Unicaja cerrará en breve la compra del 21% de Ceiss en manos del FROB | Compañías

Puede que sea la fusión bancaria más larga de la historia. Han pasado más de siete años desde que Unicaja y Caja EspañaDuero anunciaran que estaban en negociaciones para protagonizar una operación corporativa. Pero fue el 28 de marzo de 2014 cuando Unicaja culminó la compra de Banco Ceiss (el banco al que Caja EspañaDuero traspasaron sus activos financieros), a falta de una participación del 21% que el FROB tiene aún en el capital de la entidad castellanoleonesa como consecuencia de las ayudas que recibió durante la crisis financiera.

Tras la salida a Bolsa de la entidad malagueña el pasado 30 de junio y la devolución el jueves 31 de agosto de las ayudas recibidas por Ceiss en el año 2013 de 604 millones de euros en forma de obligaciones contingentes convertibles (cocos), solo queda pendiente la compra de la participación de l FROB para cerrar definitivamente la incorporación del 100% del capital de esta firma en Unicaja.

Unicaja ya ha pedido las autorizaciones pertinentes para esta enajenación, que supondrá un desembolso de 62 millones de euros, que se financiarán con los fondos obtenidos por Unicaja tras su salida a Bolsa, los mismos que le permitió amortizar la semana pasada los cocos inyectados por el FROB.

Unicaja espera cerrar en los próximos meses esta operación

De momento, y según fuentes financieras, la idea de Unicaja es mantener la marca Caja EspañaDuero independiente, aunque no hay ninguna decisión adoptada al respecto.
Las mismas fuentes afirman que pese a necesitar ayudas y su fusión durante los años de la crisis financiera (2008-2014), Caja EspañaDuero no ha sufrido una fuga significativa de depósitos, e incluso es la principal entidad financiera en su región de origen en la actualidad, con 422 a marzo 2017, y una cuota de mercado del 22% en depósitos y del 15% en créditos. Esta es una de las principales razones por las que Unicaja no ha decidido aún su absorción.

Pese a haber salido a Bolsa –justo en uno de los momentos más volátiles en la cotización de la banca española como consecuencia de la resolución el 7 de junio de Banco Popular–, la entidad que preside Manuel Azuaga tampoco ha descartado sumarse a una fusión con uno de los principales bancos españoles, aunque tras su cotización y la devolución de los cocos ya no tiene necesidad de acudir a esta vía como plan B. Ahora estaría en disposición de negociar con más libertad una posible fusión, pese a que en estos momento no hay nada sobre la mesa, explican fuentes financieras.

La previsible subida de los tipos de interés en un año, como el hecho de ya no tener que pagar 60 millones de euros al año de intereses al FROB por los cocos, supondrá un balón de oxígeno para los márgenes de interés del próximo ejercicio para Unicaja, aunque todavía tiene facturas pendientes por abonar, como cita en su informe el banco de inversión Citi.

En lo que queda de año Unicaja se ahorra en intereses 20 millones. Unicaja mantuvo negociaciones muy avanzadas en 2016 con Popular, pero la operación no llegó a buen puerto, tras lo cual inició conversaciones con Santander. La compra de Popular por la firma que preside Ana Botín alejó esta operación.

Los peligros que encuentra Citi

La evolución de la economía española, el nivel de activos improductivos y las sentencias en relación con las cláusulas suelo son los principales riesgos a los que se enfrenta la cotización de las acciones de Unicaja, según un informe de Citi, que mantiene el precio objetivo de la entidad en 1,4 euros por título tras la devolución íntegra de las ayudas públicas concedidas a EspañaDuero en 2013. Citi advierte de que un rendimiento de la economía peor del esperado, junto a una prórroga del escenario de bajos tipos de interés y a un repunte del desempleo, podría provocar que las acciones de Unicaja no alcancen el precio objetivo otorgado, si bien asegura que una recuperación por encima de las expectativas podría generar el efecto contrario.

Source link