¿Volverá el Dax a máximos? El euro y los pactos de Merkel tienen la respuesta | Mercados

Unas horas antes de que la Bolsa de Frankfurt abra sus puertas, Angela Merkel se habrá acostado con su cuarta victoria en las elecciones presidenciales alemanas debajo del brazo. O, al menos, esto es lo que ya dan por descontado los mercados. Así, la mayoría de los analistas no esperan –salvo cataclismo de última hora– que ese día se desaten avalanchas de órdenes de compra ni de venta. Eso sí, con un Bundestag fragmentado, la reacción definitiva de la Bolsa dependerá del tiempo que tarde la canciller en cimentar una alianza que le garantice estabilidad y al signo que tenga.

La primera vez que Merkel ganó las elecciones a Schröder, en 2005, el Dax reaccionó al cambio de color político con una caída del 1,21%. Todo lo contrario a lo que ocurrió en 2009, en pleno contagio de la crisis de las hipotecas subprime a Europa, cuando el índice celebró la continuidad con un alza del 2,78%. Más ligeras fueron las subidas en la tercera victoria de 2011, del 0,34%.

Ahora, la aritmética variable del Parlamento determinará la reacción del mercado a los comicios. Solo una sorpresa que permitiese el Gobierno de una colaición de izquierdas desataría las ventas en Alemania y en Europa, explica Juan José Figares, de Link Securities. El resto de combinaciones serían más optimistas. Según un informe de Deutsche Bank, si la suma de fuerzas permite un Gobierno de los democristianos de Merkel junto a los liberales (que las encuestas indican que volverán al Parlamento), su programa de recorte de impuestos y de relajación regulatoria impulsaría al alza a la renta variable. Lo mismo ocurriría si se reedita la gran coalición con el Partido Socialista.

Esta firma de análisis es menos positiva en el caso de que la fragmentación sea mayor y obligue a Merkel a pactar también con los Verdes. Impondrían una normativa más estricta con la emisión de gases contaminantes que prevé lastre la cotización de las automovilísticas y las eléctricas. Y daría alas también al euro.

El rally de la divisa ha sido el caballo de batalla del Dax en los últimos meses por el fuerte peso de las exportadoras en el índice. Cinco compañías (Bayer, SAP, Siemens, Allianz, BASF) con una elevada parte de su negocio en el extranjero copan un 43% del selectivo. Esta ha sido la principal traba que se ha encontrado el índice para batir los máximos históricos (que marcó en junio) y pulverizar una cota redonda, los 13.000 puntos.

El euro se moverá entre los 1,15 y 1,20 dólares, según UBS. Considera que el impacto del tipo de cambio en las cuentas empresariales será “modesto”. Y que la mejora económica permitirá que el beneficio por acción crezca a doble dígito este año para servir de soporte a nuevas alzas de las acciones no solo alemanas sino de toda Europa a finales de año.

Farmecéuticas: Un motor económico en vilo por la fusión de Bayer y Monsanto

¿Volverá el Dax a máximos? El euro y los pactos de Merkel tienen la respuesta

El sector farmacéutico alemán cuenta con la compañía que más pesa en el Dax, Bayer. Sube un 12% en elaño con los inversores pendientes de que los reguladores aprueben su fusión con Monsanto y lance después una ampliación de capital para cerrar la operación. Más allá de este gigante, aparecen algunos de los valores con más potencial del índice. Merck trata de recuperarse de los mínimos de 12 meses de julio. Fresenius, líder mundial en la gestión de hospitales, subirá un 17,3%, según los datos de FactSet.

Automovilísticas: Ante el reto de liderar la revolución del coche eléctrico

¿Volverá el Dax a máximos? El euro y los pactos de Merkel tienen la respuesta

Superado el impacto del dieselgate, las automovilísticas miran al futuro para adaptarse a la llegada del coche eléctrico. Eso sí, en Europa ese futuro será alemán: tres de los líderes del continente cotizan en el Dax (Volkswagen, Daimler y BMW). Javier Galán, de Renta 4, pone el acento en su capacidad para hacer inversiones gracias a la buena situación de su caja, pero expresa también sus dudas. “Requieren grandes inversiones sin garantizar el retorno ni si la tecnología utilizada será la ganadora”, explica.

Banca: Luces y sombras en un sector que espera noticias del BCE

¿Volverá el Dax a máximos? El euro y los pactos de Merkel tienen la respuesta

Con un peso inferior en Bolsa al español, la banca alemana ha sido un nido de dudas. Deutsche Bank pierde un 20% en el año y Citi alerta de una caída del beneficio del 7% y de su cuota de mercado. Mejores son las perspectivas para las aseguradoras. Galán asegura que Allianz y Munich se recuperan de la era de tipos bajos. La perspectiva de que se acerque el alza en el precio del dinero, el aumento de la inflación y la recuperación económica, llevan a este analista a señalar el recorrido del sector.

Eléctricas: Pendientes del peso

¿Volverá el Dax a máximos? El euro y los pactos de Merkel tienen la respuesta

Las dos principales eléctricas alemanas (EON y RWE) viven el mejor momento en Bolsa de los últimos dos años. Ambas han marcado este mes máximos de agosto de 2015. Pero son los valores del Dax más sensibles a la fragmentación del Parlamento y al peso de Los Verdes en el nuevo Gobierno. Un informe de Citi alerta del impacto que pueda tener sobre las cuentas de la eléctrica pública (RWE) un desmantelamiento de las centrales de carbón. Algo a lo que se han opuesto hasta ahora los democristianos y los socialdemócratas.

Source link

El mercado descuenta la estabilidad política en Alemania con Merkel acariciando la victoria | Mercados

Alemania celebra elecciones generales este domingo, 24 de septiembre, unos comicios que a medida que se iban conociendo los sondeos iban rebajando la incertidumbre política que podía quedar en Europa (con permiso ahora del enredo catalán). Las últimas encuestas estiman una clara victoria de la canciller conservadora Angela Merkel (CDU) con el 36% de los votos frente al candidato socialdemócrata (SPD) Martin Schulz (22%). UBS da a Merkel una probabilidad del 85-90% de retener el puesto de canciller. Así, los expertos dan por hecho el cuarto mandato de Merkel, garante de un continuismo que los mercados acogerían de buen grado.

“Los alemanes acuden a las urnas en lo que es probable que sea una confirmación del reinado de Angela Merkel como cabeza de la mayor economía de Europa”, señala el economista jefe de la gestora holandesa Robeco, Léon Cornelissen, que apunta que “su reincorporación como canciller para un cuarto mandato sería ampliamente bienvenida por los mercados como refuerzo de la estabilidad de Alemania, sobre todo si la actual coalición continúa”.

Ahora mismo, en Alemania gobierna una gran coalición formada por el grupo de centro-derecha liderado por Merkel (CDU/CSU) y su principal rival, el partido Socialdemócrata (SPD).

En Renta 4 opinan que, aunque Merkel salga victoriosa necesitará gobernar en coalición. “Una coalición que podría tardar en acordarse entre uno y dos meses, y que habría que ver si se concreta con los socialdemócratas, los liberales (FDP) o los Verdes”, sostiene la firma de análisis, que añade que “el escenario más favorable para nuevos avances en la integración europea sería un acuerdo con los socialdemócratas. En cualquier caso, el mercado apuesta por estabilidad política en la principal economía de la eurozona”.

Si bien a comienzos de este año las citas electorales que había en Europa (Holanda, Francia y Reino Unido) fueron motivo de gran preocupación para los mercados, los resultados (en Holanda y Francia se frenó el avance del populismo y la ultraderecha) aplacaron muchas de las incertidumbres políticas, que pasaron a un segundo plano dado además el casi convencimiento desde hace tiempo del triunfo de Merkel en Alemania. Queda por ver, eso sí, cuántos apoyos recibirá finalmente el partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), que según un sondeo de la segunda cadena de la televisión alemana, ZDF, se sitúa como tercera fuerza política en el futuro Parlamento con un 11% de los votos. Y los responsables políticos de Europa también tienen un ojo puesto en España, a la espera de cómo se resuelve la convocatoria de referéndum, declarada ilegal por la Justicia.

“Pese a que vuelven las elecciones y los referendos, la incertidumbre política en Europa es ahora más baja que en Estados Unidos”, opinan en BofA Merrill Lynch Global Research. “2017 comenzó con mucha consternación sobre el aumento del populismo, pero creemos que la historia de crecimiento de Europa significa que los votantes ahora tienen más que perder al aceptar lo desconocido”, señala la firma, que recalca que “el foco pasará a estar en la construcción de una Europa más fuerte, especialmente ante la retirada de estímulos del BCE”.

Por su parte, Christopher Dembik, responsable de análisis macroeconómico de Saxo Bank, duda de si Merkel tiene la capacidad política de impulsar las reformas económicas que necesita Alemania. “La economía germana es disfuncional, con un crecimiento medio anual de la productividad en la última década de tan sólo el 0,7%, por debajo de países como España (1,2%)”, destaca el experto, que indica que “el nuevo mandato de Merkel será distinto a los anteriores pues, tendrá que impulsar nuevas medidas y, hasta ahora, ha hecho cero en términos de reformas económicas”.

En la misma línea, en Amundi Asset Management consideran que ante los varios escenarios de coaliciones posibles en Alemania, hay que poner la atención en algunos detalles como los presupuestos, dado que “los partidos que pueden formar una coalición (CDU/CSU, SPD, FDP y/o Verdes) están a favor de recortes de impuestos, pero difieren en cuanto a quiénes y cuánto deberían beneficiarse. Sus prioridades de gasto público también son diferentes (infraestructuras, áreas sociales y/o defensa)”.

Añaden que “en Europa, hay prácticamente consenso sobre ciertos temas (enfoque difícil sobre el Brexit, fortalecimiento de cooperación en defensa…). Pero el SPD y los Verdes son más favorables que la CDU/CSU a las nuevas iniciativas que traen más federalismo, mientras que el FDP es más reacio. A pesar de estas diferencias, la actitud de Alemania respecto a Europa es probable que no cambie dramáticamente bajo una coalición dominada por el CDU/CSU”.

Teniendo en cuenta que Merkel se verá forzada a pactar con otros partidos, en opinión de Roberto Berzal, de Orey iTrade, “ese proceso podría impactar al Dax alemán”. “Los resultados de las elecciones alemanas no tendrán un gran impacto inmediato en los mercados, ya que no se espera que un populista se alce con el poder. Sin embargo, en el medio-largo plazo, los comicios tendrán repercusión en el euro, las rentabilidades de la deuda y las bolsas europeas, la velocidad de la integración europea, la postura frente a la periferia y los cargos de instituciones europeas”, resaltan en UBS, cuyo escenario central es la formación de una gran coalición, con el 60% de las probabilidades.

Corea del Norte y bancos centrales

En definitiva, los inversores andan ahora más preocupados por la tensión geopolítica entre Estados Unidos y Corea del Norte, sin perder de vista nunca las políticas monetarias de los bancos centrales. Para Natixis Global Asset Management “el escenario más probable para las relaciones entre EE UU y Corea del Norte sigue siendo un status quo intranquilo”. La firma ve “improvable” un conflicto militar directo, pero “Corea del Norte seguirá irritando a los aliados de Estados Unidos y Asia con pruebas de misiles”.

En cuanto a los bancos centrales, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos dio a conocer este miércoles su nueva hoja de ruta, con el comienzo de la reducción del balance en octubre y la subida de tipos proyectada para este año. A juicio de Anna Stupnytska, economista global de Fidelity, el mensaje de la Fed “ha sido mixto y muestran la confianza actual de la Fed en la economía, aunque los participantes del FOMC siguen siendo cautelosos a largo plazo”.

El Banco Central Europeo (BCE), por su parte, dejó para más adelante el anuncio de la retirada de los estímulos”.

Source link

La Bolsa alemana, a tiro de opa | Compañías

Las Bolsas de valores cotizadas no son un valor más, sus compras, ventas y alianzas se miran con especial detalle desde las autoridades regulatorias. Durante muchos años se han vaticinado fusiones pero la realidad es que estas operaciones corporativas son caras de ver. La revolución tecnológica, con plataformas OTC, y la liberalización de los mercados financieros han complicado todavía más el panorama internacional.

Históricamente, la Bolsa de Londres (LSE) y la Bolsa alemana (DB) han intentado fusionarse al menos tres veces, si bien cada acercamiento fue debido a diferentes causas. La primera vez fue para liderar el mercado europeo de renta variable; la segunda, para liderar el mercado europeo de derivados, y la tercera, movidos por los intereses de los accionistas, que querían reducir costes y evitar duplicidades en términos de garantías.

Hablemos un poco más de este fallido tercer encuentro que tuvo lugar hace apenas dos años. Por aquel entonces, sus dirigentes querían crear el mercado de renta variable europeo de referencia y competir con los mercados norteamericanos de Nueva York y Chicago (NYSE y CME), así como con Shanghái o Hong Kong. El consejero delegado de la Bolsa alemana, Joachim Faber, estaba dispuesto a ceder su puesto a Xavier Rolet, su homólogo en la LSE, para liderar el proyecto de la mano de Carsten Kengeter, otro ejecutivo de la DB. Ambos estaban de acuerdo en que la sede central de la Bolsa estuviera en Londres y no en Fráncfort. Antes del brexit, la mudanza corporativa tenía sentido, ya que Londres era la principal plaza financiera europea, y puede que la primera plaza mundial en términos de ingresos generados. Pero los reguladores y los políticos alemanes no estaban de acuerdo, ellos no querían hablar de mudanzas. Su posición se endureció después del resultado del referéndum del brexit debido a sus reticencias de que Londres controlara las operaciones de Eurex Clearing (filial de la DB). Así que cuando las autoridades judiciales abrieron una investigación criminal el pasado mes de febrero a Carsten Kengeter por información privilegiada por la compra de 60.000 acciones de DB en diciembre de 2015, estaba claro que la motivación subyacente era política. Dicha compra formaba parte de un plan de encuentros de los ejecutivos y fue aprobada por el consejo de administración, pero la fecha de compra fue desafortunada por coincidir con las conversaciones de fusión entre las dos Bolsas de valores, y realizarse meses antes de hacer pública la propuesta de fusión.

La primavera pasada continuó la polémica con la decisión de las autoridades europeas de que la LSE debía vender su filial italiana de trading MTS por problemas de competencia en las operaciones de clearing. Rolet se negó a ello y la fusión, finalmente, se descartó.

Los medios de comunicación británicos especializados, más proclives a lanzar humo sobre Fráncfort que a reconocer los problemas generados por el brexit, comentan que la fusión se congeló en el momento en que los reguladores de Hesse lanzaron la investigación sobre Kengeter. Aunque las dos Bolsas siguen interesadas en la alianza, parece cada vez más claro que la LSE no tiene otra opción que renunciar, porque Reino Unido nunca aprobará la fusión mientras Kengeter esté siendo investigado, en cumplimiento de la regulación británica.

Desde que la propuesta de fusión entre LSE y DB se paralizó, las acciones de la LSE se han disparado. En contraste, las de la DB han bajado debido al daño reputacional de la investigación judicial. Por eso sorprende sobremanera la reciente decisión de los reguladores alemanes de ampliar la investigación a todo el consejo de administración. Aunque tenga cierta lógica desde el punto de vista de la supervisión del gobierno corporativo, dado que la compra de acciones fue autorizada por dicho consejo.

La ironía es que a las autoridades regulatorias alemanas les puede salir el tiro por la culata, siendo víctimas de su propia cruzada política, al dañar la cotización de las acciones de la Bolsa alemana. Ahora los analistas dicen que esta es vulnerable a una opa, siendo quizás una buena oportunidad para Bolsas americanas o asiáticas interesadas en el continente europeo, niña bonita de los mercados financieros en 2017 tras la victoria de Trump por los mejores resultados de las empresas europeas.

Isabel Giménez Zuriaga es directora general de la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros.

Source link

El Ibex se arriesga a perder la tendencia alcista si perfora a la baja los 10.200 | Mercados

El Ibex 35 sufrió una sesión de infarto el viernes. La escalada de tensión entre EEUU y Corea del Norte causó estragos. Las declaraciones de Trump, que aseguró que tomaría contundentes represalias contra el país liderado por el dictador Kim Jong un si este actúa militarmente aún resuenan en los oídos de los inversores.

El Ibex llegó caer más de un 1,6% y marcó un mínimo intradía en los 10.258 puntos. Ese entorno es un soporte importante que forjó en abril, cuando cerró a 10.257. Un punto de diferencia.

Aunque si llegase a perforar a la baja esa cota no estaría todo perdido. Desde Noesis avisan de que el selectivo español está inmerso en una corrección y que se dirige hacia “el nivel crítico para el medio plazo de los 10.222 puntos”. Su pérdida sí supondría un “cambio en el sesgo hacia uno más bajista”. Está por ver si se rompen los soportes, algo que debe ocurrir de forma simultánea en los principales índices del planeta para dar verosimilitud al escenario más negativo. El más positivo todavía incluye para el Ibex una subida hasta el entorno de los 11.300 puntos.

Si al final la tendencia bajista gana la partida, los expertos ven al selectivo español claramente por debajo de los niveles actuales. Miguel Paz, director de gestión de Unicorp Patrimonio, indica que si se unen los mínimos del brexit (7.645) y los de las elecciones de EE UU (8.600), la próxima barrera clave sería el nivel de los 10.150 puntos. Desde el departamento de análisis técnico de Renta 4, apuntan a los 9.600 puntos como un nivel que debe vigilarse como eventual destino del índice si saltan las alarmas y se complica el escenario geopolítico.

Desde el punto de vista fundamental, Andres Francoy, director de asesoramiento de Inversiones de Deutsche Bank Wealth Management España, es positivo. Detalla los cinco factores que mantendrá viva la senda alcista en las Bolsas. Primero, que se da por hecho que EE UU aprobará la reforma fiscal. Segundo, los mejores indicadores económicos y el alza de los beneficios en Europa. Tercero, que las empresas japonesas están “en forma”. Cuarto, que el dólar débil favorece a los emergentes. Y, quinto, que los sectores de salud, financiero y tecnología de la información continúan muy al alza.

Source link