Cuatro opciones ‘low cost’ para ahorrar de cara a la jubilación | Mercados

Las comisiones son un factor clave en el ahorro para la jubilación. Al tratarse de una inversión a muy largo plazo, tener un producto que genere pocos gastos es muy importante. Tanto como escoger bien en qué tipo de activo financiero va a invertir el plan de pensiones o quién se va a encargar de la gestión.

La firma pionera en España en los planes de pensiones de bajo coste fue ING. El banco holandés siempre ha hecho bandera de cobrar las comisiones más bajas del mercado en todos sus productos. Cuando lanzó sus Planes Naranjas no fue una excepción. Los gastos que aplica para planes de pensiones que invierten en Bolsa son un 50% inferiores a los que aplican otras entidades.

¿Cómo puede ser? Primero, porque se trata de productos de gestión pasiva. Esto es, que invierten en fondos que replican la evolución de los principales índices bursátiles. No tiene gestores de fondos que seleccionen determinadas compañías, sino que el plan se mueve al compás del Ibex 35, el S&P500 y el Eurostoxx 50. Además, ING no tiene oficinas, con lo que ahorra mucho dinero de comercialización.

Ahora, con el auge de la gestión pasiva en todo el mundo, han surgido varias iniciativas en España que están plantando cara a los planes de pensiones de ING. En concreto, se trata de dos nuevas compañías de tecnología financiera (fintech) –Indexa Capital y Finizens– que han cerrado una alianza con Caser. Y esta misma semana se ha sumado un cuarto competidor: la aseguradora francesa CNP en alianza con Morningstar.

 

1. ING: pioneros con sus Planes Naranja 

El banco holandés ING fue la primera entidad financiera en comercializar en España planes de pensiones con comisiones de bajo coste. Este ahorro ‘low cost’ para la jubilación casaba perfectamente con la estrategia del grupo, que siempre ha hecho bandera de no aplicar comisiones ni en sus cuentas, ni en sus tarjetas de crédito. Los Planes Naranja se empezaron a comercializar en 2003. La entidad vende 9 planes de pensiones, gestionados por Renta 4, y que acumulan 2.380 millones de euros de activos gestionados.

“Siempre hemos apostado por ofrecer a nuestros clientes unos productos muy sencillos, transparentes y con bajas comisiones, y esta filosofía es la que trasladamos a nuestros planes de pensiones”, explica Luis González Soto, director de cuentas e inversiones de ING en España.

La comisión media aplicada en los planes de pensiones de ING es del 1,26%, mientras que hoy por hoy la comisión media de los planes de Bolsa supera el 1,6%. Hace años la diferencia era aún mayor, pero ING ha subido tarifas y el resto de entidades las han ido reduciendo.

El producto principal de ING son los planes dinámicos. “Se trata de productos en los que el trabajador establece cuál será la fecha más probable de su jubilación. Partiendo de esa premisa, buscamos la mejor combinación de activos para que maximice su inversión, con más peso de la Bolsa en los primeros años, y más de los bonos cuando se acerca la fecha de retiro”, apunta González Soto. La cesta de activos va cambiando su peso poco a poco, año a año. ING tiene un Plan 2020, otro 2025, otro 2030… También cuenta con tres planes que replican directamente índices (Plan Ibex 35, Plan Eurostoxx 50 y Plan S&P 500) y dos que invierten solo en deuda.

2. Indexa Capital: la punta de lanza de la gestión pasiva

Indexa Capital fue la primera compañía fundada en España para tratar de plantar cara a los bancos y a las aseguradoras en el segmento de los fondos de inversión y los planes de pensiones. La entidad defiende la importancia de aplicar comisiones baratas cuando se trata de ahorrar a largo plazo. Primero lanzó fondos de inversión ‘low cost’ y después se alió con la gestora de planes de pensiones de Caser para ofrecer este tipo de productos. La comisión total que aplica Indexa es del 0,78%.

“El negocio de los fondos y los planes de pensiones es un oligopolio completamente dominado por los bancos, lo que acaba perjudicando al cliente final, a quien se cobran altas comisiones sin lograr buenas rentabilidades”, apunta François Derbaix, fundador y consejero delegado de Indexa Capital. Su propuesta de negocio pasa por ofrecer productos de inversión que cobran una comisión que es menos de la mitad de la que cobra el mercado. El particular contrata un plan de pensiones que invierte en productos de gestión pasiva. En concreto, cuenta con el fondo de pensiones Indexa Más Rentabilidad Acciones, que tiene en cartera una cesta de fondos cotizados, ETF, de las principales Bolsas del mundo (Estados Unidos, Europa, países emergentes, Japón…) y el fondo de pensiones Indexa Más Rentabilidad Bonos (que invierte en ETF que representan a un amplio abanico de deuda pública y privada).

En función del perfil inversor, Indexa Capital otorga un mayor peso al fondo de acciones o al de bonos. El más arriesgado tendría casi el 100% del fondo Indexa Acciones y el más conservador tendría casi todo el dinero en Indexa Más Rentabilidad Bonos. Este tipo de estrategia de inversión permite al propietario del plan de pensiones estar invertido a través de un único producto en más de 10.000 bonos y 2.000 compañías de todo el mundo. Un nivel de diversificación difícilmente replicable por un plan de pensiones tradicional.

3. Finizens: una contratación 100% ‘online’

Finizens lanzó hace unos meses un plan de pensiones de gestión pasiva 100% digital y con comisiones muy bajas, gestionado de manera automatizada mediante algoritmos. Los gastos que aplica al plan de pensiones Finizens son un 85% inferiores a los que suelen aplicar los bancos. Una de las grandes apuesta de esta fintech es la tecnología. Ha invertido muchos recursos para que la experiencia de usuario sea muy sencilla. Todo el proceso de contratación se puede realizar desde el teléfono móvil. La firma se ha aliado con Caser como gestora del plan de pensiones.

“Hacían falta en nuestro país alternativas a los planes de pensiones tradicionales que sufren el mismo problema del que llevamos hablando hace mucho tiempo en cuanto a los déficits de la gestión activa: altas comisiones y falta de retornos”, explica Giorgio Semenzato, consejero delegado de Finizens . Los impulsores de esta herramienta de inversión a través del móvil han recurrido a Caser como aliado para la figura del plan de pensiones. También cuentan con esta aseguradora para gestionar su plan de ahorro.

El plan de pensiones de Finizens se basa en una gestión pasiva y sistemática de las inversiones. Quienes contratan este producto, además de invertir en una amplísima variedad de acciones y bonos, también tienen una parte de su cartera en activos reales, como propiedades inmobiliarias y oro.

Finizens cuenta con cinco carteras diferentes según el nivel de riesgo que quiere asumir el cliente. Se puede acceder al plan de pensiones de Finizens desde 50€ y es sencillo configurar aportaciones mensuales automáticas al plan. “De esta forma se consigue que los ahorros vayan incrementándose mes a mes de manera más constante y sin esfuerzos”, explica Semenzato. 

Desde la aplicación para el móvil se puede realizar cualquier tipo de consulta y operativa.

4. CNP-Morningstar: una alianza estratégica

CNP y Morningstar anunciaron esta misma semana una nueva propuesta para ahorrar de cara a la jubilación con comisiones baratas. Las comisiones serán del 0,72%, menos de la mitad de las que suele aplicar el mercado. La aseguradora francesa quiere dar un salto cualitativo en su propuesta de negocio, con una alianza con el líder mundial en análisis de productos de inversión.

La oferta inicial consistirá en tres planes de pensiones de las categorías de renta fija mixta (CNP Partners Morningstar Conservador), renta variable mixta (CNP Partners Morningstar Moderado) y renta variable (CNP Partners Morningstar Dinámico) que serán administrados por CNP Partners, como gestora de pensiones, y asesorados por Morningstar, que asignará los activos. Los planes invertirán en fondos cotizados o ETF y fondos indexados con el objetivo de abaratar el coste. La comisión de gestión (0,65%) más la de depósito (0,07%) sumarán un 0,72%, muy por debajo de la media del mercado. Ahí se incluye el coste ETF o fondo en el que inviertan, que no superará el 0,25%.

“Queremos ser uno de los proveedores financieros de referencia para nuevos clientes de planes de pensiones”, explica Jean Christophe Mérer, director general de CNP Partners, la filial española de CNP Assurances. El perfil de cliente que buscan captar es el de un ahorrador de mediana edad, entre los 40 y los 45 años, con cultura financiera, usuario habitual de la página de Morningstar (que ofrece comparativas de fondos y planes de pensiones) y que ya cuenta con otra entidad financiera de referencia. Así, no habrá un servicio de asesoramiento en la inversión como tal, ni tampoco incentivos por los traspasos desde otras entidades. El comportamiento de las carteras será supervisado por los profesionales de Morningstar y CNP Partners. Trimestralmente, habrá un comité de inversiones conjunto.

Source link

¿‘Prêt-à-porter’ o a medida? Nuevos modelos de planes de pensiones | Mi dinero

Los modelos tradicionales de planes de pensiones en España no se adecúan al perfil del cliente que los necesita”. Así de tajante describe Alejandro Santelices, ejecutivo financiero de Aspain 11 Eafi, la situación de la industria. Aunque luego valora muy positivamente los nuevos tipos de productos que están apareciendo en el mercado español, desde los planes indexados o de autor, en los que se replican estrategias probadas en fondos de inversión de pequeñas gestoras, hasta los denominados de ciclo de vida, que “consiguen dotar de un dinamismo positivo a la estrategia de inversión del plan de pensiones” y que es el modelo por el que están apostando las grandes entidades.

Los planes de ciclo de vida son un vehículo de ahorro a largo plazo que adaptan su nivel de riesgo a las distintas fases del ahorro para la jubilación, “ya que no es lo mismo ahorrar si te faltan 10 años para jubilarte que si te faltan 25”, explica Alberto Vizcaya, responsable de planes de pensiones del sistema individual de Santander AM España, quien admite que al sector “tradicionalmente le ha costado incorporar nuevas ideas o nuevos productos, quizás por su carácter más conservador o de largo plazo”.

No obstante, más que una renovación en los instrumentos de ahorro tradicionales, Vizcaya reclama una reforma del modelo de pensiones español en el que los planes de pensiones privados adquieran un mayor protagonismo.

En cuanto a los indexados, las bajas comisiones son la gran baza de los gestores automatizados. Indexa, por ejemplo, aplica unos costes del 0,78% en total, “incluyendo la comisión de gestión, de custodia y de los ETF en los que invierten los planes. En total es un 80% menos que la media del sector” que, según los cálculos de Unai Ansejo, cofundador y consejero delegado de Indexa Capital, ascienden a un 3,47%.

Los ‘robo advisors’ denuncian que los planes de pensiones están monopolizados por el sector financiero español

Finizens, por su parte, hace hincapié en que su plan de pensiones es “un producto transparente, 100% digital, totalmente automatizado, más eficiente en retornos y hecho a medida por y para los clientes con comisiones muy bajas, un 0,85% anual”, asegura Giorgio Semenzato, director general de la compañía de gestión automática. Además, para diferenciarse de las comercializadoras tradicionales, ofrecen realizar cualquier tipo de operación de forma online, desde cualquier dispositivo y desde 100 euros.

Desde los robo advisors se coincide en que los planes de pensiones son una inversión monopolizada por el sector financiero español. “La razón es la distribución: las bancas privadas de las entidades financieras han accedido a distribuir fondos de gestoras internacionales a cambio de que no entren en el negocio de las pensiones”, opina Ansejo.

“Respecto a los nuevos actores de gestión pasiva a bajo coste, y desde un punto de vista cliente, será positivo porque va a diferenciar con nitidez a los buenos gestores de los malos, expulsando a estos últimos poco a poco del mercado”, cree Juan José Cotorruelo, director de vida y pensiones de Caser. En este sentido, está convencido de que “las gestoras de gestión activa van a tener que explicar mejor y con mayor transparencia los beneficios de su trabajo respecto a la gestión pasiva”.

Entre las entidades de ahorro, quizás han sido las aseguradoras las que están innovando más en sus ofertas. Raúl León Dorado, subdirector general de desarrollo de negocio de Mapfre Vida, indica que “en el contexto actual de mercado y con el nivel de tipos de interés existentes, hemos focalizado el desarrollo de unit linked, donde el riesgo de la inversión lo asume el tomador de la póliza”.

¿Hay que ser conservador para el futuro?

Prêt-à-porter

Hoy tenemos que asumir más riesgo para obtener el mismo objetivo de rentabilidad que tenían nuestros padres. Ante ese panorama, ¿nos podemos permitir ser conservadores?

Belén Alarcón, socia y directora de planificación patrimonial de Abante, llama la atención sobre los planes ahorro 5, los PPA y los PIAS con rentabilidad garantizada, que son alternativas de ahorro para la jubilación, y que en el escenario de tipos de interés actual difícilmente nos darán una rentabilidad superior al 1% neta de gastos.

En su opinión, “lo que debería hacer el regulador no es aumentar la oferta de productos conservadores, que difícilmente nos ayudarán a jubilarnos como queremos, sino fomentar desde el mismo colegio una mejor formación financiera que ayude a los ciudadanos a tomar mejores decisiones de inversión por ser más coherentes con su plazo y sus necesidades de gasto futuras”.

Pero una de las más activas en los últimos meses ha sido Caser, que ha presentado un PIAS con unit linked, otro unit linked con subyacente de fondos Bestinver, o planes de pensiones con Magallanes, Finizens o Indexa. Efectivamente, las alianzas entre aseguradoras y gestoras independientes, sobre todo las de filosofía value, que replican sus estrategias de éxito de fondos de autor en planes de pensiones, parece que se han puesto de moda. Otros ejemplos son el acuerdo entre CNP y Tressis o Mapfre y la francesa Carmignac.

Pero también hay sitio para otras estrategias. GVC Gaesco lleva a gala haber sido una de las entidades pioneras en introducir el retorno absoluto en la industria de los fondos de pensiones. “Con el FP Patrimonialista se ocupa un nicho de mercado que no puede ser alcanzado por la renta fija en las circunstancias actuales, ni por la renta variable”, argumenta José Antonio Cortés, director general de GVC Gaesco Pensiones.

Cortés cree que el problema no es la falta de innovación en cuanto a productos o estrategias: “Es una cuestión de carácter legislativo; el actual marco regulatorio dificulta el desarrollo de la industria”.

También Ibercaja se ha animado con los planes de autor y ha lanzado el Plan Ibercaja Alpha, “que replica el fondo de inversión del mismo nombre que ha tenido un excelente resultado en los últimos años”. En la entidad han detectado una “evolución” y creen que otra tendencia que se observa en el mercado es el diseño de productos destinados a un perfil concreto de cliente. “Se pone el foco en él y luego se adapta la inversión a ese objetivo y no al revés, como venía pasando en algunos casos en el pasado”, explican.

En cuanto a estos planes de autor, “si la industria es capaz de adaptar o copiar la estrategia en un mundo tan competitivo y exigente como los fondos de inversión, veremos en un futuro un verdadero valor en la gestión de los planes de pensiones”, augura Sonsoles Santamaría, directora general de negocio de Tressis, quien lamenta que “así como en el mundo de las IIC (instituciones de inversión colectiva) existe un número elevadísimo de alternativas, con una granularidad elevadísima por tipo de activos, zonas geográficas, etc., en planes de pensiones las alternativas son muy limitadas y poquísimas entidades ofrecen planes más allá de los de su casa”.

Los asesores financieros automáticos reavivan la gestión pasiva

Vera Castelló

Los planes de pensiones nunca han sobresalido por contar con una gestión especialmente activa. De hecho, una crítica bastante recurrente era que sus gestores solo tenían que tomar unas decisiones generales de vez en cuando y echarse a dormir.

Sin embargo, una cosa es poca actividad y otra apostar todas las fichas a la gestión pasiva, es decir, a la réplica de índices de mercado. Esta última es la carta de presentación de los principales robo advisors que han surgido últimamente en nuestro país y que publicitan comisiones exiguas que permitirán al ahorrador mejorar los resultados de sus inversiones, al no restar apenas gastos al beneficio del plan.

“La rentabilidad histórica de los planes de pensiones ha sido muy baja y en ciertos periodos ni siquiera han conseguido cubrir la inflación”, según el estudio Rendimiento de los planes de pensiones españoles 2016-2015 de Indexa Capital. Una mayor competencia y una mayor oferta serán muy beneficiosos para los clientes”, asegura Unai Ansejo, cofundador y consejero delegado de Indexa Capital.

“El mercado de referencia mundial es EE UU, donde existen plataformas de robo advisors enfocadas únicamente en planes de pensiones de gestión pasiva. En el mercado europeo, el país más avanzado en este sentido es Reino Unido, donde ya se puede observar cómo el segmento de los gestores automatizados van ganando cada día más importancia competitiva en el sector de los planes de pensiones frente a las entidades tradicionales, señala Giorgio Semenzato, director general de Finizens.

De momento, según sus datos, la cuota de mercado global de gestión pasiva se acerca al 40% del total en EE UU, mientras que en Europa equivale al 15%-20%.

Source link