CVC y PAI adquieren la participación de Permira en Cortefiel | Compañías

Los fondos de capital riesgo CVC y PAI Partners han cerrado la compra de la participación de Permira en el grupo Cortefiel. La operación, sobre la que no se han anunciado cifras, supone dar una valoración de 1.000 millones al grupo textil, según señala el grupo.

Los tres fondos habían entrado en 2005 en la compañía y desde hace meses se conocía el proceso de venta de la empresa. Finalmente, CVC y PAI han optado por la adquisición, quedándose entre los dos inversores el 100% del capital.

La empresa subraya que la operación supone dar mayor solidez financiera a la empresa, reduciendo su nivel de deuda “significativamente”. Antes de abordar el acuerdo el pasivo del grupo se situaba en 895 millones, fuentes de la compañía no han detallado en qué nivel queda. Tras estaoperación, CVC y PAI se quedan en el capital con un 50% cada uno.

Sin embargo, fuentes financieras apuntan que sendos fondos han inyectado unos 400 millones en la firma para reducir en un 40% la deuda de la compañía.

CVC, Pai y Permira compraron Cortefiel por 1.440 millones de euros en 2005. Cumplido el horizonte de inversión intentaron colocarla en el mercado, tanto entre inversores privados como a través de una salida a Bolsa, en varios intentos que no terminaron en buen puerto.

La operación volvió al mercado en marzo, cuando los tres private equity encargaron su venta a Goldman Sachs, aunque finalmente CVC y Pai han optado por adquirir la participación a Permira. Con esta desinversión, el fondo de capital riesgo británico deshace su última posición en España, después de que saliera del capital de eDreams Odigeo y Telepizza, empresas que sacó a Bolsa en 2014 y 2015, respectivamente.

La transacción llega tan solo una semana después de que se cerrara la venta del 90% de Pronovias a BC Partners por 550 millones de euros. Una operación en la que la familia Palatchi, fundadora de la compañía, se ha quedado como inversor minoritario y que valora al grupo en 611 millones de euros.

La compañía textil informó que en el primer trimestre del año ha alcanzado una cifra de negocio de 345 millones de euros, un 9,8% más que en el mismo periodo del año anterior. El ebitda recurrente se triplicó, hasta los 52 millones. El consejero delegado del grupo, Jaume Miquel, señaló que “todas las marcas están teniendo un comportamiento excelente y nuestro objetivo es acelerar y continuar con nuestro proceso de mejora continuada en digitalización, ventas y rentabilidad”.

El grupo defendió en un comunicado que estas cifras son muestra del cambio de estrategia diseñado en septiembre del año pasado, bajo la dirección de Jaume Miquel, con una apuesta por reposicionar marcas e implantar nuevos procesos para lograr el crecimiento sostenidio que no se ha tenido en el pasado. La situación de la compañía le ha llevado a desprenderse de un número importante de tiendas, algunas en zonas tan emblemáticas como la Puerta del Sol.

.

Source link