Microsoft cambia su estructura de canal para crecer en la nube | Compañías

Microsoft quiere extender la adopción del modelo de cloud computing en España y dinamizar así su negocio en la nube, un terreno donde la compañía libra una dura batalla con Amazon, Google e IBM. El gigante del software aseguró hace unas semanas en un evento en Washington que su objetivo es alcanzar unos ingresos de 20.000 millones de dólares en cloud para 2018, en torno a un 20% del total de su negocio. Y para ello, ha visto necesario reorganizar su estructura de canal. También en España.

Así lo explicó ayer Rafael Sanz, director de Empresas y Partners de Microsoft Ibérica, quien señaló que la nueva organización persigue habilitar a sus socios tecnológicos con las capacidades que les permitan capturar la oportunidad que representa la transformación digital de la economía. “Hablamos de un mercado que va a duplicar su tamaño en los próximos cinco años hasta superar los 6.000 millones de dólares [5.100 millones de euros] en nuestro país”, dijo Sanz, que aclaró que el 49% de las grandes empresas ha empezado procesos de transformación digital en España, frente al 19% en el caso de las pymes. “Sigue habiendo una gran oportunidad de negocio”.

El directivo detalló que lo que han hecho es unificar en una única división todos los recursos vinculados con el canal que tenían ahora repartidos por toda la subsidiaria. “Buscamos agilidad, flexibilidad y especialización. Queremos ser más ágiles y flexibles en nuestra relación con nuestros socios y tener recursos especializados que den valor al partner”.

La nueva organización de canal de Microsoft se articula alrededor de cuatro áreas de soluciones (puesto de trabajo moderno, aplicaciones de negocio, aplicaciones e infraestructuras y datos e inteligencia artificial) y una especialización por industrias verticales, basada en la experiencia de sus socios en los diferentes sectores. “Los clientes nos piden especialización por soluciones y por industrias, y queremos que nuestros partners tengan una estrategia en el mercado basada en esta aproximación”, dijo el directivo. Adicionalmente, habrá una estrategia específica ligada a la oferta de tecnología y soluciones de seguridad, un área transversal, que hoy supone una prioridad para todas las organizaciones.

Prevé duplicar la inversión en el canal este año, con foco especial en la formación y generación de demanda

El ejecutivo destacó que la nueva estructura unificada de canal va a permitirles ayudar a sus partners en tres ejes: identificando sus fortalezas, ayudándoles a completar su oferta de soluciones y facilitando el establecimiento de alianzas con otras empresas. También planteando estrategias conjuntas de aproximación al mercado para generar oportunidades de negocio, y acompañándoles en todo el ciclo de venta y puesta en marcha de las soluciones.

“Queremos maximizar las sinergias entre los diferentes tipos de partners que tenemos”, añadió Sanz, que apuntó que Microsoft prevé duplicar su inversión en el canal este año, con un foco especial en formación y generación de demanda. La firma, que tiene actualmente 5.900 partners registrados oficialmente, quiere multiplicar por dos en un año el número de partners CSP (proveedores de soluciones cloud), que hoy suman 1.500. Un modelo que permite a los partners convertirse en proveedores de soluciones, de servicios gestionados,y donde el cliente y el partner pagan por uso; “por minuto, en el caso de Azure”, aclaró Sanz.

El objetivo que persigue Microsoft “abriendo más” su organización a los partners, “dándole acceso a recursos más especializados; a lo que necesite en cada momento” es plantar cara a sus rivales, y con este movimiento persigue elevar la capilaridad de su fuerza de ventas utilizando nuevos canales y multiplicar el número de expertos en su tecnología. Según señalaron los responsables del gigante tecnológico, el ecosistema de partners de Microsoft genera más de 180.000 empleos (el 65% del 65% del empleo del sector del software de nuestro país) y estos socios generan 11 euros de facturación por cada euro de negocio de la compañía en España.

Source link

Bruselas acaba con las fronteras nacionales de la nube digital | Compañías

La Comisión Europea ha aprobado un proyecto de Reglamento que prohíbe las restricciones nacionales a la libre circulación de datos y anula la obligación de guardar ciertos datos dentro del territorio nacional de cada empresa, según detalla el vicepresidente de la CE para el área digital, Andrus Ansip, durante un encuentro con varios medios europeos, entre ellos, CincoDías.

Ansip presentará este martes en Bruselas la nueva norma, con la que pretende desencadenar una revolución económica y empresarial en la gestión europea de datos y facilitar el nacimiento de startups y de aplicaciones gracias a la explotación de una ingente nube de datos que ahora a menudo resultan inservibles.

Tacógrafos, domótica, internet de las cosas, estaciones de meteorología, información bancaria o empresarial… El volumen de datos generados a nivel mundial se dobla casi cada dos años y su gestión genera un negocio multimillonario, pero en Europa se desperdicia gran parte de esa materia prima autóctona e inagotable.

La infrautilización del big data en el Viejo Continente se debe, en gran parte, a las numerosas normas nacionales que obligan a almacenar y gestionar los datos en el territorio del país donde se generan, lo que impide una explotación a escala europea.

Ese “nacionalismo digital”, como lo define Ansip, daña la competitividad europea, multiplica el coste de la gestión informática de las empresas con presencia en varios países y, sobre todo, frena el desarrollo de un mercado que, según los datos manejados por Bruselas, podría facturar 106.000 millones en 2020 y generar 10 millones de empleos si se fijan las condiciones adecuadas. No hay que olvidar que las tecnologías analíticas y la inteligencia artificial (apoyadas en los datos) están cambiando la forma de hacer negocios.

Las barreras nacionales impiden, por ejemplo, la explotación de los datos generados por el cuarto de millón de camiones que la empresa Scania mantiene conectados por las carreteras europeas, según ilustra la Comisión.

Los aparatos de navegación (GPS) también captan a diario millones de datos sobre la situación del tráfico, una información que podría usarse para mejorar la fluidez del tráfico y reducir el consumo de combustible (con un ahorro de 500.000 millones de dólares a nivel mundial, según el centro de estudios del Parlamento Europeo) o la emisión de CO2.

Las barreras nacionales tampoco permiten que las entidades financieras con filiales en varios países europeos centralicen su gestión, obligándolas a multiplicar sus gastos operativos. Bruselas recuerda que la informática supone de media el 15% de los gastos operativos de un banco (solo superado por el gasto en personal) y calcula que esa factura se podría reducir en un 40% con el uso de una nube común a toda la entidad.

Bruselas espera facilitar la emergencia de servicios de explotación de datos a escala europea con su nuevo Reglamento, que obligará a las administraciones a notificar a la CE las restricciones que imponen a la libre circulación de datos. Y la CE sólo autorizará las que estén justificadas por razones imperiosas de seguridad pública, un criterio que, según Bruselas, sólo se cumple en contadísimas ocasiones.

Alemania y Francia cambian de actitud

Ansip confía en que el Reglamento reciba rápidamente el visto bueno de los Gobiernos, tras superarse la resistencia mostrada hasta hace poco por Berlín y París. “Alemania ha cambiado de actitud porque ha comprendido la importancia de la libre circulación de datos para su política industrial”, señala Ansip durante un encuentro la semana pasada en el edificio Berlaymont. Ansip también aprecia el mismo giro en Francia tras la llegada al Elíseo del presidente Emmanuel Macron.

El Reglamento atañe a todos los datos no personales (estos están cubiertos por otra norma que ya prevé la libre circulación) y suprime las restricciones a su circulación basadas en razones como la seguridad o la disponibilidad para las autoridades. El inventario de restricciones elaborado por la Comisión ha encontrado hasta 65 barreras para la libre circulación de datos relacionados con información contable, fiscal, financiera, sanitaria o de contratación pública, entre otros. España, con solo una barrera, es de los países más abiertos.

Las razones para justificar esas limitaciones abarcan desde la necesidad de garantizar su seguridad y confidencialidad a la accesibilidad por parte de las autoridades. Pero el departamento de Ansip considera que la inmensa mayoría (45) son “infundadas” o “desproporcionadas”. “Europa no debe tener miedo de los datos, que son la base de su prosperidad digital”, repite Ansip desde hace meses, un tanto desesperado por el potencial de crecimiento y empleo que pierde el Viejo Continente.

Cambio de nube con rapidez

El proyecto de Reglamento aprobado por la Comisión Europea también pretende facilitar el traslado de datos (comerciales, fiscales, financieros, etc.) de una nube a otra, para que las empresas puedan cambiar de proveedor del servicio de almacenamiento si lo desean.

Las normas europeas sobre protección de datos personales ya contemplan el derecho de un particular a reclamar y trasladar su información personal. Pero las empresas no pueden invocar esa norma para trasladar sus bases de datos cuando incluyen datos personales de sus clientes.

El nuevo Reglamento anima a los gestores de las nubes a desarrollar códigos de conducta en los que especifiquen a sus clientes profesionales, por adelantado y de manera clara, los plazos y el coste del traslado de datos, así como las condiciones técnicas y operativas que requiere.

Bruselas ha optado por una norma muy suave en esta materia porque el negocio de la nube está en pleno desarrollo y prefiere no regular de manera demasiado concreta para evitar que la legislación quede desfasada o frene la innovación. Pero el Reglamento prevé una revisión de la situación dos años después de su entrada en vigor y el organismo comunitario no descarta una norma más estricta si detecta abusos en el sector.

Actualmente, Amazon, Google, Microsoft e IBM son los principales proveedores de plataformas en la nube para almacenar información.

Source link

Las personas, en el centro del avance científico | Compañías

El big data supondrá el 27% del total de la información almacenada en los centros de procesamiento de datos (CPD) a escala global en 2020. Así lo recoge el informe Cisco Cloud Index. Un proceso que está requiriendo de la adaptación a marchas forzadas de las compañías para beneficiarse de sus soluciones o, en el caso de las tecnológicas, para desarrollarlas de la forma más práctica posible.

Para José Manuel Petisco, director general de Cisco España, son labores múltiples, ya que “se necesita una combinación de tecnología y estrategia de negocio capaz de conectarlo todo, desarrollar e integrar aplicaciones, extraer el valor procedente de las conexiones mediante analítica de big data y adoptar una seguridad integral y ubicua”.

El mercado de la gestión de datos realiza avances a gran velocidad. Según los analistas de Gartner, las máquinas inteligentes serán las protagonistas del cambio más disruptivo llevado a cabo nunca por las tecnologías de la información y permitirán a las personas hacer lo imposible”.

Las empresas ya utilizan soluciones analíticas que les permiten obtener información de los datos

Así de rotundo se muestra Víctor Carralero, director de analítica de IBM España, antes de indicar que la compañía ha invertido 1.000 millones de dólares en la creación del grupo Watson, una unidad de negocio dedicada al desarrollo y comercialización de innovaciones cognitivas en la nube.

En cuanto a las utilidades del big data, el directivo de IBM señala que empresas como la suya proporcionan este tipo de soluciones, y la analítica avanzada en la nube brinda la oportunidad de sacar valor de los datos a compañías de todos los tamaños, incluidas las pymes. “Por ejemplo, gracias a las herramientas de análisis, las empresas de distribución pueden sugerir a un cliente un libro o un par de zapatos justo en el momento en el que cliente se está conectando para comprarlo. La explotación cruzada de esta información puede ayudar a mejorar la experiencia de compra e incrementar las ventas en todos los sectores”.

Fuencisla Clemares, directora general de Google España y Portugal, ve claro que las empresas están tomando cada vez más consciencia de la importancia del análisis de los datos para implementar mejoras en los servicios que ofrecen, pero “todavía nos encontramos con un trabajo importante por realizar en cuando a la formación en competencias digitales y en presentes y futuras profesiones (por ejemplo, data scientists), que son las que permiten tener a gente capacitada y cualificada para sacar el mayor beneficio de dichos análisis y su posterior implementación”, advierte.

Digitalización

Sectores. Cisco calcula que una de cada cuatro compañías españolas de todos los sectores ya tiene en marcha proyectos de digitalización, con un valor estimado en nuestro país cercano a los 350.000 millones de euros entre 2015 y 2025.

Productividad. La digitalización podría aportar 2,5 billones de euros a la economía europea en 2025, reducir los costes de la Administración en un 20% e incrementar la productividad de la industria otro 20%, según calculan en la patronal del sector, Ametic.

En cualquier caso, en Google opinan que los avances tecnológicos que están protagonizando 2017 vienen de la mano de la puesta en funcionamiento del machine learning, es decir, técnicas que permitan a las computadoras aprender, y de la inteligencia artificial en productos y servicios. “Ver de qué manera conseguimos que la inteligencia artificial los mejore haciéndolos más útiles y, en consecuencia, mejorando la vida de las personas, que sea de mayor calidad, es el reto y el objetivo”, apunta Clemares.

La responsable de Google afirma que la aplicación del machine learning en sus productos ya ha tenido un gran impacto en la mejora de calidad de los mismos y ha permitido lanzar nuevas funcionalidades. Además, “estamos viendo que puede tener un impacto espectacular en diversas aplicaciones en el mundo de la medicina”.

También Saoirse Fahey, directora de operaciones y marketing de Microsoft Ibérica, considera que estamos siendo testigos de grandes avances en diferentes campos como, por ejemplo, el de la inteligencia artificial, con bots (programa informáticos que imitan el comportamiento de un humano) y aplicaciones cada vez más inteligentes “que ayudan a interactuar con la tecnología de una forma más natural”.

Asimismo, destaca los avances en inteligencia de negocio y el big data, “nuevas soluciones que permiten transformar la gestión de la información y la manera en la que se extrae conocimiento relevante a partir de los datos. La tecnología inteligente va a cambiar el modo en el que se hacen los negocios en el mundo, creará nuevos y mejores productos, construirá organizaciones más fuertes y efectivas y servirá mejor a los clientes”.

No obstante, Fahey indica que estamos en un punto de inflexión que parte del acceso a enormes cantidades de información y a potencia de computación en la nube ilimitada, por lo que, en Microsoft, “no queremos sustituir la inteligencia humana, sino potenciarla a través de sistemas de inteligencia artificial”. Y pone diversos ejemplos de la aplicación de estas tecnologías: para entender cómo funcionan las células cancerosas y “programar” una cura contra el cáncer, mejorar la vida de las personas con párkinson o desarrollar soluciones para la prevención de epidemias.

Respecto a la situación en nuestro país, Víctor Carralero, director de analítica de IBM España, ha observado que la mayoría de las empresas están ya usando soluciones analíticas que les permiten obtener información de los datos.

“Sin embargo, la analítica tradicional ha venido centrándose en información interna de la empresa, albergada en sus bases de datos corporativas o departamentales. Todavía será necesaria mucha colaboración entre los responsables tecnológicos y los responsables del resto de áreas para llegar a integrar toda esta tecnología con la del resto de la compañía y tener así datos cruzados entre los departamentos de finanzas, recursos humanos y la cadena de suministro, entre otros”

Source link

Telefonía: El reto de sacar ventaja a las redes ultrarrápidas | Compañías

La aplicación de la inteligencia artificial al big data está siendo una de las claves transformadoras del sector de las telecomunicaciones, donde las principales compañías trabajan para desarrollar nuevas capacidades.

Desde Telefónica defienden el ser una compañía impulsada por el potencial de los datos “y, en este sentido, somos pioneros en la digitalización integral, lo que nos ha permitido convertirnos en una empresa de plataformas inteligentes generadoras de una cantidad ingente de datos. Con la aplicación de capacidades cognitivas a esas plataformas queremos transformar el modo en que nuestros clientes se relacionan con la compañía”.

Efectivamente, en Telefónica están convencidos del enorme potencial del big data y de su capacidad para enriquecer y simplificar las cosas. “Los datos ayudan a las empresas a una mejor toma de decisiones porque permiten conocer mejor a los clientes y ofrecerles un mejor servicio y experiencia de usuario, anticipándose a sus necesidades. Los clientes, por su parte, disfrutarán de una mejor experiencia porque las relaciones serán más personalizadas a través de una interacción mucho más simple y fácil”, aseguran.

Al respecto, desde Vodafone advierten de que muchas empresas corren el riesgo de dejar de ser competitivas “e incluso desaparecer” si no transforman y digitalizan sus procesos y su relación con los clientes.

Las principales compañías de telecomunicaciones trabajan para desarrollar nuevas capacidades

No obstante, “la buena noticia es que ya se han desplegado las redes de banda ancha ultrarrápida sobre las que se desarrollan estos servicios y muchas empresas españolas están fuertemente comprometidas con la transformación digital”, apuntan en la operadora, convencidos de que “las tecnologías del internet de las cosas (IoT), big data y cloud están transformando los procesos empresariales, favoreciendo la automatización y, en el futuro, la inteligencia artificial. Vamos hacia un mundo cada vez más conectado e interrelacionado”.

Óscar Caballero de la Sen, jefe de analítica de datos de Orange España, cree, por su parte, que el big data es una pieza clave en la transformación que están afrontando las telecos, “un avance al que no podemos sustraernos, pero cuya adopción supone también afrontar distintos retos”.

Entre ellos menciona la disponibilidad y acceso al talento, el cambio cultural, “fomentando la proactividad y responsabilidad de los empleados y nuevas maneras de liberar todo su talento”.

También, nuevas formas de organización y coordinación del trabajo, con equipos multidisciplinares y dentro de entornos ágiles y cambiantes. “Poner todo esto en funcionamiento ya está suponiendo un cambio cultural que nos permitirá afrontar con éxito la adopción del big data como un activo al servicio de nuestros clientes”, resalta Caballero.

La cifra

20% de las empresas españolas utiliza la nube. Telecos, turismo y banca son los sectores más digitalizados, e industria, energía, farmacia y salud, los menos. Pese a ello, según un estudio de Roland Berger y Siemens, los directivos conocen las ventajas y su potencial.

Respecto a la inteligencia artificial y los servicios de telecomunicaciones, Meinrad Spenger, consejero delegado del grupo MásMóvil, espera “disponer muy pronto de una serie de funciones que se adelanten a las peticiones y necesidades de los propios usuarios y que, estudiando sus patrones de uso, sean capaces de ofrecerles propuestas de acuerdo a sus gustos o intereses”.
Además, recuerda que en el caso del IoT, “el teléfono móvil se ha convertido en un elemento fundamental para el lanzamiento de servicios como las fintech, los asociados a la seguridad del hogar, domótica, viajes, itinerarios de tráfico, etcétera”.

Las nuevas infraestructuras dotadas de inteligencia permiten ofrecer infinidad de nuevos servicios, dando un mayor recorrido a su uso y generando modelos de negocio indirectos; sin embargo, “estos servicios, en su mayoría, requieren de conectividad y velocidades o tiempos de respuesta cada vez más elevados, lo que conlleva una densificación de los equipos de comunicaciones”, advierte Óscar Pallarols, director de innovación y estrategia de Cellnex, quien ve absolutamente necesaria la presencia de un operador neutro de infraestructuras de telecomunicaciones, como su empresa, que aporte “las soluciones y que atienda las necesidades de todo tipo de servicios”.

Aplicaciones prácticas

¿Qué se puede lograr analizando los datos?

Tiempo. “Hoy, una empresa o fábrica puede realizar desde simulaciones y pruebas en un entorno completamente virtual, utilizando un gemelo digital, hasta recolectar, evaluar y utilizar grandes volúmenes de datos y gestionarlos online a través de una plataforma en la nube. Esta gestión inteligente de los datos (smart data) nos permite fabricar cualquier producto personalizado en masa”, destaca Rosa García, presidenta de Siemens España.

Turismo. Orange ha lanzado varios proyectos que usan información de telefonía móvil para medir la afluencia turística en las ciudades. Uno de estos proyectos trata de observar el comportamiento de los visitantes nacionales e internacionales para una gestión inteligente del turismo en Barcelona. En concreto, se ha realizado un estudio a nivel micro, centrado en la Sagrada Familia. Con toda esta información, una vez analizada, se han podido obtener los principales trayectos de los visitantes al monumento entre las calles aledañas y el tiempo de estancia.

Source link

Sector seguros: renovarse o dejarse morir | Compañías

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, recomendó Albert Einstein, y precisamente embarcado en esta tarea se encuentra en la actualidad el sector asegurador. La disrupción que han causado las nuevas tecnologías a su negocio es comparable con muy pocos. No hay ningún ramo que logre escapar a este tsunami: hogar, salud y autos se transforman empujados por el big data, la tecnología móvil y el internet de las cosas, entre otros factores.

Estas conversiones, “desde la perspectiva del asegurado suponen una vía para ofrecerle más calidad, mejor atención, así como servicios más completos y diferenciadores. Suponen una verdadera revolución en su experiencia como cliente, donde la forma de interactuar con él se transforma y sus necesidades se satisfacen casi en tiempo real”, explica Francisco Valencia, director de gobierno corporativo de Línea Directa.

La integración del internet de las cosas y la analítica de datos en el modelo asegurador está derivando en la personalización del servicio. “Los avances tecnológicos ayudarán a implantar seguros de pago por uso”, dicen desde Allianz. Una realidad ya patente en el mundo de la economía colaborativa.

“Los seguros para los nuevos negocios colaborativos suelen cubrir el tiempo determinado de uso, por ejemplo, en un automóvil. Así, mientras que una póliza tradicional de auto tiene una cobertura de un año, estos productos tienen coberturas limitadas al periodo de alquiler, que pueden llegar a minutos”, prosiguen en la multinacional alemana.

Conceptos como ‘asegurar momentos’ o ‘micropólizas’ formarán parte de nuestro día a día

“Gracias al uso del big data, hemos personalizado la oferta y dirigido cada producto al público que realmente lo necesita, reduciendo un 20% los costes de captación por póliza”, destaca Aitor del Coso, director de transformación digital de Mutua Madrileña. “Nos hemos convertido en pioneros en el sector en aprovechar las posibilidades que ofrece esta tecnología para calcular el precio y el tipo de seguro que mejor se adapta a cada cliente”, continúa Del Coso.

En el negocio de autos, Mapfre fue el grupo más innovador, al lanzar hace ya 10 años YCAR, un dispositivo capaz de informar a la compañía de cuánto y cómo conducía el cliente. Se trataba de la primera experiencia que daba pie a las aseguradoras a cobrar a sus clientes según su modo de conducción, evitando así hacerlo en relación a otros parámetros como edad, años de carné o lugar geográfico.

En la actualidad ya es posible premiar a los buenos conductores con rebajas y penalizar a los desobedientes con incrementos en sus primas. Generali afirma llegar al 40% de descuento del precio de su prima estándar.

Es en este ramo donde ha surgido la tecnología que más potencia transformadora acarrea: el coche autónomo. El bróker Autonomous prevé que entre 2015 y 2060 el número de seguros a todo riesgo se reduzca en Reino Unido un 63% a consecuencia de la disminución del número de accidentes que producirán los vehículos autónomos.

Sin embargo, las principales compañías no consideran que el seguro a todo riesgo tienda a desaparecer, aunque de lo que sí están convencidas es de que el precio de las primas disminuirá, por lo que tendrán que encontrar nuevas fuentes de ingresos.

La cifra

130% crecieron los ciberataques en 2016 frente a 2015, hasta los 115.000. El bróker Autonomous prevé que entre 2015 y 2060 el número de seguros a todo riesgo se reduzca en Reino Unido un 63%.

Pero donde una puerta se entrecierra, otra se abre. Con la tecnología, un nuevo riesgo se hace patente: el ciberriesgo. El Instituto Nacional de Ciberseguridad contabilizó 115.000 ciberataques en 2016, un 130% más que los 50.000 registrados durante 2015. Las principales víctimas son las empresas, pero también se producen a nivel individual.

Mapfre, por ejemplo, ya cuenta con productos que personalizan adecuándose a las necesidades de cada cliente. Además, la aseguradora, dentro de su póliza de hogar, incluye asistencia informática para ordenadores, smartphones y tabletas. También la instalación de sistemas de antivirus, copias de seguridad de los archivos del cliente o la restauración de datos y contenidos.

Los seguros de hogar evolucionan al son del internet de las cosas y del big data. Allianz ofrece la posibilidad de hacer la peritación tras un siniestro a distancia, lo que elimina de la agenda del cliente el tener que esperar al perito en casa. Los dispositivos domóticos puestos al servicio de las aseguradoras permiten detectar fugas de gas o agua, a intrusos inesperados e incluso ayudan a reducir los gastos de agua y luz.

En cuanto a salud, Generali y Axa son las compañías más avanzadas. Ambas buscan fomentar los hábitos saludables de sus asegurados a través de la utilización de aplicaciones móviles. Vitality y Health Keeper, respectivamente, ofrecen descuentos en marcas deportivas, servicios médicos y de bienestar, incluso en el caso de la segunda rebaja en el precio de los seguros de salud y vida.

En definitiva, “no cabe duda de que el sector seguirá siendo un pilar fundamental para la economía de nuestro país, aunque el modelo de negocio se habrá transformado totalmente de aquí a diez años. La distribución de los seguros será totalmente digital y multicanal, la tecnología y los productos estarán completamente integrados y el seguro será algo flexible e incorporado a la vida de las personas, donde conceptos como microseguros o asegurar momentos formarán parte de nuestro día a día”, concluye Francisco Valencia, de Línea Directa.

Ventajas tecnológicas

La nube, el big data y los dispositivos móviles están al servicio de las empresas y sus clientes.

Big data. Reducir costes de riesgos y abandono, recoger y retener a los mejores clientes en función de los perfiles idóneos, detectar el fraude de manera prematura y aumentar su capacidad de innovación para la creación de nuevos productos y servicios que desde la transparencia garanticen la satisfacción del cliente son las ventajas que, según la firma especializada en gestión de datos PowerData, ofrece el big data a las compañías aseguradoras.

Nube. Se convierte en un elemento imprescindible en la vida diaria de las aseguradoras, ya que permite digitalizar su negocio creando entornos más ágiles.

Dispositivos móviles. El 37% de los participantes en el estudio Youbiquity Finance, elaborado por BY y Avaya, afirma haber realizado a través de internet un cambio de su póliza y un 28% reconoce haber efectuado reclamaciones en su seguro de hogar y autos. En 2016, el número de mutualistas que utilizaron la app de Mutua Madrileña se incrementó un 48% respecto a 2015.

Source link

Europa busca una gran nube de medio billón de euros | Compañías

Europa sufre una deslocalización digital que pasa más desapercibida que la industrial pero que potencialmente es mucho más peligrosa para el futuro económico del Viejo Continente. Solo el 4% de los datos generados por la explosión de la cibereconomía se almacena en la Unión Europea, una mínima cantidad que refleja la escasa presencia del club en un mercado en plena ebullición.

La agenda digital puesta en marcha por la Comisión Europea intenta recortar distancias con EE UU, líder mundial en la gestión de datos. Pero las barreras nacionales, el rigor de algunas normas sobre privacidad y las limitaciones presupuestarias están dejando a Europa debajo de la lucrativa nube digital y al margen de los imprescindibles avances en ciberseguridad.

Un reciente informe de Deloitte, encargado por la Comisión Europea, calcula que el desarrollo de los servicios de la nube podría añadir unos 449.000 millones de euros a la economía europea en un plazo de cinco años. Casi medio billón de euros que, según el estudio, podría traducirse en una contribución neta al PIB de la UE de entre el 0,4% y el 0,7% al año. El desarrollo de la nube requiere, además, potenciar la seguridad, otro negocio en ascenso en el que Europa tampoco logra aprovechar todo su potencial.

Bruselas intenta facilitar que surjan grandes servidores paneuropeos

“No hay un solo gran actor europeo”, lamenta un reciente informe sobre ciberseguridad del EPSC, el centro de análisis estratégicos de la Comisión Europea. El documento describe la fragmentación del sector en Europa, “con más de 600 pequeñas compañías dando servicio a infraestructuras neurálgicas y a las Administraciones públicas. Y advierte de la “dependencia” de tecnologías desarrolladas fuera de Europa.

Sin grandes infraestructuras transfronterizas para almacenar datos y sin un blindaje para garantizar su seguridad, la nube europea no llega adquirir las dimensiones que desea Bruselas. La Comisión insiste en que “el tamaño del mercado es un factor esencial” para la localización y gestión de los datos. Y la ausencia de centros de envergadura en suelo comunitario deja a la UE relegada en una actividad crucial para la economía del siglo XXI.

En 2014, el valor del tráfico transfronterizo de datos alcanzó los 2,8 billones de dólares y superó al valor del tráfico de mercancías, según datos recogidos por la CE. Los informes del Fondo Monetario Internacional apuntan en la misma dirección e indican que el flujo transfronterizo de datos fue la relación comercial que más creció entre 2008 y 2012 tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea.

El blindaje legal de los datos en Europa contrasta con su dudosa seguridad

Europa, sin embargo, apenas está sacando beneficio de esa explosión por culpa de un cúmulo de factores que Bruselas intenta superar, por ahora, sin éxito. Por un lado, la fragmentación del mercado digital europeo impide economías de escala para explotar grandes nubes transfronterizas de datos que cubran el mercado europeo, el mayor del mundo, con 504 millones de habitantes.

Por otro, el creciente número de barreras y restricciones nacionales, que se han doblado desde 2006, según la Comisión Europea, imponen una geolocalización de los datos que impide a las compañías explotar su información a escala europea.

En los últimos años, además, la UE se ha situado a la vanguardia mundial en la protección de datos y ha orientado gran parte de su esfuerzo legislativo en el campo digital hacia las garantías del consumidor en relación con la información que genera. En el mercado se ironiza con la conocida broma que apunta a que, a menudo, EE UU desarrolla un modelo de negocio, China lo copia… y Europa, lo regula.

EE UU copa el 83% de la facturación

Europa busca una gran nube de medio billón de euros

Bruselas quiere que la UE aumente su presencia en el mercado de datos digitales.

Deslocalización. Según la CE, de los 25 mayores proveedores públicos de servicios de nube digital en Europa, los 17 que tienen su sede en EE UU copan el 83% de la facturación total de esa actividad. Siete centros con sede europea captan el 14% de los ingresos. Y el 3% restante se lo reparten pequeños proveedores, generalmente europeos.

Costes. La Comisión señala que los costes de la energía, la normativa local o los regímenes fiscales influyen en la localización de los grandes centros de datos. Los estudios que maneja la CE muestran que los gastos de construcción de un centro de datos en Europa pueden ser un 120% más altos que en otras zonas del planeta y los costes operativos pueden ser hasta el doble.

Fronteras. Bruselas señala, sin embargo, que la fragmentación del mercado europeo, con tantos mercadillos como países, parece ser la principal razón para la ausencia de grandes gestores europeos en los servicios de nube. Las restricciones de geolocalización, que impiden el flujo de datos de un país de la UE a otro, complican de momento la explotación del negocio de la nube a escala europea y el crecimiento de las empresas del sector.

La propia Comisión parece arrepentida en parte de su tendencia reguladora en el tratamiento de datos, porque se han potenciado las garantías formales mientras se descuidaba la protección física de los mismos.

“Esas garantías se vuelven inútiles si en cualquier momento se puede acceder a los datos o hackearlos”, advertía en mayo el citado informe del EPSC de la Comisión. Y en sus propuestas para suprimir cortapisas al tráfico de datos, la CE también recuerda que la obligación de mantener los datos dentro de las fronteras de un país no significa necesariamente que estén más seguros.

Bruselas confía en que la supresión de las llamadas restricciones de geolocalización facilite la aparición de una nube paneuropea que redunde en beneficio de los proveedores del servicio y de los consumidores.

Source link