El yuan pierde frente al dólar la hegemonía en las transacciones de bitcoin | Mercados

El éxito de la criptodivisa bitcoin, ha estado ligado al yuan. Al menos hasta 2016, cuando el 95% de todas las transacciones en bitcoin estaban relacionadas con la moneda china. Este escenario ha cambiado en 2017, según un informe de Citi. El yuan ha perdido peso y su presencia se ha reducido al 16%, en medio de un escrutinio regulatorio gubernamental. Las operaciones de bitcoin vinculadas al dólar estadounidense han crecido hasta el 60%. La moneda europea se queda con el 10% de estos movimientos. 

Bitcoin es la criptodivisa o moneda virtual más extendida con una cuota de mercado del 55% que mueve alrededor de 97.000 millones de euros. Aunque el pasado cuatro de octubre sufrió una caída del 4% y penden sobre ella los miedos de una regulación por parte de EE UU, su precio se mantiene cercano a los 5.400 euros, niveles récord.

Sin embargo, el panorama regulatorio en el que se mueven está cambiado: muchos países endurecen o directamente prohíben el mercado de las criptodivisas, especialmente el bitcoin. China ha liquidado las ICO (Oferta Inicial de Moneda, por sus siglas en inglés) y contempla en la actualidad vetar los intercambios comerciales de bitcoin, Corea del Sur también ha prohibido las ICO y Singapur advierte a los inversores minoristas sobre los peligros que conllevan estas transacciones. En el otro extremo está Japón, que ha registrado 11 nuevos intercambios de monedas virtuales.

El interés que genera la exótica moneda es cada vez mayor, las búsquedas en Google sobre el bitcoin se han disparado en los últimos meses de 2017, coincidiendo con la espectacular subida de su precio. 

El uso del bitcoin se ha extendido “drásticamente” en los últimos años, según el informe. Durante este mes de octubre se han registrado cerca de 300.000 operaciones diarias relacionadas con la moneda. No obstante, hay que tener en cuenta que estas anotaciones no cuantifican la cantidad de divisa que se mueve en cada operación. El aumento de la demanda ha derivado en la dificultad a la hora de crear nuevos bloques de bitcoin, afirma el documento de Citi. 

Source link

Venezuela, el paraíso para el bitcoin | Compañías

La hiperinflación en la que vive el país, superior al 100% en el último año, y las restricciones impuestas por parte del Gobierno presidido por Nicolás Maduro para sacar y meter dinero –16 dólares en avión y 10 por carretera– ha provocado que el número de compras de bitcoins en Venezuela se haya disparado en el último año.

Ciudadanos del país optan por comprar bitcoins como activo donde proteger sus ahorros. En estas mismas fechas de 2016, el total de euros en transacciones con bitcoins por semana era de 11.674 euros, ahora roza el millón y medio, un crecimiento del 12.749,1%, según coin.dance.

Como explica Gustavo López, periodista de Diario Bitcoin, la hiperinflación, las medidas restrictivas para la compraventa de divisas y otros activos como el oro ha provocado que el bitcoin se convierta en el único producto refugio. “Los residentes en Venezuela tienen muy pocas opciones a su disposición, ya que invertir dinero en otros activos es prácticamente imposible. El banco central y el gobierno ejercen un estricto control sobre cómo la gente debe gastar su dinero, y la conversión a oro, plata o cualquier otro activo está muy regulado. En este momento, Bitcoin parece ser la única opción disponible para la gente del país”. Otro de las razones de este crecimiento es la posibilidad de poder enviar dinero al extranjero sin ningún límite; quien logre abrir una cuenta en bitcoins puede recuperar los fondos depositados desde fuera del país. Así, este instrumento es una opción para sortear los controles de capitales.

Un claro ejemplo de como la compra de esta criptomoneda ha cogido especial relevancia es que mientras en otros países latinoamericanos como Argentina, o Chile el total de operaciones semanales con bitcoins rondan los 100,000 euros. Venezuela es el país con mayor cantidad de transacciones de toda América del Sur casi triplicando al segundo país que es Brasil con 500.000 euros. La cantidad que se mueve en el mismo plazo en la Unión Europea no llega a 1,7 millones de euros.

Como compran bitcoins en Venezuela

A diferencia de lo que ocurre en España u otros países occidentales donde la compra de bitcoins se realiza a través de empresas especializadas de intercambio, como consecuencia de las restricciones existentes en Venezuela, los ciudadanos de este país han encontrado otras vías para la compraventa de bitcoins. El mayor número de transacciones con esta criptomoneda se realizan en localbitcoins.com. Una página web que funciona como intermediadora bilateral entre compradores y vendedores. Un tablón de anuncios donde los oferentes ofrecen sus precios y cantidades y los demandantes deciden si aceptan o no.

Otro de los métodos más utilizados es Facebook, se han creado grupos privados en la red social donde los miembros compran y venden a otros. La única diferencia con la página citada previamente es que, además de estas operaciones, también se ayudan y se aconsejan mutuamente en el muro del grupo. Estas comunidades están formadas tanto por residentes y no residentes en Venezuela. Aquellos que no viven ya en el país chavista venden divisas internacionales a los residentes para que puedan comprar bitcoins a un precio inferior.

No obstante, al igual que con la entrada y salida de dinero en efectivo, también hay restricciones para las transferencias, Banesco es el banco utilizado por estos usuarios al tener el límite más alto, 400 dólares diarios.

Por último, también se adquieren bitcoins en privado, del mismo modo que funciona el mercado negro de dólares, para evitar las restricciones estatales.

Aumento de especuladores

A pesar de que el fin de esta criptomoneda era convertirse en el sustituto de todas las divisas internaciones y ser la moneda global utilizada en todo el mundo, ante el descenso del consumo y la continua pérdida de empleo en Venezuela, muchas personas han optado por dedicarse profesionalmente a la compraventa de bitcoins. Su trabajo se encuentra en los grupos de Facebook donde asesoran a otras personas al tiempo que encuentras a no residentes para abaratar los costes del trading.

Este crecimiento del bitcoin también lo han notado las empresas. En el mundo cada vez son más los negocios que aceptan como método de pago esta criptomoneda, sin embargo en el país latinoamericano, principalmente agencias de viajes, han comenzado a rechazar el bolívar, moneda oficial, como método de pago y solo permiten la compra con bitcoins.

Source link

Nuevo récord: un bitcoin vale ya 3.300 dólares | Mi dinero

Después de la tempestad siempre viene la calma, y esto, exactamente, es lo que ha pasado con bitcoin. La criptomoneda, que alcanzaba los 3.000 dólares por unidad a principios de junio, sufría desde entonces una enorme inestabilidad provocada por la futura aparición, el 1 de agosto, de su hermana pequeña, bitcoin cash.

Sin embargo, llegó bitcoin cash y tras unos días llenos de incertidumbre, Bitcoin y la comunidad detrás de ella han vuelto a mostrar su fuerza y poderío al no verse afectados por esta nueva divisa. Todo lo contrario, ha continuado con su crecimiento: el sábado alcanzaba otro máximo histórico, superaba la barrera de los 3.200 dólares.

La capitalización de la divisa (cuánto valen todos los bitcoins en circulación) ronda los 54.000 millones de euros. Por su parte, bitcoin cash sigue sufriendo una gran volatilidad respecto a la de cualquier otra criptomoneda,  y a pesar de alcanzar un valor de 700 dólares tras su aparición, actualmente se mueve entre los 150 y 250 dólares.

Bitcoin continúa, al igual que el año pasado, en el primer puesto como la divisa más rentable en la que invertir. A principios de 2017 su valor no llegaba ni a los 1.000 euros, siete meses después ya se ha triplicado

El lunes este meteórico ascenso continúo y se sitúa en los 3.331 dólares. 

Bitcoin no es la única criptomoneda que crece. Cada unidad de Etherium, otra de las criptomonedas más importantes, equivale a 270 dólares y tiene una capitalización superior a los 25.500 millones. En enero su valor no llegaba a los 8 dólares, sin embargo con un crecimiento récord del 2.209,62%, Etherium se ha convertido en la segunda divisa virtual con mayor valor. Pese al reparo de los inversores en las divisas virtuales, este mercado continua con su imparable crecimiento.

Source link

Bitcoin, una ganancia del 3.000% en 7 años… ¿solo para especuladores? | Mercados

Imagínese haber invertido 1.000 euros en 2009 cuando la crisis comenzaba a acechar y en vez de haberlo perdido, tener ahora más de 2,86 millones de euros. Para ello, simplemente tendría que haber invertido en bitcoins. Una idea futurista en ese momento pero que, actualmente mueve cantidades cercanas a los mil millones de euros.

A pesar de que pueda parecer que ya ha llegado tarde a esta oportunidad, para los expertos en bitcoin, aún esta criptomoneda no ha alcanzado sus máximos. Es más, si la moneda sigue con un crecimiento similar al visto en los últimos años -a día de hoy vale más de 2.800 euros-, el próximo año se situará por encima de los 46.000 euros y en 2021 un bitcoin equivaldrá a un millón. Una revalorización estratosférica que hace pensar en el atractivo, y también en los riesgos, de invertir en esta moneda.

La principal característica de esta divisa virtual es su independencia absoluta de cualquier banco central o gobierno, su fluctuación depende exclusivamente del mercado. Esta falta absoluta de regulación, virtud para sus seguidores y problema para sus detractores, genera que su cotización sea muy volátil. “Es una caja de bombas, volátil como ningún activo” explica Manuel Ortiz-Olave, jefe de analistas de Monex Europe en España.

Esta criptomoneda comenzó a coger fama en el 2013, exactamente en marzo de este año, con el corralito de Chipre, ante las restricciones para sacar dinero de los banco, el bitcoin se convirtió en un producto refugio equivalente al oro, aunque de mucha menor solera. Ese año la cotización de esta divisa virtual pasó de los 15 euros a los 1.200, superando por primera vez el valor de una onza del metal precioso.

Desde entonces, pese algunas caídas, el bitcoin ha continuado su ascenso. El pasado junio volvió a alcanzar otro máximo histórico, sobrepasó los 3.000 euros, tres veces más que el valor que tenía a comienzos de 2017. Japón ha sido el último país en aceptar el bitcoin como método legal de pago y se ha unido a la lista de países como Reino Unido, Alemania, Dinamarca, Finlandia, Suecia, Países Bajos o España donde ya se puede pagar con esta criptomoneda. Esta suerte de legalización como método de pago, aunque su regulación está aún por llegar, “le ha dado alas”, explica Manuel Ortíz-Olave.

Por qué crece tan rápido

Un producto que en tan solo 7 años aumenta su valor un 3.000% solo puede ser o una burbuja a punto de explotar o una invención que cambiara por completo el sistema económico mundial, según advierten los expertos.

Bitcoin fue creada en 2009 por Satoshi Nakatomo, cuya identidad real sigue siendo desconocida, y se basa en un único sistema contable virtual donde se almacenan todas las transferencias. El algoritmo diseñado por el creador solo permite que se emitan bitcoins hasta llegar a un máximo de 21 millones en circulación, momento en que dejarán de emitirse más. El mercado es el único responsable de que haya más o menos monedas en circulación, ya que en función de la oferta y la demanda se determina el ritmo de emisión, lo que hace a esta moneda especialmente sensible a la especulación dada la falta de vigilancia de un banco central.

Ya en 2013, tras el corralito de Chipre, se hablaba de que la bitcoin podría alcanzar un valor entre los 10.000 y los 100.000 euros. Sin embargo, esta previsión parece haberse quedado corta. Entre los que optaron por invertir en bitcoin, destacan los gemelos Winklevoss famosos por acusar a Marc Zuckerbgerg de haberles robado la idea de Facebook, que invirtieron 11 millones de dólares en 2012.

No todo es oro

Pero ante el fuerte ascenso del bitcoin, han saltado las alarmas entre los reguladores y la comunidad financiera, que empiezan a advertir de los riesgos que puede suponer esta moneda para la estabilidad financiera. Y su actitud es decisiva a la hora de si es recomendable o no invertir en esta criptomoneda.

Para Héctor Cárdenas, experto en bitcoin y director de criptonoticias, los recelos de los reguladores financieros no son un problema es todo lo contrario. “Los bancos centrales se han dado cuenta de que el futuro está en las criptomonedas y la tecnología que hay detrás, llamada blockchain. Es imposible prohibir el uso del bitcoin salvo que prohíbas internet”.

Uno de los primeros valedores del bitcoin surgió precisamente del mundo de la supervisión y regulación bancaria. El expresidente de la Reserva federal, Ben Bernanke, ya apuntó las oportunidades de futuro que planteaba esta moneda. “Hay áreas en las que puede ser prometedora a largo plazo, sobre todo si las innovaciones que realizan son más rápidas, seguras y promueven un sistema de pago más eficiente”, explicaba en 2013.

Sin embargo los analistas coinciden en que invertir en bitcoin es solo recomendable para aquellas personas que tengan tolerancia al riesgo y un perfil de inversión especulativo. ¿Qué pasaría si se empieza a considerar a esta criptomoneda como un instrumento que desafía por su falta de regulación y su volatilidad a los Gobiernos y los bancos centrales? “Los países, entonces, rechazarían esta divisa virtual como método de pago y solo se usaría en el mercado negro” explica Manuel Ortíz-Olave.

Para Héctor Cardenas esta acusación de que el bitcoin podría acabar como método de pago del mercado negro se basa en el desconocimiento. “Se ha demostrado que se puede seguir el rastro de las operaciones hechas con esta criptomoneda”. Un claro ejemplo es el pasado hackeo a Telefónica, cuando los secuestradores pidieron el dinero del rescate en bitcoins, al pensar que sería imposible encontrarlos.

Otro de los temores de los analistas es el riesgo de que el mercado de divisas virtuales se convierta en un esquema piramidal, en el que los inversores que llegan más tarde son los que pagan los rendimientos de los primeros.

Estas incertidumbres acompañadas de la aparición de diferentes criptomonedas y la posible creación de una burbuja, genera que los analistas no recomienden invertir en bitcoin a largo plazo.

En lo que todos los analistas están de acuerdo, según recuerda Salvador Casquero Algarra, Director de Trading FX y Negocio Electrónico de Banco Sabadell, es en el futuro que tiene Blockchain, base de datos sobre la que funciona bitcoin, y que desde su creación jamás ha sido hackeada. Con esta tecnología se podrán registrar y transmitir activos de forma segura, como criptomonedas o en futuro cercano, títulos de propiedades como casas.

La aparición de bitcoin cash

El gran problema de bitcoin era su escasa capacidad de almacenamiento, 1MB, que ralentizaba el número de transacciones que se podían realizar por minuto. Desde la comunidad de bitcoin se planteó este problema y se propuso como solución aumentar esta capacidad a los 2MB. Sin embargo, un grupo de mineros chinos optó por hacer una nueva criptomoneda, que en un primer momento pareció una bifurcación -se llama así a las copias que nacen de un código original y comienzan su propio proyecto- así nació bitcoin cash. Otra divisa virtual muy similar a la original con la gran diferencia de que es capaz de almacenar 8MB.

Al principio, “al pensar que se trataba de una bifuración, el mercado valoró muy positivamente a bitcoin cash” explica Héctor Cárdenas. Fue así como bitcoin cash llegaba a valer 700 dólares, muy lejos de los más de 2.000 dólares en los que cotizaba su hermana mayor. Sin embargo, con el paso de los días y al confirmar que se trataba de una nueva criptomoneda y no de una bifuración, su valor ha caído en picado y ya el viernes se encontraba en los 278 euros, un descenso de más del 30% frente a cotización del jueves. Por su parte, bitcoin seguía con su crecimiento y se situaba en los 2.847 euros, un ascenso del 3%.

Source link

Aparece bitcoin cash, la criptomoneda del futuro: las claves | Compañías

Esta madrugada ha nacido una nueva moneda virtual llamada bitcoin cash. Los creadores de esta nueva divisa virtual son un grupo de “mineros chinos”, como explicó Retina el pasado 31 de julio, miembros de una comunidad de bitcoin que lanzaron una propuesta con el objetivo de acelerar las transacciones realizadas con esta criptomoneda.

El objetivo de esta división es liberar la moneda, lo que permitirá un mayor número de transacciones que agilizarán el mercado y además ralentizará la revalorización de la criptomonedaLa principal diferencia que tiene frente a su “hermana” es su capacidad de almacenamiento, bitcoin cash acumula 8MB de datos lo que permite realizar más transacciones en un tiempo menor.

Como cuenta Jorge Ordovás, director del posgrado sobre bitcoin y blockchain de la Universidad Europea de Madrid a El País, “hice una transferencia de prueba, con bitcoin, para mis alumnos la semana pasada. Un artículo de 1,50 euros comprado en la tienda de mis hijas con una comisión de 50 céntimos. Y tardó tres días en confirmarse“. Tiempos que con la nueva criptomoneda deberían acortarse.

Desde que se creó, bitcoin cash tardó seis horas en comenzar a funcionar; este lento inicio está causado, según los expertos en esta criptomoneda, por los pocos “mineros” que se han sumado a este nueva divisa virtual.

A pesar de este anuncio, bitcoin se ha mantenido con un valor de 2.729 dólares, mientras que la nueva criptomoneda se encontraba en los 146,37 dólares. Un mercado que continúa en alza, principalmente por su valor como producto refugio al no depender de ningún banco central. Por lo tanto, no puede intervenir en su cotización, como sí han hecho la Reserva Federal con el dólar y el BCE con el euro y sus respectivos programas de estímulos. El primero finalizó en noviembre de 2014, mientras que Mario Draghi todavía no ha anunciado el final de las compras de deuda. 

El bitcoin no se puede duplicar ni falsificar, las criptomonedas emitidas son las que hay: es imposible inventarse bitcoins. Estas características unidas a la inestabilidad política, provocada principalmente por la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos y el brexit, han impulsado la escalada de esta divisa.

Para los poseedores de bitcoins, la aparición del bitcoin cash no tendrá ningún efecto, pues a partir del mes que viene serán dueños de la misma cantidad en bitcoins cash si así lo desean. Sus actuales bitcoins se canjearán por su versión cash en caso de que así lo soliciten. 

Cómo funciona bitcoin

Satoshi Nakamoto creó esta moneda basada en un planteamiento muy sencillo, El bitcoin se sustenta en la existencia de un gran y único libro contable. Cuando se produce una transacción queda automáticamente registrada en ese libro. Además, cuando se alcancen los 21 millones de bitcoins en circulación, dejarán de emitirse más criptomonedas.

Esta divisa virtual ofrece la posibilidad de llevar a cabo transacciones sin intermediarios, lo que ofrece un mayor anonimato; esta es la razón por la que en casos como el “hackeo” a Telefónica el dinero para acabar con el secuestro de los ordenadores se pedía en bitcoins.

Además, esta moneda nunca se detiene, las transacciones están en funcionamiento las 24 horas del día y los siete días de la semana. Esto permite que cualquier operación supere barreras geográficas y políticas. Es transparente: aunque nadie está forzado a revelar su identidad, todas las transacciones quedan grabadas en un registro de libre acceso.

Los encargados de supervisar estas operaciones son los llamados “mineros” que son los que realizan en sí las operaciones, las que vigilan los nodos de forma más pasiva. Trabajan 24 horas al día, siete días a la semana, para resolver problemas informáticos a cambio de una retribución en bitcoins. El ritmo de emisión de la criptomoneda es el determinado por el creador de esta divisa virtual, Satoshi Nakamoto.

Como explican en bitcoin.org, este proceso se denomina “minería”, como analogía a la minería del oro, ya que también es un mecanismo temporal utilizado para emitir nuevas criptomonedas. No obstante, a diferencia de la minería del oro, la minería de bitcoin ofrece una recompensa a cambio de servicios útiles que son necesarios para que la red de pagos funcione de manera segura. La minería de bitcoin seguirá siendo necesaria hasta que se haya emitido el último bitcoin.

Al ser una moneda virtual, puede guardarse simultáneamente en múltiples localizaciones y no requiere confianza en un tercero ni en un determinado sistema legal para preservar su valor.

Inconvenientes del bitcoin

La minería, mencionada anteriormente, aunque se creó para ser una organización descentralizada en la que cualquier persona podía llevar a cabo esta función ha sido desnaturalizada. La mayoría de los mineros se encuentra en China, lo que ha provocado que un cártel de mineros suficientemente grande, como los que podemos encontrar en este país asiático, pueda decidir lo que ocurre con esta criptomoneda.

De esta situación se han aprovechado estos carteles que han comenzado a cobrar comisiones a cambio de acelerar las transacciones entre usuarios. Una de las razones por las que ha aparecido bitcoin cash,

Además, pese a crearse con la intención de convertirse en una divisa para el día a día, esta idea ha pasado a un segundo plano, principalmente porque ni compradores ni vendedores utilizan con frecuencia la criptomoneda como método de pago y se ha convertido al igual que el oro en un producto refugio.

Source link