Lujo: Los perfumes más raros de París llegan a España | Fortuna

Concibe el mundo de la perfumería como si fuera arte. Huye de todo lo que huela a convencional. Y más si se trata de perfumes. Nacido en París en 1975, nada ni nadie podía vaticinar que François Hénin llegara a formar parte de este sector, profundamente arraigado a empresas familiares. Sin embargo, como él asegura, la historia de su vida siempre ha estado vinculada al azar y a las personas que se le han ido cruzando por el camino.

Su carrera profesional comienza en Vietnam, adonde Hénin, recién graduado de una escuela de negocios, viajó con una mochila al hombro en 1998, con el fin de conocer otra cultura. La aventura le duró cuatro años. Montó una pequeña compañía de exportación de todo tipo de productos, desde tazas hasta frutas tropicales, a Francia. Hasta que un día descubrió las hierbas con las que se aromatiza del pho (un sopa típica de fideos vietnamita), utilizadas para crear extractos de alta perfumería. Fue ahí cuando decidió dedicarse al mundo de los perfumes. Trabajó y buscó ingredientes cautivadores y naturales en las montañas de Tonkin hasta trabajar en un grupo familiar de fragancias en la localidad francesa de Grasse. Llegó un momento en el que decidió crear su propia marca. Pero optó por relanzar Jovoy, una gloriosa firma de perfumes creada en los años 20, que estaba en el olvido. “La firma fue creada por una perfumista francesa, y decidí relanzarla, como me aconsejó un experto del sector, que me dijo que reviviera una marca histórica. Opté por esta porque su creadora también fue una persona que rompió normas”, explica Hénin a CincoDías. Entre otras innovaciones, Jovoy introdujo el formato espray y de muestras. “Fue una gran visionaria. No tiene la misma historia que mademoiselle Chanel, pero la perfumería sería distinta sin este tipo de pioneras”. Recuperó la marca, pero no sus perfumes, que estaban pensados para mujeres de otra época, y lo que deseaba era crear un producto pensado para la generación actual. En total, cuenta con 11 fragancias unisex, algunas de las cuales llegan a España a un único escaparate, a las tiendas de Isolée.

Una de ellos lleva el nombre de Incident Diplomatique. Él mismo relata el porqué de haber utilizado este título:“En París tenemos 1.200 perfumes diferentes, pero tenemos un cliente italiano, que siempre quiere cosas sorprendentes. Un día vino a la tienda y me pidió un perfume con olor a sexo. Pasamos mucho tiempo investigando sobre cómo debería ser ese olor. Finalmente, saqué una fragancia con fuerte olor a animales, que le encantó. A las dos horas regresó a la tienda y me dijo que el perfume que le había dado debería llamarse incidente diplomático porque acababa de tener, en un hotel de cinco estrellas, un incidente con dos mujeres árabes”.

Incident Diplomatique (130 euros) no planteará controversia alguna, pero no deja indiferente. Se trata de un perfume provocador, atrevido y poco convencional, que presenta notas de mandarina, vetiver haitiano y de Java, nuez moscada, pachuli y sándalo. En 2010, abrió una tienda multimarca llamada Jovoy Parfumes Rare, con la que se convirtió en el embajador de los perfumes raros en París. Seis años más tarde introdujo Jeroboam, un nuevo concepto de marca de perfume dedicada a los nómadas urbanos, una colección de siete extractos únicos y disponible en un tamaño de 30 mililitros. De esta firma llega a España la fragancia Ambra. “Con el olor puedes atraer la atención de los demás en sentido positivo. Y eso no es marketing barato. Si tenemos que oler todos igual, la vida sería aburrida”.

Source link

Susana Campuzano, un estilo marcado por Chanel, Venecia y el arte | Fortuna

Es una gran conocedora del sector de lujo. No en vano, Susana Campuzano, licenciada en Geografía e Historia y especializada en Historia el Arte, dirige el programa de Dirección y Gestión Estratégica del Universo del Lujo de IE Business School. También es socia directora de la consultora Luxury Advise, y previamente fue directora de marketing de Chanel, firma por la que siente verdadera devoción, ya que marcó buena parte de su estilo, como también influyó en su concepción de la moda su paso por Value Retail.

“Tenía un estilo formado conforme a mi historia personal, ya que accedí primero a la moda italiana y al principio seguía las tendencias de este país, colores tierra, faldas de corte Armani, hasta que entro en Chanel y adquiero un estilo más afrancesado, en colores blanco y negro, un uniforme perfecto para trabajar”, explica Campuzano, nacida en Madrid, que por pura coquetería prefiere no desvelar el año en el que ha nacido. Y no fue hasta que entró en la firma de centros outlet cuando empezó a añadir otras marcas y tonalidades a su vestuario.

“Soy muy de mezclar, aunque creo que soy muy coherente con lo que soy”, afirma la autora de los libros El universo del lujo y La fórmula del lujo. Señala además que le gusta comprar en tiendas multimarca y en El Corte Inglés, sobre todo calzado.

Segunda piel

Siempre lleva un reloj de Chanel, de porcelana blanca. “Es mi segunda piel, además soy muy fiel a las marcas”, explica esta experta en el mercado de lujo. Y añade que tampoco se quita nunca un anillo de diamantes de Yanes. “Me gustan los objetos que me hacen sentir cómoda, y son los que me acompañan”. También cita las sideritas, unos minerales que siempre tiene en casa, “porque captan la mala energía y limpian”.

El mejor perfume

Cree que perfumes hay muchos y muy buenos, sobre todo Coco Mademoiselle o Cristalle, ambos de Chanel,Dior, Stella McCartney, pero si existe uno que marque la diferencia para Campuzano este es Eau du Soir de Sisley. “En perfumes, soy mucho de mezclar, pero este me parece muy especial”. A lo que también es fiel es a su lectura de cabecera. “Las obras del filósofo Carl Jung, que me ayudaron a entrar en el lujo por la filosofía”.

Bolso emergente

Le gusta apostar por marcas, que hagan las cosas de manera diferente. Por ello, siempre lleva bolsos de una firma de lujo emergente española, Onesixone, a la que ha asesorado en su lanzamiento al mercado. También acostumbra, desde hace 14 años, a llevar una cartera de Loewe, “con logos, pero no me la quito nunca porque es muy práctica, ya que meto el ordenador y todo lo que necesito”.

Fiel a la japonesa

Todos los años compra al menos un par de zapatos de la japonesa, afincada en España, Chie Mihara. Por varias razones:comodidad, diseño y calidad. “También compro prendas casual en Uniqlo y Abercrombie, y me gusta alquilar prendas cuando tengo un evento especial en 24 Fab”, aunque reconoce que le gusta ver lo que compra primero en internet y luego se lo prueba en la tienda.

 Venecia es su lugar

“Allí nací al mundo de la moda. Mi vida estaba programada para dedicarme al arte, pero fue en esta ciudad donde me adentré en otro sector diferente, como es la moda”, explica Campuzano, que considera este lugar el nexo entre ambas áreas. De hecho, el próximo capricho que se dará será un viaje a Sicilia, “me gusta mucho vivir experiencias, creo que eso es lo que nos va forjando como personas”.

Dieta sana

No es de mucho comer ni de tener un restaurante preferido. Y si tiene que elegir, Susana Campuzano prefiere la comida italiana a cualquier otra opción, siempre y cuando sea “honesta y de productos naturales”. Lo que sí le interesa es el impacto que tienen, y van a tener, las nuevas tecnologías dentro del nuevo concepto del lujo. “Hasta ahora las marcas han sido decorativas, pero con la tecnología entran en otra dimensión”.

Source link

Ángel Romo: “Queremos llenar Asia de alpargatas” | Fortuna

A pesar de que estudió periodismo, toda su vida profesional ha estado dedicada por tradición familiar al sector del calzado. Durante 18 años, Ángel Romo (Madrid, 1962) trabajó en el departamento de zapatería femenino de El Corte Inglés. En 2013 comenzó a trabajar con la firma de moda L.K. Bennett, “buscando fábricas, proveedores y seleccionando producto. Es con este bagaje cuando decide apostar por un calzado tan español como es la alpargata. Así es como nace la empresa Alpargatas de España, que funda con una socia, Cheryl Engels, holandesa enamorada de este complemento. “Quisimos hacer un producto de calidad dentro de un segmento medio, con un producto muy español y muy exportable, como es la alpargata”, explica Romo, en su pequeño despacho del barrio de Salamanca de Madrid.

Allí pasa poco tiempo, el suficiente para organizar su agenda, que consiste sobre todo en encontrar proveedores para el suministro de material con el que fabricar las esparteñas, con un doble signo de distinción: el acolchado de piel y el cosido a mano realizado en Arnedo (La Rioja). “Las aparadoras hacen este trabajo de manera artesanal, es un oficio casi en peligro de extinción”, añade Romo, que se centra en la venta online y en la distribución en selectos puntos de venta, aunque no descarta abrir una tienda física en el futuro.

De momento, el objetivo es vender esta temporada 5.000 pares de alpargatas, sobre todo a través de un distribuidor italiano, con clientes internacionales. El fenómeno de la espadrille ha llegado a todo el planeta. “Se paga mejor fuera que en España, porque aquí siempre ha sido un concepto barato, de mercadillo, desde las que se hacen en Bangladés a las que fabrica Valentino”, Precisamente, han sido las grandes marcas de moda, Burberry o Chanel las que han dado un impulso a este tipo de calzado, que en Europa está documentado desde 1322. De hecho, las alpargatas más antiguas que se conservan en España se exponen en el Museo Arqueológico de Granada, halladas en 1857 en una cueva en la costa de la Alpujarra.

“Su irrupción en el sector del lujo ha creado un segmento medio, que es en el que nos encontramos, por encima de las de mercadillo”, asegura este empresario, que trabaja rodeado de cajas de color verde, otra de las señas de identidad de la marca, de retazos de pieles y de muestras de calzado. “Estamos en plena siembra, ahora es momento de invertir para recoger la rentabilidad más adelante. Ahora, mi socia y yo, somos chicos para todo”. El siguiente viaje que se plantean es “llenar Asia de alpargatas”.

Source link