Becas, un empujón para tu economía | Fortuna

Tras la implantación del Plan Bolonia y del sistema de grados en 2010 apareció también la enseñanza superior de posgrados, dividida en másteres y doctorados. No es obligatorio cursarlos, a excepción de los habilitantes, aquellos másteres necesarios para poder ejercer algunas profesiones como abogado, profesor de secundaria, psicólogo, capitán y jefe de máquinas de marina mercante, arquitecto e ingeniero. Aportan un conocimiento especializado que dentro de los grados universitarios no llega a impartirse y que muchas empresas exigen en sus ofertas de empleo.

Poder cursarlos implica un desem­bolso económico que varía según la comunidad autónoma. El informe ¿Por qué precios tan distintos?, elaborado por el Observatorio del Sistema Universitario (OSU), recoge que los costes pueden variar de uno a otro en más de 1.000 euros. Los másteres habilitantes suelen ser más económicos, pero aun así encontramos universidades públicas en las que la matrícula anual ronda los 5.000 euros. Es el caso del máster en Abogacía de la Universidad Carlos III de Madrid.

Por regla general, Cataluña y Madrid son las comunidades más caras para todo tipo de posgrados. Con un precio fijo, todos los habilitantes públicos en Cataluña tienen un coste de 2.470 euros, y de 3.952 euros para el resto. Al otro lado, los másteres habilitantes de Castilla-La Mancha, Cantabria y la Comunidad Valenciana no alcanzan los 1.000 euros. Unos precios que suben en los centros privados.

Con el fin de dotar a todos los estudiantes de las mismas posibilidades y poner a su alcance una especialización, empresas y organismos ofrecen anualmente su concurso de becas. Aunque actualmente casi todas están cerradas, es bueno conocerlas para acceder a ellas en la próxima edición.

Iberdrola lleva desde 2010 entregando becas para másteres en Energía y Medio Ambiente en Estados Unidos, Reino Unido y España. Algunas de las universidades en las que se pueden cursar son la Politécnica de Madrid, la de Valencia, la Autónoma de Madrid y Barcelona, ICAI, la Complutense, Cambridge, Maine, Oregón o Rochester. Para el curso 2017-2018 se ha becado a 147 alumnos, de los que unos 70 son españoles. Entre los requisitos de solicitud se exige como mínimo haber obtenido un 7 sobre 10 de media en el grado. Las dotaciones económicas varían según el país. Todas incluyen el coste íntegro de los estudios y una dotación mensual de 1.200 durante nueve meses en el caso de España, y de 1.580 euros y 2.000 euros en Reino Unido y Estados Unidos, respectivamente, durante 12 meses. Además, para Estados Unidos también se incluyen 1.500 euros de gastos del viaje.

El coste del curso se puede cubrir en parte o en su totalidad, y también hay aportaciones para desplazamientos

Las propias universidades o escuelas de negocios también suelen ofertar plazas becadas o ayudas a la matrícula. Así, a través de su programa Impulsa, ESIC facilita el estudio de los programas de su centro con ayudas económicas que pueden llegar al 20% de la cuantía, según el colectivo al que pertenezca el estudiante. Los antiguos alumnos se pueden beneficiar de hasta un 10%; los desempleados de más de 27 años y los recién titulados de menos de 25, de un 20%, y el público en general, de hasta un 15%. Por su parte, la Universidad San Francisco de Vitoria llega al 50% del coste de sus posgrados para aquellos alumnos que hayan conseguido un nueve de media en los estudios de acceso al máster y al 10% para el resto.

Salir al extranjero

Estudiar un posgrado en el extranjero en un centro de prestigio es de gran valor para la formación del estudiante y para su futuro currículo, pero conlleva unos 40.000 euros anuales de media, y a este coste se deben sumar los gastos de traslado, alojamiento y manutención. Para ello, existen becas específicas de movilidad. La Caixa oferta una de las de mayor cuantía económica al cubrir los gastos académicos al completo y una dotación económica extra mensual dependiendo del país de origen, además de dotación para los costes del traslado e instalación en el país, aplicación a las universidades, visados, seguros de enfermedad y accidentes, entre otros gastos. Anualmente concede 55 becas para estudios en Estados Unidos y Canadá y para la zona de Asia-Pacífico. Su convocatoria se terminó en abril.

Además, para el curso 2017-2018 cerró en febrero la convocatoria de 65 becas para estudios de posgrado en las universidades del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). Contempla todas las áreas de conocimiento y consiste en el pago íntegro del programa, con una dotación económica mensual diferente según el país de destino. Dentro del mundo bancario, el Grupo Santander también cuenta con diferentes ayudas y becas. Solo en la pasada edición se concedieron 1.586 a estudios de posgrado en España.

Desde hace 12 años, Mutua Madrileña lleva ofreciendo a los hijos de sus mutualistas, con al menos 20 años de antigüedad, la posibilidad de optar a un plan de becas dotado de 12.000 euros anuales, por un periodo máximo de dos años, para estudiar un máster o un doctorado fuera de España. En esta edición, uno de cada tres candidatos ha elegido Reino Unido, mientras que Alemania y Holanda, con un 12,5% de las solicitudes, han sido los siguientes países más populares. Los posgrados que estudiarán los becados cubren todas las ramas, desde la Historia, hasta la Biotecnología o la Administración de Empresas.

Ayudas a la inclusión

Fundación ONCE, en su objetivo por integrar en puestos cualificados a personas con discapacidad, ha puesto en marcha su cuarta edición de Oportunidades al Talento, un programa de becas por el que se concederán 20 ayudas de 3.000 euros a estudiantes que quieran cursar un posgrado. Además, también concederá 20 ayudas de 6.000 euros para la movilidad, con el fin de fomentar la presencia de alumnos con discapacidad en universidades extranjeras. El plazo de inscripción cierra el 3 de octubre.

Por su parte, Banco Santander ha puesto en marcha una iniciativa para accionistas y familiares de accionistas, hasta segundo grado, mediante la concesión de ayudas económicas a estudiantes universitarios con discapacidad para que puedan acceder y progresar en su formación académica universitaria. La convocatoria se cerrará el 23 de octubre y tendrá una dotación económica total de 35.000 euros.

Source link

Becas MEC para el curso 2017/2018: claves, requisitos y novedades | Mi dinero

El Gobierno ha aprobado este viernes el Real Decreto que fija los umbrales y las cuantías de las becas y ayudas al estudio durante el curso 2017/2018. El texto, desarrollado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, requiere unas condiciones bastante similares a las concretadas por ley en la época del ex ministro de Educación José Ignacio Wert durante el curso 2013/2014 y que se han ido repitiendo en los cursos posteriores.

Según los datos oficiales del Gobierno, este año se destinarán 1420,3 millones de euros al presupuesto para el sistema de becas y ayudas al estudio, lo que supone un aumento respecto a los 1416,5 millones del curso anterior.

Las denominadas becas MEC suponen una ayuda para gran parte de los estudiantes, que pueden solicitarlas tanto para la realización de sus estudios universitarios y de master como para la enseñanza obligatoria, bachillerato y la Formación Profesional.

¿Cuáles son las novedades del curso 2017/2018?

Oficialmente queda reflejado el cambio de la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU) por la actual Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad.

También, a partir de este curso, los alumnos que tras cursar un módulo de Grado Medio de Formación Profesional convaliden automáticamente asignaturas de un Grado Superior, aunque no se matricule el curso entero, podrán optar a beca.

¿Qué ayudas ofrece el Ministerio de Educación a los estudiantes?

En el caso de los universitarios, optan la cobertura de la totalidad del precio de su matrícula. Esto abarca todos los créditos matriculados por el solicitante en el curso actual.

En el caso de los no universitarios, pueden acceder a la beca básica, que corresponde a 200 euros.

También, los estudiantes tanto universitarios como no, podrán optar a tres tipos de ayudas distintas:

  • Cuantía fija según la renta: 1500 euros
  • Cuantía fija por cambio de residencia: 1500 euros. El estudiante debe cursar un curso presencial y acreditar la necesidad del traslado de residencia
  • Cuantía variable: mínimo 60 euros

¿Qué requisitos académicos deben cumplir los estudiantes que quieran optar a estas ayudas?

En las enseñanzas no universitarias, los alumnos deberán haber obtenido el curso anterior una media mínima de 5,5.

En las enseñanzas de grado universitario, el 5,5 será el mínimo para obtener la beca que cubra el total de la matrícula. Para acceder a la cuantía variable, los alumnos deben haber alcanzado un mínimo de 6,5 de media.

En el caso de los máster no habilitantes, los alumnos deberán tener una nota media en su grado de mínimo un 7.

¿Qué requisitos económicos deben cumplir los estudiantes que quieran optar a estas ayudas?

El solicitante no debe superar una cuantía fijada por el ministerio. Hay tres umbrales distintos. Según se supere el primero, el segundo o el tercero, se podrán acceder a unas ayudas u otras.

Becas MEC para el curso 20172018: claves, requisitos y novedades

Si no se supera la cuantía fijada en el primer umbral, el solicitante podrá optar a la cuantía fija por la renta, la cuantía fija de transporte, la cuantía variable y la cobertura de la totalidad de la matrícula. 

Becas MEC para el curso 20172018: claves, requisitos y novedades

Si se supera el primer umbral, pero no el segundo, el solicitante podrá recibir la ayuda por transporte, la cuantía variable y la cobertura de la totalidad de la matrícula. 

Becas MEC para el curso 20172018: claves, requisitos y novedades

Si se supera el segundo umbral, pero no el tercero, el solicitante podrá obtener únicamente la beca por la matrícula. 

En caso de superar todos los umbrales, el estudiante no tendrá derecho al disfrute de una beca o ayuda al estudio.

¿Cómo puedo calcular mi renta familiar?

Se debe agregar la renta de cada uno de los miembros de la familia que obtengan ingresos. A efecto de las becas y ayudas, se computará el ejercicio de 2016.

¿Qué deducciones se aplican a la renta familiar? 

El 50% de los ingresos de cualquier miembro que no sean los sustentadores principales.

Si el solicitante pertenece a una familia numerosa general, 525 euros por cada hermano que compute y viva en el domicilio, incluyendo el solicitante. Si es familia numerosa especial, 800 euros.

Por cada hermano o hijo del solicitante menor de 25 años, incluido el propio solicitante, que curse estudios universitarios y resida fuera del domicilio, 1811 euros.

Cuando el solicitante sea huérfano absoluto y menor de 25 años, el 20% de la renta familiar.

¿Puedo obtener una beca si curso mis estudios en una universidad privada?

Sí, pero la cuantía solo cubrirá el precio de la matrícula del mismo estudio cursado en una universidad pública de la misma Comunidad Autónoma.

¿A qué ayudas especiales puedo acceder?

El estudiante, tanto universitario como no, puede solicitar una cuantía especial para la ayuda de la enseñanza, para el transporte escolar, el transporte de fin de semana o el transporte urbano, para el comedor escolar y para la residencia escolar.

Source link

¿Deben los becarios cobrar el salario mínimo? Podemos cree que sí | Mi dinero

El grupo parlamentario de Unidos Podemos ha registrado este martes en el Congreso una proposición de ley en la que obliga a las empresas a pagar a los becarios el Salario Mínimo Interprofesional vigente (en este momento, 707,7 euros al mes), calculado en proporción al número de horas dedicadas. Además la compañía deberá costear el transporte y la manutención de los estudiantes, en las mismas condiciones que tengan establecidas los trabajadores.

La formación morada, junto al Consejo de la Juventud y Oficina Precaria, pretende con esta iniciativa que se apruebe un Estatuto del Becario con el que asegurar “unos mínimos derechos” para los estudiantes. La remuneración es una de las grandes novedades de esta iniciativa de la formación morada que pretende regular la figura de los becarios, puesto que hasta ahora la aportación económica dependía de la voluntad de la empresa. “El estudiante en prácticas tiene derecho a percibir, en los casos en que así se estipule, la aportación económica de la entidad colaboradora, en concepto de bolsa o ayuda al estudio”, señala el real decreto 592/2014 actualmente en vigor, elaborado por el exministro de Educación José Ignacio Wert.

El Tribunal Supremo determinó en mayo de 2013 la obligación de dar de alta en la Seguridad Social a todos los becarios que percibieran algún tipo de prestación económica. Según datos de la Tesorería, en mayo había un total de 79.487 becarios dados de alta. Esta es la única cifra oficial existente sobre los becarios en España, en la que no están incluidos aquellos que realizan las prácticas de manera gratuita. “La Comisión Europea aseguró en un informe que el 61% de los becarios no recibían remuneración por lo que, según nuestros cálculos, la cifra superaría los 150.000”, explica Víctor Reloba, vicepresidente del Consejo de la Juventud de España.

La obligatoriedad de remunerar las prácticas ha sido uno de los caballos de batalla de los estudiantes durante años, donde destacaron colectivos como Juventud Sin Futuro o Oficina Precaria. Eduardo Robaina, estudiante de periodismo, lanzó el año pasado la campaña #GratisNoTrabajo en Change.org con el objetivo de que la facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense eliminara las ofertas de prácticas sin remuneración. La iniciativa superó las 80.000 adhesiones. 

“Es un cambio importante que un grupo parlamentario se tome este asunto en serio y de un paso adelante. Tan importante es que se cobren las prácticas, como que se limiten las horas porque a veces se olvidan que son periodos de prácticas”, señala Robaina a Cinco Días

La proposición limita la posibilidad de ser becario a aquellos estudiantes universitarios que se encuentren matriculados en la asignatura de prácticas de la carrera. Esto significa la eliminación de las becas extracurriculares que realizan muchos alumnos para adquirir experiencia antes de adentrarse en el mundo laboral. “Las prácticas académicas externas serán exclusivamente curriculares, que configuran como una asignatura”, recoge la iniciativa de Podemos. “Las becas se habían convertido en un contenedor de abusos. Se estaba produciendo un trasvase de contratos a becas, que son relaciones no laborales y, por tanto, sin derechos”, afirma Reloba.

Aquella empresa que quiera seguir contando con un becario una vez finalizado este período tendrá que formalizar un contrato en prácticas. La proposición de Podemos también modifica el Estatuto de los Trabajadores para que este tipo de contrato pueda ser firmado por estudiantes que hayan superado la mitad de la carrera.

En la proposición se establece que las prácticas tendrán una limitación temporal del 10% de los créditos en el caso de estudios de grado o un máximo de 500 horas, o hasta el 25% en el caso de estudios de postgrado (máster). Únicamente se podrán realizar prácticas una vez que el estudiante haya superado el 50% del plan de estudios.

Además, la iniciativa limita a 5 horas diarias y 25 semanales la realización de las prácticas académicas durante el período lectivo. En el caso de las prácticas de verano, período no lectivo, las prácticas se limitarán a 7 horas diarias y 35 semanales. La legislación actual únicamente recoge que “se procurará que sean compatibles con la actividad académica del estudiante”. 

También se establecen una serie de cuotas máximas a las empresas para la contratación simultánea de estudiantes. Esta legislación limita a un máximo de un becario en compañías de hasta 10 trabajadores, dos becarios en las de hasta 30, tres en las de hasta 59, y un porcentaje máximo del 5% de la plantilla en las que superen los 60 trabajadores. “Se trata de evitar el fraude, porque hemos visto empresas que con un solo jefe que tiene cuatro o cinco becarios a su cargo”, señala Eduardo Ocaña, miembro de la Oficina Precaria, a Cinco Días tras presentar la iniciativa junto a los diputados de Unidos Podemos. 

Los promotores han denunciado que muchos becarios sirven para realizar labores similares a las de un trabajador con contrato y que las prácticas carecen del carácter formativo que se le presuponen. “Será necesario que cada becario tenga un tutor asignado y que no ocurran situaciones que un tutor tenga 20 becarios”, señala Ocaña. “Actualmente no se está garantizando los derechos, ni el carácter formativo. Tendría que haber una figura más clara del tutor, porque en muchas ocasiones ocurre que el segundo día el becario ya está realizando funciones del trabajador”, cuenta Reloba.

Source link