La CEOE contesta a Puigdemont y rechaza “enérgicamente” una Cataluña independiente | Mercados

Las patronales CEOE y Cepyme rechazaron este lunes “enérgicamente” y de manera rotunda la posibilidad de que el Gobierno de Cataluña formule una declaración unilateral de independencia. Del mismo modo, se negaron a secundar la huelga general que calificaron como “ilegal” y que fue planteada el domingo por diversos sindicatos minoritarios en protesta por los disturbios acontecidos con motivo del 1-O. En un comunicado, ambas organizaciones mostraron su máxima preocupación por los “graves acontecimientos” que están ocurriendo en Cataluña y abogaron por buscar una solución dentro del ordenamiento jurídico con respeto a la ley y a la Constitución. En este sentido, el presidente de CEOE, Juan Rosell, reclamó desde Roma “reconducir la situación” entre el Gobierno central y Cataluña porque, advirtió, la economía cuando “no hay estabilidad y la legalidad no es al 100% siempre queda tocada”.

Al margen de su participación en el XV Foro de diálogo Italia-España, Rosell argumentó que “las leyes que hay en la actualidad son muy importantes y el proceso que se hizo no fue 100% legal, ni mucho menos, y por tanto a partir de aquí lo que hay que hacer es reconducir la situación”.

La actitud de la principal patronal del país, que fue secundada por la organización empresarial catalana Fomento del Trabajo, se vio reforzada además por la actitud que mostraron esta tarde los dos grandes sindicatos, UGT y CC OO. Ambas centrales advirtieron que “en ningún caso” iban a “avalar posiciones que den cobertura a la declaración unilateral de independencia”.

Lo cierto es que tras la primera convocatoria de la huelga general y los paros en protesta por los actos de 1-O, UGT Cataluña, en palabras incluso del secretario general del sindicato, Pepe Álvarez, había mostrado su disposición a apoyar la convocatoria de huelga. Sin embargo, a primera hora de la tarde las confederaciones sindicales de CC OO y UGT matizaron que las organizaciones catalanas “han hecho un llamamiento a participar en movilizaciones de denuncia de los excesos que se produjeron el 1 de octubre, pero no a la huelga convocadas por otros sindicatos”. De esta manera, ambos sindicatos pactaron una declaración en la que suscribieron: “CCOO y UGT no convocamos la huelga general del día 3 de octubre”.

Por su parte, la patronal Pimec aclaró este lunes que la Mesa por la Democracia, organización de la que forma parte junto con otra cuarentena de entidades, acordó convocar un paro de país este martes, pero “en ningún caso una huelga general”, y subrayó que no secundará la convocada por sindicatos minoritarios desde este lunes y el próximo 13 de octubre.

En esta línea, esta mañana durante la inauguración del XX Congreso Nacional de la Empresa Familiar, el presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Ignacio Osborne, hizo un llamamiento a todas las fuerzas políticas para que encuentren “una solución política estable cuanto antes” tras lo ocurrido el 1-0. “El IEF siempre les ha insistido en la necesidad de buscar consensos y amplios acuerdos políticos en aquellas cuestiones de especial interés para el país. Nosotros y nuestras empresas les ayudaremos en todo lo que podamos, pero España necesita una solución política estable cuanto antes”, precisó durante su discurso. Este organismo representa a 100 de las empresas familiares más representativas de España, como Mercadona, Barceló, Gestamp, Bankinter, Acciona, Riu o Pikolin, entre otras, cuya facturación equivale al 16% del PIB de España.

Osborne aseguró que la incertidumbre que se ha generado en Cataluña es el peor enemigo del desarrollo económico. “Tenemos las herramientas, las normas y los foros para el diálogo para escuchar, para explicar los diferentes planteamientos políticos y para llegar a consensos. Estas normas, este marco legal, son los que nos han permitido avanzar y progresar, porque la seguridad jurídica es uno de los pilares sobre los que se asienta la confianza”.

El presidente del IEF rechazó los argumentos sobre la imposibilidad de alcanzar un acuerdo esgrimidos tanto desde el Ejecutivo central como desde la Generalitat de Cataluña. “Las empresas familiares, a lo largo del tiempo, convivimos con un adjetivo, difícil, y no nos gusta la gente que se excusa en otro adjetivo, imposible”, puntualizó.

Por último, la fábrica de Seat en Martorell (Barcelona) mantendrá mañana su actividad normal después de que los sindicatos mayoritarios hayan decidido no adherirse a la huelga general del martes y de que tampoco exista, por ahora, ningún acuerdo para secundar paros parciales ni concentraciones en los puestos de trabajo, según informaron fuentes de la compañía. Los trabajadores ya celebraron ayer una concentración de cinco minutos en repulsa por los actos del domingo.

Source link