Patricia López del Río: “Sobra complacencia con EE UU y falta empatía con Europa” | Mercados

Europa se ha convertido en destino bursátil predilecto de la mayoría de los gestores. Su mejoría económica y la creciente incertidumbre política en Estados Unidos refuerzan su atractivo. Para Patricia López del Río, responsable de renta variable de Credit Suisse Gestión y gestora del fondo lanzado en abril Credit Suisse Europe Small & Mid Cap –valores que cubrió en Santander hasta 2015–, hay claras razones para invertir en Bolsa europea, a pesar de los problemas que pueda plantear la fortaleza del euro y de las incertidumbres sobre cómo será la retirada de estímulos por parte del Banco Central Europeo (BCE). 

¿Cuáles son las razones para lanzar este año un fondo de valores europeos de pequeña y mediana capitalización?

Pensamos que 2017 iba a ser el año de la recuperación económica de Europa, que frente a la economía americana, ha tardado más en iniciar la senda del crecimiento. La macroeconomía es un factor mucho más determinante en la Bolsa que los factores políticos, y mueve los resultados empresariales. En nuestro continente siguen un 30% por debajo del último pico del ciclo frente a los americanos, que ya superan los niveles previos a la crisis.

¿Qué interés tienen los pequeños y medianos valores europeos frente a los de gran capitalización? ¿Queda menos recorrido en estos últimos tras las alzas acumuladas?

En un contexto de crecimiento, las pequeñas y medianas compañías suelen hacerlo muy bien. Según mi experiencia profesional, las pequeñas y medianas compañías son de lejos mucho más interesantes que las grandes: suelen tener posicionamientos sectoriales de liderazgo en nichos de mercado, presentan tasas más altas de crecimiento, y a menudo, y por este atractivo, son objeto de fusiones y adquisiciones. La toma de decisiones estratégicas es mucho más ágil, menos burocrática. Detectan y defienden su ventaja competitiva y cada decisión estratégica se basa en crear valor. Hoy por hoy, el universo de pequeñas y medianas compañías le saca entre un 6 y un 7% al Eurostoxx y creemos que ofrece mayor potencial.

¿En qué tipo de compañías invierten?

No aplicamos parámetros concretos a la hora de seleccionar las compañías a invertir. Esto nos lleva a no diversificar por sectores ni darles un peso concreto. No obstante, sí podemos decir que en general hay dos sectores que están menos representados en el fondo: el financiero, que sale de nuestro universo de inversión por capitalización bursátil, y el sector farmacéutico, por su elevada complejidad. Fijamos como niveles de entrada atractivos flujos de caja mínimos del 5% al 6% o EV/EBIT por debajo de 10 veces. También priorizamos compañías con posición de caja neta. Tenemos en cartera compañías que construyen plantas industriales o maquinaria para terceros. Compañías de servicios, gestoras de infraestructuras y aerolíneas. Entre nuestras inversiones del sector industrial hay una muy peculiar: se trata de una compañía alemana número 2 mundial en la producción de prensas de impresión con 200 años de historia. El sector en su día era muy competitivo, y tras sufrir un fuerte deterioro de márgenes, se concentró y ahora es un oligopolio.

“Pensar que no existe incertidumbre política en EE UU es un error. Si las entradas y salidas en el Gabinete Trump se dieran en Europa, el mercado europeo a fecha de hoy estaría destrozado”.

¿Qué opina de la Bolsa de EE UU, con Wall Street en máximos y el mercado cada vez más decepcionado con Donald Trump?

El americano es un mercado refugio para muchos inversores cuando la incertidumbre política azota a Europa o a mercados emergentes. Además siendo el mercado de mayor liquidez del mundo, el inversor se siente más cómodo. Sin embargo, pensar que no existe incertidumbre política en EE UU es un error. Si las entradas y salidas en el Gabinete Trump se dieran en Europa, el mercado europeo a fecha de hoy estaría destrozado. Sobra complacencia con Estados Unidos y falta empatía con Europa.

¿Hay entonces riesgo de corrección en Wall Street?

Creo que 2017 va a ser un buen año tanto para Estados Unidos como para Europa. En EE UU no se atisban riesgos de recesión. Muchos sectores siguen creciendo bien y hay muchas compañías con balances sólidos. Europa por valoración tiene mucho para volar todavía.

¿Cree que el mercado ha sido demasiado optimista en anticipar un escenario de reducción de estímulos en la zona euro?

Así lo fue inicialmente, pero con un 5% de subida del Eurostoxx en lo que va de año, y con crecimientos empresariales de doble dígito (a pesar del reciente fortalecimiento del Euro), no me parece que el mercado esté pecando de optimismo. Si los estímulos se retiran por las razones correctas, será una gran decisión.

¿Por qué no invertir en bancos entonces? También los hay pequeños y medianos.

Somos positivos de cara a ver subidas de tipos a medio plazo en Europa. Pero la mayoría de los bancos se nos pasan en capitalización bursátil. Y si no fuera este el motivo, cuestionamos la capacidad de creación de valor del sector en el largo plazo. Encontrar un banco que genera un ROE del 8-10% es una proeza. Encontramos muchas pequeñas y medianas compañías que superan con creces esta rentabilidad: la empresa de prensas de impresión tiene un ROE del 18%.

Source link