El Banco de España da por perdidos 40.000 millones de las ayudas a las cajas | Mercados

Pasa el tiempo y la recuperación de las ayudas públicas que el Estado inyectó en el sistema financiero español, y más en concreto en las cajas de ahorros, durante la crisis financiera (desde 2009) se ha convertido en casi misión imposible.

El contribuyente solo recuperará una pequeña parte de lo que aportó a las cajas. El Banco de España cifra en 14.275 millones de euros el importe que puede retornar a las arcas públicas. Esta suma supone el 26,2% del total de ayudas concedidas desde 2009, y que ascendieron a 54.353 millones de euros, aportados por el FROB. Da por perdidos así más de 40.000 millones, cifra que coincide con la que avanzó en el Congreso en abril de 2015 el entonces subgobernador y presidente del FROB, Fernando Restoy.

Las previsiones de recuperación incluyen la futura venta de Bankia y BMN, entidades en las que el FROB controla alrededor del 65%y que están en proceso de fusión. De esta operación y posterior privatización se espera que se recuperen 9.798 millones (según el valor que les da el FROB), el 40% de las ayudas inyectadas en ambas entidades, y que ascendió a unos 24.000 millones. En la actualidad la capitalización de Bankia (su matriz BFA no cotiza) asciende a 12.700 millones de euros.

De momento, las ayudas recuperadas solo suman 3.873 millones de euros, 1.187 millones más que los contabilizados hace un año. De ellos, 977 millones fueron devueltos por CaixaBank en 2013 procedentes de las ayudas recibidas por Banca Cívica; 800 millones de una emisión de 2010 de cuotas participativas de Cajasur; 782 millones por la venta de su participación en Catalunya Caixa (CX); 783 millones por venta de la participación en NCG; 407 millones amortizados anticipadamente por Ibercaja Banco de una emisión de cocos realizada por Caja3, y 124 millones amortizados antes por Liberbank.

A ello habría que sumar ahora los 604 millones de cocos que acaba de devolver Unicaja inyectados en 2014 en su filial Ceiss. A estas ayudas hay que sumar también las facilitadas por el propio sector financiero concedidas a través del Fondo de Garantía de Depósitos en Entidades de Crédito (FGDEC), que se elevan a 21.604 millones de euros, entre inyecciones de capital, deterioros por los esquemas de protección de activos (EPA), otras garantías concedidas en las subastas y aportaciones al FROB.

El fondo de garantía tuvo que adquirir las acciones no cotizadas de entidades controladas por el FROB como la gallega NCG y CX, que la gran mayoría de clientes de estas entidades habían recibido tras la conversión de las preferentes que habían suscrito en acciones (capital) para que tuvieran liquidez. En total, 1.803 millones de euros. El FGDEC ha vendido todas estas acciones y ha recibido por ellas 673 millones.

El Estado también concedió avales a los compradores de las cajas subastadas en EPA por 883 millones de euros.

Source link

Unicaja cerrará en breve la compra del 21% de Ceiss en manos del FROB | Compañías

Puede que sea la fusión bancaria más larga de la historia. Han pasado más de siete años desde que Unicaja y Caja EspañaDuero anunciaran que estaban en negociaciones para protagonizar una operación corporativa. Pero fue el 28 de marzo de 2014 cuando Unicaja culminó la compra de Banco Ceiss (el banco al que Caja EspañaDuero traspasaron sus activos financieros), a falta de una participación del 21% que el FROB tiene aún en el capital de la entidad castellanoleonesa como consecuencia de las ayudas que recibió durante la crisis financiera.

Tras la salida a Bolsa de la entidad malagueña el pasado 30 de junio y la devolución el jueves 31 de agosto de las ayudas recibidas por Ceiss en el año 2013 de 604 millones de euros en forma de obligaciones contingentes convertibles (cocos), solo queda pendiente la compra de la participación de l FROB para cerrar definitivamente la incorporación del 100% del capital de esta firma en Unicaja.

Unicaja ya ha pedido las autorizaciones pertinentes para esta enajenación, que supondrá un desembolso de 62 millones de euros, que se financiarán con los fondos obtenidos por Unicaja tras su salida a Bolsa, los mismos que le permitió amortizar la semana pasada los cocos inyectados por el FROB.

Unicaja espera cerrar en los próximos meses esta operación

De momento, y según fuentes financieras, la idea de Unicaja es mantener la marca Caja EspañaDuero independiente, aunque no hay ninguna decisión adoptada al respecto.
Las mismas fuentes afirman que pese a necesitar ayudas y su fusión durante los años de la crisis financiera (2008-2014), Caja EspañaDuero no ha sufrido una fuga significativa de depósitos, e incluso es la principal entidad financiera en su región de origen en la actualidad, con 422 a marzo 2017, y una cuota de mercado del 22% en depósitos y del 15% en créditos. Esta es una de las principales razones por las que Unicaja no ha decidido aún su absorción.

Pese a haber salido a Bolsa –justo en uno de los momentos más volátiles en la cotización de la banca española como consecuencia de la resolución el 7 de junio de Banco Popular–, la entidad que preside Manuel Azuaga tampoco ha descartado sumarse a una fusión con uno de los principales bancos españoles, aunque tras su cotización y la devolución de los cocos ya no tiene necesidad de acudir a esta vía como plan B. Ahora estaría en disposición de negociar con más libertad una posible fusión, pese a que en estos momento no hay nada sobre la mesa, explican fuentes financieras.

La previsible subida de los tipos de interés en un año, como el hecho de ya no tener que pagar 60 millones de euros al año de intereses al FROB por los cocos, supondrá un balón de oxígeno para los márgenes de interés del próximo ejercicio para Unicaja, aunque todavía tiene facturas pendientes por abonar, como cita en su informe el banco de inversión Citi.

En lo que queda de año Unicaja se ahorra en intereses 20 millones. Unicaja mantuvo negociaciones muy avanzadas en 2016 con Popular, pero la operación no llegó a buen puerto, tras lo cual inició conversaciones con Santander. La compra de Popular por la firma que preside Ana Botín alejó esta operación.

Los peligros que encuentra Citi

La evolución de la economía española, el nivel de activos improductivos y las sentencias en relación con las cláusulas suelo son los principales riesgos a los que se enfrenta la cotización de las acciones de Unicaja, según un informe de Citi, que mantiene el precio objetivo de la entidad en 1,4 euros por título tras la devolución íntegra de las ayudas públicas concedidas a EspañaDuero en 2013. Citi advierte de que un rendimiento de la economía peor del esperado, junto a una prórroga del escenario de bajos tipos de interés y a un repunte del desempleo, podría provocar que las acciones de Unicaja no alcancen el precio objetivo otorgado, si bien asegura que una recuperación por encima de las expectativas podría generar el efecto contrario.

Source link

El FROB pierde 1.693 millones en 2016 y el Estado sale a su rescate y lo recapitaliza | Compañías

El FROB, el fondo de rescate español, perdió 1.693 millones de euros en 2016, tras asumir que su participación en el banco BMN vale 916 millones menos que un año antes y la de BFA, la
matriz de Bankia, 474 millones menos.

Estas pérdidas han provocado un agujero patrimonial al FROB de 1.609 millones de euros, por lo que el Estado ha tenido que salir a su rescate, pero sin inyectar dinero, sino con la conversión de un préstamo concedido a la sociedad por importe de 3.000 millones.

Según ha informado este viernes el organismo, en las cuentas de 2016 reconoce
de entrada una pérdida de 916 millones de euros en BMN teniendo en cuenta
los 825 millones que ha ofrecido Bankia para absorber la entidad.

El FROB posee el 65 % de BMN, así que su participación tendría un valor de 536 millones, lejos de los 1.453,53 millones de euros que el Estado asignaba a este paquete accionarial a cierre de 2015.

En el caso de BFA, la matriz de Bankia participada al 100 % por el Estado, el FROB asume un deterioro de 474 millones fundamentalmente por la reducción de las plusvalías en las carteras de renta fija del grupo.

Además, el fondo público que preside Jaime Ponce se ha anotado una pérdida de 155 millones por la participación que posee en Sareb, el banco malo, después de que esta sociedad redujera su capital para compensar sus números rojos y convirtiera en capital parte de la deuda subordinada en manos de sus accionistas.

Las cuentas anuales del FROB publicadas hoy reflejan un activo de 14.354 millones de euros, un pasivo de 15.963 millones de euros y, tras las pérdidas del ejercicio, un patrimonio neto negativo de 1.609 millones de euros.

Para reequilibrar patrimonialmente las cuentas del FROB, se ha acordado la conversión del préstamo concedido a la sociedad por el Estado por un importe de 3.000 millones de euros, con lo que tras la conversión queda un saldo vivo de 10.456 millones de euros.

Con esta conversión, se reduce el pasivo del FROB y aumenta la partida de Fondo patrimonial por ese mismo importe, con lo que el saldo del patrimonio neto del FROB ascenderá a un importe positivo de 1.391 millones de euros tras la aprobación de las cuentas.

Pero el FROB aclara que este rescate no supone inyección de nuevos fondos en la sociedad, ni afecta a la capacidad del Estado de recuperación de las ayudas públicas concedidas por el FROB, y tampoco tiene impacto en déficit ni en deuda pública.

Durante el pasado año, el fondo también perdió 60 millones por las garantías ofrecidas a las entidades ya subastadas, entre ellas NCG Banco -ahora Abanca- en el que ha puesto 97 millones para hacer frente a las devoluciones por cláusulas suelo, mientras ha recortado en 35 millones las garantías para Banco de Valencia por las menores pérdidas registradas y esperadas.

A pesar de todo esto, el FROB destaca que dispone de una posición de tesorería “suficiente” para hacer frente a sus compromisos a medio plazo y añade que a cierre de mayo de 2017, el importe de la tesorería no comprometida a corto plazo asciende a 916 millones, colocados en deuda pública del Estado y cuentas remuneradas.

Source link