Los tres primeros días de enfermedad del trabajador no necesitan parte de baja | Legal

El pasado mes de junio la Audiencia Nacional resolvió una demanda de conflicto colectivo planteada por el sindicato CC. OO. que cuestionaba que una empresa pidiera a sus trabajadores el parte de incapacidad temporal desde el primer día de enfermedad. En este caso según la norma convencional, un Acuerdo de Homologación de condiciones de trabajo para el personal de la empresa demandada, los trabajadores podían disfrutar de un permiso retribuido durante los tres primeros días de cada período de enfermedad, sin necesidad de ser declarados en situación de baja médica. Con el único requisito de contar con un justificante de ausencia o reposo, distinto del parte de baja, emitido y firmado por un facultativo del Servicio Público de Salud o Mutua.

La sentencia pone de manifiesto las diferencias prácticas entre el permiso por enfermedad (de hasta 3 días) y la incapacidad temporal. En primer lugar, el hecho que da lugar a cada una de las dos situaciones. Mientras que para el permiso retribuido es la enfermedad del trabajador justificada por el sistema sanitario público durante los 3 primeros días de cada período de enfermedad, la incapacidad temporal es un supuesto de suspensión del contrato de trabajo. Otro punto distinto es que durante el permiso retribuido el trabajador tiene derecho a percibir su salario íntegro mientras que durante la baja médica percibe una prestación de la Seguridad Social cuyo objeto es paliar la pérdida del derecho al salario, propia de cualquier situación de suspensión del contrato de trabajo.

A pesar de estas diferencias y de lo que dicta la norma convencional, desde marzo de 2016 en Galicia, y posteriormente en otras delegaciones de la empresa, se empezó a exigir el parte de baja para justificar tal permiso, amparándose en la entrada en vigor de la Orden ESS/1187/2015, de 15 de junio que desarrolla el Real Decreto 625/2014 por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal en los primeros 365 días de su duración.

La sentencia sin embargo, reconoce que el precepto convencional que regula este permiso es claro a la hora de admitir que la enfermedad esté justificada por el sistema sanitario público del trabajador, lo que avala cualquier tipo de justificante, práctica que además venía siendo admitida por la empresa con anterioridad.

En conclusión, la Audiencia Nacional otorgó la razón al sindicato y declaró, en virtud del tenor literal del artículo del convenio aplicable, el derecho de los trabajadores de la empresa a disfrutar del permiso retribuido durante los tres primeros días de cada período de enfermedad, sin necesidad de ser declarados en situación de baja médica o incapacidad temporal.

Source link

El Gobierno invertirá 318 millones al año para el control de bajas laborales | Mi dinero

El Consejo de Ministros aprobó el viernes un plan de incentivos a las comunidades autónomas para elevar el control de las bajas laborales. En concreto, el Gobierno aprobó los convenios de colaboración con las autonomías para el período 2017 a 2020 con un importe máximo de gasto de 1.259 millones de euros para el conjunto del periodo. De esta cuantía 317,9 millones se destinan al ejercicio actual, lo que resta otro tanto para cada uno de los siguientes años.

La propuesta, presentada por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, incluye 16 convenios que “persiguen mejorar la colaboración y coordinación en los Servicios Públicos de Salud de las Comunidades Autónomas y las entidades gestoras y colaboradoras de la Seguridad Social para el control eficaz de esta prestación sin generar molestias innecesarias a los trabajadores”, se explicaba en un comunicado oficial posterior al Consejo de Ministros.

Los convenios de colaboración con las distintas regiones (a excepción de País Vasco y Navarra) e Ingesa (el organismo competente para esta prestación en Ceuta y Melilla) incluyen dos apartados. De un lado, un programa de modernización de la prestación del control de la incapacidad temporal, al que se dedica el 60% del gasto. El 40% restante del presupuesto se dedicará a incentivar el cumplimiento de los objetivos de gasto previstos para las bajas laborales.

Del total del crédito previsto, el 22% se destinará a mejorar la transmisión telemática de los partes de bajas y altas (que anteriormente recibía el 20% del presupuesto). También se elevan los recursos dedicados al acceso remoto a los historiales clínicos así como a la formación de médicos de atención primaria “para que conozcan las circunstancias que atañen a la Incapacidad Temporal como prestación en la que participan los Servicios Públicos de Salud”, es decir, preparándoles para elevar el control de las bajas laborales que conceden con el objetivo de reducirlas en la medida de lo posible.

“La meta es asegurar que el gasto del Sistema se destina a su objetivo primordial que es proteger adecuadamente a los trabajadores que se encuentran incapacitados para el trabajo”, argumenta el Gobierno.

Source link

Cuándo y cómo se puede dar de baja un autónomo por enfermedad | Autónomos

Cuando un profesional autónomo sufre un accidente laboral o se pone enfermo tiene derecho a una prestación por incapacidad temporal, es decir, tiene derecho a baja. Sin embargo, no es lo mismo accidente que enfermedad común, y no está cubierto en cualquier caso. Se deben dar una serie de circunstancias.

Para recibir el subsidio diario que cubre la imposibilidad temporal de trabajar es necesario diferenciar entre accidente de trabajo, enfermedad profesional y enfermedad común.

  • Accidente laboral. Este tipo de accidentes son aquellos que suceden durante la actividad profesional. Es decir, mientras se desarrolla la actividad profesional. Para poder acceder a la prestación en estos casos es imprescindible que el autónomo tenga cobertura por contingencias profesionales. En este caso, percibirá el 75% de su base de cotización desde el primer día en el que se produzca la baja. En caso de cotizar por la base mínima (más del 80% de los casos), el trabajador por cuenta propia cobraría 669,82 euros desde el principio y hasta un año como máximo, prorrogable seis meses si se prevé curación en este plazo.
  • Enfermedad profesional. Son aquellas que se derivan de la actividad profesional. Enfermedades o reacciones de la piel, infecciones, inhalación de humos, etc. todas ellas están especificadas en el Real Decreto 1299/2006. En este caso, al igual que en caso anterior es necesario que el autónomo cotice por contingencias profesionales. También percibirá la prestación desde el día siguiente a producirse la baja, ya la cuantía también será el 75% de su base de cotización. El periodo máximo también es el mismo: un año, y ampliación a seis meses en caso de recuperación en ese periodo.
  • Enfermedad común o accidente no laboral. Son las que se producen al margen del trabajo. Es decir, cuando un trabajador por cuenta propia se pone enfermo con gastroenteritis o gripe, o un accidente mientras está corriendo. En este caso, todos los autónomos están cubiertos, ya que están obligados a cotizar por contingencias comunes. El periodo máximo de prestación es el mismo que en los dos casos anteriores, pero la cuantía y plazos son diferentes. El autónomo en este caso percibe el 60% de su base de cotización a partir del cuarto día de la baja y hasta el día 20, incluido. Desde el día 21, empieza a recibir el 75% de la base de cotización. En la mayoría de los casos se cotiza por la mínima por lo que desde el 4º día de la baja se recibirá el 60% de 893,10 euros, o sea, 535,86 euros, y 669,82 (el 75%) a partir del día 21.

En todos los casos, el autónomo deberá seguir pagando la cuota correspondiente mientras dure la incapacidad temporal.

Source link

Por qué es importante hablar de la salud mental en el trabajo | Talento

Es difícil de cuantificar el número de personas que sufren trastornos mentales en España, pero se calcula que alrededor del 25% los ha sufrido, los sufre o los sufrirá. Y uno de los motivos por los que resulta complicado atinar con el número es porque muchas personas no llegan a tratarse o ni siquiera lo dicen en voz alta, sobre todo los problemas más leves. Es un tema especialmente tabú en los lugares de trabajo, donde los empleados temen sentirse juzgados. Pero los expertos están de acuerdo en que normalizar esta situación es clave para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y la satisfacción laboral.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental es “un estado de bienestar en el que la persona es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad”. Que el estrés complique tus tareas diarias y notarte menos productivo son llamadas de atención. Por eso, no necesitas tener un trastorno diagnosticado como tal para asumir que necesitas tomarte un respiro y cuidar tu salud mental. 

Comentar con tus compañeros o tus jefes que estás sufriendo algún tipo de malestar emocional o mental ayuda a que puedan entender mejor tus comportamientos o reacciones en la oficina. “Es normal que una mala gestión del estrés cambie tus interacciones con los que tienes alrededor y tu productividad”, explica Diana Navarro. “Quizá necesites realizar otras tareas o repartir el trabajo de forma distinta, y los demás tienen que saberlo para poder ayudarte”. Uno de los principales motivos para callar es el temor a sentirse juzgado, a que piensen que se es menos válido o más débil o incapaz. Pero lo cierto es que sufrir una depresión, como una gripe, son enfermedades que te suceden, pero no te definen.

Los expertos coinciden en que es una situación difícil de abarcar, aunque ya se están dando pequeños pasos. Hace unas semanas se viralizó un intercambio de correos electrónicos entre trabajadora y jefe que trataba precisamente de este tema. Madalyn Parker, empleada en una empresa de software, envió un email a su equipo diciendo que se iba a tomar dos días libres para centrarse en su salud mental. Según declaró, quería ser un ejemplo para que su equipo supiera que “pueden sentirse cómodos tomándose días por salud mental, incluso si no lo dicen”. Esta historia es importante porque su jefe respondió a sus mensajes dándole las gracias por decirlo en voz alta. “Eres un ejemplo para todos nosotros a la hora de enfrentar este estigma y podamos dar lo mejor de nosotros mismos en el trabajo”, explicaba el jefe en el correo.  

Parker publicó los correos en Twitter y los tuiteros hicieron el resto: la publicación acumula casi 17.000 retuits y 45.000 me gustas. “El hecho de que se haya hecho viral una historia como esta también es sintómatico: implica que muchas personas se han sentido identificadas con ella”, cuenta Navarro.

La cultura empresarial es un punto clave. Los empleados tienen que sentirse protegidos y seguros.

Es un ejemplo de una de las iniciativas que pueden desarrollar las empresas para que los trabajadores entiendan que es tan importante hablar de los problemas físicos como de los mentales. El portal de promoción de la salud en el trabajo, dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, defiende que es necesario la colaboración de empresas, trabajadores y la sociedad general para que se siga avanzando en este sentido.

Pero la cultura empresarial es un punto clave. Los empleados tienen que sentirse protegidos y seguros. Los expertos también señalan que es necesario que las conversaciones sean “un acto proactivo y voluntario”. La idea es conseguir un ambiente de confianza para que el trabajador se sienta cómodo.

Source link

Prestación por maternidad para autónomas. Todo lo que debes saber | Autónomos

Las profesionales autónomas que sean madres pueden acceder a una prestación por maternidad. Para ello, según informan desde la agencia EFE deben cumplir con una serie de requisitos:

  • Estar afiliada a la Seguridad Social
  • Estar al día en los pagos correspondientes
  • Demostrar un mínimo de cotización: 90 días cotizados en los últimos siete años para las madres entre los 21 y los 26 años; 180 días en las madres autónomas mayores de 26 años. Las menores de 21 no tienen que demostrar nada.

Cuantía y duración de la prestación

La prestación a la que pueden acceder las madres autónomas tiene un máximo de 16 semanas seguidas, que se empieza a contar desde el día en el que la trabajadora coja la baja o, en su defecto, desde el día del parto. Para poder optar a la ayuda, es necesario que lo notifique en un plazo máximo de 15 días desde que se produzca el nacimiento del bebé o desde que su médico le de la baja. Las seis primeras semanas son obligadas para la madre, pero las 10 siguientes pueden transferirse al padre, si así se desea. También es posible solicitar un descanso por maternidad a tiempo parcial, en cuyo caso la prestación recibida se reducirá en el mismo porcentaje.

La cantidad que recibe la trabajadora autónoma madre es en torno a los 850 euros, en el caso de cotizar por la mínima, es decir, en la mayoría de los casos. También pueden solicitar la bonificación íntegra de la cuota durante un año, por contingencias comunes.

Padres autónomos

Los trabajadores por cuenta propia que sean padres podrán solicitar un descanso de 13 días seguidos, a contar a partir del nacimiento del niño. Este periodo se puede ampliar dos días por hijo, desde el segundo y 20 días en el caso de familia numerosa (a partir de tres hijos). En estos casos e puede solicitar el 100% de la base reguladora, siempre y cuando se hayan cotizado 180 días en los últimos siete años, y 360 días en su vida laboral.

Source link

Declaración renta: ¿Está exenta del IRPF la prestación por maternidad? La justicia vuelve a abrir el debate | Mi dinero

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha vuelto a dar la razón a una particular al declarar exenta de tributar por IRPF la prestación por maternidad cobrada de la Seguridad Social.

Según ha explicado el Tribunal en un comunicado recogido por Efe, la mujer no incluyó en su declaración de la renta los 8.993,60 euros que percibió en el ejercicio de 2013 en concepto prestación por maternidad al considerar que estaba exenta.

Por ese motivo, finalmente tuvo que abonar 361,13 euros, que el Tribunal ordena ahora que le sean reintegrados con sus correspondientes intereses legales.

Según los magistrados del TSJM, la petición de la interesada está amparada por la propia Ley del IRPF que establece las prestaciones familiares exentas de tributar.

El tribunal considera que la prestación por maternidad percibida por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social “tiene que estar forzosamente incluida en el tercer párrafo del artículo 7 h) de la Ley, ya que ese precepto reconoce tal beneficio tributario, con carácter general”.

La decisión del TSJM choca con una resolución del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) del pasado mes de marzo, que aseguró que no estaba entre las exenciones previstas en la normativa del IRPF. El TEAC aseguró entonces que se hace necesario unificar criterios debido a la “especial trascendencia” de esta prestación para los derechos y garantías de los obligados tributarios.

Source link

Estas son las 20 medidas exactas que incluirá la nueva Ley de Autónomos | Autónomos

El próximo jueves se aprobará definitivamente en Comisión de Empleo el texto de la normativa que regulará el trabajo autónomo. A continuación, enumeramos las 20 principales novedades que trae la normativa, que han sido recopiladas por ATA. Fuentes cercanas al proceso de aprobación aseguran que sólo quedan pequeños detalles en enmiendas para la aprobación definitiva en dicha Comisión, esta misma semana. 

  1. Los profesionales autónomos podrán cambiar hasta cuatro veces en el mismo año su base de cotización, en función de sus intereses e ingresos.
  2. Los autónomos podrán darse de alta y de baja en el RETA, para que solo paguen por los días que hayan trabajado.
  3. Se amplía la, ya famosa, tarifa plana de 50 euros a un año.
  4. Los emprendedores podrán optar de nuevo a la tarifa plana dos años después de haber finalizado la actividad empresarial.
  5. Se ha establecido una tarifa plana de 50 euros de cuota para las mujeres que se reincorporen al trabajo después de la baja por maternidad.
  6. Se ha aprobado la exención del 100% de la cuota de autónomos durante un año para el cuidado de menores o dependientes.
  7. Se ha corregido la cuota de los autónomos societarios vinculándola a la subida del salario mínimo interprofesional, de manera que se determine en los presupuestos generales del Estado (PGE) cada ejercicio, y después de hablarlo con las asociaciones de autónomos más importantes.
  8. Se permite la compatibilización al 100% del trabajo por cuenta propia con la pensión del autónomo.
  9. Se han reducido los recargos por retraso en los pagos a la Seguridad Social a la mitad, pasando del 20% al 10% en el primer mes.
  10. Se devolverá el exceso de cotización de los trabajadores con pluriactividad sin que tengan que solicitarla.
  11. Los trabajadores por cuenta propia podrán acceder a una formación adaptada a sus necesidades, con el fin de mejorar su competitividad y consoliden su actividad empresarial.
  12. Mejora de las condiciones de los emprendedores con discapacidad.
  13. Se facilita y se permite la contratación a los hijos discapacitados de los autónomos.
  14. Se reconoce el accidente in-itenere (es decir, de ida o de vuelta al puesto de trabajo) en los profesionales autónomos.
  15. Se mejora la formación en prevención de riesgos laborales en los profesionales autónomos.
  16. Se les da un mayor protagonismo a los autónomos en la participación de las organizaciones.
  17. Las organizaciones de autónomos más importantes y representativas pasan a considerarse de “utilidad pública”.
  18. Las organizaciones también contarán con un año de plazo para entrar en el CES y para la constitución del Consejo del Trabajo Autónomo.
  19. Los autónomos podrán deducirse un 20% de los gastos de suministros, como el agua, la luz, la electricidad y la telefonía, siempre que se trabaje desde casa.
  20. Se han establecido deducciones por la manutención, cuando afecta directamente a la actividad, con un límite de 12 euros diarios, siempre que puedan comprobarse a través de medios telemáticos

Source link