La fibra óptica alcanza al ADSL en España | Compañías

Las telecos en España están viviendo un momento histórico. La tecnología de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) está a punto de superar al tradicional ADSL en el mercado español. Según las cifras publicadas hoy por la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC), el FTTH superó los 5,65 millones de líneas al cierre del mes de junio, frente a los 5,70 millones del ADSL. De mantenerse el ritmo de avance registrado en los últimos meses, la fibra habría superado al ADSL en el mes de julio. La tecnología HFC de las operadoras de cable suma 2,57 millones de accesos.

Así, las líneas de ADSL decrecieron en junio en 97.841 mientras que las líneas de HFC aumentaron en 10.684. Finalmente, el total de conexiones de FTTH superó los 5,65 millones, con un crecimiento en el mes de 97.583 líneas. El 56,8% del total de líneas fibra corresponde a Movistar, con un parque de 3,2 millones de líneas.

En este sentido, con respecto a junio de 2016, destaca el aumento de 1,6 millones de líneas FTTH, frente a la pérdida de 1,2 millones de líneas con tecnología ADSL.

En términos generales, en el mes de junio el parque de banda ancha fija aumentó en 21.962 líneas hasta un total de 14.028.075 y una proporción de 30,1 líneas por cada 100 habitantes frente a las 28,9 de hace un año.

Por compañías, MásMóvil se ha hecho fuerte y mantiene su ritmo de avance gracias a sus ofertas convergentes low cost. La operadora, que acaba de pasar del MAB a la Bolsa, ganó en junio 26.600 líneas, para cerrar dicho mes con un parque total de 276.825 conexiones. Desde principios de año, MásMóvil ha ganado 154.906 líneas, que suponen un 63% del crecimiento registrado por el conjunto del mercado de la banda ancha fija en España.

La teleco tiene ya casi un 2% del mercado. Movistar se mantiene líder con una cuota del 42,03%, por un 28,41% de Orange y un 23,14% de Vodafone.

En la telefonía móvil, el mercado ganó 100.016 líneas en junio. El incremento registrado en pospago de 150.378 compensó la caída de prepago, con 50.362 líneas menos. El mes cerró con una cifra de 51.372.959 líneas móviles, lo que supone un 0,9% más que hace un año. En tasa interanual, la modalidad de prepago disminuyó un 9%, mientras que la de pospago creció un 4,3%.

La penetración fue de 110,4 líneas por cada 100 habitantes, 0,8 décimas más que hace un año. En el sexto mes de 2017, los tres principales operadores representaron el 82,9% del total del mercado.

Por compañías, MásMóvil volvió a liderar el mercado al ganar 51.330 líneas, por 28.720 de Vodafone y 8.060 de Telefónica, que ya acumula ocho meses seguidos de crecimiento.

A su vez, en junio se portaron 506.197 números móviles, lo que supone un 15,2% más que el volumen registrado en el mismo mes de 2016. Una evolución que implica que la competencia se sigue endureciendo en este segmento.

Los operadores móviles virtuales (OMV) y MásMóvil registraron saldos netos de portabilidad positivos, mientras que Movistar, Orange y Vodafone presentaron saldo negativo.

Source link

El Gobierno italiano contra Telecom Italia | Compañías

La cruzada de Italia para cubrir el país con banda ancha se está convirtiendo en una farsa. Varios ministros amenazan con castigar a Telecom Italia por suministrar acceso de alta velocidad a internet a zonas escasamente pobladas, compitiendo con una empresa vinculada al Estado. Telecom Italia acusa al Gobierno de dirigismo. Sea cual sea el motivo, Italia comete una imprudencia atacando a empresas dispuestas a ofrecer inversión privada.

Uno de los movimientos más innovadores del ex primer ministro Matteo Renzi fue reclutar a la distribuidora estatal de electricidad Enel para ayudar a solucionar la mala conectividad de Italia. Ese asustó a Telecom Italia, controlada por el grupo francés Vivendi, que decidió hacer una fuerte inversión. El Gobierno también ofreció ayudas a los operadores que conectaran áreas que de otra manera dejarían de lado. La primera licitación la ganó la compañía de banda ancha propiedad de Enel y del banco estatal Cassa Depositi e Prestiti.

Telecom Italia criticó el proceso de licitación ante la Comisión Europea. Pero su venganza es insólita. En lugar de competir por la segunda licitación, la compañía ha amenazado con poner en marcha su propia red en parte de las mismas zonas. El Gobierno, en lugar de alegrarse de que las empresas estén tan decididas a ofrecer banda ancha a los agricultores pobres, sostiene que Telecom Italia está desestabilizando su sistema de ayudas. Un ministro incluso ha hablado de imponer sanciones por daños y perjuicios.

Es difícil saber si el Gobierno se habría puesto tan furioso si Telecom Italia no estuviera en manos francesas ni compitiera con un grupo vinculado al Gobierno. En realidad, sin embargo, es difícil ver una base legal para detener a la compañía controlada por Vivendi.

El entusiasmo de Telecom Italia plantea al país un posible problema: el hecho de que esté encantada de lanzar la banda ancha en áreas poco desarrolladas plantea la cuestión de si esos lugares necesitan subsidios después de todo. De cualquier manera, el Gobierno se ha puesto en la extraña posición de atacar lo que Italia necesita: inversión privada. Seguir adelante con esa amenaza sería un autogol.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Source link