Techo de gasto: Montoro suaviza el objetivo de déficit autonómico para atraer al PSOE | Mi dinero

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, elevará el objetivo de déficit autonómico para 2018. La senda aprobada por el Consejo de Ministros el pasado viernes contemplaba que las comunidades debían rebajar su déficit público del 0,7% previsto para este año al 0,3% en 2018. Ahora, Hacienda suavizará el límite, que quedará en el 0,4%. Y, para 2019, el objetivo pasa del 0% al 0,1%.

En un movimiento sin precedentes, una semana después de aprobar el techo de gasto, el Consejo de Ministros de este viernes volverá a dar el visto bueno al proyecto para incluir los nuevos objetivos de déficit público para las comunidades autónomas. Para que ello sea posible, Hacienda ha convocado el mismo viernes a las 10 de mañana un Consejo de Política Fiscal y Financiera, el órgano que reúne a los representantes de Hacienda del Estado y de las autonomías. La ley obliga a que los objetivos de déficit que salen del Consejo de Ministros sean comunicados antes a las comunidades. El movimiento de Montoro debe entenderse como una estrategia en la negociación del techo de gasto.

El ministro de Hacienda pretende que el PSOE apoye el techo de gasto de 2018 como ya hizo con el de 2017. Todas las comunidades socialistas exigieron mayor margen fiscal en el Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado la semana pasada. Y mañana está prevista una reunión entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. De alguna forma, el Gobierno pone ahora la pelota en el tejado de la formación socialista al atender la petición de los barones socialistas. Ahora, habrá que ver qué postura adopta Pedro Sánchez y si el PSOE adopta una decisión unánime o si la negociación con el Gobierno acaba generando nuevas tensiones dentro de la familia socialista.

Antes de participar en un acto organizado por Deloitte y la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), Montoro detalló que el déficit adicional que ganarán las comunidades autónomas saldrá de la Seguridad Social, cuyo límite se endurecerá al pasar del 1,2% al 1,1% para 2018. No hay que interpretar esta decisión como la señal de que el organismo que gestiona las pensiones cuenta con margen. Se trata de una decisión política. De hecho, la Seguridad Social es con diferencia el eslabón de la Administración que presenta peores cifras y que genera mayores dudas sobre su viabilidad.

Montoro tiene actualmente muchos frentes abiertos. Además de las críticas por la amnistía fiscal y de la acusación de filtrar datos del exministro de Industria, José Manuel Soria, el ministro de Hacienda está negociando ya los Presupuestos de 2018 y el primer trámite es sacar adelante el techo de gasto. El Gobierno confía en que el mayor margen fiscal para las comunidades sirva para ganarse al PSOE y, al mismo tiempo, Hacienda también negocia con Ciudadanos una rebaja del IRPF para 2018. Esta es la condición que ha puesto la formación naranja para apoyar el Presupuesto de 2018.

Aun así, el presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá, alertó hoy de que la buena evolución de las cuentas pública no impide que permanezcan ciertas dudas sobre los planes presupuestarios del Gobierno. Escrivá señaló hoy que las proyecciones indican que España mantendrá un déficit estructural del 2% en 2020 frente al objetivo de registrar equilibrio. El presidente de la Airef no quiso valorar las propuestas de rebajar el IRPF, pero sí destacó que hay que adoptar medidas adicionales por el lado de los ingresos o de los gastos para sanear las cuentas públicas.

Las negociaciones políticas van en dirección contraria a las palabras de Escrivá. Se está planteando un incremento del techo de gasto para 2018 del 1,3% y, al mismo tiempo, se plantean rebajas fiscales que supondrán una reducción de los ingresos.

Source link