Las utopías frustradas de Julie Mehretu llegan a Santander | Fortuna

El punto de transición entre el mar y la tierra en el que se encuentra El Centro Botín acoge desde este jueves, 12 de octubre, la exposición Una historia universal de todo y nada de la artista etíope Julie Mehretu. Se trata de la retrospectiva más importante sobre la obra de la pintora, afincada en Nueva York, que se celebra en Europa hasta la fecha. Una muestra de 30 pinturas y 60 dibujos, que comprenden desde su primera etapa artística hasta sus lienzos en gran formato de estructuras más complejas.

El trabajo de Mehretu habla sobre las preocupaciones contemporáneas con claras referencias a las revueltas surgidas durante la Primavera Árabe, a la guerra civil siria y a la creciente brutalidad del racismo en Estados Unidos que ha desembocado en el movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras son importantes). En palabras del director artístico del Centro Botín, Benjamin Weil, “su obra es una forma de representar muy bien el mundo actual, pues guarda una relación muy estrecha con el caos de hoy en día”.

La crítica a las utopías también esta presente en la muestra. Mehretu, nacida en 1970, huyó de Etiopía en 1977, tras la revolución fallida que derivó de la dictadura. Sus padres venían de una generación que soñaba con una vida mejor, una vez que la dictadura terminase. Sin embargo, a ella le tocó vivir la frustración de que ese cambio no llegara a producirse, una transición que se refleja igualmente en la obra de la artista. Mientras que sus primeras pinturas recogen un dibujo arquitectónico, en el que predominan el uso del color y la sucesión de capas y marcas, estas referencias van desapareciendo para dar lugar a piezas llenas de energía, donde el trazo es el aspecto más importante y el gris, el color predominante.

Para Mehretu, los tonos oscuros, lejos de ser una respuesta pesimista, brindan un espacio para la esperanza. “Es reconocer que ha habido un fracaso, pero que ese revés también abre la puerta a las nuevas posibilidades que pueden surgir en el futuro”, explicó la pintora, durante la presentación de la exposición. Considera el espacio gris un hueco para crear de nuevo. Se trata de un principio que ejecuta durante la elaboración de sus propias obras, en las que, con frecuencia, borra o desdibuja sus propios trazos para continuar creando.

De esta idea bebe también el nombre de la exposición. La pintora confesó haberlo elegido por “lo abierto que es, y por la idea de que tenemos una historia, un pasado, pero también nuevas posibilidades para avanzar”. Algo que le resulta complicado exponer con palabras, pues trata de ser casi algo más allá del lenguaje. “Hay que crear un idioma nuevo con el que navegar por estos tiempos tan convulsos”. Para Weil, se trata precisamente de esta capacidad para reinventar el lenguaje de la pintura lo que convierte a Mehretu en una de las artistas más reseñables de su generación.

La muestra se organiza conjuntamente con el Museo de Arte Contemporáneo de Serralves (Oporto), donde se expuso previamente, y podrá visitarse en El Centro Botín hasta el 25 de febrero de 2018. El interior de la institución, inaugurada a principios de verano, está completamente bañado por luz natural, lo que dota a la muestra de una apariencia más impactante. Durante la presentación de la exposición, la artista confesó hallarse fascinada, pues “nunca había visto las obras expuestas así”.

Source link

Fotorrelato: 10 obras que hay que ver en la Bienal de Venecia | Cinco Días


Normas

Source link