará a Italia este sábado y que decidirá en buena medida qué equipo irá de forma directa al Mundial 2018. “Contar con una persona de mayor edad que la media del resto debe responder a un propósito, que debe estar alineado con la visión y los objetivos de la compañía”, dice Diego Vicente, profesor de Liderazgo y Comportamiento Organizacional del IE. El objetivo: acceder al Mundial de forma directa. El propósito más inmediato: ganar a Italia, un equipo que siempre ha destacado por su competitividad. Como el carácter de Villa.

El conocimiento de su labor y del entorno; la serenidad y la templanza ante situaciones complejas; una actitud solidaria gracias a una menor ambición personal, y servir de ejemplo para los más jóvenes son ventajas de contar, según Serlavós y Vicente, con un veterano en las filas de un equipo de trabajo. Pero también tiene inconvenientes. Serlavós apunta que elegir a un sénior puede significar cerrar la puerta a un joven con unas expectativas que ven aplazadas. Otra, su carácter:“Si son gente con una gran personalidad, pueden ocasionar una cierta tensión en el liderazgo del equipo, porque suelen expresar sus opiniones de una manera más abierta. O exigir un trato diferenciado que podría generar un clima de tensión dentro del grupo”, explica el experto, quien cree que esto no debería suceder si se ha realizado una buena selección:“Ellos mismos son conscientes de que su gran momento ya pasó y que su rol es diferente”.

Pero esto último también puede llegar a ser un inconveniente. “Esa menor ambición, una tendencia a conservar lo que tienes y arriesgar menos al cumplir años puede ser un problema. Todo depende de las ganas”, cree Diego Vicente. Y, como él ha afirmado, Villa las tiene todas.

Un caso excepcional en España

El último partido de David Villa con la selección española se remonta al 26 de junio de 2014, en un partido contra Australia del Mundial de Brasil. Ese verano, Villa fichó por el New York City, club de la liga estadounidense. Un torneo de menor exigencia.

A diferencia de otros jugadores, como Xavi o Xabi Alonso, que renunciaron públicamente a la selección, Villa siempre dijo tener la puerta abierta a un retorno, consciente de que sería muy difícil jugando en una liga menor.

Villa acumula 19 goles en 25 partidos en la liga estadounidense, una competición que en esta última convocatoria internacional ha batido un récord de jugadores llamados por sus selecciones: 89. En el caso de España, es la primera vez que acude un jugador de una liga no europea. “Su calidad y su intuición son claves” argumentó el seleccionador, Julen Lopetegui, para explicar su convocatoria.

Source link