El Gobierno italiano moviliza 17.000 millones para liquidar Banca Veneto y Popolare di Vicenza | Compañías

 El Gobierno italiano dio luz verde este domingo al decreto de liquidación de las dos entidades con problemas desde comienzos de año, Banca Veneto y Banca Popolare di Vicenza, tal y como ordenó el viernes la Junta Única de Resolución europea. En el decreto, el Gobierno aprobó una inyección de 4.800 millones de euros a Intesa Sanpaolo para facilitar la adquisición de ambas entidades una vez liquidadas. En total, se movilizarán “recursos hasta 17.000 millones” de euros, precisó el ministro de Economía y Finanzas, Pier Carlo Padoan.

Una vez absorbidos los activos sanos por Intesa Sanpaolo, las oficinas podrán abrir el lunes con normalidad. Según explicó el ministro de Finanzas al diario italiano Corriere della Sera , no habrá “ninguna interrupción de la actividad” de los dos bancos. Además, explicó que el proceso quedarán protegidos el 100% de los depositantes y poseedores de deuda sénior.

El Estado, aseguró el ministro, pondrá a disposición de Intesa Sanpaolo un total de 4.785 millones, como “anticipo de efectivo” para reforzar el capital de la entidad y que pueda afrontar la urgente adquisición de los bancos venecianos.

En cualquier caso, recordó que estas cifras no tendrán impacto sobre el déficit. “Son recursos ya financiados y legislados”, vinculados, dijo, con la normativa aprobada en diciembre de capitalización de la banca “por lo que no hay impacto sobre las finanzas públicas”, insistió Padoan.

En realidad, el Ejecutivo italiano no hizo más que rubricar el mandato del Banco Central Europeo, que el viernes a última hora ya dictó sentencia: “El BCE ha dado tiempo a ambas entidades para presentar sus planes de recapitalización, pero han sido incapaces de ofrecer una solución creíble”, explicaba el viernes el supervisor.

Una vez constatada la inviabilidad de los bancos venetos, el BCEinformó de ello a la Junta Única de Resolución europea, que determinó que las entidades no cumplían con las condiciones para ponerlas en resolución bajo el marco europeo (como ocurrió con la española Banco Popular) y determinó que las entidades italianas deberían liquidarse siguiendo las normas italianas. De hecho, la reunión del Ejecutivo italiano del domingo apenas duró 20 minutos.

Banca Veneto cuenta con un balance ligeramente inferior a los 30.000 millones y el de Banca Popolare di Vicenza era de algo menos de 35.000 millones. El activo del Banco Popular español ascendía a unos 160.000 millones.

“Esta crisis ha alcanzado niveles que han hecho necesaria esta intervención”, declaró el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni. La decisión, dijo, es “muy importante y muy urgente y necesaria”, y de este modo se evita una “quiebra desordenada”.

Gentiloni añadió que la decisión de liquidar los bancos contribuirá a “la buena salud de nuestro sistema bancario, de su eficacia”.

Source link