Economía varía el régimen jurídico de las cajas rurales para fortalecer su posición | Compañías

El Consejo de Ministros aprobó este viernes un real decreto-ley que reforma el régimen jurídico de las cooperativas de crédito, en su mayoría cajas rurales pero también cajas profesionales, con la idea de que sean más fuertes. Con esta norma, explica el Ministerio de Economía, se favorecen los procesos que contribuyan al fortalecimiento y a aumentar la resistencia de estas entidades, mediante la constitución de los denominados Mecanismos Institucionales de Protección (MIP).

Se completa así el ciclo de las reformas del sistema financiero iniciadas en 2012 y que han permitido al sector contribuir a la recuperación de la economía, añade el departamento que dirige Luis de Guindos.

El sector de las cooperativas de crédito supone el 6% del sistema crediticio y tiene gran relevancia en la financiación de agentes económicos de menor tamaño del sector agrario, industrial y profesional, como pymes, autónomos o emprendedores.

La norma reconoce a las cooperativas de crédito la posibilidad de constituir un MIP como mecanismo concebido para la mutua autoprotección y que puede ser de dos tipos, reforzado o normativo. Los MIP reforzados mutualizan al 100% los beneficios y riesgos y cuentan con una entidad cabecera que dirige la totalidad de las decisiones del grupo, que tiene consideración de grupo consolidable, en línea con las “fusiones frías” de las antiguas cajas de ahorros.

Los MIP normativos, sin embargo, no tienen que mutualizar al 100 % beneficios y riesgos y se caracterizan por la constitución de un fondo de garantía privado financiado previamente por las entidades miembros del grupo que se utilizará para hacer frente a posibles necesidades de recursos propios.Se establecen además incentivos para constituir estos MIP, ya que las entidades que lo integran tienen un perfil de riesgo menor al aumentar su solvencia, lo que permitirá reducir los requerimientos mínimos de pasivos capaces de absorber pérdidas en una eventual resolución.

Junto a la reforma del régimen jurídico, el decreto-ley crea una nueva categoría de pasivos: el crédito ordinario no preferente o deuda sénior “non-preferred”. Estos pasivos funcionarán como colchón para asumir pérdidas.

Fuentes de las cooperativas de crédito indicaron a CincoDías quela reforma es “razonable” y se ha realizado sin necesidad de fusiones adicionales en el sector. Junto a la reforma del régimen jurídico, el decreto-ley crea una nueva categoría de pasivos: el crédito ordinario no preferente o deuda sénior “non-preferred”. Estos pasivos funcionarán como colchón para asumir pérdidas.

Source link