Cultura: La arquitectura, la estrella de Hay Festival en Segovia | Fortuna

Grandes nombres de la literatura, el arte y la arquitectura se dan cita desde este fin de semana, y hasta el próximo domingo 24, en Segovia. El Hay Festival, bajo el lema Imagina el mundo, da el pistoletazo de salida, consolidándose en su duodécima edición como una de las citas culturales más importantes del año, en la que también pondrán su voz representantes del mundo de la empresa, la ciencia, la política y la Administración Pública.

En la inauguración participarán el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, el embajador del Reino Unido en España, Simon Manley, el presidente de IE University, Santiago Iñiguez, así como la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, y el director general de Renfe Viajeros, Ramón Azuara. A partir de ahí, una semana repleta de actividades culturales que situarán a la ciudad castellana en el punto de mira cultural de España.

El festival comenzará con el debate Voces Libres: ¿Qué esperar del futuro?, que reunirá en IE University a expertos del ámbito de la ciencia, la geopolítica y la gestión del cambio, tales como la directora de Es Global, Cristina Manzano, o el científico Manuel Menéndez. A continuación, se inaugurará la muestra Escuchar también es leer, pensada para descubrir el nuevo mundo de los audiolibros de la mano de Storytel, la principal plataforma de estas herramientas en Europa, que sumergirá a los asistentes entre pasajes, citas y capítulos de autores, como Richard Ford, Manuel Vilas y Ray Loriga, también presentes en otras actividades del encuentro. El viernes 22 les tocará el turno a la escritora Dolores Redondo, autora de la trilogía del Baztán y ganadora del Premio Planeta 2016 por la novela Todo esto te daré, y a la escritora franco-marroquí, Leila Slimani, premio Goncourt 2016 y uno de los máximos exponentes del feminismo literario.

Las escritoras Dolores Redondo y Leila Slimani son los platos fuertes del viernes

No serán los únicos nombres conocidos. Lorenzo de Medici, descendiente directo de los familia de mecenas renacentista, y escritor y periodista, conversará el día 23 con Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. Los escritores Antonio Muñoz Molina, Javier Marías y el poeta Jay Bernard también participarán en las sesiones posteriores; así como el historiador Paul Preston, junto al editor Miguel Aguilar, de la editorial Debate.

Fernando Aramburu, autor de 'Patria'.
Fernando Aramburu, autor de ‘Patria’.

Pero el festival ha querido reservar a otros grandes nombres para cerrar la presente edición por todo lo alto. El simposio centrado en torno a La lengua de los dioses: Nueve razones para amar el griego, el éxito de ventas firmado por Andrea Marcolongo, a la que acompañarán Sergio del Molino y Toño Fraguas, es otra de las apuestas de los organizadores. No menos que la jornada en la que intervendrá el escritor de uno de los títulos del año, Patria, Fernando Aramburu, al que acompañará Ben Okri, autor de El camino hambriento.

En esta edición, el festival se ha propuesto abordar el futuro de las ciudades, y el protagonismo también se lo lleva la arquitectura. Uno de los platos fuertes será el debate entre Richard Rogers, barón de Riverside, arquitecto inglés, premio Pritzker en 2007 y autor de la Terminal 4 de Barajas, y Marta Thorne, directora ejecutiva de los Pritzker y decana de IE School of Architecture & Design, en el que abordarán su particular visión de las urbes contemporáneas. Sobre ello también hablarán Deyan Sudjic, director del Design Museum de Londres, y los arquitectos Laszlo Baan y Sou Fujimoto, que disertarán sobre la convivencia de la cultura con su entorno, centrándose en el caso concreto de Budapest.

Source link

Paisajismo: El jardín, la última baza para humanizar las sedes corporativas | Fortuna

Que las empresas han hecho a lo largo de los últimos años una apuesta firme por remodelar sus sedes no es nada nuevo. Espacios abiertos, salas comunes y oficinas en las que la luz solar cobra protagonismo invaden el interior de los edificios de las grandes compañías. Pero, ¿qué ocurre con lo que queda fuera? Es aquí donde ha comenzado a ganar peso el paisajismo, una profesión con poca tradición en España, pero que en los últimos 20 años ha evolucionado a pasos agigantados.

“Nos dedicamos a diseñar los jardines y zonas verdes de sedes corporativas, hoteles, resorts y viviendas particulares”. Quien habla es Jesús Ibáñez, paisajista español y uno de los profesionales del sector con más prestigio tanto dentro como fuera del país. Ha diseñado, entre otros, zonas verdes y jardines para Banco Santander, BBVA, Barceló Hoteles & Resorts, Prada y NH Hoteles. A la lista se le suman otras muchas grandes empresas, campos de golf y encargos de particulares para sus propias viviendas. “El paisajismo es una herramienta estética, y por lo tanto, comunicativa. No hay una segunda oportunidad para la primera vez, y contribuimos a que la primera toma de contacto con un edificio o espacio sea positiva, agradable”, cuenta.

Desde hace varios años, muchas empresas han contratado los servicios de arquitectos de autor y de cierto prestigio para remodelar o levantar de la nada sus sedes. Sin embargo, prosigue Ibáñez, estos profesionales en su gran mayoría suelen olvidarse de los jardines y las zonas verdes, no porque no reserven un espacio a ellos, sino porque los descontextualizan del resto del diseño o no les dan el mismo valor que al resto del complejo. “Desde hace relativamente poco esa tendencia está cambiando, y las organizaciones suelen reservar, además de un espacio físico para sus jardines, un presupuesto más elevado para levantarlo. A partir de ahí es donde nosotros empezamos a trabajar”.

Lo más importante, desarrolla Ibáñez, es que el jardín esté en perfecta consonancia con el edificio al que acompaña, con su estilo y su arquitectura. Con él coincide otro afamado paisajista, Javier Mariátegui, cuyos trabajos, aunque también a empresas, se destinan en mayor medida a viviendas y palacetes particulares: “Un deseo común de todas las compañías que estrenan sede es que el espíritu y valores de la empresa se vean reflejados en el edificio. Lo mismo tenemos que hacer con el jardín”, asegura este experto, al que le gusta trabajar a caballo entre los métodos técnicos y la intuición, lo racional y lo artístico. “Si aplicas la misma regla para todos los jardines, no habría diferencia entre ellos, y cada cliente necesita una distribución, unas plantas, unos colores y una saturación”.

El jardín debe estar en perfecta consonancia con el edificio al que acompaña

Con el jardín, además de un mensaje estético hacia los clientes, que ven un espacio cuidado y bien diseñado al llegar al lugar, la empresa también logra incentivar a sus propios trabajadores. “Ya no se piden espacios para que los empleados bajen a fumar, sino lugares en los que puedan relajarse, comer o incluso seguir trabajando, y eso, con los jardines, es mucho más fácil de lograr”, insiste Jesús Ibáñez. Fueron las empresas de Estados Unidos las que tomaron la delantera en este sentido, con microclimas, espacios multifunción y difusores para que la gente estuviese fresca en entornos húmedos. “Ahora cada vez más compañías empiezan a demandar estos servicios para cuidar al empleado y hacer buen uso del espacio. Para humanizar la empresa”, prosigue.

Eso sí, no está de más recordar que este tipo de proyectos conllevan una inversión fuerte. “Los jardines bien equipados y diseñados pueden superar los 200 euros el metro cuadrado, y a ello hay que añadirle los futuros cuidados, el riego…”, describe Ibáñez. No hay que olvidar que, ya sea por estrategia comunicativa o de recursos humanos, una inversión que se abandona y se descuida más adelante, tendrá consecuencias negativas. “Debemos tener en cuenta que hablamos de un espacio que si se descuida lo más mínimo, se estropea rápidamente”, recuerda Javier Mariátegui, quien cuenta una de las fórmulas de las que se sirve para que esto no ocurra: “Cuando trabajo con una empresa, intento que los empleados planten un árbol o una planta, así se sienten más unidos al espacio y lo sienten como suyo”.

El bosque en la ciudad

Menos césped y más árboles. Jesús Ibáñez, paisajista con cerca de tres décadas de trabajo a sus espaldas, explica que la última tendencia de las empresas es ocultar la ciudad. “Se va hacia lo natural, a traer el bosque a la urbe y a dejar de lado el césped y las flores y comenzar a llenar todo de árboles”. Estos espacios se utilizan para comer, para evadirse del trabajo e incluso para hacer la presentación de productos. Por eso, cuanto más diferentes sean a las ciudades, más les gusta a los clientes.

 

Source link

Las diez viviendas más exclusivas de Los Jerónimos | Fortuna

La vegetación es importante dentro del sector de lujo. Es una de las bazas con las que juega el proyecto inmobiliario Montalbán 11, en el corazón del exclusivo barrio de Los Jerónimos, repleto de edificios y palacetes de los siglos XVIII y XIX, frente al Parque del Retiro, el gran pulmón verde de Madrid, el Museo de Artes Decorativas y a escasos metros del Museo del Prado, del Thyssen Bornemisza y del Reina Sofía.

Se trata de diez viviendas de lujo, concebidas como una obra de arte en sí mismas. De hecho, en su interior cuenta con la intervención cromática del artista franco-venezolano Carlos Cruz-Diez. Los montajes de color están presentes tanto en el interior del portal como en el ascensor, cambiando de tonalidad en cada planta, con el fin de concederle exclusividad cromática a cada vivienda. “Se trata de un proyecto pionero en cuanto a la integración del arte en la arquitectura”, señaló ayer Carlos Cruz-Delgado, hijo del artista y responsable del atelier Cruz-Diez, durante la presentación del proyecto, a cargo de la consultora inmobiliaria Knight Frank.

El edificio, con más de un siglo de antigüedad, actualmente en proceso de comercialización, fue adquirido a Ebro Food el año pasado por el grupo inmobiliario Italinmuebles. Las obras de remodelación finalizarán en el primer trimestre del 2019. Es un inmueble que si algo tiene es “location, location, location”, señaló José Faria, director de residencial lujo de Knight Frank. Porque si algo tiene la zona de Jerónimos es su ubicación privilegiada. Según un estudio elaborado por la citada consultora, es la zona con mayor incremento anual de precios de la capital, aumentando un 13% con respecto al año anterior. El metro cuadrado se cotiza entre los 10.000 y los 16.000 euros.

Una vivienda en Montalbán 11 se encuentra entre los 2.235.000 euros, la más económica con 190 metros cuadrados, a los 12,5 millones de la pieza más exclusiva, el ático de 650 metros cuadrados con terrazas de hasta 190 metros, desde las que se divisa uno de los horizontes más bellos de la ciudad. Cuenta con unas zonas comunes con spa, piscina, gimnasio, bodega, jardín interior y garaje robotizado, con plazas también para vehículos eléctricos. “A pesar de estos incrementos, los precios de este tipo de producto en Madrid siguen estando por debajo de otras ciudades globales, lo que hace que sea una ciudad atractiva para compradores internacionales”, explica Carlos Zamora, director de residencial de la consultora. De hecho, tres viviendas ya están reservadas, dos de ellas a clientes extranjeros.

Source link