Michael Lohscheller: un hombre de números para las deudas de Opel | Compañías

El próximo trimestre probablemente se formalizará ya la compra de la rama europea de General Motors por PSA Citroën, anunciada el pasado mes de marzo. El grupo francés ha abonado 2.200 millones de euros por la operación, que incluye también la absorción de la empresa alemana Opel, la filial británica Vauxhall y la rama financiera de General Motors en Europa, cuya compra se realiza a partes iguales con el banco francés BNP Paribas. Sin embargo, cuando la adquisición está ya próxima a su cierre, la empresa alemana de automóviles se enfrenta a un cambio en su estructura ejecutiva: la dimisión, hace 10 días, del hasta ahora presidente y consejero delegado, Karl-Thomas Neumann, y el nombramiento para sustituirle de Michael Lohscheller (Alemania, 1968), actual director financiero de la empresa.

Según los medios alemanes, Neumann, que mantendrá su puesto como miembro del consejo de dirección hasta que se complete la adquisición, ha tomado esta decisión por sus desencuentros con el presidente de PSA, Carlos Tavares. El ya exCEO considera que la venta al conglomerado automovilístico francés es una decisión estratégicamente correcta, pero desconfía de que PSA dé la importancia necesaria al vehículo eléctrico y opte por una dirección centralizada del grupo que, con la llegada de Opel, desbancará a Renault en el puesto de segundo fabricante de coches de Europa. No obstante, al conocerse la operación hace ya tres meses, Tavares aseguró que Opel se mantendrá “independiente siempre que sea rentable”, al mismo tiempo que reconoció el buen trabajo hecho por el entonces consejero delegado de la firma alemana.

La relación entre el responsable de PSA y Lohscheller parece, por el momento, bastante buena. “Mis interacciones con él han sido extremadamente positivas, ha mostrado un gran conocimiento de Opel y Vauxhall y una sólida comprensión del mercado internacional”, afirmó el presidente ejecutivo de PSA tras conocer el relevo directivo. Lohscheller entró a la compañía en 2012, solo un año antes que Neumann, y desde entonces ha ostentado diversos puestos financieros. Es esta naturaleza de su experiencia la que ha generado algunas dudas en Opel, pues la empresa prefería tener al frente de la firma a un ingeniero como Neumann en lugar de a un hombre de números.

El nuevo responsable de Opel, al que describen como tranquilo y prudente, estudió administración de empresas en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Osnabrück (Alemania) y en la de Barcelona, lo que garantiza un fluido español que le facilitará las relaciones con España, el único país en el que hay fábricas de Opel y PSA. Posteriormente, entre 1992 y 1996, cursó Dirección Europea de Marketing en la Universidad Brunel de Londres.

Durante más de 20 años, Lohscheller desempeñó cargos financieros, aunque también en las áreas de compras, logística e IT, en compañías como Daimler, Mitsubishi Motors Europa y Volkswagen. En esta última también trabajó su predecesor, Neumann, como responsable de investigación y director de estrategia electrónica. De hecho, se rumorea que el directivo podría volver a Volkswagen para colocarse al frente de Audi, aunque él afirma que se tomará un tiempo para decidir cuáles serán sus “próximos pasos”. Antes de llegar a Opel, el nuevo consejero delegado de la firma, casado y con dos hijos, se convirtió en vicepresidente ejecutivo y director general financiero del grupo Volkswagen en América. Sus logros en esta etapa son muy alabados, pues puso en marcha un cambio en el seno de la firma que llevó a un significativo crecimiento y un rentable beneficio.

Finalmente, en septiembre de 2012, el alemán llegó a Opel, como responsable de las finanzas del fabricante de automóviles, primero como miembro del consejo de administración de Adam Opel (SA), así como vicepresidente de finanzas y director general financiero de Opel/Vauxhall. Poco después, se convirtió en vicepresidente de Finanzas y director general financiero del grupo Opel y vicepresidente de finanzas y miembro del consejo de administración de Adam Opel (SL).

Ahora, como CEO y presidente de la firma, Lohscheller deberá emplear toda su experiencia con los números para que Opel recupere las ganancias: la automovilística alemana acumula 16 ejercicios consecutivos en pérdidas. No obstante como buen corredor, está acostumbrado a los grandes retos: ha participado en más de 70 maratones, incluidas las de Nueva York, Chicago y Berlín. En PSA están seguros de que podrá lograrlo –Tavares cree que en 2020 ya registrará beneficios– y quieren hacerlo de la mano de los directivos alemanes: “Solo deben tener presente que esto no puede seguir como hasta ahora”, afirmó en una entrevista. El plan para lograrlo no lo desvelará hasta septiembre, en el Salón del Automóvil de Francfort.

Un profesional versátil

  • Michael Lohscheller es un apasionado de los deportes. Además de ser un corredor habitual, durante más de 10 años fue portero del equipo de fútbol alemán Borussia Bocholt.
  • A su predecesor, Karl-Thomas Neumann, le llaman el CEO digital por el uso que hacía de las redes sociales. De hecho, anunció su renuncia a través de su perfil de Twitter. Lohscheller, sin embargo, carece de cuenta en esta plataforma.
  • Además de sus conocimientos empresariales, mientras cursaba marketing en Londres, el nuevo CEO de Opel realizó un Máster en Arte.

Source link