Austria da un vuelco a la derecha y el SPD alemán gana en Baja Sajonia | Mercados

Austria ha dado un vuelco a la derecha en las elecciones legislativas que ha ganado este domingo el conservador Sebastian Kurz y que deja a los ultranacionalistas a las puertas del Gobierno como socio clave para formar cualquier mayoría.

El Partido Popular (ÖVP) de Kurz, de tan solo 31 años de edad, ha logrado el 31,7% de los votos, según el recuento al 97,7 % del escrutinio, incluyendo una estimación para el voto por correo, en unas elecciones que han registrado una participación del 79,4%.

Le siguen el Partido Socialdemócrata (SPÖ), del canciller federal, Christian Kern, con el 26,9% y en tercer lugar se queda el ultranacionalistaPartido Liberal (FPÖ) con el 26,0%.

Mientras que los conservadores han aumentado sus votos casi en 8 puntos porcentuales y los ultranacionalistas 5,5 puntos respecto a las elecciones de 2013, los socialdemócratas se mantienen con los mismos apoyos que hace cuatro años.

Los grandes perdedores son los opositores Verdes ecologistas, que han perdido más de 8,5 puntos porcentuales para quedar en un 3,9 % de los votos, insuficiente para entrar en el próximo Parlamento. Este descalabro se produce casi un año después de que el exlíder de los Verdes Alexander Van der Bellen lograse la presidencia austríaca frente al ultranacionalista Norbert Hofer.

Todos los analistas coinciden en que su socio más probable de coalición serán los ultranacionalistas del FPÖ de Heinz-Christian Strache, conocidos por sus posiciones euroescépticas y contra la migración. “Este resultado es un claro mandato para cambiar Austria”, dijo Kurz, quien se mostró “muy feliz” por un resultado que ya avanzaban las encuestas
desde hace meses.

“Si recibimos un encargo para formar gobierno voy a hablar con todos”, dijo el líder democristiano quien puede convertirse en el jefe de Gobierno más joven de Europa.

El SPD gana en Baja Sajonia

Por su parte, el Partido Socialdemócrata (SPD) ganó este domingo y los comicios regionales del “Land” alemán de Baja Sajonia (centro), con un 37% de los votos, seguido de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel, con un 35%, según el sondeo a pie de urna de la televisión pública ZDF al cierre de los colegios.

La ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) accederá por primera vez a esa cámara regional, al haber obtenido un 5,5% de los votos, por detrás de Los Verdes y el Partido Liberal (FDP), con un 8% y 7,5%, respectivamente.

Los comicios en este estado federado, con 6,1 millones de electores, se convocaron por anticipado, tras haber perdido la mayoría la coalición que gobernaba en el “Land”, formada por socialdemócratas y verdes, a raíz del paso de una diputada ecologista a las filas de la CDU.

Se les da una relevancia especial, más allá de sus efectos regionales, por celebrarse tres semanas después de las generales alemanas, que ganó el bloque conservador de Merkel, y ante el arranque, la próxima semana, de los contactos para la formación del próximo Gobierno federal,
Suponían, además, la última oportunidad para el SPD de lograr una victoria en las urnas este año, después de las tres derrotas consecutivas sufridas ante la CDU en otras tantas regionales, a lo que siguió el hundimiento de su líder, Martin Schulz, en las generales.

En las legislativas, celebradas el pasado 24 de septiembre, la CDU que preside Merkel y su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) obtuvieron la victoria con un 32,9 %, lo que significó un retroceso del 8,5 % respecto a 2013.

Los socialdemócratas, bajo el liderazgo de Schulz, cayeron en su récord histórico a la baja, un 20,5%, y han descartado reeditar otra gran coalición, como las que lideró Merkel en su primera legislatura -de 2005 a 2009- y en la pasada -desde 2013 a la actualidad-.

Source link

Schäuble dejará de ser ministro de Finanzas alemán para asumir la presidencia del Bundestag | Mercados

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, dejará ese puesto tras dos legislaturas en el cargo para asumir la presidencia del Bundestag (cámara baja), según informan hoy medios alemanes.Schäuble, que ha estado en el cargo desde 2009, ha sido una pieza clave en la respuesta europea a la crisis iniciada precisamente en 2009 en Grecia. Más allá de sus decisiones de política económica, muy criticadas en los países más endeudados, marca el final de una era; Schäuble es el último político de primera fila procedente de la República Federal de Alemania.

Schäuble deja un enorme hueco en el Ejecutivo de Angela Merkel, precisamente en un momento en el que la canciller pretendía acometer las reformas necesarias para que la zona euro no vuelva a caer en la crisis de los últimos años. De momento los presumibles socios de Gobierno de la CDU liberales y verdes, no han pedido esta cartera ministerial.

Sus 45 años en el Bundestag han podido jugar un papel en su elección para presidir una cámara que, por primera vez desde la posguerra, tendrá representación de la ultraderecha. Será propuesto para el cargo por el jefe del grupo conservador, Volker Kauder, y el líder de la Unión Socialcristiana bávara (CSU) en el Bundestag, Alexander Dobrindt.

Ambas formaciones hermanadas, que integran el mismo grupo parlamentario, están de acuerdo en la propuesta, que será formalizada previsiblemente el próximo 17 de octubre, informan el popular diario “Bild” y el semanario “Der Spiegel” en sus ediciones digitales.

El titular de Finanzas, de 75 años, he pertenecido a sucesivos gobiernos tanto en tiempos del canciller Helmut Kohl como con Merkel y representa al ala más conservadora de la CDU. En 1999 fue líder del partido durante unso meses, pero un escándalo de financiación ilegal le obligó a dar un paso atrás en favor de Merkel. En 1990 sufrió un atentado a manos de un perturbado. Desde entonces está postrado en una silla re rueda.

La CDU/CSU ganó las elecciones generales del pasado domingo en Alemania con un 32,9 %, su segundo peor resultado desde 1949. Su hasta ahora socio de la gran coalición, el Partido Socialdemócrata (SPD), se hundió en su mínimo histórico bajo el liderazgo de Martin Schulz, al 20,6%, mientras que AfD se convirtió en tercera fuerza con un 12,6%.

Source link

La UE puede ser la gran vencedora de las elecciones en Alemania | Mercados

Europa ha sido la gran ausente de la campaña electoral en Alemania, pero se perfila, junto a Angela Merkel, como la gran vencedora en los comicios de este domingo. La canciller alemana, que ocupa el cargo desde 2005, depositará su papeleta a sabiendas de que, con toda probabilidad, la jornada abrirá el camino hacia su cuarto mandato. Salvo error mayúsculo de los sondeos, casi nada cambiará en Alemania. Pero todo o casi todo puede cambiar en la Unión Europea y en la zona euro tras el 24 de septiembre.

La era de Merkel IV, si se confirma su victoria en las urnas, parece llamada a romper con el inmovilismo que ha marcado la posición de Alemania en Europa durante sus tres anteriores mandatos, en particular, desde el estallido de la crisis del euro en 2010.

La canciller de plomo no ha dudado en enviar a la opinión pública alemana señales tan discretas como claras sobre la inminencia de los cambios en Europa. Un riesgo que no hubiera asumido si no estuviera dispuesta a apostar por retomar la agenda de integración europea.

Desde sus ruedas de prensa conjuntas con el presidente francés, Emmanuel Macron, hasta su disposición a negociar una reforma de los Tratados, Merkel ha dejado claro que el sempiterno nein alemán se ha terminado y llega el sí, pero.

Alemania solo mantiene dos tabúes, la mutualización de la deuda y la creación de un impuesto europeo. Pero se muestra dispuesta a regatear con Macron todas las medidas necesarias para apuntalar el euro y para evitar que la salida del Reino Unido de la UE se convierta en el principio del fin del club comunitario.

Las corrientes euroescépticas, que han cruzado el Canal de la Mancha y arraigan en lugares tan poco habituales como Italia, Austria, Holanda o la propia Alemania, han convencido a París primero y luego a Berlín de que la salvación del club estriba en recuperar sus objetivos de solidaridad y convergencia económica y en poner fin al repliegue nacionalista y al sálvese quien pueda que ha imperado durante las sucesivas crisis, desde la financiera a la de los refugiados, pasando por la energética o la de deuda .

Antídoto contra el euroescepticismo

Las elecciones del domingo podrían suponer el estreno en el Bundestag (Parlamento alemán) del partido eurófobo Alternativa para Alemania (AfD) liderado por Alexander Gauland y Alice Weild. Los sondeos dan una intención de voto del 11% a una formación con tintes racistas y xenófobos que en solo cuatro años ya ha logrado entrar en 13 de los 16 parlamentos regionales.

El temido ascenso de la extrema derecha había provocado en Berlín, como en otras capitales, un repliegue nacionalista en la posición sobre Europa. Pero la aplastante victoria de Macron sobre la eurofobia de Marine Le Pen ha mostrado que la ofensiva europeísta puede dar mejores resultados que la parálisis mantenida durante los últimos años. “Los populistas son el resultado del fracaso de los no populistas”, diagnostica un alto cargo de la Comisión Europea presidida por Jean-Claude Juncker.

Merkel parece dispuesta a emular a Macron y apostar por la integración europea como antídoto al euroescepticismo de AfD.

Aliados marcan el ritmo

El giro europeísta de Merkel IV dependerá del margen de su probable victoria (los sondeos le dan entre el 35% y 40%) y de los aliados con los que deba contar para formar gobierno. Los socialistas (SPD) de Martin Schulz y los Verdes de Cem Özdemir y Katrin Göring-Eckardt apoyan abiertamente la integración europea. Pero la canciller puede encontrarse con el euroescepticismo en su propio ejecutivo si los liberarles de (FDP) de Christian Lindner logran su objetivo de volver al Bundestag (los sondeos les dan un 10%).

FDP es el socio preferido de la CDU/CSU para formar gobierno si entre ambas formaciones suman mayoría absoluta. Pero el partido de Lindner mantiene una agenda muy dura sobre Europa, y defiende la desaparición el fondo de rescate de la zona euro (MEDE) o la salida de Grecia de esta si se reestructura su deuda.

Pero ni siquiera la presencia de los liberales se antoja suficiente como para frenar la inminente reforma de la zona euro. Y Bruselas ya prepara el proceso con el consentimiento tácito de Berlín y París.

Nueve meses de eurocambios

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ya anunció este jueves (21 de junio) la convocatoria de una cumbre de la zona euro en diciembre para abordar los primeros cambios. Sobre la mesa, la transformación del MEDE en un Fondo Monetario Europeo y la posibilidad de introducir algún mecanismo presupuestario estabilizador que evite una repetición de la tremenda brecha económica entre los socios provocada por la reciente crisis.

Macron presentará el próximo martes sus propuestas, con el objetivo de que sean tomadas en cuenta durante la formación de gobierno en Alemania.

Y Tusk calcula que los primeros acuerdos concretos “deben aprobarse en el Consejo Europeo de junio de 2018 como muy tarde”. Solo nueve meses después del 24S alemán.

La gran beneficiada de la crisis

Alemania entrará en la negociación de la reforma de la zona euro con mucho que compartir, porque ha sido una de las grandes beneficiarias de la crisis del euro. Entre 2010 y 2015 su producto interior bruto ha crecido un 16,6%, casi cuatro puntos por encima de la media de la UE. Su tasa de paro se ha reducido casi a la mitad y se encuentra en el nivel más bajo de los últimos 26 años.

Algunas de sus grandes entidades financieras sobrevivieron a la crisis gracias al rescate invisible del Banco Central Europeo. “El mayor porcentaje de la ayuda de liquidez de emergencia durante la crisis lo recibió un banco alemán, con un flujo entorno a los 100.000 millones de euros”, reveló recientemente José Manuel González-Páramo, miembro del comité ejecutivo del BCE hasta 2012.

El Tesoro alemán también se ha beneficiado en gran medida de la rebaja de los tipos de interés del BCE, hasta el punto de que, según Deutsche Bank, “sin esa rebaja Alemania registraría un déficit público del 1%”, en lugar del superávit del que presume el ministro de finanzas, Wolfgang Schäuble. Los analistas de Deutsche Bank calculan que Alemania se ahorró entre 2008 y 2016 casi 260.000 millones de euros en intereses, cifra equivalente al 8,2% del PIB del país.

Alemania también se ha beneficiado de la benevolencia o impotencia de la Comisión Europea, que le ha permitido superar con creces el umbral permitido de superávit de la balanza comercial o salir casi indemne del fraude del diésel en el que más de 11 millones de consumidores europeos han sido víctimas del trucaje de motores de Volkswagen.

París reclama ahora a Berlín medidas que permitan reequilibrar la zona euro y ofrece a cambio disciplina fiscal y flexibilidad laboral.

Regalo de Macron

A 48 horas de la probable victoria de Merkel, el presidente francés firmó el viernes la reforma por decreto del mercado laboral, con la que pretende reducir drásticamente el poder de los sindicatos y limitar los costes de despido. El gesto, escenificado con una rúbrica ante las cámaras al más puro estilo estadounidense, se interpreta como una señal de buena voluntad hacia Berlín.

May pide clemencia

Casi a la misma hora que Macron firmaba su reforma, la primera ministra británica, Theresa May, cambiaba el tono de la negociación del brexit para pedir clemencia. May se fue hasta la piazza de Santa Maria Novella en Florencia para pronunciar un discurso muy agradable a oídos europeos pero que puede soliviantar a los miembros más euroescépticos de su partido, con Boris Johnson a la cabeza. May prometió saldar sus cuentas con el club (aunque sin concretar ninguna cifra) y respetar los derechos de los tres millones de europeos residentes en Reino Unido. También retiró la amenaza de recurrir al dumping laboral o fiscal para competir con la UE y la de utilizar la lucha contra el terrorismo como arma de negociación. A cambio pide clemencia: un período de transición de otros dos años para completar la salida de la UE (hasta 2021) y un acuerdo comercial mucho más favorable que el firmado por la UE con países terceros como Canadá. Un trato de favor que espera obtener del nuevo gobierno de Berlín, aunque tendrá más difícil ganarse el visto bueno de París.

A por la silla de Draghi

La reforma de la zona euro y la negociación del brexit serán de las dos grandes tareas europeas del nuevo gobierno alemán. Pero Berlín se ha marcado un tercer objetivo, consistente en hacerse con la presidencia del BCE cuando Mario Draghi deje el cargo en noviembre de 2019. Fuentes europeas consideran “muy probable, incluso, deseable” que el cuarto presidente del BCE proceda de Alemania, un país donde la actuación del emisor ha provocado inquietud en parte de la opinión pública (AfD nació en respuesta al rescate de Grecia y a la compra de deuda del BCE) y del Tribunal Constitucional alemán. Pero algunos analistas, como los de UBS, creen que Berlín podría renunciar a la presidencia del banco si los encajes de gobierno obligan a Merkel a buscar un puesto europeo para su ministro Wolfgang Schäuble.

Las claves del futuro de la UE

Un Fondo Monetario europeo para sacar al FMI de la troika

La reforma de la zona euro que se espera con más rapidez es la transformación el Mecanismo europeo de Estabilidad (MEDE) en un Fondo Monetario Europeo, encargado de los rescates de los socios en dificultades. Berlín quiere, además, que ese organismo asuma la vigilancia de los presupuestos nacionales (ahora a cargo de la Comisión Europea). Y París, que asuma el papel de la troika y saque al Fondo Monetario Internacional de la zona euro.

‘Ministro’ europeo de Finanzas

La reforma también apunta a la fusión de los puestos e comisario europeo de Economía (Pierre Moscovici) y de presidente del Eurogrupo (Jeroen Dijsselbloem). El nuevo cargo sería una suerte de ministro europeo de Finanzas, aunque está por ver los poderes reales de los que dispondrá. Berlín quiere otorgarle derecho de veto sobre los presupuestos nacionales, una potestad que París no desea. El compromiso podrá ser una figura similar a la de Alto Representante de Política Exterior de la UE (Federica Mogherini), con capacidad de coordinación pero todavía supeditada a las capitales.

Presupuesto de la zona euro

La zona euro podría dotarse de un mecanismo presupuestario con capacidad de actuar de amortiguador en los países que sean golpeados por una crisis. El presidente francés, Emmanuel Macron, desea un instrumento poderoso, de cientos de miles de millones de euros. Alemania prefiere una caja mucho más modesta. El objetivo del fondo también será motivo de negociación. La canciller alemana, Angela Merkel, ha sugerido que se utilice para compensar la caída de la inversión productiva (educación, I+D, etc.) en los países golpeados por la crisis. Bruselas también ha planteado la posibilidad de un fondo europeo de desempleo que cubra parte de los subsidios en momentos de gran repunte del paro.

Garantía europea de depósitos

La creación de un fondo europeo de garantía de depósitos para completar la unión bancaria se anuncia como la reforma más polémica y, previsiblemente, más lenta en entrar en vigor. Berlín exige a cambio medidas como la imposición de límites a la compra de deuda pública por parte de los bancos. Y, en última instancia, un sistema de reestructuración de deuda pública que evite los rescates.

Source link

Alstom y Siemens negocian su fusión en un gigante mundial del ferrocarril | Compañías

El gigante industrial francés Alstom y la tecnológica Siemens confirmaron el viernes que mantienen conversaciones para integrar sus divisiones de fabricación de ferrocarriles. El objetivo sería plantar cara a la creciente competencia que viene desde China, con la estatal CRRC a la cabeza.

Un acuerdo entre ambos conglomerados daría lugar a un serio aspirante al liderazgo mundial del sector, especialmente en alta velocidad, con unas ventas combinadas de 15.000 millones de euros.

Sería la primera alianza industrial franco-alemana después de que el presidente galo Emmanuel Macron haya abogado por una mayor integración económica en Europa. De hecho, su Ejecutivo vería con buenos ojos una mayor concentración en el sector ferroviario siempre y cuando no se vea afectado el empleo.

“Es importante que podamos fortalecer nuestros sectores industriales en colaboración con Alemania”, afirmó el portavoz del gobierno, Christophe Castaner, ante la prensa. El Estado francés tomó una participación del 20% en Alstom cuando el grupo traspasó en 2014 su división de energía a General Electric, despreciando a Siemens en ese momento.

Fuentes solventes aseguran que Siemens ha tenido acercamientos tanto a Alstom como a la canadiense Bombardier. La germana contribuiría a la fusión con Alstom con activos valorados en 7.000 millones de euros, según informaciones en prensa, lo que equivaldría a un paquete del 45% al 50% de la que hoy es su rival francesa.

Fuentes familiarizadas con los contactos opinan que si las conversaciones con Alstom cristalizan en una fusión, la germana tendría una pequeña mayoría, aunque sería el director general de la francesa, Henri Poupart-Lafarge, quien lideraría la empresa fusionada. Las dos tienen destacada presencia en España.

En el caso de Bombardier, que ha declinado hacer comentarios, habría expresado su condición de tener el control de un matrimonio con Siemens, que la europea no parece dispuesta a conceder.

Source link

Por qué España es un paraíso para los ‘okupas’ | Mi dinero

La ocupación ilegal de inmuebles, conocida como “fenómeno o movimiento okupa”, empezó a aparecer a finales de los años sesenta en Inglaterra, Alemania y Holanda como una expresión más de la filosofía hippie. Este fenómeno llega a España a mediados de los años setenta como un movimiento de ideales contrarios al sistema y con una débil solución jurídica por parte del legislador español, a pesar de que la conducta de los okupas atenta de forma flagrante contra el derecho de la propiedad reconocido de forma expresa por nuestra Carta Magna.

El origen de la indefensión jurídica que sufren muchos propietarios trae causa directa del Código Penal de 1995, que introdujo el delito de usurpación de bienes inmuebles, castigado con penas de tres a seis meses, para aquellos supuestos de ocupación de un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada y contra la voluntad de su titular.

¿Cuál es el problema pues para iniciar un procedimiento penal por el delito de usurpación de bienes inmuebles? La contestación es concreta: la ocupación ha de realizarse sobre un inmueble que no sea morada y el Juez ha de apreciar indicios de delito. Aquí es donde surge el problema de interpretación, ya que no todas las ocupaciones de inmuebles que no constituyen morada dan lugar al delito. Solo podrán castigarse las perturbaciones más graves. La jurisprudencia entiende que sólo son punibles las ocupaciones en las que concurre una intención evidente de ejercer los derechos posesorios sobre el inmueble, con vocación de permanencia y privación total del ejercicio del derecho por su titular. El proceso penal, además de resultar largo y tedioso, no da lugar a una resolución segura para el propietario, quien puede ver fácilmente desestimadas sus pretensiones

Desde el punto de vista civil, no existe proceso específico alguno para estas situaciones, por lo que los tribunales han acogidopara su viabilidad y desarrollo el procedimiento de desahucio por precario, que requiere abogado y procurador de los tribunales y cuya duración puede oscilar entre 9 meses y 18 meses aproximadamente.

Las soluciones procedimentales en España no están otorgando una la tutela judicial rápida y segura. Lo que ocurre en España no ocurre en ningún otro país de Europa, con excepción de Portugal. Sería necesaria una voluntad político-legislativa para impulsar una reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos y de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Analicemos a continuación cómo tratan a los ocupas otros países europeos:

  • Holanda: Será suficiente que el propietario de un inmueble denuncie ante la Policía una ocupación de un inmueble de su propiedad. Ésta puede personarse con una autorización judicial y desalojarlo.
  • Francia: No tiene la consideración de delito penal, pero la policía puede desalojar a un ocupa ilegal durante las primeras 48 horas de ocupación desde el momento que tiene conocimiento de este hecho. Después los ocupantes deben probar que el inmueble reúne condiciones mínimas de habitabilidad y, a partir de este momento, los propietarios pueden denunciar a los ocupantes en sede judicial para recuperar la posesión legal.
  • Alemania: Ante la existencia de pisos vacíos, los propietarios pueden ser obligados a rehabilitarlos. Si persiste el incumplimiento pueden ser sancionados con multas o expropiación temporal. No obstante, y tomando como ejemplo la ciudad de Berlín, las casas ocupadas deben de ser desalojadas en un plazo de 24 horas después de conocerse su ocupación ilegal si el propietario presenta una denuncia y, en caso de que sea necesario, se obliga a iniciar las obras de remodelación.
  • Inglaterra: Ocupar ilegalmente una vivienda se considera un delito penal en Inglaterra y Gales y se castiga con multas de hasta 6 meses de cárcel. Los propietarios pueden denunciar a la policía una ocupación ilegal que verificará la denuncia y podrá arrestar a los ocupas. Los agentes deberán probar que los ocupas pretendían vivir en el inmueble ocupado.
  • Italia: El propietario podrá denunciar ante la policía la ocupación. El juzgado, mediante un juicio rápido, dará orden a la policía para que proceda al desalojo de los ocupas quienes, además, deberán abonar los daños producidos en la vivienda. En Italia existe asimismo el delito de defraudación del fluido eléctrico, cuya multa varía entre los 3 y 12 meses si la cuantía supera los 400,00 euros.
  • Dinamarca: Las leyes danesas establecen multas para las casas desocupadas. En los demás supuestos, será suficiente con acudir a la policía y demostrar que quien reclama es el legítimo propietario.

La comparativa con otros países europeos demuestra que, el problema de la ocupación ilegal en España, cada vez más grave y de mayor intensidad, debería resolverse con una modificación de nuestra legislación actual. Será la única forma de abordar y consensuar el derecho fundamental a la propiedad privada y a la vivienda.

Rosa Mari Peris es responsable del Servicio Jurídico de la Cámara de la Propiedad Urbana de Barcelona.

Source link

De capital en capital por el Viejo Continente | Fortuna

Las ciudades bálticas son uno de los destinos de moda este verano. Por tierra o por mar, en ferri o a bordo de un crucero, recorrer estas ciudades le trasladará a escenarios de cuento de hadas. El buque Monarch de Pullmantur le lleva, en una travesía de ocho días, a la coqueta Estocolmo (Suecia), famosa por sus 14 islas; Tallin (Estonia) –en la imagen–, una ciudad medieval amurallada; San Petersburgo (Rusia), la suntuosa capital de los zares, y la sorprendente Helsinki (Finlandia), una de las capitales del diseño. Desde 1.075 euros, en camarote exterior en Nautaliaviajes.com.

En Maná 75º de Barcelona se cuece mucho arroz

Cocina mediterránea, pero con toques fusión de otras culturas es la propuesta de Maná 75º. Un nuevo restaurante de Barcelona en el que el interiorismo, a cargo del estudio Turull Sörensen, y los arroces son dos potentes reclamos. Más de 10 tipos distintos de arroces, en el que sus caldos y fumets están hechos a fuego lento, a 75 grados.

La oferta

De capital en capital por el Viejo Continente

750 euros para realizar un circuito por las antiguas capitales imperiales de Centroeuropa. La propuesta de Viajes El Corte Inglés es un recorrido de ocho días por Praga (República Checa), Budapest (Hungría) y Viena (Austria), con estancia en hoteles de cuatro estrellas en régimen de alojamiento y desayuno, incluye vuelos y visitas panorámicas.

La última cerveza de Ambar es la ambiciosa Roja

Cervezas Ambar lanza su última creación, Ambar Roja. Una cerveza de estilo lámbico –fermentación espontánea–, elaborada con cereza ácida. La Roja es la cuarta de la colección de edición limitada Ambiciosas. Dulce, ácida y amarga, su complejidad gustativa sorprende tanto como su color. Con 6,7º de alcohol, marida muy bien con quesos y postres.

Una metrópoli con mucho tirón cultural y más marcha

Verano suele ser la época más agradable para visitar Berlín, una de las capitales con más tirón de Europa, que no deja indiferente a nadie. Allí están algunos de los museos más importantes de Europa y los más visitados del país, concentrados en la isla de los museos; allí están también los edificios más modernos y los monumentos históricos más simbólicos, y cuenta con una animada vida nocturna. Vuelo con Iberia desde 171,79 euros en Skyscanner.

A caballo entre la tradición y el diseño más vanguardista

De capital en capital por el Viejo Continente

La ciudad de La sirenita y otros cuentos de Andersen merecen una escapada. El barrio Nyhavn –cuya antigua bahía permitía el acceso de las naves reales– refleja los contrastes de la capital danesa. Entre antiguas y pintorescas casas de colores emergen tiendas y cafés de vanguardia. Desde allí parten también numerosas excursiones en barco que atraviesan los canales del casco histórico. Desde 417 euros vuelos y 4 noches de hotel en Logitravel.

Una cita con la historia en la cuna de la cultura occidental

Antigua patria de dioses y mitos, la capital griega es hoy una ciudad azarosa y un tanto anárquica, en la que los contrastes, a veces abruptos, forman parte de su formidable encanto. La capital griega fue durante siglos el epicentro de la cultura y la civilización europea, visitarla es hacer un recorrido por la historia, el arte y la cultura.

De capital en capital por el Viejo Continente

La Acrópolis es uno de los recintos arqueológicos más visitados y hermosos del mundo. La estratégica situación de la capital helena la convierte en un punto de conexión clave para viajar a otros lugares espectaculares, como Tesalia –a 350 km al norte– y visitar Meteora, con sus famosos monasterios colgantes; cabo de Sunión, con sus mágicas puestas de sol, donde se encuentra el templo de Poseidón, el dios del mar o El Pireo, uno de los grandes puertos de Europa y punto de embarque de numerosos ferris a las islas del Egeo. Catai organiza circuitos de nueve días a Atenas y Santorini o Creta desde 820 euros.

El coste medio de dormir en un hotel supera los 100 euros en España

El precio medio de los hoteles en España aumentó un 15,9% en el segundo trimestre de 2017, según el informe Hotel Price Radar de HRS. El coste medio por persona y habitación fue de 102 euros, frente a los 92 del mismo periodo de 2016. Málaga registra la mayor alza (38%), seguida de Palma de Mallorca (18,3%) y Madrid (17%). En Europa, Lisboa es la que más ha subido (19%), seguida de Madrid (17%) y Praga (15%), y Toronto (40%) lidera el ranking mundial.

Source link

Morgan Stanley y Citigroup trasladarán su sede europea a Fráncfort | Compañías

Las entidades financieras estadounidenses, Citigroup y Morgan Stanley han elegido la ciudad de Fráncfort como el lugar donde trasladar su sede de operaciones financieras en Europa, que actualmente se encuentra en Londres. Tras la aprobación del Brexit, los grupos financieros internacionales se han visto obligados a buscar una nueva localización dentro de la Unión Europea donde continuar sus operaciones.

Según recoge Bloomberg, fuentes cercanas de Morgan Stanley afirman que la entidad transferirá 300 puestos de trabajo a varias ciudades europeas, incluyendo París, de los cuales 200 recaerán en Fráncfort. Una parte de sus operaciones de gestión de activos será trasladada a Dublín.

Citigroup por su parte, según informa Bloomberg, tras considerar mover su sede financiera a localizaciones en Irlanda, Italia, Francia, Alemania o España, creará finalmente entre 150 y 200 nuevos puestos de empleo en la ciudad alemana.

La previsión del Financial Centre Frankfurt apunta que en los próximos cinco años, la ciudad recibirá 10,000 puestos de trabajos nuevos en el sector gracias a la relocalización a raíz del Brexit.

El banco de inversión JP Morgan ya ha anunciado que recolocará entre 500 y 1000 puestos de trabajo actualmente localizados en Londres entre las ciudades de Dublín, Fráncfort y Luxemburgo. Jamie Dimon, CEO del banco, explicó que entre 4,000 y 16,000 empleados afincados en el Reino Unido serán relocalizados tras la formalización del Brexit.

Otras entidades como Standard Chartered Plc., Nomura Holdings Inc. o Daiwa Securities Group Inc. ya han anunciado sus planes de relocalizar empleados actualmente operando en sedes británicas a la ciudad alemana.

Source link

ACS gana en el mar del Norte un megaproyecto de conversión de energía eólica | Compañías

Dragados Offshore, filial de ACS para la instalación de infraestructuras marinas, se ha hecho con el desarrollo, construcción y puesta en marcha de la plataforma de conversión eléctrica para el proyecto de energía eólica marina Dolwin 6, en el Mar del Norte.

La instalación será ejecutada en colaboración con Siemens y entre sus prestaciones figura la capacidad de entregar el consumo eléctrico de aproximadamente un millón de hogares en Alemania. El sistema cuenta con una potencia de 900 megavatios.

Fuentes del mercado apuntan a un valor del contrato cercano a los 350 millones de euros. El trabajo incluye la instalación de la citada plataforma de conversión en aguas alemanas, así como la construcción de una subestación en tierra, concretamente en la región de Emden.

La parte del encargo que corresponde a Dragados Offshore consiste en el diseño, suministro, construcción, transporte e instalación de la plataforma. Siemens, por su parte, diseñará y suministrará los equipos HVDC de ambas subestaciones y el desarrollo de la subestación en tierra.

Esta plataforma transforma la energía eléctrica de las turbinas eólicas que llega por cables de alta tensión de corriente alterna de 155 kV, a corriente continua de alta tensión de 320 kV, exportándola a la subestación en tierra. De este modo, la instalación debe estar conectada a la plataforma Dolwin Beta.

Source link

Trump y Merkel libran la gran batalla entre libre comercio y proteccionismo | Mercados

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de EE UU, Donald Trump, librarán este viernes y sábado en Hamburgo la primera gran batalla dentro del G-20 entre los defensores del libre comercio y los partidarios de recuperar ciertas barreras proteccionistas.

“Se equivoca tristemente quien crea que los problemas del planeta se pueden resolver con aislacionismo y proteccionismo”, señaló este jueves Merkel ante el Parlamento alemán.

La canciller alemana hizo un canto al multilateralismo y defendió la vigencia del G-20 “ahora más que nunca” y del Acuerdo de País sobre el cambio climático “que tras la retirada de EE UU, estamos más decididos que nunca a convertirlo en un éxito”.

Trump, en cambio, inició el miércoles su segunda gira europea (hasta el sábado) decidido a exigir medidas drásticas contra los países que cometan dumping exportador, sospecha que recae sobre Alemania y China. Y amenaza con desencadenar una guerra comercial si en la cumbre de Hamburgo no se logra poner coto a las exportaciones siderúrgicas de China.

Tras la primera gira europea (en mayo) Trump volvió a Washington y anunció la retirada del Acuerdo de París. Ahora podría introducir aranceles que penalizarían no solo a las exportaciones de acero chino sino también a las europeas. Bruselas ya ha advertido que, en ese caso, también adoptará medidas contra EE UU, lo que podría provocar una escalada de aranceles y trabas al comercio transatlántico.

Europa busca aliados internacionales para frenar a Trump y evitar una deriva proteccionista que, según algunos analistas, podría suponer el principio del fin del G-20. Y esa estrategia ha llevado este jueves a la UE a anunciar un principio de acuerdo con Japón sobre un acuerdo de libre comercio que esperan entre en vigor en 2019.

“El mundo no tiene necesidad de volver atrás 100 años”

 

“Algunos dicen que vuelven el aislacionismo y la desintegración, pero estamos demostrando que no es así, que el mundo no tiene necesidad de volver 100 años atrás”, celebró el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tras una cumbre en Bruselas con el primer ministro japonés, Shinzo Abe. Bruselas confía en que este acuerdo y el suscrito con Canadá a principios de año sirva de munición a Merkel para la batalla de Hamburgo.

La canciller juega en casa, porque la cumbre anual de las principales economías del planeta se celebra bajo su presidencia y en su ciudad natal.

Pero el presidente estadounidense lanzó el jueves el primer golpe contra la retaguardia de Merkel, con una cumbre en Varsovia para alentar la revuelta de los países de Europa del Este contra una Unión Europea dominada por Berlín.

La presencia de Trump reconfortó al Gobierno polaco, amenazado por Bruselas con la suspensión de derecho de voto en la UE si continúa con su presunta deriva autoritaria. Y reforzó las quejas de Polonia y el resto de países de la zona contra la política energética de Merkel, basada en una creciente dependencia de Rusia.

“Si necesitan energía, no tienen más que llamarnos”

 

Si alguno de ustedes necesita energía, no tiene más que llamarnos”, ofreció Trump a los líderes de los 11 socios de la UE presentes en Varsovia para una reunión de la llamada Iniciativa de los Tres mares [Adriático, Báltico y Negro].

“EE UU nunca usará su energía para presionar a sus naciones y no podemos permitir que otros lo hagan”, prometió Trump a unos países que han sufrido más de un invierno el cierre de los gasoductos desde Moscú.

Esos socios han intentado frenar, sin éxito, el proyecto impulsado por Berlín y Moscú para doblar el gasoducto del Báltico (Nordstream 2) que suministrará energía directamente a Alemania, lo que interpretan como una vía para aislarles energéticamente. Trump les ha dejado claro en su visita que “EE UU no dejará que ningún país sea rehén de una manipulación del mercado energético”, según detalló la Casa Blanca.

A principios de este mes, Polonia ya recibió los primeros suministros de gas licuado procedentes de EE UU. Y Trump ha recordado en Varsovia que Croacia está construyendo una regasificadora flotante, que podría entrar en servicio en 2019, para incrementar la llegada de suministro estadounidense.

Frente a esa ofensiva, las defensas de Berlín y Bruselas parecen enclenques. Por un lado, la unidad del club europeo corre peligro si la oferta de Trump de seguridad y energía seduce, como parece probable, a los países del Este.

Y por otro lado, los lazos comerciales con Canadá y Japón, aunque importantes, no son contrapeso suficiente para la relación transatlántica. El comercio en bienes de la UE con Canadá es solo de 71.000 millones de euros, la décima parte que con EE UU. Y con Japón de 134.000 millones, la quinta parte.

Acuerdo con Tokio favorable a España


  • La UE y Japón alcanzaron ayer en Bruselas un principio de acuerdo sobre un futuro Tratado que en un plazo de 10 años desde su entrada en vigor liberalizará el 99% del comercio bilateral entre las dos partes.

  • Bruselas y Tokio han acelerado la negociación con el objetivo de presentar el acuerdo antes de la cumbre del G20 en Hamburgo y enviar así una señal a favor del libre comercio frente a la ofensiva proteccionista de Donald Trump.

  • Las prisas han obligado a reducir la ambición del acuerdo, que deja fuera la parte de inversión por la negativa de Japón a renunciar a los sistemas de arbitraje extrajudicial Bruselas no se atreve a incluirlos por temor a una reacción en contra de la opinión pública como en el TTIP (el acuerdo que se negociaba con EE UU). Japón ha aceptado, en cambio, un período transitorio de siete años para la liberalización total del mercado europeo de automóviles.

  • La Comisión Europea confía en que el acuerdo permita aumentar en 20.000 millones de euros el valor de las exportaciones europeas a Japón, que en bienes y servicios rondan los 80.000 millones al año.

  • El acuerdo supondrá un ahorro en aranceles de hasta 1.000 millones de euros al año, especialmente en sectores favorables a España como cerdo, vinos, o zapatos.

  • Bruselas espera que el Tratado se pueda firmar en 2018 y que entre en vigor en 2019.

Source link

Trump vuelve a Europa en pie de guerra contra Merkel | Mercados

La canciller alemana, Angela Merkel, al borde de las lágrimas tras una agria discusión con el presidente de EE UU en una dramática reunión del G20. Parece una premonición sobre la cumbre de las principales economías del planeta que se celebra este viernes y sábado en Hamburgo, con presencia, por primera vez, de Donald Trump. Pero no.

Los ojos de Merkel se empañaron en 2011, en Niza, tras una bronca con Barack Obama a cuento de la incapacidad de Berlín para resolver la crisis griega. Fue el punto más bajo de la relación entre Obama y Merkel, luego recompuesta.

Aquella dolorosa escena (evocada por el periodista francés Arnaud Leparmentier en su libro sobre la crisis del euro) parece un dulce recuerdo en comparación con los ataques frontales de Trump contra Alemania, unas arremetidas que pueden amargarle a Merkel otra cumbre del G20.

Merkel ejercerá de presidenta y anfitriona en su ciudad natal. Pero la cita del 7 y 8 de julio no se presta a florituras diplomáticas porque llega marcada por un grave deterioro de las relaciones entre Berlín y Washington.

Alemania, que asumió la presidencia del G20 en diciembre de 2016, confiaba en que la cumbre de Hamburgo reafirmaría la apuesta por el libre comercio, la lucha contra el cambio climático o la regulación financiera.

La irrupción de Trump, sin embargo, ha trastocado la escena mundial hasta tal punto que algunos analistas, como Hugh Jorgensen, creen que Hamburgo podría marcar el principio del fin del G20, un foro impulsado a raíz de la crisis financiera de 2008.

El Gobierno alemán apura las horas para evitar el desastre. Este martes estaba prevista la última reunión preparatoria de los expertos de cada país (los llamados sherpas) para intentar acercar posiciones. Y el portavoz de Merkel reconocía el lunes que “sin entrar en demasiados detalles, puedo decir que todavía hay cuestiones muy difíciles pendientes”.

Berlín también sopesa la posibilidad de un encuentro previo a la cumbre del viernes entre Merkel y Trump para limar aristas y evitar que el G20 descarrile definitivamente. Pero el resultado de la bilateral, si llega a producirse, es tan imprevisible como el multimillonario presidente.

Por desgracia para Merkel, además de imprevisible, Trump se muestra contumaz. Desde su llegada a la Casa Blanca hace cinco meses, el presidente no ha parado de fustigar a Alemania. Y lo ha hecho con tal dureza que algunas fuentes llegan a describir como “acoso” la actitud de Washington hacia la canciller alemana.

Alemania se ha convertido en la víctima europea de una Administración estadounidense que cuestiona abiertamente el orden internacional de los últimos 60 años. Y los continuos ataques contra Berlín socavan a la potencia sobre la que gira la Unión Europea desde hace una década y ponen en peligro la estabilidad de todo el club.

La escalada de tensión ha ido a más desde el primer encuentro en la Casa Blanca el pasado mes de marzo, cuando Trump ni siquiera llegó a estrechar la mano de Merkel en público.

Dos meses después, durante su primera gira europea, Trump aprovechó el momento más solemne de la inauguración de la nueva sede de la OTAN en Bruselas para echar en cara a los aliados europeos su escaso gasto en defensa, un reproche fundamentalmente dirigido a Berlín. Y en la misma gira, arremetió contra Alemania a puerta cerrada. “Los alemanes son malos, muy malos. ¿Han visto los millones de coches que venden en EE UU? Es terrible. Tenemos que pararlo”, habría afirmado el presidente estadounidense según el relato de fuentes comunitarias recogido por la revista alemana Spiegel.

Pero más allá de las quejas por el superávit comercial y la falta de gasto en armamento, la inquina de Washington hacia Berlín se perfila como una estrategia para mover el tablero europeo bajo los pies de su pieza principal.

En su segunda visita a Europa, que se inicia esta noche, Trump dejará claras sus intenciones con una primera escala en Varsovia, donde la llegada del presidente de EE UU se interpreta como una señal de apoyo ante el creciente conflicto con Bruselas por la presunta deriva antidemocrática del gobierno polaco.

En Varsovia, además, Trump se reunirá con los líderes de los países de Europa central y del Este, muchos de ellos disgustados por el diktat alemán dentro de la UE y temerosos de que Berlín se desentienda de ellos para congraciarse con Moscú.

Las intenciones de Washington de colocar una cuña que agrave la división de la UE entre este y oeste quedaron claras en junio. El Senado de EE UU aprobó ese día un proyecto de ley sobre las sanciones a Rusia que amenaza con represalias a las compañías (casualmente europeas) que colaboren en la construcción del gasoducto Nordstream 2, el proyecto de 9.500 millones de euros con el que la rusa Gazprom espera multiplicar sus exportaciones de gas hacia Alemania. Se trata, casualmente, de un proyecto ansiado por Berlín y odiado por varios socios de la UE, con Polonia al frente.

Los ministros de Exteriores de Alemania y Austria respondieron a la votación del Senado con un comunicado iracundo, en el que acusan a EE UU de poner en peligro la unidad del bloque occidental en el castigo a Moscú por la invasión de Crimea 2014. Pero la indignación de Berlín se debe, sobre todo, a la interferencia de Washington en su conflicto energético con los socios del Este.

La estrategia de Trump ha logrado que Merkel pierda los nervios. Y el habitual aplomo de la canciller empieza a resquebrajarse como en aquella noche de Cannes en 2011.

En un gesto muy poco habitual, la canciller invitó la semana pasada a Berlín a los primeros ministros de los países europeos del G20 Francia, Italia y Reino Unido), al invitado permanente (España) y a los invitados a la cita de Hamburgo (Holanda y Noruega). Objetivo: pactar una posición común europea que no deje a Merkel sola en caso de que Trump dinamite la cumbre de Hamburgo.

Los europeos buscan también ayuda en otras partes del planeta y quieren sellar cuanto antes un acuerdo de libre comercio con Japón que, junto al de Canadá (firmado a principios de año), muestre que la globalización no se para.

Pero lejos de aceptar proclamas contra el proteccionismo, Trump llega a Alemania con la amenaza de desencadenar una guerra comercial en el sector siderúrgico. Washington estudia invocar una vieja norma de seguridad nacional, ligada a la guerra fría, para frenar la entrada en el país de importaciones de acero. La medida pretende blindar al sector siderúrgico estadounidense frente a China, que produce la mitad del acero mundial. Pero, curiosamente, la decisión golpearía violentamente a la industria alemana y europea.

Source link