Gerhard Hofmann: “Europa necesita aún más hoy a las cooperativas” | Compañías

El pasado 17 de junio Caja de Ingenieros cumplía 50 años desde su creación. Para celebrar este acontecimiento, la Asociación Europea de Bancos Cooperativos (EACB), presidida por Gerhard Hofmann –nacido el 6 de febrero de 1957 en Bamberg (Alemania)–, decidió celebrar por primera vez en su historia su comité ejecutivo en Barcelona. Es entonces cuando Hofmann concede una entrevista a CincoDías. Este banquero fue nombrado número uno de la EACB en 2016. Antes, ocupó varios puestos relevantes en el sector financiero, incluso fue jefe de la división de bancos y regulación financiera de Deutsche Bundesbank, director del Bundesbank y miembro del comité de supervisores bancarios europeos (CEBS). Hofmann considera que “las cooperativas bancarias son uno de los players más importantes en la Unión Bancaria Europea. Tienen un modelo propio y diferente basado en que los socios son propietarios de las entidades y una organización en red donde la estabilidad es uno de sus principales focos”.

¿Cree que ahora son más o menos necesarias las cooperativas de crédito?

Durante 200 años los bancos cooperativos han sido una forma muy relevante de prestar servicios. Se crearon para responder a las necesidades financieras de segmentos de la población que de otra manera no podían ser atendidos, así como a las pymes. Y hoy sigue siendo igual. Las cooperativas están para atender a sus socios, es decir, los empresarios locales, los hogares, los agricultores o los artesanos. Propietarios y clientes. Las cooperativas se comprometen a apoyar a las comunidades locales a las que pertenecen y son el motor del crecimiento local. La grave crisis desde 2007 ha puesto de relieve el papel estabilizador de los bancos cooperativos, ya que proporcionaron un ancla en los mercados para las pymes. Rotundamente, sí, Europa necesita aún más hoy a los bancos cooperativos.

Pero la tendencia es crear bancos grandes, ejemplo de Santander con Popular. Pese a ello, ¿las cooperativas tienen futuro?

Claramente, sí. La gobernanza y la estructura de los negocios es clave para una sociedad sana y competitiva. La diversidad reduce el riesgo de interrupción del mercado, aumenta la resistencia a los choques y permite un mejor ajuste a las necesidades del cliente. También facilita la inclusión financiera. Depender de bancos grandes o incluso gigantes plantea un mayor riesgo sistémico para una economía. El riesgo es una probabilidad baja, pero de alto riesgo de impacto, es decir, que ocurre rara vez pero, cuando sucede, los efectos externos a gran escala se manifiestan en forma de inestabilidad en el sector. Daños a la economía real, a menudo con el uso del dinero de los contribuyentes.

A pesar de su tamaño, ¿las cooperativas siguen captando clientes?

Es clave que los clientes tengan confianza en sus bancos y obtengan servicios de alta calidad de ellos. Ambos se aplican a los bancos cooperativos, también en España. En Europa los bancos cooperativos representan 7 billones de euros de activos y aproximadamente un 20% de cuota de mercado. Existen unos 4.000 bancos, 210 millones de clientes y casi 80 millones de miembros. Los clientes han continuado eligiendo bancos cooperativos, y su número y depósitos ha aumentado en los últimos tres años en toda Europa. En 2015 (últimas cifras disponibles) estas entidades captaron 1,6 millones de nuevos miembros. Estos son signos de confianza en la estabilidad de este sector. Los bancos cooperativos no son un modelo marginal en el sector financiero, son jugadores clave, no por su tamaño, pero sí por proximidad a los clientes. También en España.

¿Qué es mejor, muchas cooperativas pequeñas o pocas pero grandes?

El tamaño de los bancos cooperativos no importa. Es más importante que cada cooperativa sirva a los intereses de sus miembros y clientes. Lo que hay que hacer es dejar que el mercado decida lo que es apropiado, no los políticos ni los reguladores.

¿Por qué las cooperativas han sido tan resistentes durante la crisis financiera?

La crisis ha demostrado que los bancos cooperativos son más estables que otros bancos gracias a una base de capital sana, a sus depósitos y a las relaciones con los clientes. Además, han tenido una política de riesgo prudente, beneficios y una gobernanza basada en un voto por miembro, lo que implica un elemento democrático en las asambleas generales. Estas son algunas de las razones que explican su resistencia.

¿En qué pueden contribuir los bancos cooperativos o en qué han contribuido durante la crisis en Europa y España?

Varios estudios han ilustrado la resistencia de los bancos cooperativos y su poder estabilizador durante la crisis en Europa. Es un patrón general que las cooperativas estuvieron mucho menos afectadas por la crisis que la mayoría de los otros bancos. Además, continuaron apoyando a los clientes locales y las pymes y proporcionando préstamos. Si usted toma la evolución del crédito en el suelo de la crisis (2012 y 2013, manteniendo 2011 como año de referencia), nuestros bancos siguieron prestando a tasas de crecimiento sustancialmente más altas en comparación que el resto del sector. De la misma manera, sus red de sucursales se ha mantenido relativamente estable, mientras que otros bancos han cerrado.

¿Qué ocurriría si las cooperativas desaparecen como las cajas de ahorros?

La presencia de bancos cooperativos en áreas menos urbanizadas es una característica típica de la sociedad. Su razón de ser es servir como proveedor bancario en las zonas rurales. Su función responde a las necesidades económicas pero también sociales de las zonas rurales.

“La diversidad bancariaes un plus”

Rentabilidad. Gerhard Hofmann asegura que las cifras muestran que la rentabilidad de este sector tiene proporciones similares a las del resto de la industria bancaria. “Aún más. Sorprendentemente, he leído un estudio recientemente que aseguraba que en los últimos 15 años el ROE medio de los bancos cooperativos superó el del resto del sector bancario. Desde 2008, su ROE ha sido superior”, declara.

Desafíos. Considera que los principales desafíos para las cooperativas son la regulación y la transformación digital. “Las organizaciones internacionales y europeas regulatorias o de supervisión no suelen tener en cuenta las características de los bancos y los perfiles de riesgo. La regulación está diseñada para satisfacer a los bancos, creando así principalmente reglas uniformes. Además, el marco actual es demasiado complejo e inestable, lo que conduce a una aplicación y un cumplimiento desproporcionados. La regulación no debe moldear los modelos y estructuras bancarias. Hay que dejar esto a una competencia justa del mercado”, recalca.

España. Mantiene que en España dominan los grandes bancos y la crisis financiera ha derivado en una mayor concentración. “Creemos que la diversidad en un sistema bancario es un plus tanto para la libertad del cliente como para la estabilidad financiera y necesidades de los clientes de las cooperativas en España. Este sector está bien situado para expandirse”.

Source link