La CNMV reprende a los brókeres: les pide explicaciones de por qué cotizan en cada Bolsa | Mercados

Los brókeres españoles suspenden en transparencia. O, al menos, a la hora de justificar que han operado siguiendo el criterio de mejor ejecución. Así lo considera la CNMV que ha remitido una carta, a la que ha tenido acceso CincoDías , a los principales intermediarios españoles. Después de haber analizado el modus operandi de 15 entidades financieras ha detectado “diversas deficiencias” a la hora de justificar que buscan el beneficio del cliente cuando operan en la Bolsa oficial (en España, Bolsas y Mercado Españoles) o en alguna de las múltiples plataformas surgidas en los últimos años.

Hasta 2008, la fecha en la que entró en vigor la primera regulación europea sobre los mercados financieros (Mifid), BME tenía el monopolio absoluto de los intercambios bursátiles. Pero entonces se abrió la veda a la constitución de plataformas alternativas en las que se podían comprar y vender acciones. Las oficiales retienen su poder único en las salidas a Bolsa y las subastas de apertura y cierre. La normativa introdujo también la obligación de que cuando un intermediario cierre la compra o la venta de los títulos de un valor lo haga tomando las “medidas razonables” para garantizar la “mejor ejecución”.

La nueva versión de esta ley (Mifid 2) sustituye esas “medidas razonables” por “medidas suficientes”. La directiva europea entiende por mejor ejecución que garantice al cliente el precio más bajo (si compra acciones) o más alto (si las vende). Por ello requerirá, a partir del próximo 1 de enero, que den cuenta anualmente de los cinco centros de negociación más frecuentes en sus operaciones y que justifiquen por qué los han utilizado.

El principal punto débil que observa la CNMV en el modo de operar de los brókeres actualmente es no aportar las suficientes pruebas que soporten la decisión de que comprar una acción en la plataforma de BME es más o menos conveniente para el minorista que en una alternativa. Y eso que cada bróker tiene la obligación de dar cuenta de su política de mejor ejecución en su página web. En este sentido, pone el foco sobre un aspecto concreto: las comisiones y costes cargados en esos mercados. El intermediario debe centrar su análisis en conseguir la mejor “contraprestación total” (la suma del precio del instrumento financiero y los costes).

Este es el principal caballo de batalla de Bolsas y Mercados Españoles desde que se abrió la veda a plataformas alternativas. Estas han mermado la cuota de mercado de BME hasta el 61,59%, según los datos registrados por Fidessa desde el 1 de enero. Por detrás, destacan Bats CXE (20,51%), Turquoise (8.24%) y Bats BXE (6.44%).

El precio mínimo que cargan estas plataformas al usuario final es lo que las hace más atractivas. De hecho, algunos intermediarios como Auriga han afirmado que esas comisiones son tan pequeñas que han optado por no cargárselas al minorista. Esto hace de la carta de la CNMV una invitación implícita del regulador a los brókeres a utilizar más mercados que el oficial. Sin embargo, recuerda que la nueva regla europea no obliga a operar en más de una Bolsa si se puede justificar que un solo mercado ofrece las mejores condiciones. Tampoco el que las plataformas alternativas sean mucho más baratas justifica que el intermediario les cargue con comisiones extra, algo que prohíbe expresamente la carta de la CNMV. BME, por su parte, defiende con datos de julio que ofrece los mejores precios por contar con la horquilla más ajustada entre los órdenes de compra y venta.

El regulador remite su queja tanto a las entidades que realizan servicios de ejecución como a los que se limitan a transmitir órdenes y contratar a otros la compra y venta de las acciones. Estos también están obligados a garantizar esa “mejor ejecución”, aunque operen a través de un intermediario.

Aunque las transacciones extrabursátiles (aquellas que se realizan de forma bilateral y al margen de la Bolsa) están reguladas por parámetros diferentes, la CNMV recuerda que los intermediarios deben comprobar que el precio “es justo” y la ejecución “óptima”. También avisa de que el bróker debe obtener la autorización del cliente cuando vaya a operar fuera del mercado regulado.

Source link

El Ibex se arriesga a perder la tendencia alcista si perfora a la baja los 10.200 | Mercados

El Ibex 35 sufrió una sesión de infarto el viernes. La escalada de tensión entre EEUU y Corea del Norte causó estragos. Las declaraciones de Trump, que aseguró que tomaría contundentes represalias contra el país liderado por el dictador Kim Jong un si este actúa militarmente aún resuenan en los oídos de los inversores.

El Ibex llegó caer más de un 1,6% y marcó un mínimo intradía en los 10.258 puntos. Ese entorno es un soporte importante que forjó en abril, cuando cerró a 10.257. Un punto de diferencia.

Aunque si llegase a perforar a la baja esa cota no estaría todo perdido. Desde Noesis avisan de que el selectivo español está inmerso en una corrección y que se dirige hacia “el nivel crítico para el medio plazo de los 10.222 puntos”. Su pérdida sí supondría un “cambio en el sesgo hacia uno más bajista”. Está por ver si se rompen los soportes, algo que debe ocurrir de forma simultánea en los principales índices del planeta para dar verosimilitud al escenario más negativo. El más positivo todavía incluye para el Ibex una subida hasta el entorno de los 11.300 puntos.

Si al final la tendencia bajista gana la partida, los expertos ven al selectivo español claramente por debajo de los niveles actuales. Miguel Paz, director de gestión de Unicorp Patrimonio, indica que si se unen los mínimos del brexit (7.645) y los de las elecciones de EE UU (8.600), la próxima barrera clave sería el nivel de los 10.150 puntos. Desde el departamento de análisis técnico de Renta 4, apuntan a los 9.600 puntos como un nivel que debe vigilarse como eventual destino del índice si saltan las alarmas y se complica el escenario geopolítico.

Desde el punto de vista fundamental, Andres Francoy, director de asesoramiento de Inversiones de Deutsche Bank Wealth Management España, es positivo. Detalla los cinco factores que mantendrá viva la senda alcista en las Bolsas. Primero, que se da por hecho que EE UU aprobará la reforma fiscal. Segundo, los mejores indicadores económicos y el alza de los beneficios en Europa. Tercero, que las empresas japonesas están “en forma”. Cuarto, que el dólar débil favorece a los emergentes. Y, quinto, que los sectores de salud, financiero y tecnología de la información continúan muy al alza.

Source link

¿Qué se espera del Ibex esta semana? Seis claves que guiarán al mercado | Mercados

Los resultados empresariales pisaron el acelerador esta semana. En apenas tres sesiones la mayor parte de las cotizadas del Ibex 35 publicaron sus cuentas del primer semestre y ahora le toca al mercado evaluar la evolución de las firmas en la primera mitad del año. La semana que entra, en la que se pondrá fin al séptimo mes del año, será la ocasión perfecta para ello. Con el Ibex con la vista puesta en los 11.000 puntos, los focos pasan esta semana por:

Renta variable: el selectivo español concluyó la semana con un alza del 1%. Con la llegada de agosto, la caída de los volúmenes de negociación en la Bolsa es una constante y no será hasta mediados del próximo mes cuando los inversores vuelvan de vacaciones y se incremente la actividad. Desde Bankinter, Ramón Carrasco, analista de la firma, prevé que en los próximos días el Ibex entre en una fase de lateralidad e incluso una pequeña tendencia bajista, que estaría motivada, en parte, por la fortaleza mostrada por el euro. No obstante, el experto considera que el comportamiento que mantiene el índice desde principios de año es muy positivo, con una revalorización del 12% frente al 10% del S&P 500 o el 5% del Euro Stoxx.

Por su parte, Javier Urones, analista de XTB, señala que “la escasa respuesta de los compradores estas semanas aleja la probabilidad de ver subidas fuertes en las próximas semanas”. El experto prevé que en los próximos días el Ibex se mueva entre los 10.400 y 10.600 puntos. Esta semana entrarán a cotizar las acciones procedentes de la ampliación de capital de Santander.

Como aliciente, los inversores contarán con los buenos datos empresariales. De las más de 260 empresas del S&P 500 que han dado a conocer sus resultados, el incremente del beneficio por acción (BPA) aumenta el 9% frente al 7% que esperaba el consenso de los analistas. “Una vez más se están superando las expectativas”, afirma Carrasco.

Datos macro: llega agosto y con él una reducción de la publicación de las cifras macroeconómicos. No obstante, a lo largo de esta semana se publicarán una serie de cifras que podrían servir a los inversores de guía. El lunes se conocerá el IPC adelantado de la zona euro, que cerró junio en el 1,3%. Un día después será el turno del PMI manufacturero y el dato de PIB provisional de la región.

En EE UU el dato más importante es la cifra de empleo, pero para ello habrá que esperar al viernes. Como anticipo a este dato, el miércoles se conocerá la encuesta de empleo privado, que sirve de anticipo. Asimismo, a lo largo de la semana se publicará el IMS manufacturero y el PMI del sector servicios.

Euro y renta fija: el intento de Mario Draghi por devolver la estabilidad a la divisa europeo y a la deuda paree que han caído en saco roto. El presidente del BCE descartó dar pistas sobre cuándo empezará a debatirse la retirada de los estímulos. En su comparecencia tras el consejo de gobierno se limitó a decir que será en otoño.

La cautela mostrada el pasado 20 de julio contrasta con el tono empleado en el simposio de Sintra en el que afirmó que las presiones deflacionistas habían dado paso a las presiones reflacionistas. A partir de entonces el euro y las rentabilidades de la deuda han emprendido la tendencia alcista. La divisa ha pasado de los 1,12 dólares que registraba a finales de junio a rozar los 1,17 billetes verdes. Por su parte, el bund sube al 0,55% frente al 0,26% que registraba hace ahora un mes. Cualquier declaración sobre el futuro de la política monetaria será analizada con lupa por unos inversores que empiezan a descontar el inicio del tapering para enero de 2018. Para conocer nuevas pistas habrá esperar a la reunión de Jackson Hole, a finales de agosto, en la que el banquero italiano tomará la palabra. Son muchos los analistas que esperan que en esa cita Draghi desvele el guión a seguir en los próximos tres meses y medio.

Citas: la cita más importante de esta semana será la reunión del Banco de Inglaterra ahora que la institución se muestra divida sobre qué hacer si subir los tipos o mantenerlos en su mínimo histórico del 0,25%. La intervención de Mark Carney podría provocar volatilidad en la libra. La divisa británica, fuertemente golpeada tras el triunfo del brexit intenta recomponerse y en lo que va de año se aprecia un 6,45%, hasta los 1,31 dólares.

Tensiones geopolíticas: el pasado viernes el régimen de Kim Jong-un retomó las maniobras militares con el lanzamiento de un misil que cayó en el mar de Japón. Esto ha sido motivo más que suficiente para que EE UU decidiera sobrevolar la península de Corea. El presidente Donald Trump ha avisado a China de que no tolerará su inacción sobre Corea del Norte. Cualquier noticia sobre las tensiones entre ambos países podría inquietar a los inversores.

El otro frente que tiene abierto el magnate es dentro de su propio partido y la incapacidad para sacar adelante la reforma sanitaria, algo que retrasa las negociaciones para medidas futuras entre las que destaca la esperada reforma fiscal que durante meses ha servido de impulso a las Bolsas. Trump ha pedido a los senadores que no se rindan y vuelvan a intentar aprobar la ley de salud. El Senado de EE UU rechazó el viernes el viernes la propuesta de ley para derogar parcialmente el Obamacare.

Petróleo: la reunión mantenida esta semana por la OPEP ha servido de impulso al crudo. El cártel que no adoptó ninguna decisión sino que limitó a dejar la puerta abierta a la entrada de Libia y Nigeria en la organización así como a estudiar la posibilidad de extender los recortes de la producción más allá de marzo de 2018. En este contexto el Brent ha pasado a revalorizarse en solo cinco sesiones un 9,2%, hasta los 52,52 dólares. No obstante, todavía continúa lejos de los máximos del año: los 57,10 dólares.

Source link

¿Acabará la corrección en las Bolsas? Los resultados empresariales tienen la respuesta | Mercados

Antes de que la llegada del mes de agosto lleve a las Bolsas a jornadas a medio gas y los inversores estén más pendientes de las variaciones de las mareas que de las del Ibex, los mercados tienen una importante cita. El viernes Wall Street dará el pistoletazo de salida a la presentación de resultados empresariales con la gran banca de inversión norteamericana (JP Morgan, Citi y Wells Fargo). Jornadas marcadas en el calendario por los inversores para otear cuáles serán los siguientes compases de un año que ha sido especialmente propicio para las Bolsas.

En 2017, los mercados se han decidido por las ganacias. El Ibex sube un 13,97%, el EuroStoxx, un 7,21% y el Dow Jones, un 9%. Tras un primer trimestre con ascensos casi en vertical, el segundo se ha cerrado con las Bolsas tomándose un respiro en plena corrección. Una vez que se celebre la reunión del Banco Central Europeo y se despeje la incógnita de si Mario Draghi dará más pasos en favor de la normalización monetaria, los resultados empresariales guirán a las Bolsas. Dependerá de si decepcionan o no para decididir si la corrección se prolonga o volverán al verde. Con permiso, eso sí, de que el crudo consiga escapar de lo últimos meses a la baja y de los intentos de la OPEP para imponer sus recortes en la producción de petróleo.

El baremo de los mercados está alto. La mejora general de las condiciones macroeconómicas ha hecho que los analistas ceben las expectativas sobre estos resultados y es ahora el turno de que el sector empresarial demuestre que está a la altura. El consenso de los analistas de Fact Shet calcula que las cuentas semestrales europeas mejorarán un 17%. Con unas previsiones tan alagüeñas, las Bolsas no se conformarán con resultados positivos, sino que esperan que una compañía dé la campanada. Pablo García, de Carax Alphavalue, considera probable la sorpresa y pone el acento en que será el primer semestre en ocho años en que las cuentas seránpositivas y no provacarán una revisión a la baja de las previsiones anuales.

La clave está para esta casa de análisis en el comportamiento de la banca, tras un trimestre en el que han sido rescatados cuatro bancos. La nota negativa la pondrán las empresas más vinculadas a las materias primas (como las petroleras o las mineras), frente al buen comportamiento que esperan de las ligadas al consumo cíclico. Natalia Aguirre, de Renta 4, introduce un nuevo condicionante: el factor divisa. Explica que la posición de fortaleza del euro frente al dólar (roza máximos anuales tras acercarse a la paridad con la divisa estadounidense) puede rebajar las cifras. Los extraordinarios datos del primer trimestre llevan a Aguirre a mostrarse cauta en sus estimaciones y a creer que las cuentas no serán tan buenas como espera el mercado.

La cuestión, por otro lado, está en la calidad de estas, comenta Juan José Figares, director de Análisis en Link Securities. Entre los datos aportados destaca las ventas y los márgenes. En su opinión, son estas cifras las que dan una imagen más real de la evolución de la demanda y los precios. Y las que –junto a los comentarios de los gestores sobre la marcha del negocio– puedan destacarse como nuevos catalizadores del mercado y convencer a los inversores más escépticos.

Source link