Por qué es importante hablar de la salud mental en el trabajo | Talento

Es difícil de cuantificar el número de personas que sufren trastornos mentales en España, pero se calcula que alrededor del 25% los ha sufrido, los sufre o los sufrirá. Y uno de los motivos por los que resulta complicado atinar con el número es porque muchas personas no llegan a tratarse o ni siquiera lo dicen en voz alta, sobre todo los problemas más leves. Es un tema especialmente tabú en los lugares de trabajo, donde los empleados temen sentirse juzgados. Pero los expertos están de acuerdo en que normalizar esta situación es clave para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y la satisfacción laboral.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental es “un estado de bienestar en el que la persona es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad”. Que el estrés complique tus tareas diarias y notarte menos productivo son llamadas de atención. Por eso, no necesitas tener un trastorno diagnosticado como tal para asumir que necesitas tomarte un respiro y cuidar tu salud mental. 

Comentar con tus compañeros o tus jefes que estás sufriendo algún tipo de malestar emocional o mental ayuda a que puedan entender mejor tus comportamientos o reacciones en la oficina. “Es normal que una mala gestión del estrés cambie tus interacciones con los que tienes alrededor y tu productividad”, explica Diana Navarro. “Quizá necesites realizar otras tareas o repartir el trabajo de forma distinta, y los demás tienen que saberlo para poder ayudarte”. Uno de los principales motivos para callar es el temor a sentirse juzgado, a que piensen que se es menos válido o más débil o incapaz. Pero lo cierto es que sufrir una depresión, como una gripe, son enfermedades que te suceden, pero no te definen.

Los expertos coinciden en que es una situación difícil de abarcar, aunque ya se están dando pequeños pasos. Hace unas semanas se viralizó un intercambio de correos electrónicos entre trabajadora y jefe que trataba precisamente de este tema. Madalyn Parker, empleada en una empresa de software, envió un email a su equipo diciendo que se iba a tomar dos días libres para centrarse en su salud mental. Según declaró, quería ser un ejemplo para que su equipo supiera que “pueden sentirse cómodos tomándose días por salud mental, incluso si no lo dicen”. Esta historia es importante porque su jefe respondió a sus mensajes dándole las gracias por decirlo en voz alta. “Eres un ejemplo para todos nosotros a la hora de enfrentar este estigma y podamos dar lo mejor de nosotros mismos en el trabajo”, explicaba el jefe en el correo.  

Parker publicó los correos en Twitter y los tuiteros hicieron el resto: la publicación acumula casi 17.000 retuits y 45.000 me gustas. “El hecho de que se haya hecho viral una historia como esta también es sintómatico: implica que muchas personas se han sentido identificadas con ella”, cuenta Navarro.

La cultura empresarial es un punto clave. Los empleados tienen que sentirse protegidos y seguros.

Es un ejemplo de una de las iniciativas que pueden desarrollar las empresas para que los trabajadores entiendan que es tan importante hablar de los problemas físicos como de los mentales. El portal de promoción de la salud en el trabajo, dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, defiende que es necesario la colaboración de empresas, trabajadores y la sociedad general para que se siga avanzando en este sentido.

Pero la cultura empresarial es un punto clave. Los empleados tienen que sentirse protegidos y seguros. Los expertos también señalan que es necesario que las conversaciones sean “un acto proactivo y voluntario”. La idea es conseguir un ambiente de confianza para que el trabajador se sienta cómodo.

Source link

Invertir en creatividad es rentable | Compañías

Me toca defender el papel de la creatividad en la comunicación en este momento, cuando cada día son más los anunciantes que no tienen claro cómo la creatividad influye en sus resultados de negocio. No es fácil.

Las ideas creativas son un intangible. Son emocionales, subjetivas; caras, según los clientes; baratas, según la agencia. Hay que mimarlas. Hay que cuidarlas. Dan trabajo. Quitan tiempo. No está claro cuándo funcionan ni tampoco cuándo dejan de funcionar. No hay una medición para las ideas. No hay un baremo. No hay una regla. O quizás sí.

McKinsey & Company, una de las consultoras con más prestigio en el mundo, ha elaborado un informe que demuestra que a las empresas que confían en la creatividad les va mejor. Y para demostrarlo, ha hecho números: ha creado el índice Award Creativity Score (ACS), cruzando los premios ganados en el festival de Cannes (Cannes Lions) con los resultados financieros de las compañías top globales.

El índice ha tenido en cuenta los premios conseguidos desde el 2001 hasta el 2016. Ha incluido el número más amplio de categorías y el número de años donde ha habido reconocimiento.

¿Qué pasa cuando se hace eso? Pues que las compañías más creativas, según el ACS, han sido las mejor valoradas en dos parámetros: resultados financieros e innovación (de acuerdo al ranking de innovación de McKinsey).

Lo curioso es que las empresas con mejor índice creativo están un 67% por encima de promedio en crecimiento orgánico de los ingresos. Un 70% por arriba en retorno total a inversores y un 74% mejor consideradas en valor empresarial neto (NEV/ebitda)

Datos que a McKinsey le han dado confianza, porque reafirman encuestas anteriores donde se analizaba el valor de la creatividad. La investigación reveló que casi en el 90% de las categorías, los consumidores no son leales a una marca. Y casi el 60% estaba considerando cambiar de marca. Por lo tanto, la influencia de la creatividad sobresaliente en el momento de decisión no es algo superfluo, sino fundamental.

Cuando analizamos el índice de creatividad de las empresas ganadoras en Cannes, respecto a la innovación, los resultados son claros: las compañías con mejores resultados en creatividad puntúan también un 16% mejor de promedio en innovación. Lo que nos viene a reafirmar en una idea muy sencilla: la creatividad es la esencia de la innovación y la innovación es el motor de crecimiento de una empresa.

La investigación sobre la correlación entre creatividad e innovación en estas empresas que puntúan top en el ACS, se puede resumir en cuatro prácticas:

  • Hay que llevar la creatividad y la innovación al día a día de la empresa. No basta con hacer declaraciones de buena voluntad. Las empresas más creativas dedican el doble de tiempo (y por lo tanto de dinero) a hablar de creatividad e innovación con sus equipos. Creen en lo que hacen.
  • A los clientes no hay que respetarlos, hay que adorarlos. Las empresas con mejor índice ACS se caracterizan porque quieren entender a sus clientes mejor que sus propios clientes. Ya no les basta con encuestas o focus group, buscan nuevas fuentes de información: analíticas avanzadas, investigación etnográfica, análisis de comportamiento. Observan su entorno de consumo y estudian con lupa los problemas que sus clientes tratan de resolver con sus productos o servicios.
  • Si no vas rápido, estás fuera. Las compañías más creativas son las que saben transformar insights en acción. Y no vale ir deprisa por ir deprisa. Hay que saber qué es lo que se quiere. El delivery de la acción es decisivo, los objetivos tienen que estar claros. Y ser medibles.
  • Adaptarse o morir. El lanzamiento de un nuevo producto o servicio es solo el inicio de un proceso. Los ejecutivos de las compañías con mejor índice ACS afirman que el éxito está en la capacidad de evolucionar sobre la respuesta del mercado.

Es difícil medir la influencia que la buena creatividad puede tener en los resultados de un negocio. Pero McKinsey lo ha hecho. Y lo ha dejado bien claro. Empecemos a confiar en que la creatividad vende.

Uschi Henkes es presidenta del Club de Creativos de España.

Source link

Comida sana: Adiós a la fritanga, llega el menú sano a la oficina | Fortuna

El 58 % de los españoles come fuera de su casa. Y no siempre bien. Los menús que se toman en el trabajo, la mayoría de las veces están alejados de los cánones que dicta una alimentación sana. O lo que es lo mismo, las pautas que marca la denominada dieta mediterránea. Cabe recordar que España, por su ubicación, está dentro del colectivo de países, entre los que también se encuentran Italia, Grecia, Chipre, Marruecos, Francia o Portugal, esta pauta alimenticia, que en 2013 fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Esto significa que al patrimonio de alimentos se añaden unos hábitos, como el de las cinco comidas diarias. Pocos son los españoles que las cumplen.

Los almuerzos, que la mayoría discurren en el lugar de trabajo, han sido hasta ahora uno de los talones de Aquiles en la alimentación de los empleados, con el peligro que conlleva para la salud nutrirse de bocadillos a pie de ordenador. La tendencia, en la última década, con el furor del running y de la obsesión por la vida sana, está cambiando. Lo asegura Carlota Mateos, cofundadora de PlenEat, compañía que sirve comida casera y preparada para consumir en el día a los trabajadores de empresas. Utiliza ingredientes con certificado ecológico, y cada propuesta de menú, a nueve euros al día, va acompañada de una tabla nutricional. La tendencia es clara: “Cada vez la gente, que cocina menos en casa, se cuida más por lo que se implican en por qué comen lo que comen, por ello hay que ofrecérselo de forma clara”.

Es por ello que, cada vez surgen más empresas dedicadas a ofrecer menús equilibrados a los profesionales. Una buena alimentación hace que se rinda más en el trabajo y se incremente la productividad.

Lo cierto es que en los últimos años las costumbres gastronómicas de los españoles han cambiado a pasos de gigante. Y de esto dan fe el 33,8 % de los bares y restaurantes, que ha percibido un incremento en la demanda de este tipo de comida saludable, de forma que se ha generado un cambio en la manera de ofrecer la carta en este tipo de establecimientos, según el barómetro Food, un informe sobre la alimentación de los empleados que elabora anualmente Edenred, empresa que ofrece soluciones de distintos servicios, como el ticket restaurante, de empresas, empleados y establecimientos. El gasto medio que se invierte en comidas fuera de casa a mediodía es de 100 y 300 euros mensuales, según datos de la última encuesta disponible de 2015, elaborada por la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI). Esto hace que cada vez sean más los españoles que tiran de tupper y deciden prepararse su propio almuerzo y ahorrarse un dinero al año.

Para este tipo de cocinillas, ha surgido otro movimiento, el de la literatura gastronómica, que edita infinidad de libros con recetas para preparar comida sana para tomar fuera de casa. El libro Cómete el tarro (Planeta, 16.90 euros), de la autora Marta Vergés, experta en nutrición, ofrece un repertorio 60 recetas vegan- friendly , para comer en cualquier rincón de la oficina. Solo se necesita un tarro de cristal, recomienda evitar el plástico, donde mezclar ingredientes ecológicos, puros y libres de toxinas. Según explica en el libro, “después de un corto período comiendo mayor cantidad de alimentos crudos, se nota cómo se afina el paladar hasta recuperar el placer de los sabores originales”.

Pero si alguien sabe de comer en el trabajo, y en tiempo récord, son los japoneses, que a comer en un tupper lo llaman bento y consiste en colocar la comida en el recipiente de tal forma que cree formas o rostros. De esta manera, ir a la oficina se convierte entre los compañeros en algo divertido y competitivo: todos buscan tener el mejor bento. También existen aplicaciones que ayudan en la elección de un menú sano. Somos lo que comemos.

Source link

Nerea Barros, un animal salvaje en la alfombra roja | Zen

La actriz gallega prctica deportes como el ‘wake’, el surf y el longboard.

Source link

Los (buenos) helados son recomendables para su salud | Zen

Source link

El miedo que experimentas al cambiar de trabajo y cómo combatirlo | Talento

El miedo al cambio es parte de la naturaleza humana, también cuando tiene que ver con tu carrera profesional. Las cosas que conocemos nos transmiten seguridad porque son previsibles y las tenemos bajo control. Pero cuando se avecina un cambio, llegan con él un montón de incertidumbres, situaciones nuevas y difíciles de predecir que nos asustan. Es necesario entender que este temor es un sentimiento normal cuando vas a cambiar de trabajo, tanto si es por voluntad propia como si no es algo que hayas elegido. Pero es importante que estés atento a él para que puedas reconocer cuándo se convierte en algo que te aleja de buscar o aceptar un trabajo que te llene en lugar de conformarte con el que tienes solo porque ya lo controlas.

Cada vez tendemos más hacia una vida profesional en la que un trabajo para toda la vida resulta imposible de encontrar, y muchos jóvenes ya ni siquiera se lo plantean. El Instituto McKinsey asegura que los millennials tendrán 11 trabajos a lo largo de toda su vida. Eso supone muchos cambios y miedos a los que enfrentarse. Le ponemos nombre y apellidos a las distintas inseguridades que puedes sentir para que sepas a qué te enfrentas y sea más fácil ganar la batalla.

Es quizá el temor más primitivo y el más obvio. Pero a día de hoy también resulta poco productivo: vivimos en una sociedad que cambia constantemente y cada vez se hace más necesario aprender a tolerar la incertidumbre. Ahora todo parece ir más rápido y en medio de esta cuarta revolución industrial el futuro de los trabajos es difícil de prever. “Cuando hacemos caso al refrán Más vale malo conocido que bueno por conocer estamos refiriéndonos a este miedo”, explica Diana Navarro, psicóloga laboral. “Pensar así hace que te estanques a cambio de seguir sintiéndote seguro. Los pensamientos catastrofistas te inmovilizan”.

Hay algunos profesionales que son muy conscientes de esta situación y se lanzan al vacío sin saber si hay red. Se trata de los emprendedores que, a la fuerza, tienen que superar el miedo a lo desconocido cada vez que toman decisiones arriesgadas.

Lo fácil —lo que no da miedo— es quedarse en un trabajo que dominas y no te exige demasiado o que te ofrece pequeños retos que controlas. El problema es que evitar los grandes retos es algo dañino para tu bienestar. Tus actividades diarias pierden emoción cuando las repites de forma rutinaria. “Superar desafíos aumenta la seguridad en ti mismo y te hace sentir más capaz de cara al futuro”, explica Navarro. “También te da seguridad pensar que, aunque no lo tienes todo controlado, vas saliendo airoso de los baches cada vez que te los encuentras”. Resolver problemas nuevos desarrolla la creatividad y la autoestima, según los expertos, y es una parte muy importante del desarrollo personal.

  • Miedo a no ser suficientemente bueno

Esta es quizá la razón más consciente por la que la gente se niega a cambiar de trabajo. “Está relacionado con la inseguridad y la falta de autoestima, aunque no es necesariamente síntoma de ningún trastorno”, explica Navarro. Cualquiera puede sentirse abrumado ante la idea de ocupar un puesto de más poder. Los sentimientos de no estar suficientemente preparado para el trabajo que te ofrecen son habitualmente manifestaciones de dudas sobre ti mismo. Pero hay muchas formas de superarlas.

Una de las técnicas se resume en Finge serlo hasta que lo consigasfake it until you make it—. Esta estrategia, propuesta por Amy Cuddy, investigadora especializada en lenguaje corporal, asume que nuestro comportamiento puede alterar los niveles cerebrales de testosterona y cortisol e incluso mejorar nuestras probabilidades de éxito cuando nos enfrentamos a una situación estresante. Compórtate como si pudieras hacerlo, y podrás hacerlo.

Tener miedo es, en parte, lo que nos mantiene vivos. Pero no está bien dejar que esos miedos te impidan avanzar y encontrar un camino que podría hacer que tu vida fuera mucho mejor personal y financieramente. Así lo explica Patricia DiVecchio, autora de Trabajo Evolutivo: Desarrollando su potencial en tiempos extraordinarios, y presidenta de International Purpose, que ha estado ayudando a personas a manejar sus temores y descubrir su potencial y propósito en el trabajo. “Habitualmente tenemos miedo del conflicto que los cambios que podrían crear dentro y fuera de nosotros mismos”, explica.

Y esto sucede incluso cuando los cambios nos pueden llevar a tener más éxito del que tenemos ahora. Conseguir lo que más queremos en la vida puede ser aterrador. “Hay una enorme responsabilidad en triunfar: implica tomar decisiones importantes, trabajar más y más duro, asumir que ciertas cosas se escaparán a nuestro control”.

¿Qué puedo hacer?

Source link

Susana Campuzano, un estilo marcado por Chanel, Venecia y el arte | Fortuna

Es una gran conocedora del sector de lujo. No en vano, Susana Campuzano, licenciada en Geografía e Historia y especializada en Historia el Arte, dirige el programa de Dirección y Gestión Estratégica del Universo del Lujo de IE Business School. También es socia directora de la consultora Luxury Advise, y previamente fue directora de marketing de Chanel, firma por la que siente verdadera devoción, ya que marcó buena parte de su estilo, como también influyó en su concepción de la moda su paso por Value Retail.

“Tenía un estilo formado conforme a mi historia personal, ya que accedí primero a la moda italiana y al principio seguía las tendencias de este país, colores tierra, faldas de corte Armani, hasta que entro en Chanel y adquiero un estilo más afrancesado, en colores blanco y negro, un uniforme perfecto para trabajar”, explica Campuzano, nacida en Madrid, que por pura coquetería prefiere no desvelar el año en el que ha nacido. Y no fue hasta que entró en la firma de centros outlet cuando empezó a añadir otras marcas y tonalidades a su vestuario.

“Soy muy de mezclar, aunque creo que soy muy coherente con lo que soy”, afirma la autora de los libros El universo del lujo y La fórmula del lujo. Señala además que le gusta comprar en tiendas multimarca y en El Corte Inglés, sobre todo calzado.

Segunda piel

Siempre lleva un reloj de Chanel, de porcelana blanca. “Es mi segunda piel, además soy muy fiel a las marcas”, explica esta experta en el mercado de lujo. Y añade que tampoco se quita nunca un anillo de diamantes de Yanes. “Me gustan los objetos que me hacen sentir cómoda, y son los que me acompañan”. También cita las sideritas, unos minerales que siempre tiene en casa, “porque captan la mala energía y limpian”.

El mejor perfume

Cree que perfumes hay muchos y muy buenos, sobre todo Coco Mademoiselle o Cristalle, ambos de Chanel,Dior, Stella McCartney, pero si existe uno que marque la diferencia para Campuzano este es Eau du Soir de Sisley. “En perfumes, soy mucho de mezclar, pero este me parece muy especial”. A lo que también es fiel es a su lectura de cabecera. “Las obras del filósofo Carl Jung, que me ayudaron a entrar en el lujo por la filosofía”.

Bolso emergente

Le gusta apostar por marcas, que hagan las cosas de manera diferente. Por ello, siempre lleva bolsos de una firma de lujo emergente española, Onesixone, a la que ha asesorado en su lanzamiento al mercado. También acostumbra, desde hace 14 años, a llevar una cartera de Loewe, “con logos, pero no me la quito nunca porque es muy práctica, ya que meto el ordenador y todo lo que necesito”.

Fiel a la japonesa

Todos los años compra al menos un par de zapatos de la japonesa, afincada en España, Chie Mihara. Por varias razones:comodidad, diseño y calidad. “También compro prendas casual en Uniqlo y Abercrombie, y me gusta alquilar prendas cuando tengo un evento especial en 24 Fab”, aunque reconoce que le gusta ver lo que compra primero en internet y luego se lo prueba en la tienda.

 Venecia es su lugar

“Allí nací al mundo de la moda. Mi vida estaba programada para dedicarme al arte, pero fue en esta ciudad donde me adentré en otro sector diferente, como es la moda”, explica Campuzano, que considera este lugar el nexo entre ambas áreas. De hecho, el próximo capricho que se dará será un viaje a Sicilia, “me gusta mucho vivir experiencias, creo que eso es lo que nos va forjando como personas”.

Dieta sana

No es de mucho comer ni de tener un restaurante preferido. Y si tiene que elegir, Susana Campuzano prefiere la comida italiana a cualquier otra opción, siempre y cuando sea “honesta y de productos naturales”. Lo que sí le interesa es el impacto que tienen, y van a tener, las nuevas tecnologías dentro del nuevo concepto del lujo. “Hasta ahora las marcas han sido decorativas, pero con la tecnología entran en otra dimensión”.

Source link

Bienestar: Adiós a las medidas perfectas, 90-60-90 | Fortuna

Hombres y mujeres cada vez se acercan más a una misma concepción de belleza: ambos encuentran que la hermosura está en la naturalidad, en los momentos felices, en los pequeños detalles, en la familia, en una puesta de sol y desplazan el cuerpo, la cara y el sexo a las últimas posiciones de sus preferencias. Queda relegado, por tanto, el encorsetado canon de belleza del 90-60-90, hasta ahora las medidas del cuerpo perfecto. “A raíz de la crisis existen otros parámetros, se  ha cambiado la concepción de la belleza, antes se manejaban conceptos más superficiales, y ahora se valoran otras cosas que hacen la vida más agradable y que sirven para que la gente no se hunda, no se deprima”, señala la socióloga Pilar Parra, directora de la consultora de estudios de mercados Kuo Experience y responsable de un estudio sobre la percepción de la belleza de los españoles, elaborado para L’Oréal.

De entre las más de mil personas que han participado en el informe, el 70,8% relaciona la belleza con la naturalidad, seguido de conceptos como la actitud (59,3%), la subjetividad (58,3%), la multisensorialidad (no solo visual, sino que se percibe a través de todos los sentidos) (54,7%), la cultura (53,6%) y la belleza interior (50,5%). “España está dejando atrás la sociedad superficial del hacia afuera y comienza a percibir una belleza con alma y conmovedora. El movimiento deep-in y la belleza interior están cobrando una enorme fuerza en el presente”, añade Parra, quien afirma que el cambio de paradigma que se está consolidando este año pero que comenzó en 2008 con la crisis, cuando se comenzaron a transformar todos los valores, incluidos los de la belleza. “El concepto tradicional de belleza se ha quedado anticuado y ahora se relaciona con algo más integral”, añade.

En línea con esta nueva definición, los españoles también identifican la naturaleza como el lugar en el que encuentran más momentos hermosos con un 46,3% de los encuestados, seguidos por la felicidad (31,9%) y por la familia (26,6%), seguida del arte y la cultura (26,5%), el bienestar individual y la autoestima (26,3%), la música (23,7%) y la amistad (22%). Terminan de completar el listado los aspectos más físicos como el cuerpo (19,4%), la cara (18,3%) y el sexo (15,1%), en las últimas posiciones.

Por género, las mujeres tienden a vincular la belleza con aspectos más internos y abstractos como la felicidad y el bienestar individual. Para ellas, la belleza cobra un carácter más actitudinal y profundo (66% de las encuestadas, frente al 52% de los hombres). En cuanto a ellos, a pesar de que tienden a buscar la belleza en el exterior, con un componente más tangible y visual (arte, música…) y conceden mayor importancia a la cara, al cuerpo y al sexo, cada vez dan más valor a aspectos interiores. Así, solo para el 34% de los hombres la belleza es física, y para el 42%, perfección. Unos porcentajes que han sorprendido por encontrarse en retroceso en los últimos años. “Los hombres también han manifestado que la belleza es actitud, y esto es muy revolucionario. Es muy interesante ver cómo se han aproximado ambos sexos en su definición y cómo dicen percibirla a través de todos los sentidos, no solo de la vista”, añade Estefanía Yagüez, directora de consumer insights de L’Oréal España. El estudio también destaca que todos los hombres, al margen de su edad, definen la belleza como atracción.

El gran cambio femenino

Las mujeres mayores de 65 años asocian cada vez más la belleza a la atracción, algo impensable hace unos años, tal y como detalla la socióloga Pilar Parra. Además dejan de identificar la belleza exclusivamente con su familia (46,1%) y comienzan a valorarse más a sí mismas y a su propio bienestar (34,2%).

Por regiones, destacan los canarios y manchegos, quienes asocian el concepto de hermosura a la atracción y a lo físico. Por el contrario, son los andaluces los que más tienen en cuenta la naturalidad y espontaneidad. Los gallegos la definen como algo multisensorial, y para los catalanes es actitud.

Source link

Cosmética: Laurent Coupé: “El hombre usa las cremas de su pareja” | Fortuna

Trabajó durante 15 años en el sector de la perfumería y desde hace 11 desarrolla su carrera profesional en el laboratorio francés Pierre Fabre, pionero en dermocosmética, que en la actualidad factura más de 2.200 millones de euros, de los cuales un centenar corresponden a España. Extremadamente elegante, Laurent Coupé (París, 52 años) dejó Brasil a comienzos de 2017 para ocuparse de la dirección española de este grupo en el que trabaja desde 2006 y donde se ha ocupado de marcas como Klorane y Elancyl.

Los laboratorios Pierre Fabre funcionan bajo el modelo de una fundación, ¿eso les hace especiales?

Fue una decisión que tomó hace diez años el fundador, que falleció en 2013, con el fin de abrir el capital de la compañía a los empleados, a la vez que utilizaba la fundación como nuevo soporte jurídico de la empresa. Lo preparó todo para que el 90% de las acciones fueran a parar a la fundación y el 10% restante, a los colaboradores. Se trata de una iniciativa única dentro del mundo farmacéutico, a la que vez que le otorga a la compañía una independencia fuerte, ya que no tenemos la presión de la Bolsa ni de los accionistas, ni tenemos que atender a otros intereses que no sean los de nuestro negocio.

Pero buscarán la rentabilidad como cualquier otra empresa.

Por supuesto, pero también con ética y con una visión altruista, humanista, donde las personas son lo más importante. En 60 años pasamos de una farmacia a un pequeño laboratorio y ahora tenemos 13.000 colaboradores y 45 filiales con influencia en todos los continentes.

El fundador fue un visionario.

Es el inventor de la dermocosmética, un concepto simple del cuidado y salud de la piel. Somos colaboradores de los dermatólogos y de los profesionales de la salud. La dermocosmética, que solo se vende en farmacia y parafarmacia, es un canal más dentro del mundo de la belleza, con una cuota del 5% dentro del sector de la cosmética, que es un universo muy grande.

Con un 5% de cuota de mercado tiene recorrido para seguir creciendo.

El año pasado crecimos un 7%. A España llegamos en 1970 y fuimos pioneros en introducir la dermocosmética, un mercado maduro para nosotros, con un consumidor al que le gustan los productos de farmacia por eficacia y porque le ofrecen seguridad, calidad y confianza. Los farmacéuticos son los grandes prescriptores de cosmética.

Habla de clientas, ¿y los varones?

Trabajo desde hace 25 años en belleza y desde entonces se habla de que el sector masculino va a explotar, pero infelizmente es un mercado pequeño. Los hombres usan los productos de cosmética de su pareja. La cosmética masculina tarda en despegar.

Al hacer partícipes a los empleados del accionariado de la empresa, ¿han conseguido una mayor fidelización?

Ha aumentado el sentido de pertenencia. Los beneficios se reinvierten en investigación y en acciones solidarias de la fundación, donde tenemos varios programas para dolencias raras o medicamentos falsos en África.

Parte del éxito de su sector es la innovación, tienen que estar constantemente innovando o lanzando nuevos productos.

Tenemos ocho marcas, que van desde los productos capilares a medicamentos, productos para anomalías vasculares, por ejemplo. Cada marca lanza entre dos y cinco al año, con mejoras en las formulaciones. No solo son cambios de envoltorio, es una mejora del producto porque el mercado y los profesionales del sector lo demandan. Para nosotros la ética y la eficacia son muy importantes. Ahora vamos hacia una cosmética, como el caso de Avène, estéril, con siete ingredientes, sin conservantes, para las pieles sensibles. Es el futuro, la consumidora quiere productos más limpios.

¿Qué retos tiene a medio plazo?

Consolidar la posición de liderazgo que tenemos. Eso nos da responsabilidad, a la vez que hemos de dinamizar el canal de distribución y acompañarlo. Cada vez hay más competencia en el sector. Otro reto es escuchar a la consumidora. El mundo digital cambia las expectativas de las consumidoras, que buscan cada vez más marcas auténticas y comprometidas con la sociedad.

¿Qué lección aprendió de Pierre Fabre?

Trabajé seis años cerca de él. Tenía 80 años y seguía trabajando. Fue un visionario, abrió los laboratorios a los profesionales del sector, le daba importancia al detalle y sobre todo a la ética. No pensaba en el lujo ni en cotizar en Bolsa, sino en los colaboradores.

Source link